Archivo de la etiqueta: #SumaMemoria

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El Tribunal Supremo falla contra los derechos de las víctimas de la dictadura

La suspensión cautelar de la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco atenta contra los derechos de las víctimas de la dictadura.

El poder judicial español continúa construyendo y reconstruyendo la impunidad del franquismo.

El estado español sigue homenajeando al dictador mientras su cuerpo esté en un espacio financiado con fondos públicos.

tercerainformacion.es / 04-06-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) lamenta que el Tribunal Supremo haya puesto la reclamación de la familia del dictador Francisco Franco por encima del derecho de las víctimas de la dictadura a no pagar con fondos públicos la tumba del dictador y a que no esté enterrado en un monumento que es propiedad del Estado en un lugar privilegiado del Patrimonio Nacional.

Por otra parte la asociación considera que esta decisión es totalmente coherente con la actitud del Poder Judicial español hacia las violaciones de derechos humanos del dictador puesto que nunca ha investigado judicial ni penalmente ninguno de sus crímenes ni ha tratado de determinar si la fortuna de sus descendientes es legítima y si forma parte de una apropiación indebida de bienes obtenidos por el abuso de poder de la dictadura, mediante el uso del terror y por la corrupción política que fue uno de los pilares centrales de la misma.

Que la decisión haya sido tomada por unanimidad explica perfectamente que en ciertos ámbitos de la política española todo sigue atado y bien atado.

La ARMH estudia la posibilidad que de llevar a cabo una exigencia judicial para que el Estado deje de obligar a las víctimas de la dictadura a pagar con sus impuestos la tumba del dictador o a financiar algunos monumentos que todavía enaltecen la victoria de Franco, de Hitler y de Mussolini tras el golpe de Estado el 18 de julio de 1936.

Por otra parte, se trata de una suspensión cautelar de la democracia, porque la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos ha sido un mandato aprobado en dos ocasiones por el Congreso de los Diputados.

___

Fotografía destacada: Las víctimas del franquismo muestran su rechazo a la decisión del Supremo de suspender la salida de los restos del dictador Franco de su mausoleo.

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/actualidad/2019/06/04/el-tribunal-supremo-falla-contra-los-derechos-de-las-victimas-de-la-dictadura

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

ENTREVISTA A HENNING SOLHAUG “Los republicanos fueron los primeros que lucharon contra el fascismo en Europa. Estamos en deuda con ellos”

El sindicalista noruego es integrante de Elogit, la mayor confederación sindical noruega de electricistas, que ha ayudado a financiar a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) varias exhumaciones de fosas comunes de la Guerra Civil. Se encuentra en España junto a una delegación de jóvenes sindicalistas, para asistir a la exhumación de la maestra Genara Fernández, financiada por el organismo y llevada a cabo este fin de semana en el cementerio de León.

publico.es / Carolina Espinoza Castes / 02-06-2019

Es de mirada esquiva y a veces se siente incómodo cuando le preguntan por datos personales. Fuma moderado, “lo normal -dice riendo- en un país donde un paquete de tabaco roza los 12 euros”. Se conoce todos los rincones del centro de Oslo y le seguimos a paso apurado hasta la planta 34 de un edificio que ahora es una conocida cadena hotelera norteamericana. Allí trabajó como ascensorista hasta 1990, año en el que asumió tareas del sindicato central de Elogit en Noruega. Nació en un pequeño pueblo al norte, cerca del círculo polar ártico, pero vive desde hace 30 años en Oslo. Lleva desde 1975 afiliado a una agrupación que reúne hoy a más de 38.000 afiliados.

Pero cuando Henning Solhaug habla de las consecuencias del neoliberalismo y de su amenaza creciente en Europa en desmedro de los derechos de los trabajadores, se apasiona. “El fascismo y el neoliberalismo han matado y siguen matando a mucha gente en el mundo. Nuestro deber es mostrarle a los jóvenes las consecuencias del fascismo, saber de cerca qué hizo el fascismo y cómo hubo gente en el pasado que luchó contra su expansión en toda Europa. Esta es una forma de aprender lo que es el fascismo, porque el fascismo no es gente rara con ideas exóticas. Es la violencia de grandes compañías del capital financiero, de los terratenientes para conservar sus poderes, está en muchos lugares y debemos aprender a detectarlo”.

