Archivo de la etiqueta: Elogit

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Sindicalismo y memoria, ese viejo nuevo internacionalismo

Un sindicato de electricistas noruegos visita la exhumación de la fosa de Timoteo Mendieta, en Guadalajara.

Desde 2014 han donado 50.000 euros a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

lamarea.com / Isabel Cadenas Cañón / 24-05-2017

Un autobús lleno de electricistas noruegos viaja desde Madrid hacia Guadalajara. Pertenecen a una agrupación regional de El & It, un sindicato del sector eléctrico que agrupa a unos 37.000 afiliados en total. Llevan una semana en España: han estado en Marinaleda, se han reunido con CC.OO. y ahora van hacia el cementerio de Guadalajara. Allí les espera una fosa de la que, a día de hoy, se han exhumado 17 cuerpos. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica espera que uno de ellos sea el de Timoteo Mendieta, aquel hombre fusilado en noviembre de 1939 por ser presidente de la UGT en su pueblo, Sacedón y cuya hija, Ascensión Mendieta, cumplió 88 años en un avión rumbo a Buenos Aires para testificar en la querella argentina contra los crímenes del franquismo.

El día anterior, esta agrupación regional del sindicato, que cuenta con unos 2.000 miembros, donó 7.000 euros a la ARMH. No era la primera vez: desde 2014, diferentes agrupaciones de El & It han donado alrededor de 50.000 euros a la asociación. “Si lo divides entre 37.000, no es mucho dinero”, dice uno de ellos.

¿Qué hace que un sindicato noruego done dinero para exhumar las fosas del franquismo? Varias razones. Una de ellas es Henning Solhang. Henning visitó España por primera vez en 1979: le impresionó la impronta del franquismo en la sociedad y supo “que no podía entender este país”, así que empezó a leer todo lo que caía en sus manos sobre España. En 2013, volvió con varios directivos del sindicato y organizó un encuentro con la ARMH. Después de ese encuentro llegó la primera donación. Otra razón es Willy Davidsen, un célebre sindicalista que, durante la Guerra Civil, luchó en las Brigadas Internacionales. Uno de sus hijos, Jan Davidsen, fue el secretario general de uno de los sindicatos más importantes del país. Para muchos de estos sindicalistas, la relación con la Guerra Civil es genealógica: lo que sus antepasados aprendieron en las Brigadas Internacionales les sirvió después para liberar el país de la ocupación nazi, dicen. Y también: “hay quienes piensan que no se puede hacer nada contra el fascismo, pero la Guerra Civil española prueba que sí”.

Para la mayoría de estos hombres –el sindicato es casi exclusivamente masculino, sólo un 3% son mujeres–, esta es su primera vez en España. Salen poco de Noruega. Llevan medio año organizando este viaje, es decir, leyendo y aprendiendo sobre historia española. En el autobús, algunos lo dicen con cierta vergüenza: que en Noruega no se estudia la Guerra Civil española en las escuelas, y que antes de empezar a prepararse para este viaje, no sabían nada sobre el tema. Otro explica que la única manera de frenar el avance de la extrema derecha en Europa es comprender lo que el fascismo fue capaz de hacer en el mundo, y que por eso vienen: para ayudar a que se sepa la historia. Oevind Wallentinsen, secretario general de la agrupación, estuvo en Ponferrada hace un par de años visitando el laboratorio de la ARMH. Se quedó impactado con “lo que Franco hizo a la república” y es también gracias a él que se ha organizado este viaje –el primero de la agrupación desde 1995–: porque la única manera de que esto no se repita en la Europa de la crisis es el boca a boca, decírselo a otros, correr la voz. Por eso para ellos es tan importante la ayuda económica, pero también la difusión: junto a ellos viaja, en todo momento, un periodista de Nettwerk, la revista del sindicato.

Ninguno de ellos ha visto nunca una fosa común.

Hoy hay poca gente en el cementerio, apenas las voluntarias y voluntarios de la ARMH y algunas periodistas. Marco González, vicepresidente de la asociación, les explica el contexto: en este cementerio hay unos mil represaliados, esta es la parte civil, todo eso que veis son fosas. Les dice que él no pudo encontrar a su abuelo, pero que gracias a sus donaciones, muchas otras personas sí han podido desenterrar a sus familiares. Los sindicalistas hablan de historia, toman fotos, preguntan. Y entonces se asoman a la fosa. René Pacheco, el arqueólogo, les habla desde allí abajo, a unos 3 metros de profundidad. Junto a él, un fémur, varias costillas, se adivinan dos cráneos con impactos de bala. Son los cuerpos 18 y 19.

