Archivo de la etiqueta: Federico García Lorca

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La justicia argentina investigará el asesinato de García Lorca tras una denuncia de memorialistas

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) presentó en abril la denuncia que ahora se ha incorporado al caso.

El caso ha sido incorporado a la causa que investiga en Buenos Aires la jueza María Servini por crímenes contra la humanidad.

eldiario.es / EUROPA PRESS / 17-08-2016

La justicia argentina investigará el asesinato del poeta Federico García Lorca, del que se cumple el 80 aniversario este jueves, después de que el caso haya sido incorporado a la causa que investiga en Buenos Aires la jueza María Servini por crímenes contra la humanidad.

Concretamente, la jueza Servini ha admitido l a denuncia que presentó el pasado abril la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), presidida a nivel nacional por Emilio Silva, y ha enviado ya el exhorto pertinente a España, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

La asociación memorialista decidió llevar el asunto ante Servini, que lleva varios años investigando los crímenes franquistas, tras la aparición, en abril del pasado año, de un informe de la Jefatura Superior de Policía de Granada fechado en 1965, que alude al asesinato de García Lorca en el entorno de Fuente Grande, en Alfacar (Granada).

El colectivo solicitó que este hecho se incorporara a la causa que sigue la jueza argentina por crímenes contra la humanidad bajo la carátula ‘N.N.S/Genocidio’, a lo que recientemente ha accedido Servini, tal y como avanza este miércoles ‘El Independiente de Granada’.

En la denuncia que presentó la ARMH, se expone que en ese informe aparece García Lorca conceptuado como socialista, por su vínculo con Fernando de los Ríos y otros “jerifaltes de igual signo político” (sic). Figura también como masón, perteneciente a la logia ‘Alhambra’ con el nombre simbólico de ‘Homero’. Dice el documento que, cuando se produjo la rebelión liderada por Franco (el “Glorioso Movimiento Nacional”), García Lorca se encontraba en Granada, adonde había llegado días antes de Madrid, ciudad en la que residía.

Según se recoge en la citada denuncia, en el lapso de pocos días se practicaron dos registros en su domicilio, a raíz de lo cual se refugió en casa de sus amigos los hermanos Rosales Camacho (antiguos falangistas), donde permaneció hasta su detención, que el documento sitúa entre los últimos días de julio y los primeros de agosto de 1965.

Con una orden de detención dimanante del Gobierno Civil, un grupo formado por Ramón Ruiz Alonso (diputado por la alianza de derechas CEDA), Juan Trescastro y otros cuyos nombres aparecen tachados en el documento se dirigió al domicilio de los Rosales Camacho, acompañado por uno de los hermanos, que debía franquearles el acceso. La casa había sido rodeada por milicias y guardias de asalto, que habían tomado ostentosamente bocacalles y tejados próximos.

El contenido del documento

Una vez efectuada la detención, se condujo a García Lorca a los calabozos del Gobierno Civil. Se interesaron por él, y por su libertad, los hermanos Rosales Camacho y el jefe local y el jefe de Milicias de Falange, además de otras personas cuyos nombres se han ocultado en el documento. Tras entrevistarse con el entonces Gobernador Civil de la provincia, no consiguieron la libertad del detenido pero “obtuvieron la impresión de que ya no corría peligro la vida de Federico García Lorca”.

A continuación el documento asevera “lo más grave de lo ocurrido a partir de ese momento”: “se ha podido precisar” que García Lorca fue sacado del Gobierno Civil “por fuerzas dependientes del mismo” y conducido en un coche al término de Víznar, provincia de Granada, junto a otro detenido cuyas circunstancias personales se desconocen, y que en las inmediaciones de un lugar conocido como Fuente Grande “fue pasado por las armas”. Dice el documento que fue “enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco (…) en un lugar que se hace muy difícil de localizar”.

Asimismo, señala la Brigada Regional de Policía que García Lorca estaba “tildado de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser vox pópuli”, aunque reconoce que no hay antecedentes de casos concretos en tal sentido. El documento termina refiriéndose a las “duras recriminaciones” sufridas por la familia Rosales Camacho por haber amparado a García Lorca y al “evidente peligro de una grave sanción de la Autoridad gubernativa” que pesaba sobre algunos de sus miembros, pero “que evitó la Falange granadina”.

La opción argentina

La asociación trasladó todo este asunto a la juez Servini y le instó a pedir al Ministerio del Interior el informe redactado por personal de la 3ª brigada regional de investigación social de la Jefatura Superior de Policía de Granada y que se dirige al gobernador civil de esa provincia, con fecha de 9 de julio de 1965 y el primero que trataba la muerte del poeta de forma oficial, “así como toda otra documentación que obre en sus archivos, relativa a la detención y homicidio de Federico García Lorca, realizada entre los últimos días de julio y los primeros de agosto de 1965, en Granada, y la remitan a las presentes actuaciones”.

Después de que el juez Baltasar Garzón fuera inhabilitado tras abrir una causa contra los crímenes del franquismo en la Audiencia Nacional, a la ARMH sólo le ha quedado “la opción” de la justicia argentina, según señalaba en su día a Europa Press Emilio Silva, que recordó también el caso de Ascensión Mendieta, una mujer de 90 años que pidió exhumar la fosa en la que se encontraban los restos de su padre, en el cementerio de Guadalajara, por orden de la juez María Servini.

Fotografía destacada: Federico García Lorca

Fuente:http://www.eldiario.es/andalucia/investigara-asesinato-Garcia-Lorca-ARMH_0_549095413.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Federico García Lorca en la caja negra del franquismo

blogs.publico.es/ Emilio Silva / 01-07-2016
Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

En octubre de 1937, un corresponsal argentino del diario La Prensa, que estaba informando de la guerra de España, tuvo la oportunidad de encontrarse con el dictador Francisco Franco. La entrevista está recogida en el libro Palabras del Caudillo, editado en 1939 por Falange Española Tradicionalista y de las Jons, y recoge discursos y entrevistas en medios de comunicación internacionales al mejor estilo guebeliano.

