Archivo de la etiqueta: Asunción Mendieta

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Ascensión Mendieta consigue justicia: exhumarán el cadáver de su padre asesinado en 1939

La exhumación, que se llevará a cabo el próximo martes, 19 de enero, ha sido autorizada por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Guadalajara, siguiendo un exhorto de la jueza que instruye la Querella Argentina contra los crímenes de la dictadura.

publico.es / EFE / 15-01-2016

Ascensión Mendieta cumplirá su sueño. Tras una vida de lucha por recuperar los restos de su padre, fusilado en 1939, este martes verá cumplido su deseo de darle un entierro digno. Un juzgado de Guadalajara ha autorizado la exhumación de Timoteo Mendieta, fusilado en 1939, la primera que se va a realizar en España solicitada por la jueza argentina María Romilda Servini de Cubría, que instruye la denominada “querella argentina”contra los crímenes del franquismo.

La exhumación, que se llevará a cabo el próximo martes, 19 de enero, ha sido autorizada por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Guadalajara, siguiendo un exhorto de la jueza, según ha informado a Efe Chon Vargas, la nieta de Timoteo Mendieta Alcalá, que está enterrado en una fosa común del cementerio de Guadalajara, previsiblemente con otros 22 represaliados.

Vargas ha expresado su alegría por una noticia que esperaban desde hace décadas, aunque ha considerado: “Lo justo habría sido que la justicia se hiciese en España y no tener que ir hasta Argentina”.

También su madre, Ascensión Mendieta, hija de Timoteo Mendieta, “lloró mucho cuando se lo dijeron pero no paraba de decir que estaba muy contenta”.

En este sentido, ha recordado que Ascensión Mendieta voló hasta Buenos Aires en noviembre de 2013, con 88 años, para prestar declaración ante la juez Servini “con el único objetivo que le dejaran recuperar los restos de su padre”.

Ahora con 90 años “ya puede dormir a gusto porque dice que ha hecho todo lo que podía”, asegura su hija y la nieta del fusilado.

Timoteo Mendieta, natural de Sacedón (Guadalajara) fue fusilado el 16 de noviembre de 1939 en Guadalajara, aunque su mujer recibió la noticia en Madrid, donde vivía con sus siete hijos tras el arresto de su marido. Según Chon Vargas, desde ese mismo día, su abuela intentó recuperar los restos de su marido.

“Nada más conocer la noticia vino hasta el cementerio donde, hasta principios de los 80 un muro separaba la fosa común“, ha rememorado Chon Vargas, quien ha añadido que aunque no logró recuperar los restos, tras la reforma del camposanto pudo colocar una lápida junto a la fosa común, que aún se conserva.

Chon Vargas ha apuntado: “Según toda la documentación mi abuelo se encuentra en una fosa con otros veintidós represaliados”, por lo que es consciente de que el proceso de la exhumación va a ser complicado.

La familia podrá estar presente en la exhumación, para la que el Ayuntamiento de Guadalajara dio autorización a los responsables del cementerio municipal el pasado 17 de diciembre.

Es la primera exhumación que se ha autorizado en España por la denominada “querella argentina”, la causa que ha abierto la magistrada María Romilda Servini de Cubría contra los crímenes del franquismo tras las querellas presentadas por varias familias de represaliados.

___

Fotografía destacada: Ascensión Mendieta lleva una vida entera luchando por recuperar los restos de su padre, asesinado cuando ella era sólo una niña.- F.S.

Fuente:http://m.publico.es/politica/1946320/ascension-mendieta-consigue-justicia-exhumaran-el-cadaver-de-su-padre-asesinado-en-1939

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Asturias sepulta la memoria histórica

Las víctima de la represión franquista afirman sentirse decepcionadas por la falta de apoyos institucionales // Activistas e investigadores suplen con voluntarismo la supresión de las subvenciones.

asturias24.es / Pablo Zariquiegui / 17-08-2015

Una inmensa hoja de excel, ordenada alfabéticamente, con 20.522 nombres. De momento. Son víctimas republicanas de la Guerra Civil y de la represión franquista. Son también el trabajo de media vida de Luis M. Cuervo, activista por la recuperación de la memoria histórica en Asturias. La lista, siempre inacabada, impresiona pese a su aparente frialdad. Figuran en ella, repartidas por columnas, los nombres y apellidos de los muertos, la forma en que fallecieron, el lugar y, en algunos casos, su profesión e incluso datos familiares. Sabemos así, por citar solo tres ejemplos, que Guillermo Abad murió asesinado con apenas 19 años. Que Enrique Abello, de 29, falleció en prisión. O que José Aboli cayó en combate cuando apenas alcanzaba la mayoría de edad.