Cambia todo. Primero está el silencio. Poco a poco los sindicalistas preguntan por el miedo, por ejemplo, preguntan por qué la gente que está trabajando en la fosa es tan joven. Sigurgir Olafsen, un hombre creyente, pregunta si no están teniendo apoyo de la iglesia, porque estas personas no han tenido un entierro digno. Pacheco le explica que, de hecho, los tiros de gracia de muchos de estos hombres los disparó el cura del pueblo, y que ese cura está enterrado muy cerca, en la parte noble del cementerio.

Poco a poco los sindicalistas empiezan a reunirse en pequeños grupos. Hablan entre ellos, con desconcierto. Sigurgir no puede comprender: “en mi país los curas son los buenos. Son hombres de dios.” Leif Egil dice “esto no es una película, es la realidad. Tengo que tratar de entenderlo”. Christopher Fageland, el más joven del grupo, “¿Quieres saber de qué estamos hablando? De que tendríamos que dar mucho más dinero.” Y, en todos, dos comentarios que se repiten: que no entienden cómo el gobierno español puede dar la espalda a todo esto y que es su deber, ahora, contarlo cuando vuelvan a Noruega. “Lo voy a poner en mi Facebook”, “Voy a escribir un artículo”, “Esto tiene que saberse, se lo voy a contar a toda la gente que conozco”. Recuérdalo tú y recuérdalo a otros.

Cernuda comenzó “1936”, un poema sobre un brigadista internacional, con ese verso. Lo terminó escribiendo que una sola persona valía como testigo de la nobleza humana. Algo así se siente al hablar con estos hombres que no tienen ningún tipo de orgullo por haber donado dinero para realizar tantas exhumaciones —“¿Por qué deberíamos estar orgullosos de eso? Por supuesto que tenemos que ayudar”—, para los que sindicalismo es sinónimo de solidaridad —“tanto en Noruega como fuera. Somos un sindicato, y los sindicatos sirven para eso, para que la gente luche unida”.

Y eso es lo que queda en el aire cuando se van del cementerio. Que han pasado por aquí los internacionalistas; los hombres buenos. Los voluntarios y las voluntarias les aplauden. Los sindicalistas les aplauden a ellos.

___

Fotografía destacada: Una agrupación regional del sindicato noruego El & It visita el cementerio de Guadalajara. Óscar Rodríguez, ARMH.

Fuente:http://www.lamarea.com/2017/05/24/sindicalismo-memoria-ese-viejo-nuevo-internacionalismo/

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Sindicato noruego alaba labor de ARMH en recuperación fusilados antifascistas

Una delegación del sindicato de electricistas noruegos, Elogit, ha visitado hoy, en el cementerio de Guadalajara, los trabajos de exhumación de la fosa en la que se buscan los restos de Timoteo Mendieta y de otros diez hombres, y ha alabado la labor de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) en la recuperación de los fusilados antifascistas.

clm24.es / 23-05-2017

Se da la circunstancia de que Elogit, sindicato mayoritario de Noruega que cuenta con más de 200.000 afiliados, ha financiado alguna de las exhumaciones llevadas a cabo por esta asociación, motivo por el que su secretario general, Henning Solaught, ha visitado hoy, junto a otros 17 compañeros, el camposanto guadalajareño, para conocer de primera mano estos trabajos.

Según ha declarado uno de los miembros de la ARMH que participa en la exhumación, Elogit “es una organización sindicalista noruega que ve necesario el trabajo que realiza la asociación y que desde el año 2014 colabora con nosotros, no sólo económicamente sino explicando nuestro trabajo en Noruega en otros sindicatos”.

Ha apuntado también que el “interés” de este sindicato por visualizar el trabajo, en el que ellos colaboran “en la distancia”, se justifica por el principio de solidaridad obrera, dado que Elogit es un sindicato que sabe que, dentro de las fosas comunes, “hay muchísimos obreros, hombres y mujeres, que estaban sindicados”.

En este sentido ha detallado, “en este caso en la fosa número 1 y número 2 hay mucha gente de la central UGT de 1936” y ha resaltado que al sindicato noruego “le llama mucho la atención” que el Estado español no se haya preocupado de buscar a los integrantes de un movimiento obrero tan potente en los años 30, muchos de los cuales acabaron encarcelados o en fosas comunes.

