Archivo de la etiqueta: Marco González

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Emotiva jornada para recordar a los fusilados

Tertulias en Llanes presenta la exposición titulada ‘Exhumando fosas, recuperando dignidades’.

elcomercio.es / Guillermo Fernández / 14-11-2015

En un acto emotivo y multitudinario, la Casa de la Cultura de Llanes acogía en la tarde de ayer la apertura de la exposición ‘Exhumando fosas, recuperando dignidades’, una actividad que pretende «dar visibilidad al proceso de exhumación de fosas de la Guerra Civil», según explicaba Adolfo Rodríguez, portavoz del colectivo ‘Tertulias en Llanes’, la entidad que corre con la organización de los actos y que promueve para hoy, a partir de las 19 horas, una charla alusiva a los contenidos de la exposición.

La jornada de ayer se iniciaba con la proyección del documental ‘Las cunetas’, obra del director de cine austriaco Bodo Marks y de la periodista alemana Shelima Islam. Continuaba con una documentada disertación a cargo de René Pacheco, Alejandro Rodríguez y Marco González, arqueólogo, historiador y vicepresidente, respectivamente, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Y finalizaba con un concierto a cargo de la soprano ovetense Ana Nebot, a quien acompañaban con sus voces la llanisca Marta Elola y Alejandro Villa, así como el guitarrista Douglas Anderson.

Los paneles de la exposición, acompañados por magníficas fotografías, desarrollan en cuatro bloques todo el proceso de la recuperación de cadáveres de personas fusiladas durante la Guerra Civil. El primero de esos cuatro bloques recoge la investigación sobre la ubicación de la fosa común, para pasar a continuación a las fases de exhumación, análisis de los restos y entrega de los mismos a los familiares.

La conferencia de esta tarde en la Casa de la Cultura tendrá como tertulianos a José Antonio Martín Pallín, magistrado emérito del Tribunal Supremo; Ramón García Piñeiro, doctor en Historia; Luis García Montero, catedrático de Literatura, ensayista, crítico literario y poeta; y Alejandro Villa Allende, presidente del Ateneo Republicano.

___

Fotografía destacada: Público asistente a la presentación de ayer en Llanes. / N. A.

Fuente:http://www.elcomercio.es/asturias/oriente/201511/14/emotiva-jornada-para-recordar-20151114013223-v.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica abrirá una fosa en Alcañices

En el lugar estarían sepultados desde 1936 cinco represaliados de la guerra civil.

laopiniondezamora.es / Begoña Galache / 27-09-2015

“Lo hago porque es mi obligación, mi derecho y mi deber, pero sobre todo por la memoria de mi padre, que perdió al suyo cuando tenía seis años y no lo pudieron ni enterrar. Lástima que hayan pasado tantos años y ya no viva para verlo”. Este es el motivo que ha llevado a Jesús Rodríguez, empresario afincado en Madrid, a iniciar una investigación y los trámites que le permitieran exhumar los restos de su abuelo paterno, Aquilino Rodríguez, fusilado por el bando nacionalista en el 36 y que, según apuntan todos los testimonios y pruebas recabadas, permanece desde entonces enterrado en una esquina civil del cementerio de Alcañices, la misma localidad en la que falleció. Han pasado ya 70 años, pero durante muchos de ellos en el pueblo “aún se hablaba del sonido de los tiros y de los gritos de las torturas que sufrieron durante dos días en el cuartel de Alcañices”, relata con amargura Jesús Rodríguez.

En el acta de defunción que obra en el expediente se cita como causa de la muerte de este agricultor, de 48 años, “las naturales circunstancias”. La misma frase aparece en las actas de los cuatro hombres que fueron enterrados junto a Aquilino, y cuyos restos esperan que puedan ver la luz el miércoles cuando comiencen los trabajos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

Los represaliados que se presupone que aparecerán en la fosa junto a Aquilino Rodríguez Peña, natural de Matellanes de Aliste, son Rafael Jassot Rodríguez, vecino de Alcañices y que trabajaba como vista de aduana, Laurentino Mata, chófer de profesión, Félix Prieto y Antonio Fagúndez. De estos últimos cuatro no hay, por el momento, contacto con familiares y descendientes que puedan corroborar su identidad mediante ADN.

