Archivo de la etiqueta: Ascensión Mendieta

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La universalidad de Timoteo Mendieta

Para Ascensión Mendieta, como para todos los familiares de desaparecidos, su padre sólo estaba muerto cuando lo pudo ver, constatar su muerte.

Hoy, 30 de agosto, es el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

eldiario.es / Ana Messuti / 29-08-2017

Una gran desproporción: por una parte, un ser humano, despojado de todo, hasta de la vida, y por la otra, la justicia, pero no cualquier justicia, sino nada menos que la justicia universal. Un hombre, que ni siquiera tiene lo mínimo que puede tener, la vida, y la justicia, con todo lo que resuena en el vocablo, pero que además pretende ser para el universo entero.

De Timoteo Mendieta, nos han quedado los huesos, que permitieron armar su esqueleto destruido. Los huesos de Timoteo, lo único que los nietos y la hija pudieron recuperar de él, huesos callados, silenciosos, pero tan elocuentes que permitieron identificarlo, es decir, nombrarlo. Volver a reunir un cuerpo, o lo que queda de un cuerpo, y su nombre… Con todo lo que se cifra en un nombre.

No hay nada tan material, tan físico, en un ser humano como los huesos. No hay nada tan abstracto, tan etéreo, en el derecho, como la justicia; incluso hablamos de la idea de justicia.

Para establecer esa conexión entre Timoteo Mendieta y la justicia universal, muchos han intervenido: su familia, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, una jueza argentina, varios jueces de Guadalajara…

Lo universal, la universalidad de la justicia parece referirse, a primera vista, a lo espacial, a lo geográfico, a que ha sido una jueza argentina, es decir, de otro país, quien ordenó la exhumación de Timoteo. Pero la universalidad de la justicia que llega a Timoteo es más una cuestión de tiempo que de espacio. Es una justicia que de tanto atraso que lleva podría calificarse de intemporal: llega a ocuparse de alguien que ha desaparecido hace casi 80 años…

Pero me atrevo a decir que la justicia no es universal sólo por el espacio y por el tiempo, sino por haber podido llegar a Timoteo y los que con él se encontraban en la fosa a la que fueron arrojados, o en la que se les dejó caer, en un acto más que deliberado de negligencia y abandono, descuido, desprecio. A todos ellos se los habían llevado sin decir qué destino finalmente les darían, convirtiendo en víctimas del mismo crimen a sus familias: un crimen que despoja a los asesinados no sólo de la vida, sino de su nombre e identidad, y a los familiares, de sus muertos, a quienes no saben dónde ir a llorar… y que en algunos casos ni siquiera saben si tienen muertos que llorar. Esto es propio de los crímenes cometidos en España durante el franquismo, y en la Argentina durante la última dictadura cívico militar, (aunque  en la Argentina actual también hay que lamentar la desaparición del joven Santiago Maldonado): no sólo se mata; se oculta, se borra todo rastro, para que ni siquiera se sepa si hay que llorar ni dónde.

Este es otro aspecto de la universalidad de la justicia que ha amparado la búsqueda de Timoteo: el crimen comparte nombre con un crimen bautizado hace relativamente poco, en otro país, en otra época: la desaparición forzada. Se da un nombre nuevo a un crimen antiguo, se extiende ese nombre que se ha dado a los crímenes cometidos en otro continente, pero que en realidad son los mismos crímenes. Hay en la desaparición forzada una universalidad espacial, demostrada por las Convenciones sobre esta materia existentes en el ámbito internacional, y una universalidad temporal, al aplicarse a los crímenes cometidos antes de que tuvieran ese nombre.

Porque en la justicia universal, el nombre no hace al crimen, sino que lo reconoce, define a un crimen que ya existía. Sin embargo, las mejores definiciones de la desaparición forzada las dan las víctimas, los familiares. Por ejemplo, Ascensión Mendieta, la hija de Timoteo, ante los primeros huesos que supuestamente eran de su padre, con profundo dolor decía: “Pobre padre mío, se ha pasado casi toda la vida bajo tierra”. Porque para Ascensión, como para todos los familiares de desaparecidos, su padre sólo estaba muerto cuando lo pudo ver, constatar su muerte.

