Archivo de la etiqueta: proceso a Garzón

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Reclaman al Gobierno que retire todos y cada uno de los títulos nobiliarios del franquismo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica denuncia que la existencia de esos títulos humilla a las víctimas de la dictadura y atenta contra sus derechos

diario16.com / Eva Maldonado / 10/12/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) reclama al Gobierno que retire todos y cada uno de los títulos nobiliarios otorgados por Franco, porque la prevalencia de cualquiera de ellos insulta a las víctimas del franquismo y son reconocimientos otorgados sobre la sangre y el sufrimiento de miles de persona.

La asociación hace esta reclamación tras conocer que el Gobierno pretende “indultar” algunos títulos nobiliarios concedidos por el dictador Francisco Franco, como el concedido a Eduardo Torroja, abuelo de la cantante Ana Torroja.  El arquitecto recibió grandes condecoraciones firmadas por Francisco Franco, que después le otorgó un marquesado a título póstumo. En ese tiempo compañeros suyos de formación y profesión no podían ejercer porque vivían exiliados fuera del país, padecían o habían padecido persecución, depuración y violencia por parte de los golpistas de 1936.

Qué un país mantenga la gestión y el reconocimiento de la existencia de títulos nobiliarios dice muchas cosas de la amabilidad que mantiene el Estado democrático con la aristocracia restaurada por un decreto del dictador que puede que todavía esté en vigor”, explica Emilio Silva, presidente de la ARMH. “Pero que además quiera reconocer la forma que tuvo un dictador de premiar a personas relevantes durante su régimen es un agravio a los valores democráticos y a la memoria de quienes por defender la democracia están todavía en las cunetas, esperando a que un juez decida investigar sus crímenes, averiguar quiénes fueron sus autores y reparar a esas familias”, añade.

Para el nieto del primer desaparecido por la represión franquista identificado por una prueba del ADN “el Estado democrático no puede ponerse en el lugar del dictador a la hora de otorgar reconocimientos y por eso tiene que eliminar todos y cada uno de los títulos que concedió Franco, sin exclusiones, independientemente de que solicite la sucesión el nieto anónimo de un criminal de guerra o una cantante famosa y condenada por defraudar a hacienda, porque excluir un solo título para que permanezca es una forma de que el Estado democrático mire la realidad con los ojos del dictador y eso es intolerable”, concluye Silva.

En el artículo 25 de la Constitución de 1931 dentro del apartado de “Derechos y deberes de los españoles” y en el capítulo de “Garantías individuales y políticas” se dice que “no podrán ser fundamento de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas, ni las creencias religiosas”; y seguidamente a asegura que “el Estado no reconoce distinciones y títulos nobiliarios”.

La anulación de títulos nobiliarios concedidos por Franco debe extenderse a los concedidos por Juan Carlos de Borbón, que tras la muerte del dictador los otorgó a insignes personalidades de la dictadura; cuando otorgó el Señorío de Meirás, para la viuda del dictador; el ducado de Franco, para la hija del dictador o el marquesado de Arias Navarro, al que fuera presidente durante la dictadura, Carlos Arias Navarro.

Recursos en el Boletín Oficial del Estado

Decreto de 10 de mayo de 1946 por el que se concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a don Eduardo Torroja Miret.
https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1946/156/A04658-04658.pdf

Decretos de 1 de octubre de 1955 por los que se conceden Grandes Cruces de la Orden de Isabel la Católica y de la Orden del Mérito Civil a los señores que se indican.
https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE//1955/275/A05986-05987.pdf

Decreto 1762/1961, de 1 de octubre, por el que se hace merced del Título del Reino de Marqués de Torroja a favor del excelentísimo señor don Eduardo Torroja y Miret.
https://www.boe.es/boe/dias/1961/10/02/pdfs/A14235-14235.pdf

___

Fuente:https://diario16.com/reclaman-al-gobierno-que-retire-todos-y-cada-uno-de-los-titulos-nobiliarios-del-franquismo/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Francisca González, toda una vida esperando para rescatar los restos de su padre del Valle de los Caídos