A Solhaug le impactó tanto la lucha de los republicanos en la Guerra Civil Española y los testimonios de noruegos que vinieron a luchar en las Brigadas Internacionales (700 noruegos en las Brigadas Internacionales defendiendo la Segunda República), que pensó junto a sus compañeros en cómo lograr que las consecuencias del fascismo en España fueran conocidas por los jóvenes actuales de una manera viva. De esto y del impacto emocional que le causó el saber que más de 114.000 personas siguen enterradas en las cunetas y siendo buscadas por sus familiares, nació la colaboración de la Confederación Sindical Noruega de electricistas y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), una labor que se traduce en una aportación económica y que comenzó hace seis años.

Henning Solhaug en Oslo, en el hotel en el que trabajó hasta 1990 como ascensorista. / IGNACIO IZQUIERDO PATIÑO

“Contacté con la gente de la ARMH en 2013, cuando viajamos con el Comité Ejecutivo de mi sindicato a España a conocer cómo la crisis económica había afectado a los sindicatos. Y nos encontramos con esto, con el drama de las exhumaciones y dijimos, tenemos que hacer algo al respecto, queremos ayudar a la gente a buscar a sus seres queridos”. La respuesta no se hizo esperar y tras una conversación del Comité de Ayuda Popular, un órgano dentro del sindicato fundado en 1930 y desde el que se promueven proyectos con Palestina y Latinoamérica, se aprobó en 2014 la colaboración de 100.000 coronas noruegas (unos 11.000 euros) para ayudar a financiar la primera exhumación: la de Perfecto de Dios, hermano del último guerrillero antifranquista gallego Camilo de Dios, cuya historia fue narrada posteriormente en un documental.

Una vergüenza para todos

Camilo de Dios estaba en la cárcel cuando su hermano Perfecto fue enterrado cerca del cementerio en Chacherrero (Ávila) y su madre encarcelada y condenada a 13 años. Tuvieron que pasar 74 años para que en julio de 2014, los restos de Perfecto fueran exhumados y se hiciera justicia a todos los integrantes de una familia que había conocido el horror de la guerra. 74 años y el aporte económico extranjero. Algo que para el sindicalista noruego sigue siendo inexplicable.
El estado español debe cumplir con sus deberes. Es verdad que las asociaciones de memoria y nosotros no podemos depender de ellos para hacer el trabajo de defensa de los derechos humanos, pero este trabajo es urgente porque hay familiares a quienes les queda poco tiempo de vida y que siguen buscando a sus seres queridos. Para mí esto es una verdadera vergüenza. No sólo para por el gobierno español, también para nosotros, porque los republicanos españoles lucharon por la democracia de toda Europa, defendían la democracia, estamos en deuda con ellos”, sostiene Solhaug.

“Nos encontramos con esto, con el drama de las exhumaciones y dijimos, tenemos que hacer algo al respecto”

Pese a su impresión, el sindicalista noruego se confiesa optimista, porque reconoce ciertos avances en memoria histórica desde su primera visita a España, aunque invita a no bajar la guardia. “Creo que hay un pequeño cambio. Ahora se ven más libros, más películas, más asociaciones preocupadas del tema, hasta el gobierno socialista ha hecho un guiño con el tema de quitar a Franco del Valle de los Caídos. Vamos a ver qué va a ocurrir en los próximos años. Creo que hay más posibilidades con el gobierno socialista. Soy más optimista ahora, pero no se cómo lo ven los españoles”.

Es optimista y no se desalienta. Por eso ha viajado este fin de semana con veinte jóvenes sindicalistas noruegos hasta el cementerio de León, para presenciar los trabajos de exhumación de los restos de Genara Fernández García, la maestra de Cirujales fusilada en Puente Castro en 1941 por tirar unos pasquines antifranquistas en San Marcelo. Si familia, que se puso en contacto con la ARMH para iniciar el proceso, quiere recuperar los restos de la llamada “Pasionaria de Omaña”, para trasladarlos al pueblo de Cirujales (León) después de practicar las pruebas de ADN.

Sindicatos en Noruega

A la par con su interés por el caso español, a Solhaug le preocupa la pérdida de derechos de los sindicatos en su país, con el actual gobierno de la primera ministra Erna Solberg del Partido Conservador. El trabajo temporal que ha entrado a la escena noruega después de liberalizarse en 2014, y la pérdida de los derechos de los jubilados, son dos amenazas que han quitado fuerza a las agrupaciones sindicales actuales.

En toda Europa los sindicatos se han debilitado. En Noruega no tanto como en otros países de Europa, porque en los países nórdicos los sindicatos han sido fuertes si los comparas con el resto de Europa, pero igualmente en los últimos años hemos perdido una filiación de un 5%. Con la marginalización de los trabajadores, el trabajo temporal debilita mucho a los sindicatos. La derecha ha abierto la puerta para el trabajo temporal, ataca al estado de bienestar”, señala Solhaug.