Y sólo en el momento del entierro, pudo Ascensión manifestar todo el dolor acumulado, sólo allí, cuando finalmente se despedía de él, pudo llorar a su padre, y todos los presentes lloramos con ella. Por ello la desaparición forzada es un crimen tan especialmente cruel: mantiene vivo un dolor que se alimenta de incertidumbre, y la incertidumbre no hace sino acentuar el dolor. La desaparición forzada es uno de los crímenes contra la humanidad.

En los crímenes contra la humanidad, la justicia es universal porque, si bien se ocupa de los grandes crímenes que interesan a todo el mundo, se ocupa al mismo tiempo de las víctimas más humildes, más vulnerables, sin exclusión alguna. Llega a esas víctimas, las busca por toda la tierra, y debajo de toda la tierra. Así se ha encontrado a Timoteo.

Timoteo era un hombre humilde, un hombre que aunque era bien conocido en su pueblo, Sacedón, estaba muy lejos de la fama mundial. Ahora no cabe duda de que Timoteo se ha universalizado. Podemos decir que queda mucho más de Timoteo que sus restos mortales ahora recuperados. Hay imágenes de Timoteo vivo y muerto, de su esqueleto, innumerables fotos de su hija Ascensión, de sus nietos, hay un “universo Timoteo Mendieta”, que se ha abierto en los relatos actuales de los medios de todo el mundo,

Pero para que alcanzase esa notoriedad Timoteo Mendieta, se ha debido pagar un precio muy alto. La gravedad del crimen es el puente entre la muerte de Timoteo y la justicia universal. Porque la muerte de Timoteo ha sido una de las muchas, muchísimas muertes, asesinatos, que se perpetraron en esa época. Y es el hecho de que la muerte de Timoteo haya sido acompañada de otras muertes, como lo prueban, sin ir más lejos en las fosas donde lo buscaron y finalmente encontraron, los huesos de unos 22  individuos en la primera y 24 en las demás, que fueron, como Timoteo, asesinados, arrojados, ocultados, para que no perdurase siquiera su recuerdo.

Esa muerte en medio de tantas muertes (basta pensar que sólo en el cementerio de Guadalajara hay todavía unos 1.000 individuos en fosas comunes, y en todo el Estado español, decenas de miles). Ese crimen en medio de tantos crímenes es lo que configura los crímenes contra la humanidad. Frente a ellos sólo cabe una justicia, la justicia universal. Porque cuando se lesiona la humanidad, no puede haber otra justicia que esta de largos tentáculos, que no tiene límites ni en el espacio ni en el tiempo, ni en los ricos ni en los pobres, ni en los verdugos, estén vivos o muertos.

Es el propio criminal con su crimen quien ha llevado a sus víctimas al universo de la justicia mundial. Lo paradójico de estos crímenes es la contradicción del propósito de sus autores: no sólo han querido sepultar bajo tierra a sus víctimas, sino hacerlas desaparecer para la tierra entera. Han querido aniquilar, borrar de este mundo, ocultar bajo tierra sin lápidas ni nombres, a hombres y mujeres; pero los cuerpos de esas mujeres y hombres, casi 80 años después, no sólo salen, van saliendo, a la superficie de la tierra, sino que aparecen ante el mundo entero.

El mundo entero ahora conoce su historia, y la justicia –no la justicia estatal, ni la argentina ni la española, por sí solas, sino la segunda actuando por cuenta de la primera, y en ese actuar juntas, convirtiéndose en justicia  universal– señala dónde se encuentran las víctimas de esos crímenes, ordena que se abran las fosas, que se saquen los restos que queden de esas víctimas y que se las identifique, que se les restituya el nombre.