La paralización de las obras en Cuelgamuros por orden judicial es un nuevo palo en las ruedas para una de las pocas descendientes directas de las personas allí inhumadas: «No me quiero morir hasta que no lo tenga aquí»

Los nostálgicos del franquismo se aferran a la ofensiva judicial para frenar las exhumaciones del Valle de los Caídos

eldiario.es / Néstor Cenizo / 06/12/2021

Francisca González, vecina de Arriate (Málaga), está bien de salud pero hay algo que le duele más allá de los achaques de la edad y que tiene que ver con la desesperación. A sus 85 años ha hecho muchas cosas pero le queda, dice, la más importante: recuperar los restos de su padre, guardados de manera ignominiosa en una caja a medio millar de kilómetros. Tras la reciente paralización de las obras de exhumación del Valle de los Caídos, teme no llegar a tiempo: «No sé si podré recuperarlo antes de morirme». Es una de las pocas descendientes directas en primer grado (hijos o hijas) de víctimas enterradas en Cuelgamuros.

A Juan González, el franquismo lo sacó de su pueblo para llevarlo al frente. Lo detuvieron el 9 de febrero de 1937, cuando la juía a Málaga (o la desbandá). Y aunque luego lo soltaron, poco después lo llamó a filas. En su reclutamiento forzoso pudo tener que ver que dos de sus hermanos fueran republicanos, o que alguien del pueblo se librase así de ser él el alistado o, seguro, que Juan y su mujer no pudieran encontrar los papeles del casamiento, porque habían ardido en la quema de la Iglesia. Así que, a pesar de la niña, a Juan lo mandaron a pegar tiros y de un tiro en Montemayor (Córdoba) murió.

Certificado de defunción de Juan González, donde consta por error que era soldado y soltero

Durante años, la madre de Francisca buscó a su marido en las fosas comunes de Jerez, a cuyo hospital él fue a parar antes de morir. La mujer murió sin encontrarlo y guardándole el duelo. Pero Francisca y sus hijos recogieron el testigo, y dieron con el documento que consignaba que su padre fue trasladado al Valle el 4 de marzo de 1959. Habían pasado 75 años desde que le perdieron la pista.

La paralización por orden judicial

Desde entonces toda la ilusión de Francisca está puesta en recuperar los restos de su padre. Se hizo pruebas de ADN y obtuvo la resolución del Ministerio de Justicia que declara que fue víctima del franquismo dos veces (en vida y ya muerto). Hizo lo que se le pidió. Pero el 18 de noviembre, un auto del juzgado contencioso-administrativo 10 de Madrid paralizó la primera fase de las obras para exhumar e identificar las víctimas inhumadas en la cripta de la Basílica de la Santa Cruz. Estimó así la solicitud de la Asociación por la Reconciliación y la Verdad Histórica, que recurrió la licencia de obras concedida por el ayuntamiento de San Lorenzo del Escorial.

Francisca llegó a visitar el Valle de los Caídos, aunque ahora no sabe muy bien para qué. Fue en febrero de 2019. Apoyándose en sus hijos y linterna en mano, le hicieron pasar por escaleras sin iluminación hasta desembocar en una estancia lúgubre. «Aquello era para verlo: un montón de cajas amontonadas, las de abajo estropeadas porque les ha estado cayendo el agua. El salón lo habían desalojado porque se estaba rompiendo el muro. Había una habitación con la puerta medio abierta, con los huesos que llegaban hasta el techo», recuerda. «Me preguntaron cuándo se lo habían llevado, les contesté, y me pusieron en el centro: ‘Ahí arriba está su padre’. Es lo más cerca que he estado de él».

