Archivo de la etiqueta: Emilio Silva

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Lorca, charlamos con la ARMH y con el reportero Willy Veleta

Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica: “Hay 114.000 personas enterradas en fosas comunes a las que el estado todavía no ha buscado”.

El 18 de julio de 1936 una facción del ejército español dirigida por Francisco Franco dio un golpe de estado para derribar el gobierno republicano salido de las urnas apenas 4 meses antes. Los golpistas encontraron una amplia resistencia militar y civil. No consiguieron hacerse con el poder, pero rompieron el orden establecido y provocaron una guerra civil que duraría hasta el 1 de abril de 1939.

La contienda y los 36 años de dictadura franquista que siguieron causaron un número –todavía hoy- desconocido de víctimas. Las y los expertos no se han puesto de acuerdo. Hay quien habla de 400.000, mientras que los hispanistas más prestigiosos cifran en un millón el número de personas asesinadas.

Parte de las víctimas, unas 114.000, son republicanos ejecutados por el franquismo y arrojados a fosas comunes. Como el poeta Federico García Lorca, fusilado a manos de unos pistoleros fascistas el 18 de agosto de 1936 en el camino de Víznar a Alfacar, en Granada. Su cuerpo aún no ha sido encontrado. Hay unas 3.000 fosas documentadas, según la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Un colectivo que ayuda a las familias a recuperar los restos de sus seres queridos. Es el equivalente, podríamos decir, al trabajo que realiza la Sociedad de Ciencias Aranzadi en Euskadi y Navarra.

En Entre Calles charlamos con Emilio Silva, presidente de la ARMV, y con Willy Veleta, periodista y reportero de la revista digital Ctxt, Contexto y Acción, que sigue el trabajo de la asociación memorialista a pie de fosa, con su cámara y su micrófono.

“En España hay 114.000 personas enterradas en fosas comunes a las que el estado todavía no ha buscado. No nos han contado quiénes son las víctimas. Tampoco quiénes fueron los verdugos”, denuncia Silva.

___

Fuente:https://www.eitb.eus/es/radio/radio-euskadi/programas/entre-calles/detalle/8259161/en-85-aniversario-del-asesinato-de-lorca-charlamos-con-armh-y-con-reportero-willy-veleta/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica carga contra el PP cántabro: “Ataca a las víctimas de la dictadura y niega sus derechos”

Esta organización lamenta las declaraciones del portavoz parlamentario popular, Íñigo Fernández, en las que aseguró que la ley “genera problemas de convivencia”: “Hay una exculpación encubierta del franquismo”, apunta sobre esta afirmación

— PP critica que PRC y PSOE mantengan todas las “aberraciones” de la Ley de Memoria Histórica

eldiario.es/cantabria / 17/08/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) considera “lamentables” las declaraciones del portavoz del Partido Popular en el Parlamento de Cantabria, Íñigo Fernández, en relación con la Ley de Memoria Histórica, tras asegurar que este proyecto de ley “genera problemas de convivencia”. Así, esta organización ha cargado contra el PP cántabro señalando que con esa afirmación “ataca a las víctimas de la dictadura y niega sus derechos”.

“Además del bajo perfil de humanidad que demuestran hacen patente una tremenda ignorancia o una ocultación consciente cuando habla de una ley que debe reparar a todas las víctimas”, sostiene el colectivo en un comunicado. El Boletín Oficial del Estado está repleto de medidas de reparación a las víctimas “de lo que Franco consideró las hordas marxistas: becas para estudiar, pensiones para huérfanos y viudas, pensiones especiales para las familias de religiosos, licencias para estancos, gasolineras, administraciones de lotería, puestos en la administración como funcionarios para toda la vida, puntuación en oposiciones hasta la década de los años 70 y un sinfín de medidas que repararon a esas víctimas, hechas sólo para unas con el dinero público de todos”, aseguran.

