Archivo de la etiqueta: 20N

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Una manta para arropar a las víctimas del franquismo enterradas en fosas comunes

‘Hablar de ellos es hablar de nosotros’ es el trabajo con el que una estudiante de bellas artes ha querido unir a todas las víctimas de las fosas comunes. Consiste en una manta en la que la artista ha bordado los 288 nombres, en unos retales con flores secas, de las personas asesinadas durante la dictadura franquista en Manzanares, un municipio de Ciudad Real.

publico.es / Elisa García Carril / 02/06/2021

Lucía Gómez tiene 22 años y estudia bellas artes. Hasta hace relativamente poco, no sabía quién era Lucas García Castillo. Su bisabuelo. Al que mataron el 23 de mayo de 1939, y al que nadie ha podido llevarle flores. Porque no saben dónde está.

“Llevamos flores a nuestros muertos, pero con los desaparecidos aún en fosas, está acción se ve interrumpida”. Así comienza Lucía a explicar su proyecto de fin de grado en su cuenta de Twitter, en el que ha querido dignificar a todos esas personas que acabaron en fosas y cunetas, y a las que nadie les ha honrado. Como a su bisabuelo.

En una entrevista a Público cuenta cómo comenzó a dar forma a este proyecto. Todo empezó cuando le preguntó a su abuela lo que le había sucedido a su bisabuelo desaparecido. En ese momento, decidió que tenía que encontrar sus restos, para poder llevarle las flores que nunca nadie le llevó. Lucía explica además, que en su familia “hay dos ausencias”. La de su bisabuelo y la localización exacta de la fosa común donde descansa, porque saben que es en Extremadura porque eran de allí, pero no saben exactamente dónde está.

Imagen serigrafiada de Lucas García Castillo.- Lucía Gómez

El inicio del proyecto

Según cuenta la artista, su proyecto de fin de carrera iba a ir enfocado en recabar toda la información sobre su bisabuelo para honrarle y si hubiera sido posible, encontrarle. Sin embargo, tuvo que descartar la idea por las limitaciones de movilidad que trajeron las medidas adoptadas para atajar los contagios por coronavirus. Por tanto, decidió centrarse en alguna fosa común no muy lejos de Madrid.

Lucía explica a Público que cuando llegó al cementerio de Manzanares, en la provincia de Ciudad Real, quiso ir al muro (ya no existe porque lo tiraron abajo para ampliar el cementerio) donde asesinaron a todas esas víctimas del franquismo, y que cuando llegó a la ubicación exacta, vio un “sembrado verde, pero ninguna flor” y supo que ahí estaba su trabajo.

Para Lucía, las fosas comunes son un acto interrumpido, donde los familiares no han podido llevar las flores a sus muertos, justamente lo que le pasó a su abuela.

“Hablar de ellos es hablar de nosotros”

Hablar de ellos es hablar de nosotros, el trabajo con el que Lucía ha querido unir a todas las víctimas de las fosas comunesconsiste en una manta en la que ha bordado 288 nombres, en unos retales con flores secas, de las personas asesinadas durante la dictadura franquista en la ciudad de Manzanares, en la provincia de Ciudad Real. Con esta manta, quiere “arropar a esas víctimas de una dictadura que azotó España durante casi 40 años”.

Lucía ha utilizado la simbología de la flor para materializar el acto de honrar a los familiares. Ha explicado a Público que todos los días durante el mes y medio que ha tardado en hacer el trabajo, se iba a recoger flores con su madre, porque quería incluir el paso de la vida de la flor. Y así utilizarlas como “un símbolo activador de la memoria”.

El trabajo Hablar de ellos es hablar de nosotros, es una instalación en la que la persona que lo esté viendo puede trasladarse a ese muro donde un día terminaron con la vida de las 288 personas a las que Lucía ha querido dar nombre. Consiste en entrar en una sala a oscuras, donde un proyector enfoca la imagen de muro, cipreses y “un sembrado verde que se balancea al ritmo del tiempo” y aparece la manta con los nombres. Además, la imagen serigrafiada de su bisabuelo, está unida a través de unos hilos, porque, como relata Lucía, “son una memoria colectiva” aunque no estén en la misma fosa común. 

