Archivo de la etiqueta: Manuel Juaneda-Magdalena Gabelas

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La ARMH critica desde Nueva York la falta de apoyo del Gobierno a su labor

Su presidente, Emilio Silva, recoge en Nueva York el galardón, dotado con 100.000 dolares que permitirá que el laboratorio de Ponferrada siga abierto.

leonoticias.com / 11-05-2015

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva, lamentó la falta de apoyo del Gobierno de España a la búsqueda de desaparecidos en la entrega del premio ALBA/PUFFIN al activismo en derechos humanos, en una gala celebrada en el Centro Japonés de Nueva York, a la que asistieron 300 personas.
Un premio que recibió en nombre de la ARMH, Emilio Silva, su presidente y nieto de la primera víctima de la represión franquista identificada por una prueba de ADN. El acto estuvo precedido de un coloquio en el que participaron, además de Silva, la jefa de Comunicación de Human Rigths Watch y ex corresponsal de The New York Times en España, Enma Daly, y la profesora de la Universidad de Cuny y experta en justicia transicional, Stephanie Golob.

En el coloquio quedó patente el cambio de imagen de la transición española a la democracia, que no resolvió las violaciones de derechos humanos que cuarenta años después de la muerte de Franco siguen pendiente de una situación política y judicial. Silva, mostró durante el debate, un anillo que su abuelo, asesinado en 1936, compró en Nueva York, la ciudad en la que vivió entre 1920 y 1925.
El abuelo del presidente de la ARMH vivió en Buenos Aires y seguidamente en Estados Unidos, desde donde regresó a su pueblo en el Bierzo.

Un anillo como recuerdo

Silva mostró el anillo que su abuelo le entregó a uno de sus hijos, cuando quedó ilegalmente detenido en el ayuntamiento de Villafranca del Bierzo, la noche antes de que un grupo de pistoleros de falange lo alejara más de treinta kilómetros dentro de un camión y lo asesinara en una cuneta junto a otros trece hombres.

El debate giró en torno a la situación de los 114.226 desaparecidos de la represión franquista. Stephanie Golob explicó que la Ley de Amnistía española de 1977 ha sido utilizada para impedir las investigaciones de los crímenes cuando una amnistía sólo se puede aplicar después de que haya una investigación que concluya con una condena y no antes.

Tras el coloquio tuvo lugar la gala de entrega del premio, que fue presentada por el presidente y la directora ejecutiva de la Asociación del Archivo de la Brigada Lincoln, Sebastiaan Faber y Marina Garde. Seguidamente tomó la palabra Neal Rosenstein, director de la Fundación Puffin. En el escenario el cantautor español Pedro Pastor interpretó dos canciones y seguidamente se proyectó un vídeo preparado por la ARMH que resumía su propia historia y el abandono que padecen las víctimas de la dictadura franquista por parte del Estado español.

Recepción del premio

A continuación recogió el premio Emilio Silva, que agradeció al escritor Manuel Rivas haberles presentado a la convocatoria. Agradeció a ALBA y a la Fundación Puffin la concesión del premio y a los más de 700 voluntarios que en los quince años de existencia de la asociación han ayudado a encontrar a cientos de desaparecidos. En ese momento hizo mención especial a Marco Antonio González, Nuria Maqueda, René Pacheco y Alejando Rodríguez, allí presentes, y responsables del laboratorio de Ponferrada que podrá ser viable al menos durante dos años gracias al importe de los 100.000 dólares, asociado al galardón.

Silva explicó cómo el Estado español “fabrica enormes cantidades de ignorancia”, impidiendo desde la muerte de Franco que las nuevas generaciones conozcan la historia del primer periodo democrático español, la Segunda República o los terribles años de la dictadura franquista.

Tras explicar que “el mejor monumento que se les puede hacer a los hombres y mujeres que trajeron a la sociedad española su primera república está en los libros de texto”, finalizó con una cita del escritor uruguayo recientemente fallecido, Eduardo Galeano: “Gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”.

Finalmente una banda de jazz interpretó una serie de canciones de la guerra civil y se dio por concluido el acto, al que asistieron familiares de brigadistas internacionales y representantes de organismo de derechos humanos como Joyce Horman, la madre de Charles Horman, el estadounidense desaparecido bajo la dictadura de Pinochet y en cuya historia está basada la película ‘Desaparecido’, de Costa Gavras, protagonizada por Jack Lemmon.