Para Marco González, vicepresidente de la ARMH, es clave que esta exhumación se conozca y que aquellas personas que piensen que alguno de sus familiares está enterrado allí acudan al lugar o se pongan en contacto con ellos. Los trabajos comenzarán a las diez y media de la mañana en la parte civil del cementerio, una zona muy acotada y en la que se han levantado nuevas tumbas, lo que facilitará las labores de búsqueda.

El equipo iniciará las labores con una pequeña retroexcavadora haciendo pequeñas zanjas cada 80 centímetros. En el momento en el que se detecte la presencia de restos entrarán en escena los expertos y arqueólogos, que serán los encargados de las labores técnicas. Si no surgen problemas Marco González calcula que la exhumación completa de los cuerpos se podrá realizar en el plazo de cuatro o cinco días. Esta búsqueda ha sido posible también, subraya, por la inestimable colaboración de la Asociación para la Memoria Histórica de Zamora, y será la tercera exhumación en la provincia tras la de Faramontanos de Tábara y Santa Marta de Tera.

En la zona de Toro existen pruebas y testimonios sobre otras fosas comunes donde terminaron los cuerpos de represaliados por el bando falangista, y que podrían convertirse en las próximas actuaciones de la ARMH. La asociación solicita a aquellas personas que puedan facilitar datos sobre el lugar exacto de algunos de los enterramientos de cadáveres durante o tras la contienda civil que los faciliten, aunque sea de forma anónima, para poder entregar los restos a los familiares.

Desde Madrid se trasladará a Zamora en las próximas horas Jesús Rodríguez, que a sus 44 años está a punto de ver cumplido un objetivo familiar, aunque no fue hasta hace un año cuando se decidió a investigar y a contactar con la ARMH. “Al calor de la lumbre fue cuando comencé a escuchar de crío cómo mataron a mi abuelo de boca de mi padre, que cuando ocurrió todo tenía seis años”, rememora el nieto del represaliado. “Se lo llevaron arrastrado por el suelo con caballos desde Matellanes hasta el cuartel de Alcañices, donde estuvo dos días y dos noches, y donde los vecinos escuchaban los gritos de las torturas”, relata. ¿Las causas? “Ya se sabe cómo fueron estas cosas: rencillas, envidias de los pueblos…”.

En la madrugada del 13 al 14 de septiembre de 1936 lo que se escucharon fueron tiros junto al cementerio. Aquilino dejó viuda y 4 hijos (un quinto había fallecido antes). Su esposa murió dos años después de un ataque al corazón. Ella había visto cómo fueron a por Aquilino a su casa de Matellanes aquella noche, y cómo fue arrastrado hasta el cuartel. Luego solo silencio.

Uno de los pequeños de la familia, con solo seis años, construyó su vida en torno a ese recuerdo hacia su padre, y cuando tuvo descendencia hizo lo propio con Jesús. “La mía era una familia pobre, gente agricultora y que incluso trabajaban como quinteros para otros que tenían sus propias ovejas”, explica. “Mi padre falleció hace cuatro años y lo que más siento es que no pueda ver los restos del suyo”.

___

Fotografía destacada: Terreno del cementerio de Alcañices donde se procederá a la exhumación. Foto cedida por la ARMH

Fuente: http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2015/09/27/paladas-desentierran-vidas/873667.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Recuperar la historia para “cerrar heridas”

La ARMH halla en la ‘Valleja de los muertos’ de Casasola de Rueda dos fosas con los restos de seis personas que murieron, previsiblemente fusiladas, en los años de la Guerra Civil.

lanuevacronica.com / Cristina Centeno / 19-07-2015

«Después de 80 años, lograr recuperar los restos de seres queridos, lograr asumir un trauma que se ha transmitido generación tras generación, es un alivio personal, Conocer lo ocurrido significa poder cerrar heridas».

Identificar a las personas que fueron asesinadas para que los familiares «puedan enterrar dignamente a sus seres queridos», ese es el fin en el que trabajan, desde hace algunas semanas, varias personas de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en la ‘Valleja de los muertos’, nombre por el que conocen los lugareños a este paraje de Casosola de Rueda, en el municipio de Gradefes, junto a una zona de curvas en la carretera LE-213 conocida como ‘Las Muelfas’.