“Hablar de ellos es hablar de nosotros”.- Lucía Gómez

Las víctimas de la guerra y el franquismo

Según las Naciones Unidas en España se cometieron graves y masivas violaciones a los derechos humanos durante la guerra civil (1936-1939) y la dictadura (1939-1975). Aunque no se conoce la cifra oficial de víctimas desaparecidas, porque España “no cuenta con una base de datos centralizada”, estiman un total de 114.226 personas.

Gracias a Lucía, 288 de ellas tienen las flores que sus familiares nunca pudieron llevarles.

___

Fotografía destacada: ‘Hablar de ellos es hablar de nosotros’. Una manta para unir a todas las víctimas de las fosas comunes del franquismo. – Lucía Gómez

Fuente:https://www.publico.es/politica/memoria-historica-manta-arropar-victimas-franquismo-enterradas-fosas-comunes.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Culmina la exhumación de las dos fosas de Manzanares: se han recuperado los restos de 34 personas

Estos restos serán estudiados para conocer las edades y practicar posteriormente pruebas de ADN para su identificación

— Victoria de la memoria histórica en Manzanares: comienza la búsqueda de 30 cuerpos de los más de 280 enterrados en fosas comunes

eldiario.es / 02/06/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha terminado la exhumación de las dos fosas comunes del cementerio de Manzanares (Ciudad Real) en las que finalmente han sido exhumados los cuerpos de 34 personas asesinadas durante la dictadura franquista tras la Guerra Civil. En total, han sido 17 días de trabajo ininterrumpido y “muy duro” a causa de las condiciones del suelo y de la profundidad de una de las fosas que ha superado los 6 metros de profundidad.

El equipo ha celebrado el fin de las labores de exhumación, acompañado por un grupo de familiares, y ha depositado un ramo de flores en el fondo de la fosa, en un ritual que se repite cada vez que la ARMH termina una de sus exhumaciones. Ahora se procederá al estudio de los restos óseos, para extraer de ellos toda la información de los mismos sobre la edad, la estatura y algunas características físicas que puedan orientar las identificaciones que finalmente se llevarán a cabo mediante pruebas de ADN.

Casquillos de bala encontrados en Manzanares

Durante los trabajos de exhumación se han encontrado diversos objetos que serán estudiados, restaurados y entregados a las familias en caso de que se produzcan las identificaciones. Entre los objetos había una medalla de una virgen, unas gafas y además se han recogido numerosos casquillos de bala.

La ARMH ha llevado a cabo estas labores con sus recursos propios porque, como explicó el pasado sábado a un grupo de familiares y vecinos de Manzanares, rechaza el modelo por el cual el Gobierno pretende subvencionar las exhumaciones y defiende que la búsqueda de los desaparecidos sea tratada como lo que es, un derecho, y por lo tanto todos y cada uno de los familiares que quieran encontrar a un ser querido sean ayudados y reparados por el Estado.

Finalmente la ARMH quiere agradecer a familiares y vecinos por haber cuidado al equipo durante estos 17 días de trabajo ininterrumpido.

___

Fotografía destacada: Exhumaciones en Manzanares | ARMH

Fuente:https://www.eldiario.es/castilla-la-mancha/culmina-exhumacion-fosas-manzanares-han-recuperado-restos-34-personas_1_7996680.html?fbclid=IwAR1pPmEDt2sg1MkI9TQG6kpTvSCZEYLOmB_CmiJyw8y0IQ8XaC8ZCPuyQ_U

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Acusan al Consejo General del Poder Judicial de crear un apartheid entre víctimas

La ARMH considera que el órgano de Gobierno de los jueces ha despreciado el dolor y los derechos de las familiares de los desaparecidos por la represión de la dictadura

diario16.com / Eva Maldonado / 01/06/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha presentado una queja ante el Consejo General del Poder Judicial por su dictamen sobre la apología del franquismo. La ARMH considera que el órgano de Gobierno de los jueces ha despreciado el dolor y los derechos de los familiares de los desaparecidos por la represión de la dictadura y los discrimina con respecto a otras víctimas como las del terrorismo.