Asimismo, indican que “para satisfacer sus demandas el franquismo fusiló como consecuencia de sentencias llevadas a cabo por tribunales militares ilegales a más de 55.000 personas y condenó a prisión a miles de presos políticos, acusados por falsos tribunales que perseguían como principal delito unas ideas políticas”.

“Atacar en el siglo XXI a una ley que pretende reparar insuficientemente a las víctimas de la dictadura es utilizar el daño que padecieron para la pelea partidista y no respetar los derechos de quienes lucharon en contra de la dictadura, de los homosexuales que fueron torturados y encarcelados en ella, de las lesbianas que fueron sometidas a electroshocks en centros psiquiátricos o de las familias de miles de desaparecidos que no han recibido ni siquiera la más mínima reparación en esta democracia, que es poder enterrar a un ser querido”, reitera la organización. Y es que señalan que “todas ellas son deudas de la democracia que están pendientes de que el Estado democrático cumpla con sus deberes en derecho humanitario”.

Con respecto a los contenidos de historia contemporánea en las aulas, Emilio Silva, presidente de la ARMH, asegura que “un partido niegue el derecho a contar la historia de las víctimas del franquismo en los colegios, aludiendo al adoctrinamiento, sería un delito en Alemania y en otras democracias europeas, porque esconder de los libros escolares la historia de la dictadura, como se ha hecho hasta ahora, es un acto de negacionismo y menosprecio al dolor de las víctimas ni de rechazo al golpe de Estado de 18 de julio de 1936 y a quienes asaltaron violentamente el poder y se negaron durante cuarenta años a volver a celebrar elecciones democráticas”.

“Cuando Íñigo Fernández habla de que la memoria histórica puede crear problemas de convivencia muestra que hay una exculpación encubierta del franquismo, ¿o iría con ese mismo discurso a las víctimas del terrorismo a decirles que el ejercicio de sus derechos, la reparación que les ha garantizado el Estado y el juicio y la condena de quienes les causaron ese daño genera problemas de convivencia y es revanchista?”, añade Silva.

“Olvida o parece olvidar Íñigo Fernández que en los estatutos de su partido, en el Artículo 3, se dice textualmente que el PP se compromete ‘con la defensa y solidaridad con las víctimas de la violencia en todas sus manifestaciones’”. “Eso le compromete a defender a las víctimas de la dictadura y a condenar el franquismo”, asegura el presidente de la asociación. “No puede ser que alguien se declare demócrata y no sea antifranquista, por mucho que el presidente fundador del PP fuera un ministro nombrado a dedo por un dictador; es hora de que la derecha española condene el fascismo español, como han hecho numerosos partidos conservadores europeos”, concluye Silva.

___

Fotografía destacada: Memoria Histórica Archivo

Fuente:https://www.eldiario.es/cantabria/ultimas-noticias/asociacion-recuperacion-memoria-historica-carga-pp-cantabro-ataca-victimas-dictadura-niega-derechos_1_8225485.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Rafael, el hombre del dólar de oro que fue demasiado socialista para los franquistas

Emigrado durante décadas a Cuba y Florida (EEUU), Rafael Miranda es el casi seguro candidato a portar el dólar de oro hallado en la fosa de El Rellán (Asturias): su hija Onelia, de 87 años, recuerda que el represaliado “hacía de burro y me llevaba, tendría yo tres años… eso me quedó grabado”

— Un dólar de oro entre los fusilados y enterrados bajo los cerdos

eldiario.es / Peio H. Riaño / 13/08/2021

Rafael fue demasiado socialista, leído y muy admirado. Rafael Miranda Huerta fue fusilado hace 84 años por alguna razón que sus familiares desconocen. Quizá fue por alguno de estos tres motivos. Simplemente, un día no volvió del cuartel de la Guardia Civil de la zona de Grado (Asturias).

