Archivo de la etiqueta: transición española

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

«No importa los años que hayan pasado, hoy celebramos un acto de justicia»

Los familiares de Daria González, la única de Les Candases que vuelve a descansar en su pueblo natal, agradecen la labor para localizarla

elcomercio.es / Alicia García-Ovies / 19/06/2022

Daria González descansa ya en Candás ochenta y cuatro años después de que de forma «injusta y arbitraria» le arrancasen su vida y la arrojasen por el Cabo Peñas. Solo por ser «familiar de quien decidió luchar pos sus ideas políticas». La única de Les Candases encontrada en la exhumación realizada en 2017 en el cementerio de Bañugues fue enterrada ayer en su localidad natal, en un emotivo acto «de recuperación de la dignidad».

La historia de Daria, como la de muchas otras, fue durante años una historia silenciada. «Crecimos escuchando anécdotas de Rufina, su madre, una mujer valiente, pero jamás nos hablaron de Daria, ni de su hijo Félix (asesinado junto a ella en junio de 1938). Se negaban a hablar de la guerra y de sus horrores. Siempre cerraban la conversación de la misma manera, diciendo que hubo víctimas de los dos bandos», recordó Eugenia Suárez, su sobrina-biznieta en el acto celebrado en la Casa de la Cultura.

«No podemos permitir -insistió- vivir en esta ignorancia. Debemos reconciliarnos con nuestro pasado. Hoy vivimos en un país libre y con cada reconocimiento como el de hoy también avanzamos democráticamente». Por eso, agradeció a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) y a la Sociedad Aranzadi su trabajo para «poner nombre y apellidos» al sufrimiento de tantos represaliados. Porque, «no importa los años que hayan pasado, hoy celebramos un acto de justicia y dignidad».

Así lo defendió también la viceconsejera de Justicia, Encarnación Vicente, para quien lo vivido en Candás supone abrir «una nueva etapa, la de una comunidad que conoce mejor su historia y la escribe con verdad, pero sin rencor». Los verdugos de Les Candases, afirmó, «acabaron con sus vidas, pero no con su ejemplo. Desde aquel día son el símbolo de una Asturias universal, de quienes frente a la represión decidieron ser fieles a su país».

Para que su ejemplo no caiga en saco roto es necesario, como señaló la alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, que «desde las instituciones trabajemos en la recuperación de la dignidad y la memoria histórica». Todo ello con el objetivo de que el mensaje «del nunca más vaya calando en las generaciones jóvenes». «Que el sufrimiento y la lucha no hayan sido el balde, que sigamos trabajando en una sociedad más justa y más libre», concluyó.

En el acto también participaron Carmen García-Rodeja, de la ARMH, y la arqueóloga Lourdes Herrasti. Ambas formaron parte del grupo que realizó la exhumación del cementerio de Bañugues, donde se sabe que al menos hay enterradas otras dos mujeres. «Todos nuestro esfuerzo es por las familias, por la memoria, por Daria, por las valientes mujeres de Candás», aseguraron.

Tras el acto en la Casa de la Cultura, los restos de Daria fueron enterrados en el cementerio de Candás. Posteriormente, en la plaza de Les Candases tuvo lugar el segundo recital poético ‘Estrellas en la mar’.

___

Fotografía destacada: Eugenia Suárez y Maider Iturralde, familiares de Daria González, cargan con sus restos a la entrada al cementerio. / A. G.-O.

Fuente:https://www.elcomercio.es/asturias/mas-concejos/importa-anos-pasado-20220619001103-ntvo.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Los restos de Daria González regresan a Candás tras 84 años

La única mujer de Les Candases que pudo ser identificada tras la exhumación de 2017 será enterrada el sábado en el cementerio

elcomercio.es / Alicia García-Ovies / 16/06/2022

Los restos de Daria González descansarán finalmente en Candás tras más de ochenta años. La única mujer de Les Candases que pudo ser identificada tras la exhumación de 2017 será enterrada este sábado en el cementerio municipal, en un emotivo homenaje en el que estarán presentes sus descendientes.

Daria fue asesinada el 2 de junio de 1938 por un grupo de fascistas. Uno de sus hijos estaba siendo buscado por pertenecer al Partido Comunista, así que la detuvieron para intentar hacerlo salir. A pesar de que él se entregó, ninguno de los dos se salvó. Junto a ella también fueron arrojadas al mar desde el Cabo Peñas otras siete mujeres, conocidas como Les Candases, y cinco hombres. Sus cuerpos fueron llegando días después a la costa de Bañugues, donde sus vecinos decidieron enterrarlas en una fosa común en el cementerio.