Así lo ha confirmado el propio Solaught, quien ha considerado “muy triste y más impresionante aún cuando lo ves” que haya gente en fosas por los que no se ha interesado nadie en muchos años.

Según el sindicalista noruego, el motivo más importante de Elogit para apoyar a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica es “la cuestión humanitaria”, es decir, que “las familias puedan encontrar a sus familiares queridos asesinados por Franco”.

Y ha apostillado: “como el Gobierno no quiere ayudar, otra gente lo hacemos”.

Por último, Solaught ha indicado que está previsto que, en los próximos días, otra delegación de este sindicato visite esta misma exhumación.

___

Fotografía destacada: En la imagen de archivo operarios durante la exhumación en el cementerio de Guadalajara de los restos de Timoteo – EFE/Pepe Zamora

Fuente:http://www.clm24.es/articulo/guadalajara/sindicato-noruego-alaba-labor-armh-recuperacion-fusilados-antifascistas/20170523203325159672.html

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Rajoy completa una legislatura de olvido económico a las víctimas del Franquismo

Desde 2012, año en el que el Ministerio de Presidencia dejó de financiar las exhumaciones, las asociaciones las financian gracias a premios y donaciones humanitarias internacionales. Un sindicato noruego de electricistas aportó 6.000 euros en 2014 y la Fundación Abraham Lincoln de Nueva York entregó 100.000.

eldiario.es / Diego Barcalá / 20-11-2015

Algunos se acordaron de su abuelo cuando había dinero”, declaraba en noviembre de 2013 el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. La opinión, comentada en plena tertulia de 13tv, fue criticada por su desdén a las víctimas del franquismo que incluso le denunciaron por injurias.

El Gobierno de Zapatero aprobó unas subvenciones para las víctimas del franquismo que se mantuvieron durante 5 años

Pero representan con certeza la política que el Gobierno de Mariano Rajoy ha seguido al respecto de las ayudas públicas a para las asociaciones de derechos humanos relacionadas con la memoria histórica. Los últimos Presupuestos Generales del Estado, los de 2016, confirman que el Ejecutivo del PP va a completar una legislatura de parón en las ayudas a aquellos que buscan a los miles de desaparecidos en las cunetas españolas.

“Eliminaría todos aquellos artículos que hablan de dar dinero público para recuperar el pasado. Yo no daría ni un solo euro del erario público a esos efectos”, adelantó en 2008 Mariano Rajoy en 20Minutos.

La crítica de Hernando escoció especialmente en la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Este colectivo formado por familiares de republicanos fusilados en la Guerra Civil y la represión franquista encontró y exhumó en el año 2000 por primera vez a una víctima del franquismo con métodos científicos. Desde entonces, durante 6 años trabajaron sin descanso y sin dinero público para ayudar a miles de familiares.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, nieto de un republicano fusilado en León, aprobó unas subvenciones que se mantuvieron durante 5 años para pagar actividades de reconocimiento moral de las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura. Apenas un 35% de ese dinero fue dedicado a exhumaciones, el resto pagaba exposiciones, documentales y congresos, algunas actividades incluso organizados por universidades y sindicatos.

Las víctimas, que siempre reclamaron una política pública de búsqueda de restos –como también ha pedido la ONU– acabaron en la Audiencia Nacional con la frustrante pelea del juez Baltasar Garzón.

Exhumaciones sin ayuda estatal

“Entre los años 2000 y 2007 hicimos decenas de exhumaciones sin ninguna ayuda estatal, con la aportación de los socios y socias y la ayuda de arqueólogos, forenses, psicólogos y otros voluntarios y profesionales que han dedicado su tiempo, su conocimiento y sus recursos a ayudar a los familiares”, recuerda Emilio Silva, nieto de la primera víctima recuperada por la ARMH y presidente de la asociación.

La web creada por el Ministerio de Presidencia está congelada desde 2011. La memoria histórica es cosa del pasado, como le gusta decir a Rajoy: “Miremos al futuro”, ha declarado obviando las recomendaciones de la ONU. Naciones Unidas advierte cada año a España de que el Gobierno incumple el tratado de derechos humanos al mantener activa la Ley de Amnistía de 1977 y pretender que se olviden cientos de miles de muertes.