___

Fotografía destacada: Henning Solhaug, representante del sindicato de electricistas noruego Elogit, colabora desde 2013 con la ARMH en las exhumaciones de la Guerra Civil Española. / IGNACIO IZQUIERDO PATIÑO

Fuente:https://www.publico.es/sociedad/entrevista-henning-solhaug-republicanos-primeros-lucharon-fascismo-europa-deuda.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Genara y otras mujeres rescatadas de las fosas del franquismo en León

Dos maestras, una embarazada y su hijo de tres años y una activista de Unión Republicana de La Bañeza son las mujeres rescatadas de las fosas del franquismo en León por la ARMH. Ayer se confirmó el hallazgo de Genara en una tumba del cementerio de León.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 02-06-2019

A falta de las pruebas de ADN todo indica que los restos óseos de una mujer de mediana edad hallados en la tumba del cementerio en la que figuraba como enterrada Genara Fernández García se corresponden con la maestra de Cirujales fusilada en 1941 en Puente Castro.

Tenía 38 años y sólo quería ser maestra. Pero tuvo que ganarse la vida como taquillera del Cine Mary desde 1937 hasta su detención porque el régimen dictatorial le prohibió ejercer. «Para desempeñar cargos tiene aptitud, pero no es persona de confianza para el nuevo estado español», señala el informe que dieron de ella a los tres días de ser detenida en diciembre de 1939.

Genara se había examinado en las oposiciones de Magisterio de 1930 y uno de sus primeros destinos fue la escuela de niñas de Soto de Valdeón. Se sabe que también dio clase en Orallo y que en 1936 era la maestra de su pueblo natal, Cirujales, actual municipio de Riello.

En el verano de 1936 huyó a Asturias a las dos semanas de producirse el golpe de Franco, cuando las tropas nacionales tomaron la comarca de Omaña. Tildada como ‘La Pasionaria’ por sus enemigos falangistas, como consta en el expediente del consejo de guerra, estaba afiliada al Partido Comunista de España desde abril de 1936 y a la Atea, Asociación de Trabajadores de la Enseñanza, desde 1934.

En agosto de 1937 regresó a León después de intentar huir en un barco interceptado por las tropas nacionales. En la capital se encontró con Pilar Bobis, una antigua compañera de los exámenes de ingreso. Le comentó que andaba en busca de trabajo porque no podía ejercer su profesión y la amiga se ofreció a recomendarla como institutriz para sustituirla durante las vacaciones de verano. Después fue recomendada por el doctor Emilio Hurtado al dueño del cine Mary.

Hasta el 16 de diciembre de 1939 vendió entradas para numerosas películas. Hombres sin nombre fue el último título que repartió en aquellos billetes grises. Cuando a las 11.30 horas de la noche cerró la caja y salió de la minúscula habitación al otro lado de la ventanilla, no sabía que iba a empezar para ella una película con final trágico.

Los pasos de Genara se encaminaron, siguiendo el camino a casa, hacia la iglesia de San Marcelo. Allí depositó los «panfletos subversivos» que fueron la coartada del régimen para condenarla a muerte. Dos paquetes en los que se coló un papel con su nombre. Ni al guionista más imaginativo se le habría ocurrido. Pero fue esta la prueba, según el expediente del consejo de guerra, que favoreció su detención el día 17 de diciembre de 1939 y el encarcelamiento en la prisión provincial de León el 20 del mismo mes. Ella reconoció los hechos en la creencia de que podría salvarse.

En febrero de 1940 se celebró el consejo de guerra y fue condenada a muerte. No le valieron las peticiones de clemencia de los vecinos de Orallo, que enviaron una carta a favor de la reo. Pesaron todos los testimonios en su contra, incluido el del Ayuntamiento de Vegarienza que la encuadra en el Partido de Unión Republicana en el municipio «siendo miembro de la directiva con el cargo de tesorero y uno de los más activos propagandistas», precisa.

Y sigue el informe: «Se la conoce aquí con el apodo de la ‘Pasionaria’ por su afán de intervenir, chillar y propagar y ser acaso la única (no sé si había otra) mujer afiliada a partidos de izquierda», Se le atribuye amistad con Gordón Ordás y Rafael Álvarez. En otro informe se tacha su conducta de mala en lo policial, regular en la vida pública y lo mismo en la privada y muy mala en la religiosa: «Hace propaganda contra las ideas religiosas diciendo que todo eso era una farsa».