El periodista tuvo la “osadía” de preguntarle al Caudillo si habían “fusilado a escritores españoles de fama mundial”. La referencia al asesinato de Federico García Lorca fue respondida contundentemente por el general Franco: “Se ha hablado mucho en el extranjero de un escritor granadino; se ha hablado mucho porque los rojos han agitado este nombre como un señuelo de propaganda. Lo cierto es que en los momentos primeros de la revolución en Granada, ese escritor murió mezclado con los revoltosos; son los accidentes naturales de la guerra. Granada estuvo sitiada durante muchos días, y la locura de las autoridades republicanas, repartiendo armas a la gente, dio lugar a chispazos en el interior, en alguno de los cuales perdió la vida el poeta granadino”.

Durante cuatro años, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica guardó un informe que llevaba años escondido en los sótanos del Ministerio del Interior, rodeado de centenares de secretos documentales que nunca han podido salir a la luz. La persona que lo entregó pidió que fueran respetados sus plazos y que ya avisaría cuando el documento pudiera hacerse público. Se trataba del informe generado en España por una petición de información de una historiadora francesa, Marcelle Auclair, que estaba investigando y escribiendo sobre la muerte del poeta Federico García Lorca. Su solicitud generó un informe policial que nada tiene que ver con la manipulación histórica del Caudillo. El informe enumera algunas de las razones por las que Lorca fue “pasado por las armas”. Se dice que era socialista, masón y se añade que “estaba tildado de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser “vox pópuli”… Siendo evidentes las causas de su asesinato; su opción sexual, su colaboración con los gobiernos progresistas de la Segunda República, su Barraca llevando la cultura a donde nunca estuvo, su lucha contra la ignorancia, es curioso cómo la democracia lo ha despojado ese significado hasta reducirlo a una especie de autor folclórico, que simplemente supo captar esencias de la vieja, profunda y peculiar España. Incluso uno de los investigadores que está tratando de buscar sus restos, Miguel Caballero, aseguraba recientemente: “Se han apropiado indebidamente de Lorca, que para nada era de izquierdas”; una afirmación que recuerda a la frase del Caudillo en la que afirmaba que los rojos agitaban “este nombre como un señuelo de propaganda”.

¿Qué pasaría en Chile si un historiador dijera que la oposición a Pinochet ha utilizado la figura de Víctor Jara que para nada era de izquierdas? ¿O que Antonio Machado o Miguel Hernández nunca se definieron políticamente? Pues  posiblemente lo mismo que ha pasado con las palabras de este historiador: nada.

La cultura franquista, el éxito sociológico de la dictadura, el atado y bien atado, es el triunfo de la despolitización. La famosa frase del dictador: “haga como yo,  no se meta en política”, es una orden que obedientemente sigue vigente en nuestra democracia, tan necesitada de significados políticos como de acabar con sus insignificancias históricas.

Sólo desde esa perspectiva se puede entender que su intensa vida y su trágica muerte, no se hayan convertido en un símbolo de la lucha contra la intolerancia,  en una referencia permanente entre quienes denuncian la homofobia, entre quienes han hecho del “orgullo gay” una celebración que festeja “el fin de las aberraciones”. Lorca víctima de la intolerancia, Lorca poeta universal, ha vivido apartado de su tragedia personal durante décadas, escondido en la caja negra del franquismo, despojado de su compromiso personal, arrojado a las cunetas de la historia como muerto por un accidente.

Pero este 2 de julio, el mismo día que se celebra en Madrid la gran marcha del Orgullo Gay, Federico recibirá un homenaje que trata de convertirlo en un símbolo que siempre debió ser; el de una vida que nunca debió terminar y el de un asesinato que nunca debió ocurrir. La cultura de los derechos humanos se construye sobre las violaciones de los derechos humanos. El asesinado de Federico García Lorca y de todas y todos los 114.226 federicos que permanecen desaparecidos por la represión franquista debe servir para construir valores contra la intolerancia, conocimiento de nuestra historia, cultura democrática y politización del pasado. Ni Lorca “perdió la vida” como dijo el dictador, ni quienes hoy sufren agresiones homófobas “pierden su tranquilidad”. Nuestra recuperación de la democracia se ha sostenido sobre el olvido y la ignorancia y la ciudadanía ha perdido un pasado repleto de referencias para  construir un presente certero. Hagamos como Lorca, metámonos en política.

___

Fuente:http://blogs.publico.es/otrasmiradas/6690/federico-garcia-lorca-en-la-caja-negra-del-franquismo/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Cómo el asesinato de Lorca puede ayudar a sacar a la luz documentación secreta del franquismo

Patricia Rafael/Vice News/17-06-2016

“Dicho detenido fue sacado del Gobierno Civil por fuerzas dependientes del mismo y conducido en coche al término de Víznar [Granada] y en las inmediaciones del lugar conocido como ‘Fuente Grande’, en unión de otro detenido cuyas circunstancias personales se desconocen, fue pasado por las armas después de haber confesado, según se tiene entendido; siendo enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra”.

Esta es la descripción que hace la 3ª Brigada Regional de Investigación Social en una nota informativa fechado el 9 de julio de1965 — en plena dictadura franquista — sobre el asesinato del escritor Federico García Lorca, ocurrido en agosto de 1936, al principio de la Guerra Civil española.