El trabajo de la ARMH tiene un objetivo: identificar los restos exhumados para devolvérselos a las familias

Desde que comenzaran la investigación, que surgieron por el reclamo de familiares de alguna de las víctimas que sospechaban que sus allegados habían sido asesinados en ese paraje, la ARMH ha hallado dos fosas, una primera con los restos de dos cuerpo y otra, justo al lado, con los restos de cuatro personas. Según Alejandro Rodríguez, historiador de esta excavación, es conocido que estos montes formaron parte de la «represión ilegal» que se dio desde el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. A esta zona, según Rodríguez, se empieza a traer gente «desde agosto de 1936 y hasta febrero o marzo de 1938», años que coinciden con las sacas y fusilamientos de la Guerra Civil española que provocaban «desapariciones forzadas». «La mayoría de víctimas vienen de la prisión de San Marcos, pero hay determinados momentos puntuales, como octubre de 1937 cuando cae el frente norte, en el que se trae gente desde Cistierna, La Ercina, Sabero o Riaño», explica.

Los vecinos de Casasola y de los pueblos cercanos también recuerdan esta zona por «la cantidad de asesinatos que se cometieron» durante la Guerra Civil, «de ahí que se conozca como la ‘Valleja de los muertos’», explica René Pacheco, arqueólogo y director de las exhumaciones.

Imagen de la primera fosa hallada en la zona, con dos cadáveres. | C.C.L.

En las labores de campo, los voluntarios, junto a varios expertos, realizan un minucioso trabajo, armados de herramientas que les permiten tratar los restos óseos con la mayor delicadeza posible para, después, poder catalogarlos y comenzar con una investigación que permita identificar a quién pertenecen los restos para entregárselos, como última meta, a sus familias para que puedan «enterrar dignamente a sus seres queridos», reivindica Rodríguez.

Las estadísticas son optimistas. Desde que la asociación empezara a exhumar cadáveres en el año 2000, se han recuperado unos 1.500 cuerpos, de los que el 80% han sido identificados, aunque «a veces es muy complicado», asegura Rodríguez.

La exhumación que se ha estado llevado a cabo durante la pasada semana en Casasola es el «proceso intermedio de la investigación». Junto a los seis cuerpos encontrados en la ‘Valleja de los muertos’, por el momento, han ido apareciendo balas (alguna de ellas aún conservaba la fecha grabada en su base, 1936) y casquillos, que, con los signos de violencia que presentan los huesos, dejan bastante claro que las víctimas murieron por los disparos de armas de fuego. En esto también coinciden los vecinos más mayores de los pueblos cercanos, que reconocen haber oído disparos en alguna noche de esos años en la zona, aunque la memoria ya no les llega para recordar más detalles.

La fuente de los lugareños es una de las más preciadas por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. La mayoría, de forma oral, como confirma Pacheco, «testimonios que a día de hoy no suelen ser directos, porque la gente ha ido muriendo», lo que supone «una dificultad añadida al hacer este trabajo». «Hace años la gente te marcaba un lugar exacto», recuerda, «ahora es un paraje en el que hay que ir buscando». Pese a ello, «los testimonios siguen siendo fundamentales a día de hoy para encontrar estas fosas».

También se ha volcado «muchísimo», la gente de Casasola y «de los pueblos de alrededor», gente «que lo ha escuchado en casa durante toda la vida», por un lado, pero también «gente joven que sabe que aquí hay gente enterrada», lo que demuestra, dice Pacheco, «que la historia no se ha borrado». La colaboración quedó también demostrada. Un hombre mayor, de Villarratel y descendiente de Casasola, acudió al lugar en el que se están llevando a cabo las exhumaciones para aportar una documentación antigua, anterior incluso a la Guerra Civil, «por si es necesaria».

La Asociación ha exhumado unos 1.500 cadáveres desde el año 2000, de los que el 80% han sido identificados

Él no había perdido a nadie de su familia allí, pero recuerda haber oído «de siempre», que «aquí habían fusilado a gente». Como esta visita, los trabajadores de la ARMH recuerdan que se trata de un lugar abierto «donde la gente puede venir a ver, a preguntar o a conocer cuál es el trabajo que se realiza porque es importante que se conozca», resalta Pacheco. Personas voluntarias que «están solucionando problemas de derechos humanos en España sin que esté por detrás el Estado ni ningún tipo de institución apoyando», destaca.

