Archivo de la etiqueta: memoria histórica

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El presidente de EFE pide perdón a los vencidos de la Guerra Civil por olvidarles 80 años atrás

Fernando Garea ha querido zanjar este martes “una deuda histórica” y homenajear a los exiliados, los represaliados y los vencidos de la Guerra Civil, a quienes ha pedido perdón por ignorarles cuando la agencia era un instrumento de propaganda franquista.

publico.es / EFE / 30-05-2019

Felipe VI entrega este martes en Madrid los premios internacionales de periodismo Rey de España en su XXXVI edición y el XV premio de periodismo Don Quijote, convocados por la Agencia EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid).

Fernando Garea, presidente de EFE, ha señalado que la agencia se creó como un “instrumento de propaganda” que “sólo hablaba de los vencedores”. Sin embargo, ha matizado que “80 años después, es el momento de que EFE zanje una deuda histórica, rinda tributo y pida perdón a exiliados, represaliados y vencidos de la Guerra Civil”.

Así ha afirmado durante la edición, en la que este año ha reconocido la labor de informadores y medios de comunicación de España, Venezuela, México, Argentina, Brasil, Bolivia, Nicaragua y Portugal en las categorías de prensa, radio, televisión, fotografía, periodismo digital y periodismo ambiental y desarrollo sostenible.“Estos premiados son ejemplo de una forma de ejercer la democracia y, al tiempo, de mostrar hasta qué punto es necesario el periodismo en democracia”, afirmó Garea durante la gala.

 

____

Fotografía destacada: El presidente de la Agencia EFE, Fernando Garea. | EFE

Fuente:https://www.publico.es/sociedad/premios-internacionales-periodismo-presidente-efe-pide-perdon-vencidos-guerra-civil-olvidarles-80-anos.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La invisible censura franquista que sigue viva en los libros que lees

Muchas de las traducciones de los clásicos de la literatura actualmente en circulación son aún las versiones aprobadas por los censores.

La tarea más urgente es sensibilizar a los lectores y al sector cultural respecto a los efectos a largo plazo de la censura.

eldiario.es / Jordi Cornellà-Detrell / 23-04-2019

Hace 80 años que terminó la guerra civil, un conflicto que sigue generando debate y opiniones encontradas. No hay duda de que, décadas después de la muerte del general Franco, la dictadura continúa proyectando una larga sombra sobre la sociedad española. Los aspectos del pasado aún sin resolver abarcan desde la existencia de cientos de fosas comunes todavía sin exhumar a la frecuente publicación de libros que fueron censurados durante la dictadura.

En efecto, pocos lectores son conscientes del hecho de que uno de los legados más importantes del franquismo es el impacto continuado de los libros expurgados hace décadas por los censores, tanto en España como en el mundo hispanohablante en general. Estos textos manipulados incluyen, por ejemplo, a autores como Ira Levin, George Orwell, Ian Fleming, Muriel Spark, Ernest Hemingway, James M. Cain, Bill S. Ballinger, Henry Miller y James Baldwin.

Los textos censurados

Muchas de las traducciones de los clásicos de la literatura actualmente en circulación son aún las versiones aprobadas por los censores, con frecuencia sin el conocimiento de los editores ni de los lectores. Este hecho supone un ataque a la libertad de expresión y debería abordarse de manera urgente, particularmente ahora que Vox amenaza con derogar la Ley de la Memoria Histórica.

Entre 1936 y 1966, cualquier libro que se quisiera publicar era inspeccionado por los censores del régimen, que decidían si el texto se prohibía en su totalidad o podía publicarse con cortes. En 1966 la consulta se convirtió en voluntaria, pero las autoridades podían retirar de la circulación cualquier libro considerado inaceptable, lo que estimuló la autocensura de autores, editores y traductores.

El régimen reguló de manera estricta la publicación, traducción y circulación de textos con el fin de reforzar un conjunto de valores morales, sociales y religiosos conservadores, promover la uniformidad ideológica y cultural y manipular la historia, especialmente la memoria de la guerra civil.

