Archivo de la etiqueta: destacados2

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden al Gobierno una declaración institucional de condena del 18 julio de 1936

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha registrado ante la presidencia del Gobierno la petición como reconocimiento a las víctimas de la dictadura franquista

diario16.com / Eva Maldonado / 16-07-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha registrado ante la presidencia del Gobierno una petición para que el próximo 18 de julio lleve a cabo una declaración institucional de condena del 18 de julio de 1936 como reconocimiento a las víctimas de la dictadura franquista y condena a las consecuencias del fascismo.

El próximo 18 de julio se cumplirán 83 años desde que un grupo de militares y civiles fascistas decidieron asaltar el poder mediante el uso de la violencia por no respetar los resultados de unas elecciones democráticas celebradas en febrero de 1936.

Como consecuencia del golpe de Estado, se desató una guerra con la que desarrollaron un plan, que llevaba diseñado meses antes, para exterminar a decenas de miles de civiles adversarios y allanar el camino para establecer un régimen mono político en el que solo las ideas del dictador, y su mandato, concentraran el poder absoluto en nuestro país.

Mediante ese largo, profundo y terrorífico uso de la violencia, se estableció una dictadura de 40 años, que arrebató los derechos a millones de ciudadanos, convirtió a las mujeres en ciudadanas de tercera clase, persiguió a los homosexuales y a las lesbianas como enfermos psiquiátricos y delincuentes sociales, y condeno a nuestra sociedad a un atraso secular sin olvidar los cientos de miles de personas que tuvieron que escapar del país para salvar sus vidas y morir lejos de sus seres queridos.

Para sumar todo ese sufrimiento social, emocional y político a nuestro patrimonio de los Derechos Humano, queremos solicitarle al Gobierno de España que el próximo jueves lleve a cabo una declaración institucional, que bajo el lema “18 DE JULIO NUNCA MÁS”, condene la dictadura franquista y respalde a sus víctimas con las que el Estado democrático recuperado tras la dictadura franquista guarda una enorme deuda que está muy lejos de ser saldada.

Cuando en los años 30 del pasado siglo, durante el periodo de la Segunda República, los hombres y las mujeres votaron con sufragio universal, llevando al gobierno a partidos de diferente ideología, nuestra sociedad conoció por primera vez una democracia y un desarrollo político, cultural y educativo sin precedentes.

Cuando en Europa la sombra renovada del fascismo penetra en los parlamentos y en las instituciones es necesario recordar y condenar lo que supuso el ascenso del fascismo al poder y el enorme daño que causó a la sociedad.

___

Fuente: https://diario16.com/piden-al-gobierno-una-declaracion-institucional-de-condena-del-18-julio-de-1936/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Informe Navasqüés: el documento que prueba que Franco dio refugio a jerarcas nazis en España

El diplomático franquista Emilio de Navasqüés, tío abuelo del alcalde de Madrid José Luis Martínez-Almeida, eludió la petición del Consejo de Control Aliado para repatriar a todos los hombres de Hitler que se escondieron en nuestro país durante la Segunda Guerra Mundial

diario16.com / José Antequera / 08-07-2019

Emilio de Navasqüés y Ruiz de Velasco (1904-1976) fue un destacado diplomático español al servicio de Franco que dejó algunas páginas ciertamente interesantes para la historia durante el final de la Segunda Guerra  Mundial. Navasqüés, tío abuelo del actual alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, fue el responsable de que un buen puñado de jerarcas y espías nazis consiguieran escaparan de los aliados, que al término de la contienda exigieron la extradición de todos aquellos sospechosos de haber pertenecido al Tercer Reich. Y es que la supuesta neutralidad del Caudillo durante la contienda mundial sirvió, entre otras cosas, para que España se convirtiera en un tranquilo oasis de paz y refugio para altos mandatarios del nazismo.

Nacido en Madrid, Emilio de Navasqüés​ ingresó en la carrera diplomática española en 1929 y ocupó, entre otros cargos, el de cónsul general en Tánger (1934-1935) y el de embajador español en Buenos Aires (1950-1951), Roma (1958-1959) y Lisboa (1972-1974). Entre 1950 y 1972 fue director de la Escuela Diplomática.