El documento, que permneció guardado en el Archivo General del Ministerio del Interior hasta que el año pasado se hizo público, forma parte de la denuncia por el asesinato del escritor que el pasado abril presentó la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ante la jueza argentina María Servini, quien investiga la única causa abierta contra los crímenes cometido durante la dictadura de Francisco Franco.

La intención de la asociación, además de que la magistrada investigue la muerte violenta del poeta, es que recabe toda la documentación sobre la detención y asesinato de Lorca y que 80 años después de que le mataran por fin se haga pública toda la información al respecto que aún permanece encerrada en los archivos de la Administración Pública.

“El documento es una descripción perfecta de por qué le mataron”, señala a VICE News Emilio Silva, presidente de la asociación. La nota afianza de forma oficial las teorías que sostienen que quienes dieron el golpe de estado contra la República mataron al poeta por sus ideas de izquierdas y porque era homosexual y no, como la dictadura siempre sostuvo, que fue víctima de las trifulcas propias de la guerra.

“Aunque sin actividades conocidas, [Lorca] estaba conceptuado como socialista por la tendencia de sus manifestaciones y por lo vinculado que estaba a Fernando de los Ríos [ministro socialista en la República], como también por sus estrechas relaciones con otros jerifaltes de igual signo político”, recoge el informe elaborado en 1965 a petición de la embajada española en París para facilitar información a la escritora francesa Marcelle Auclair, quien preparaba una biografía del poeta.

A continuación, el escrito, de apenas una hoja y media mecanografiada, detalla cómo el autor de Poeta en Nueva York fue detenido por orden del Gobierno Civil en casa de sus amigos los hermanos Rosales, “antiguos falangistas”, donde se había refugiado tras el golpe de estado. El domicilio “había sido rodeado con gran aparato por Milicias y Guardias de Asalto [sic] que tomaron las bocacalles y tejados próximos”, se describe.

Tras ser detenido y llevado a los calabozos, en el documento se detalla cómo fue asesinado y después añade: “Se significa que Federico García Lorca estaba tildado de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser ‘vox pópuli’, pero lo cierto es que no hay antecedentes de ningún caso concreto en tal sentido”.

La nota informativa está acompañada de las cartas que entonces se cruzaron el ministro de la Gobernación, Camilo Alonso, y el de Exteriores, Fernando Castiella, para atender la petición de la escritora francesa. “Debo confesar a usted francamente que me inquieta un poco la idea de desenterrar con ese motivo tan desdichado asunto”, le escribe el primero al segundo.

Toda esta documentación permaneció escondida en el Archivo del ahora Ministerio del Interior hasta que hace tres años una persona se la hizo llegar a la ARMH. “Nos dice que no podemos hacerla pública hasta más adelante”, cuenta Silva. Así hace la asociación, que mientras tanto sí investigó por su cuenta. Le mostraron los papeles al hispanista y biógrafo del poeta, Ian Gibson, quien les dijo que lo que veía por escrito concordaba con lo que él llevaba investigando durante tantos años.

La asociación acudió después al propio archivo de Interior a reclamar la documentación original. “Se sorprendieron mucho de que supiéramos que existía”, señala el presidente de la ARMH. Cuando solicitaron ver el resto de archivos al respecto les respondieron que tenían que señalar el número de expediente exacto. “Les pedimos ver la relación de toda la documentación y nos dijeron que no lo tenían”, explica Silva, quien subraya que “el Franquismo es un gran secreto”.

Familiares de represaliados durante la dictadura y asociaciones de la memoria llevan años rebuscando en archivos civiles y militares, que muchas veces están cerrados, para tratar de arrojar luz sobre lo que pasó durante los casi 40 años de represión franquista. Silva está convencido por ejemplo de que uno de los documentos que permanece guardado en algún lugar es el mapa exacto de fosas.

“Antes del traslado al Valle de los Caídos tuvo que existir un informe previo para decidir todo lo que se trasladaba luego a Madrid”, subraya. Sería una relación exacta y reciente — el movimiento de restos a la basílica comenzó a hacerse apenas 20 años después de terminada la Guerra Civil — del número de tumbas comunes que aún existen por exhumar en el país.

La asociación tiene documentadas algo más de 2.000 fosas y ese documento aumentaría la cifra con toda probabilidad. “La Administración está llena de agujeros negros que hay que ir abriendo”, afirma el presidente de la ARMH.

Una de las abogadas de la que se conoce como querella argentina, Ana Messuti, señala a VICE News “la importancia de la asociación por recuperar la memoria de una muerte que se convirtió en un mito”, en referencia a que en España lo que siempre ha trascendido y se ha discutido en la opinión pública es la búsqueda de los restos de Lorca y no tanto el porqué de su asesinato.

A este respecto, Silva se pregunta por qué ningún colectivo español de defensa de los derechos LGTB ha reivindicado y homenajeado nunca la figura del poeta “cuando él fue el primer represaliado más universal por su condición de homosexual”.

https://news.vice.com/es/article/lorca-espana-franquismo-armh-servini?utm_source=vicenewsestw

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La Justicia argentina recibe una denuncia para que investigue el asesinato de Federico García Lorca

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que preparó el escrito, ha puesto en evidencia que la desaparición del escritor debe trascender la leyenda para que se indaguen las responsabilidades penales de su asesinato.

publico.es / Ana Delicado / 05-04-2016

La causa judicial que en Argentina instruye los crímenes del franquismo ha recibido un pedido para que investigue el asesinato del poeta Federico García Lorca. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que preparó el escrito, ha puesto en evidencia que la desaparición del escritor debe trascender la leyenda para que se indaguen las responsabilidades penales de su asesinato.

Así lo manifestó Ana Messuti, una de las abogadas de la querella que presentó este martes en Buenos Aires la documentación en el despacho de la jueza María Servini de Cubría junto con los abogados argentinos Máximo Castex y Carlos Slepoy.