Precisamente, ahora, el universo de Timoteo Mendieta se está poblando de los nombres de sus compañeros de fosa, y de las fosas vecinas, que se abrieron para buscarlo, y ya no necesitaremos decir que había muchos Timoteos, porque estamos conociendo los nombres de cada uno y de cada una, y se podrán entregar a sus familias cuando aún las tengan. Y cuando no, se les podrá dar una sepultura digna, con la dignidad que merecen frente a los largos años de indignidad, no de ellos, sino de quienes los asesinaron, ocultaron, aniquilaron. Sin lograrlo, sin lograrlo.

Familiares de Timoteo Mendieta acuden al cementerio con flores para honrarle / ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

___

Fotografía destacada: Timoteo Mendieta y su esposa, María

Fuente:http://www.eldiario.es/tribunaabierta/universalidad-Timoteo-Mendieta_6_681091890.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

TVE silencia el entierro de Timoteo Mendieta y la lucha que lo ha hecho posible

Los telediarios públicos emitieron un reportaje sobre fosas comunes en Colombia mientras ignoraban que en Madrid se producía el entierro histórico del sindicalista asesinado en 1939 y cuyos restos han estado 78 años en una fosa.

publico.es / Alejandro Torrús / 03-07-2017

Para los informativos de La 1 Ascensión Mendieta no existe. Los telediarios han ignorado durante todo el fin de semana el entierro histórico que esta mujer de 91 años, acompañada de varios cientos de ciudadanos, dio ayer en Madrid a su padre, Timoteo, que fue fusilado 1939 por su filiación sindical en UGT. El telediario de la televisión pública ignora así un caso icónico de la lucha de miles de ciudadanos de todo el Estado por encontrar y dar sepultura a sus familiares desaparecidos y asesinados durante la Guerra Civil y la dictadura.

 El ‘silencio’ que ha guardado TVE sobre este caso y las miles de fosas y los miles de desaparecidos que hay en España se hace más estridente cuando se compara, por ejemplo, con la información que TVE sí decidió publicar en el telediario del domingo: un reportaje sobre fosas comunes en Colombia. Es decir, sí interesan las fosas comunes, pero no las que están en España.

“Es un hábito en TVE silenciar la lucha de los represaliados de la dictadura y de las familias que continúan buscando a sus seres queridos. Silenciando el caso de Ascensión están silenciando también la lucha que hay detrás y que llevan a cabo muchas personas”, denuncia Emilio Silva, que ha anunciado que interpondrá una queja ante los órganos correspondientes de la Corporación Pública.

“El presidente de RTVE dijo hace muchos años en una entrevista en ‘El País’ que él nunca sería antifranquista. Parece que está construyendo una televisión a su imagen y semejanza”

Contactados por este medio, el Consejo de Informativos ha denunciado que “a priori” se trata “de un nuevo caso de censura” y ha avanzado que abrirá un expediente para investigar si se ha vulnerado el código deontólogico de la cadena o si había alguna razón periodística y de interés general que justificara que el entierro de Timoteo Mendieta no estuviera entre los temas más importantes de este fin de semana.

“Vamos a abrir una investigación con nuestro procedimiento habitual. Vamos a preguntar a los responsables del telediario de este fin de semana y a escuchar los motivos por los que consideraron que no tenía cabida. Nos llama la atención, no obstante, que sí tenga cabida un reportaje sobre fosas en Colombia y no el entierro del padre de Ascensión Mendieta“, informan a Público fuentes del Consejo de Informativos.

No hay españoles desaparecidos

No obstante, no es la primera vez que TVE ignora la lucha de las víctimas del franquismo y sus familiares. Los informativos de la televisión pública consiguieron dar una noticia sobre el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas sin nombrar ni una sola vez a los miles de españoles que continúan desaparecidos desde la Guerra Civil y los primeros años de la dictadura.

