Archivo de la categoría: Exhumaciones

En esta sección se muestran los libros de visita con las firmas y textos recogidos durante cada exhumación

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Belalcázar (Córdoba)

La ARMH llevó a cabo en noviembre de 2023 la prospección y búsqueda de una fosa en la localidad cordobesa de Belalcázar, donde se esperaba encontrar las cuerpos de 11 personas, asesinadas en 1939 por la Guardia Civil.

Gracias a la web www.todoslosnobres.org y el inestimable trabajo de Julio Guijarro, investigador e historiador de la terrible represión franquista en la provincia de Córdoba, pudimos cuantificar las víctimas ejecutadas e inhumadas en el cementerio de Belalcázar entre las fechas 16 de mayo de 1939 y el 13 de enero de 1950. Los 11 hombres buscados en esta ocasión fueron víctimas de un proceso represivo a través juicios militares en en la propia “plaza” de Belalcázar que desembocaron en una sentencia a muerte.

Sus nombres eran: Francisco Ballester Flores, Luis Fernández Calderón, Pedro Rodríguez Gallego, Antonio Rodríguez Múgica, Pablo Triviño Rojas, Antonio Ortiz Sánchez, Antonio Castaño Pizarro, Luciano Medina Tejero, Blas Ortiz Perea, Santiago Rodríguez Martín y José Valentín Paredes.

En cumplimiento de las sentencias que sufren las víctimas, condenas a muerte, son ejecutadas en días diferentes el 15 de mayo y el 4 de junio de 1939, pero según la diligencia de enterramiento se elige el mismo lugar para enterrar a los dos grupos de asesinados: en una fosa a la derecha de la Capilla de dicho Cementerio.

A primera hora de la tarde aparecieron los restos de dos cuerpos con evidencias de violencia. Lamentablemente, durante la prospección de la zona indicada en los documentos de la época y en la que podían encontrarse varios enterramientos relacionados con los fusilamientos, no aparecieron más fosas. La fosa localizada con los restos de dos personas no coincidiría con la buscada, con un número mayor de víctimas.

Automaticamente, comenzamos una investigación y un llamamiento público para intentar localizar a las familias de estas dos personas que no habían sido reclamadas. Por el momento, se hará el análisis antropológico y se tomarán las muestras de ADN para una futura identificación.

Para intentar determinar la existencia de más fosas comunes se amplió durante dos días la zona de búsqueda pero el resultado fue negativo. Como en casos anteriores los cambios y las construcciones en el cementerio pudieron eliminaron cualquier posibilidad de recuperar los restos de las 11 personas que estábamos buscando.

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Bertoa-Carballo (A Coruña)

La ARMH inició el 19 de septiembre la exhumación de una fosa común en el cementerio de Bértoa, perteneciente al concello de Carballo. En ella se esperaba encontrar los restos de: Francisco Miguel Fernández Díaz, Juan Boedo Pardo, de Pedro Pinilla Calvete y de su padre Pedro Pinilla Fraga.

La ARMH ya tenía contacto con dos de las familias pero llevaba tiempo tratando de localizar algún familiar de Pedro Pinilla Calvete o de Pedro Pinilla Fraga, para que pudiera asistir a la exhumación y se pudieran tomar muestras de ADN para una posible identificación genética de los restos. Finalmente y gracias a la reconstrucción del árbol genealógico se consiguió localizar a parte de la misma. 

Durante los trabajos de búsqueda se encontraron cuatro cuerpos, todos ellos con evidencias de muerte violenta. En un primer momento la prospección dio resultados negativos ya que en la zona se encontraban numerosas sepulturas que habían sido removidas en años anteriores. Finalmente unos metros más hacia el interior del cementerio aparecieron las cuatro víctimas alineadas en entierros individuales. Que las víctimas aparecieran enterradas individualmente en ataúdes de diferente tipo confirmó lo que se notificó en su día a Syra Alonso, viuda de Francisco Miguel, cuando intentaba localizar el cuerpo de su marido. Según testimonios orales estos ataúdes fueron costeados gracias a la contribución de varios vecinos del pueblo y con la ayuda del párroco Don Narciso.

Se recuperaron varios proyectiles en cada uno de los cuerpos, confirmando así una muerte violenta y el ensañamiento contra las víctimas, ya que uno de los cuerpos tenía cinco proyectiles en diferentes partes de su cuerpo. 

Tras la aparición, durante los días que duraron los trabajos de la última familia que faltaba, se completó así la posibilidad de identificar a las cuatro víctimas. Algunos familiares pudieron estar presentes durante los trabajos y vivir con una tremenda emoción el descubrimiento de los restos y el proceso de recuperación de los mismos. 

Los restos fueron trasladados al laboratorio de la Asociación en Ponferrada, donde ya se han limpiado y próximamente se tomarán muestras de ADN para que puedan ser identificados genéticamente.

El Concello de Carballo colaboró en todo momento con el equipo de la exhumación para facilitar su labor. Algunos vecinos se acercaron para mostrar su solidaridad con las familias y ofrecer cualquier tipo de ayuda al equipo de la exhumación.

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Primout (León)

La Asociación inició la búsqueda el 11 de agosto en el cementerio de Primout de los restos de Tomás Fernández Castro, conocido como el Capitán Fantasma, un guerrillero antifranquista asesinado por la Guardia Civil en junio del año 1940. 

Tomás Fernández nació en Ablaña, Asturias, el 11 de febrero de 1913, hijo de Elisa y Eduardo, casado en el momento de su muerte con Adonina Vázquez García con la que tuvo, por lo menos, un hijo llamado Justo Tomás. De profesión minero y afiliado al PSOE de Olloniego.

En mayo-junio de 1940, Tomás Fernández participa en una nueva expedición a Portugal de una veintena de guerrilleros, entre ellos César Ríos Rodríguez. Fue asesinado cerca del pueblo de Primout en mayo de 1940, protegiendo la retirada de sus compañeros.

Los trabajos se desarrollaron durante tres días en los que el equipo de la ARMH formado por voluntarios y familiares movieron unas 9 toneladas de tierra hasta llegar a sus restos. Esto se debió a que el recuadro, que se considera zona civil del Cementerio de Primout, había perdido su suelo original y había sido colmatado con grandes cantidades de tierra. Como el espacio era reducido la extracción y la reposición del terreno se tuvo que hacer manualmente. 

Finalmente el cuerpo de Tomás Fernández fue encontrado boca abajo y con signos de violencia justo en la entrada del actual recinto. Los restos ya han sido analizados por el antropólogo forense Gonçalo Carnim y solamente queda pendiente realizar el contraste de ADN con la familia.

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Ribadeo (Lugo)

La Asociación inició la búsqueda en el cementerio de la localidad lucense de Ribadeo de una fosa común con los restos de dos asesinados el 23 de julio de 1936. Se trataba de localizar a dos de las siete personas que fueron asesinadas ese día por los golpistas: Manuel Mon Miranda y Justo Fernández Suárez.

El conocimiento histórico de lo ocurrido fue posible gracias a las investigaciones de Xosé Miguel Suárez Fernández. La recogida de testimonios junto con la búsqueda de la ubicación de los entierros fue realizada por Miguel Freire.

El 18 de julio de 1936 en cuanto se tuvo conocimiento de la sublevación del ejército el gobierno municipal de Ribadeo organizó a través de un comité de guerra la requisa de armas y vehículos para hacer frente a las fuerzas sublevadas, operaciones en las que participaron algunos vecinos. Varios carabineros del puesto participaron en la defensa de la villa al mando del Teniente Ramón Lorenzo Fernández y el alférez Antonio Trujillo Rodero, ambos sometidos posteriormente a consejo de guerra y ejecutados en Lugo.

Los trabajos de búsqueda se iniciaron el 4 de julio, a lo largo de la mañana y después de realizar varios sondeos de manera manual se decidió emplear medios mecánicos ya que el terreno estaba inusualmente seco y compactado. Gracias a la ayuda de una pequeña retroexcavadora se pudo localizar los dos enterramientos individuales y empezar la excavación con el método arqueológico.

En este caso las sepulturas estaban localizadas con la numeración 129 y 130, gracias al registro del libro de enterramientos, contrastado con las lápidas todavía existentes, se pudo triangular la posición de las fosas. Los restos óseos aparecieron en un estado de conservación bastante deteriorado pero los objetos encontrados en una de las sepulturas ayudaron a confirmar que el cuerpo localizado en la sepultura número 130 corresponde a Manuel Mon Miranda. Manuel pertenecía al cuerpo de carabineros y aparecieron en buen estado de conservación las insignias de su uniforme.