“Lo importante es que un trabajo de la ARMH está recuperando la memoria de una muerte que se convirtió en una especie de mito, cuando en España se olvida la dimensión jurídico penal. Lorca ha pasado al imaginario colectivo por la desaparición de su cadáver, cuando en realidad hay un crimen que denunciar”, indica a Público la letrada.

Según la Brigada Regional de Policía, Lorca estaba acusado “de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser vox pópuli”

La denuncia que han entregado, sostiene Messuti,“pide que la punta del iceberg revele la campaña que se encuentra debajo”, una tarea difícil de llevar a cabo ante la ausencia de colaboración del Gobierno español, que continúa sin dar trámite al pedido de la jueza argentina para tomar declaración indagatoria a los imputados en su investigación.

Los querellantes mencionan en su oficio una información de la 3ª Brigada Regional de Investigación Social de la Jefatura Superior de Policía de Granada “en el que figura un relato que acredita de manera fehaciente las circunstancias de la detención y asesinato del poeta”.

Ese documento, fechado el 9 de julio de 1965, califica al escritor de socialista y masón, y relata que tras dos allanamientos a su casa, Lorca se refugió en la vivienda de unos amigos, antiguos falangistas, hasta que fue detenido por orden del Gobierno Civil.

“Se ha podido precisar”, añade el informe, que el poeta fue sacado de los calabozos del Gobierno Civil “por fuerzas dependientes del mismo”, y trasladado en un coche junto con otro detenido hasta que llegó a la localidad granadina de Víznar, donde “fue pasado por las armas” y luego “enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco, en un lugar que se hace muy difícil de localizar”.

“Veremos si a partir de ahí se puede pedir al Ministerio del Interior, que es de donde procede ese documento, que se abran los archivos de esta cartera”, enfatiza Adriana Fernández

Según la Brigada Regional de Policía, Lorca estaba acusado “de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser vox pópuli”, aunque también admitía que no había antecedentes. Por esta información, que procede precisamente de los archivos del Ministerio del Interior, la ARMH solicita a la Justicia de Argentina que envíe una comisión rogatoria para recibir copias certificadas de este documento y de todos los que se refieran a la detención y asesinato del poeta.

Una vez la jueza Servini acepte este pedido, algo que los abogados dan por supuesto, “saldría la comisión rogatoria, y se sortearía el juez de instrucción español al que se debe pedir esta información”, añade el abogado Castex. “España debería dar curso a la comisión rogatoria, porque está prevista en el tratado de Cooperación y Asistencia en Materia Penal entre Argentina y España”, afirma.

“Veremos si a partir de ahí se puede pedir al Ministerio del Interior, que es de donde procede ese documento, que se abran los archivos de esta cartera”, enfatiza Adriana Fernández, una de los tres querellantes originales que impulsaron la megacausa que investiga los crímenes del franquismo, además de representante de la ARMH.

La jueza aguarda a que España le dé la autorización para tomar declaración indagatoria a 19 altos cargos del Gobierno franquista y de la transición

Entre 300 y 400 querellas ha recibido el juzgado de Servini de Cubría para que investigue los delitos de lesa humanidad de la dictadura española, mientras siguen llegando denuncias a través de los consulados argentinos de todo el mundo. Hace dos años se superaron las 5.000, según el Ministerio Público Fiscal, así que ahora el número será mucho mayor.

Entre tanto, la jueza aguarda a que España le dé la autorización para tomar declaración indagatoria a 19 altos cargos del Gobierno franquista y de la transición, entre los que hay dos ex ministros, José Utrera Molina y Rodolfo Martín VIlla. El Ministerio de Justicia recibió el exhorto de la magistrada el pasado 9 de marzo, en el que planteaba su viaje entre el 4 y el 22 de abril. Todavía no ha respondido. En el juzgado de Servini, hoy asentían: “Pasa lo mismo con los exhortos”.

Falsas afirmaciones del ministro de Exteriores

El Ministerio de Justicia recibió el 9 de marzo un exhorto de la magistrada María Servini de Cubría, instructora de la causa, para poder viajar a España con el fin de tomarle declaración indagatoria a los 19 altos cargos del Gobierno franquista y de la transición imputados en su investigación.

Consultado por Público sobre el motivo por el que el Gobierno español no da trámite al pedido de la jueza María Servini de Cubría, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, repuso: “Entiendo que esto es algo que deben tratar las autoridades judiciales, y que el Gobierno se limita a transmitir las decisiones de las autoridades judiciales como ocurre en un Estado de derecho”.

Desde la Embajada española en Buenos Aires, donde se disponía a dar un homenaje a los españoles desaparecidos durante la dictadura argentina (1976-1983), el ministro agregó: “No es un expediente que haya seguido con especial atención, no conozco más detalles”.

El abogado Carlos Slepoy, representante de la querella en la causa judicial, contradijo a García-Margallo. “Lo que ha dicho el ministro es inconcebible. Primero, que no conozca el tema, y segundo, que ignore el hecho de que él dice que es un tema de la Justicia, cuando una comisión rogatoria tiene que ser habilitada en vía administrativa con anterioridad, y eso es precisamente lo que no han hecho”.

El letrado afirmó que el Gobierno español es un Ejecutivo en agonía que va a ser inmune a cualquier pedido que se haga, “pero confiamos en que las nuevas autoridades políticas tengan una actitud diferente y de colaboración con la Justicia argentina”.

___

Fotografía destacada: La causa judicial que en Argentina instruye los crímenes del franquismo ha recibido un pedido para que investigue el asesinato del poeta Federico García Lorca.