Niños leyendo durante la guerra civil. BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA | CC BY-NC-SA

El resultado es que, casi 45 años después del fin del régimen, se siguen editando libros manipulados por la dictadura. Asimismo, las bibliotecas públicas continúan albergando miles de volúmenes expurgados y promoviendo su lectura. La censura, por lo tanto, todavía juega un papel en la vida cultural y no puede considerarse un simple episodio histórico que no tiene relevancia en el presente.

La semilla del diablo de Ira Levin, por ejemplo, se encuentra disponible en más de 20 ediciones distintas (versión electrónica incluida) a las que les faltan dos largos pasajes. Según los censores, estos fragmentos glorificaban a Satán y eran poco respetuosos con los valores religiosos. Ve y dilo en la montaña de James Baldwin sufrió varios cortes que incluyen referencias a la contracepción y detalles sobre la vida sexual de los protagonistas. Según el censor, el texto contenía “ya expresiones obscenas, ya descripciones pornográficas, y, en algún caso, incluso irreverencias”. Paradójicamente, la publicación de esta novela expurgada contó con el patrocinio de la UNESCO.

En algunos casos, como en La Marca de George Orwell y Operación trueno de Ian Fleming, la versión censurada se ha publicado nuevamente a pesar de que ya existía una traducción completa.

La consolidación de la democracia no puso fin a la producción, circulación y lectura de obras censuradas en España. Estos libros con frecuencia fueron importados a Hispanoamérica, y por lo tanto la censura franquista tuvo también repercusiones al otro lado del Atlántico.

Por qué la censura no ha terminado

Es evidente que el país aún no ha sido capaz de hacer frente y superar su traumática historia reciente. La Ley de la Memoria Histórica de 2007 supuso un gran paso adelante que permitió reexaminar el pasado e inició un debate sobre las consecuencias de la represión franquista. Esta ley condenó la dictadura e instauró compensaciones para las víctimas. Desde un punto de vista cultural, la ley promovió la retirada de estatuas y símbolos públicos que enaltecían la dictadura, pero sin hacer referencia a otros productos culturales como los libros.

El llamado pacto del olvido facilitó la transición hacia la democracia, pero entre otras muchas consecuencias impidió que se desarrollaran estrategias sistemáticas para prevenir la publicación y lectura de obras censuradas. De hecho, muchos textos han sido restaurados o traducidos de nuevo, pero estos esfuerzos muchas veces han pasado desapercibidos.

La censura sigue viva, y la circulación de textos expurgados podría incluso aumentar en el futuro. El uso de las nuevas tecnologías y el hecho de que muchos textos de los años 30 y 40 empiecen a pasar al dominio público (y por tanto estén libres de derechos), hace que sea fácil reeditar versiones digitales o en papel de los clásicos. Los censores nunca imaginaron que su labor quedaría plasmada en Kindles y tabletas.

En este sentido, la censura es uno de los legados más persistentes e invisibles del régimen franquista. Su efecto en España y otros países hispanohablantes es incalculable, ya que distorsionó las opiniones de centenares de escritores respecto a la guerra civil o temas sociales como el control de la natalidad, los roles de genero y la homosexualidad, por poner algunos ejemplos.

Venta de libros en Zaragoza, 1938. BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA, CC BY-NC-SA

La cuestión es cómo hacer frente a este complejo legado, particularmente ahora que Vox ha sugerido derogar la ley de la Memoria Histórica bajo el pretexto que manipula el pasado.

La tarea más urgente es sensibilizar a los lectores y al sector cultural respecto a los efectos a largo plazo de la censura. Esto requeriría el apoyo decidido del gobierno y el compromiso de instituciones públicas y privadas, desde archivos, bibliotecas y publicaciones culturales a traductores, escritores y editoriales.

Las nuevas tecnologías que amenazan con dar nueva vida a la censura podrían servir también para contrarrestar sus efectos. Una base de datos pública de textos restaurados, por ejemplo, podría ser una herramienta muy eficaz para dar a conocer nuevas versiones de textos y asegurar su presencia en librerías y bibliotecas.