Todas las ‘pruebas’ la condenaban. Y Genara, después de un calvario penitenciario que la llevó desde León a Santa Cruz de Tenerife y de la isla a Valladolid en poco más de cinco meses, fue ejecutada en el campo de tiro de Puente Castro el 4 de abril de 1941.

La delegación noruega en el memorial de León. MARCIANO PÉREZ

Hoy se exhumarán sus restos en el cementerio de León que la ARMH someterá a un estudio antropológico completo y de ADN. La tumba que se abrió el viernes se corresponde con la de una mujer de mediana edad, más bien joven, mientras que la que se abrió ayer es de un hombre. «Ahora solo falta confirmar».

Genara Fernández García, una «mujer peligrosa» para el régimen dictatorial, es la última víctima del franquismo exhumada en provincia de León. Entre el centenar de personas que han sido rescatadas de cunetas y lugares olvidados de los cementerios, como es el caso de Genara, hay otras tres mujeres. La maestra de Burón María de los Desamparados Blanco, que fue paseada junto al maestro Eusebio González en el vecino pueblo de Lario en 1936. Sus restos fueron exhumados por la ARMH en 2009.

El caso de Jerónima Blanco, embarazada de 22 años y asesinada junto a su hijo de tres, rebasa las cuotas de crueldad. Los restos fueron encontrados en una vivienda de Flores del Sil en 2008. Fue paseada en el verano del 36 como represalia hacia su marido Isaac Cabo que se encontraba escondido en la zona del Pajariel.

Dicen que los cuerpos de la mujer y su hijo permanecieron tres días a la orilla de la carretera hasta que una familia de Toral de Merayo los enterró. Con el tiempo se construyó una vivienda y fue en el subsuelo del interior de la misma donde se pudieron exhumar tras una larga investigación de la ARMH.

En 2008 también fue exhumada la fosa de Izagre con los restos de diez personas represaliadas, entre ellos el de María Alonso Ruiz, de 22 años, que era presidenta de la Unión Republicana de La Bañeza. El undécimo había sido exhumado en los años 50 por una mujer y su hija, Gloria Begué, que llegaría a ser vicepresidenta del Tribunal Constitucional.

___

Fotografía destacada: Una voluntaria de la ARMH limpia los restos de la tumba aledaña a la de Genara, que resultó ser de un hombre. MARCIANO PÉREZ –

Fuente:https://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/genara-otras-mujeres-rescatadas-fosas-franquismo-leon_1339728.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Tras el rastro de la Pasionaria de Omaña

La ARMH abrirá una segunda tumba ante la duda de que los restos encontrados sean los de Genara Fernández García.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 01-06-2019

«Mujer, maestra y progresista», fueron los tres ingredientes que se reunieron en la figura de Genara Fernández García, la Pasionaria de Omaña, para que el régimen franquista se ensañara con esta maestra hasta el punto de ejecutarla por tirar unos pasquines con llamamientos a las clases trabajadoras.

Así lo afirmó ayer Marco González, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), al pie de la tumba número 6 del cuartel B, manzana B, zona del cementerio de León donde figura inscrito el enterramiento de esta mujer pasada por las armas al amanecer del 4 de abril de 1941.

Los restos de un esqueleto afloraron ayer a unos 90 centímetros de profundidad en la sepultura señalada en los apuntes del cementerio. «Aunque los huesos se podrían corresponder con los de Genara, la antropóloga, Laura González, tiene que hacer estudios más completos», explicó.

Las dudas vienen también porque ayer apareció un plano antiguo del cementerio según eel cual el enterramiento número 6 sería justo la tumba siguiente. «Como tenemos permiso vamos a excavar también esa sepultura y nos cercioramos», explicó. Además, posteriormente se harán los análisis de ADN con los familiares de esta nueva víctima que se suma al centenar de personas exhumadas en más de 80 fosas que se han abierto en León desde octubre del año 2000. Hoy proseguirán los trabajos en busca de Genara, con la particularidad de que tendrán por testigos no sólo a la familia, que sigue de cerca el trabajo de las arqueólogas, la antropóloga y el voluntariado de la asociación, pues contará también con la presencia de una delegación noruega de 26 personas que se han desplazado a León expresamente para la ocasión.

Son sindicalistas que se han solidarizado con la causa de las fosas del franquismo, a partir de la ayuda económica prestada por el sindicato de electricistas Elogit, ante la falta de fondos públicos en España para afrontar las exhumaciones de las víctimas de la dictadura.

