Archivo de la etiqueta: proclamación

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Un matrimonio antifranquista centenario

LOS VECINOS DE GASTEIZ CONSUELO LOPETEGUI Y MATEO BALBUENA -QUE CUMPLE 107 AÑOS- SON UN EJEMPLO VIVO DE DIGNIDAD Y SABIDURÍA ANTIFASCISTA

deia.eus / Iban Gorriti / 20/09/2020

Día entre semana en Gasteiz. La capital verde recibe al foráneo con tráfico constante y obras. Tras la enésima rotonda, se levanta el bloque de viviendas en el que vive un matrimonio centenario. De hecho, mañana lunes, el hombre cumple 107 años de vida. La mujer, por su parte, sopló cien velas en marzo, en días de confinamiento estricto. Llevan 76 años casados y son personas autónomas. Además, tienen algo en común: sus mentes son más que prodigiosas, sabias. No pierden detalle y aportan conocimientos de alto nivel cultural, altísimo.

Mientras el ascensor accede al quinto piso, da tiempo a reflexionar por qué los medios de comunicación solo han valorizado la vida de él, la de Mateo Balbuena. ¿Por qué no la de Consuelo Lopetegui, con un bagaje histórico de dignidad ante el franquismo? Queda tanto por avanzar.

El timbre. Salen los dos a la puerta. La grabadora les escucha. Hoy, por igual. Ella se presenta como maestra, agnóstica y librepensadora. De Lasesarre, Barakaldo. Él, llegado al mundo en un pueblo de León, mantiene su dogma comunista heterodoxo intacto. De hecho, ha decidido dejar de votar. “¡No! No voto. No lo hago por dignidad humana”, levanta la voz quién es suave en su locución.

Los mass media y los libros enfatizan la labor realizada por Balbuena en años anteriores a la guerra de 1936, durante el conflicto bélico y el franquismo. A su impensable edad continúa impartiendo conferencias de pie sobre economía anticapitalista. Durante el servicio militar, él ya trató de ser “al menos, cabo” -aporta- y tras el golpe militar se encargó de constituir tres batallones del Ejército de Euzkadi bien diferentes: el Leandro Carro del PC -en el que fue teniente y compartió filas con un abuelo del lehendakari Ibarretxe-, el Bakunin de CNT y el Araba, del PNV. ¡Su biografía pone los pelos de punta! También fue teniente de Carabineros en el Ejército Republicano. Sin embargo, Mateo no quiere hablar más del pasado, de su pasado. Está en los libros, la hemeroteca. Le preocupa el presente y mucho. “Nacemos con la cosa de subsistir. Somos 8.000 millones de personas en el mundo, todas diferentes. No es normal, por lo tanto, que haya solo un sistema para todos, el capitalismo. Es mentira que produzca libertad e igualdad”, analiza quien fue finalista del Premio Planeta en 1964.

El reloj de pared de la sala sigue sumando minutos. Consuelo, a pesar de su falta de visión, hace punto ya de forma inconsciente. No pierde comba a la entrevista. Ella es el tercer oído de Balbuena, con alto grado de sordera. Se respetan el turno de forma ejemplar. Ella sí accede, risueña, hospitalaria, a aportar su pasado. Nació en 1920. Exiliada en Francia, con 17 años, gozó de una suerte histórica. “Nos llevaron a visitar la Exposición Internacional de París de 1937”.

¿Vio el ‘Guernica’ recién pintado en el pabellón español?

-Eso le iba a decir. Me hizo muchísima ilusión. Había oído hablar en casa, en Lezama de Álava, del bombardeo de Gernika. Los soldados republicanos nos lo contaban.

Y va más allá: “Para no llorar de la emoción que me produjo, dije: el autor ha tenido que subirse a una escalera para pintarlo por sus grandes dimensiones. Yo no había oído hablar de Picasso entonces”. A aquella joven le emocionó ver “la bombilla” del mural porque le recordaba al caserío de unos familiares en el que estuvo refugiada. “No nos dejaban bajar a la cuadra y se veía un cordón colgado y cuando vi el Guernica me acordaba de ello y también al ver la vaca, cómo salimos de casa con la vaca”.

Ella fue una de las llamadas niñas de la guerra que desde Santander viajó junto a su madre al exilio francés en el barco Molton. Vivieron en diferentes municipios. En el primero, escoltadas por senegaleses, tuvieron que pasar una cuarentena. De allí, cruzaron a Catalunya y contactaron con el Gobierno vasco. “Dijeron a ver quién sabía escribir a máquina y dije que yo, pero mirando al teclado. Me mandaron crear una lista de los refugiados”. Con los ya franquistas merodeando volvieron a Francia. Y quisieron retornar a Euskadi por el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

“Nos aconsejaron que no volviéramos a casa, que nos detendrían. Y fuimos a donde unos amigos a Madrid, a un chalet”, rememora suspirando ante la mirada atenta de Mateo.

¿Cuándo se conocieron ustedes?

-Eso son interioridades que no importan.

Mateo sonríe y espera, indomable, a aportar sus reflexiones económicas que abogan por redactar un urgente nuevo manifiesto a consensuar entre intelectuales. Es su “obsesión”. Sin embargo, se anima. “Nos conocimos en un baile en Amurrio, antes de la guerra”. Consuelo niega con la cabeza: “¡Venía ya de antes!”. Él ha leído bien sus labios: “¿A que no recuerdas que entré montando a caballo al interior de un bar porque estabas tú?”.

En 1944, se casaron en una ermita que ya no existe. “Ella se encargó, por nuestra forma de pensar, de que no fuéramos a confesarnos ni a comulgar”, dice Mateo. Echando la vista más atrás, la baracaldesa recuerda otro curioso suceso de cuando tenía 16 años, cuando iba a estallar la guerra. “Mi madre era de los liberales y a mi bisabuela los carlistas le pusieron una multa por renegar en euskera, mejor dicho en vascuence, porque el euskera se unificó más adelante”, teoriza. “Mi madre montó a su caballo y se presentó aquí en Vitoria, ella viuda con tres hijos, a que le quitaran la multa a su abuela. Y lo consiguió”.

Mateo Balbuena Iglesias nació el 21 de septiembre de 1913 en Villamartín de Don Sancho, León. Fue teniente del Batallón Leandro Carro (PC) y de Carabineros en el Ejército Republicano. Años antes de residir en Gasteiz, lo hizo en un caserío de San Martín de Lezama que perteneció a la famosa familia de músicos Arriaga.

Mateo es el mayor de diez hermanos. Por ello, le enviaron a servir al comercio de unos amigos. “¿Por qué he tenido que abandonar mi casa?”, se preguntaba. Una frase le caló: “Lo que ocurre en Rusia es muy importante”. Comenzó a leer de todo y a frecuentar el Ateneo Obrero de Gijón.

En 1932 ingresó en las Juventudes Comunistas y le nombraron secretario de Agitación y Propaganda. Participó en la huelga del 34 en Oviedo y se trasladó a Cruces. Allí participó en la fusión de las Juventudes Socialistas Unificadas de Euskadi y fue secretario local. El 17 de julio de 1936 convocó reunión urgente de la JSU para requisar armas en Olabeaga, Lutxana€ “El 22 julio, una docena de milicianos salimos de Bilbao a San Sebastián a rendir a los rebeldes en el Hotel María Cristina. El 24 participamos en el acoso a los cuarteles de Loiola”.

Amenazada Orduña, se movilizó un centenar de milicianos en seis camiones, y ya encuadrado en el batallón Leandro Carro, le nombran teniente. “Nos abandonan o traicionan los altos oficiales, pero mi sección se mantuvo dispuesta a resistir”. Tras evacuar Bilbao, es herido en la mano izquierda y le retiran a Santander y a Gijón. Al perderse Gijón, abandona el hospital y en un pesquero llega a El Havre (Francia). Pero retorna al Estado por Figueres. Le nombran instructor de la 65º Brigada. Ante la derrota republicana arenga a su tropa para huir a Francia y seguir la lucha.

Tras 28 días de travesía vestido de civil es apresado en Broto (Huesca), juzgado en Jaca y encarcelado. Queda libre. Logra empleo en una mina ubicada “sobre Bilbao” por las mañanas y por las tardes imparte clase. Retomó la lucha clandestina con el EPK-PCE y en 1942 fue detenido y encarcelado en Larrinaga. “Franqui nos quitó todo y nos dedicamos a vivir de ahorros, de la huerta y a escribir, liberados del capitalismo”.

___

Fotografía destacada: Consuelo Lopetegui y Mateo Balbuena posan en su casa de Gasteiz.| Iban Gorriti

Fuente:https://www.deia.eus/actualidad/historias-de-los-vascos/2020/09/20/matrimonio-antifranquista-centenario/1065994.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El miedo y el silencio: los cimientos sobre los que se construyó la democracia

Familias y asociaciones muestran cautelas ante la futura ley de memoria histórica. “Vamos a pedir más cosas”, sostiene Emilio Silva.

lamarea.com / Dani Domínguez / 18/09/2020

“Había miedo y sigue habiéndolo ahora”. Quien habla es Inma Rey, sentada a escasos metros de la fosa común en la que pueden estar los restos de su abuelo paterno, Vicente Rey. El mercurio se acerca a los 40ºC en el cementerio de Fuentes de León, en Badajoz, mientras el equipo del Proyecto de Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (PREMHEX) trabaja a destajo para tratar de encontrar a las personas asesinadas que llevan casi 84 años bajo una tierra ácida que acelera el paso del tiempo.

Es agosto de 2020 y la guerra acabó hace más de ocho décadas. Sin embargo, una de las palabras más repetidas durante toda la mañana es “miedo”. Un sentimiento que late todavía en nuestra sociedad y que paraliza a muchos familiares. “En estas fosas hay 84 personas y mira los familiares que estamos aquí, que somos cuatro. Creen que puede pasar otra vez lo de antes”, explica mientras mira a su alrededor, donde se congregan media docena de personas, entre ellas su hermana Loli, que también remarca que hay personas mayores que todavía “saben muchísimas cosas” pero que no atreven a contarlas por la misma razón: “Porque tienen miedo”. Carmen Méndez, de 84 años, recuerda los inicios de su lucha por recuperar los restos de su padre José: “Estábamos solas. No se atrevía a venir nadie”.

El pasado martes 15 de septiembre, el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática que dirige la vicepresidenta primera Carmen Calvo llevó al Consejo de Ministros el anteproyecto de la nueva Ley de Memoria, que vendrá a sustituir a la anterior de 2007. Esta primera versión de la nueva norma establece que será la Administración General del Estado la encargada de capitanear la búsqueda de las personas fusiladas durante la Guerra Civil y la dictadura, aunque el resto de administraciones seguirán contando con sus propias competencias. Esto, según Calvo, hace que se trate de “una ley que tardará mucho en el tiempo para que pueda aplicarse plenamente».

Irene Herrera se considera una “afortunada”. Hace escasos días, durante la reapertura de las fosas de El Espinar (Segovia), apareció la alianza de bodas de su abuelo Eugenio Insúa, lo que vendría a demostrar que los restos de su familiar se encuentran entre los que han podido extraerse de la fosa. Herrera defiende que debe ser el Estado el que, con sus medios propios, exhume todas las fosas del país: “No vale con dar subvenciones a algunas asociaciones y dejar caer la responsabilidad sobre ellas. Debe ser el Estado quien se encargue de sacar hasta el último cuerpo”, solicita.

Inma y Loli buscan a su abuelo Vicente, fusilado en Fuentes de León. DANI DOMÍNGUEZ

“Yo soy también un caso de silencio”. Las palabras son ahora de Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Recuerda la primera vez que se atrevió a romper el miedo, en la fosa de su abuelo, temblando. “Me acuerdo que dije ‘aquí nació mi silencio y aquí murió mi silencio’”. Como Herrera, cree que la nueva norma seguirá valiéndose del sistema de subvenciones, en lugar de que sea el Estado quien lleve a cabo las exhumaciones: “Estamos totalmente opuestos a ello porque no entendemos que se utilicen intermediarios”.

En este anteproyecto de ley sí se establece que será la Administración  central o regional quien incoe de oficio la búsqueda de los y las desparecidas. En el caso de que las fosas se encuentren en un terreno privado, tendrán la potestad de autorizar una ocupación temporal de la zona. Posteriormente, será el Estado quien se encargue de realizar las pruebas genéticas para identificar los restos que se exhumen, para proceder después a devolverlos a sus familiares.

Para Silva, “una ley, sin voluntad política, puede servir de poco”, por lo que defiende que el Estado debe romper con la “equidistancia” en la que se mantiene desde la Transición y permita acabar de una vez por todas con el miedo que impregna los cimientos sobre los que se construye la democracia española. “El mayor asesino del silencio sería un acto público del presidente con víctimas del franquismo y luchadores contra la dictadura”, explica. Pero en suelo español, ya que considera que los continuos actos en el exilio se han venido disfrazando de “nostalgia despolitizada”.

La ARMH entrega la alianza de boda de Eugenio Insúa a su hija Rosa María Insúa. ÁLVARO MINGUITO

Irene Herrero, nieta de Eugenio Insúa, pide valentía al Gobierno del PSOE y Unidas Podemos con esta nueva ley, que todavía puede cambiar tras pasar por el Consejo de Ministros y por el Congreso: “No vale con esconder la memoria debajo de la historia; porque el resultado de tapar es que los jóvenes conocen cada vez menos y eso da alas al fascismo”, critica. Esta memoria tapada es la que ha provocado que, durante demasiados años, en muchas familias haya reinado el silencio. Por miedo, un “miedo heredado” que seguimos manteniendo actualmente, según la historiadora y directora del PREMHEX Candela Chaves.

Otros puntos de la ley

El anteproyecto también incluye la supresión de aquellos títulos nobiliarios que fuesen concedidos entre el 48 y el 78 y que exalten el franquismo o la guerra civil. De la misma forma, se retirarán los honores “manifiestamente incompatibles con los valores democráticos y los derechos y libertades fundamentales”, incluidos aquellos a título póstumo; algo que llevará aparejado la eliminación de la recompensa, si es que la hubiese. Lo mismo sucederá con las medallas policiales que fueron concedidas para premiar a policías amparados en la legislación franquista.

La Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) también tendría los días contados con esta nueva ley, al igual que cualquier otra organización que realice apología del franquismo, de la guerra civil o incite al odio contra las víctimas. Según Irene Herrera, la supresión de los títulos y de las medallas o la ilegalización de la FNFF es lo “mínimo” que se debería haber hecho hace ya muchos años: “No nos podemos conformar solo con esto. Para muchas personas es importante una ley que de verdad vele por sus muertos, y les repare”.

En unos términos similares se expresa el presidente de la ARMH. “Está bien que se les quiten los títulos, pero es triste que la mayor agresión que van a sufrir unos criminales de guerra por parte del Estado sea esto y no mucho más. La retirada debería ir acompañada de un extenso informe que sirva para hacer pedagogía”, reclama Emilio Silva.

Otro de los aspectos que recoge el borrador del anteproyecto es la creación de una “Fiscalía de Sala para la investigación de los hechos producidos con ocasión de la Guerra Civil y la dictadura” y la nulidad de los tribunales y sus resoluciones “por motivos políticos, ideológicos, de conciencia o creencia religiosa, condenas o sanciones de carácter personal”. Asimismo, se contempla la realización de una auditoría del expolio para conocer “las incautaciones producidas por razones políticas, ideológicas, de conciencia o creencia religiosa durante la Guerra Civil y la dictadura” y el “reconocimiento y reparación a las víctimas que realizaron trabajos forzados”, instando a que las organizaciones o empresas que “utilizaron trabajos forzados en su beneficio” también reparen a las víctimas.

Emilio Silva considera que estas medidas son “interesantes” pero cree que deberían implicar “consecuencias” para los verdugos. “Es interesante conocer y sacar a la luz la documentación que tiene el Estado para demostrar eso, pero le vamos a pedir más cosas. El Gobierno tiene que hacer público un informe de todas las reparaciones que hizo el franquismo pero solo a los suyos y con el dinero de todos: les dieron gasolineras, loterías, puntos en las oposiciones, becas, pensiones especiales…”, subraya.

Este conocimiento de la verdad, según el presidente de la ARMH, busca evitar que miles de españoles todavía bajen la voz al hablar de temas relacionados con la guerra civil y la dictadura. O que miren si la ventana está abierta para evitar que nadie les escuche. “El sello del Estado como validador de la verdad que todavía guardan las fosas tiene un gran valor simbólico. Y por eso no puede mirar hacia otro lado”, zanja.

___

Fotografía destacada: Juanfran, Lourdes y Celia son voluntarios en la exhumación de Fuentes de León. DANI DOMÍNGUEZ

Fuente:https://www.lamarea.com/2020/09/18/el-miedo-y-el-silencio-los-cimientos-sobre-los-que-se-construyo-la-democracia/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La ARMH pide a la Junta respeto por las fosas tras un programa de Cuarto Milenio

La asociación critica la aparición en televisión del equipo técnico de los trabajos que se realizan en Medina del Campo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) que inició las exhumaciones científicas de fosas de represaliados por los franquistas en el año 2000 en Priaranza del Bierzo ha dado la voz de alarma ante la Junta de Castilla y León por la aparición de parte del equipo técnico de una exhumación financiada con fondos públicos en el programa Cuarto Milenio, colaborando en el relato de las cosas que ocurren alrededor de una fosa y de su exhumación como hecho paranormales.

lanuevacronica.com / 21/09/2020

La ARMH ha presentado el siguiente escrito ante los responsables de memoria de la Junta y hará otro similar para el Gobierno central:
La aparición en el programa Cuarto Milenio de una fosa común qué exhumada con recursos públicos de la Junta de Castilla y León, en Medina del Campo, ha generado quejas y malestar de algunos familiares contra la aparición en el citado programa, de parte del equipo técnico cooperando en un relato que vinculaba la existencia de ese enterramiento de personas asesinadas por la represión franquista con fenómenos paranormales.

“Permitir y participar en un programa que trata de convertir la terrible realidad padecida por un grupo de familias represaliadas en un fenómeno paranormal supera cualquier límite de respeto a la labor que desempeña un equipo técnico en la exhumación de una fosa común, que no puede gestionar como le dé la gana el relato que llevan a cabo los medios de comunicación acerca las fosas o de su labor en las exhumaciones”, explican desde la asociación, que reclama a la Junta “en el marco de sus políticas de memoria y de la proyectos de exhumación de fosas comunes, que elabore un protocolo que defina cuál es el papel del equipo técnico en la exhumación de una fosa, cuál es el papel de los familiares que debe ser central, tanto en la búsqueda de los desaparecidos como en el relato público de lo allí ocurrido”. “Las familias tienen que ser las responsables directas a las que se les consulte y que autoricen cualquier acción comunicativa siempre dentro de los criterios de respeto a la libertad de expresión”, apuntan.

___

Fuente:https://www.lanuevacronica.com/la-armh-pide-a-la-junta-respeto-por-las-fosas-tras-un-programa-de-cuarto-milenio

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Emilio Silva (ARMH): “Si no hubiera impunidad, el Estado se ocuparía de los verdugos”

Este octubre se cumplen 20 años de la primera exhumación científica de víctimas del franquismo. Esta semana, el Consejo de Ministros presentaba el proyecto de Ley de Memoria Democrática, que amplía y mejora la Ley de Memoria Histórica de 2007 pero deja algunas lagunas sobre la responsabilidad del Estado en la búsqueda de los restos o la identificación de los verdugos. Así lo entiende Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que rechaza la posibilidad de que la primera se canalice a través de subvenciones, porque sólo el poder Ejecutivo puede dar categoría de víctima a los familiares de desaparecidos. En cuanto al relato, apela a «todas las memorias», también a la antidemocrática, «para entender lo que nos ocurrió y prevenir lo que no nos debe volver a ocurrir».

elsiglodeuropa.es / Virginia Miranda / 20/09/2020

El anteproyecto de Ley de Memoria Democrática aprobada por el Consejo de Ministros supone un avance respecto a la Ley de Memoria Histórica. ¿Satisfecho en este sentido?

En el caso de las exhumaciones, ahora en octubre se cumplen 20 años de primera exhumación científica que hicimos en El Bierzo. Leo el texto y no tengo muy claro cuál va a ser el mecanismo. Sé que el secretario de Estado de Memoria Democrática dijo en un briefing, después de la intervención de la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que igual lo canalizaban vía ayuntamientos con la Federación Española de Municipios y Provincias. También he leído que podría encargarse de ello la Fiscalía que van a crear en el Tribunal Supremo. Por otra parte, parece que se convocan nuevas subvenciones y se van a encargar de ello las asociaciones. No tengo muy claro el mecanismo, pero nosotros estamos en contra de este último modelo. De hecho, a esta convocatoria no nos vamos a presentar. Porque quien le puede dar al familiar de un desaparecido la categoría de víctima es el Estado. Hace unos días hemos hecho una exhumación en El Espinar, en Segovia, donde encontramos la alianza de un hombre después de que su hija nos pidiera que fuéramos a buscar los restos de su padre. Por muy bien que nosotros la tratemos, por muy rigurosos que sean los informes históricos, arqueológicos y forenses que hacemos, hay dos cosas que no le podemos otorgar porque sólo puede hacerlo el Estado: una es la categoría de víctima y, la otra, el establecimiento de una verdad oficial. Si nosotros hacemos un relato de los hechos, somos parte, pero si está respaldado por el Estado, estamos hablando de otra cosa. El Relator Especial sobre la promoción de la verdad, la justicia y la reparación de la ONU, Pablo de Greiff, en su informe de 2014 hablaba sobre el sistema de privatización de las exhumaciones y el daño que producía, el daño a la verdad. Nosotros llevamos 140 exhumaciones, tenemos montones de documentación y hemos generado muchísima información. Si eso lo hubiera hecho el Gobierno tendría un valor más importante. Por eso hemos pedido que se abra una oficina. O en todas las capitales de provincia hay delegaciones o subdelegaciones de Gobierno con servicios de atención a la ciudadanía; que esa sea la fórmula para que un familiar pida ayuda al Estado. Nos asusta lo que dijo el secretario de Estado sobre los ayuntamientos. Que la mujer a la que acabamos de ayudar, cuyo Ayuntamiento está totalmente en contra de su petición, tras la espera de 85 años tenga que sumar una pelea política con la corporación municipal. Ha de encargarse el poder Ejecutivo para no entrar en ningún tipo de discusión.

«Que ningún presidente haya aparecido en 45 años junto a las víctimas y quienes lucharon contra el franquismo es casi una forma de equidistancia»

Es crítico con que el papel del Estado sea subvencionar a las asociaciones. ¿Qué esperan de la tramitación parlamentaria? ¿Tienen contacto con grupos que sean sensibles al respecto?

No tenemos contacto con ningún partido. Ni lo tuvimos antes ni lo tenemos ahora. Tenemos un Parlamento donde nos podemos dirigir a todos los grupos que vayan a poder construir la ley con un apoyo mayoritario. Pero para nosotros tiene ese gran déficit y entendemos que, mientras el Estado no se ponga pública y políticamente de parte de las víctimas, vivimos en una especie de equidistancia. En este país donde a la gente no se la ha educado en lo que fue el franquismo, donde ha sobrevivido muchas veces la morralla propagandística de que el régimen creó la clase media y casi estaba inventando la democracia, que ningún presidente del Gobierno haya aparecido en 45 años junto a las víctimas y quienes lucharon contra el franquismo es casi una forma de equidistancia. Eso no puede ser y ésta es una oportunidad para algunos hijos e hijas casi nonagenarios. Si no, será otra vergüenza de esta democracia.: que hayan muerto miles y miles de hijos e hijas sin haber sido reparados por el Estado.

¿Equidistancia es también que la vicepresidenta hablara de víctimas pero no de verdugos? También usted es crítico con ello. ¿Esperan que lo haga el texto de la ley?

Nosotros vamos a pedir la creación de una institución que tenga que ver con ello igual que en Alemania, donde hay un centro en Múnich de historia del nacionalsocialismo. Aquí el término memoria democrática, así lo explicó la vicepresidenta diferenciándolo de memoria histórica, se ajusta al relato de la lucha de la sociedad por la democracia. Pero creo que en un momento en que Europa está viendo cómo sus parlamentos se llenan de diputados y diputadas de extrema derecha, no podemos cometer el error de perder de vista la memoria de la antidemocracia. Entendiendo quiénes eran los fascistas, qué hicieron, para qué lo hicieron, quiénes colaboraron con ellos, qué papel tuvo la jerarquía de la Iglesia católica en el golpe de Estado y en el franquismo… Tenemos que darla a conocer porque esa es la verdadera vacuna frente a momentos como aquellos. La vicepresidenta hablaba de centrar nuestra mirada en la vida de personas como Clara Campoamor. Por supuesto que hay que contar su historia, la de los hombres y mujeres que construyeron nuestra primera democracia. Nosotros lo llevamos pidiendo desde hace 20 años, un libro de texto es el mejor monumento que se les puede construir. Pero no podemos dejar que nos pasen por detrás los que dieron un golpe de Estado; quiénes eran, qué recursos económicos tuvieron, cómo hubo empresas que no tuvieron escrúpulos en meter las manos en charcos de sangre para construir grandes negocios… Eso tenemos que contarlo. Espero que, en el proceso parlamentario, la ley abra el foco. Me da la sensación de que es una continuación de la Transición. Y en la Transición se blanquearon las biografías de miles de franquistas mediante la quema de millones de documentos que dirigió y orquestó Martín Villa. Necesitamos todas las memorias para entender lo que nos ocurrió y para prevenir lo que no nos debe volver a ocurrir. No sólo la memoria de quienes, desde hace 200 años, trataron de luchar en este país por construir derechos. Tenemos que tener una visión más amplia porque, si no, no sólo estaremos haciendo un relato victimizador del pasado. Vemos a las víctimas que sufren y luego no vemos a los causantes. En el texto no se habla de los verdugos, de los asesinos, y tampoco en la intervención tras el Consejo de Ministros. Tenemos que ampliar el foco a todo el fenómeno y no sólo mirar a las víctimas, que por supuesto merecen toda la atención del Estado. Pero si no viviéramos en la cultura de la impunidad en la que vivimos, también el Estado se estaría ocupando del destino de los verdugos.

«No podemos perder de vista la memoria de la antidemocracia. Tenemos que darla a conocer porque esa es la verdadera vacuna frente a momentos como aquellos»

Menciona a Rodolfo Martín Villa. ¿Qué opina de que cuatro expresidentes, entre otras personalidades españolas, enviaran cartas de apoyo al exministro investigado por la jueza argentina, María Servini, en la causa por crímenes franquistas entre 1976 y 1978?

Hay tres firmas que son totalmente normales, pero la del último presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, sorprende, y la de los líderes sindicalistas, duelen. Incluso el procedimiento por el que se hizo, tratar de influir a una jueza. Aquí sería un escándalo que Aznar y Rajoy escribieran a quien está instruyendo el caso Kitchen para decirle que Jorge Fernández Díaz y María Dolores de Cospedal son muy buenas personas y han hecho muchos servicios por España tratando de exculparlos. Este debería ser parte el debate: qué poco respeto por la independencia judicial, sea una jueza argentina, vietnamita o española. Luego, esto tiene que ver con el discurso de la Transición. Martín Villa nació como chivato de una asociación de estudiantes franquista y fue el gran borrador de las pruebas físicas de la dictadura. Encendió una pira y se pasó tres años quemando documentos. Es el que ha lavado la biografía a empresarios, dirigentes, chivatos de barrio, infiltrados en organizaciones antifranquistas… Él ha sido el gran blanqueador de biografías de la Transición. Entiendo que hay gente que le deberá muchos favores, pero no considero que sea alguien a quien la democracia deba rendirle ningún reconocimiento. Fue un trepa en la dictadura y ha sido un trepa en la democracia. Un hombre sin escrúpulos. Cuando quiso medrar, independientemente de que lo hiciera un régimen que encarcelaba a los homosexuales, torturaba a estudiantes, presos políticos o miembros de sindicatos o llegaba a aplicar la pena de muerte, no tuvo ningún problema. Y cuando tocaba otra cosa y había que barrer millones de documentos para limpiar biografías, tampoco tuvo ningún escrúpulo y gracias a eso le ha ido también en la vida. Forma parte de esta cultura de la Transición que admitió cosas que moral, ética y políticamente no son admisibles.

Hablaba antes de la importancia del relato y usted ha defendido que el Valle de los Caídos pudiera convertirse en un centro de la memoria. ¿Qué opina de la solución que han dado para que sea un cementerio civil?

Es muy complicado. Tiene que haber una operación de resignificación para que podamos llamar cementerio civil a un lugar con esa arquitectura. Debe serlo, por supuesto, hay gente enterrada que tendría creencias religiosas y gente que hay que respetar esa diversidad. Pero debe haber una intervención simbólica para apartar al nacionalcatolicismo de ese lugar o rebautizarlo laicamente, si queremos decirlo así. Luego, yo creo que es un gran centro de interpretación. Incluso podría ser un centro de documentación del fascismo y del nacionalcatolicismo. El de Múnich está construido sobre un edificio que tuvo relación con el partido nazi, que fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial, que tuvo una intervención por parte del Estado democrático alemán y que ahora es el centro de documentación del nacionalsocialismo. Tiene muchas posibilidades y, sobre todo, lo que tiene que hacer es contar bien su historia. Debería ser un lugar que nos sirva de unidad didáctica para quienes hoy vivimos en democracia y quienes tienen que hacerlo en el futuro.

«En la Transición se blanquearon las biografías de miles de franquistas mediante la quema de millones de documentos que dirigió y orquestó Martín Villa»

¿Esa resignificación debería eliminar la cruz?

No, digo que con esa cruz es muy difícil que represente un cementerio civil. Lo que he dicho es que tendría que haber una intervención que puede ser en la cruz, que puede ser en la basílica o que puede ser en la explanada. Pero tendría que haber una intervención muy poderosa para desactivar toda esa simbología nacional católica si queremos que realmente sea un cementerio civil.

¿Qué le parece la ilegalización de la Fundación Francisco Franco y que ésta vaya a recurrir? ¿Cree que correrá la misma suerte que los nietos del dictador, a los que la justicia no dio la razón ni con la exhumación ni ahora con el Pazo de Meirás?

Lo vienen haciendo desde 2006, cuando se retiró la última estatua ecuestre de Franco de Nuevos Ministerios en Madrid y recurrieron la decisión por la vía administrativa. Lo han hecho siempre porque de vez en cuando meten un gol por la escuadra del poder judicial, como ese juez que intentó paralizar la exhumación del dictador aludiendo a riesgos laborales. Que recurran, es un derecho que tienen. Lo que no se puede consentir en un Estado democrático es que un franquista done 100 euros a la Fundación Francisco Franco y en la declaración de la renta del año que viene el Gobierno le descuente 72 euros y, por tanto, le estemos dando una subvención encubierta. Hay que acabar con el amparo que supone para personas que ensalzan o justifican violaciones de derechos humanos. Nosotros presentamos en el Congreso hace más de cuatro años 128.000 firmas pidiendo su ilegalización y nos parece correcto. Ha tardado, pero que se haga y que sea determinante. Y la fundación, que recurra, que tiene la suerte de vivir en una democracia y puede denunciar, presentar recurso y acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

___

Fuente:https://elsiglodeuropa.es/emilio-silva-armh-si-no-hubiera-impunidad-el-estado-se-ocuparia-de-los-verdugos/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Contundente crítica de la ARMH a las deficiencias del Anteproyecto de Ley de Memoria Democrática del gobierno

La Asociación Para la Recuperación de La Memoria espera que el gobierno aclare cómo tiene que hacer un familiar para reclamar la búsqueda de un desaparecido.

La ARMH prepara una “versión comentada” del anteproyecto que enviará a los grupos parlamentarios y organismos nacionales e internacionales de DDHH

La memoria se debe hacer con la narración de las víctimas y también de los verdugos, porque hay que aprender de lo que hicieron los fascistas españoles para convertirlo en vacuna”

kaosenlared.net / 17/09/2020

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) considera insuficientes las medidas que figuran en el Anteproyecto de Ley de la Memoria Democrática para garantizar los derechos de los familiares de las personas desaparecidas por la represión franquista.

El texto presentado ayer por la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, no aclara qué tiene que hacer la familia de una persona desaparecida para dirigirse al Estado y obtener la reparación a la que tiene derecho. “La comunicación del Gobierno ha sido algo confusa porque han dicho que quizá lo hagan los ayuntamiento, o las Comunidades Autónomas, la Fiscalía que se anuncia para investigar los crímenes de la guerra y el franquismo o las asociaciones”, explica Emilio Silva.

La ARMH, que no optará a las subvenciones para exhumaciones anunciadas por el Gobierno, rechaza el modelo con el cual se pretenden subvencionar las exhumaciones y recuerda el informe sobre España del Relator de la ONU para la Verdad, la Justicia y la Reparación, Pablo de Greiff, cuando explica que: “El modelo vigente de “privatización” de las exhumaciones, que delega esta responsabilidad en las víctimas y asociaciones, alimenta la indiferencia de las instituciones estatales y conlleva dificultades metodológicas, de homologación y oficialización de la verdad”.

La ARMH insiste en que el Estado debe atender directamente a los familiares, porque es la institución la que puede darles la condición oficial de víctimas y no las asociaciones que con toda su buena voluntad llevan años ayudándolas.

“Esperamos que en el proceso parlamentario se aclaren los procedimientos de la ley y que se pongan a disposición de las familias los servicios de atención a la ciudadanía que existen en todas las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno de España”, explica Silva y añade que “el Gobierno podría empezar mañana mismo a atenderlas, podría poner a disposición las familias a los forenses del Estado, los laboratorios públicos de ADN, los departamentos de universidades públicas o los archivos con información sobre la represión”.

Con respecto a la Fiscalía que pretende crear el gobierno para investigaciones de la Guerra Civil y de la dictadura, el texto no aclara suficientemente cuáles serán sus competencias penales y si se creará un marco jurídico para que la Ley de Amnistía no sea un impedimento para las investigaciones. Así mismo, muestra su preocupación por que a esa Fiscalía puedan llegar casos que ya formaron parte de la Causa General, ordenada por las autoridades franquistas, que conllevó la simulación de miles de juicios militares y el asesinato por fusilamiento de más de 55.000 opositores al golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

Por otra parte, la ARMH tampoco comprende la propuesta de fechas conmemorativas del Gobierno y las considera “fallidas”. “Pretende celebrar el 8 de mayo como Día del Exilio, cuando lo que el 8 de mayo de 1945 ha significado para cientos de miles de exiliados republicanos españoles, más allá de su desahogo por la derrota del nazismo, es que les quedaban 30 años más de exilio y por lo tanto no entendemos celebrar esa fecha. Por eso hemos propuesto la fecha del 22 de febrero, día de la muerte del poeta Antonio Machado que representa el drama de los cientos de miles de personas forzados a abandonar su tierra y todo lo que perdió nuestra sociedad con su partida”, explica Silva.

“Tampoco entendemos que se quiera conmemorar el 31 de octubre como día de las víctimas del franquismo. Argumenta el Gobierno que ese día de 1978 las dos cámaras enviaron a referéndum el texto de la Constitución, un texto que no condenaba la dictadura, que no citaba a las víctimas ni a quienes lucharon contra ella, elaborado por unas cámara cuyos plenos no han sido capaces de condenar la dictadura 45 años después de muerto el dictador”.

La ARMH propuesto al Gobierno por registro oficial la fecha del 12 de diciembre para conmemorar a las víctimas de la dictadura, porque fue el día de 1946 en el que la Asamblea General de la ONU condenó duramente al fascismo español, definiendo la dictadura franquista como un régimen despreciable al que la sociedad internacional debía combatir. “La memoria se debe hacer con la narración de las víctimas y también de los verdugos” explica Silva, “porque hay que mirar lo que hicieron los fascistas españoles, incluyendo los sectores más reaccionarios de la iglesia católica y los empresarios sin escrúpulos; por eso el término memoria democrática nos plantea algunas dudas”.

La Asociación prepara en estos momentos una versión comentada del texto del anteproyecto de ley, que espera enviar a todos los grupos con representación parlamentaria, a la vicepresidenta del Gobierno, a la Secretaría de Estado de la Memoria Democrática, al Defensor del Pueblo y a los organismos internacionales que han participado en este proceso: el Grupo de Trabajo contra la Desaparición Forzada e Involuntaria, al Relator Especial para la Verdad, la Justicia y la Reparación, ambos de la ONU, y a otros organismos que han exigido al Estado español la garantía de derechos para las víctimas de la dictadura y la derogación de la Ley de Amnistía.

___

Fuente:https://kaosenlared.net/contundente-critica-de-la-armh-a-las-deficiencias-del-anteproyecto-de-ley-de-memoria-democratica-del-gobierno/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Esperan que el Gobierno haya fichado al forense Etxeberría para implantar el modelo vasco de exhumaciones

En Euskadi existe un Instituto que atiende a las familias, investiga y elabora un informe de la persona que buscan y en caso de que haya evidencias, exhuma e identifica genéticamente los restos

diario16.com / Eva Maldonado / 17/09/2020

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) celebra que el gobierno haya fichado al forense Francisco Etxeberría y espera que sea para implantar el modelo vasco de exhumaciones ya que en Euskadi existe un Instituto que atiende a las familias, investiga y elabora un informe de la persona que buscan y en caso de que haya evidencias exhuma e identifica genéticamente los restos.

La ARMH le pide a la nueva ley de memoria que acabe con el modelo de las subvenciones y actúe sabiendo que en una democracia “los derechos humanos no se subvencionan, los derechos humanos se garantizan”.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) celebra que el Gobierno haya fichado a un experto como Francisco Etxeberría para asesorar en cuestiones de memoria histórica y especialmente en la búsqueda de personas desaparecidas por la represión franquista.

«Esperamos» -expresa su presidente Emilio Silva– «que sea para implantar el modelo del Gobierno Vasco en la búsqueda de personas desaparecidas, al que tanto ha contribuido Etxeberría, y que sin necesidad de una ley autonómica lleva más de quince años atendiendo a las familias de las personas desaparecidas”.

“LOS DERECHOS HUMANOS NO SE SUBVENCIONAN, LOS DERECHOS HUMANOS SE GARANTIZAN”

El modelo del gobierno vasco consiste en la creación de un instituto de memoria, que atiende directamente a las familias, como en el caso de otras víctimas; que realiza una investigación individualizada de las personas desaparecidas, y que en caso de tener evidencias del lugar en el que podrían encontrarse enterradas lleva a cabo las exhumaciones, las identificaciones, y las entregas de los restos.

Etxeberría formó parte del equipo que se ocupó de la primera exclamación científica de una fosa de desaparecidos por la represión franquista, en Priaranza del Bierzo, en el año 2000. Aquel hito, del que el próximo mes de octubre se cumplirán veinte años, dio lugar a la creación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Para la ARMH el forense vasco “puede ser una gran aportación a las políticas de memoria del Gobierno, entendiendo que su papel es el de un técnico pero que por su amplio conocimiento debe ser determinante en las decisiones políticas que lleve a cabo el Ministerio de la Presidencia”, argumentan desde la asociación.

La ARMH, que lleva a cabo las exhumaciones e identificaciones de desaparecidos con recursos propios, ha anunciado que en caso de que el Gobierno repita el modelo de las subvenciones del gobierno de Zapatero no se presentará a la convocatoria de las mismas “porque no queremos participar de un modelo que discrimina a las víctimas del franquismo si no van a ser atendidas directamente por el Estado y creemos que los derechos humanos no se subvenciona, los derechos humanos se garantizan”, concluye Silva, nieto de la primera víctima de la represión franquista identificada por un prueba de ADN.

___

Fuente:https://diario16.com/esperan-que-el-gobierno-haya-fichado-al-forense-etxeberria-para-implantar-el-modelo-vasco-de-exhumaciones/

Publicado por ARMH