Fuente:http://www.publico.es/politica/justicia-argentina-recibe-denuncia-investigue.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Lorca, un crimen que no ha prescrito

La cultura dominante desde la transición se ha encargado de convertir la muerte del poeta Federico García Lorca en algo similar a uno de sus romances; una muerte lorquiana, una tragedia contada con rima asonante y oscura. Los intentos por despolitizar su asesinato han conseguido, durante años, mantener su terrible crimen como una tragedia digna del folclore popular, llegando a narrar con romanticismo la visión del paraje en el que pudo ser asesinado.

publico.es / Emilio Silva / 25-09-2015

¿Qué le ocurre a una sociedad incapaz de mirar como un crimen lo que les ocurrió a los 144.226 desaparecidos del franquismo de los que se tienen referencia sin inmutarse? ¿Spain is different? Es el franquismo el que construyó esa especie de visión costumbrista de la violencia, la interpretación descafeinada de la dictadura, la aceptación mediante la mala educación de cuatro décadas de miedo y la reconstrucción de una democracia con aluminosis

Llama la atención la falta de un relato criminal acerca de su muerte. Mientras en Chile se han hecho dos autopsias de la muerte de Víctor Jara y ha sido enterrado con honores de Estado, la muerte del poeta granadino ha vivido alejada del derecho.

Hace unos meses la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) recibió de forma casi anónima un informe en el que se relataba el asesinato del poeta; el primer documento en el que el gobierno de la dictadura reconocía el asesinato del poeta y las razones políticas y homófobas por las que había sido asesinado. La versión que dio el dictador Francisco Franco a un corresponsal argentino del diario La Prensa, en plena guerra, fue que el “famoso poeta” había muerto en un altercado causado por las armas que el Gobierno republicano había entregado al pueblo. Incluso la fundación que lleva sus nombres llegó a restar importancia al hecho de que hubiera sido rojo y homosexual, en un intento por normalizar la vida del poeta con respecto a la despolitización del pasado en la que colaboraron numerosas élites culturales, políticas y académicas durante la transición.

La ARMH lleva quince años buscando a los desaparecidos de la dictadura, tratando de construir una visión de los crímenes del franquismo que incorporen la visión de los derechos humanos y del derecho penal internacional. Por eso en abril de 2010 promovió la denuncia de las desapariciones forzadas que llevó a la puesta en marcha de la querella argentina. Ahora está preparando la denuncia con la que presentará el informe policial recientemente aparecido sobre el asesinato de Lorca. Lo hace por el deber de denunciar ese crimen y para que la jueza que investiga desde Buenos Aires sepa que en los sótanos de algunos ministerios españoles se oculta documentación que podría ser extremadamente útil para su investigación y para que la sociedad conozca su pasado.

Los huesos de Lorca, allá donde estén, son el esqueleto de un enorme silencio que camina por nuestro país a sus anchas; un silencio sordo y retorcido que protege a los asesinos, a los torturadores, a los ladrones de bebés nacidos en la posguerra de los vientres de las presas republicanas y que hace vivir a buena parte de la sociedad como si hacer justicia por el asesinato y la desaparición de más de 113.000 hombres y mujeres fuera algo superficial. Aquí, mientras no haya justicia para tantas familias, la democracia seguirá siendo todavía una palabra escrita con letras minúsculas.

___

Fotografía destacada: Barranco de Víznar donde está la fosa de Lorca. | Foto: Jesús G. Hinchado

Fuente: http://blogs.publico.es/otrasmiradas/5438/lorca-un-crimen-que-no-ha-prescrito/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La desaparición de Lorca será denunciada ante la jueza argentina que investiga los crímenes del franquismo

La ARMH recupera documentos incluidos en un informe policial de 1968 en los que se apunta que el poeta fue sacado del Gobierno Civil “por fuerzas dependientes del mismo” y ejecutado y enterrado en Viznar en un lugar “difícil de localizar”.

elplural.com / 18-08-2015

Coincidiendo con el 79 aniversario del asesinato del poeta Federico García Lorca, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha anunciado que presentará una denuncia por esta desaparición ante la jueza argentina, María Servini de Cubría, que desde abril de 2010 investiga las violaciones de derechos humanos de la dictadura franquista.

Nuevos documentos sobre las últimas horas del poeta
La decisión está relacionada con la aparición de unos documentos que la ARMH ha custodiado varios meses antes de que salieran a la luz hace unas semanas y con origen en una investigación de la Jefatura Superior de Policía de Granada en 1965. En uno de los documentos de aquella investigación se hace un relato de las últimas horas de vida de Federico García Lorca, así como de las razones por las cuales fue tomada la decisión de asesinarlo. Este es parte del texto con el que se redactará la denuncia para poner en conocimiento de la jueza argentina, María Servini de Cubría. La existencia de tal documentación:

“En un documento de la 3ª Brigada Regional de Investigación Social de la Jefatura Superior de Policía de Granada, de fecha 9 de julio de 1965 figura un relato que acredita de manera fehaciente las circunstancias de la detención y asesinato del poeta Federico García Lorca, que paso a resumir….

Mediación para su libertad…

…..Una vez efectuada la detención, se condujo a García Lorca a los calabozos del Gobierno Civil. Se interesaron por él, y por su libertad, los hermanos Rosales Camacho y el Jefe Local y el Jefe de Milicias de Falange, además de otras personas cuyos nombres se han ocultado en el documento. Tras entrevistarse con el entonces Gobernador Civil de la provincia, no consiguieron la libertad del detenido pero “obtuvieron la impresión de que ya no corría peligro la vida de Federico García Lorca”.

Fuerzas dependientes del Gobierno Civil se lo llevan para la ejecución
A continuación el documento asevera lo más grave de lo ocurrido a partir de ese momento:

“se ha podido precisar” que García Lorca fue sacado del Gobierno Civil “por fuerzas dependientes del mismo” y conducido en un coche al término de Viznar, provincia de Granada, junto a otro detenido cuyas circunstancias personales se desconocen, y que en las inmediaciones de un lugar conocido como Fuente Grande “fue pasado por las armas”. Dice el documento que fue “enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco (…) en un lugar que se hace muy difícil de localizar”.