Informe Semanal grabando ayer en Cirujales. DL –

Tras el rastro de Genara se encuentra también un equipo de Informe Semanal de TVE que ayer grabó imágenes en Cirujales, Riello, el pueblo natal de esta mujer y donde fue maestra entre 1934 y 1936 después de su primer destino en Orallo. Se trata de un reportaje que abordará la «necesidad de recuperar la memoria histórica de las personas» represaliadas por el franquismo coincidiendo con la inminente exhumación de Franco en los Caídos.

___

Fotografía destacada: La ARMH inició ayer la exhumación de la tumba donde figura el enterramiento de Genara, y proseguirá hoy en la aladeña. RAMIRO –

Fuente:https://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/rastro-pasionaria-omana_1339548.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La Pasionaria que fusilaron en León

La ARMH exhuma a la maestra de Cirujales. Genara Fernández García, la maestra de Cirujales fusilada en Puente Castro en 1941 por tirar unos pasquines antifranquistas en San Marcelo, sufrió un peregrinaje carcelario antes de ser pasada por las armas. Hoy la ARMH inicia la exhumación en el cementerio de León.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 31-05-2019

Cuentan en Cirujales que cuando Genara Fernández García estaba delante del pelotón de fusilamiento, en el campo de tiro de Puente Castro, gritó: «¡Viva Rusia!». Luego sonó la ráfaga mortal y su cuerpo cayó al suelo. Amanacecía, en León, el 4 de abril de 1941. Poco después, el cadáver era conducido al camposanto y fue enterrada al día siguiente.

 

No se sabe quién pagó el alquiler de la tumba de la Pasionaria de Omaña, pero en el libro de enterramientos del Cementerio de León figura la inhumación de esta mujer en el cuartel A, manzana B número 6 del cementerio ‘civil’ de León. En la causa del fallecimiento se anotó la consabida «parálisis cardiaca» sobrevenía a las personas con unos tiros encima.

Hoy, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), inicia la exhumación de Genara a petición de la familia y con dinero de un sindicato noruego, con la idea de recuperar los restos para trasladarlos al pueblo de Cirujales después de practicar las pruebas de ADN.

«Nos alegra saber que por fin se va a proceder a la exhumación de nuestra tía abuela, porque consideramos esta acción como un reconocimiento a la lucha de esta maestra rural contra el régimen dictatorial que sufrió el país y esperamos que todo su esfuerzo no sea olvidado para que no se repita una situación similar en nuestra futura historia», comentan sus sobrinas Ana y Bea Fernández del Pozo.

La familia lleva meses pendiente de la petición que había hecho la ARMH a Serfunle para exhumar los restos. La memoria de su tía permanecía viva en el retrato que conservan en la casa del pueblo, entre Quiteria, la madre de Genara, e Higinio, su padre. Sabían que había sido fusilada, pero el silencio férreo que se impuso durante el franquismo puso una cortina sobre los hechos.

Evelio Fernández, uno de los sobrinos de aquella mujer tachada de «agitadora» y «revolucionaria» en el expediente del consejo de guerra que la condenó a la «última pena», recuerda que fue un vecino quien le contó lo del grito de ¡Viva Rusia! frente al pelotón de fusilamiento.

Había sido condenada por un delito de rebelión militar en consejo de guerra. La mandaron al paredón por unos pasquines, dos paquetes sin desatar, que aparecieron la noche del 16 al 17 de diciembre de 1939 frente a la puerta de la iglesia de San Marcelo y en un banco de la plaza.

Una de aquellas hojas volanderas que nunca volaron por León decía: «Camaradas, amantes de la libertad, del progreso, de la justicia y de la paz: estrechemos fuertemente los lazos de fraternidad entre todos los oprimidos del mundo, y así seremos invencibles. Ellos no podrán terminar la guerra que comenzaron para dejarnos el terreno preparado para la emancipación de la umanidad (sic). Viva el proletariado libre y unido. Viva la España popular»…

Aquellos panfletos, hasta 312 contaron en la comisaría, tenían el «decidido propósito de desprestigiar el movimiento nacional, perturbar el orden público y sembrar el descontento en las clases trabajadoras», dijo el tribunal.

Genara habría recibido aquellos paquetes en el cine Mary, donde trabajaba como taquillera para ganarse la vida pues desde octubre de 1936 estaba apartada del Magisterio. En el camino a casa, pues vivía en la calle Fernández Cadórniga, depositó los paquetes sin siquiera abrirlos.