Aunque regresó con el cuerpo malo y pasó varias noches sin dormir, se quedó con la idea de que pronto recuperaría los restos de su padre. Pero pasaron todavía dos años y medio antes de que Patrimonio estuviese listo. Cuando todo parecía arrancar, y nada más empezar (el pasado septiembre), los trabajos pararon por orden judicial. La jueza, con la oposición de la abogacía del Estado y el ayuntamiento, adoptó esta medida cautelar mientras examina el fondo de la demanda principal. La demandante, la Asociación por la Reconciliación y la Verdad Histórica, cree que «el derecho a la intimidad» de los fallecidos y de sus familias, así como su «sagrado reposo eterno», se verían vulnerados por las obras y que se necesita un Plan Especial para acometerlas, y no una simple licencia.

«Hasta con Dios me estoy rebelando un poquito»

80 familiares han solicitado recuperar los restos de sus allegados de Cuelgamuros, y muchos han fallecido esperando. Francisca González conserva con mimo las decenas de cartas que su padre envió del frente y una foto: se ve a su padre con el uniforme. Sujeta la foto que le envió su mujer, posando con su hija Francisca, que entonces tenía nueve meses. Esta vez ella dice que prefiere no salir en la foto. Le basta con que su denuncia se oiga.

Juan González, con la foto de su mujer y su hija Francisca

En este tiempo, sí fue posible sacar al dictador. González lo celebra, pero inmediatamente añade: «A Franco lo han sacado y sus familiares saben dónde está porque lo han puesto donde han querido, pero yo al mío no. ¿En qué cabeza cabe?».

Está harta, amargada y desilusionada. Con quienes «ponen en palos en las ruedas», pero también con los políticos porque pensaba que todo iría más ligero. «Alguna vez digo que no le han puesto los reaños, y que esto son cosas electorales para ganar votos. El voto mío va para la izquierda, lo tengo claro, pero a veces pienso que son todos iguales», cuenta. «¿Cuántos años llevamos de democracia y no han hecho nada?», se pregunta, antes de apuntar más alto: «Hasta con Dios me estoy rebelando un poquito».

«Esto no es cualquier cosa: con 85 años que tengo y que todavía esté luchando por esto…», dice. «A ver si les da vergüenza a alguien tenernos sufriendo así. Porque yo no me quiero morir hasta que no tenga aquí a mi padre». Le ha reservado un lugar junto a su madre en Arriate, de donde lo sacaron a la fuerza y a donde sigue sin poder volver.

___

Fotografía destacada: Los restos de Juan González fueron trasladados al Valle de los Caídos en 1959.

Fuente:https://www.eldiario.es/andalucia/malaga/francisca-gonzalez-vida-esperando-rescatar-restos-padre-valle-caidos_1_8553433.html?fbclid=IwAR2WK3W8HfiX2r2lCJh0VlzCHhUO5Jy0QevfGDEfe7aE-O7qvu7QoXWHDJA

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La ARMH pide colocar un monolito frente al Hostal de San Marcos en León

Quieren que se recuerde en un lugar visible a los hombres y las mujeres que fueron presos y torturados en el campo de concentración

diario16.com / Eva Maldonado / 27/11/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) tiene intención de colocar un monolito frente al Hostal de San Marcos. La ARMH ha registrado una petición, dirigida al alcalde de León, para que pueda ubicarse en la explanada frente al hostal. Quieren que se recuerde en un lugar visible a los hombres y las mujeres que fueron presos y torturados en el campo de concentración.

La ARMH considera insuficiente la placa qué colocó hace unos meses Paradores, tras su petición de que fuera señalizado el Hostal de San Marcos como campo de concentración. Aquella reclamación fue apoyada por un texto de Antonio Gamoneda que tituló “Una puerta para la memoria”, pero la decisión de Paradores fue dejar esa puerta cerrada.

El colectivo considera que Paradores no cumplió con los mínimos criterios de dar visibilidad a la memoria de los hombres y de las mujeres que fueron detenidos ilegalmente en el campo de concentración y sufrieron torturas y asesinatos por la represión franquista. A las pequeñas dimensiones de la placa se añadió su ubicación en un espacio que permanece clausurado y sólo es accesible a la gente que lo solicita y no para todo el público que visita el recinto.