Navasqüés llegó a ejercer como director general de política económica del Ministerio de Asuntos Exteriores y fue el encargado de negociar con las potencias aliadas el destino del importante patrimonio alemán acumulado en nuestro país al término de la Segunda Guerra Mundial. Desde ese puesto de responsabilidad, el alto funcionario elaboró un informe confidencial en el que recomendaba no entregar a los aliados a un buen puñado de contactos y agentes nazis que pululaban por tierras españolas. Fue así como se sospecha que muchos criminales de guerra lograron huir o permanecer ocultos en España durante largos años.   ​

La historia del “informe Navasqüés” comenzó cuando Estados Unidos envió a España un listado de eminentes cargos del Tercer Reich reclamados por el Consejo de Control Aliado en 1947. La primera lista fue confeccionada a partir de 1945 y presentada al Gobierno franquista ese mismo año. Constaba de 11 folios escritos a máquina y en lengua inglesa. El documento, bajo el sencillo título de Lista de repatriación, fue redactado por los servicios de espionaje aliados (principalmente agentes de Estados Unidos, Francia y Reino Unido) y remitido a Franco con el fin de reclamarle la expulsión de todos ellos y su entrega inmediata a la nueva Alemania.

En aquel listado con más de un centenar de nombres había jerarcas del nazismode la talla de Karl Albrecht, amigo personal de Adolf Hitler y presidente de la Cámara de Comercio Alemana en Madrid; ​Hans Becker Wolf, representante del Nationalsozialistische Volkswohlfahrt (NSV) en Barcelona; Wilhelm Beisel Heuss, jefe del Partido Nazi en San Sebastián y delegado de propaganda para el norte de España; y Johannes E.F. Bernhardt, el gran empresario del grupo Sociedad Financiera Industrial (Sofindus), general de las SS, contacto de Hermann Göringen España y uno de los hombres fuertes de las finanzas del Tercer Reich. Se sabe que Navasqüés llegó a negociar personalmente con este industrial la entrega de los bienes del grupo Sofindus ordenada por las potencias ganadoras de la guerra.

El 4 de marzo de 1948, poco después de que el Gobierno español recibiera el listado del mando aliado, Emilio de Navasqüés redactó el pertinente informe dirigido a la atención de Alberto Martín Artajo, ministro de Asuntos Exteriores durante la dictadura franquista, en el que dividía a los 104 alemanes residentes en España y sospechosos de pertenecer al Partido Nazi en tres categorías. Además, el director general formulaba distintas recomendaciones sobre la conveniencia o no de su entrega a los aliados, según publicó el periodista José María Irujo en un extenso artículo publicado el 11 de mayo de 1997 en el diario El País.

En la primera categoría del informe, Navasqüés incluía a 26 personas bajo el calificativo de “agentes profesionales del servicio de espionaje alemán o similares”. El funcionario de Franco recomendaba que todos ellos fuesen entregados a los aliados. En un segundo bloque se agrupaba a otras 36 personalidades sobre las que Navasqués opinaba que “no había datos suficientes” de su pertenencia al Gobierno de Hitler, aunque dio margen de maniobra al ministro Artajo para que él mismo decidiera las que debían ser entregadas a los norteamericanos.

En la tercera categoría figuraban 39 personas más que “de ninguna manera” debían ser repatriadas porque su historia interesaba “a la economía nacional” de España o merecían por parte de las autoridades españolas “una especial consideración”. En este último grupo se encontraban directores de grandes empresas alemanas como Merck, IG-Farben y Sofindus, el importante holding germano formado por 16 firmas y presidido por el ya citado Johannes Bernhardt, el general de las SS que figuraba en el número 7 de la lista de perseguidos por los aliados.

Bernhardt, el todopoderoso ejecutivo de Sofindus −un conglomerado de empresas de la Alemania del Tercer Reich−, trabajó en España durante toda la Guerra Civil y hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, llegó a acumular un gran número de empresas filiales con las que ayudó a financiar el golpe militar de Franco.

Bernhardt −afincado en el Marruecos español desde 1929− había montado Sofindus en noviembre de 1938 en Lisboa. Para ello se había servido de un capital valorado en dos millones y medio de pesetas de la época. Por entonces, el industrial ya había fundado la Sociedad Hispano-Marroquí de Transportes (Hisma), una empresa fantasma encargada de servir como tapadera para el tráfico de armas destinadas al bando franquista. Hisma (en alemán Hispano-Marokkanische Transport-Aktiengesellschaft) fue constituida el 31 de julio de 1936 en Tetuán, es decir, a los pocos días del alzamiento nacional que dio paso a la sangrienta Guerra Civil. Controlada por el Partido Nazi gracias a Johannes Bernhardt, esta compañía iba a desempeñar un papel clave en el contienda española, ya que pasó toneladas de material bélico al bando nacional.