“El presidente de RTVE dijo hace muchos años en una entrevista en El País que él nunca sería antifranquista. Parece que está construyendo una televisión a su imagen y semejanza”, denuncia Emilio Silva.

recorte twitt

 

 

 

___

Fotografía destacada: La lucha de una vida. Ascensión levanta unas flores con los colores republicanos junto a su hijo.- REUTERS

Fuente: http://www.publico.es/politica/ascension-mendieta-tve-silencia-entierro-timoteo-mendieta-lucha-hecho-posible.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Ascensión Mendieta entierra a su padre 78 años después de ser asesinado

Carnicero de profesión y sindicalista, Timoteo Mendieta fue asesinado y arrojado a una fosa común. Su única hija viva, de 92 años, pidió ayuda a la justicia argentina para recuperar sus restos y ofrecerle sepultura digna, un acto que ha tenido lugar este domingo en Madrid.

publico.es / Patricia Campelo / 02-07-2017

Entre la niña de 13 años que abrió la puerta de su casa un día de abril de 1939, a la hora de la siesta, y la anciana de pelo plateado de 92 que este domingo fijaba su mirada en el féretro con los restos de su padre han pasado casi ocho décadas. Ascensión Mendieta ha sufrido toda la vida el peso de aquel gesto con el que los verdugos accedieron a la vivienda y se llevaron a su progenitor, Timoteo, un carnicero de Sacedón (Guadalajara), presidente local del sindicato UGT. Hasta este domingo, jornada en la que, al fin esta mujer, que celebró su 88 cumpleaños en un avión rumbo a Argentina para contarle su caso a la jueza que instruye desde Buenos Aires la única querella contra el franquismo, ha podido despedirse de su padre dándole una sepultura digna.

Pasadas las once de la mañana de este domingo, Ascensión entraba a paso lento por la zona civil del cementerio del Este [rebautizado como de la Almudena en el franquismo]. Entre sonoros aplausos, banderas republicanas y música de la banda Solfónica de fondo comenzaba el multitudinario entierro de una víctima del franquismo, de un desaparecido durante 78 años cuyo ataúd portaban voluntarios que habían trabajado en su rescate. El día antes, su hija pudo velarle en el tanatorio. “Estaba muy nerviosa y llorando. Mis dos sobrinas, una de ellas es arqueóloga, recompusieron el cadáver y lo pudimos ver dentro del ataúd. Fue muy emocionante”, explicaba a Público Francisco Vargas Mendieta, uno de los nietos, momentos antes del sepelio.

En los últimos 17 años se han podido rescatar de las cunetas a más de 1.400 desaparecidos

La recuperación e identificación de los restos de Timoteo Mendieta ha sido posible gracias a las órdenes de la jueza argentina María Servini para abrir dos fosas comunes del cementerio de Guadalajara. El padre de Ascensión figuraba inscrito en el enterramiento número 2, pero lo habían arrojado al 1, junto a otras 27 personas. Esta circunstancia torpedeó su recuperación e identificación, labores realizadas por un centenar de voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), colectivo que se sufraga con aportaciones voluntarias y que ha identificado, en los últimos 17 años, a más de 1.400 desaparecidos del franquismo.

Con los ojos encharcados y un gesto que viajó del dolor al alivio, Ascensión Mendieta permaneció inmóvil mientras el ataúd descendía bajo tierra, a escasa distancia de donde figura enterrada su madre. “Ahora vamos a llevarle flores a la abuela”, planteaba, Chon Vargas, una de las nietas. “Que nos os veáis en una así”, clamaba la única hija viva de Timoteo. “Gracias por venir a este acto tan triste. Después de tantos años, pero al final ya le hemos recogido. Que esto no le ocurra jamás a nadie. Muchas gracias, y a luchar por la libertad”, expresó Ascensión tras ver cerrada la tumba de su padre.