Al día siguiente fue detenida. Empezó un calvario de año y medio que culminaría con su ejecución el 4 de abril de 1941. Tras dos días en comisaría fue entregada a la prisión provincial de León. Por motivos que no se han esclarecido, fue tachada de «mujer peligrosa» y trasladada al penal de Santa Cruz de Tenerife en octubre de 1940. Así figura en una anotación al margen de la orden de traslado que emitió el Gobierno Civil de la provincia de León el 7 de octubre de 1940 «por haberlo asi dispuesto el excelentísimo Director General de Prisiones en Telegrama de 4 de los corrientes. Por Dios, por España y por su revolución nacional sindicalista».

Tan solo cuatro meses después retornaban a la presa a la península, esta vez para permanecer en la prisión de Valladolid hasta el 26 de marzo, fecha en la que fue trasladada a León para la inminente ejecución. El de 2 abril, el general gobernador militar enviaba al director de la prisión de León esta misiva: «Sírvase entregar a la detenida en ese establecimiento Genara Fernández García, al oficial encargado del piquete de ejecución, a fin de que la citada condenada a la última pena, sea pasada por las armas en el Campo de Tiro de Puente Castro, a las seis horas y 30 minutos del próximo día cuatro de los corrientes, fijándose en dos horas la estancia de la reo en capilla. Dios guarde a usted muchos años, León 2 de abril de 1941. El General Gobernador Militar»,

A continuación, en el mismo papel, figura la anotación siguiente: «Me hice cargo del reo a quien se refiere la presente orden. El oficial encargado del piquete». La firma es ilegible, como tampoco se puede pronunciar el nombre de quien todos en el pueblo creen que fue la persona que acusó a Genara para que fuera apartada del magisterio. «Murió de viejo y vivió muchos años», recuerdan en la familia.

Genara Fernández García había nacido el 12 de febrero de 1903 en Cirujales. Estudió Magisterio en León y tras ejercer como maestra en Orallo, Laciana, consiguió el destino en su pueblo. La escuela, que hoy ya no existe, estaba a pocos pasos de su casa. Dicen en la familia que con el sueldo de Genara —de 4.000 pesetas en 1934 — se «hizo la mayor parte de la casa» que han heredado.

En 1936 ya había terminado la escuela cuando los golpistas se rebelaron contra el Gobierno de la República. Según la versión de Genara en el juicio ella había ido a Asturias a pasar unos días cuando estalló la guerra. La sentencia que la condenó a muerte sostiene que huyó al frente asturiano al tomar la comarca las tropas nacionales y que trabajó para los servicios de inspección educativa de la zona republicana. En octubre fue apartada del magisterio.

En el borrador del expediente de depuración, que se guarda en el archivo del IES Padre Isla, se le acusa de pertener a la Federación de Trabajadores de la Enseñanza, de ser vocal del Comité de Izquierdas y del Frente Popular, así como de permitir un mitin comunista en la escuela, de hacer propaganda antipatriótica y de tener mala conducta «profesional y moral». «Está huida, se supone con los rojos», concluye el informe. En su confesión, Genara señala que ella sólo quería recuperar su trabajo.

___

Fotografía destacada: Genara Fernández García, fusilada en León el 4 de abril de 1941, en la foto con su padre, Higinio, y su madre, Quiteria. El retrato lo sostiene la familia de esta maestra de Cirujales, conocida como La Pasionaria, que fue condenada a muerte por rebelión -Evelio Fernández, sus hijas Ana y Bea y su esposa Dolores. JESÚS F. SALVADORES

Fuente:https://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/pasionaria-fusilaron-leon_1339328.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La durísima represión a los mineros de Río Tinto que desafiaron a Queipo de Llano

La fosa común de Nerva inicia un largo proceso de exhumación dónde podría albergarse entre 221 y 500 víctimas de la represión golpista. La mayoría son mineros, hombres que lucharon al inicio del golpe militar para frenar la entrada del fascismo de Queipo de Llano. Les costó demasiado caro. En 1937 ya se registraban en Nerva doscientas cuarenta y seis viudas y quinientos setenta niños huérfanos.

publico.es / María Serrano / 26-05-2019

En la noche del 25 de agosto de 1936, el Comité provisional del ayuntamiento republicano de Nerva firmaba su redención ante las tropas militares. El historiador onubense Miguel Ángel Collado cuenta a Público como “el alcalde José Rodríguez González, huyó del pueblo junto a otras 200 personas. Eran alrededor de las dos de la madrugada del 26 de agosto”.

Con la llegada de los enviados de Queipo de Llano a la Cuenca Minera de Riotinto se inició la huida de muchos de los habitantes de Nerva, hasta dejar un pueblo minero lleno de viudas, huérfanos y mujeres víctimas del terror que se avecinaba en pocas horas. Collado prosigue que la intención del alcalde “era solo que se dejara de derramar sangre” Pero Queipo de Llano no tenía esos planes para la cuenca minera de Río Tinto que dejó más de 1.500 desaparecidos, en aquellos primeros meses de guerra.