Acusaciones de “homosexualismo”
Señala la Brigada Regional de Policía que García Lorca estaba “tildado de prácticas de homosexualismo, aberración que llegó a ser vox pópuli”, aunque reconoce que no hay antecedentes de casos concretos en tal sentido. El documento termina refiriéndose a las “duras recriminaciones” sufridas por la familia Rosales Camacho por haber amparado a García Lorca y al “evidente peligro de una grave sanción de la Autoridad gubernativa” que pesaba sobre algunos de sus miembros, pero “que evitó la Falange granadina”.

Esperanza de que la jueza argentina ayude a esclarecer el crimen
La ARMH solicitará a la jueza que reclame al Gobierno de España cualquier documentación similar que pueda servir para conocer el paradero de desaparecidos y esclarecer los hechos que desembocaron en sus detenciones ilegales y posteriores asesinatos.

___

Fotografía destacada: El poeta Federico García Lorca – EFE

http://www.elplural.com/2015/08/18/la-desaparicion-de-lorca-sera-denunciada-ante-la-jueza-argentina-que-investiga-los-crimenes-del-franquismo/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Quién es quién en los documentos que prueban el asesinato de Lorca

Ramón Ruiz Alonso, los Rosales o Trescastro son algunos de los protagonistas de los papeles desvelados por eldiario.es que prueban que las fuerzas franquistas mataron al poeta.

Los documentos publicados revelan algunas novedades respecto a la investigación, como que fue fusilado junto a una persona y no junto a tres.

eldiario.es / Diego Barcala / 23-04-2015

Algunos nombres propios aparecidos en el documento que oficializa el crimen de Estado de Federico García Lorca y que ha publicado en exclusiva eldiario.es son viejos conocidos de los investigadores lorquianos. Estas son las vidas de estos personajes que participaron en un momento clave de la historia de la cultura española del siglo.

RAMÓN RUIZ ALONSO

El hombre clave en la denuncia, detención y posterior fusilamiento del poeta. Ramón Ruiz Alonso era cinco años menor que Federico García Lorca. Había sido elegido diputado por Granada por la CEDA (la coalición de Gil Robles que ganó las elecciones de 1933). Su figura era muy destacada en la prensa de Granada de los años 30, conocido por su vozarrón que utilizó para dar sus terribles mítines y su fuerte presencia física. El informe policial le coloca al frente del grupo que insiste en la búsqueda y detención del poeta, pero no le nombra como denunciante, algo que las investigaciones conocidas hasta ahora dan por hecho aunque él, a posteriori, siempre negó.

Ruiz Alonso acudió al cuartel de Falange para instar a Miguel Rosales a que soltara a Lorca y posteriormente acudió a detenerlo y entregarlo al Gobierno Civil. Pero su participación, según él, acabó aquí. Es decir, no fue suya la decisión de matar a Lorca aunque pocos desconocían en la época que denunciar a un izquierdista era ponerle frente a los fusiles. Ruiz Alonso volvió de Madrid pocos días antes de la sublevación, como un esplendoroso diputado de derechas y convencido de que organizaría las milicias.

Pero Falange fue quien se encargó de ello y mantuvo una lucha por liderar las acciones de los rebeldes. En cualquier caso es el hombre que lideró la detención y la repercusión de ello le pesó toda su vida. Tras la Guerra Civil, Ruiz Alonso se marchó de Granada a Madrid y en 1973, ante la inminente caída del régimen, decidió huir a EEUU. Sabía lo que iba a suceder.

Los hermanos Rosales fueron los primeros en contar en televisión lo sucedido con Lorca y en señalarle como uno de los culpables. Una curiosidad relevante. Ruiz Alonso es el padre de las actrices Emma Penella y Terele Pávez, que pese a no hablar casi nunca de su padres, repetían la versión de su padres: “Sólo obedecía órdenes”.

MIGUEL ROSALES CAMACHO

El informe le cita como Jefe de bandera de la sede de Falange Española en Granada. Los hombres que buscaban a Federico García Lorca se enteraron de que la familia Rosales escondía en su domicilio al poeta. Por eso acudieron a Miguel que, según el informe, les acompañó a su propia casa. Miguel Rosales fue acusado en 2001 por uno de sus sobrinos, Gerardo Rosales, de oponerse en aquellos días a refugiar al poeta ( El silencio de los Rosales. Ed. Planeta).

La familia guardó silencio durante décadas para evitar represalias, como también explica el informe. Ian Gibson entrevistó a Miguel Rosales en 1966, un año después de que el informe fuera redactado. Miguel le recordó que los escritos de Lorca y sus entrevistas en las que llega a declarar que “en Granada reside la peor burguesía de España”, fueron muy comentadas en la ciudad. De los recuerdos de Miguel Rosales salió una de las claves para entender el suceso. Según su memoria, el diputado Ramón Ruiz Alonso dijo: “Hizo más daño con su pluma que otros con la pistola”.

JUAN TRESCASTRO

El informe policial confirma que se trataba de uno de los acompañantes de Ruiz Alonso en la detención del poeta en casa de los Rosales. Pero su participación, por los testimonios recogidos por los investigadores, va más allá. Se cree que este terrateniente de Santa Fe, abogado derechista, participó en el fusilamiento. Un testigo aseguró haberle oído una terrible declaración que resuena en la historia de la muerte de Federico: “Yo mismo le he metido dos tiros por el culo”.