La visión internacional de la historia de España en el siglo XX ha mantenido vivas las actividades de la ARMH. Un sindicato noruego de electricistas, Elogit, decidió en 2014 financiar con 6.000 euros las exhumaciones. “Antes de hacer una visita internacional, se entrevistaron con colectivos sociales. Les interesó nuestro proyecto y decidieron ayudar”, recuerda Silva. En septiembre tienen prevista otra visita a España con más apoyo financiero.

Amigos de represaliados llegan a la exhumación de Chaherrero. Crédito: Óscar Rodríguez

Un delegado de Elogit fue invitado el pasado junio por la ARMH a acudir a la entrega de unos restos recuperados. Eran los del guerrillero Perfecto de Dios, entregados 81 años después de su muerte, a su hermano Camilo. “No queremos saber quién lo mató, quiénes fueron los culpables, solo darle un entierro digno para la familia”, reaccionó Camilo en el acto. “Es un acto de dignidad”, resumió Hening Solhaut, del sindicato Elogit, junto a la botas recuperadas junto a los huesos.

Los fondos solo llegan para pagar las pruebas de ADN y el transporte

La ARMH tan solo cuenta con tres empleados que cobran el salario mínimo. Trabajadores que recorren la península de punta a punta coordinando el trabajo no remunerado de arquéologos y forenses. Las pruebas de ADN con un coste aproximado de 600 euros y el transporte es para lo que llegan los fondos.

Durante la primera semana de agosto, la expedición de la ARMH se desplaza a un pueblo de Cádiz a una nueva expedición. Desde Ponferrada (León), donde tiene la sede la asociación, hasta Alcalá del Valle: 850 kilómetros con la furgoneta. “El Gobierno reconoció el pasado diciembre que el Ministerio de Defensa ha participado en la localización y exhumación de los restos de los combatientes de la División Azul”, contrasta Emilio Silva.

Dinero desde Estados Unidos

La siguiente vía de supervivencia de la ARMH llegó procedente de EEUU. La Fundación Puffin de la ALBA (Abraham Lincoln Brigade Archives) que custodia la memoria de los 40.000 combatientes antifascistas que viajaron a España en la Guerra Civil, otorgó su premio de derechos humanos 2015, valorado en 100.000 dólares, a la ARMH por su labor. Se trata del quinto premio que este colectivo entrega.

En 15 años de trabajo, la ARMH ha conseguido recuperar los restos de 1.300 fusilados

El primer galardonado en 2011 fue Baltasar Garzón al que siguieron los investigadores Kate Doyle y Fredy Peccerelli por su trabajo en esclarecer las violaciones de derechos humanos en las guerras de Latinoamérica, la ONG United We Dream que trabaja por los derechos de los inmigrantes sin papeles en EEUU y el abogado Bryan Stevenson que dirige la organización Equal Justice Initiative dedicada a la atención jurídica a colectivos pobres y discriminados.

Este premio salvó a la ARMH que estaba al borde del cierre después de 15 años de trabajo donde han conseguido recuperar los restos de 1.300 fusilados que los franquistas quisieron hacer desaparecer para siempre con enterramientos en fosas abiertas en cunetas, bordes de cementerios y campos ocultos.

El propio franquismo hizo una labor inmensa durante los años 40 para recuperar los restos de sus víctimas. Todos los gobernadores civiles de cada provincia fueron movilizados por orden de Franco para recuperar los restos y llevarlos para la honra eterna al Valle de los Caídos.

___

Fuente: http://desmemoria.eldiario.es/rajoy-olvida/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Caridad y voluntariado para desenterrar a las víctimas del genocidio franquista

“No hay más fosas comunes por descubrir”. Con este argumento, el pasado jueves día 8 de octubre el Partido Popular se negó, por tercer año consecutivo, a dedicar una partida de los presupuestos generales a la recuperación de víctimas del genocidio franquista rechazando las enmiendas interpuestas en este sentido.

Sólo la Asociación por la Recuperación de la Memoria histórica (ARMH), que está atendiendo a los familiares de los desparecidos, tiene más de 1.500 solicitudes de exhumación en cola.

news.vice.com / Aitor Fernández / 27-10-2015

Desde 2006 y hasta 2011, el gobierno español había concedido entre 3 y 5,6 millones de euros para actividades relacionadas con la recuperación de la memoria histórica y el reconocimiento moral a las víctimas, pero el PP las eliminó en cuanto asumió el poder.

Algo que choca frontalmente con las recomendaciones de la ONU. En junio del año pasado, la ONU recordó al Estado español su obligación, por el derecho internacional y la Declaración sobre protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas —que ratificó en 2010—, de atender las solicitudes de los familiares de estos desaparecidos.