En las exhumaciones, solicitan la presencia del juez. En este caso, acudió al lugar un efectivo de la policía judicial, que llegó a la excavación junto a dos agentes de la Guardia Civil para comprobar los trabajos y fotografiar los restos hallados, tanto humanos como de armas. «Solicitamos que venga un juez para denunciar que ha habido muertes violentas, pero ya no está estipulado como delito», explican desde la ARMH.

También han encontrado balas y casquillos, datados en el año 1936. | C.C.L.

Los restos de las seis personas que se han encontrado en las dos fosas abiertas hasta ahora se encuentran en «bastante buen estado de conservación», confirman, por lo que confían en poner nombre y apellidos a estas «víctimas de la represión». Temen que las dos fosas, pese a que están justo al lado, sean de días diferentes (aunque de la misma época). Para identificar a las víctimas, tienen que conocer más sobre el enterramiento, el número de asesinados, qué personas fueron sacadas o secuestradas en un mismo día que puedan coincidir con éstas, o perfiles biológicos que aporta la antropología forense como el sexo, la edad o la altura, que puedan ir descifrando poco a poco de quién se trata.

Durante este verano continuarán los trabajos en la zona para seguir buscando fosas. «Estamos intentando buscar un enterramiento muy cerca de aquí que sería una fosa grande, de al menos una veitena de víctimas», confirma René Pacheco. Además, por los testimonios, en la zona puede haber muchos más cadáveres. «Nadie nos dice que a cinco metros de aquí no haya más», concluye.

Un equipo de doce personas

Un grupo de doce personas, voluntarios que se unen a las labores de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, trabajan en esta investigación que ha tenido como primer hallazgo dos fosas con los restos de seis personas, pero que, previsiblemente, continuará durante este verano ya que se teme que en la zona existan muchas más fosas con restos de fusilados durante la Guerra Civil española.

La mayoría, realizan el trabajo «sin tener nada a cambio, más que poder ayudar a los familiares a recuperar algo que no debería de continuar enterrado en las cunetas», explica René Pacheco, arqueólogo de esta investigación. «Ellos realizan el trabajo de campo, mientras que los que dirigimos la excavación estamos catalogando los restos con un trabajo científico necesario para que haya validez judicial si algún momento la justicia, que por el momento no lo va a hacer, decide hacer algo por investigar ésto», relata.

Financiación internacional

Precisamente, el trabajo de los voluntarios es clave en las labores de la ARMH, ya que se financia con el dinero que aportan sus propios socios y a través de algunos organismos internacionales, como el sindicato noruego Elogit, y algunos reconocimientos, como el premio Alba Puffin que recibieron el pasado mes de mayo, con una aportación económica de 100.000 euros.

___

Fotografía destacada: Un grupo de la ARMH trabaja en la segunda fosa hallada en Casasola de Rueda, donde se han encontrado los restos de cuatro personas. | C.C.L.

http://www.lanuevacronica.com/recuperar-la-historia-para-cerrar-heridas

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Comienza la exhumación de una fosa común en Casasola de Rueda

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), inicia este martes una nueva exhumación de una fosa común en la localidad de la Montaña Oriental gracias a financiación internacional.

ileon.com / 14-07-2015

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este martes, 14 de julio, la exhumación de la primera fosa común de víctimas de la dictadura en Casasola de Rueda.

Dicha fosa fue localizada el pasado 2 de julio, después de varios días de trabajo por parte de los voluntarios y voluntarias de la ARMH y gracias a los testimonios de las personas de las localidades vecinas. La financiación para llevar a cabo esta exhumación ha sido gracias a la solidaridad internacional. Por una lado, el sindicato de electricistas noruego ELOGIT; y por otra, la dotación económica del Premio de Derechos Humanos 2015 otorgado por la Asociación ALBA y la Fundación Puffin de New York (USA) recogido por la ARMH en mayo.

Esos testimonios, concluyen que hay varios puntos de enterramiento donde se espera localizar los restos de, al menos, un grupo de más de 25 personas procedentes de la cuenca minera de Sabero, que fueron trasladados en noviembre de 1937 desde la prisión de Cistierna. También hablan de varios enterramientos en la conocida como ‘Valleja de los muertos’, donde los vecinos de Casasola de Rueda tenían que acudir a dar sepultura a los asesinados, después de decidir en concejo a qué vecinos les tocaba.