___

Fotografía destacada: Emilio Silva, durante su intervención en la entrega del premio ALBA/PUFFIN en Nueva York. (Foto: Len Tsou)

http://www.leonoticias.com/frontend/leonoticias/La-ARMH-Critica-Desde-Nueva-York-La-Falta-De-Apoyo-Del-Gobie-vn174611-vst216

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

«Mi madre le pidió que escapara, pero no le hizo caso»

Villafranca homenajea al alcalde Gabelas y a toda la corporación fusilada en 1936. Marina Gabelas tenía 10 años cuando fusilaron a su padre. Es la primera a la izquierda, junto a sus hermanos Antonio, Purificación y Julio. De pie aparecen su madre Julia Magdalena y Antonio Gabelas.

Diario de León / Carlos Fidalgo / 24-03-2015

 

Marina Gabelas tiene 88 años, es hija del último alcalde republicano de Villafranca del Bierzo y no se ha olvidado de lo que su madre le contó del día en que se llevaron a su padre, que se encontraba en arresto domiciliario después del triunfo de la sublevación militar. «Vinieron unos hombres vestidos de falangistas y como mi madre no los conocía, desconfió de ellos y le pidió a mi padre que escapara por la parte de atrás, donde había un palomar», relataba ayer a este periódico, a punto de viajar desde La Coruña hasta Villafranca para asistir al Pleno que anoche sirvió de reconocimiento, y de desagravio, a la figura del alcalde Antonio Gabelas y de los ocho miembros de su corporación encarcelados o fusilados el 21 de septiembre de 1936 en Ponferrada, después de que un tribunal militar les condenara a muerte. Marina, la única de los cuatro hijos que tuvo el regidor con Julia Magadalena que todavía vive, no volvió a ver a su padre. «No temía nada y no le hizo caso», decía ayer, satisfecha por la rehabilitación, pero sin dejar de lamentar que madre no esté viva para verlo.

El Pleno de anoche también sirvió para recordar a los otros ocho concejales fusilados y honrar de paso a todas las víctimas de la represión en Villafranca, aunque la Asociación para la Recuperación de la Memoria ya ha solicitado un acto público. «Hoy cerramos una herida, pero hay muchas más, porque sigue habiendo mucha gente tirada por las cunetas», reconoció la alcaldesa, Conchi López.

Después de que los descendientes de Gabelas promovieran su rehabilitación ante el Ministerio de Justicia, que en octubre expedía una declaración de reparación moral al amparo de la Ley de la Memoria, el Pleno también homenajeaba ayer al teniente de alcalde Dalmiro Pérez, con su hija Marisa, de 82 años, residente en Villafranca y presente en la sala, de Antonio Vázquez, cuyos familiares llegaron desde Betanzos, y de Fabriciano García, Francisco Delás, Recaredo del Potro, Eduardo Pérez, Belisario López y Antonio Sobrín. Todos ellos, recordaba Marisa Gabelas, tuvieron al menos la ocasión de despedirse de sus mujeres y recibir un entierro digno.

___

Fotografía destacada: Familiares de Gabelas y de otros ediles fusilados posaron ayer con la alcaldesa antes del Pleno. – l. de la mata

http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/mi-madre-pidio-escapara-no-hizo-caso_966316.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El día en que Azaña caminó por la Calle del Agua

La ARMH rastrea la suerte de Antonio Parra, el hombre que fotografió la multitudinaria manifestación de apoyo a Azaña en febrero de 1936 y retrató al último alcalde republicano.

Diario de León / Carlos Fidalgo / 01-03-2015

El alcalde Gabelas (sentado a la izquierda) con algunos amigos en el estudio de Parra. Foto de Antonio Parra

Ocurrió un 17 de septiembre de 1932. La República era joven, los viajes por carretera más largos y Manuel Azaña presidía del Consejo del Ministros y se encargaba de la cartera de Justicia. A la una de la tarde, y en una escala de un viaje «de riguroso incógnito» a Galicia, Azaña y su mujer se detuvieron en Villafranca del Bierzo. Y les recibió una verdadera multitud de vecinos que marchó a su encuentro para darles una calurosa bienvenida.

De aquella escena entusiasta quedan unas pocas líneas en periódicos como La Libertad y quién sabe si algunas imágenes por descubrir del fotógrafo de la localidad Antonio Parra, autor de las otras fotografías históricas de apoyo a Azaña como las de la manifestación que recorrió la villa en febrero de 1936, un mes de triunfo para el Frente Popular, y cuyo rastro se pierde al estallar la Guerra Civil. El paradero de Parra, que también retrató al último alcalde republicano de Villafranca, Antonio Gabelas —fusilado tras un juicio sumario y recién rehabilitado— es hoy un misterio, hasta tal punto que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha comenzado a buscar las huellas del hombre que fotografió la histórica manifestación que aquel febrero húmedo llenó el viaducto del Burbia de banderas tricolores y carteles de apoyo a un político que cuatro años atrás ya había caminado por la calle del Agua en medio del fervor popular.

Que Antonio Parra es un misterio por resolver lo dicen todos los que se han acercado a sus fotografías, desde el vicepresidente de la ARMH, Marco González, hasta el nieto de Gabelas, el cirujano Manuel Juaneda-Magdalena Gabelas. «Es como si se hubiera esfumado al llegar los nacionales», asegura el médico.

La represión dejó 61 asesinatos y 110 encausados en procedos militares en Villafranca, una población que pagó caro su respaldo a líderes como Azaña. El jefe del Gobierno y futuro presidente de la República durante la Guerra Civil había recalado en la villa cuando se desplazaba a La Coruña por carretera en viaje privado junto a sus esposa, María Dolores de Rivas Cherif, en los últimos días del verano de 1932. «Numeroso público acudió a recibirlos tributándoles una entusiasta acogida» cuando se detuvieron a almorzar, contaba La Libertad para reflejar la ilusión que despertaban los cambios sociales que traía la República. «Los señores de Azaña —decía el periódico— fueron obsequiados con un concierto, mientras almorzaban, por la Agrupación La Rondalla. Como los vítores y aplausos continuaban, el jefe del Gobierno se vio obligado a asomarse al balcón para corresponder al entusiasmo de la muchedumbre». Y hubo más. «Una comisión femenina integrada por jóvenes de las distintas clases sociales —continuaba el redactor— obsequió a la señora Azaña con un magnífico ramo de flores».

Fue entonces cuando el político, recibido como una suerte de mesías laico, se dio un paseo por Villafranca. «Terminado el almuerzo, el jefe del Gobierno manifestó su deseo de visitar la antigua Calle del Agua, hoy de Ribadeo, la cual recorrió seguido de todo el vecindario. Se detuvo a admirar sus monumentos, también la casa donde nació Enrique Gil y Carrasco. Luego estuvo en los jardines públicos y seguidamente se dirigió a su automóvil para reanudar el viaje. Antes entregó una importante cantidad de dinero para los pobres».

Cuatro años después, Antonio Parra, que tenía su estudio en la calle Arén, tomó varias imágenes que revelaban el buen recuerdo que había dejado Azaña. La ARMH ha podido rescatar dos fotografías de aquella concentración de febrero, una de ellas de manos de su presidente, Emilio Silva, donde se aprecia a su padre a los nueve años, portando un cartel en el que reclamaba un grupo escolar. Los familiares de Gabelas también conservan otras tres con el sello de Parra, dos de ellas reproducidas en este reportaje.

La maleta de Parra

Lo que sucedió con su autor después de 1936 es una incógnita que nadie en Villafranca ha podido resolver. Su rastro como fotógrafo tampoco aparece en ningún archivo, ni hemeroteca, confirma Silva. «Es como si lo hubieran borrado del mapa». Pero la ARMH aún tiene esperanzas de que todavía se encuentren sus negativos. «Igual que apareció una maleta de Capa, puede haber una maleta de Parra», concluye Silva.

___

Foto destacada: Manifestación a favor de Azaña en febrero de 1936. El niño Emilio Silva Santín pedía una escuela. Foto de Antonio Parra

http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/imagen-escondida-rendija-pared-45-anos-dia-azana-camino-calle-agua-catala-rehabilita-alcalde-fusilado_960598.html

 

Publicado por ARMH