Su hija Onelia tiene 87 años y una capacidad para la oratoria que le dicen le viene de su padre, Rafael. “Él estaba algo metido en política. Pronunció mítines en Llantrales y algún colegio. Rogelio, que lo oyó hablar, me dijo que era impecable. Sabía hablar y contestar. Creo que era inteligente y estaba bastante leído. No sé si fue en Tampa o con don Hilario, un maestro de Grado muy conocido, que tiene calle en Grado. Mis tías decían que era muy buen maestro”, comenta. Los mítines en la comarca fueron a su vuelta de Tampa (Florida), donde estuvo cerca de veinte años y a donde le acompañó su hermano pequeño, Marcelino, que no regresó. Uno rondaba los 22 años y el otro los 18 cuando emigraron, primero, a Cuba. Rafael regresó con más de cuarenta. Marcelino se quedó allí.

A la precisión con la que Onelia usa sus palabras le acompaña una memoria inoxidable. Sus recuerdos sobre aquellos días son los que su madre y sus tías construyeron en ella. “Hablaban muy poco con nosotras de aquellas cosas. No querían contarnos ni a mi hermana ni a mí las barbaries mientras éramos rapacinas”, dice sentada a la mesa de la cocina de su piso, en una colonia de edificios de tres alturas, a la salida de Grado. Sólo tiene un recuerdo de él: “Que hacía de burro y me llevaba a carrapuchu por la sala de mi casa palante. Tendría yo tres años. Pues eso me quedó grabado”, cuenta y se le ilumina la cara.

En la conversación está presente su hijo Carlos y el exalcalde de la ciudad, Pepe Sierra (IU). Su marido falta desde hace una semana y dice que “así anda la cosa” si le preguntas cómo se encuentra. Suspira. Trata de asumir la pérdida. Ha tenido una semana ajetreada de luto y exhumación. Fue hace unos días a ver los resultados del trabajo de los voluntarios y voluntarias de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Estuvieron una semana rescatando parte de los cuerpos de los fusilados en El Rellán, en un prado a la salida de la ciudad y muy cerca de Villanueva, una aldea famosa por un hermoso torreón de 20 metros de altura de lo que debió ser un castillo del siglo XV. Allí está la casa de la familia de Onelia. Este sábado celebran las fiestas, es tiempo de siega y huele a heno, a pesar de un verano otoñal. El río Cubia cruza ancho y sereno el valle, que padeció la crueldad franquista en los días de la Guerra Civil y la represión durante la posguerra y dictadura.

Onelia, la hija de Rafael durante los trabajos.

Persecución familiar

Ahora es difícil ver algo más allá del espectacular paisaje, pero el paraíso también tiene memoria y secretos que todo el mundo conoce. “Había un rondín [vigilante] que llamaba Lucindo, que siempre me dijo: “Tu padre tá en El Rellán”. Siempre lo decía”, recuerda sin atisbo de rencor. Lucindo tenía buena información, militaba en Falange. Onelia hace años que no vive en ese valle de su infancia. No dejaron descansar a la familia y tuvieron que cambiar su hogar de pueblo una y otra vez. Un día llegaron a registrar la casa y dieron con el baúl de Tampa en el que su madre tenía todavía ropa de Rafael, asesinado años atrás, y el ajuar “fabuloso” que le habían comprado sus padres.

Mandaron abrirlo y le preguntaron dónde había robado todo eso. Su madre sacó la factura del ajuar, comprado en almacenes “Los Chicos”. “Mi padre dejó claro que esas facturas no se tiraran nunca y uno de los guardias le dijo a mi madre: “Está usted muy equipada”, cuenta. Afortunadamente aquel guardia no se dio cuenta de que la madre guardaba el reloj de bolsillo de su padre. “Tenía unas hojas de oro incrustadas”, se detiene Onelia hablando de un objeto muy poco habitual entonces por allí.