El impacto de la dictadura franquista en la memoria social e histórica de España ha recibido una atención creciente desde principios de siglo, pero el proceso de reconciliación con el pasado está lejos de haberse completado. El pacto del olvido ha resultado en una falta de reflexión sobre ciertos aspectos clave del patrimonio cultural. Los cambios sociales y culturales son lentos, y el país no se librará de la sombra arraigada de la censura franquista hasta que este tema sea abordado de manera pública y decidida. Ahora que la presión en contra de revisitar el pasado está aumentado, no hay tiempo que perder.

___

Fotografía destacada: Información proporcionada por la Subsecretaría de Propaganda para la población civil. BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA | CC BY-NC-SA

Fuente:https://www.eldiario.es/cultura/invisible-censura-franquista-sigue-libros_0_891711009.html

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El escudo de Franco, hasta en las servilletas de la hostería del Valle de los Caídos

La ARMH pide al Gobierno que obligue a los monjes benedictinos la retirada de toda la simbología franquista.

“La entrada al Valle, en el acceso exterior, cuenta con una puerta de forja en la que se incluye un escudo que en su parte izquierda contiene el escudo personal del dictador Francisco Franco. El escudo se encuentra además en el menaje de la hospedería gestionada por los monjes benedictinos impreso en las servilletas y en la vajilla. (…) Ese mismo escudo, enalteciendo la figura de un dictador, se puede encontrar en cada banco de la basílica del Valle, lugar donde se ofician misas todos los días”.

nuevatribuna.es / 23-04-2019

Así lo explica la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) en un escrito remitido al Ministerio de la Presidencia, del que depende Patrimonio Nacional y por lo tanto el Valle de los Caídos, para que exija a los monjes benedictinos el cumplimiento de la ley de memoria histórica y la retirada de toda la simbología franquista del mausoleo.

La ARMH ya denunció hace unos meses la permanencia del escudo personal del dictador Francisco Franco en la valla de acceso al valle y en el menaje de la hospedería, donde se muestra en la vajilla y hasta en las servilletas de papel del comedor.

Se trata del escudo personal del dictador Francisco Franco, “con el que quiso adornarse de simbología nobiliaria, como si el triunfo de su golpe de Estado fuera el primer paso para el establecimiento de una dinastía”, lo que explica -a juicio de la ARMH- que “el deseo del dictador fue ser enterrado en el Valle de los Caídos y no la versión difundida en la transición de que sus restos fueron enterrados allí contra su voluntad, de modo que no había sido deseo suyo ser enterrado en un lugar que en el decreto de su fundación dice estar destinado por la los muertos en la guerra de 1936”.

La asociación de víctimas del franquismo considera que la exhibición del emblema “supone un acto de enaltecimiento y apología del dictador y de su terrible dictadura además de una agresión a las víctimas, miles de las cuales todavía están buscando a sus seres queridos en fosas comunes”.

___

Fotografía destacada: Escudo personal de Franco en un banco de la basílica del Valle de los Caídos.

Fuente:https://www.nuevatribuna.es/articulo/espana/escudo-franco-servilletas-hosteria-valle-caidos/20190423133718162096.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Reencuentro tras Mauthausen: «Meu pai espertábase de noite porque oía as botas dos alemáns»

Dos gallegos se hicieron amigos en un campo nazi del que solo uno logró salir. Reunimos por primera vez a sus descendientes.

lavozdegalicia.es / Mila Méndez / 21-04-2019

No se conocían aunque sí sabían el uno del otro. El vínculo que une a Francisco Pena (Boiro, 1934) con José Luis Alamán Ferreiro (A Coruña, 1955) se remonta a la Austria ocupada de 1940. Allí se conocieron su padre y su abuelo, respectivamente. Uno, Francisco Pena, era un marinero sindicalista arousano de Boiro. Otro, Martín Ferreiro, concejal de obras y teniente de alcalde del Ayuntamiento de A Coruña elegido en 1931. Cuando estalló la Guerra Civil, el destino cruzó sus caminos.