Con la creación de Hisma se pretendía que el trato comercial de Bernhardt con Franco fuera lo más discreto posible, aunque a medida que avanzó la guerra las actividades de la empresa fueron haciéndose cada vez más oficiales y públicas. Avanzada la guerra, Hisma se integró en la Sociedad Financiera Industrial (Sofindus), consorcio de empresas alemanas que acabaría monopolizando el comercio exterior español. La Hisma-Sofindus continuó con sus operaciones tras estallar la Segunda Guerra Mundial, canalizando el suministro de materiales hasta el fin de la contienda que terminó con la derrota de Hitler. ​

Sofindus, que tuvo su sede central en el número 1 de la avenida del Generalísimo de Madrid, contaba en 1939 con delegaciones en ocho ciudades españolas y con una plantilla de 260 empleados −la mitad de ellos españoles−. Para entonces poseía catorce filiales a cargo de diversas actividades −transportes, minería, maquinaria, cueros, vino y frutas−. La mayor parte del capital era alemán, aunque los nazis se sirvieron de una red de testaferros españoles para cumplir con la legislación española de la época, que establecía un límite del 25% para capitales extranjeros. Si bien este conglomerado empresarial estuvo controlado parcialmente por la administración franquista, Sofindus se encontraba subordinada a la dirección de otra compañía, Rowak, y recibía todos sus fondos económicos de Alemania.

Durante la Segunda Guerra Mundial el grupo Sofindus registró una intensa actividad en el comercio hispano-alemán, aunque también desarrolló otro tipo de actividades. Así, en agosto de 1941 creó la compañía Transcomar −acrónimo de Compañía Marítima de Transportes−, que mediante mercantes con bandera neutral española lograría transportar 125.000 toneladas a las fuerzas del Eje en el Norte de África entre 1941 y 1942. En marzo de 1943 fundó otra filial, la compañía Somar, encargada de la adquisición de fluorita y wolframio, minerales de gran valor estratégico para la industria bélica nazi. Más adelante, en 1944, Sofindus participó en el contrabando de suministros a las guarniciones alemanas que habían quedado aisladas en la costa atlántica francesa tras el desembarco de Normandía. Se cree que en una ocasión Bernhardt intervino en la adquisición de un cargamento médico de penicilina que los aliados habían enviado a España y que él desvió a Alemania. El empresario alemán mantuvo unas estrechas relaciones con Francisco Franco, quien le hizo un buen regalo personal una vez terminada la Guerra Civil: más de 1,4 millones de pesetas.

Las actividades de Bernhardt y Sofindus no solo supusieron una gran preocupación para los aliados, sino que también provocaron las protestas de algunas compañías alemanas en España por su posición monopolística. La historia del jerarca nazi acabó con el final de la Segunda Guerra Mundial. En octubre de 1945 las autoridades franquistas, apoyadas por el informe Navasqüés, acordaron con las autoridades británicas, francesas y estadounidenses que el patrimonio y los activos de Sofindus fueran puestos bajo control de las potencias aliadas.

Sin embargo, Franco dio orden de proteger a ese empresario fiel que le había ayudado a ganar la guerra y se mantuvo firme frente a las presiones de los aliados. Incluso le acabó concediendo la nacionalidad española en 1946. Bernhardt nunca fue deportado. De nada sirvió el informe Navasqüés. Durante los años de posguerra el jerarca alemán residió en Denia, donde pasó casi desapercibido. Fue uno más de los muchos nazis que gozaron del soleado balneario español franquista. Se sabe que en 1953 se trasladó a Sudamérica,​ instalándose en Argentina, donde siguió manteniendo diversos negocios. Falleció en Múnich en 1980 aunque misteriosamente se ha conservado una lápida con su nombre en el Cementerio Civil de Madrid. De cualquier forma el jerarca nazi vivió un retiro dorado. Otro criminal de guerra que se iba de rositas. El “Informe Navasqüés” había cumplido a la perfección con su cometido: dar cobijo y amparo a los señores del nazismo.

___

Fotografía destacada: Franco con varios jerarcas nazis. El segundo por la izquierda es Bernhardt.

Fuente:https://diario16.com/informe-navasques-el-documento-que-prueba-que-franco-dio-refugio-a-jerarcas-nazis-en-espana/

Publicado por ARMH