Ascensión Mendieta

Francisco Vargas: “Recorrimos 20.000 despachos, y ministerios, y se nos fueron cerrando todas las puertas”

Tras la inhumación, Francisco Vargas, micrófono en mano, repasó la historia de Timoteo: “Al finalizar la Guerra Civil, mi abuelo, que estaba haciendo ejercicios de milicia en Canillejas [Madrid], se desplaza caminando hasta Sacedón. No había participado en la guerra pero al llegar, después de tres días, mientras dormía la siesta, según cuenta mi madre, llaman a la puerta y ella abrió, un pesar que ha llevado siempre. Entró un falangista con un soldado, y nunca más volvieron a verlo”. Eran los primeros días de abril, tras concluir la contienda. La detención se prolongó hasta el 15 de noviembre de 1939, cuando fue fusilado en el cementerio de Guadalajara.

El nieto denunció también las trabas del estado español a la hora de recuperar los restos de su abuelo, una promesa que María, la madre de Ascensión, les solicitó a ella y a su hermana Paz, fallecida en 2012. “Recorrimos 20.000 despachos, y ministerios, y se nos fueron cerrando todas las puertas; hasta que mi hermana se enteró que había una causa abierta en Argentina”. Vargas también deploró el nulo interés de las élites institucionales en estos procesos de cumplimiento de derechos humanos. “Timoteo era de UGT, y no se ha personado nadie a dar ánimos a mi madre. Estamos muy decepcionados”. También, el nieto aseguró que “hay más de cien mil ‘Timoteos’ enterrados en fosas y cunetas”, animó a “seguir luchando” y ofreció la ayuda de su familia para “quien quiera recuperar los restos de sus seres queridos”. “Y si no se puede, al menos les rendiremos un homenaje e intentaremos que reciban justicia y reparación”, concluyó.

La tercera generación cava la tierra para rescatar a sus abuelos

En la ARMH, un crisol de personas voluntarias, de distintos perfiles profesionales y personales, trabaja a pie de fosa retirando la tierra o limpiando los huesos. También, antes de abrir el enterramiento, documentando testimonios o buceando entre archivos. Las labores de exhumación en Guadalajara que condujeron al hallazgo de Timoteo Mendieta concitaron el interés de más de cien voluntarios entre historiadores, arqueólogas, forenses y demás profesionales y gente que se acercó “a echar una mano”. Es el caso de Rubén Notario, de 34 años. Su bisabuelo y el hermano del mismo, Domingo y Ciriaco Buendía, son dos desaparecidos en el camposanto arriacense, lugar que alberga alrededor de 200 víctimas en 15 fosas comunes. “Mi bisabuelo tenía filiación sindical por UGT. Lo mantuvieron preso unos diez meses y luego lo ejecutaron”, relata tras concluir el entierro de Mendieta.

“Nos dijeron que estaba en la fosa tres, pero según los registros del cementerio está en la cuatro. Ha habido un baile de cuerpos importante”, lamenta.

Este joven, grado superior en medio ambiente, llegó al cementerio de Guadalajara hace un año, cuando la ARMH practicaba la primera exhumación. “Vi que en el listado figuraba el hermano de mi bisabuelo, así que fui a ver qué podía hacer”, recuerda. Pese a lo que indicaban las anotaciones escritas, las pruebas genéticas dieron negativo. El pasado mayo, cuando comenzó la segunda exhumación, Notario acudió como voluntario. “Iba a las nueve de la mañana y me quedaba hasta que entraba a trabajar por la tarde”. Así durante los 24 días que duraron las tareas. En ese enterramiento tampoco había rastro de sus familiares, pero él no desiste. “La esperanza es lo último que se pierde, y voy a seguir luchando”, avanza.