Caso omiso a las recomendaciones de la ONU

El colectivo, que lleva veinte años buscando a los desaparecidos de la represión franquista, lamenta que el CGPJ haga caso omiso de las recomendaciones de dos organismos de la ONU: el Grupo de Trabajo contra la Desaparición Forzada e Involuntaria y el Relator Especial para la Verdad, la Justicia, la Reparación y las Garantías de No Repetición. En sus informes sobre España, ambos organismos señalaron la necesidad de poner fin a la discriminación entre víctimas de la violencia, en una referencia clara a los derechos garantizados por el Estado para las víctimas del terrorismo y al abandono que sufren las víctimas de la dictadura franquista.

Emilio Silva, presidente de ARMH

«Un Estado democrático no puede tener víctimas de primera y víctimas de segunda», explica Emilio Silva, presidente de la ARMH y nieto de un desaparecido por la represión franquista, identificado en 2003 por una prueba de ADN. Y añade: «A mí abuelo lo asesinaron de una manera parecida a Miguel Ángel Blanco, con el agravante de que sus asesinos escondieron su cadáver para que mi abuelas y sus hijos sufrieran más por no poder enterrarlo y porque fueron gobernados por quienes los asesinaron en un Estado que festejó durante cuarenta años de desaparición violenta de miles de civiles que se opusieron al golpe de Estado. ¿Cómo es posible que familias como la mía no hayan sido indemnizadas ni reparadas y que vivan cómo el Poder Judicial de un Estado democrático las menosprecia y las discrimina con respecto a otras?

Texto de la queja presentada por la ARMH

«A través de diversos medios de comunicación hemos sabido que el Pleno del Consejo General del Poder Judicial avala que la apología del franquismo esté permitida en el marco del derecho a la libertad de expresión. Entendiendo la dificultad de limitar la libertad de expresión y partiendo de que en una democracia la ciudadanía debe estar dispuesta a escuchar argumentos que le disgustan o le molestan, queremos preguntar por qué este órgano no defiende el honor y la dignidad de las víctimas de la dictadura franquista y sí lo hace con las del terrorismo. El artículo 61.1 de la Ley Integral de Víctimas del Terrorismo se titula: «Defensa del honor y la dignidad de las víctimas». Y su punto 1 viene a decir que «el Estado asume la defensa de la dignidad de las víctimas… y prohibirá el enaltecimiento individual o colectivo del terrorismo, de los terroristas o de organizaciones terroristas» Y se añade en el punto 3 que el Estado evitará “la realización de actos efectuados en público que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas o de sus familiares, exaltación del terrorismo, homenaje o concesión pública de distinciones a los terroristas”. En España hay 114.226 personas desaparecidas por la represión de la dictadura franquista. Es el peor delito que se puede cometer contra un ser humano: se le detiene ilegalmente, se le tortura, se le asesina y se esconde su cadáver para multiplicar el dolor de su familia y sus allegados. Nada se le puede hacer peor a un ser humano. Su respaldo a la apología del franquismo despierta preguntas: ¿No creen en la dignidad de las víctimas del franquismo? ¿No creen que el Estado deba protegerlas? ¿Creen que el dolor de las víctimas de las desapariciones del franquismo es inferior, que son personas con menos dignidad, que no deben ser protegidas por el Estado? Si a un Estado democrático no le duelen todos los dolores de su ciudadanía está avalando la existencia de un apartheid entre víctimas de la violencia. ¿Ustedes lo validan?»».