Esa fue su vida de amenaza, persecución y acoso desde octubre de 1937, cuando mandaron a Rafael acudir al cuartel. “Mi padre lo mandaron venir a presentarse al cuartel de la Guardia Civil y mis tres tías, solteras, además de mi madre, le dijeron que no fuera. Querrían decir que se escondiera. Y él: “¿Por qué me voy a esconder si nunca he hecho daño a nadie, de qué me voy a guardar? Marchó y no volvió más. Se supone que está en El Rellán, pero nadie lo vio. Creo que estuvo preso varios días antes de que lo mataran”, cuenta Onelia. En la campa donde montaron una granja de cerdos sobre la fosa con decenas de cuerpos también había un salón de baile. A su hermana y a ella le decían “no entréis allí”.

Moneda hallada en la fosa.

Manda a su hijo Carlos a por una de las fotos que tiene en la mesilla del recibidor. “Este es Rafael Huerta Miranda. Se casó mayor, con unos 45 años. Esta foto es de Tampa, mira esos zapatos blancos, blancos. Vivía en una avenida que se llamaba Ybor. El dólar no lo tiene en esa foto a la vista. Vete tú a saber si lo tenía en el bolsillo”, explica Onelia con el marco entre las manos. Guarda la foto como un tesoro. Aunque está por venir otro: el dólar de oro es el objeto más llamativo que los voluntarios de la ARMH hallaron en el entorno de la fosa. Una moneda acuñada en 1856, con un punto de soldadura que posiblemente utilizara su dueño como colgante. “Yo creí que al dólar no se le hace prueba del ADN”, bromea. No sabe si es de él. Pepe Sierra, que ha investigado la identidad y vida de los fusilados en El Rellán, asegura que no puede ser de otro. Nadie más estuvo en EEUU y fue asesinado.

Los zapatos blancos

Rafael viste un traje oscuro de raya diplomática, camisa blanca y corbata estrecha lisa. El estudio del fotógrafo tiene alfombra y un telón de fondo. El decorado lo remata la silla de patas curvas que forman una equis, una inspiración de las sillas curul romanas que se ofrecía a modo de trono. Rafael, sentado, cruza las piernas mientras pierde su mirada lejos del objetivo de la cámara fotográfica. En el gesto deja ver la extravagancia de charol que se ha permitido calzar: zapatos blancos de cordones, con tacón cubano y rematados en punta. Si esta es la prenda que más habla de cada uno de nosotros de Rafael quizá digan que ha roto con su pasado labriego y no espera que su futuro tenga condena. El detalle lo agarra entre los dedos. Con la mano izquierda sostiene un puro. Parece zurdo pero no campesino.

El puro es importante porque al regresar a España siguió labrando el campo y plantó tabaco en el valle. De Florida y Cuba también trajo las semillas del socialismo. La gente le decía a Onelia que su padre había sido muy bueno con todos. “Que yo sepa todo el mundo lo trató bien. Salvo aquello que debió ser una denuncia por envidia y lo liquidaron. Lo de los mítines y las cosas de diario, porque era una persona abierta y estaba capacitada para defenderse hablando y eso molestaba mucho. Siempre oí a mis tías que había muchas envidias contra él”, recuerda. Necesita encontrar a su padre para tenerlo en mejor sitio. Pregunta si de la fosa salen huesos largos o “huesines”. “Ojalá aparezcan sus restos para que no estén sin padre ni madre”. Ese es su deseo 84 años después de que lo asesinaran y lo ocultaran bajo la tierra y una gochera.

Así ha sido la vida de Onelia, entre indicios y esperanzas, sin saber lo que creer del padre que no le dejaron tener por sus ideas. En El Rellán, los 14 cuerpos que de momento han recuperado, no hay soldados. Ni rastro de ropa militar. Se ha conservado un abrigo de paño duro. El cuerpo está boca abajo y también asoma entre los restos lo que parece una pitillera. “Esto no es una excavación arqueológica, es una exhumación, un acto de reparación de la memoria de todas estas familias que el Estado se niega a asumir”, explica desde la fosa Malena García, voluntaria de la ARMH. Onelia, como el resto de los familiares de las víctimas, necesitan reconocimiento. Y que su historia no quede enterrada.

___

Fotografía destacada: Rafael Miranda Huerta.