Gracias a las investigaciones realizadas por historiadores como Secundino Serrano, Wenceslao Álvarez o Javier Rodríguez, se conoce que los montes de Casasola se presentan como una de las zonas con mayor número de fosas comunes y de personas desaparecidas de toda la provincia de León, uniendo su nombre a otros infaustos lugares como La Cenia o el campo de Fresno, en los alrededores de la capital.

Durante meses, grupos de paramilitares falangistas y fuerzas de orden trasladaban a personas detenidas en diferentes prisiones hacia estos montes, donde eran asesinados y abandonados sus cuerpos. Desde San Marcos, Cistierna, Sabero o La Ercina, la ARMH tiene constancia de diversos asesinatos en masa entre el verano de 1936 y, al menos noviembre de 1937, contando hasta ahora con más de 15 identidades conocidas, dentro de un proceso de investigación que, ni mucho menos, ha concluido. Cada semana, la ARMH tiene noticias e información de familiares cuyos seres queridos están enterrados de manera clandestina en estos montes, de donde esperan poder recuperarlos después de más de 80 años de espera.

___

http://www.ileon.com/actualidad/053313/comienza-la-exhumacion-de-una-fosa-comun-en-casasola-de-rueda

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Perfecto ya descansa con sus padres en Sandiás

En un emotivo acto en un repleto auditorio de la Casa de Cultura de Xinzo, después de 64 años de espera, la familia de Perfecto de Dios recibió los restos del guerrillero antifranquista recuperado por la Asociación de la Memoria Histórica.

La Región / J.J.Cid / 07-06-2015

Un auditorio de Xinzo repleto de vecinos, amigos de la familia, republicanos y simpatizantes comunistas recibieron en pie y con una gran ovación y gritos a favor de la República a familiares y personalidades que intervinieron en el acto de entrega de los restos del guerrillero de Sandiás Perfecto de Dios a su familia. Estos restos fueran exhumados en julio de 2014 en la localidad de Chaherrero (Avila) e identificados mediante la colaboración entre la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) .

Carmen Becerra, profesora de la Universidad de Vigo, que abrió el acto, sería la encargada de dar paso a las diversas intervenciones, que se iniciaron con la entrega por el antropólogo forense René Pacheco, en representación de la ARMH, de los restos de Perfecto a su familia en un pequeño féretro. En su intervención clamó contra la desidia del Gobierno de España, indicando que los más de cien mil desaparecidos que todavía quedan por descubrir no se pueden ocultar. Acto seguido fueron colocadas junto a la caja las botas que llevaba Perfecto y con las que fue enterrado.

El histórico comunista ourensano Manuel Peña Rey, compañero de cárcel de Camilo de Dios, relató su relación con la familia, destacando la actitud mostrada por la madre Carmen Fernández, que huía con su hijo hacia Francia cuando lo mató la Guardia Civil, por quedarse junto a su hijo agonizante en brazos. También recordó a María del Valle y Salud Torres, cuyos cuerpos, dijo, “serían exhumados en la localidad de Mosteiro”.

Un emocionado Gonzalo Iglesias Sueiro, parafraseó la poesía de Sánchez Ferlosio “malditos los que viven de la venganza” para homenajear a Perfecto y a su hermano Camilo, “el penúltimo guerrilleiro”, e indicó que solamente cabía exigir que no quede ningún muerto de la represión sin entierro digno.

El sindicalista noruego Henning Solaugh, en representación del sindicato Elogit, que sufragó los gastos, dijo que lo habían hecho porque “era justo y necesario”. Por su parte, el presidente de la Real Academia Galega, Xesús Alonso Montero, centró su intervención en los “postfranquistas”, entre los que colocó a la propia alcaldesa de Sandiás, Concepción Méndez, por no ceder el auditorio.

Cerró el acto Camilo de Dios agradeciendo a los presentes su aportación, así como al Concello de Xinzo la cesión de las instalaciones en lo que consideró un “día agridulce”, porque cumplía un sueño largamente deseado.