Luis M. Cuervo comenzó a recopilar datos sobre memoria histórica, debido a su interés por el estudio de la Guerra Civil, de la Segunda Guerra Mundial y del fascismo. Su investigación se plasmó en un sitio web, Todos los nombres de Asturias, una inmensa base de datos de los republicados caídos en combate o víctimas de la represión franquista. La página tuvo que ser cerrada tras sufrir distintos ataques de hackers. Estas agresiones a la web dan cuenta, según este activista, de lo difícil que resulta, todavía hoy, cumplir con esa máxima de verdad, justicia y reparación.

“La de memoria histórica es la única ley que, en el Estado español, puede incumplir todo que quiera. No hay más que echar un vistazo al callejero de Oviedo; y así todo”, comenta Cuervo. La llamada ley de memoria histórica, aprobada a finales de diciembre de 2007 bajo el mandato de Zapatero, perseguía un doble objetivo: reconocer derechos y reparar, en la medida de lo posible, los daños causados a las víctimas de la Guerra Civil y de la posterior represión franquista.

Mapa de fosas

La norma, en las que las familias habían depositado enormes esperanzas, genera hoy decepción en Asturias. ¿Por qué? El Gobierno del Principado encargó, hace ya años, a la Universidad de Oviedo una prolija investigación, a modo de diagnóstico de situación, de punto de partida. El trabajo, dirigido por la profesora de Historia Contemporánea Carmen García, concluyó con la publicación de un mapa interactivo de fosas comunes que puede consultarse todavía hoy en el portal oficial del Gobierno del Principado, pese a que está pendiente de actualización.

El mapa, que pretendía dar respuesta a una demanda social, recoge pormenorizadamente las fosas comunes donde yacen personas caídas en combate durante la Guerra Civil o asesinadas durante la posterior represión franquista. Más de 200 enterramientos, los más grandes ubicados en los cementerios de Oviedo y Gijón, con miles de víctimas. La historiografía, aunque aquí no siempre hay consenso, estima en 26.500 personas el número de muertos, por ambos bandos, en la Guerra Civil en Asturias, y en 7.000 las víctimas específicas de la represión franquista.

El mapa de fosas, pese a haber quedado ya desactualizado, supuso un buen punto de partida para la reparación del daño infligido a las víctimas. El siguiente paso era permitir a las familias recuperar los restos de sus seres queridos, en muchos casos sepultados en las cunetas, y poner fin a años de luto, permitirles descansar. La exhumación de los cadáveres, al menos, en el caso de Asturias se ha topado con muchas dificultades. La primera es resultado de las infraestructuras. La construcción de obras como la Variante de Pajares, por citar un ejemplo, arrasó numerosos enterramientos.

Conflicto de intereses

No fue ni el único ni el principal obstáculo. Amaia Caunedo, historiadora, formó parte del equipo de investigación de la Universidad que realizó el mapa de fosas. Caunedo señala que una de las cuestiones más polémicas de las exhumaciones tiene que ver, por llamarlo de alguna forma, con un conflicto de intereses.

Quienes perdieron a sus padres en la represión, fueron educados en orfanatos o con familias católicas que forjaron una manera de ver y entender la vida muy diferente a la de sus padres. “Su deseo es recuperar los cuerpos para darles un entierro cristiano que puede chocar con el deseo de las propias víctimas, en muchos casos no creyentes”, afirma Caunedo. “Y también entra en colisión con el de los represaliados que corrieron mejor suerte y lograron sobrevivir”, añade.