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/rafael-hombre-dolar-oro-socialista-franquistas_1_8218090.html

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El largo ‘paseo’ de los fusilados de Villadangos

Familiares de los desaparecidos exigen al alcalde que agilice la exhumación

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 11/08/2021

El primer año eran dos, el segundo se juntaron cuatro y ayer fueron quince. Una decena de familias que buscan a sus seres queridos desaparecidos, asesinados en Villadangos tras el golpe de Estado de julio de 1936, se encontraron ayer en el cementerio, donde consta que están enterrados desde hace casi 85 años.

La mayoría no se habían visto las caras, como tampoco se conocían entre sí gran parte de las 71 personas —entre ellas una mujer— fusiladas entre septiembre y noviembre de 1936 en el monte de esta localidad, sin juicio ni condena alguna. Un trágico destino les unió como víctimas de los ‘paseos’ mortales que fueron una de las formas de represión del bando sublevado a través de fuerzas paramilitares fascistas, después de ser apresados y conducidos al campo de concentración de San Marcos.

Ahora sus familias se han unido para reclamar la exhumación de los restos y devolverlos a los lugares de donde fueron arrancadas sus vidas, dejando viudas, huérfanos y madres, padres y hermanos destrozados por el dolor. Como dice el cartel que porta el hijo de Rufino Juárez, presidente de la Junta Vecinal de Vegas del Condado en 1936, y uno de los paseados en Villadangos: «Y seguimos esperando tu vuelta de tan largo paseo… ¡Se nos agota el tiempo!». Rufino hijo tiene 86 años. No había cumplido los dos cuando se llevaron a su padre junto al vocal de la Junta Vecinal, Epifanio Llamazares, y al maestro, Sixto González. «No pude venir al cementerio hasta que tuve veintitantos años por miedo y sin que se enterara mi madre», contaba ayer.

Las familias de los desaparecidos ayer en el cementerio. GAITERO

«Solo queremos paz, tranquilidad y justicia», comentaba una descendiente de José Honrado Jáñez, un vinatero de 39 años de Zuares del Páramo, que desapareció tras ser interceptado por falangistas cuando iba a por mercancía. Begoña es de las últimas en sumarse a esta búsqueda colectiva, que ayer contó con el apoyo del actor Juan Diego Botto: «Impresiona ver el cementerio después de haber oído hablar tantas veces de lo que pasó», comentó. Su compañera, la periodista Olga Rodríguez, al igual que la madre de ésta, la también periodista Pura Francisco, y Mario y Diego, buscan a Santos Francisco, maestro herrador de Mansilla de las Mulas.

Las familias registraron ayer en el Ayuntamiento de Villadangos un escrito para pedir al alcalde, Alejandro Barrera, celeridad en los trámites iniciados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica para poder llevar a cabo una prospección que determine si los cuerpos de las personas asesinadas en el término municipal permanecen en una zona del cementerio donde han señalado algunos testimonios.

Están sorprendidas por la complejidad de los trámites que exige el Ayuntamiento de Villadangos —proyecto de obra e informe de impacto ambiental— que no tienen precedentes en 20 años de trabajo de exhumaciones de la ARMH, como transmitieron al alcalde en una reunión posterior. La asociación apela al «deber humanitario de un servidor público que encabeza un ayuntamiento democrático», máxime cuando ya existe autorización de la Junta de Castilla y León desde el pasado 21 de junio para realizar las prospecciones en las áreas delimitadas topográficamente.

«Dada la edad de algunos de los familiares y el significado emocional y humano para todos ellos», las familias solicitan al alcalde que «cumpla cuanto antes con la resolución de la Junta de Castilla y león, y no entorpezca ni ralentice la ejecución de susodicha actuación, sino antes bien agilice, simplifique y reduzca el requerimiento de trámites burocráticos y autorizaciones del gobierno local necesarios para realizar los trabajos relacionados con el proyecto».

Alejandro Barrera, ha dicho que espera que el tema se resuelva pronto a favor de las familias, pero recordó que la última palabra la tiene la Junta Vecinal como propietaria del cementerio. Las familias también han pedido entrevistarse con el alcalde pedáneo, José Sarmiento.