___

Fotografía destacada: Emilio Silva

Fuente:https://diario16.com/acusan-al-consejo-general-del-poder-judicial-de-crear-un-apartheid-entre-victimas/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Libros de visitas, otra forma de conversar con la memoria

La ARMH dispone de un libro de visitas en las exhumaciones para que los familiares dejen plasmadas sus impresiones

diario16.com / Eva Maldonado / 01/06/2021

Libros de visitas, otra forma de conversar con la memoria. Durante los 14 días que ya dura la exhumación de dos fosas comunes en el cementerio en Manzanares, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha puesto a disposición, de quién ha querido firmar, un libro de visitas en el que familiares de personas que quieren interesarse por el tema dejan plasmadas sus impresiones.

Esos escritos de ciudadanos y ciudadanas entran así a formar parte de la conversación que se produce alrededor de la exhumación de una fosa o la gran conversación que supone la recuperación de la memoria.

Testimonios

Óscar Rodríguez es el voluntario que lleva años encargándose de recoger estos libros y explica en qué consisten: “Son testimonios manuscritos a pie de fosa durante los trabajos de exhumación. Les pedimos a las familias, amigos, vecinos, curiosos que nos escriban lo que sienten, piensan, recuerdan, les emociona en ese momento, que es muy intenso pero efímero».

 

«Luego, con la colaboración de voluntarios pasamos ese cuaderno a ordenador y se lo enviamos en archivo en formato pdf junto con un breve reportaje fotográfico de los trabajos de la ARMH, a modo de recuerdo colectivo”, afirma Oscar Rodríguez. Los textos además se traducen al inglés para extender sus posibilidades de lectura y conocimiento.

La ARMH tiene unos treinta libros de visitas hechos en un mismo número de exhumaciones. “Se trata de un ejercicio de expresión pero además tiene el valor de personas que se han convertido en testigos  de las exhumaciones y eso también tiene un valor concreto, por ejemplo, por si visita España algún organismo internacional”, añade Oscar Rodríguez, y concluye: “Tienen además un valor sociológico y antropológico que nos permite conocer cuál ha sido la percepción de las personas que visitan la exhumación de una fosa y cómo ha influido en sus emociones y en su pensamiento esa experiencia”.

 

___

Fotografía destacada: La ARMH cuenta con un libro de visitas en la exhumación de Manzanares

Fuente:https://diario16.com/libros-de-visitas-otra-forma-de-conversar-con-la-memoria/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Emilio Silva sobre las exhumaciones: «En un Estado democrático los derechos humanos no se subvencionan, se garantizan»

Más de 150 personas se han congregado, este sábado por la tarde, junto al lugar en el que la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica está llevando a cabo la exhumación de dos fosas en Manzanares, para rendir homenaje a los asesinados, a sus familias

lanzadigital.com / Aurora Galisteo / 29/05/2021

Más de 150 personas se han congregado, este sábado por la tarde, junto al lugar en el que la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica está llevando a cabo la exhumación de dos fosas en Manzanares, para rendir homenaje a los asesinados, a sus familias, “que sufrieron una dura represión que nunca ha sido debidamente reparada por las instituciones del Estado”.

En un emotivo acto, en el que el presidente de la citada asociación, Emilio Silva, ha hecho de hilo conductor, se ha mantenido un diálogo, una conversación, que ayudara a expresar, en el sentido etimológico de la palabra, a dejar de estar preso, a las familias de las 288 personas asesinadas tras la guerra en Manzanares.

Más de 150 personas se han congregado, este sábado por la tarde, junto al lugar en el que la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica está llevando a cabo la exhumación de dos fosas en Manzanares /Lanza

El propio Silva ha informado a Lanzadigital que, entre otras cosas, se ha puesto de manifiesto, una vez más, que la exhumación es «una cuestión de derechos humanos». Igualmente, en el acto, ha explicado las labores que lleva a cabo esta asociación desde hace 20 años en su lucha por la memoria y la defensa de los derechos de las víctimas de la represión franquista.