La ARMH, que es una entidad sin ánimo de lucro, siguen atendiendo, a contracorriente, las peticiones de exhumación de los familiares de las víctimas de la Dictadura franquista.

Desde que exhumaron la primera fosa de todo el Estado con métodos científicos, hace ahora 15 años, han investigado más de 3.000 muertes por desaparición forzosa, exhumado 162 fosas comunes y rescatado a 1.350 víctimas.

La entidad, a la que están asociadas más de 500 personas, cuenta con tres trabajadores a tiempo parcial. Sin embargo por ella han pasado más de 1.200 voluntarios, que representan —según la asociación— el 80% de la financiación que ha hecho posible el trabajo realizado.

“A finales del pasado año la situación era muy complicada y estuvimos a punto de cerrar”, explica René Pacheco, arqueólogo de la ARMH, a VICE NEWS. Sin financiación, el trabajo se había reducido un 75 por ciento y los tres trabajadores se ocupaban de la entidad de forma voluntaria en su tiempo libre.

“Potenciamos la búsqueda de socios y Elogit, un sindicato noruego de electricistas, donó 6.000 euros con los que llevamos a cabo cinco nuevas búsquedas y exhumaciones que ya estaban investigadas y programadas”, añade.

Poco antes de bajar la persiana, en mayo de 2015, la asociación recibió el premio al activismo de los Derechos Humanos de la ALBA Puffin Fundation, dotado con 100.000 dólares (89.700 euros), algo que ha permitido que el proyecto siga adelante.

Crowdfunding para exhumar fosas

El micromecenazgo online fue uno de los métodos que la ARMH se planteó para encontrar financiación, pero al final fue descartado. Al menos, tres iniciativas de crowdfunding han permitido financiar con éxito exhumaciones. Son los casos de Borriol, Valencia, en 2013; en Monte de Estépar, Burgos, en 2014, y en Velilla de Jiloca, Zaragoza, este año.

La ARMH siempre ha sostenido que no deberían ser las propias víctimas, sino la maquinaria del Estado, la que se responsabilice de esta labor.

La exhumación en Monte de Estépar fue dirigida por Francisco Etxeberría, médico forense y director de la Sociedad de Ciencias Aranzadi. La intervención permitió rescatar un centenar de cuerpos enterrados en cuatro fosas. La recaudación (15.350 euros) cubrió los gastos, pero no la mano de obra, que fue voluntaria.

“Yo no cobré absolutamente nada, colaboramos voluntariamente porque sólo había dinero para el alojamiento y la comida”, asegura a VICE News Etxeberría.

Uno de los mayores referentes en medicina legal, este médico forense que ha participado en miles de exhumaciones en España y en el mundo prefiere no utilizar esta fórmula de financiación. “Si yo cuento esta fórmula de financiación en Chile o Argentina se quedarían alucinados”, explica.

El 20 de noviembre de 2002 se condenaron de forma unánime en el Congreso los crímenes del Franquismo. En diciembre, el Lehendakari Juan José Ibarretxe hizo una declaración institucional diciendo que se debían apoyar todas las iniciativas en materia de memoria histórica.

Desde 2003, y hasta hoy, los distintos gobiernos de Euskadi, han apoyado aquellas actividades relacionadas con el reconocimiento de los Derechos Humanos y la memoria histórica.

Un Estado irresponsable y descoordinado

“En el País Vasco existe una ventanilla donde se pueden dirigir los ciudadanos, algo único en el Estado español”, relata Etxebarría. Las instituciones vascas han atendido y financiado 3.000 solicitudes, que han sido atendidas gracias a los técnicos de Aranzadi y de la Universidad del País Vasco.

“Yo creo que esto debe seguir siendo así, porque el tema es complejo y requiere de gente que sepa: un historiador, un documentalista, un antropólogo… Las instituciones deben tutelar, ofrecer garantías. Y me refiero a todas las instituciones, a todas las administraciones, desde la organización central hasta el ayuntamiento de mi pueblo”, considera este experto.

Etxebarría también sostiene que la participación de la Justicia es necesaria, pero que lo prioritario es recopilar información para generar la documentación. “A la causa argentina hay que ir con documentos y somos los técnicos los que los generamos”, sostiene Etxebarría.