En 2017, promovida por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), y en colaboración con la Sociedad de Ciencias Aranzadi, se llevó a cabo una exhumación en la que, tras muchas horas de trabajo, solo se pudieron localizar los restos de Daria. Aunque las familias no pierden la esperanza y han pedido la colaboración de Francisco Etxeberría para intentar retomar los trabajos.

Hasta que lo consigan, será Daria la única que regrese por fin a casa. Será este sábado, en una emotiva jornada que comenzará, a las 17 horas, con un acto en la Casa de la Cultura. En él participarán sus familiares Eugenia Suárez Serrano y Maider Iturralde. También intervendrá Carmen García-Rodeja, de la ARMH, y en representación de la Sociedad de Ciencias Aranzadi lo hará la arqueóloga Lourdes Herrasti. Asimismo, han confirmado su presencia la alcaldesa de Carreño, Amelia Fernández, y la viceconsejera de Justicia Encarnación Vicente.

La conducción del acto correrá a cargo de María Esther García López, presidenta de la Asociación de Escritores de Asturias. A su finalización todos los presentes se trasladarán al cementerio de San Bernardo, donde se enterrarán los restos de Daria. Allí será José Marcelino García, vicepresidente de la entidad, quien se encargue de guiar la ceremonia.

Recital de poesía

Por último, tendrá lugar la segunda edición del recital poético ‘Estrellas en la mar’, cuyo escenario será la plaza de Les Candases. Las familias realizarán una ofrenda floral en recuerdo a esas ocho mujeres que han pasad a formar parte de la historia local y habrá animación musical a cargo de las violinistas Lorena Fernández y Sara Vaquero y el gaitero candasín Abraham Riego.

En caso de lluvia, se trasladará a la Casa de la Cultura.

___

Fotografía destacada: Daria González con su hijo. / E. C.

Fuente:https://www.elcomercio.es/asturias/mas-concejos/restos-daria-gonzalez-20220616000711-ntvo.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden a la Generalitat Valenciana nombres que recuerden la represión para los lugares de memoria

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica reclama que los lugares de Memoria tengan nombres que recuerden que fueron espacios de represión

diario16.com / Eva Maldonado / 31/05/2022

La Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), el colectivo de ámbito estatal que inició las exhumaciones científicas de fosas comunes en el año 2000, ha solicitado a la Generalitat Valenciana que los lugares de represión, torturas, detención ilegal y asesinatos, como el campo de concentración de Albatera, sean denominados con respecto al daño que produjeron a la sociedad quienes los crearon.

La ARMH reclama que no se utilice para ellos el término «memoria democrática» que oculta y camufla a los verdugos, despeja del contenido el hecho de los crímenes y reproduce la cultura de la impunidad a través de un lenguaje que ni enuncia, ni denuncia, las violaciones de derechos humanos cometidas en estos espacios. Quizá deberían denominarse lugares de represión franquista o algo similar. 

La noticia de que se pretende denominar lugar de memoria democrática al campo de concentración de Albatera pone de manifiesto el uso de un lenguaje que invisibiliza a los verdugos, que esconde sus crímenes y no señala esos espacios cómo territorios del terror y la violencia ejercida por los franquistas.

De ese modo se les modifica el significado de lo ocurrido en ellos y se convierte en insignificante el dolor y el padecimiento de quiénes fueron allí, y en otros lugares, encerrados y enterrados contra su voluntad y sufrieron todo tipo de violencias físicas y psicológicas como castigo por no haber apoyado el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

Llamar a un campo de concentración lugar de memoria democrática es un eufemismo cómo lo sería llamar al campo de concentración de Auschwitz o al de Gusen, en el que murieron tantos republicanos españoles,  lugares de memoria democrática o lugares de memoria judía o lugares de memoria gitana o lugares de memoria republicana de una manera aséptica y que esconde el terrible significado de lo ocurrido en ellos.