El homenaje se ha celebrado junto a las fosas donde 10 voluntarios llevan excavando 13 días /Lanza

Entre otras cosas, ha puesto de manifiesto que la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica que él preside se niega a recibir ningún tipo de subvención pública, y ha incidido en que «en un estado democrático los derechos humanos no se subvencionan, se garantizan».

Testimonios de familiares

En el acto han contado su testimonio dos nietas del desaparecido Alfonso Fontiveros y José Luis, nieto de Francisco Martínez-Alcaraz. También ha interenido Lucía Gómez, una estudiante de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, que como trabajo de fin de carrera ha creado una manta en la que se encuentran los nombres de las 288 personas asesinadas tras la guerra en Manzanares, a las que les dedica una flor, «las que durante años sus familiares no han podido llevarles».

Más de 150 personas se han congregado, este sábado por la tarde, junto al lugar en el que la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica está llevando a cabo la exhumación de dos fosas en Manzanares /Lanza

Agradecimiento a los voluntarios

Emilio Silva no ha querido dejar pasar la ocasión de agradecer el trabajo que están realizando 10 voluntarios que llevan ya 13 días excavando sin parar en dos fosas comunes de Manzanares para encontrar los restos de 31 de las 288 personas asesinadas tras la guerra en Manzanares.

Hace escasos días, la propia asociación informaba, en un comunicado, que las labores de exhumación de las dos fosas comunes en Manzanares habían dado sus primeros resultados, recuperando ya diez de los 31 cuerpos que se encuentran enterrados en sendas fosas comunes en la zona de extramuros del cementerio.

En el acto de este sábado por la tarde en Manzanares, ha estado presente también Sergio Castro, el arqueólogo de la excavación, quien ha dado a conocer algunos detalles del trabajo extremadamente meticuloso que están haciendo y que, entre otros detalles, ha llegado ya a seis metros de profundidad donde además de los restos mortales han aparecido casquillos de bala.

Lucía Gómez, una estudiante de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid ha creado una manta en la que se encuentran los nombres de las 288 personas asesinadas tras la guerra en Manzanares /Lanza

Por último, Emilio Silva ha indicado que todos los restos mortales encontrados se trasladan a un laboratorio forense donde se estudian y se cruzan los datos con el ADN de sus familiares para poder ser identificados y devueltos a sus familias.

Exhumaciones en Ciudad Real

La Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica recuerda que en la provincia de Ciudad Real se han llevado exhumaciones desde el año 2005, en Fontanosas, en la que se encontraron los cuerpos de siete personas asesinadas.

Además, el colectivo ha llevado a cabo cinco exhumaciones en la provincia de Ciudad Real, con anterioridad a la que está en marcha actualmente en Manzanares. La primera, en Retuerta del Bullaque, en la que se encontraron tres cuerpos en el año 2007. En Chillón, en 2011, donde se encontraron los cuerpos de nueve personas.

En el mismo año, se realizó la exhumación de cinco cuerpos en la Puebla de Don Rodrigo y en Abenójar, en 2012, se exhumaron tres cuerpos. Tanto en Almadén como en Valdeazogues se localizó un cuerpo, en 2020 y 2013, respectivamente.

___

Fotografía destacada: Más de 150 personas se han congregado, este sábado por la tarde, junto al lugar en el que la Asociación para la Recuperación de Memoria Histórica está llevando a cabo la exhumación de dos fosas en Manzanares, para rendir homenaje a los asesinados /Lanza

Fuente:https://www.lanzadigital.com/provincia/manzanares/emilio-silva-sobre-las-exhumaciones-en-un-estado-democratico-los-derechos-humanos-no-se-subvencionan-se-garantizan/?fbclid=IwAR18Q4emjbEU7OYVMeiGP_e4IemsuUsB0-E_gcbFud0fW1ANYzizsg1xacQ

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Josep Sala, el último superviviente de San Marcos

«En el campo de concentración eras menos que una gallina en un gallinero». Josep Sala, último superviviente de San Marcos tras la caída de Cataluña en la Guerra Civil, espera que Paradores atienda la petición de la ARMH para que una placa recuerde que el renovado hostal fue uno de los mayores campos de concentración del franquismo.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 27/05/2021

«Sois prisioneros de guerra y como tales no tenéis derecho al aire que respiráis». Las palabras del clérigo, subido en el púlpito de la iglesia-celda de San Marcos, retumbaron en los oídos del joven soldado Josep Sala, que llevaba ya varias semanas durmiendo a los pies del altar y pasaba los días sin más ocupación que pasear de esquina a esquina del templo-prisión.