La placa ha sido vandalizada recientemente, algo que ha sido posible porque hay personas que no respetan esa memoria y la agreden pero también porque se encuentra en un lugar apartado.

El escrito registrado por la ARMH dice así:

Varios cientos de personas firmaron una petición para que Paradores de Turismo señalizase debidamente en el Parador de San Marcos su historia como campo de concentración de la dictadura. Cuando se presentó públicamente la citada señalización descubrimos que se trataba de una pequeña placa colocada en un espacio de acceso restringido, algo que parece más que una voluntad de visibilizar su historia una declaración de seguir impidiendo el conocimiento de ese pasado. Además en  su texto se utiliza la expresión “durante la guerra civil”, cuando ni la ciudad de León ni los hombres y mujeres que fueron hechos prisioneros en ese lugar estaban viviendo una guerra, sino una operación de inhumana limpieza llevada a cabo por los golpistas del 18 de julio de 1936 y por los paramilitares e falange que utilizaron una terrible violencia para someter a una población que no les había otorgado el poder en las elecciones de febrero de 1936.

Acabamos de saber que dicha placa ha sido vandalizada algo que ha ocurrido por la acción de quienes desprecian el conocimiento de la historia de la dictadura y tratan de humillar a quienes sufrieron la violencia franquista y por eso hemos tomado la decisión de solicitar al ayuntamiento de León el permiso necesario para instalar en la explanada que hay frente a la fachada del Parador de San Marcos un monumento que recuerde a los hombres y mujeres que sufrieron  la violencia golpista en ese lugar, que sirva como símbolo de rechazo del uso de la fuerza para imponer unas ideas y que reconozca a los hombres y mujeres que defendieron el gobierno democrático de la Segunda República y trataron de impedir la instauración de una terrible dictadura.

Para Emilio Silva, presidente de la ARMH “ninguna ciudad puede ocultar un pasado tan terrible porque tiene el deber de recordar visible y notoriamente lo ocurrido tras el golpe de Estado de 1936 y de qué fueron capaces algunas personas para obtener el poder mediante el uso de una terrible violencia. El sufrimiento de todas las personas encerradas allí por defender la democracia debe servir como denuncia perpetua contra la intolerancia y el fundamentalismo político del fascismo”.

El colectivo, que está a punto de cumplir 21 años de existencia, sufragará con sus propios recursos los gastos necesarios para llevar a cabo el diseño, la producción y la instalación del monolito o de la escultura que se decida instalar.

___

Fotografía destacada: La ARMH pide colocar un monolito frente al Hostal de San Marcos en León

Fuente:https://diario16.com/la-armh-pide-colocar-un-monolito-frente-al-hostal-de-san-marcos-en-leon/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden al Gobierno que incluya en la Ley de Memoria Democrática un listado de calles franquistas prohibidas

Piden al gobierno que la nueva Ley de Memoria Democrática incluya un listado de calles que no pueden existir en ningún municipio del estado.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exige que se acabe con la indefinición de la Ley de la Memoria de 2007.

“Debatir en un pleno municipal si una persona vinculada a la dictadura merece o no reconocimiento es una agresión a las víctimas”.

tercerainformacion.es / 25/11/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha registrado una petición dirigida al presidente del Gobierno Pedro Sánchez, para que sea incluido en el texto del Proyecto de Ley de Memoria Democrática un listado de calles que no pueden existir en ningún municipio del Estado. La ARMH lleva a cabo esta petición para que se corrijan los errores de la Ley de la Memoria de 2007 que dejó abiertas a la interpretación las denominaciones de calles franquistas, algo que ha causado conflictos políticos y actuaciones judiciales contrarias a la retirada de los homenajes en el callejero a los franquistas.
Una vez evaluados los efectos que tuvo aquella indefinición y los problemas que han causado numerosos municipios, la ARMH considera que es el momento de concretar aquellos nombres que no pueden existir rotulados en las placas de ninguna calle, plaza o espacio público.

