Archivo de la etiqueta: Almadén

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

“No podían ni llorar, la Guardia Civil se ponía en la puerta de la casa para impedirlo”

Hallan en una tumba sin nombre en Almadén restos de un varón como el represaliado en Puebla de Don Rodrigo Feliciano Ramírez. “Mi madre siempre creyó que estaba en una cuneta, que esté en un cementerio nos da tranquilidad”, dice su sobrina María Dolores

lanzadigital.com / Belén Rodríguez / 04-08-2020

La madre de María Dolores Chicano Ramírez, sobrina del represaliado por el franquismo en Puebla de Don Rodrigo Feliciano Ramírez Alcobendas, al final de la Guerra Civil (fue asesinado el 2 de noviembre de 1940), siempre pensó que su hermano mayor -tenía 27 años cuando lo mataron- estaba en una cuneta.

No podía ni hablarles a sus hijas del tío Feliciano, “se echaba a llorar en cuanto salía el tema”, recuerda María Dolores. Pero tanto la historia del tío, “jornalero, guardia de asalto y ‘rojo’, que no le había hecho mal a nadie”, dice, como la de su abuelo Victorio Ramírez, asesinado siete días después del hijo por colaborar supuestamente “con los de la sierra”, siempre estuvo presente en su familia. Y acompañó a la tumba a su madre, fallecida un 3 de agosto de hace catorce años, justo el mismo día que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) cree haber hallado en una tumba sin nombre en el cementerio de Almadén los restos de Feliciano, ochenta años después de su desaparición.

Las sobrinas y otros familiares, que viven en Puebla de Don Rodrigo, Burgos y Piedrabuena, han pasado buena parte del lunes en el cementerio de Almadén donde a primera hora de ayer empezó la exhumación, que se ha complicado más de lo previsto.

Exhumación de la ARMH este lunes en el cementerio de Almadén / ARMH

Un cuerpo con botas de media caña

En el primer día de intervención del equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha aparecido un cuerpo, con unas botas media caña y botones. “Lo que hemos encontrado cumple nuestras expectativas”, aseguran desde la asociación, a falta de confirmar que se trata de los restos de Ramírez.

A María Dolores y sus hermanas, hijas de la hermana de Feliciano que consiguió un salvoconducto para que lo soltaran, pero nunca se lo pudo entregar, este lunes de agosto se les han removido muchos sentimientos, pero han conseguido un poco de paz.

El equipo de la exhumación continuará trabajando este martes en el cementerio de Almadén /ARMH

«Que esté en un cementerio nos da tranquilidad»

“Nunca pensamos que podríamos encontrarlo, que haya estado en un cementerio, si se confirma que es él, nos da tranquilidad”.  María Dolores no puede evitar llorar cuando recuerda las historias de la posguerra que le contaba su madre, con apenas 25 años cuando asesinaron a su padre y a su hermano, e incluso lo intentaron con el otro varón de la familia, un chaval que no tendría más de 11 años.

Ni sepultura ni duelo ni llanto

No es que no pudieran enterrarlos, es que se les negó hasta saber que había sido de Feliciano cuando fueron a preguntar por él en la cárcel de Almadén. “No podían ni llorar, tenían una pareja de la Guardia Civil en la puerta de casa para impedirlo”.

María Dolores da rienda suelta a su llanto, entre la tristeza y el alivio por haber encontrado a su tío, tantos años después. Si se confirma que es el cuerpo lo enterrarán en el cementerio de Puebla de Don Rodrigo, “junto a mi madre”, la hermana que nunca perdió la esperanza de salvarlo.

La historia de Feliciano

Feliciano Ramírez Alcobendas, un joven de Puebla de Don Rodrigo que formó parte del Ejército Popular de la Segunda República durante la Guerra Civil, volvía del campo de concentración de Cerro Muriano (Córdoba), en el que estuvo retenido al final de la guerra, cuando fue apresado poco antes de llegar a Puebla de Don Rodrigo.

No pudieron darle el salvoconducto

Una de sus hermanas –la madre de María Dolores- no pudo entregarle el salvoconducto que había conseguido para que lo dejaran libre y del camino pasó al cuartel de la Guardia Civil de la localidad. Al día siguiente de su detención, en una fecha no determinada del año 1940, Feliciano y otros hombres detenidos tras el fin de la guerra, fueron recogidos en un camión que se los llevó de allí. Nunca más se supo de ellos.

La familia de Feliciano ni siquiera pudo despedirse y nadie les dio razón de su paradero. De nada sirvieron las indagaciones de su hermana en la cárcel de Almadén en ‘el año del hambre’: allí no había ingresado.