FEDERICO MARTÍN LAGOS

La tercera persona que sacó a Federico de su refugio y lo llevó ante la muerte. El informe dice que Martín Lagos acompañó a Ruiz Alonso y Trescastro a casa de los Rosales para efectuar la famosa detención. El informe explica, y coincide con los testimonios de los investigadores, que la casa de los Rosales estaba rodeada de personas armadas cuando fueron a detener al poeta.

Este falangista efectuó la detención el domingo 16 de agosto, como ya había recogido Miguel Caballero en su libro Las trece últimas horas en la vida de García Lorca.

JOSÉ DIAZ PLÁ

El jefe local de la Falange en aquellos días. Según el informe fue uno de los que intentó evitar la muerte de Lorca una vez estaba ya en el calabozo del Gobierno Civil. Para entenderlo hay que saber que los Rosales, falangistas, mantenían un enfrentamiento por el control de la rebeldía con el diputado de CEDA Ruiz Alonso, motivo por el cuál se podría explicar el empeño de Ruiz Alonso por detener al refugiado de los Rosales, Federico García Lorca.

Díaz Plá ayudó a Luis Rosales a que corriera la misma suerte que su amigo Federico ante el gobernador civil y le convenció para redactar una declaración en la que negara haber ocultado al poeta.

CECILIO CIRRE JIMÉNEZ

La misma noche en la que Lorca es detenido y llevado al calabozo, Luis Rosales acude con varios amigos falangistas a evitar lo inevitable. En su declaración dice que “un tal Ruiz Alonso” se ha presentado en su casa para detener al poeta. Ruiz Alonso, presente en una atestada sala, dice: “Ruiz Alonso soy yo”. Rosales le espeta: “¿Bajo qué responsabilidad se ha presentado en mi casa?”. Y el diputado responde: “Bajo mi responsabilidad”. La escena se produce a gritos y con violencia. Cecilio Cirre coge de la solapa a Ruiz Alonso y le dice: “Cuádrese, está hablando con un superior”. La escena fue descrita por el propio Luis Rosales en los años 70 a Ian Gibson.

JUAN VALDÉS GUZMÁN

El Gobernador Civil de Granada en la sublevación. Un auténtico carnicero que asesinó a cientos de personas además de a Federico García Lorca. Por ejemplo, al entonces alcalde socialista de Granada, Manuel Fernández Montesinos, cuñado del propio Federico. Valdés soportó la presión de los Rosales para liberar a Lorca y en un momento dado sacó de su cajón una denuncia, documento clave del asesinato, que motivó su fusilamiento.

Según los investigadores, antes de dar la orden de asesinar a Lorca, consciente de la relevancia del personaje, llamó por teléfono al General Queipo de Llano, que estaba en Sevilla liderando el Golpe por el sur. Queipo de Llano, que conserva numerosas calles a su nombre en multitud de municipios en España, dio la célebre orden: “Café, mucho café”. Es decir: a la fosa.

FERNANDO DE LOS RÍOS

El informe policial franquista sostiene que Federico García Lorca es una persona cercana al socialismo por sus escritos y por su relación con Fernando de los Ríos. El que fuera ministro de Educación republicano era una de las bestias negras de los golpistas. Lo fue en la república y perduró durante el franquismo por lo que es lógica su alusión en un informe de 1965.

La actriz Emma Penella, tratando de limpiar el nombre de su padre Ramón Ruiz Alonso, explicó que la detención de Lorca tenía como objetivo encontrar a Fernando de los Ríos. Extremo que niegan todos los historiadores lorquianos, pero que el informe cita como una versión franquista de los hechos.

___

Fotografía destacada: Documentos policiales de 1965 prueban el asesinato de Lorca por homosexual y masón

http://www.eldiario.es/sociedad/documentos-prueban-asesinato-Lorca_0_380412999.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Nuevos documentos secretos del franquismo prueban la implicación del régimen en el asesinato de Lorca

eldiario.es ha tenido acceso en exclusiva a varios documentos propiedad del régimen franquista en el que se reconoce su autoría en el fusilamiento del poeta español en 1936.

“Sacado por fuerzas del Gobierno Civil, en las inmediaciones del lugar conocido como ‘Fuente Grande’, fue pasado por las armas después de haber confesado, siendo enterrado en aquel paraje”.

Los documentos, fechados en 1965, también reflejan algunas de las razones esgrimidas por el franquismo para acabar con la vida de Lorca: “Estaba tildado de prácticas de homosexualismo y estaba conceptuado como socialista”.

eldiario.es/Hugo Domínguez/22-04-2015

Federico García Lorca fue fusilado en Granada al comienzo de la Guerra Civil, en agosto de 1936, por fuerzas falangistas. La dictadura franquista nunca llegó a reconocer su implicación públicamente, a pesar de que se persiguió al poeta por sus creencias políticas. eldiario.es ha tenido acceso a varios documentos, hasta ahora secretos, en los que la dictadura reconoce el asesinato del autor español más influyente y con más popularidad del siglo XX a manos de falangistas: “Sacado por fuerzas del Gobierno Civil, en las inmediaciones del lugar conocido como ‘Fuente Grande’ (municipio de Alfacar), fue pasado por las armas después de haber confesado, según se tiene entendido, siendo enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra”, dicen los documentos.

Estas revelaciones mecanografiadas, con fecha a 9 de julio de 1965, casi treinta años después de su muerte, contrastan con el discurso sobre la muerte de Lorca que mantuvieron hasta el final altos mandos de la dictadura franquista y el mismísimo Francisco Franco, según se recoge en el libro Palabras del Caudillo: “Se ha hablado mucho en el extranjero de un escritor granadino; se ha hablado mucho porque los rojos han agitado este nombre como un señuelo de propaganda. Lo cierto es que en los momentos primeros de la revolución en Granada, ese escritor murió mezclado con los revoltosos; son los accidentes naturales de la guerra”, apunta Franco en varios párrafos.