Donaciones y ayuda internacional ante la dejación del estado español

A cuatro metros de profundidad y con más de una veintena de cuerpos, la identificación del padre de Ascensión presentó dificultades pero “técnicamente, las fosas de Guadalajara se podían exhumar”, defiende Marco González, uno de los arqueólogos de la ARMH, antes de abandonar este domingo el cementerio madrileño. “Hay otras 200 personas enterradas, y 90 familias a las que se les debe dar una respuesta”, insiste, y lamenta los impedimentos del Ayuntamiento en “algo tan sencillo como dar el permiso para que las técnicas y técnicos que estaban allí pudieran entrar a trabajar”.

Marco González: “Hay otras 200 personas enterradas, y 90 familias a las que se les debe dar una respuesta”

González apunta a la responsabilidad del estado en el proceso de recuperación de desaparecidos del franquismo. “Esto no puede ser una labor de las propias familias. Aquí han estado nietos y sobrinos de personas allí enterradas. Si una asociación como la ARMH ha identificado a más de 1.400 personas, ¿qué no puede hacer el estado?”, deplora.

Ante el vacío de ayudas oficiales, las exhumaciones por las que Ascensión Mendieta ha recuperado a su padre han sido posibles gracias a la voluntariedad y a las donaciones de instituciones extranjeras como el sindicato noruego Elogit, y al premio concedido por los Archivos de la Brigada Abraham Lincoln.

Ascensión Mendieta, abuela de Plaza de Mayo

La abogada de la querella argentina Ana Messuti, que trabaja con las víctimas desde España, destacaba minutos antes de la llegada de Ascensión al cementerio la importancia del “precedente de colaboración” entre la justicia argentina y española que se da con el caso Mendieta. “Se trata de un ejemplo de cooperación evidente, y podemos pedir nuevos exhortos y tratar de abrir otras fosas. El precedente es positivo pero también hay otros muchos negativos que superar”, razonó.

Para Lila Parrondo, de la Red argentino – europea por el derecho a la identidad, presente también en el sepelio, “al fin se ha hecho justicia; la lucha por larga que sea da sus frutos ”. La coordinadora de esta red que pertenece al movimiento Abuelas de Plaza de Mayo ve a Ascensión como una de esas madres y abuelas que aún luchan por rescataron a los hijos y nietos que les arrebató la dictadura en ese país. “Ella es hija de Timoteo pero ahora es una abuela, y ha luchado toda su vida para que esto llegara a concretarse. Y su emoción nos embarga a todos. Ha sido un camino muy largo, pero la verdad triunfa al final”.

___

Fotografía destacada: Ascensión Mendieta durante el entierro de su padre, Timoteo Mendieta, asesinado en 1939 por las fuerzas del franquismo. REUTERS/Juan Medina

Fuente:http://www.publico.es/sociedad/ascension-mendieta-entierra-padre-78-anos-despues-asesinado.html

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La crítica de Ascensión Mendieta a los políticos: “Han pasado tres gobiernos y ninguno se ha acordado de las víctimas del franquismo”

Ascensión Mendieta y su hija, Chon Vargas, hablan con Gonzo en El Intermedio tras encontrar por fin los restos del padre de Mendieta, represaliado por el franquismo en 1937: “Seguiré con mi lucha hasta que todos los cuerpos sean exhumados porque todos tienen el mismo derecho, han matado injustamente a pobres y obreros que pasaban mucha hambre”.

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El entierro de Timoteo Mendieta tendrá lugar el 2 de julio: “Que venga toda la gente que quiera”

Los restos del sindicalista fusilado en 1939 serán trasladados al tanatorio de la M-30, en Madrid.