Andrés Fernández es el arqueólogo encargado de iniciar la exhumación de la fosa de Nerva, conocida como la fosa de los mineros. Este municipio de la Cuenca Minera mermó drásticamente su población en 1940. “Las evidencias de los cuerpos de la fosa (de los que se encuentran contabilizados 221 víctimas) están bastante en superficie”. A menos de 20 centímetros ya hay restos. Y la cifra que se baraja puede ir incrementándose. Fernández que ya exhumaría en 2009 la fosa más grande (por número de víctimas en Málaga capital) con 2.800 cuerpos, sabe que en Nerva se encuentra la fosa con mayor número de víctimas en un entorno rural, fuera de las capitales de provincia. “Conocemos los nombres y apellidos de estos 221 víctimas pero podría haber más de 500” en las cuatro fosas que se reparten en el cementerio del municipio.

“Los mineros están equivocados y lo van a pagar”

El recuerdo de aquella entrada de cientos de falangistas, organizados en columnas resultó dantesca para muchos de los vecinos de Nerva. Collado recoge varios testimonios orales en su tesis La Guerra Civil y la represión franquista en la Cuenca Minera de Riotinto publicada en la Universidad de Huelva. “El día 26 de agosto, que era cuando entraron estos señores, veíamos a los tíos bajar por los cerros; se veían bajar abajo con unos cruces… con unos crucifijos así de grandes. Nada más entrar en Nerva y a la media hora había camiones para el cementerio”.

Matías Romero Marín, recuerda los registros en cada una de las viviendas “¿Tú no has visto las películas? Lo mismo que en las películas corriendo en esta casa, ahora a otra, saboteando las casas viendo si alguien pasaba para matarlo… todas esas cosas… “.

Miguel Ángel Collado relata las conversaciones de aquellos huérfanos con los falangistas establecidos en Nerva, creando entre los vecinos un verdadero clima de miedo. “Niño ¿tu padre es de derechas o de izquierdas?” No entendía de eso, pero le espeté inocentemente sin saber, “mi padre es minero-agricultor y trabaja para La Compañía (…) luego le solté “mi tío Benito y mi primo Antonio están en la cárcel”. Los soldados replicarían en voz alta, “los mineros están equivocados y lo van a pagar. ¡Aquí no va a quedar ni uno!”. Iban por cada calle de Nerva gritando “¿Dónde están los comunistas?, ¿Dónde se esconden los republicanos?” amenazando con matarlos a todos y disparando al aire.

Inmediatamente después de quedar constituida el primer ayuntamiento de la Nerva “reconquistada”, se vivió uno de los momentos más macabros que se recuerda de aquellos días. Collado cuenta a Público como “mientras la cárcel se volvía a llenar”, uno de aquellos falangistas dio con un músico local y le instó a “presentarse con todos los intérpretes que consiguiese encontrar bajo amenaza de fusilamiento”. Fueron obligados a festejar, a tocar partituras patrióticas ante el recuerdo imborrable de tantos familiares huidos o asesinados aquellos mismos días.

La tierra ácida dificultará la identificación de los restos

La desaparecida Dirección General de Memoria Democrática del gobierno andaluz no ha pospuesto el acuerdo de intervención en la fosa de Nerva, con fondos de la Diputación de Huelva y el ayuntamiento del municipio minero. El 2 de agosto de 2018 se firmaría el acuerdo con el entonces consejero de Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, y el presidente de la Diputación, Ignacio Caraballo.

El arqueólogo Fernández ya está al pie de la fosa y desvela que las actuaciones se podrán alargar hasta “después de verano”. Los trabajos de delimitación se han concretado cuatro fosas dentro del cementerio de Nerva. “Tres se ubican en la zona izquierda del camposanto. La primera está en la zona derecha donde podrían albergarse entre 30 y 50 cuerpos”.

Inicio de la exhumación de la fosa en el municipio de Nerva

La tierra roja de la cuenca, y su fuerte acidez podrían evidenciar restos muy deteriorados para unas futuras pruebas de ADN. “Ya nos ha ocurrido en otros municipios cercanos en Zalamea la Real o el Madroño, donde están descompuestos por la geología de la cuenca minera que hacer aún más difícil la identificación.

Las actuaciones de indagación, localización y delimitación se desarrollarán en una superficie de cien metros cuadrados, donde las fosas se presentan con una media de dos metros de anchura y con longitudes diversas que van desde los cuatro a los veinte metros.