___

Fotografía destacada: Rufino Juárez, con 86 años, busca a su padre. GAITERO

Fuente:https://www.diariodeleon.es/articulo/sociedad/largo-paseo-fusilados-villadangos/202108110133582137228.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Un dólar de oro entre los fusilados y enterrados bajo los cerdos

Hallan restos de 14 cuerpos en la fosa asturiana de El Rellán, aunque la Asociación para la Recuperación de la Memoria prevé encontrar muchos más cuando el Principado de Asturias decida derribar la antigua granja que impide la exhumación de los cadáveres

eldiario.es / Peio H. Riaño / 08/08/2021

“Es de mi padre”. Ha sido el pensamiento reflejo de Onelia. No lo ha podido evitar. Escuchaba con atención a David Ramírez, voluntario de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que enumeraba desde el fondo de la fosa los objetos hallados en cuatro días de excavaciones en El Rellán (Grado, Asturias). Medio peine, hebillas de zapatos y cinturones, partes de madreñas (el zueco asturiano), un abrigo, casquillos de nueve milímetros junto a los restos de 14 cuerpos. El tiro de gracia de una brutal campaña de represión franquista ejecutada en octubre de 1937 contra la población de la zona. No hay restos de ropa militar. No son soldados. Las víctimas de esta matanza sin freno, en una localidad decisiva en la toma de Oviedo y destrucción del ejército republicano del norte del país, es gente del pueblo significada con el socialismo o los movimientos obreros.

La fosa es, en realidad, una trinchera republicana que los franquistas aprovecharon para arrojar los cuerpos a los que quitaron la vida (más de 150 en un mes) y rematarlos en esa herida que apenas tiene más de medio metro de ancho y zigzaguea por el terreno que van descubriendo los operarios. Los cuerpos se amontonan uno sobre otro, boca abajo. David está a un paso de la fosa con los restos todavía sin exhumar y se dirige a los familiares que en la mañana del viernes han llegado para encontrar respuestas y los cuerpos de sus padres y abuelos. Onelia ha llegado con la esperanza de poder dar entierro a su padre, sin tener seguro que estuviera en esta esquina de la finca, pegada al río Cubia y sobre la que todavía se levanta la gochera en la que se crió y engordó a cerdos durante seis décadas. Una granja de cerdos sobre una fosa. Para David Ramírez fue un acto premeditado, una metáfora provocada, el insulto póstumo.

Moneda hallada en la fosa Óscar Rodríguez / ARMH

David ha continuado con sus explicaciones a los familiares: “El objeto más llamativo de todos los que hemos encontrado es un dólar de oro de 1856”. Y lo ha sacado de la bolsa de plástico en la que conserva otras bolsas más pequeñas donde han ido apartando los restos hallados que pueden identificar a los asesinados. Hay unos cuarenta familiares en torno a la excavación. Luisa, Sabino, Carmen, Concepción, Mercedes, Feliciana, además de Onelia, entre otros tantos. Están sentadas al borde de la zanja, en unas sillas de tijera que ha traído el alcalde de Grado, José Luis Trabanco (IU), mientras los voluntarios y voluntarias excavan. Observan como espectadores de su propia historia. Mercedes se acercó el jueves, miró bajo los toldos y se encontró con los operarios en plena faena: “A ver si me sacáis a mi papín de ahí”, les dijo.

Memoria oral

Un dólar de oro en una fosa ocultada por una granja. Entre los cerdos y los cadáveres apenas había un montón de arena. Pepe Sierra, exalcalde de Grado, ha compartido pensamiento con Onelia cuando ha escuchado a David. “Es de Rafael”, se ha dicho Sierra. Gracias a él ha aflorado la memoria de estos terrenos, que el alcalde Trabanco compró, en diciembre de 2018, por casi 65.000 euros. Un gesto histórico que ha liberado de la infamia este campo. Sierra se ha encargado de cuidar el archivo del consistorio y los relatos orales de los últimos supervivientes, y ha fundado una asociación que recibe el nombre de Carlos Barrero, el último alcalde de la República en esta localidad, fusilado a las dos semanas del golpe de Estado cometido por Franco.