En Argentina, la jueza María Servini instruye la única causa abierta en el mundo que investiga los crímenes cometidos durante la dictadura franquista. “Yo soy partidario de la propuesta que hizo Amnistía Internacional en 2006: la creación de una Comisión de la Verdad formalmente constituida gracias a la voluntad política e independiente de la Justicia.”

Las Comisiones de la Verdad —entidades oficiales, no judiciales y de vigencia limitada que se constituyen para esclarecer pasadas violaciones de Derechos Humanos— funcionaron en Chile o Argentina, países donde actualmente se encuentran activos decenas de juicios por crímenes de lesa humanidad.

“En el Sáhara encontramos el caso de civiles torturados y asesinados por las fuerzas marroquíes, los técnicos hemos generado unas pruebas y el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz utilizó todas las imágenes e informes para procesar a 11 militares marroquíes por genocidio. Eso es lo normal”, concluye Etxebarría.

“En España no existe un archivo central que controle el número de fosas que se han exhumado, ni el número de solicitudes que se han atendido, por eso es tan difícil saber cómo se está haciendo el trabajo”, afirma a VICE NEWS Francisco Ferrándiz, científico titular delConsejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y coordinador del proyecto “El pasado bajo tierra”.

En “El pasado bajo tierra” científicos de diferentes disciplinas comparan el caso español con otros acecidos en distinto lugares del mundo.

“Hay regiones donde se ha exhumado mucho, como Euskadi o León, y lugares donde no se ha exhumado prácticamente nada, como Catalunya, pero es evidente que ha habido una parón general”, considera Ferrándiz.

El científico argumenta que, además de a la ausencia de subvenciones, hay otros factores como “los protocolos que encarecen las exhumaciones” —aquellos que exigen mayor personal técnico y encarecen demasiado su realización— o “la dificultad cada vez mayor para localizar las fosas.”

La ardua tarea continua

“Me sorprende lo que duró el debate público de la memoria”, sostiene Ferrándiz. Para este científico “se ha hecho mucho trabajo de memoria, pero llega un momento que la empatía pública se agota, la gente se acostumbra a las imágenes y ya no hay tantas cámaras en las exhumaciones, del mismo modo que ya no se habla tanto del tema de los refugiados”, sentencia.

Sin embargo, añade, que los que realmente han olvidado son las instituciones: “El presidente del gobierno nunca ha acudido a una exhumación”.

Francisco Etxeberría recalca que es importante ver cómo el movimiento de memoria histórica vive más allá de las exhumaciones. “Hoy día hay cantantes que componen canciones, artistas que hacen esculturas, escritores que dan conferencias… Es algo imparable. Estamos rodeados de víctimas y entre ellas se cuentan las víctimas del Franquismo.”

“Lo que sorprende fuera de España es que existan tantos desaparecidos”, afirma por su parte René Pacheco. “La falsa imagen de ‘Transición exitosa’ funciona en el mundo y se ha difundido como modelo en muchas universidades”, argumenta Ferrándiz.

“La mayoría de gente en España cree que esta labor [de recuperación] se ha frenado y la sociedad percibe que es un problema menor que afecta a pocas personas”, opina el arqueólogo de la ARMH.

“Creo que todos los partidos, independientemente de su ideología, deberían incluir este tema en sus programas, porque cualquier víctima tiene derecho a la memoria “, afirma Etxebarría, quien confía en que así sea.

“La ARMH ha conseguido financiación, Aranzadi nunca ha parado de exhumar y ayudar en lo que ha podido al resto. Vamos a ver lo que pasará en Andalucía y Navarra, donde se intentan aprobar políticas de memoria. Puede que la financiación estatal vuelva, pero debería hacerlo de forma más estructurada. Pero esto va a seguir, sin duda, a otro ritmo, con otro perfil”, concluye Ferrándiz.

___

Fotografía destacada: Imagen por Aitor Fernández

Fuente:https://news.vice.com/es/article/caridad-y-voluntariado-para-desenterrar-a-las-vctimas-del-genocidio-franquista?utm_source=vicesportsestw

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Rajoy completa una legislatura de olvido económico a las víctimas del franquismo

Las asociaciones financian las exhumaciones gracias a premios y donaciones humanitarias internacionales.
Un sindicato noruego de electricistas aportó 6.000 euros en 2014 y la Fundación Abraham Lincoln de Nueva York entregó 100.000.
Las exhumaciones financiadas por el Ministerio de Presidencia fueron paralizadas en 2012 y en los presupuestos 2016 tampoco aparecen.

eldiario.es / Diego Barcala / 04-08-2015

“Algunos se acordaron de su abuelo cuando había dinero”, declaraba en noviembre de 2013 el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando. La opinión, comentada en plena tertulia de 13tv, fue criticada por su desdén a las víctimas del franquismo que incluso le denunciaron por injurias.