Cementerio de Sandiás

La segunda parte se desarrolló en Sandiás, donde un coro de Vigo con ramos con colores de la República, recibió los restos de Perfecto, que pasaron bajo un arco de banderas republicanas y comunistas. Después unos violinistas tocaron La Internacional y, antes de que la urna fuera introducida en el nicho familiar, un representante del pueblo de Chaherrero vertió encima tierra del lugar que le vio morir.

___

Fotografía destacada: Camilo de Dios recibe los restos de su hermano Perfecto de manos de René Pacheco.

http://www.laregion.es/articulo/a-limia/restos-perfecto-dios-descansan-sandias/20150607181704548230.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Desenterrado en Teilán el cuerpo de un maquis asesinado en 1949

Su cuerpo había sido confundido en el 2012 con el del coronel Benito.

Los restos mortales del guerrillero antifranquista Bernardo Álvarez Trabajo fueron desenterrados ayer en un cementerio de Bóveda por expertos de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, que se los entregará a sus familiares en el Bierzo. La exhumación de este cuerpo completa una operación iniciada en el 2012 en la fosa en la que en 1949 habían sido enterrados este integrante del maquis y su compañero Manuel Fernández Soto, el conocido como coronel Benito, asesinados a tiros por un guardia civil infiltrado en su grupo.

lavozdegalicia.es / Carlos Cortés / 22-05-2015

Hace tres años, los arqueólogos y forenses de esta asociación habían desenterrado lo que suponían que eran los restos de Bernardo Álvarez, un hombre que se enroló en 1948 en la guerrilla con el alias de Gasta después de que la Guardia Civil fuese a buscarlo a su casa en la localidad berciana de Bembibre. Su único hijo, Santiago, quería recuperar el cuerpo para incinerarlo y esparcir sus cenizas en el camino que tomó para escapar de los guardias, el lugar en el que lo vio con vida por última vez.

Los documentos forenses de la época explicaban con claridad en qué lugar del cementerio parroquial de Teilán habían sido enterrados. así que localizar la fosa no fue un problema. Esos mismos informes forenses de 1949 describían en qué posición había sido inhumado cada uno de los cuerpos, así que los expertos recurrieron a esa descripción para decidir cuál de los dos cadáveres desenterrar.

Pero sucedió que cuando tomaron muestras al hijo de Bernardo Álvarez para hacer una prueba de adn y confirmar la identificación antes de entregarle los restos, comprobaron que se habían equivocado. Tras obtener un nuevo permiso del obispado de Lugo, forenses y arqueólogos que colaboran con la asociación volvieron ayer a Bóveda a excavar de nuevo la fosa. Tras localizar los restos óseos del que hace tres años pensaron que era Manuel Fernández, los desenterraron y se los llevaron para entregárselo a su familia.

El lugar en el que se encuentra la fosa será utilizado al parecer para construir nuevos nichos.

«Hay más interés en el extranjero que en el Gobierno de España»

«Damos por cerrada la búsqueda de Bernardo Álvarez Trabajo», explicaba ayer al terminar la exhumación Marco González, presidente de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica. En esta última fase del procedimiento de rescate de los restos de este guerrillero participaron colaboradores de la asociación y dos expertos en arqueología forense llegados de Argentina. Se tratar de Luis Fondebrider y Mercedes Salado, formados en su país en la búsqueda de cuerpos de desaparecidos víctimas de la dictadura militar en los años setenta y ochenta.

La Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica acaba de recibir el premio de derechos humanos que entrega cada año la entidad que custodia los archivos de la Brigada Lincoln. Ayer en Bóveda, Marco González apuntaba que este galardón y otras ayudas como la que reciben de los forenses argentinos demuestran que «hay más interés en el extranjero por los derechos humanos en España que en el propio Gobierno español».

El coronel Benito

Los restos de Manuel Fernández Soto, el «coronel Benito» -desenterrados hace tres años al ser confundidos con los de Gasta- continuarán por ahora bajo custodia de esta asociación. El colectivo no descarta que los familiares que le quedan a Manuel Fernández en el municipio coruñés de Mugardos reclamen sus restos.

___

Fotografía destacada: En la exhumación intervinieron forenses argentinos formados en la búsqueda de desaparecidos./ Carlos Castro

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/lemos/boveda/2015/05/22/exhuman-teilan-cuerpo-maquis-asesinado-1949/0003_201505M22C1992.htm

Publicado por ARMH