“Mucha gente no ha tenido la oportunidad de sacar a sus seres queridos de las fosas y mi abuelo podría ser su padre, su hermano o su tío”, dice la nieta, Chon Vargas.

eldiario.es / Teresa Sánchez Garzón / 25-06-2017

“Que venga toda la gente que quiera”. Esta ha sido la respuesta de Ascensión Mendieta, hija del sindicalista fusilado en 1939, al ser preguntada cómo quería que fuera el entierro de su padre. Ya han pasado semanas desde que se confirmó, el pasado día 9 de junio, que uno de los cuerpos exhumados en el cementerio de Guadalajara era el de Timoteo Mendieta y la familia continua aún asumiendo la noticia. “Cada uno lleva el tema de una forma, pero intento ponerme en el lugar de mi madre, que fue quien abrió la puerta hace 78 años y esa imagen no se le va”, explica Chon Vargas Mendieta, nieta de Timoteo.

El próximo sábado 1 de julio a las 11.00 horas llegarán los restos de Timoteo Mendieta al tanatorio de la M-30 en Madrid y al día siguiente, el día 2 de julio, tendrá lugar el entierro a las 11.00 horas en el cementerio civil de la Almudena, también en la capital. “Mucha gente no ha tenido la oportunidad de sacar a sus seres queridos y es como si les enterráramos a todos, y aunque no queremos representar a nadie, si queremos hacer llegar a la gente que mi abuelo podría ser su padre, su hermano o su tío”, asegura Chon Vargas.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) realizó una primera exhumación en enero de 2016 que finalmente no dio con los restos de Timoteo. Como dedujeron los técnicos de la ARMH, Timoteo Mendieta fue arrojado en una fosa y anotado en otra, algo que se pudo constatar en la segunda exhumación mediante una identificación científica. El cuerpo de Timoteo Mendieta fue enterrado el 16 de noviembre de 1939, un día después de su asesinato, y aunque los libros del cementerio lo ubicaban en la Fosa 2, finalmente fue encontrado en la Fosa número 1, exhumada recientemente.

La Asociación terminaba así el pasado 31 de mayo la segunda exhumación autorizada por el Juzgado número 4 de Guadalajara dentro de la llamada ‘querella argentina’ bajo la dirección de la jueza María Romilda Servini. Hicieron falta hasta tres exhortos de una justicia ajena a la española para conseguir localizar a Timoteo Mendieta.

“Creo que el duelo vendrá después, mi familia no lo tuvo, en su día lloraron pero el duelo hay que pasarlo”, explica la nieta de Timoteo. Al ser preguntada por cómo está su madre, asegura que se encuentra tranquila, en el momento de esta entrevista se encontraba cosiendo, “siempre está haciendo algo”.

Por el momento, la familia continua tranquila aunque la nieta de Timoteo Mendieta asegura que según se acerque el día, llegará la congoja. “En realidad mi madre no ha visto el cuerpo de mi abuelo todavía, vio en la fosa como iban sacando los restos pero no sabíamos con certeza cuáles eran los suyos”. Por este motivo, los familiares han elegido un ataúd grande para armar el cuerpo entero.

El ‘caso Mendieta’ ha tenido gran repercusión y eso lo ha podido descubrir la familia.“A mi madre no hay día que no le pare la gente por la calle y todo el mundo se alegra muchísimo de que por fin se hayan identificado los restos de mi abuelo”. La propia Ascensión asegura “A mi me quiere mucho la gente”.

La nieta de Timoteo Mendieta asegura que no va a parar aquí, y que quiere seguir ayudando a las familias que se encuentran en su situación. “ Tenemos que conseguir que aquel que quiera recuperar el cuerpo de algún ser querido pueda hacerlo. En Guadalajara todavía quedan más de 800 cuerpos. En general, ayudar en todo lo que podamos”.

___

Fotografía destacada: Ascensión Mendieta. FOTO: ARMH

Fuente:http://www.eldiario.es/clm/Chon-Vargas-Mendieta-vendra-despues_0_658284404.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Satisfacción y tristeza tras identificar el cuerpo de Timoteo Mendieta

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica recuerda la ausencia de ayudas de las instituciones en todo el proceso.

Su presidente asegura que con esta identificación se pone en valor al equipo que ha trabajado en las dos exhumaciones.