Pero representan con certeza la política que el Gobierno de Mariano Rajoy ha seguido al respecto de las ayudas públicas a para las asociaciones de derechos humanos relacionadas con la memoria histórica. Los últimos Presupuestos Generales del Estado, los de 2016, confirman que el Ejecutivo del PP va a completar una legislatura de parón en las ayudas a aquellos que buscan a los miles de desaparecidos en las cunetas españolas.

“Eliminaría todos aquellos artículos que hablan de dar dinero público para recuperar el pasado. Yo no daría ni un solo euro del erario público a esos efectos”, adelantó en 2008 Mariano Rajoy en 20Minutos.

La crítica de Hernando escoció especialmente en la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). Este colectivo formado por familiares de republicanos fusilados en la Guerra Civil y la represión franquista encontró y exhumó en el año 2000 por primera vez a una víctima del franquismo con métodos científicos. Desde entonces, durante 6 años trabajaron sin descanso y sin dinero público para ayudar a miles de familiares.

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, nieto de un republicano fusilado en León, aprobó unas subvenciones que se mantuvieron durante 5 años para pagar actividades de reconocimiento moral de las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura. Apenas un 35% de ese dinero fue dedicado a exhumaciones, el resto pagaba exposiciones, documentales y congresos, algunas actividades incluso organizados por universidades y sindicatos.

Las víctimas, que siempre reclamaron una política pública de búsqueda de restos – como también ha pedido la ONU– acabaron en la Audiencia Nacional con la frustrante pelea del juez Baltasar Garzón.

Exhumaciones sin ayuda estatal

“Entre los años 2000 y 2007 hicimos decenas de exhumaciones sin ninguna ayuda estatal, con la aportación de los socios y socias y la ayuda de arqueólogos, forenses, psicólogos y otros voluntarios y profesionales que han dedicado su tiempo, su conocimiento y sus recursos a ayudar a los familiares”, recuerda Emilio Silva, nieto de la primera víctima recuperada por la ARMH y presidente de la asociación.

La web creada por el Ministerio de Presidencia está congelada desde 2011. La memoria histórica es cosa del pasado, como le gusta decir a Rajoy: “Miremos al futuro”, ha declarado obviando las recomendaciones de la ONU. Naciones Unidas advierte cada año a España de que el Gobierno incumple el tratado de derechos humanos al mantener activa la Ley de Amnistía de 1977 y pretender que se olviden cientos de miles de muertes.

La visión internacional de la historia de España en el siglo XX ha mantenido vivas las actividades de la ARMH. Un sindicato noruego de electricistas, Elogit, decidió en 2014 financiar con 6.000 euros las exhumaciones. “Antes de hacer una visita internacional, se entrevistaron con colectivos sociales. Les interesó nuestro proyecto y decidieron ayudar”, recuerda Silva. En septiembre tienen prevista otra visita a España con más apoyo financiero.

Amigos de represaliados llegan a la exhumación de Chaherrero / ÓSCAR RODRÍGUEZ

Un delegado de Elogit fue invitado el pasado junio por la ARMH a acudir a la entrega de unos restos recuperados. Eran los del guerrillero Perfecto de Dios, entregados 81 años después de su muerte, a su hermano Camilo. “No queremos saber quién lo mató, quiénes fueron los culpables, solo darle un entierro digno para la familia”, reaccionó Camilo en el acto. “Es un acto de dignidad”, resumió Hening Solhaut, del sindicato Egobit, junto a la botas recuperadas junto a los huesos.

La ARMH tan solo cuenta con tres empleados que cobran el salario mínimo. Trabajadores que recorren la península de punta a punta coordinando el trabajo no remunerado de arquéologos y forenses. Las pruebas de ADN con un coste aproximado de 600 euros y el transporte es para lo que llegan los fondos.

Durante la primera semana de agosto, la expedición de la ARMH se desplaza a un pueblo de Cádiz a una nueva expedición. Desde Ponferrada (León), donde tiene la sede la asociación, hasta Alcalá del Valle: 850 kilómetros con la furgoneta. “El Gobierno reconoció el pasado diciembre que el Ministerio de Defensa ha participado en la localización y exhumación de los restos de los combatientes de la División Azul”, contrasta Emilio Silva.