Sierra tiene identificados a la mayoría de los asesinados y arrojados a la zanja. Alguno de ellos fue a Cuba, pero solo Rafael, el padre de Onelia, estuvo en Tampa (Florida) de donde debió de traer el dólar de oro. David añade que la moneda tiene un punto de soldadura. “Debía portarlo como colgante o en un anillo”, explica a este periódico.

Restos encontrados en las excavaciones de Grado (Asturias) Óscar Rodríguez / ARMH

Se llamaba Rafael Huerta Miranda y fue fusilado el 13 de octubre de 1937. Había cumplido 50 años y era reconocido por su elocuencia al hablar, su amabilidad y respeto. No había cumplido los treinta y emigró, como tantos otros asturianos, a América en busca de una oportunidad. A finales de siglo las crónicas recuerdan los viajes de 35 días en el vapor francés “El Corduan”. La crónica del trayecto redactada por otro migrante, José González, es muy elocuente: “Era lo más malo y lo más atorrante que dios largó al mundo. Sigo creyendo que un individuo que hubiese cometido media docena de crímenes, el mejor castigo era mandarlo en ese vapor a la Argentina”, dejó escrito en 1899, en su viaje a América con 15 años.

Un recuerdo dorado

Cuando Rafael Huerta regresó a Asturias veinte años después siguió con sus tareas de labranza y se vinculó al socialismo y dio mítines en la zona. “Debía guardar aquel dólar como recuerdo”, cuenta Sierra a este periódico, que tiene perfectamente datada la vida de Huerta. Onelia tenía tres años cuando mataron a su padre. El recuerdo familiar es imborrable, como el del resto de los que se han acercado al Rellán esta mañana: Rafael recibió una notificación de la Guardia Civil para presentarse en el cuartel. Su mujer insistió en que no atendiera el reclamo, pero fue para allá en contra de la madre de Onelia, a la que había conocido a su vuelta. No lo volvieron a ver nunca más.

Los soldados sublevados arrestaban a los vecinos, jóvenes y ancianos. Primero los interrogaban y torturaban en el chalé de Patallo, que se conserva a la entrada de Grado. Una presencia escalofriante, donde todas las historias de las familias se pierden. Es el caso de Rafael, pero también del padre de Sabino. Tiene 89 años y muestra su dolor: “Lo que ocurrió aquí fue el fascismo sin control, matando a diestra y siniestra”. Tiene 89 años y espera encontrar a su padre, que estaba “guardado” (escondido) hasta que lo amenazaron con matar a sus tres hijos si no se entregaba. Tenía cinco años cuando se lo llevaron al chalé.

También vio asesinar a su abuelo. Echaba la siesta cuando una tropa de 200 o 300 falangistas cruzaba Grado. El vecino, vestido con su camisa azul, salió a saludar y a culpar a la familia de Sabino. Había que echar de allí a esos rojos, recuerda que dijo. Primero lo apalearon y luego le pegaron tres tiros en la parte de atrás de la casa. “Son cosas que no se pueden olvidar”, dice. Tiene muy buena memoria, recuerda la mancha blanca de la yegua del hijo del vecino acusador el día en que murió repentinamente, un año después de los hechos. “Cuando el padre conoció la noticia cayó fulminado”, cuenta.

La memoria no espera

Tampoco está dispuesta a olvidar Concepción Sánchez. Cree que tiene a su abuelo en la fosa. Su abuela bajaba a verle a Patallo todos los días. Y un día ya no estaba. Tenía tres hermanos más, de 15, 17 y 18, “y la madre un día fue a abrir la puerta y se encontró con los cuerpos de los tres, los mataron y se los dejaron a la puerta”. Cuenta que ni su madre ni su abuela hablaban de esto, pero ella insistía. “Si mi madre siguiera viva vendría a excavar con las dos manos. No hay derecho. Aparezca o no aparezca, yo no olvido ni perdono”, dice.