Lo ocurrido en municipios, como Madrid u Oviedo, es el resultado de un texto legal poco concreto y que no definió con rigor y firmeza los límites dentro de los cuales no pueden existir homenajes ni reconocimiento a personas que formaron parte de un régimen que violó derechos humanos y se negó a instalar urnas electorales durante 40 años.
La ley de 2007 dejó un amplio margen a la interpretación y eso la convirtió en una herramienta fallida para muchos municipios que no han podido resolver los problemas con la nomenclatura franquista o que han visto cómo actuaciones judiciales han mantenido las calles vinculadas a la dictadura. Aquel texto nació de una falta de verdadera voluntad política y así lo manifestó el legislador, dejando que el mantenimiento o no de las calles fuera interpretable.

“Lo que le pedimos al Gobierno es que haga una legislación contundente, que incluya una lista de denominaciones que no pueden existir en ningún callejero y que de ese modo tengan que ser retiradas por ley y no existan grietas por las que se han tomado decisiones que las mantienen”, explica Emilio Silva, presidente de la ARMH. Y añade “que es necesario evaluar lo ocurrido desde el año 2007 y tomar las medidas necesarias para evitar que se repitan los mismos errores en el proyecto de Ley de Memoria Democrática”.
Y concluye Silva: “Las políticas de memoria de este Gobierno dejan a la discusión en los plenos municipales medidas que deberían estar tomadas por ley y que no se pueden someter a la discusión política porque son esenciales y fundamentales para el sostenimiento de los valores democráticos y porque la discusión sobre si un dirigente franquista merece o no una calle denigra a las víctimas de la dictadura porque se está dudando de la responsabilidad en el daño que padecieron”.

___

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/25/11/2021/piden-al-gobierno-que-incluya-en-la-ley-de-memoria-democratica-un-listado-de-calles-franquistas-prohibidas/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

A Coruña homenajea al concejal Martín Ferreiro, víctima del nazismo

El concejal de Obras Públicas durante la Segunda República falleció en un campo de concentración tras ser deportado

laopinioncoruna.es / EFE / 23/11/2021

El Ayuntamiento de A Coruña ha rendido este martes homenaje a Martín Ferreiro, concejal de Obras Públicas durante la Segunda República víctima del nazismo, con un acto celebrado en el salón de plenos de María Pita organizado en colaboración con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Ferreiro (Cerdedo, Pontevedra, 1892), que falleció en el campo de concentración nazi de Gusen en el año 1941, tras ser deportado, impulsó como edil la creación del actual parque de Santa Margarita, entre otras obras, informan fuentes municipales.

El acto contó con las intervenciones del concejal de Urbanismo, Juan Manuel Díaz Villoslada; de Educación y Memoria Histórica, Jesús Celemín; la representante de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, Carmen García- Rodeja; el poeta Xulio Valcárcel, el investigador José Manuel López Tuñas, el arquitecto Xosé Lois Martínez; o José Luis Alamán, nieto de Martín Ferreiro.

«Es tarea de las instituciones públicas la dignificación de todos aquellos que se sacrificaron por sus ideales, por hacer valer derechos tan fundamentales como la libertad, la igualdad y la justicia«, ha subrayado Celemín.

Los actos de homenaje proseguirán por la tarde en la plaza de María Pita, donde comenzará una ruta sobre el urbanismo y la arquitectura promovidos en los años de la República, como el mercado de San Agustín o el quiosco Atalaia.

Finalmente, la Casa Museo Casares Quiroga acogerá la presentación de la biografía sobre Martín Ferreiro y los cambios urbanísticos experimentados por la urbe herculina durante su mandato.