De las trincheras españolas, atravesaron la frontera francesa. Terminaron en un vagón con una única parada: Mauthausen. Gracias al trabajo de la Asociación pola Recuperación da Memoria Histórica que coordina la investigadora Carmen García-Rodeja (deportadosgalicia@gmail.com), los descendientes de los dos deportados han podido encontrarse.

UN MISMO DESTINO

El lugar elegido es la plaza de María Pita, donde el Concello les acaba de rendir un homenaje. Imposible evitar las lágrimas cuando se abrazan. «Martín Ferreiro morreu nos brazos de meu pai. As súas últimas palabras foron: ‘Francisco, xa non vexo máis á miña Coruña’», recuerda Francisco Pena. Tiene 85 años y el mismo nombre que su padre. Vino desde Vigo. José Luis Alamán Ferreiro e Ismael Ferreiro, primos y nietos del político republicano, escuchan atentos el relato. De los cinco hijos que tuvo su abuelo, solo queda con una vida uno, el padre de Ismael. «Preferiu que viñeramos nós, fáiselle duro», admite su sobrino, José Luis.

«En 1936 abríronse os infernos para meu avó. Foi un dos 500.000 españois que pasaron polos Pirineos a Francia. Enviaba cartas facéndose pasar por unha antiga mestra dos seus fillos. Todo indica que se uniu á resistencia para facer a inútil Liña Maginot, que foi rodeada polos alemáns. Apresárono en Estrasburgo e desde aí enviárono a Mauthausen. No campo non daban abasto con tanto asasinato e mandáronlles construír o subcampo de Gusen. Estivo 11 meses, ata que morreu. Así rematou a súa vida», relata José Luis Alamán Ferreiro.

Francisco, xa non vexo máis á miña Coruña

EXILIO EN PARÍS. Francisco Pena con su padre, Francisco Pena, en París en los años 60.

«O armador do barco no que traballa meu pai era da Falanxe e salvouno. Dixéronlle: ‘ou á fronte con Franco ou ó paredón’. Claro, escolleu o primeiro. Mandárono á Talavera de la Reina. A primeira cousa que fixo foi mirar onde estaban as trincheiras republicanas. Un día pola noite, pasouse», cuenta Francisco, su único hijo.

De Mauthausen solo salieron 3.000 de los 10.000 españoles deportadosSu padre fue uno de esos milagros. Entró en 1940 y aguantó hasta la liberación, en mayo del 45. «Era un home forte, pasárono peor os intelectuais», añade. Francisco y su madre tuvieron que esperar a 1948 para reencontrarse con su progenitor en París. Vivieron allí hasta los 80, cuando regresaron a Galicia. En la capital francesa eran habituales las sobremesas con otro superviviente, José Ribada, de Ourense. Pena también era amigo de Antonio García, el otro «fotógrafo de Mauthausen», junto a Francisco Boix.

UNO DE 7.000. Martín Ferreiro en una foto de la corporación municipal de A Coruña en 1931. Aunque nació en Quireza (Cerdedo) desarrolló su carrera en la ciudad herculina. Murió en el subcampo de Gusen en noviembre de 1941. Más de 7.000 españoles fueron exterminados en Mauthausen.

«Tiña momentos malos, sobre todo polas noites. Espertábase con pesadelos, suando e sen respirasión. Gritaba: ‘Escoito aí as botas dos alemáns!’», asiente Pena. «Mandaban aos deportados levar carretillas cheas de cadáveres ao crematorio. El tiña a impresión de que algúns ían vivos. Nunca lle gustou falar de Mauthausen. Foi moi duro ver morrer amigos».

«O que a xente descoñece é como o pasan os fillos. Meu tío nunca superará a falta de seu pai. Miña nai morreu sen facelo. Lévano dentro, néganse a falar, é como se así aquilo non pasase. Teño dúas fillas. Quero o saiban. Hoxe, cando semella que as ideas non teñen valor, eles morreron por unha idea», concluye un emocionado José Luis.