“Ascensión Mendieta es un ejemplo de lo que es honrar a un ser querido”, afirma Emilio Silva.

eldiario.es / Teresa Sánchez Garzón / 10-06-2017

La identificación del cuerpo de Timoteo Mendieta el pasado viernes en el cementerio de Guadalajara no solo ha alegrado a sus familiares. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha mostrado su “emoción” por toda la gente que ha estado trabajando en las dos exhumaciones y que ha ayudado a Ascensión Mendieta, la mujer que cumplió 88 años viajando en un avión a Argentina para pedir ayuda a la jueza que ha ordenado a través del principio de justicia universal la exhumación de la dos fosas comunes, dentro del proceso penal abierto en Argentina para investigar los crímenes de la dictadura franquista.

Sin embargo no todo son alegrías para la Asociación. “Sentimos tristeza por la ausencia de ayudas de las instituciones porque todo esto ha ocurrido en un estado paralelo donde la sociedad civil se ha organizado para resolver problemas que son responsabilidad del Estado”, señala su presidente Emilio Silva.

La primera exhumación se realizó en enero de 2016 y finalmente no dio con los restos de Timoteo. Como dedujeron los técnicos de la ARMH, Timoteo Mendieta fue arrojado en una fosa y anotado en otra, algo que se ha podido constatar ahora mediante una identificación científica, en la segunda exhumación. “Esto demuestra que el equipo que estuvo trabajando en la primera exhumación no se ha quedado de brazos cruzados y ha seguido investigando hasta que llegaron a esa conclusión”, apunta Silva.

Además la Asociación recuerda que el empeño de Ascensión por encontrar los restos de su padre permitirá a otras 27 familias identificar a sus seres queridos, como resultado de las dos exhumaciones llevadas a cabo en su búsqueda. “Por ahora se ha identificado solo los restos de Timoteo, que era lo que la querella de argentina reclamaba, pero hay 27 familias que pueden hacer una prueba de ADN para identificar a un ser querido”.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica terminaba el pasado 31 de mayo la segunda exhumación autorizada por el Juzgado número 4 de Guadalajara dentro de la llamada ‘querella argentina’ bajo la dirección de la jueza María Romilda Servini. Hicieron falta hasta tres exhortos de una justicia ajena a la española para conseguir localizar a Timoteo Mendieta.

“En total se han total se han exhumado 48 cuerpos, entre las fosas individuales y la fosa I y II, y hay 27 familias que pueden hacer una prueba de ADN para identificar a un ser querido”. Los cuerpos que no sean reclamados por ningún familiar, se enterrarán en un espacio que la Asociación va a solicitar al Ayuntamiento de Guadalajara. “Los cuerpos se guardaran individualmente, tendrán un estudio osteológico con las características de sus huesos para que su identificación, en el que caso de que la solicite algún familiar, sea más fácil”, explica Emilio Silva.

Una labor que continúa

¿Y a partir de ahora qué? En cuanto a los restos de Timoteo Mendieta irán al cementerio civil de Madrid y la Asociación seguirá realizando su trabajo por toda España. “Tenemos lista de espera para que hacer lo mismo en otros lugares, estamos buscando una fosa en Asturias, la vamos a buscar en León y Galicia. Lo que nosotros hacemos es ayudar a quien podemos con los recursos que tenemos”, asegura su presidente.

De Ascensión Mendieta solo tiene palabras de agradecimiento y de admiración. “Es un ejemplo de lo que es honrar a un ser querido. Ha calado en mucha gente por su forma de ser y por una combinación de la imagen de una persona físicamente frágil y a la vez de una tenacidad fuera de lo normal”. Además apunta Emilio Silva que mucha gente se ha enganchado con ella y con su historia, porque representa la situación de muchas personas.

___

Fotografía destacada:  Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Fuente:http://www.eldiario.es/clm/Satisfaccion-tristeza-identificar-Timoteo-Mendieta_0_653035076.html

Publicado por ARMH