La petición de la ARMH termina exigiendo “que revisen la denominación que se utiliza para los lugares de memoria democrática y utilicen un lenguaje que conserve y denuncie la memoria de las atrocidades que se cometieron en ellos, dónde miles de personas fueron convertidas en víctimas y donde quienes dieron un golpe de Estado en julio de 1936 ejercieron una inmensa violencia para imponer su ideología fascista sobre una sociedad que había votado libre y democráticamente la elección de su Gobierno en febrero de 1936”.

___

Fuente:https://diario16.com/piden-a-la-generalitat-valenciana-nombres-que-recuerden-la-represion-para-los-lugares-de-memoria/?fbclid=IwAR2OzMePey5y1UhO4G-0zGy3-BJZvCsEeZw5Ww7GGlH5cLlK5GRRXlX-1V8

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Una periodista polaca se sumerge en las heridas de la Guerra Civil: “El olvido total no existe y España es el ejemplo”

Katarzyna Kobylarczyk publica ‘Costras’, un reportaje literario sobre la memoria de las víctimas en el que retrata a través de pequeñas historias la reconciliación imposible entre víctimas y verdugos

eldiario.es / Peio H. Riaño / 23/05/2022

Un buen día Katarzyna Kobylarczyk, nacida en Cracovia hace 42 años, abrió un periódico español para practicar el idioma durante su residencia en 2009, en Cartagena (Murcia). En las páginas encontró un artículo sobre unas fosas de la Guerra Civil, en Milagros, una localidad de Burgos. Pensó que, siete décadas después, sería un relato sobre los últimos enterramientos pendientes de las víctimas republicanas.

Pronto descubrió que se trataba de una de las primeras fosas en levantar, para rescatar los cuerpos y entregárselos a sus familias. Entonces pensó que debía escribir de inmediato un artículo para Polonia. Pero el aluvión de preguntas que se le vino encima paralizó esa necesidad de dar a conocer en su país los problemas de España con su memoria más reciente y cruel. No podía creer que, después de casi 40 años de democracia, la sociedad ocultara los relatos de los asesinados por el franquismo.

Diez años después de aquella oleada de cuestiones por explicar nació, gracias a decenas de entrevistas y visitas, Costras. España hurga en sus heridas, traducido ahora por la editorial Crítica. En 2020 esta investigación fue reconocida con el Premio Ryszard Kapuscinscki en la categoría de reportaje literario.

Katarzyna Kobylarczyk. Cedida por la editorial

Katarzyna cuenta que lo que interesó al jurado del galardón fueron los reflejos que había entre ambos países y la memoria atragantada. Unos meses después del premio y antes de que Vladimir Putin diera la orden de atacar, Costras se tradujo al ucraniano. La razón era similar a la que había ofrecido el jurado en su fallo: “Cuando Donbás quede liberado de la invasión rusa encontraremos la misma situación que quedó en España tras la Guerra Civil y la dictadura”, le comentó la traductora ucraniana a la autora polaca.

Ahí afuera apenas conocen lo mal que se trató la memoria de las víctimas y que apenas llevan 15 años hablando, cuando han desaparecido casi todas. Kobylarczyk reconoce que en su búsqueda ha encontrado más miedo del que esperaba. Muchas personas han preferido que su nombre no aparezca publicado junto a su testimonio.

Es una prueba más de que la cacareada reconciliación de la Transición fue un buen eslogan, pero no verdad. Basta comparar las portadas de la edición polaca y la española de Costras para encontrar la prueba (y metáfora) del miedo al que se refiere la escritora. En una se muestra una fosa con restos de las víctimas a la vista de los vecinos que acuden a desenterrar el silencio y en la otra, la de Crítica (Planeta), una hoja en blanco tapa casi al completo el yacimiento y los huesos. España hurga en sus heridas, pero no tanto.

Las víctimas y la periodista

Katarzyna Kobylarczyk es una rara avis en el panorama editorial guerracivilista. Una periodista extranjera investigando sobre las víctimas de la guerra civil, de ambos bandos. “Mi libro no es un juicio. Como periodista tengo la obligación de estar siempre con las víctimas”, cuenta. Dice que, a pesar de que unas han tenido cuatro décadas para contar su historia, no quiso dejar el testimonio de nadie afuera. Ni tampoco la capacidad para retratar al nieto de un asesinado en Paracuellos, que usa por la calle y sin problema el saludo fascista. “Yo escribo que su abuelo es una víctima, pero también lo que hace su nieto. Quizá eso sea la objetividad”, advierte.