Espertábase con pesadelos. Gritaba: ‘Escoito aí as botas dos alemáns!’

Jorge García

___

Fuente:https://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2019/04/06/reencuentro-tras-mauthausen-morreu-brazos-meu-pai/00031554560721216669642.htm#

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La ARMH denuncia que tiene paralizado un expediente para abrir una fosa en el cementerio de León desde finales de enero

La organización carga contra la ley de memoria de la Junta porque “ha servido para complicar las cosas”.

diariodeleon.es / 17-04-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) denunció hoy que la ley de memoria aprobada por la Junta a través de un decreto “ha servido para complicar las cosas”. El vicepresidente de la ARMH, Marco Antonio González, explicó que están pendientes de los permisos para abrir una fosa en el cementerio civil de León, donde esperan encontrar los restos de Genara Fernández, una maestra conocida como la ‘Pasionaria de Omaña’. Fue detenida en la dictadura, condenada a pena de muerte y ejecutada en el campo de tiro de Puente Castro, el 4 de abril de 1941. Sin embargo, “el expediente para intervención lleva paralizado en León desde el pasado 28 de enero, incumpliendo el propio decreto de la Junta”, comentó.

“La concejala de cultura de León forma parte del consejo asesor de la memoria y ya vemos el compromiso que tiene con la búsqueda de personas desaparecidas y la ayuda a sus familias; el decreto ha añadido más burocracia para quienes desde hace años y sin ninguna ayuda de la Junta hemos atendido a cientos de familias castellano leonesas”, añadió.

A esa misma concejala la ARMH, dijo, le ha solicitado la retirada de varias calles con denominaciones franquistas en la ciudad de León, como hizo antes con el gobierno municipal del PSOE, y siendo parte del consejo asesor de la memoria histórica “no ha hecho nada por solucionar y renombrar espacios que rinden homenaje a significados franquistas en una ciudad en la que nunca hubo una guerra porque los golpistas de 1936 se dedicaron a llevar a cabo una terrible limpieza política”.

La ARMH también tiene prevista la búsqueda de un vecino de Burón, Andrés Armentia Pajín, que estaría en  Crémenes. La intervención más grande prevista para este año será en Santa Lucía de Gordón, donde se encontrarían los restos de once personas (diez hombres y una mujer) en varias fosas extramuros del cementerio.

“Realizaremos una prospección previa a finales de mes y  pasadas las elecciones municipales, entre finales de mayo y principios de junio, reuniremos un equipo técnico para la exhumación de las víctimas”, precisó el vicepresidente de la ARMH. Además, desde esta pasada semana ya están procesando las muestras genéticas de la exhumación realizada en agosto del año pasado en Boadilla (Salamanca), donde se recuperaron los cuerpos de cuatro represaliados de la localidad de Robleda.

En este contexto, la ARMH denunció la “precaria” política de memoria histórica que lleva a cabo el Gobierno de la Junta de Castilla y León. La ARMH constató que el Ejecutivo regional “anunció a bombo y platillo” su ley de memoria y presupuestó para el año que viene 130.000 euros que permitirán exhumar e identificar “a 30 de los cientos de personas desaparecidas que hay en la comunidad autónoma”. En este sentido, recordó que la ARMH surgida en el Bierzo, “ha exhumado a 800 personas en territorio castellano y leonés”, y “ni se ha presentado ni se presentará a las subvenciones porque considera que estaría legitimando una falsa política de memoria”.

El colectivo que surgió a raíz de la primera exhumación científica de una fosa de represaliados del franquismo en España, llevada a cabo en el año 2000 en Priaranza del Bierzo constató que ha criticado el decreto de la Junta desde su primer texto y reiteró que “se debería haber elaborado mediante una comisión parlamentaria que escuchase a las víctimas, a los investigadores y a otros expertos que sin ninguna ayuda de la Junta han hecho que sea la comunidad española con más fosas comunes exhumadas”.