___

Fotografía destacada: Homenaje a Martín Ferreiro, concejal coruñés deportado y muerto en Mauthausen | VÍCTOR ECHAVE

Fuente:https://www.laopinioncoruna.es/coruna/2021/11/23/coruna-homenajea-concejal-martin-ferreiro-59873566.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Agustina Recio tras la exhumación de su padre 85 años después: «Solo quiero que esté junto a mi madre y mi hermana»

Una vez que las pruebas genéticas certifiquen que uno de los siete cuerpos exhumados en Recas (Toledo) es el de su padre, Florentino Recio, fusilado por el franquismo en 1936, quiere enterrarlo en el cementerio junto a su madre

De los 91 años de Agustina a los cinco días de Vega: cuatro generaciones para asistir a la exhumación de siete fusilados

eldiario.es / Fidel Manjavacas / 20/11/2021

«El peor momento de mi vida fue cuando sacaron a mi padre de mi casa. Tenía 6 años. Estábamos cenando en el patio, vinieron unas personas y dijeron ‘Florentino deja de cenar’. Yo le dije que no les hiciera caso y que cenara pero insistieron en que se levantara así que dejó el plato y se fue». Es el recuerdo que tiene Agustina Recio (91 años) sobre la última noche que pasó en casa su padre, fusilado por el franquismo junto a otros seis hombres en Recas (Toledo) el 19 de noviembre de 1936.

Han tenido que pasar 85 años para que Agustina haya podido exhumar los restos de su padre del lugar en el que fue asesinado y donde ha permanecido enterrado en una fosa común junto a otros cuatro hombres -Jerónimo Cedillo Zurita, Domingo Díaz (o Domingo Martínez), José María Barahona (o Seseña) y Pedro Díaz-. Asimismo, al lado de esa fosa se encontraban también en otra Gabriel Zurita Garillete y Juan Zurita Martin -padre e hijo-. Todos ellos bajo una especie de panteón instalado por sus familiares para preservar, señalizar y mostrar los nombres de las personas asesinadas.

La exhumación, que se ha llevado a cabo durante esta semana en el paraje de Los Tintos -perteneciente al término municipal de Villaluenga de la Sagra-, se ha podido desarrollar gracias a la lucha que han mantenido algunos familiares y, sobre todo, a la labor que ha hecho el equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). En apenas tres días han conseguido localizar y desenterrar los cuerpos de los siete fusilados, cuyos restos óseos han trasladado al laboratorio que tiene la asociación en el Campus de Ponferrada de la Universidad de León para identificar los mismos.

Agustina, a quien han tomado muestras de ADN, aguarda ahora a los análisis -que podrían tardar en certificar los resultados entre uno o dos meses- para poder llevar los restos de su padre al cementerio municipal de Recas. «Yo lo que le pido al Señor es que me deje meter a mi padre con mi madre y con mi hija. Después que haga lo que quiera conmigo», manifiesta en una entrevista con este medio la hija de Florentino Recio Fernández, conocido en el pueblo como «el tejero» y fusilado a los 39 años.

«Nos dio un abrazo y un beso a cada uno. No le volvimos a ver más».

«Mi madre -Ricarda Martín- y mis cuatro hermanos se fueron con la pena al otro mundo de dejar allí a mi padre sin poderlo sacar», relata Agustina, quien recuerda que el día antes de que lo asesinaran, tras haber estado varios días encerrado en el Ayuntamiento del municipio toledano junto a los otros seis varones, avisaron a su madre para que fuera con sus hijos a despedirse de él. Entonces Agustina tenía 6 años, un hermano de 3 y otras tres hermanas de 1, 9 y 12 años. «Nos llevaron, nos dio un abrazo y un beso a cada uno. No le volvimos a ver más».

Agustina Recio sentada frente a la fosa común en la que estaban los restos de su padre, Florentino Recio, y otros seis fusilados más | Óscar Rodríguez (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica -ARMH-)

Durante los tres días en los que se han extendido las labores de exhumación, Agustina ha querido estar presente frente a la fosa en la que estaba Florentino pese al viento o las temperaturas más bajas que se registraban en algunos momentos. «No me importaba que hiciera frío, quería ver a mi padre», asevera. Han sido horas de emociones, de diálogo entre familiares, de «ilusión» y de «alegría» por recuperar un pasado del que aún quedan amargas memorias.