Familiares de víctimas junto a una excavación. Katarzyna Kobylarczyk

Esta permisividad con el fascismo es lo que más le ha llamado la atención de este país. En Polonia está prohibido por ley. También le chocó una visita a un museo de la División Azul que hay en unos bajos de Madrid, en el que el guía aseguró al grupo de visitantes que los nazis salvaron a los judíos de Polonia y Rusia. “¡Qué barbaridad! Esto es una anomalía europea”, dice la periodista.

“Los periodistas no vamos a cambiar el mundo. En todos los sitios del mundo pasa lo mismo. Pero necesitamos esa memoria. El olvido total no existe y España es el ejemplo. La dictadura se apropió del relato y de la historia durante 40 años, pero no consiguió hacer olvidar a la gente. Si se silencia a los abuelos, hablarán los nietos”, indica la autora de Costras. A ratos es periodista, historiadora y escritora. Y en todos esos papeles la misión es la misma: dar voz a las víctimas. Asegura que las historias en las que se ha fijado son demasiado pequeñas y particulares para interesar al historiador: “El historiador busca la verdad absoluta y yo busco la memoria. En los libros de historia no te pones las botas de las víctimas. Yo he querido que el lector se pusiera en el lugar de ellas”.

La reconciliación imposible

Está nerviosa porque no sabe cómo aceptarán los herederos de esas víctimas el trabajo que ha hecho. Guarda silencio y piensa en una escena decisiva del libro. Una que demuestra que la reconciliación no es posible. Fausto Canales llega al Valle de los Caídos con la intención de visitar los restos de su padre y de su tío, campesinos, que descansan sin consentimiento en el mausoleo franquista junto a más de 30.000 personas. Le pide las llaves a un monje benedictino que anda por allí limpiando y le contesta que él también tiene a su padre allí enterrado. Le cuenta que su padre era lechero en Madrid, que alimentaba a las monjas de un monasterio y que le mataron por eso. Ese cara a cara, esas historias paralelas, no son fáciles de entender. “Muchos lectores polacos me dicen que ven esa escena como un momento de reconciliación, pero para nada. Unos no quieren entender a otros. La reconciliación no ha existido y tampoco sé si nosotros podemos exigir que la víctima se reconcilie con el verdugo”, explica Kobylarczyk.

Familiares esperan encontrar los restos de sus antepasados en las fosas. Katarzyna Kobylarczyk

Si la reconciliación no ha sido posible, que la memoria sí lo sea. Para eso, cree que es necesario crear un espacio seguro para que las personas puedan hablar. “Me parece que la Ley de Memoria Histórica es un juguete para despertar la discusión, no para solucionar la memoria de las víctimas. No son políticos los que deberían debatir sobre este asunto. Admiro a España porque la memoria histórica la están construyendo las personas, como la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH)”, añade. En el libro, la autora subraya la importancia de la experiencia de la sociedad española con su memoria y con tantas fosas pendientes, justo en el momento del auge de los fascismos europeos.

Una memoria saneada y debatida, con las heridas limpias, es importante para enfrentar el futuro, advierte. Importante para que en ese futuro no haya indiferencia y la ultraderecha quede desterrada de los gobiernos que vienen. “No estamos aprendiendo y el pasado va a volver”, concluye.

Una de las voluntarias de la ARMH en una exhumación. Katarzyna Kobylarczyk

____

Fotografía destacada: Restos en una de las excavaciones de fosas comunes que visitó la autora Katarzyna Kobylarczyk

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/periodista-polaca-sumerge-heridas-guerra-civil-olvido-total-no-existe-espana-ejemplo_1_9016800.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

“Me mandan al mundo de los olvidados”: Las cartas de 39 presos del franquismo antes de ser fusilados

Una exposición en Pamplona recoge las últimas misivas que escribieron presos republicanos antes de ser asesinados en 1936

— El Estado desclasifica y cede a Navarra los expedientes penitenciarios de una de las principales cárceles del franquismo

eldiario.es / Rodrigo Saiz / 21/05/2022

Estaban ante las últimas horas de su vida y muchos no lo sabían. De hecho, hay quien creía que le iban a liberar en los próximos días. Todos ellos se acordaban de sus seres queridos, a los que algunos, los que sí eran conscientes se que su final se acercaba, les escribían su último adiós. 86 años después de que fueran fusilados por el franquismo, las cartas que 39 presos riojanos escribieron desde distintas cárceles de La Rioja y Navarra permiten conocer más detalles sobre la represión y las condiciones de vida en los penales durante la Guerra Civil. La exposición “Escríbeme a la tierra. Las cartas de los que van a morir: La Rioja 1936”, basada en el libro con el mismo título selecciona parte de las 164 misivas que 39 presos políticos republicanos escribieron antes de ser fusilados.