___

Fotografía destacada: Genara Fernández / Jesús F. Salvadores

Fuente:https://www.diariodeleon.es/noticias/leon/armh-denuncia-tiene-paralizado-expediente-abrir-fosa-cementerio-leon-finales-enero_1328954.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La ARMH prepara la intervención para recuperar en junio los restos de 11 personas en varias fosas de Santa Lucía de Gordón

La Asociación para la recuperación de la memoria histórica critica que la Junta «ha complicado y alargado los plazos para exhumar».

leonoticias.com / 17-04-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) prepara la intervención más grande prevista para este año en Santa Lucía de Gordón, donde se encontrarían los restos de 11 personas (diez hombres y una mujer) en varias fosas extramuros del cementerio. «Realizaremos una prospección previa a finales de mes y pasadas las elecciones municipales, entre finales de mayo y principios de junio, reuniremos un equipo técnico para la exhumación de las víctimas«, precisó el vicepresidente de la ARMH, Marco Antonio González. Además, tiene prevista la búsqueda de un vecino de Burón, Andrés Armentia Pajín, que estaría en Crémenes.

Pero apuntan al palo en la rueda de un decreto de la junta que ha servido para «complicar las cosas». «Estamos pendientes de los permisos para abrir una fosa en el cementerio civil de León, donde esperamos encontrar los restos de Genara Fernández, una maestra conocida como la ‘Pasionaria de Omaña‘. Fue detenida en la dictadura, condenada a pena de muerte y ejecutada en el campo de tiro de Puente Castro, el 4 de abril de 1941. El expediente para intervención lleva paralizado en León desde el pasado 28 de enero, incumpliendo el propio decreto de la Junta», explica Marco Antonio González, vicepresidente de la ARMH.

La asociación lamenta la precaria política de memoria histórica que lleva a cabo el gobierno de la Junta de Castilla y León, que anunció a bombo y platillo su ley de memoria y presupuesta para el año que viene 130.000€ que permitirán exhumar e identificar a 30 de los cientos de personas desaparecidas que hay en la comunidad autónoma. La ARMH surgida en el Bierzo, que ha exhumado a 800 personas en territorio castellano y leonés, ni se ha presentado ni se presentará a las subvenciones porque considera que estaría legitimando una falsa política de memoria.

El colectivo que surgió a raíz de la primera exhumación científica de una fosa de represaliados del franquismo en España, llevada a cabo en el año 2000 en Priaranza del Bierzo lleva denunciando el decreto de la junta desde que su primer texto se hizo público y afirmando que se debería haber elaborado mediante una comisión parlamentaria que escuchase a las víctimas, a los investigadores y a otros expertos que sin ninguna ayuda de la Junta han hecho que sea la comunidad española con más fosas comunes exhumadas, según y como mantiene dicha asociación.

Añaden que «la concejala de cultura de León forma parte del consejo asesor de la memoria y ya vemos el compromiso que tiene con la búsqueda de personas desaparecidas y la ayuda a sus familias; el decreto ha añadido más burocracia para quienes desde hace años y sin ninguna ayuda de la Junta hemos atendido a cientos de familias castellano leonesas».

A esa misma concejala la ARMH le ha solicitado la retirada de varias calles con denominaciones franquistas en la ciudad de León, como hizo antes con el gobierno municipal del PSOE, y siendo parte del consejo asesor de la memoria histórica no ha hecho nada por solucionar y renombrar espacios que rinden homenaje a significados franquistas en una ciudad en la que nunca hubo una guerra porque los golpistas de 1936 se dedicaron a llevar a cabo una terrible limpieza política.

Además, apuntan a que desde esta pasada semana ya están procesando las muestras genéticas de la exhumación realizada en agosto del año pasado en Boadilla (Salamanca), donde se recuperaron los cuerpos de cuatro represaliados de la localidad de Robleda.

___

Fotografía destacada: Lugar en el que se encontraría una fosa en el cementerio de León.

Fuente:https://www.leonoticias.com/comarcas/armh-prepara-intervencion-20190417130420-nt.html#vca=fixed-btn&vso=rrss&vmc=wh&vli=Comarcas

Publicado por ARMH