“A mi tío lo mataron por error y este años hemos conocido que está en la fosa de Nerva”

Los familiares se van poco a poco personando y dando señas del paradero de los suyos, como le ha ocurrido desde Barcelona a Flor Calzada. Hasta el pasado año, no logró dar con el acta de defunción de su tío Ramón Herrada Domínguez, donde se evidencia su enterramiento “en el centenario de Nerva”. Su madre Antonia estuvo toda la vida pensando que su hermano había desaparecido, sin dejar rastro.

Ramón es el único tío que Flor tiene enterrado en la fosa de Nerva, del único que no conserva fotografías. “Era el más mayor de todos y lo quitaron de en medio por error”. Con esa frialdad lo comunicó a su familia uno de aquellos falangistas. Y así lo testimonia Flor no solo a Público, también en el acta notarial que le entregaron tras prestar declaración en la querella argentina en el año 2013. “En los primeros días de las entrada de las tropas nacionales, mi tío Ramón fue sacado de su casa y nunca más se supo de él”. Tenía tan solo 41 años y no pertenecía a ningún partido político. “Lo confundieron con mi tío Enrique” que estaba escondida en la casa de su madre esperando y había sido un militar afiliado a la CNT “Dijeron, este es un Herrada y se llevaron por equivocación al hermano mayor”.

El hermano de Ramón, Enrique Herrada Domínguez también fue fusilado. Según cuenta Flor “fue detenido el 28 de agosto de 1938”. Acusado de “rebelión saqueo y asesinato” fue condenado a muerte y fusilado el 17 de abril de 1939 en el cementerio de la soledad de Huelva capital.

Flor nunca dejó atrás el fuerte legado que su madre le había dejado. Y se presentó a la petición de la querella argentina para tomar declaración sobre su historia familiar. “Lo más duro para mi madre fue ver como cada noche iban a buscar a mi tío Enrique, que estuvo meses escondido bajo la amenaza diaria de aquellos falangistas”. Día y noche. “Mi madre me hablaba siempre de cómo Enrique decidió salir de la casa, donde estaba escondido en el tejado para no poner en peligro a los suyos”.

Flor logró dar con el acta de defunción de su tío Ramón en 2018 . Ya había encontrado el nombre de su tío en un registro, elaborado por el historiador Francisco Espinosa. “Gracias a las peticiones hechas con la diputación pude tener este documento”. En el reza como Ramón Herrada fue registrado el 29 de noviembre de 1939. Su fallecimiento se produciría pocas semanas después de la entrada de los militares, el 20 de septiembre de 1936. “Se testimonia que la profesión de Ramón es jornalero pero mi tío era trabajador de la mina, como tantos otros” La certificación habla de que, tras su muerte, había dejado dos hijos, Modesta de 15 años y Ramón de 10, además de su viuda.

Acta de defunción de Ramón Herrada, tío de Flor Calzada

La realidad de aquellas mujeres sin recursos y huérfanos fue tan evidente que incluso las autoridades locales de la Nerva franquista pidieron ayuda para su supervivencia el 14 de febrero de 1937. El acta del ayuntamiento contabiliza “como consecuencia de los últimos sucesos” (haciendo referencia a los fusilamientos), a doscientas cuarenta y seis viudas pobres, con quinientos setenta niños huérfanos de padre. Se documentaban un total bastante superior a “dos mil personas”, sin recursos para su subsistencia.

Flor recuerda a sus primas, las hijas de Ramón, aquellas huérfanas que tuvieron que salir adelante apenas con lo puesto y como su madre hizo todo lo posible para no perder el contacto con aquellas sobrinas. “Ojala mi tío Ramón esté en esa fosa. Se lo debemos a mi madre, a todas las víctimas y a la memoria”, concluye Flor a Público. “Solo espera que ni los partidos de ultraderecha en Andalucía ni la paralización de los últimos gobiernos de izquierda entorpezcan más las actuaciones en fosas comunes de la represión franquista. “Ya basta de frenar la recuperación de los nuestros. Esto es por dignidad”, finaliza.

___

Fotografía destacada: Columna Redondo en Rio Tinto Huelva Fuente: Archivo Antonio Rioja Bolaños. Tesis La Guerra Civil y la represión franquista en la Cuenca Minera de Riotinto’, publicada en la Universidad de Huelva.

Fuente:https://www.publico.es/politica/durisima-represion-mineros-rio-tinto-desafiaron-queipo-llano.html

Publicado por ARMH