Las cartas han sido recopiladas por el investigador y autor del libro, Jesús Vicente Aguirre, en un trabajo de ir “casa por casa” pidiendo la colaboración de familiares de las víctimas. “Es su tesoro más preciado, su único vínculo con sus seres queridos”, destaca Aguirre. Son parte del testimonio de en torno a los 2.000 fusilados pro el franquismo en La Rioja, muchos de ellos tras pasar por la prisión del Fuerte de San Cristóbal, situado al norte de Pamplona, y que en 1936 se convirtió en uno de los principales penales para presos políticos de la dictadura, por el pasaron más de 7.000 personas. En Navarra, se eleva a 3.000 la cifra de las personas fusiladas por el franquismo. También hay cartas escritas desde el frontón Beti-Jai , la Industrial o la Provincial, algunas de las cárceles franquistas en Logroño.

Son cartas de republicanos que fueron detenidos por su vinculación política (muchos acusados de haber votado al Frente Popular) o sindical de todas las edades y profesiones: maestros, labradores, artesanos o políticos (alcaldes y concejales) que fueron trasladados a distintas cárceles, en las que “se trató de fragmentar sus lazos con el mundo exterior para adoctrinarlos en los principios del nuevo régimen”, apunta la consejera de Relaciones Ciudadanas del Gobierno de Navarra, Ana Ollo.

Las misivas muestran “el horror” de la represión franquista que en un intento de animar a sus familias muchos presos endulzaban con expresiones como “estamos todos bien” o “el director se porta con nosotros como un padre”. También destacan expresiones para sortear la censura del penal. Es común leer un “Viva España” (de clara significación franquista) y sin embargo no hay ninguna referencia negativa a las condiciones del cautiverio o a las sacas nocturnas.

Una de las cartas de la exposición. elDiario.es/Navarra

A través de las cartas se puede comprobar el aislamiento al que eran sometidos los presos, que no sabían nada que lo que pasaba fuera de los muros en los que estaban encerrados. Es el caso de los hermanos Emilio y Vicente Pérez Pellejero, quienes en varias cartas escritas a su madre preguntan por su otro hermano, Aurelio, también apresado por el franquismo, pero que lleva muerto más de un mes. Los tres fueron detenidos en Calahorra en julio de 1936 y Aurelio es el primero en morir el 29 de agosto en el Raso de Peralta (Navarra). Sus otros dos hermanos, que coinciden durante un tiempo en el Beti-Jai de Logroño escriben varias cartas preguntando por él (“¿Qué tal está madre, trabaja?”, “Aurelio, ¿qué te pasa que no me escribes?”) sin saber que lo habían fusilado.

La propia madre de los tres, María, tampoco sabía del fallecimiento de su hijo Vicente. Así se desprende de una misiva que escribe a Eugenio, vecino de Calahorra y que fue compañero de prisión de Vicente en el Fuerte de San Cristóbal, preguntando por él. Eugenio le responde que su hijo ha sido trasladado a Logroño y que “lo lógico es que nada desagradable le haya sucedido”. Había fallecido hace casi un mes en la Barranca. Emilio, por su parte, murió en la carretera de Pamplona el 12 de septiembre.

Algo muy común en las cartas es la solicitud de todo tipo de objetos, desde ropa o calzado, hasta tabaco o dinero. “Te escribo para que me mandes calcetines, algún pañuelo y una camiseta”, le pide Miguel a su mujer. También, en el caso de las personas que se dedicaban al campo, la preocupación por las cosechas. “También me dirás qué tal están las viñas, si tienen mucha uva y si hay muchas patatas para cuando vaya poder comprar y hacer algún viaje donde se pueda vender”.

“Tengo la seguridad de que no he hecho ningún mal”

También hay cartas escritas por los familiares y recibidas por los presos. Como es el caso de Teresa, que escribe a su esposo Miguel Caperos, recluso del Fuerte de San Cristóbal: “Si puedo verte quisiera ir y tú me dirás si reciben visitas, pero por otro lado, me moriré si vuelvo dejándote en esa y volver triste y sola y sin más amparo que cinco hijos pidiendo pan”.