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación cementerio de Jaca (Huesca)

La Asociación inició la búsqueda de una fosa común en el cementerio de Jaca el pasado 15 de mayo. En ella trata de encontrar los restos de nueve republicanos asesinados el 3 de septiembre de 1937. Por la petición de un grupo de familias se iniciaron los trabajos para localizar e identificar los cuerpos de: Maximino Bergua Lalaguna, Antonio Fanlo Maza, Nicasio Isabal Cajal, Esteban Aínsa Aso, Joaquín Gracia Claver, Ramón Cajal López, Benito Lalaguna Callavé, Agustín Villanúa Batalla y Juan Artigas Martínez. De las dos últimas víctimas, Agustín y Juan, desconocíamos la posible existencia de descendientes directos y gracias a la difusión en medios de comunicación y RRSS sus familiares se pusieron en contacto con la ARMH, asistiendo a los trabajos de exhumación que se estaban realizando.

Al comienzo de la guerra, según cuentan vecinos y las familias, fueron destruidas tres «pilonas» que transportaban electricidad a Biescas y los pueblos de alrededor. Esto fue utilizado, como excusa de sabotaje, por parte de la Guardia Civil y la falange para detener a nueve vecinos de Biescas como represalia entre octubre y noviembre de 1936. Fueron encarcelados en el seminario de Jaca, habilitado como prisión por los golpistas y en el fuerte Rapitán, fortaleza en Jaca también utilizada como cárcel. El día 2 de septiembre de 1937 fueron trasladados y retenidos en la ermita de La Victoria, anexa al cementerio de Jaca, para ser asesinados al día siguiente por falangistas en la tapia este del cementerio.

Con la ayuda de una retroexcavadora, el trabajo de voluntarios y la ayuda de familiares se retiró una enorme planchada de cemento que protegía la fosa común y después de retirar gran cantidad de tierra se pudo acceder al lugar en el que fueron enterradas las nueve víctimas. 

Ochenta y seis años después de que un grupo de pistoleros fascistas asesinaran a su padre, el hijo de Agustín Villanúa, que también se llama Agustín, visitó la exhumación. Acompañado de su hijo caminó hasta el borde de la fosa y contó cómo su madre quiso siempre recuperar el cuerpo y enterrarlo en Huesca en un panteón familiar. Su madre supo que estaba enterrado con más hombres pero nunca pudo localizar a las otras familias. Los voluntarios de la ARMH le tomaron a Agustín una muestra de ADN de cara a la identificación genética de los cuerpos. Se tomaron muestras también a los hijos de Benito Lalaguna y de Antonio Fanlo junto al resto de familiares. 

La Asociación continua buscando a la familia de Antonio Gallardo Mejía, un objetor de conciencia que se negó a enrolarse en el ejército franquista y a coger un arma y que fue asesinado y enterrado sin nombre junto a la fosa común de los nueve. 

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Busdongo (León)

La Asociación inició el pasado 17 de abril las labores de búsqueda de una fosa común donde esperaba encontrar los restos de cuatro republicanos asesinados por fuerzas fascistas en la localidad leonesa de Busdongo, el 21 de octubre de 1937, poco después de la caída del frente de Asturias. Se buscaban los restos de: Florentino Martínez Cañón, Elías Rodríguez Tascón, Manuel Rodríguez Cañón y Pedro Suárez Arias. Desde el principio existía la posibilidad de que en la zona pudiera encontrarse algún cuerpo más. 

Con la caída del Frente Norte de León en manos de los golpistas, en octubre de 1937, la zona sufrió episodios de represión de extrema violencia. Casares de Arbás,  Busdongo de Arbás etc,  forman parte de esos pueblos donde los golpistas entran a sangre y fuego; asesinando y desapareciendo a todos aquellos vecinos sobre los que hubiese la más mínima duda, de haber apoyado al Gobierno legítimo de la República.

Los testimonios hablan de decenas de detenciones y fusilamientos en los pueblos de la zona, que terminaron sembrados de fosas comunes. Entre la que se encuentra la fosa de Busdongo de Arbás, situada según los testimonios detrás de lo que era el cuartel de la Guardia Civil.  

Finalmente en el paraje conocido como el Valle Vainilla aparecieron restos de entre 8 y 9 personas en 5 fosas diferentes, 2 individuales y 3 fosas comunes como podéis ver en la infografía realizada por Serxio Castro para el informe arqueológico. Lamentablemente los restos se han conservado en mal estado y creemos que es debido a dos factores: el tipo de terreno y que estaban enterrados a muy poca profundidad. Una de las fosas que contenía los restos de al menos 2 personas y se pudo documentar que había sido previamente abierta y la mayoría de restos recogidos años después de los hechos por familiares, todo esto según nos cuentan algunos testimonios. Cabe destacar la aparición de botones correspondientes a la compañía Ferrocarril del Norte en una de las fosas individuales. También objetos reseñables como una alianza de oro y una funda con las gafas aún conservadas en su interior.