Su padre fue asesinado siete días después

Tiempo después supieron que Feliciano fue ejecutado el 2 de noviembre de 1940 en lo que se conoce como el camino de Corral Sancho, próximo a Almadén.

La familia de Feliciano empezó a interesarse por sus restos en el año 2011 cuando otro equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exhumó en una fosa común del cementerio de Puebla de Don Rodrigo los cuerpos de cinco guerrilleros, junto a los que se cree que está enterrado el padre de Feliciano (no apareció). Así es como la ARMH empezó a investigar este caso que ha propiciado la exhumación de esta semana en el cementerio de Almadén.

___

Fotografía destacada: María Dolores -con la foto de su tío-, su hermana y su marido, este lunes en el cementerio de Almadén / ARMH

Fuente:https://www.lanzadigital.com/provincia/no-podian-ni-llorar-la-guardia-civil-se-ponia-en-la-puerta-de-la-casa-para-impedirlo/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

En busca de Feliciano Ramírez, 80 años después de una ‘saca’ de presos en Puebla de Don Rodrigo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica cree haber encontrado en Almadén los restos de un joven represaliado por el franquismo en 1940. Su hermana no pudo entregarle el salvoconducto que consiguió para que lo dejaran libre. Ahora sus sobrinas quieren sus restos

lanzadigital.com / Belén Rodríguez / 02-08-2020

Feliciano Ramírez Alcobendas, un joven de Puebla de Don Rodrigo que formó parte del Ejército Popular de la Segunda República durante la Guerra Civil, volvía del campo de concentración de Cerro Muriano (Córdoba), en el que estuvo retenido al final de la guerra, cuando fue apresado poco antes de llegar a Puebla, en un camino cercano.

No pudieron darle el salvoconducto

Una de sus hermanas no pudo entregarle el salvoconducto que había conseguido para que lo dejaran libre, y del camino pasó al cuartel de la Guardia Civil de la localidad. Al día siguiente de su detención, en una fecha no determinada del año 1940, Feliciano y otros hombres del pueblo detenidos tras el fin de la guerra, fueron recogidos en un camión que se los llevó de allí. Nunca más se supo de ellos.

La familia de Feliciano, que tenía 27 años cuando desapareció, ni siquiera pudo despedirse y nadie les dio razón de su paradero. De nada sirvieron las indagaciones de sus hermanas en la cárcel de Almadén, la más próxima a Puebla de Don Rodrigo en ‘el año del hambre’: allí no había ingresado.

Su padre fue asesinado siete días después

Tiempo después supieron que Feliciano fue ejecutado el 2 de noviembre de 1940 en lo que se conoce como el camino de Corral Sancho, próximo a Almadén. Lo terrible de esta historia parecida a cientos de la cruenta dictadura militar que surgió de la guerra es que siete días después del asesinato del hijo –lo supieron después- Victorio Ramírez, el padre de Feliciano, un jornalero de 56 años, fue ejecutado por la Guardia Civil en el mismo Puebla de Don Rodrigo por ser considerado un enlace con la guerrilla de los montes de la zona. Lo mataron antes de que le diera tiempo “a ir a declarar” al cuartel, la excusa con la que fue arrestado.

La sepultura de la exhumación, señalizada con una marca en el cementerio de Almadén /ARMH

La tumba sin nombre y sin memoria

Ochenta años después de esta historia que ha pasado de generación en generación en la familia Ramírez Alcobendas, diseminada ahora en Burgos, Ciudad Real y Puebla de Don Rodrigo, la Asociación para la Reuperación de la Memoria Histórica cree haber encontrado en el cementerio de Almadén, patio quinto de adultos (fila quinta, sepultura 28) la tumba sin nombre y sin memoria de Feliciano, que exhumarán este lunes 3 de agosto.

El cuerpo de Victorio, el padre, se da por perdido. La asociación lo buscó en la exhumación de la partida de los maquis conocidos como ‘los cinco de Mogares’, desenterrada en 2011 en el cementerio de Puebla.

Acta de defunción en el que recoge la causa de la muerte: “heridas por arma de fuego” / ARMH

Este lunes empieza la exhumación

Con el hijo esperan tener más suerte. Las sobrinas que contactaron con la asociación y que viven en Ciudad Real, Burgos y Puebla de Don Rodrigo “están expectantes”, dicen desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que se quejan del supuesto retraso con el que el Ayuntamiento de Almadén ha respondido a su solicitud de permiso para exhumar.

“El permiso nos acaba de llegar hace media hora y lo solicitamos el 5 de junio”, alegan [del viernes 31 de julio]. Por el contrario la alcaldesa de Almadén, la socialista Carmen Montes, asegura que nunca ha puesto pegas a este proyecto, solo que dadas las restricciones de exhumaciones en los meses de verano han esperado a tener la autorización de Sanidad que les ha llegado esta semana, “queríamos que todo fuera legal”, ha confirmado a Lanzadigital.com.

Zona del cementerio de Almadén en la que se cree que está el cuerpo / ARMH

Llegar hasta la tumba no ha sido fácil

Llegar hasta la tumba de Feliciano no ha sido fácil, “el cementerio de Almadén es caótico y su libro de enterramientos peor”, dice Antonio Marco González, de la ARMH, que tienen la certeza de que la tumba que van abrir el lunes es la correcta.

La asociación cuenta con un equipo técnico del que forman parte un arqueólogo y una antropóloga portuguesa para certificar que el cuerpo de la sepultura 28 es el de un hombre de la edad y características del represaliado, hasta que las pruebas de ADN lo confirmen.

“Abrazó bien la causa roja del marxismo”

Sobre Feliciano Ramírez el  Cuerpo de Inspección de Prisioneros de guerra remitió un oficio en el que destaca que “perteneció a la Casa del Pueblo, no ha sido directivo, pero abrazó bien la causa roja del marxismo. Durante el Movimiento siguió la misma forma y se pasó el Partido Comunista, sin que tampoco fuera directivo. Se fue voluntario al Ejército rojo invitando a otros varios vecinos para que se fueran con él”. Esta información, recopilada en la investigación de la ARMH, la firma el alcalde de Puebla de Don Rodrigo a 25 de marzo de 1940, seis meses antes de su asesinato.

La represión franquista en Puebla de Don Rodrigo

El ‘proyecto de intervención’ sobre la exhumación de Almadén de la Asociación de la Memoria Histórica recoge  que Puebla de Don Rodrigo –según los diferentes testimonios recabados- se mantuvo fiel a la Segunda República hasta el final de la guerra, como toda Ciudad Real.

La guerra en la localidad no fue un periodo violento donde hubiera represalias mortales sobre el clero, los propietarios locales o los militantes de la derecha. Muchos de los jóvenes del pueblo fueron movilizados por el Ejército Popular de la República y unos cuantos, los más politizados, fueron voluntarios al frente del Centro. Podemos hacer una aproximación al “terror rojo” según la Causa General de la Población (1939-1941).

___

Fotografía destacada: Feliciano Ramírez Alcobendas, ejecutado el 2 de noviembre de 1940 en el camino Corral Sancho próximo a Almadén / ARMH

Fuente:https://www.lanzadigital.com/provincia/almaden/en-busca-de-feliciano-ramirez-80-anos-despues-de-una-saca-de-presos-en-puebla-de-don-rodrigo/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El Ayuntamiento de Almadén “impide” la exhumación de un represalido de la dictadura franquista, según la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Se trata de recuperar los restos de Feliciano Ramírez, asesinado por la Guardia Civil el 2 de noviembre de 1940

eldiario.es / 29-07-2020

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha denunciado que el Ayuntamiento de Almadén, en Ciudad Real, “impide” la exhumación de un represaliado de la dictadura franquista. Este colectivo explica que solicitó hace dos meses los permisos para llevar a cabo la exhumación de los restos de Feliciano Ramírez, asesinado por la Guardia Civil el 2 de noviembre de 1940.

La petición que surgía del deseo de sus familiares por encontrar sus restos y darles una sepultura digna en Puebla de Don Rodrigo. Junto a la solicitud, la ARMH presentó un proyecto de intervención en el que se incluía un estudio exhaustivo sobre el lugar exacto dónde pueden estar enterrados los restos de la víctima en el cementerio de Almadén.

El estudio, explican, se llevó a cabo “después de poner en orden el caótico libro de enterramientos del cementerio de la localidad”. Gracias a algunas sepulturas que conservaban y a las placas antiguas, la asociación llegó a triangular el lugar exacto de enterramiento y, detallan, “aparentemente no ha sufrido cambios desde 1940, fecha de la inhumación de Feliciano Ramírez”.

La ARMH dice sentirse “sorprendida” después de leer las afirmaciones del presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, quien declaró en 2017 que para 2019 en Ciudad Real no iba a ver más fosas de víctimas de la dictadura y ahora, lamentan, “pongan obstáculos a una labor en la que la ARMH financia todos los gatos de la exhumación y la identificación”.