En este sentido, recuerda cómo su madre y otras mujeres de los hombres asesinados fueron a llevar a flores al lugar donde fueron inhumados clandestinamente. «A los dos días las llamaron al Ayuntamiento. Les cortaron el pelo al cero y les pusieron tres moñitos con la bandera nacional para sacarlas en procesión por todo el pueblo… fue horroroso», señala Agustina, quien afirma que en el pueblo se conocía quiénes habían llevado a cabo el fusilamiento apenas un mes después de que las tropas franquistas entraran en Recas.

Entre ellos, afirma, estaba un vecino que fue precisamente el encargado de repartirles la comida que se incluía en la cartilla de racionamiento que daban a la familia, que se trasladó a vivir a la casa de la abuela materna. «Cuando llegábamos mi hermana y yo nos decía que no nos iba a dar nada, decía que viniera mi madre, que estaba trabajando. Pero su mujer, que era muy buena, salió y le dijo que le diera a esas niñas «todo lo que necesitaran ahora mismo’. Fue mano de santo», apunta Agustina, quien ensalza el ímpetu de su hijo Benedicto para que se haya podido llevar a cabo esta exhumación.

Despedida de algunos de los familiares de los hombres fusilados por el franquismo en Recas frente al lugar en el que ubicaba la fosa común | Óscar Rodríguez (ARMH)

«Trabas y puertas cerradas»

«Soy muy cabezón. Dije que iba a sacar los restos y mi mujer, mis hijos e incluso mi madre decían que era una guerra perdida», explica por su parte Benedicto, quien ha luchado desde hace cinco años «dando palos de ciego» hasta que por fin dio con «el mejor alcalde que te puedes encontrar» -Carlos Casarrubios, de Villaluenga de la Sagra- después de que en los ayuntamientos de Recas, Yuncler o Yunclillos le hubiesen puesto «trabas» y «cerrado las puertas» años atrás. «Me dijo -el alcalde de Villaluenga- que me pusiera en contacto con la ARMH, y a partir de ahí empecé a ver la luz».

Y es que el paraje en el que estaba enterrado su abuelo, ubicado entre la carretera que une Recas con Yuncler, pertenece al término municipal de Villaluenga de la Sagra. Tras conseguir la documentación y los permisos requeridos gracias a la labor de la asociación, por fin ha podido ver la exhumación de los restos de Florentino, que era natural de Portillo. Precisamente, en esta localidad ha podido encontrar también estos días la casa en la que creció su abuelo y ponerse en contacto con familiares que no había conocido hasta ahora.

«Siempre me he preguntado por qué iba a ponerle flores a mi abuelo aquí -frente a la fosa común- y a mi abuela allí -en el cementerio municipal de Recas-«, agrega Benedicto, quien creció en Recas con su abuela y vive actualmente en Bilbao, donde Agustina trabajó hasta jubilarse. Y cuando lo hizo, adquirió una vivienda en el pueblo toledano en la que pasaba «desde marzo hasta después de los Santos». En los últimos años, han realizado innumerables viajes con la convicción de poder exhumar a su abuelo.

«Le digo a todos los familiares -de víctimas del franquismo- que sigan luchando y que puedan sacar a sus familiares, aunque cuesta mucho, porque las administraciones no quieren recordar. Hay que ponerse en contacto con la ARMH, todo lo que ellos puedan hacer lo van a hacer», remarca Benedicto, quien rechaza el rencor y aboga por «perdonar incluso hasta al que apretó el gatillo».

El nieto que prometió a su padre desenterrar al abuelo

También se puso en contacto con la asociación Alberto Cedillo, nieto de Jerónimo Cedillo Zurita, quien había prometido a su padre antes de que muriera que haría todo lo posible por exhumar al abuelo de la fosa común en la que estaba junto a Florentino y otros tres hombres. «Cuando estaba malito -su padre- le comenté si podía moverlo y me dijo que sí», apunta Alberto al tiempo que señala que ha tenido «sensaciones de todo tipo» desde el momento en que conoció que por fin iba a llevarse a cabo la exhumación.

Jerónimo Cedillo Zurita

«Marco González -el coordinador de la exhumación y vicepresidente de la ARMH- me dijo que había otra persona interesada -Benedicto-. Yo no vengo a este pueblo desde que era un niño. Vivo en Madrid, donde se fue mi abuela con sus siete hijos después de que asesinaran a mi abuelo», apunta Alberto, que reconoce que ha sido la asociación la que «prácticamente ha hecho todo» lo necesario para poder desenterrar a los siete de Recas.

La tataranieta de Jerónimo, presente en la exhumación

Paloma Berihuete Cedillo, nieta también de Jerónimo ha podido presenciar la exhumación en la que también estuvo su nieta Vega -tataranieta de Jerónimo-, quien había nacido apenas cinco días antes de que comenzaran las labores y posibilitó que hasta cinco generaciones coincidieran en este «emocionante» momento. «Cuando me dijo mi hijo que venían casi me da un vuelco el corazón. Fue un momento muy emotivo para mí y para el resto», destaca.

Familiares de Jerónimo

«Mi abuelo era republicano, pero no era partidista ni estaba metido en ninguna historia. Tenía siete hijos y era profesor aquí en el pueblo. A esta gentuza, a los golpistas, no le interesaba para nada que la cultura trascendiese, porque la cultura y el saber es aquello que les sepulta. No tuvieron misericordia con él ni con ninguno», asevera Paloma.

Recuerda ir de niña al lugar en el que estaba enterrado su abuelo. «Pasábamos aquí un día de encuentro familiar, pero no como una tragedia». Su abuela, que no quiso que sus hijos «vivieran en el rencor», «inculcó a la familia que esto no se podía olvidar», pero reconoce que cuando eran más jóvenes no eran «tan conscientes» de lo que ocurrió, también por el tabú que la represión generó sobre este tema en muchas familias. «Ahora que realmente se está viviendo esto es muy emocionante», añade, al tiempo que apunta que, para ella, «el círculo se cerraría si -Jerónimo- estuviera enterrado con su mujer y sus hijos».

La lápida que ha quedado de nuevo enterrada en el paraje donde estaban los siete fusilados de Recas | Óscar Rodríguez (ARHM)

Un círculo que sigue abierto en muchas otras familias del país y que motiva la labor de la ARMH, que lleva desde el año 2000 trabajando con el objetivo de «dignificar nuestro pasado» y «profundizar en nuestra democracia». En estos más de 20 años, han llevado a cabo unas 200 exhumaciones y han podido localizar a más de 1.500 víctimas de la represión franquista. Todo ello de manera desinteresada y gracias al trabajo «impagable» que realizan personas voluntarias como las que han podido exhumar los restos de estos siete hombres asesinados en Recas.

Todos ellos fueron trasladaron en cajas individualizadas para poder corroborar el sexo, la edad, la causa de la muerte y la identidad de cada uno, recogida a través de fuentes orales o historiadores locales, así como certificados de defunción y otros documentos. Bajo la tierra, encontraron también muchos objetos personales como carteras de cuero, mecheros, calzado, dinero, o incluso una caja de pastillas Juanola, comentaban los familiares, que inciden en que, «lo más importante es que se ha hecho justicia».

___

Fotografía destacada: Agustina Recio sentada frente a la fosa común en la que estaban los restos de su padre, Florentino Recio, y otros seis fusilados más | Óscar Rodríguez (Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica -ARMH-)

Fuente:https://www.eldiario.es/castilla-la-mancha/agustina-recio-exhumacion-padre-85-anos-despues-quiero-madre-hermana_1_8507704.html

Publicado por ARMH
Copyright © ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA. 2015 Todos los derechos reservados
Dirección: Apartado de correos 7, 24400 Ponferrada (León) España.
ARMH · ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Nº Reg. Nac de Asociaciones del Mº Interior 167.252 | POLÍTICA LEGAL