El activista Luis M. Cuervo agrega un obstáculo más y es que, para algunos estudiosos, la exhumación de los cadáveres puede suponer la destrucción de pruebas de un momento fundamental en la historia más reciente de España. Cuervo, que colabora con la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, señala que en Asturias se han exhumado muy pocas fosas. Valdediós, Grandas de Salime, Aller, Llanes y poco más. La mayoría de los cadáveres siguen enterrados en las fosas comunes de los cementerios o esparcidos por distintos puntos de Asturias, con la única señalización, y no siempre, de monolitos.

La polémica de los monolitos

Los descendientes de quienes fueron asesinados y los represaliados que lograron sobrevivir llegaron, en el caso de Asturias, a un acuerdo de mínimos: la señalización de fosas con monolitos a modo de reconocimiento, de reparación del daño. El objetivo, que no se ha cumplido del todo, era colocar un monolito en cada una de las fosas señalizadas en el mapa. La adjudicación irregular de los contratos que le costó el puesto a Ángel González, viceconsejero de Bienestar Social con Izquierda Unida, condenado por prevaricación, vino a sepultar aún más la reparación del daño.

Su sucesor con competencias en materia de memoria histórica, el director general de Justicia, en funciones, el socialista José Luis Villaverde, da cuenta de los monolitos colocados. 81 hasta ahora. Muchos de ellos ya durante su gestión. Villaverde, un apasionado de la historia, reconoce, pese a todo, que queda tanto trabajo como se quiera hacer.

El director general de Justicia ha ido recogiendo, a título personal, información sobre la aparición de nuevas fosas, casi una docena. “Haría falta una actualización del mapa. Hay fosas mejor o peor estudiadas. Hay fosas excavadas parcialmente, otras de forma ilegal”, admite.

Villaverde recuerda que el Gobierno de Rajoy suprimió las subvenciones a las asociaciones por la recuperación de la memoria, lo que obliga a los colectivos a armarse de voluntarismo para continuar el trabajo. ¿La ayuda del Principado? “Se hizo el mapa, se compraron y colocaron los monolitos y no hubo más”, reconoce. Y añade: “En Asturias hay muchas fosas y las políticas (financiación) son limitadas. Es el Estado quien deben costear los gastos, lo que no quiere decir que la comunidad no pueda aportar más en el futuro”, concluye.

De voluntarismo saben bien quienes llevan años trabajando sobre el terreno. “La gente se va desanimando. Quienes continuamos somos muy pocos. Algunos hemos recibido amenazas de muerte, a otros se nos ha seguido por la calle o incluso nos hemos expuesto a que te rompan la cara”, afirma Cuervo.

Y todo ello mientras un constante goteo de fosas sigue saliendo a la luz, no en vano, Asturias fue una de las comunidades más castigada por la represión franquista. Cuervo apunta dos nuevos hallazgos, uno en Piloña y otro en Oviedo, muy cerca de San Esteban de las Cruces. “En esta última fosas, estamos hablando de decenas de personas, traídas en cuatro camiones desde la cárcel de Laviana”, comenta este activista, empeñado en que las historias de todos ellos no caigan en el olvido.

Oportunidad perdida

Cuervo y Caunedo, que discrepan en las cifras de la represión, coinciden, sin embargo, en que en Asturias se ha perdido una oportunidad histórica para hacer las cosas bien. Cuervo recuerda la labor ejemplar del Ayuntamiento de Gijón, durante el mandato de PSOE e IU, que debería haber servido de modelo para una gestión autonómica de la memoria histórica. “Llegó a haber una concejalía de Memoria Histórica y se creó una oficina de desaparecidos para atender a las víctimas”. Y añade: “Pero llegó Foro Asturias y se lo cargó todo”.

Caunedo hace hincapié en que otras comunidades han demostrado mayor sensibilidad con la reparación del daño. Cita, por ejemplo, a Cataluña o Andalucía. “Los catalanes cuentan con una oficina de memoria democrática para atender a los familiares”, señala. “Aquí la oficina —comenta irónicamente— somos los propios investigadores”. “La oficina es mi teléfono móvil. Dejé mi número en todos los ayuntamientos donde aparecieron fosas para poder atender a las familias. Lo hice personalmente”, comenta.

Amaia Caunedo cree que las cosas pudieron hacerse mucho mejor, de forma más efectiva y, además, barata. La Universidad de Oviedo, por ejemplo, cuenta con personal perfectamente formado y con el aparataje necesario para llevar a cabo trabajos. Los investigadores siguen, en muchos casos, realizando estudios por su cuenta y riesgo, pese a no contar ya con el apoyo de la Administración autonómica. “El mapa de fosas está siendo actualizado porque quedó incompleto”, señala esta historiadora.

La opción de las familias

De vuelta a las exhumaciones, las familias que quieren recuperar en Asturias los restos de sus padres o abuelos lo tienen realmente difícil. Pueden solicitar la ayuda de la Administración autonómica, pero no servirá de mucho. “No sabrán ni a dónde dirigirse. No hay una simple ventanilla”, comenta Caunedo. En el caso de que encuentren un interlocutor, lo más probable es que acaben siendo derivados a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, recientemente galardonada con el Premio Trece Rosas que conceden los socialistas ovetenses.

La asociación, con la que colabora Cuervo, ha perdido, desde la llegada de Rajoy al Gobierno, todas las ayudas públicas. Sus investigadores trabajan como voluntarios y costean las pruebas necesarias, por ejemplo, los análisis de ADN, con el remanente de un premio de 100.000 euros conseguido en Estados Unidos que permite además, de momento, mantener operativo el laboratorio de Ponferrada.

Fin del duelo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, una vez decidida la exhumación, corre eso sí, con todos los gastos. El momento de recuperación de los cadáveres resulta para las familias no solo profundamente emotivo, sino también terapéutico. “Las familias no pasan página, viven en un duelo permanente, recuperar los restos les ayuda a seguir adelante”, comenta Cuervo. Esta asociación realiza ante la excavación de cada fosa un sencillo y simbólico acto institucional para que los hijos, sobrinos o nietos de los desaparecidos puedan sentirse orgullosos. Cuervo ha estado presente en algunas de las exhumaciones y asegura que se trata de una “experiencia muy fuerte, quizás de las más fuertes que he vivido”.

La reparación del daño para algunas víctimas llegará tarde o no llegará nunca. Lo sabe bien Asunción Mendieta. A sus 89 años esta activista de la memoria histórica aún trabaja para recuperar los restos de su padre Timoteo, asesinado en Guadalajara. Asunción, a pesar de la edad, conserva intactos los recuerdos. Su caso forma parte de la querella argentina que instruye la jueza argentina María Servini. Hasta allí se trasladó Asunción, con su maleta plagada de vivencias, para contar su historia. Hace poco la repetía en Oviedo con ocasión de la concesión del premio Trece Rosas. “Por qué los padres de la Constitución se olvidaron de los cadáveres”, decía entonces con la voz entrecortada, aunque fuerte. Y concluía: “España es todavía hoy una fosa común”.

___

Fotografía destacada: Exhumación en Oumente. / ARMH

http://www.asturias24.es/secciones/politica/noticias/asturias-sepulta-la-memoria-historica/1439395680

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

“España es todavía hoy una fosa común”

Asunción Mendieta, a sus 89 años, aún busca los restos de su padre, víctima de la represión franquista // La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica recibe el premio Trece Rosas Asturias.

asturias24.es / Pablo Zariquiegui / 04-07-2015

“Que mi nombre no se borre de la historia”. Es la frase de despedida de Julia Conesa, una de las treces rosas asesinadas por el franquismo en la madrugada del 5 de agosto de 1939. Julia, ovetense, tenía apenas 19 años y vivía junto a su madre y dos hermanas en Madrid, donde trabajaba como modista. Su único pecado: haber entrado en política, en las Juventudes Socialistas Unificadas, casi por casualidad. Fue detenida en mayo de 1939 tras haber sido denunciada por un compañero de su novio. La prendieron en su casa, cosiendo.

Junto a ella, encontraron la muerte a manos de los franquistas Carmen, Martina, Blanca, Pilar, Avelina, Elena, Virtudes, Ana, Joaquina, Dionisia, Victoria y Luisa. Para todas ellas, para todas las víctimas de la represión, y más en concreto, para las mujeres, ha tenido este sábado un recuerdo emocionado Teresa Rivas, representante de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, que ha recibido el premio Trece Rosas de manos del actor Pepe Viyuela.

Rivas, flanqueada por dos generaciones de víctimas, ha querido rendir un tributo a los 114.226 desaparecidos del franquismo. Muchos de ellos, la gran mayoría, siguen esparcidos por las cunetas de los pueblos de España. “Que sus nombres no se borren de la historia”, ha dicho parafraseando a Julia Conesa.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, ganadora de la sexta edición del Trece Rosas, nació en el año 2000 precisamente para recuperar los miles de cadáveres que aún siguen siendo reclamados por sus familiares. 700 personas, voluntarias, trabajan para hacerlo posible. En estos 15 años, se han realizado 150 exhumaciones por todo el Estado y se han recuperado 1.400 cadáveres. Son muchos pero no suficientes. El dolor de miles de familias sigue esparcido por las cunetas, fosas comunes de los cementerios y pozos de minas. “El luto dura ya 80 años”, ha señalado Rivas.

La representante de la asociación galardonada se ha detenido en la represión franquista a las mujeres. Ha recordado como las mujeres de la República, con todos sus derechos reconocidos, fueron relegadas al único papel de madres y amas de casa y recluidas en sus casas, con el franquismo. “Por todas ellas, por las maestras, las sindicalistas, las campesinas, las obreras”, ha señalado Rivas, “por todas las mujeres que gritan desde las cunetas y quieren justicia”, ha añadido. Sus frases han provocado el llanto de buena parte de los asistentes que seguían el acto celebrado en el Auditorio de Oviedo.

 

Dos generaciones

Rivas ha recogido el premio flanqueada por dos mujeres, representantes de dos generaciones víctimas de la represión. Asunción Mendieta tiene 89 años. Y aún hoy trabaja para tratar de recuperar los restos de su padre, Timoteo, asesinado en Guadalajara. Asunción, a sus casi 90 años, conserva intactos los recuerdos. Su caso forma parte de la querella argentina que instruye la jueza argentina María Servini. Hasta allí se trasladó Asunción, con su maleta plagada de recuerdos, para contar su historia. Este sábado la ha repetido en Oviedo. “Por qué los padres de la Constitución se olvidaron de los cadáveres”, ha dicho. “España es todavía hoy una fosa común”, ha añadido. Algunos historiadores apuntan de hecho que es el segundo país con más fosas comunes tras Camboya. El sueño de Asunción es que se haga justicia.

Junto a ella Deva Machicado, bisnieta de Jaime, un combatiente del batallón Galicia que defendía al gobierno de la República. “Nunca más supimos de él”, comenta. Deva está agradecida a la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica. Gracias a ella, ha recompuesto la historia de su familia, de su bisabuelo y ha podido recuperar su cadáver, sepultado en una fosa junto a otros 11 hombres que defendían la legalidad.

Pepe Viyuela

Emocionante han sido también las palabras, muy comprometidas, de Pepe Viyuela. Actor, payaso, poeta, fuertemente comprometido con la defensa de los derechos humanos, Viyuela ha aceptado encantado la entrega del premio Trece Rosas Asturias. Sus reflexiones dejan algunas frases llenas de sentido.

Ha dicho, por citar algunas de ellas, que “perder la memoria es dejar de ser, renunciar al futuro” o que “olvidar por decreto es mentir” o que “los muertos de las cunetas somos también nosotros”.

Viyuela ha defendido abrir las fosas para vencer el miedo. “No se puede correr un velo sobre el horror”, ha señalado. Y ha añadido que “ser cómplice de los asesinos te convierte también en asesino”. El actor, que ha abogado por corregir los errores de la transición, ha asegurado que “el tiempo no puede borrar la infamia”. Muy crítico con el gobierno del PP, Viyuela ha afeado las palabras de Rafael Hernando, portavoz popular, que aseguró que algunas víctimas de la represión franquitra solo se acuerdan de sus familiares para pedir subvenciones.

Ha terminado Viyuela su alocución recordando que aún hoy existe una enorme brecha entre la España de ese faro moral que representan personas como Rafael Hernando y la España progresista y defensora de las libertades y los derechos humanos. Esa brecha no se cerrará hasta que se recupere –ha concluido– el último resto del último represaliado del franquismo.

El premio Trece Rosas, destinado a velar por la recuperación de la memoria, llega así a su sexta edición. Teresa Díez, presidenta de Trece Rosas, ha recordado que, en las cinco precedentes, los galardonados han sido Cristino García, los maestros de la República, los españoles de los campos de exterminio nazis, Baltasar Garzón y Maricuela, que ha estado este sábado presente en la entrega del premio.

Los logros

Luis Miguel Cuervo, asesor de Trece Rosas, ha glosado los logros del último de los galardonados, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Ha señalado Cuervo que este colectivo asumió, con su nacimiento en el año 2000, una obligación, con la exhumación y devolución de los cadáveres a sus familias, que le corresponde a un Estado que hizo dejación de funciones. Ha destacado además la labor de los activistas y voluntarios –antropólogos, arqueólogos, forenses, investigadores– que colaboran con la asociación y que hacen posible su labor pese a la falta de subvenciones públicas. El Gobierno del Partido Popular se las retiró cuando llegó al poder.

Por último, Maximino Candanedo, tesorero de Treces Rosas e integrante del jurado, ha insistido en el olvido de las víctimas por parte de quienes elaboraron la Constitución. “Por qué los padres de la Constitución dejaron a mi abuelo en una cuneta”, se ha preguntado. Candadeno ha señalado que el camino recorrido es largo como también lo es el que queda por recorrer. Ha animado al nuevo equipo de gobierno municipal –el alcalde Wenceslao López ha estado presente– a avanzar en el cumplimiento de la ley de memoria histórica tras la simbólica retirada del medallón de Franco en la Plaza de España.

___

Fotografía destacada: Entrega del premio Trece Rosas a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. / D.V.

http://www.asturias24.es/secciones/oviedo-1/noticias/espana-es-todavia-hoy-una-fosa-comun/1436010692

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El bloqueo institucional de la memoria histórica: el caso de Timoteo Mendieta

La plataforma Fíltrala publica los documentos por los que el Ayuntamiento y el Juzgado de Instrucción Número 1 de Guadalajara esquivan la orden de la jueza Servini de exhumar la fosa en la que Timoteo Mendieta fue enterrado en 1939 tras ser ejecutado.

Diagonal Saberes / Julián Vadillo / 03-02-2015

Asunción Mendieta Ibarra tiene 89 años. El pasado año 2014 se trasladó junto a su hija, Ascensión Vargas Mendieta, hasta Argentina para testificar delante de la jueza María Servini. ¿La razón? Denunciar la muerte de su padre, Timoteo Mendieta Alcalá, acaecida el 16 de noviembre de 1939 en el Cementerio Municipal de Guadalajara. Timoteo fue fusilado ese día tras un proceso que se llevó contra él en Guadalajara el 11 de septiembre de 1939. ¿Su delito? Haber sido leal a la República y haber sido integrante de organizaciones sindicales.

La jueza María Servini no lo dudó. Amparándose en un exhorto (petición de diligencias entre juzgados) pidió la exhumación de los restos de Timoteo Mendieta Alcalá, que reposan en la Fosa número 2 del Cementerio de Guadalajara. Así lo cursó a las autoridades competentes de la zona. Y lo que parece que tendría que ser una razón de justicia universal, una petición tan simple como la devolución de un cadáver, no ha sido posible.

Una vez que la jueza Servini emite la orden de exhumación, la misma se hizo llegar al Juzgado Núm. 1 de Guadalajara. El juzgado la remitió a su vez al Ayuntamiento de la ciudad para que facilitara un informe sobre el lugar donde está enterrado Timoteo Mendieta.

El Ayuntamiento, en un informe de cuatro hojas, explica la ubicación de las fosas, el número de personas enterradas en la misma fosa que Timoteo, el precio de la inhumación, etc. Diagonal ha tenido acceso a este informe a través de Fíltrala, plataforma en la que participa junto a eldiario.es, La Marea y Mongolia. El informe hace referencia a un documento conservado en el Archivo Municipal con fecha del 17 de noviembre de 1939 en el que se detalla que Timoteo fue enterrado en el patio 4º y fosa número 2 del cementerio civil de la localidad, también publicado por Fíltrala..

El informe, fechado el 27 de junio de 2014 y remitido al Juzgado de Instrucción Número 1 de Guadalajara, explica que la fosa en la que fue enterrado Timoteo es una fosa común cuyo primer enterramiento data del 16 de noviembre de 1939 y el último el 9 de septiembre del mismo año. En la fosa se enterraron, según consta en el informe, 22 o 23 personas ejecutadas por el Juzgado Especial de Ejecuciones, según los distintos registros.

Fíltrala también ha publicado la resolución del juzgado en respuesta al informe del Ayuntamiento. En la providencia, fechada el 30 de octubre de 2014, el juzgado afirma que hizo una “inspección ocular” en el cementerio por la que concluye que la información remitida por el Ayuntamiento es incorrecta y que “no se sabe con exactitud donde puede estar la fosa”. Por ello decide “dejar sin efecto la ejecución de la exhumación del cadáver de D. Timoteo Mendieta Alcalá, debido a que la inspección ocular realizada, y de las manifestaciones efectuadas no queda acreditado fehacientemente que en la fosa nº 2 del patio 4 del Cementerio de Guadalajara, se encuentre el cuerpo sin vida de D. Timoteo Mendieta Alcalá, ya que no se puede determinar con exactitud en qué lugar puede estar situada la fosa y cuanto terreno abarca esta”.

La resolución se puso en conocimiento de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina y de la propia jueza María Servini.

Las razones esgrimidas tanto por el Ayuntamiento como por el Juzgado de Guadalajara reducen una petición de defensa de los derechos humanos y de crímenes contra lesa humanidad a un asunto puramente administrativo. Según asegura a Diagonal Xulio García Bilbao, del Foro por la Memoria de Guadalajara, “la ubicación de la fosa es perfectamente correcta. Las razones que esgrimen Ayuntamiento y Juzgado son sólo una excusa para dejar sin efecto la petición”. “El mismo Ayuntamiento que dice ahora no saber la ubicación de Timoteo, autorizó en su día la colocación de una placa en su tumba. Es una contradicción”.

“El mismo Ayuntamiento que dice ahora no saber la ubicación de Timoteo, autorizó en su día la colocación de una placa en su tumba. Es una contradicción”

Un Ayuntamiento reincidente

Las organizaciones memorialistas, políticas y sindicales afirman que no es la primera vez que el Ayuntamiento de Guadalajara ha incurrido en polémicas relacionadas con la memoria histórica. Las organizaciones memorialistas, políticas y sindicales de la ciudad de Guadalajara llevan años trabajando para resarcir a las víctimas del franquismo y se han topado siempre con el “ninguneo de las autoridades municipales”, señalan.

Hace años que la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) de Guadalajara pidió un cambio en el callejero de la ciudad y de la provincia, pero el Ayuntamiento, lejos de hacerlo, ha seguido manteniendo un callejero repleto de militares golpistas. Tan solo la llamada Plaza de los Caídos por Dios y por España varió su nombre por la de Plaza de los Caídos, aduciendo el Ayuntamiento que así aglutinaba a todos los caídos de ambos bandos. Una decisión que generó la protesta tanto de la CNT local como de Izquierda Unida, que se sumó a la petición de variación de callejero.

Prueba del registro de la inhumación de Mendieta. | Filtrala

En el cementerio municipal existen dos espacios donde se ubican los restos de los fusilados. Una de esas partes fue rehabilitada por los familiares de las víctimas en los años 80 con sus propios fondos. Pero otra parte, una enorme fosa donde se ubican gran cantidad de estos cadáveres, ha sido uno de los caballos de batalla del Foro por la Memoria y de la Asociación de Familiares de la Fosa de Guadalajara . El Ayuntamiento ha desoído repetida veces las peticiones del Foro para adecuar la zona y darle reconocimiento a los fusilados. Por el contrario el Ayuntamiento emprendió medidas propias y colocó una placa que no dejó satisfecha a ninguna de la fuerzas sindicales, políticas y memorialista que reclaman el reconocimiento de las personas ejecutadas por la dictadura.

Guadalajara, una provincia azotada por la represión franquista

En el año 2010 Carlos Paramio Roca, Pedro Alberto García Bilbao y Xulio García Bilbao publicaron La represión franquista en Guadalajara. Desde ese momento esta obra se ha convertido en la referencia para valorar de una forma cuantitativa, pero también cualitativa, la dimensión de la represión en esta provincia. Este trabajo, pendiente de actualización, cifra la represión en 6.377 personas de las cuales 1.262 fueron ejecutadas (202 por causas de padecimiento en prisión). Los alcarreños represaliados por el nazismo también tienen cabida como represión franquista, pues fue la dictadura quien sentenció en realidad a aquellos militantes.

En las páginas de este libro encontramos la historia de Timoteo Mendieta Alcalá. De profesión carnicero y yesero, natural del alcarreño pueblo de Sacedón, Timoteo Mendieta fue presidente de la UGT en su localidad. En Sacedón sufrió los ataques de los sectores de derecha durante la República. Al finalizar la Guerra Civil, Timoteo fue detenido y trasladado a Guadalajara. Juzgado el 11 de septiembre de 1939, fue sentenciado a muerte. Fue fusilado el 16 de noviembre de 1939 en el Cementerio de Guadalajara.

Timoteo no es el único que está en la fosa que Servini pedía exhumar. Junto a él hay 21 personas más, de los cuales cinco son también de Sacedón. Son Eusebio Viñas Ibarra, teniente del Ejército Popular de la República, de profesión jornalero y afiliado también a la UGT; Tomás y Manuel Escamilla Rebollo, campesinos y afiliados a la JSU; Castor Mercado Molada, de profesión jornalero; Valentín Alcantarilla Mercado, también jornalero; Ciriaco Écija Buendía, de profesión labrador y militante del PCE y de la UGT; y Ángel Ardiz Gil.

Junto a estos sacedonenses también están en esa fosa el jornalero Sabas López Tomico, Antonio Sierra Olivo, Juan Martínez Vivar, Pedro Parra Toledo, Fidel Serrano Mayor, Isidoro Lozano Moreda, Isidro Expósito Delgado, Feliciado Fernández Manzanares, Tomás Vicente Lorente, Ricardo Martínez López, José Rodríguez García, Jesús Barriopedro Santamaría, Julio Verges Garcia y Martina García Alcalde. Todos ellos jornaleros, integrantes de las organizaciones del Frente Popular y fusilados entre el 16 de noviembre de 1939 y el 9 de marzo de 1940. La fosa común número 2 del cementerio dejó de utilizarse el 9 de septiembre de 1940.

La lectura que se extrae de este caso y de los acompañantes de Timoteo en la fosa es que en su mayoría eran trabajadores del campo. En el caso de Martina la profesión que se marca es “sus labores”, un genérico para los represores franquistas con el que se ocultaba su verdadero trabajo y su vinculación al movimiento obrero. Todos ellos fueron fusilados por pertenencia a organizaciones del Frente Popular en ese genérico eufemístico de “auxilio o exaltación a la rebelión”. Los rebeldes juzgando por “rebeldía” a los defensores de la legalidad.

Asunción Mendieta ha pedido verdad, justicia y reparación para Timoteo Mendieta Alcalá. Una reivindicación que se tiene que hacer extensible a todos los represalidados. El Ayuntamiento y el Juzgado de Guadalajara niega ese derecho universal contemplado en la Declaración Universal de Derecho Humanos. Las víctimas del franquismo siguen olvidadas en la fosas y las cunetas.

___

Fotografía destacada: Comunicación del alcalde de Guadalajara del paradero del cuerpo de Mendieta. / FILTRALA

https://www.diagonalperiodico.net/saberes/25543-timoteo.html

Publicado por ARMH