Los documentos, de dos páginas de extensión, echan por tierra las aseveraciones del dictador respecto al fusilamiento del poeta. La detención de Lorca, al que las autoridades franquistas no reconocían “actividad alguna”, se relaciona con los siguientes motivos: “Estaba conceptuado como socialista por la tendencia de sus manifestaciones y por lo vinculado que estaba a Fernando de los Ríos –ideólogo socialista español–, como también por sus estrechas relaciones con otros jerifaltes [sic] de igual signo político”. “Un masón perteneciente a la logia ‘ALHAMBRA’ en la que adoptó el nombre simbólico de ‘HOMERO’, desconociéndose el grado que alcanzó en la misma”, se apostilla en el texto.

Esto fue lo que sucedió antes de su arresto. Después, para justificar su asesinato, incorporan nuevas razones: “Estaba tildado de prácticas de homosexualismo [sic], aberración que llegó a ser ‘vox populi”. Después, afirman: “Lo cierto es que no hay antecedentes de ningún caso concreto con tal sentido”, se puede leer en el escrito de dos páginas carente de rúbrica.

“Pasado por armas tras confesar”

Estos son los términos en los que se relata la ejecución de Federico García Lorca en un paraje granadino, por aquellas fechas comentada de soslayo por el franquismo y que suponen una nueva versión para la historia: “El detenido fue sacado del Gobierno Civil por fuerzas dependientes del mismo y conducido en un coche al término de Víznar (Granada) y en las inmediaciones del lugar conocido como ‘Fuente Grande’, en unión de otro detenido cuyas circunstancias personales se desconocen, fue pasado por las armas después de haber confesado, según se tienen entendido, siendo enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco situado a unos kilómetros a la derecha de dicha ‘Fuente Grande’, en un lugar que se hace difícil de localizar”.

Estos documentos, a los que ha tenido acceso en exclusiva eldiario.es, se confeccionaron treinta años después de la desaparición del poeta andaluz. Ocurrió a raíz de la petición de una escritora francesa a la Embajada de España en París. Marcelle Auclair, según estos escritos, sondeó la posibilidad de que se le facilitara toda la documentación sobre Lorca en manos de la dictadura con la idea de publicar una biografía del escritor español.

“Mi querido Don Camilo”, arranca la carta que firma el diplomático español Fernando María Castiella en referencia al destinatario de la carta, el entonces ministro de la Gobernación, Camilo Alonso Vega. “No creo que debamos dejar de contestar al ruego que la referida escritora francesa ha elevado a nuestro Embajador en París”, escribe Castiella, que luego añade: “Expuse también el asunto a nuestro compañero el Ministro de Información y Turismo, Fraga, que opina que es sumamente conveniente el revisar la cuestión y averiguar si podemos o no abrir nuestros archivos”.

En el documento, que al final terminó redactando la Jefatura Superior de la Policía bajo el asunto “Antecedentes del Poeta Federico García Lorca”, se ofrecen detalles de los pasos que se siguieron desde la detención del escritor hasta su posterior fusilamiento. “El Glorioso Movimiento Nacional le sorprendió en esta capital –en referencia a Granada–, a la que había llegado días atrás procedente de Madrid, y en los primeros días se practicaron en su referido domicilio dos registros, por cuyo motivo sintió miedo y se refugió en la vivienda de sus amigos los hermanos Rosales Camacho, antiguos falangistas”.

El relato de los hechos continúa así: “En esa morada permaneció escondido hasta el momento de su detención, que se efectuó en los últimos días de julio o primeros de agosto, de 1936”. Y continúa: “En el cuartel de Falange se hallaban el Jefe de Bandera don Miguel Rosales Camacho, cuando en él se presentaron el diputado obrerista de la CEDA don Ramón Ruiz Alonso (señalado históricamente como uno de los instigadores del asesinato de Lorca) [….] y algún otro, con una orden de detención dimanante del Gobierno Civil contra Federico, para cuyo cumplimiento requirieron al señor Rosales Camacho, al objeto de que éste les franqueara su domicilio, al que se dirigieron y que había sido rodeado por Milicias y Guardias de Asalto que tomaron todas las bocacalles y tejados próximos”.

Tras la detención de Lorca, “se le condujo a los calabozos del Gobierno Civil de esta provincia y seguidamente se interesaron por él, pretendiendo su libertad, el entonces Jefe Local de Falange José Díaz, los referidos hermanos Rosales Camacho, el Jefe de Milicias de Falange y otros antiguos falangistas quienes se entrevistaron con el Gobernador Civil de la provincia, y aunque no consiguieron la libertad, obtuvieron la impresión de que no corría peligro la vida de Federico”.

A partir de ese momento, los dirigentes franquistas reconocen que los datos son muy confusos: “Solo se ha podido precisar que dicho detenido fue sacado del Gobierno Civil por fuerzas dependientes del mismo y conducido en un coche al término de Víznar (Granada) y en las inmediaciones del lugar conocido como ‘Fuente Grande’, en unión de otro detenido cuyas circunstancias personales se desconocen, fue pasado por las armas después de haber confesado, según se tienen entendido, siendo enterrado en aquel paraje, muy a flor de tierra, en un barranco situado a unos kilómetros a la derecha de dicha ‘Fuente Grande’, en un lugar que se hace difícil de localizar”.

Por tanto, no se especifica ni se entra en detalle sobre el lugar exacto donde se le enterró, ni tampoco qué es lo que confesó para que al final dieran el visto bueno a su ejecución.

Para consultar los documentos completos: 

http://www.eldiario.es/sociedad/Nuevos-documentos-franquismo-implicacion-Lorca_0_380063061.html

Publicado por ARMH