Y por supuesto despedidas. Como la de Cipriano Berrozpe a su familia: “Me quitan de vosotros, lo que más quiero en este mundo, para mandarme al otro, el de los olvidados para siempre. Adiós a todos, acordaos un poco de mí”. O la de Pablo Civil: “Voy a ser muerto dentro de unos momentos, pero tengo la seguridad de que no he hecho ningún mal a nadie nunca. Ya le dirán a mi Carmen que no tengo tiempo de escribirle, pero que en ustedes y en ella tendré mi último pensamiento”.

También la de Gumersindo Azcárate, que se despide de su amigo Pedro Blas, alcalde de Alcalá: “Cuando reciba esta ya no existiré, Muero como viví: leal. Nada vale mi vida. Si el ejemplo sirve para el bien de la República, gozoso la ofrezco”.

El Instituto Navarro de la Memoria está trabajando en un proyecto para recuperar cartas similares a las recogidas en el libro de Jesús Vicente Aguirre de La Rioja para dar a conocer más detalles de la represión franquista en la comunidad foral. Por ello, hacen un llamamiento para que familiares que tengan misivas de presos de la dictadura las presten al Instituto para poder escanearlas y digitalizarlas.

___

Fotografía destacada: Exposición sobre las cartas de 39 presos del franquismo antes de morir. Gobierno de Navarra

Fuente:https://www.eldiario.es/navarra/mandan-mundo-olvidados-cartas-39-presos-franquismo-fusilados_1_9008688.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Vuelven a buscar los cuerpos de cinco republicanos asesinados en Los Cerralbos (Toledo)

Vuelven a buscar los cuerpos de cinco republicanos asesinados en la localidad toledana de Los Cerralbos.

Fueron detenidos ilegalmente y asesinados en un paraje conocido como “Los Parrales”.

Si consiguen encontrarla, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exhumará la fosa e identificará los cuerpos con sus propios recursos.

tercerainformacion.es / 18/05/2022

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) regresó ayer a la localidad toledana de Los Cerralbos para volver a buscar una fosa común en la localidad toledana de Los Cerralbos. En una finca de ese término municipal conocida como “Los Parrales” espera encontrar los cuerpos de cinco personas, que pudieron ser asesinadas alrededor del 5 de noviembre de 1936.

En la fosa de Los Cerralbos se espera encontrar los restos de:

Pablo Arrogante Alía, nacido en Lucillos (Toledo), el 15 de enero de 1907, estaba casado y tenía dos hijos y dos hijas.

Teodoro Dionisio Fernández, natural de Los Cerralbos (Toledo), nacido el 7 de diciembre de 1909. Estaba casado con Eugenia Campos y tenía un hijo y dos hijas.

Lucio Jiménez Fernández, natural de Los Cerralbos, nacido el 6 de mayo de 1909. Era soltero y de profesión jornalero.

Los hermanos Baldomero y Eulogio Díaz Zapata, residentes en la localidad de Los Cerralbos y cuyo lugar de nacimiento se desconoce.

 

Todos ellos fueron detenidos extrajudicialmente y asesinados en ese paraje dónde ahora la Asociación espera encontrar sus cuerpos

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica lleva a cabo la búsqueda y la identificación de estos desaparecidos por la represión franquista con recursos propios. No solicita subvenciones a ninguna institución porque está en contra de las políticas que no garantizan la búsqueda de los desaparecidos como un derecho para todos y cada uno de los familiares. El traslado de los voluntarios, su manutención, las herramientas que se utilizan en las labores de exhumación, así como el coste de las pruebas genéticas correrán a cargo de los recursos con los que cuenta la Asociación, gracias a sus socios, socias y donantes.

Fotografías de tres de los desaparecidos

 

 

 

 

 

___

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/18/05/2022/vuelven-a-buscar-los-cuerpos-de-cinco-republicanos-asesinados-en-los-cerralbos-toledo/?p=163039

Publicado por ARMH
Copyright © ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA. 2015 Todos los derechos reservados
Dirección: Apartado de correos 7, 24400 Ponferrada (León) España.
ARMH · ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Nº Reg. Nac de Asociaciones del Mº Interior 167.252 | POLÍTICA LEGAL
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad