Archivo de la etiqueta: Alejandro Rodríguez

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Necesitamos un gobierno de izquierdas

La recuperación de la memoria histórica y reparación de las víctimas de la represión franquista requiere de profundos cambios institucionales y normativos. Estos solo pueden venir de la mano de un gobierno de izquierdas.

Mientras, se siguen realizando labores de exhumación de cadáveres y actos de homenaje a las víctimas de forma privada, sin la ayuda ni presencia de instituciones y autoridades del Estado español, como sucedió el pasado sábado en el cementerio municipal de Guadalajara.

eldiario.es / Rafael Escudero / 31-01-2016

El pasado sábado se celebró en el cementerio de Guadalajara un acto de reparación. Un homenaje a los desaparecidos por la represión franquista, a esas mujeres y hombres que fueron víctimas de la dictadura y cuyas familias han sufrido, además, el olvido más absoluto por parte de la democracia española. La cacareada y defendida Transición las dejó literalmente en la cuneta e impidió, parafraseando a Walter Benjamin, que su historia pasase a las páginas de los libros de historia.

El homenaje se encarnó en la persona y familia de Timoteo Mendieta -sindicalista fusilado en 1939 por defender la libertad-, cuyos restos se encontraban, junto con los de otras 21 personas, en una de esas indignantes fosas comunes que hay al final del cementerio de Guadalajara. Se cree que en todas esas fosas se encuentran los restos de más de 200 personas a la espera de ser exhumadas e identificadas. Nos queda todavía mucho trabajo por hacer.

El sábado fue un día de alegría. Fuimos muchas las personas que nos congregamos en el cementerio para recordar la memoria de las personas desaparecidas, reivindicar bien alto su nombre y hacer justicia con ellos y sus familias. Además, queríamos celebrar que, gracias al enorme trabajo de las buenas gentes de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), fueron exhumados los restos de estas 22 personas.

Estaban allí presentes víctimas, familiares, amigos, militantes de diversas asociaciones, sindicatos y partidos políticos, vecinos de Guadalajara y de los pueblos cercanos. Todos queríamos participar en este acto de reparación debida a quienes son víctimas de graves violaciones de derechos humanos. Y estaban también presentes nuestras hijas e hijos, quienes asistieron con emoción a la lección de dignidad que nos dio Ascensión Mendieta -la hija de Timoteo-, el resto de su familia y los familiares de otras de las víctimas cuyos restos aparecieron en esa fosa. Solo su lucha y tesón han hecho posible este final.

Pero el acto de reparación contó con una notable ausencia: la representación institucional del Estado español. Ninguna autoridad ni poder público se dignó a pasarse por el cementerio, participar de manera oficial en el acto y mostrar el respeto que víctimas y familias merecen. Téngase en cuenta que el Derecho internacional impone como obligación de los Estados llevar a cabo la reparación integral de las víctimas de graves violaciones de derechos humanos acaecidas en el pasado, como es el caso. Esa reparación incluye, entre otras actuaciones a desarrollar, la celebración de actos oficiales de homenaje y reconocimiento a las víctimas y a sus familias como el que se hizo por iniciativa privada el sábado. En esto, como en tantas otras medidas de justicia transicional (verdad, justicia y reparación), el Estado español muestra su más absoluto desprecio a las víctimas del franquismo. No hace lo mismo con otras víctimas, como por ejemplo las del terrorismo, a las que sí reconoce y repara de la forma debida. Esta discriminación entre víctimas es, además de contraria a la cultura de los derechos humanos, una forma de re-victimización de las olvidadas, las del franquismo.

Todo lo que ha rodeado a esta exhumación de Guadalajara es un buen ejemplo de lo que deben soportar las víctimas de la dictadura. Para empezar, adviértase que la exhumación no se ha producido por iniciativa de la fiscalía ni de las autoridades judiciales españolas. Más bien al contrario. Ha sido gracias a un exhorto emitido por una jueza argentina (no española) en el marco de un proceso iniciado en aquel país sobre la base del principio de justicia universal como ha podido finalmente llevarse a cabo. Sin ese impulso proveniente de una jurisdicción extranjera las familias no tendrían hoy los restos de sus seres queridos.

A ello ha de sumarse que toda la labor jurídica de representación y defensa de estas familias se ha dirigido por abogados argentinos (no españoles). Además, los trabajos de exhumación de los cadáveres, llevados a cabo por la ARMH y prolongados durante quince días, han sido sufragados por un sindicato noruego (no español), haciendo gala por su parte (no por la nuestra) de la mejor tradición internacionalista de la clase obrera. Pero las labores no terminan aquí. Quedan las tareas de identificación de los restos mediante pruebas de ADN. Estas pruebas -muy caras- no van a ser realizadas por las autoridades competentes en nuestro país, sino por forenses argentinos (no españoles), quienes voluntariamente y sin cobrar a las familias se harán cargo de la identificación de los restos. Y por si todo lo anterior fuera poco, queda el Ayuntamiento de Guadalajara gobernado por el Partido Popular. Su alcalde, Antonio Román Jasanada, tras verse obligado a autorizar la exhumación, no desaprovecha la ocasión de hacer caja: aplica la tasa municipal correspondiente y cobra 70 euros por cada cadáver que se exhume y traslade fuera del cementerio, al lugar deseado por los familiares.

En resumen, el Estado español no solo no hace nada por exhumar, identificar y entregar a las familias los restos de las personas desaparecidas y asesinadas por sus agentes y autoridades en el pasado, sino que además pretende obtener un beneficio económico de estas actividades. Con este panorama no es de extrañar que ninguna autoridad estuviera presente de modo oficial el sábado en el cementerio para asumir el daño causado, pedir perdón a las víctimas y rendir homenaje a quienes con su vida defendieron la primera democracia que tuvimos en nuestro país. Por eso, aunque solo sea por eso, necesitamos un gobierno de izquierdas.

___

Fotografía destacada: Exhumación Guadalajara (Óscar Rodríguez)

Fuente:http://www.eldiario.es/contrapoder/memoria_historica-represion_franquista_6_479512064.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhuman los restos del sindicalista fusilado Timoteo Mendieta tras 12 días de trabajos

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica la realizó en Guadalajara tras la petición de su hija a la justicia argentina.

Es la primera exhumación que se realiza en España dentro de la “querella argentina” contra los crímenes del franquismo en el país latino.

Ascensión Mendieta voló hasta Buenos Aires con 88 años para declarar con el único objetivo de recuperar los restos de su padre.

20minutos.es / EFE / 30-01-2016

Los restos de Timoteo Mendieta han sido exhumados este sábado en el cementerio de Guadalajara tras 12 días de trabajo del equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

Timoteo Mendieta, natural de Sacedón (Guadalajara), fue fusilado en 1939 y es la primera exhumación que se realiza en España solicitada por la jueza argentina María Romilda Servini de Cubría, que instruye la denominada “querella argentina” contra los crímenes del franquismo, tras la petición de su hija Ascensión Mendieta.

Ascensión y sus hijas, junto con familiares de otra decena de familias de víctimasenterradas en la misma fosa han asistido este sábado a los trabajos finales y han mantenido una reunión con los responsables de la exhumación para que les informaran de todas las tareas.

Han celebrado asimismo un acto íntimo y de carácter privado en el que el cantautor Luis Pastor ha leído algunos de sus poemas, en recuerdo de las víctimas de allí enterradas.

Exhumados los cuerpos 19 y 20 de la fosa

Fuentes de la asociación han explicado que se exhumaron los cuerpos 19 y 20 del enterramiento, uno de los cuales según la documentación de la fosa es el de Timoteo Mendieta, y este domingo se sacarán los dos que quedan.

Al no existir autopsia de este grupo de fusilados entre los que se encontraría Mendieta, se busca por la edad y por la altura, “teniendo en cuenta que Timoteo medía 1,70 centímetros, por encima de la media”, ha explicado René Pacheco, que dirige el equipo de excavación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Posteriormente tendrá lugar el análisis antropológico por parte del forense y a continuación los análisis de ADN que se estima se demoren entre 3 y 4 meses para conformar científicamente la identidad de los restos ya que viajarán a Argentina donde la Asociación de Víctimas de la dictadura realizarán las pruebas de forma gratuita.

Asunción, satisfecha a sus 90 años

Ascensión Mendieta voló hasta Buenos Aires con 88 años para prestar declaración ante la juez Servini en noviembre de 2013 con el único objetivo de que le dejaran recuperar los restos de su padre, enterrado en una fosa común, junto a otros 21 represaliados, en el cementerio de Guadalajara.

La magistrada Servini realizó un auxilio judicial por el que ordenó dicha exhumación, pero se entendió un defecto de forma por lo que no se ejecutó.

Tras recurrirlo, la jueza argentina volvió a reiterar el exhorto y este recae en el juzgado número 2 de Guadalajara que finalmente ordenó la exhumación, que comenzó el pasado 19 de enero en presencia de su hija, de 90 años, quien no ocultaba su emoción al asegurar: “Hemos logrado lo que queríamos. Esto es una alegría muy grande para mí”.

___

Fotografía destacada: Los arqueólogos en los trabajos de exhumación de la fosa 2 del cementerio de Guadalajara, la de Timoteo Mendieta. (JORGE PARÍS)

Fuente:http://m.20minutos.es/noticia/2661342/0/exhumacion-cementerio-guadalajara/timoteo-mendieta-olvido/argentina-fusilamiento-sindicalista/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

“La de Guadalajara ya no es solo la fosa de Timoteo Mendieta”

El sábado podría llegarse a la zona de la fosa en el cementerio de Guadalajara en la que se encuentran los restos del vecino de Sacedón fusilado en 1939 y al que se busca a instancias de la justicia argentina.

La exhumación que realiza la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha provocado un ‘efecto llamada’ y 12 familias más podrían haber encontrado a desaparecidos durante la Guerra Civil.

eldiario.es / Carmen Bachiller / 26-01-2016

Tras una semana de trabajos en el cementerio de Guadalajara, el equipo de la  Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha confirmado a eldiarioclm.es que, casi con total seguridad, el sábado se haya cumplido el objetivo inicial de la exhumación de una fosa de la Guerra Civil española, la primera en nuestro país bajo tutela internacional: encontrar el cuerpo de Timoteo Mendieta, dirigente de la UGT que fue fusilado en el año 1939.

El proceso se iniciaba a instancias de la justicia argentina, tras la denuncia de la ARMH y de la propia familia de Timoteo y una vez obtenidos los permisos se procedía a abrir la fosa el pasado martes 19 de enero. Han sido siete días de trabajo en el camposanto y se confirma, de momento, que se trata del lugar donde fue depositado el cuerpo de Timoteo Mendieta.

Rene Pacheco Vila, el director técnico-arqueológico del proceso de exhumación ha comentado a eldiarioclm.es que los trabajos comenzaron por extraer un primer cuerpo para comprobar que los libros de registro oficiales estaban en lo cierto. Se trasladó a una habitación dentro del recinto del cementerio donde un forense realiza un primer trabajo de campo para identificar los restos. Coincidían. Se trataba de un hombre, de unos 30 años en un ataúd del que sólo quedan los clavos.

“Después, fue clave el hallazgo del cuerpo número dos, que sería el de una mujer, Martina García Alcalde, de 30 años y vecina de Budia”, explica René Pacheco. Ella dio la pista para que el equipo de exhumación supiera que se estaba en el camino correcto.

Este mismo lunes se exhumó el cuerpo número 9, el último de una primera parte de la fosa. Hoy se ha conseguido llegar al cuerpo número diez, separado de los anteriores con una capa de tierra de 30 centímetros porque, según consta en los registros, habrían sido enterrados tres meses después que el primer grupo.

Será el sábado cuando se llegue, previsiblemente al cuerpo de Mendieta. La familia ha permanecido expectante toda la semana. “Ascensión, la hija de Timoteo, a sus 90 años, nos ha acompañado durante tres de los siete días que llevamos aquí. Es algo que conmueve”, asegura el arqueólogo.

Han sido unos días intensos y con “algunas sorpresas” como la profundidad de la fosa. “Estamos trabajando a dos metros y medio de profundidad y aún vamos por la mitad. Eso quiere decir que había premeditación. Se sabía lo que ocurriría. Habría fusilamientos y se preparaban las fosas con antelación a pico y pala”.

El proceso Mendieta ha servido de efecto llamada a otras familias

El procedimiento iniciado en Guadalajara ha provocado, además, efectos imprevistos. Alejandro Rodríguez, historiador del equipo y enlace con los posibles parientes de las víctimas encontradas en la fosa, ha recibido e identificado a 12 familias que podrían estar relacionadas con los restos ya exhumados.

Y además se ha producido un ‘efecto llamada’ a otras personas. Hasta 40 familias han pasado estos días por el cementerio para interesarse no sólo por la fosa excavada sino por el resto que quedarían por abrir y donde habría decenas de personas. “Han rellenado los formularios de la asociación”, comenta René Pacheco, que apela a la necesidad de que la gente “pierda el miedo” a la hora de sumarse a la iniciativa de buscar a un familiar desaparecido en la contienda civil. “No hemos parado ni el fin de semana y mucha gente ajena que viene a pasear al cementerio se ha interesado. Es bueno explicar qué estamos haciendo y por qué”.

El lunes se termina la exhumación

Los trabajos se realizan en los plazos previstos. El lunes  se concluiría esta primera fase de exhumación de los restos que se trasladarán hasta una sala forense en la Universidad Complutense de Madrid, donde serán analizados “de forma exhaustiva”. Allí se extraerán las primeras muestras que serán remitidas a Argentina, donde “uno de los mejores equipos de antropología forense del mundo, expertos en derechos humanos”, realizará las pruebas definitivas y lo harán de forma gratuita.  Unos tres meses de trabajo.

Solo faltaría entonces la confirmación de las identidades de los restos encontrados para poder entregarlos a las familias, en un proceso del que la asociación comenta, “se convierte ya en totalmente privado e íntimo y en el que no intervenimos”. Aunque hasta llegar a ese momento, aún habrá que esperar.

La Asociación comenta que una vez concluya su trabajo elaborará los correspondientes informes “por si algún día la justicia española se decidiese a actuar”.

___

Fotografía destacada: Timoteo Mendieta dejó mujer y seis hijos ARMH

Fuente:http://www.eldiario.es/clm/Guadalajara-solo-fosa-Timoteo-Mendieta_0_477702574.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Los otros mil Timoteo Mendieta

Las fosas comunes del cementerio de Guadalajara acogen cerca de un millar de víctimas de la dictadura. La lucha de Ascensión está permitiendo a otros familiares conocer dónde están enterrados sus seres queridos y, en algunos casos, reclamar sus restos.

publico.es / Alejandro Torrús / 24-01-2016

La tierra de Guadalajara está llena de víctimas como Timoteo Mendieta, el padre de Ascensión, la anciana que ha logrado que la Justicia de Argentina ordene la apertura de la fosa donde descansa su ser querido. Sólo las fosas comunes repartidas por el cementerio de Guadalajara albergan cerca de 1.000 personas asesinadas durante los primeros años de la salvaje represión franquista, 822 de ellos fusilados por sentencia judicial entre 1939 y 1944.

Ahora, 38 años después de la aprobación de la Constitución, la lucha de Ascensión ha permitido que otros familiares de víctimas conozcan donde están los restos de su familiar y reclamen la recuperación de sus restos. ¿Qué tienen en común los asesinados? Dos datos: el38,4% de los fusilados estaba afiliado a UGT y el 61% era jornalero, según la obra La represión franquista en Guadalajara, de Xulio García Bilbao, Carlos Paramio Roca y Pedro Alberto García Bilbao.

“Estamos viviendo un goteo de familiares y vecinos que se acercan a la exhumación de la fosa a preguntarnos por sus familiares y a conocer si están enterrados en este lugar”, explica a Público Marco Antonio González, vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y responsable del equipo que está realizando la exhumación de la fosa común donde se cree que están los huesos de Timoteo.

Un ejemplo del goteo que describe González esVioleta Santos. Esta mujer conoció a través de las redes sociales que una de las personas que compartía fosa con Timoteo tenía su mismo apellido: Barriopedro. Comenzó a preguntar y conoció que era su tío abuelo Jesús Barriopedro Santamaría, fusilado el 25 de febrero de 1940 en cumplimiento de una sentencia de muerte. Fue acusado de haber urdido un plan para asesinar a un grupo amplio de derechistas. “La propia sentencia decía que él no estuvo en el lugar de los hechos, pero que era inductor principal. Mi tío nunca confesó”, dice Violeta.

Marca de bala encontrado en la pared que hay al lado de la fosa de Timoteo Mendieta.- ARMH

El verdadero motivo del asesinato de Jesús, no obstante, fue que era militante del PCE y comisario de la República en tiempos de guerra, según relata a este medio Violeta, desde la misma fosa común donde descansa su tío abuelo. “Ni mi tía abuela, ni ningún otro familiar, nunca jamás habían dicho nada y esta semana ya he ido a hablar con ella y nos contó”, prosigue esta mujer que asegura estar “muy, muy agradecida a Ascensión Mendieta”. “Sin ella nunca hubiese sido posible”, dice. De hecho, Violeta ya ha iniciado los trámites junto a la ARMH para poder recuperar los restos de Jesús y enterrarlos junto a su hermano, el abuelo de Violeta.

La provincia de Guadalajara, tal y como describe la mencionada obra, fue especialmente castigada por la represión franquista. Entre 1939 y 1944 fueron represaliadas 7.269 personas nacidas o residentes en la provincia, lo que representaba un 4,3% de la población provincial de 1940. De esas 7.269 personas, la primera organización que más sufrió fue la UGT con 1.904 represaliados, según detalla la obra. No obstante, no todos los represaliados fueron asesinados. La cifra de fusilados asciende a 822, mientras que alrededor de 200 víctimas fallecieron en prisión o en el hospital.

De la represión brutal que vivió la ciudad se da cuenta en el número de fosas comunes que hay en el cementerio. En el muro sur del camposanto, donde está la fosa de Timoteo, hayentre 15 y 18 fosas más con entre 15 y 30 personas cada una, según datos proporcionados por la ARMH. Pero, además, en otra parte del cementerio, hay otra fosa común con alrededor de 800 republicanos asesinados, bien en cumplimiento de su sentencia de muerte o bien por las condiciones en las que permanecían en prisión, explica a PúblicoXulio García-Bilbao, coautor del libro La represión franquista en Guadalajara.

El padre de Ascensión y el tio abuelo de Violeta se encuentran en la fosa número dos, la única que puede ser exhumada según el exhorto de la Justicia de Argentina. En esta fosa hay exactamente 22 cuerpos y la ARMH ha conseguido localizar a las familias de 11 de las víctimas. Los otros 11, de momento, nadie los ha reclamado. “Si terminamos los trabajos de exhumación y nadie los reclama lo que haremos es dejarlos en el mismo sitio y nos quedaremos con una prueba de ADN por si en un futuro aparece un familiar reclamando los cuerpos”, explica Marco Antonio González.

A día de hoy, la exhumación de la fosa donde está Timoteo “avanza a buen ritmo” y ya se han exhumado seis cadáveres, entre ellos, el de una mujer, por lo que queda “prácticamente acreditado” que se trata de la fosa del padre de Ascensión. Así, la aparición de casquillos y de impactos de bala en el muro situado tras la fosa (Ver imagen) permite al arqueólogo de la ARMH René Pacheco afirmar que en ese mismo lugar “con toda probabilidad” se producían ejecuciones.

Registro donde están anotado los fusilamientos en el cementerio de Guadalajara.- ARMH

“Me he sacado una espinita”

Otro ejemplo de los beneficios colaterales de la lucha de Ascensión Mendieta es el caso dePaz Montesino. Esta mujer conoció la exhumación de la fosa de Timoteo Mendieta a través de la televisión. Entonces comenzó a pensar en su historia familiar y en Nicolás Merencio, su bisabuelo. Su abuela le solía decir cuando visitaban el cementerio que su suegro estaba por allí enterrado, pero que no sabía el lugar. Por no saber, Paz desconocía hasta la fecha en la que los franquistas habían fusilado a su bisabuelo.

Así, tras conocer en la mencionada obra de Xulio García Bilbao que su bisabuelo fue fusilado en 1940, Paz se acercó al cementerio a visitar la fosa abierta gracias a la lucha de Ascensión Mendieta y a preguntar por Nicolás. “Me han dicho que está enterrado en la fosa número 9 del cementerio junto a otras víctimas”, cuenta Paz a Público desde el mismo cementerio de Guadalajara.

Ahora que sabe donde está enterrado su antepasado, Paz dice sentirse como si se hubiera sacado “una espinita”. Cuenta que hablará con su madre y sus tíos para ver qué quieren hacer con los restos del bisabuelo. “Por mi parte, lo dejaría donde está. Está en un cementerio civil y acompañado de otras víctimas y ya sabemos dónde está. Si estuviera en mitad de la nada sería diferente”, finaliza Paz.

Anular las sentencias de muerte

La familia de Gregorio Florián, fusilado en agosto de 1939, en aplicación de una sentencia de muerte, también continúa luchando para reparar su dignidad. Su nieta, de nombre Ascensión, comenzó hace 10 años a indagar sobre la historia familiar y así descubrió que su abuelo Gregorio era el tesorero de UGT en el pueblo, que trabajaba de peón picapedrero en la construcción de una carretera en el pueblo y que sus restos están enterrados en la fosa número 1 del cementerio de Guadalajara.

Gregorio Florián

“A mi abuelo lo matan por ser el tesorero de la UGT. Tenía 48 años y 10 hijos. Mi padre, que aún vive (tiene 92 años), nunca nos había hablado de él. Aún estaba aterrorizado. Después comenzó a decirme que todo lo que decían los papeles de mi abuelo era falso”, cuenta a PúblicoAscensión, tras señalar que la sentencia que condenó a muerte a su abuelo señalaba que “extorsionaba a la gente del pueblo”. 

Ahora que Ascensión, la hija de Timoteo, ha demostrado que es posible, que también se puede ganar, esta mujer se plantea si reclamar los restos del abuelo. De momento, señala que no tomará la iniciativa para pedir que se exhume esa fosa común pero que si lo hace otro familiar, ella mostrará todo su apoyo. La prioridad para Ascensión pasa por tumbar las sentencias judiciales que condenan a los republicanos a muerte por delitos que jamás cometieron y la de instalar una placa conmemorativa en el cementerio con los nombres de todas las víctimas.

La reclamación de Ascensión es compartida por el Foro por la Memoria de Guadalajara, que ha instado al Ayuntamiento hasta en tres ocasiones a colocar una placa conmemorativa en el camposanto con los nombres de todos los asesinados. Las tres veces (2011, 2012 y 2013) la moción ha sido tumbada con los votos en contra del Partido Popular. Así, García Bilbao también reclama la anulación de las condenas. “España no se puede permitir que estos luchadores sigan siendo considerados unos criminales para la historia“, sentencia.

___

Fotografía destacada: La losa de Timoteo Mendieta junto a otras víctimas de la dictadura en Guadalajara

Fuente:http://www.publico.es/politica/otros-000-timoteo-medieta.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Ascensión Mendieta, más cerca de recuperar los restos de su padre fusilado: “Que me entierren con él”

Cuenta Ascensión Mendieta que guarda una urna en casa para que cuando fallezca metan dentro del tarro un hueso de su padre y los entierren juntos. Ascensión tiene 90 años y lleva desde la muerte de Franco luchando por recuperar los restos de Timoteo Mendieta, su padre, que fue fusilado el 16 de noviembre de 1939 por“auxilio a la rebelión”. Ella tenía sólo 13 años. La barbarie dejaba viuda y siete hijos huérfanos. Hoy Ascensión Mendieta está más cerca que nunca de su objetivo, su sueño y su única tarea pendiente. Esa que le encargó su madre antes de fallecer: exhumar la fosa donde están los restos de su padre para poder darle un entierro digno. “Quiero que me entierren con él”, repite a los periodistas.

alante.es / 19-01-2016

Un equipo de la ARMH comenzó el martes las tareas de exhumación en el camposanto de Guadalajara por orden de la Justicia de Argentina, que investiga los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo. Un documento del propio cementerio señala claramente donde fueron alojados los restos del padre de Ascensión y de otros 21 represaliados. Las tareas comenzaron ayer, martes, a las 9.00 horas y, pocas horas después, a una profundidad de 90 centímetros, apareció el primer cráneo. Presenta un disparo en la cabeza. Las posibilidades de que esta sea la fosa que guarda los restos de Timoteo se disparan. Ascensión roza la justicia con los dedos.

“Han aparecido también un casquillo de bala, completamente deformado, que puede indicar que algunos de los asesinatos se efectuaron aquí”, indica René Pacheco, que dirige las tareas de exhumación, y señala que es evidente que hay represaliados políticos aunque aún no se puede dar por confirmado que dentro de la fosa esté el padre de Ascensión.

“Han aparecido también un casquillo de bala, completamente deformado, que puede indicar que algunos de los asesinatos se efectuaron aquí”

La mujer apenas sí ha dormido. Se ha despertado a las 3 de la mañana y no ha vuelto a pegar ojo. Muestra la misma entereza que cuando con 88 años se subió a un avión, recorrió 10.000 kilómetros y declaró ante la juez argentina María Servini de Cubria denunciando el asesinato de su padre. Su testimonio emocionó a la jueza, que rápidamente lanzó el exhorto ordenando la exhumación de la fosa. La orden ha estado paralizada casi dos años en laJusticia española. Un cambio en los responsables del juzgado permitió que saliera adelante y el Ayuntamiento de Guadalajara permitió la exhumación el pasado 14 de diciembre.

Ascensión ve los trabajos sentada en una silla. La familia la protege del frío con una manta e insiste en que tome algo caliente. Los recuerdos se van agolpando en su cabeza. Dice que son “casi todos malos”. Ascensión vuelve a revivir ese maldito 16 de noviembre en el que la represión franquista dejó viuda a su madre y huérfanos a ella y a sus seis hermanos. Recuerda la lucha de todos ellos por la dignidad de su padre. Recuerda, especialmente, a Paz, una hermana que la acompaña a las manifestaciones por el fin de la impunidad del franquismo y que falleció hace ahora dos años. A ella le hubiese encantado poder vivir este momento.

Por su cabeza vuelve a pasar el hambre y las penurias de la posguerra. La lucha por traer comida a casa. El estraperlo. Las visitas al cementerio cuando no les permitían ni entrar, o más tarde cuando ya sí les dejaban entrar pero no poner flores o una placa y, ya muertoFranco cuando ya les permitían entrar y poner flores pero no sacar de allí los restos de su padre.

Al entrar en el cementerio, Ascensión ha tenido que ver el enorme monumento a los caídos por Dios y por España que hay instalado en el camposanto. Ascensión no le da ninguna importancia. Está feliz. Su hija responde a aquellos que están en contra de la apertura de las fosas: “Que se pongan en el pellejo de mi madre, que solo quiere los restos de su padre para hacerle un funeral y un entierro digno. Somos gente muy pacífica. No tenemos ningún rencor”, dice.

Al entrar en el cementerio, Ascensión ha tenido que ver el enorme monumento a los caídos por Dios y por España

Ascensión permanece gran parto del rato sentada y sin perder detalle. La mirada desvela la ilusión de una niña pequeña. Su rostro es el vivo retrato de la dignidad. Se mantiene sonriente. No han conseguido doblegarla. Con los años, eso sí, ha perdido audición. Apenas escucha las preguntas de la prensa y las palabras salen de su cuerpo con menos fuerza que hace unos años.

Ascensión Mendieta durante la exhumación de la fosa común donde, según la documentación de la época, descansan los restos de su padre Timoteo.- REUTERS

No lo hizo cuando todo estaba perdido hace años ni tampoco cuando la Justicia española paralizó el exhorto de Argentina. No se rindió ni cuando la barbarie fascista alcanzó de lleno a su familia y fusilaron a su padre por ser el presidente de UGT en Sacedón. Tampoco cuando detuvieron a su madre hasta en dos ocasiones. Lo de Ascensión, como lo de tantas otras mujeres a lo largo de la larga noche franquista y del tenue despertar de la democracia, ha sido luchar. No conoce a otra cosa.

Y así ha estado durante 40 años de democracia. Luchando. No pedía nada. No quería nada especial. Sólo dignidad para su padre. Y ahora por fin la está encontrando. El principal miedo de Ascensión era no vivir para verlo. Pero lo ha conseguido. Por eso rompió a llorar cuando Ana Messuti, abogado de las víctimas de la dictadura ante la Justicia de Argentina, le comunicó que iban a exhumar la fosa. El sufrimiento llegaba a su fin y Mendieta llegaba al final de su camino: encontrar a su padre.

PRIMERO DE MUCHOS

Pero el día de hoy no sólo ha sido importante para Ascensión. Su hijo, Francisco Vargas Mendieta, recuerda que esto es una lucha colectiva. Que su abuelo estará, con toda probabilidad, fuera de la fosa común en las próximas horas o días, pero que miles de familias siguen buscando a los suyos. Según los datos oficiales, hasta 114.226 civiles siguen enterrados en cualquier rincón de la geografía española.

“Es el triunfo de la lucha de mi madre. Siento una felicidad inmensa y espero que esto puede dar pie a que los cerca de 116.000 que quedan en las cunetas salgan de ahí. Ojalá sirva para que todos los familiares puedan recuperar los restos de su gente. La democracia estará coja hasta ese momento”, relata Francisco, hijo de Ascensión.

Ascensión Mendieta durante la exhumación de la fosa de su padre.- REUTERS

El presidente de la ARMH, Emilio Silva, considera que la exhumación que arrancó el martes es un “precedente muy importante” que puede “volver a ocurrir”. “Ahora podemos volver aArgentina, denunciar otras desapariciones y que Argentina ordene exhumar esas fosas. Esto es muy importante”, relata Silva, que denuncia trabas por parte de la Justicia española para que este precedente no se produjera. “Han estado mareando la perdiz… y se ha visto claramente que la Justicia española no quería que se produjera”, continúa.  Silva señala que esta exhumación puede marcar una nueva etapa dentro del movimiento por la recuperación de la memoria histórica.

“Primero vivimos la etapa de enunciar los crímenes, después llegó la etapa de denunciar y espero que ahora llegue el momento en el que sean los propios jueces los que se muevan“, apunta. No obstante, aún quedan muchas tareas pendientes. Por ejemplo, la exhumación de Timoteo Mendieta la están pagando los socios de la ARMH y las ayudas que recibe estaasociación por el premio concedido por grupo estadounidense de Archivos de la Brigada Abraham Lincoln y los 20.000 euros anuales que les dona un sindicato noruego. La ley dice que es responsabilidad del Estado exhumar a las víctimas de desaparición forzada. De momento, no lo hace. La lucha continúa.

___

Fotografía destacada: Ascensión Mendieta

Fuente:http://www.alante.es/2016/01/ascension-mendieta-mas-cerca-de-recuperar-los-restos-de-su-padre-fusilado-que-me-entierren-con-el/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Asturias es una de las regiones con menos solicitudes para exhumar fosas comunes

“Para actuar se necesita que las familias lo pidan”, dicen los expertos durante las jornadas de la asociación “Trece Rosas”.

lne.es / Félix Vallina / 09-01-2016

En Asturias existen al menos 400 fosas comunes sin investigar y registros que cifran en más de 10.000 las personas desaparecidas “a consecuencia de la represión franquista”, pero sin embargo es una de las regiones de España en la que menos solicitudes presentan las familias para que se puedan iniciar los trámites de recuperación de los restos de sus seres queridos. Al menos esas son las conclusiones a las que ha llegado a lo largo de estos últimos años Alejandro Rodríguez, el historiador miembro de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) que ayer fue el encargado de abrir el ciclo de conferencias “Las fosas del olvido”, un programa organizado por la asociación “Trece Rosas” que se desarrolla en la biblioteca del Fontán. “Para que nosotros iniciemos una investigación hace falta la denuncia de las familias de los desaparecidos. En Asturias no hemos trabajado mucho porque sorprendentemente no existen muchas peticiones”, asegura Rodríguez.

El historiador, que ha participado en “un buen número” de exhumaciones a lo largo de todo el país, dedicó gran parte de su charla a ofrecer información detallada sobre las formas de operar de la asociación a la que pertenece. “Principalmente nosotros trabajamos para las familias. Ellas se ponen en contacto con nosotros e iniciamos una investigación histórica sobre el caso en concreto y sobre otros posibles que puedan estar relacionados en la zona. A partir de ahí comienza el trabajo arqueológico, la clasificación de los restos y la exhumación propiamente dicha”, afirma Alejandro Rodríguez. “Hoy en día la justicia española no se encarga de judicializar los crímenes del franquismo, pero si algún día se decide a actuar nosotros tendremos toda la información para entregársela a los jueces. La desaparición forzada es uno de los delitos más graves que se pueden cometer contra un ser humano y en España eso se sigue ignorando”, mantiene el historiador.

Alejandro Rodríguez también contó alguna de sus experiencias personales. “Después de tanto tiempo trabajando por esta causa uno cree que lo ha visto todo, pero este verano me di cuenta de que no es así. Fue en Cádiz. Allí encontramos cuatro víctimas, dos hombres y dos mujeres. Una de las chicas, que al parecer era la novia de otro de los asesinados, estaba embarazada en el momento de su muerte. Ver esos huesos tan pequeños fue demoledor”, asegura. No en vano, según Alejandro Rodríguez, “el volumen de sadismo que se descubre al investigar este tipo de crímenes es brutal”.

La intervención de Alejandro Rodríguez dio pie a una charla coloquio en la que también tomaron parte la presidenta de la asociación “Trece Rosas” en Asturias, Laura Díez; Luis Miguel Cuervo, de la asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica y el fotoperiodista Eloy Alonso, que además es el autor de una exposición fotográfica que podrá ser contemplada en la biblioteca del Fontán hasta el próximo domingo, el día que finalizan las jornadas. Ayer también se proyectó el documental “Las cunetas”. El programa continua hoy, a partir de las doce del mediodía, con el pase del documental “Táranto la obsesión de Caín” y con una charla en la que tomarán parte Patricia Fernández, guionista y directora de cine, y Juan Alberto Jiménez, realizador.

Por otro lado, los integrantes de la asociación “Trece Rosas” Asturias también celebrarán hoy su comida anual, un acto en el que participará el eurodiputado socialista Jonás Fernández.

___

Fotografía destacadaAsistentes a la jornada inaugural de las conferencias de la asociación “Trece Rosas”. LUISMA MURIAS

Fuente:http://www.lne.es/oviedo/2016/01/09/asturias-regiones-solicitudes-exhumar-fosas/1865943.html#

Publicado por ARMH