Además, apuntan que “sorprende que la actitud del Ayuntamiento de Almadén sea la de dificultar la búsqueda de los restos de Feliciano, como si no fuera suficiente que su familia haya tenido que esperar casi 80 años para poder llevar a cabo la identificación de los restos y su traslado al pueblo de la familia”. Desde el año 2010 la ARMH ha exhumado con sus propios recursos y ninguna ayuda pública, varias fosas comunes en diferentes localidades de Ciudad Real; precisamente una de ellas, la fosa conocida como la de los 9 del Contadero, en el término municipal de Almadén.

Creen que el argumento del periodo estival por parte del Ayuntamiento “es totalmente arbitrario, porque la ARMH ha llevado a cabo otras exhumaciones en el mismo periodo en territorio de Castilla-La Mancha; en lugares como Puebla de Don Rodrigo, donde buscamos entre otros al padre de Feliciano, Saceruela o Abenójar”.

Además, añaden, “el pasado 17 de julio hemos visto a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, acudir a una exhumación en el cementerio de San Fernando, en Sevilla, de una enorme fosa con cientos de cuerpos, y los trabajos no se han interrumpido por la llegada del verano”.

¿Quién era la víctima?

Feliciano Ramírez Alcobendas nació el 13 de diciembre de 1913 en Puebla de Don Rodrigo (Ciudad Real). Según los datos previos aportados por la familia y por alguna documentación era militante del PCE.

En 1942 el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo (TERMC) abrió un expediente cuyo número es el 3802, en el cual se investigó su posible relación con movimientos masónicos o comunistas aunque se descartó su implicación con logias masónicas.

El Cuerpo de Inspección de Prisioneros de guerra, acerca de Feliciano Ramírez, remitió un oficio que destaca que: “… Perteneció a la Casa del Pueblo, no ha sido directivo, pero abrazó bien la causa roja del marxismo. Durante el Movimiento siguió la misma forma y se pasó el Partido Comunista, sin que tampoco fuera directivo. Se fue voluntario al Ejército rojo invitando a otros varios vecinos para que se fueran con él”. Según explica la ARMH lo firmaba el alcalde de Puebla de Don Rodrigo a 25 de marzo de 1940, seis meses antes de su asesinato.

Durante la guerra civil formó parte del Ejército Popular de la Segunda República, siendo detenido en su localidad de origen cuando regresaba del Campo de Concentración de cerro Muriano (Córdoba). Según su familia, su hermana había conseguido un salvoconducto para que le dejaran libre pero fue detenido antes de llegar al pueblo en un camino cercano. Durante un día estuvo detenido en el cuartel de la Guardia Civil de Puebla de Don Rodrigo junto a otras personas.

Al día siguiente de su detención varios hombres fueron recogidos en un camión y no se volvió a saber de ellos,. Varios vecinos del pueblo fueron testigos de ello. Las hermanas de Feliciano se desplazaron a la cárcel de Almadén a informarse sobre el paradero de su hermano, pero le notificaron que allí no había ingresado. Tiempo después la familia supo que fue ejecutado el 2 de noviembre de 1940 cerca de Almadén en lo que se conoce como el Camino Corral Sancho.

Patio 5 del cementerio de Almadén, en Ciudad Real ARMH

Un hecho constatable señala la ARMH es el acta de defunción con fecha de 3 de noviembre de 1940 inscrita en el Registro Civil de Almadén. Según el acta de defunción falleció en la finca llamada Corral de Sancho de este término municipal el día dos del actual a consecuencia de heridas de arma de fuego, según resulta de oficio del Juzgado Militar de esta Plaza y reconocimiento practicado, y su cadáver habrá de recibir sepultura en el Cementerio de esta Ciudad.

Según los libros de enterramiento del Cementerio de Almadén, fue inhumado en el Patio 5º de adultos del cementerio (Fila 5ª, sepultura 28), un lugar destinado a enterramientos convencionales en la que no se destacan diferenciación por ideología o religión como en otros casos.

___

Fotografía destacada: Feliciano Ramírez, represaliado por la dictadura franquista ARMH

Fuente:https://www.eldiario.es/castilla-la-mancha/almaden-inhumacion-dictadura-franquista_1_6136083.html

Publicado por ARMH
Copyright © ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA. 2015 Todos los derechos reservados
Dirección: Apartado de correos 7, 24400 Ponferrada (León) España.
ARMH · ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Nº Reg. Nac de Asociaciones del Mº Interior 167.252 | POLÍTICA LEGAL