Dinero desde Estados Unidos

La siguiente vía de supervivencia de la ARMH llegó procedente de EEUU. La Fundación Puffin de la ALBA (Abraham Lincoln Brigade Archives) que custodia la memoria de los 40.000 combatientes antifascistas que viajaron a España en la Guerra Civil, otorgó su premio de derechos humanos 2015, valorado en 100.000 dólares, a la ARMH por su labor. Se trata del quinto premio que este colectivo entrega.

El primer galardonado en 2011 fue Baltasar Garzón al que siguieron los investigadores Kate Doyle y Fredy Peccerelli por su trabajo en esclarecer las violaciones de derechos humanos en las guerras de Latinoamérica, la ONG United We Dream que trabaja por los derechos de los inmigrantes sin papeles en EEUU y el abogado Bryan Stevenson que dirige la organización Equal Justice Initiative dedicada a la atención jurídica a colectivos pobres y discriminados.

Este premio salvó a la ARMH que estaba al borde del cierre después de 15 años de trabajo donde han conseguido recuperar los restos de 1.300 fusilados que los franquistas quisieron hacer desaparecer para siempre con enterramientos en fosas abiertas en cunetas, bordes de cementerios y campos ocultos.

El propio franquismo hizo una labor inmensa durante los años 40 para recuperar los restos de sus víctimas. Todos los gobernadores civiles de cada provincia fueron movilizados por orden de Franco para recuperar los restos y llevarlos para la honra eterna al Valle de los Caídos.

___

Fotografía destacada: Una de las fosas que se pudieron encontrar con el dinero del sindicato noruego / ÓSCAR RODRÍGUEZ

http://www.eldiario.es/sociedad/Rajoy-legislatura-economico-victimas-franquismo_0_416459151.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Comienza la exhumación de una fosa común en Casasola de Rueda

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), inicia este martes una nueva exhumación de una fosa común en la localidad de la Montaña Oriental gracias a financiación internacional.

ileon.com / 14-07-2015

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este martes, 14 de julio, la exhumación de la primera fosa común de víctimas de la dictadura en Casasola de Rueda.

Dicha fosa fue localizada el pasado 2 de julio, después de varios días de trabajo por parte de los voluntarios y voluntarias de la ARMH y gracias a los testimonios de las personas de las localidades vecinas. La financiación para llevar a cabo esta exhumación ha sido gracias a la solidaridad internacional. Por una lado, el sindicato de electricistas noruego ELOGIT; y por otra, la dotación económica del Premio de Derechos Humanos 2015 otorgado por la Asociación ALBA y la Fundación Puffin de New York (USA) recogido por la ARMH en mayo.

Esos testimonios, concluyen que hay varios puntos de enterramiento donde se espera localizar los restos de, al menos, un grupo de más de 25 personas procedentes de la cuenca minera de Sabero, que fueron trasladados en noviembre de 1937 desde la prisión de Cistierna. También hablan de varios enterramientos en la conocida como ‘Valleja de los muertos’, donde los vecinos de Casasola de Rueda tenían que acudir a dar sepultura a los asesinados, después de decidir en concejo a qué vecinos les tocaba.

Gracias a las investigaciones realizadas por historiadores como Secundino Serrano, Wenceslao Álvarez o Javier Rodríguez, se conoce que los montes de Casasola se presentan como una de las zonas con mayor número de fosas comunes y de personas desaparecidas de toda la provincia de León, uniendo su nombre a otros infaustos lugares como La Cenia o el campo de Fresno, en los alrededores de la capital.

Durante meses, grupos de paramilitares falangistas y fuerzas de orden trasladaban a personas detenidas en diferentes prisiones hacia estos montes, donde eran asesinados y abandonados sus cuerpos. Desde San Marcos, Cistierna, Sabero o La Ercina, la ARMH tiene constancia de diversos asesinatos en masa entre el verano de 1936 y, al menos noviembre de 1937, contando hasta ahora con más de 15 identidades conocidas, dentro de un proceso de investigación que, ni mucho menos, ha concluido. Cada semana, la ARMH tiene noticias e información de familiares cuyos seres queridos están enterrados de manera clandestina en estos montes, de donde esperan poder recuperarlos después de más de 80 años de espera.

___

http://www.ileon.com/actualidad/053313/comienza-la-exhumacion-de-una-fosa-comun-en-casasola-de-rueda

Publicado por ARMH