Labores de exhumación en El Rellán a cargo del equipo de la ARMH. Óscar Rodríguez

Carmen Álvarez tiene 86 años y quiere estar aquí cuando saquen a su padre. “Solo quiero los huesos de mi padre para ponerlos junto con los de mi madre, que voy a morir enseguida”, explica. Cerca de donde ahora se abre la fosa hubo en otros tiempos un lugar donde los jóvenes de El Rellán iban a bailar. Carmen recuerda cómo su madre prohibía a su hermana ir allí a divertirse: “No bailarás sobre el cuerpo de tu padre”, le decía. Los miembros de la ARMH calculan que debe haber unos treinta cuerpos bajo la granja que el Principado de Asturias no ha derribado. Fruto de la negligencia tendrán que parar la excavación y exhumación hasta que echen abajo el edificio. Creen que esto llevará otro año más. El equipo está “muy decepcionado” con la actuación de la consejera de Presidencia del Principado, Rita Camblor. Prometió hace un año y sobre el terreno una inversión de 150.000 euros para derribar la granja de los cerdos.

Un año después sigue en pie y la recuperación de los cuerpos y la reparación de la memoria de sus familiares tendrá que esperar a que la consejera Camblor cumpla con sus tareas. Hace un mes, cuando la asociación vino a sacar los cuerpos de las víctimas y tuvieron que posponerlo por las lluvias, Luisa, de 95 años, pidió un hueso de su padre. “Con eso me conformo”, dijo a la cámara de CTXT. Hoy ha llegado de las primeras, sobre las once, ha tomado asiento y ha seguido el proceso sin quitar ojo a las labores de los 14 trabajadores. Marco González, vicepresidente de la ARMH, se dirige a Luisa y el resto para mandar un mensaje de esperanza: “Espero que podamos encontrar los restos de vuestros familiares y devolvéroslos para que los enterréis”.

___

Fotografía destacada: Trabajos de exhumación en Grado (Asturias) Óscar Rodríguez / ARMH

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/dolar-oro-fusilados-enterrados-cerdos_1_8202538.html?fbclid=IwAR04r0sSi7DbiZ8BweY7Qpy2OyCVDEoR3YLf1NVXKPsOspG14nFVlQcAqhY

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

«Lo que más quiero en este mundo es encontrar los restos de mi padre»

«Lo que más quiero en este mundo es encontrar a mi padre, aunque solo sea un hueso, para llevarle a descansar con mi madre». Este deseo pronunció ayer emocionada María Luisa Flórez, de 95 años, mientras colocaba una rosa roja en la fosa común de El Rellán, en Grado, el lugar el que hace ochenta y cinco años la crueldad de la dictadura franquista pudo acabar con la vida de su padre por «amar la libertad».

elcomercio.es / Juan Vega / 09/08/2021

Flórez estuvo arropada por el medio centenar de personas que acudieron a la finca moscona a homenajear a todos desaparecidos con motivo del fin de los trabajos de exhumación que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) realiza desde inicio del mes y que, por el momento, ha logrado encontrar restos de catorce personas, las dos últimas en la jornada de ayer. En el lugar donde aparecieron los cuerpos los familiares de las víctimas realizaron una ofrenda floral. Grado buscará restos en otras trece fosas.

___

Fotografía destacada: María Luisa Flórez coloca una rosa en la fosa común. / JOSÉ VALLINA

Fuente:https://www.elcomercio.es/asturias/quiero-mundo-encontrar-20210809001150-ntvo.html

Publicado por ARMH
Copyright © ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA. 2015 Todos los derechos reservados
Dirección: Apartado de correos 7, 24400 Ponferrada (León) España.
ARMH · ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Nº Reg. Nac de Asociaciones del Mº Interior 167.252 | POLÍTICA LEGAL