El último superviviente de San Marcos recuerda, a sus 101 años de edad, por teléfono, su paso por el campo de concentración poco después de la reinauguración de San Marcos como parador, sin que meses después se haya reparado el olvido histórico en el renovado complejo hotelero como exigió la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en diciembre. «A mí lo que me extraña es que la gente sea tan ignorante y no sepan lo que pasó. Aquí copiaron los campos de concentración de la Alemania nazi, que aumentaron quemando a la gente, aunque a nosotros no nos dieron el traje a rayas», señala.

«Era una iglesia y no dijeron misa. Había un cura, Cantero, al que vi tres veces. Una vez subió al púlpito y estuvo en lapsus. Luego suavizó el discurso y dijo que los que fueran buena gente saldrían, pero ¡ay de los que tengan las manos manchadas de sangre!».

La iglesia de San Marcos era la sala 15 del campo de concentración en el que aquel joven soldado pasó cuatro meses de su vida. Josep Sala había cumplido 19 años el 12 de septiembre de 1938, poco antes de que le hicieran prisionero «en la batalla de Cataluña», episodio que relata como si hubiera sucedido anteayer. La primera ofensiva había empezado el 23 de mayo. «La misión era abrir brecha y fue una carnicería. En cinco días de 800, volvimos 115, los demás quedaron prisioneros, muertos o discapacitados». Pasó el verano y se trasladaron a otro pueblo. Lo que más temían es que les echaran gases asfixiantes.

En septiembre se desplazaron a pie 25 kilómetros y entre octubre y diciembre no se oían los tiros desde la trinchera. Solo cayó un obús. El 2 de enero empezó la gran ofensiva sobre Cataluña. «Empezaron de buena mañana cinco tanques rusos de 20 toneladas y se armó la de San Quintín. Las tropas de Franco tuvieron muchas bajas, vi cinco tanquetas italianas quemándose. Yo estaba en mi trinchera, sin fusil, porque era sanitario y solo tenía vendas para las curas», relata. Por esa razón, apostilla, «no pegué un tiro en el frente» mientras «nos freían a cañonazos a cuatro y cinco metros».

«Creíamos que llegarían de frente por una gran llanura, pero subieron por la montaña apoyados con cuatro aviones de combate. Tiraban a los que estaban haciendo la carretera. Yo ahí lloraba….». Luego oyó: «Sálvese quien pueda y veo a un soldado apuntando al capitán. Detrás vino un brigada y dijo: ¡Alto, alto, alto!…»

Sala llegó a León tras «un periplo por muchos pueblos» y ajetreado viaje en tren. «En Jarrás subimos 40 en cada en cada vagón. Cerca de Zaragoza bajamos y un guardia civil nos daba un porrazo cuando pasábamos. Al día siguiente nos volvieron a encerrar en una peste de vagón, de carne humana defecando y orinando. Nos querían dejar en Miranda de Ebro, pero nos llevaron a León. Primero nos metieron en el campo de Santa Ana y luego en San Marcos», relata.

«Es muy dura la cárcel y aquello era peor porque tenías anulada la personalidad. No eras nada, menos que una gallina en un gallinero. Sabías que existías por el número de sala», comenta con entereza. Era el invierno de 1939, frío y mísero. «Estuve cuatro meses con las misma ropa encima, no tenía ni toalla, no me podía lavar. Pusieron unas letrinas y había duchas con calderos pero en el mes de enero no se duchaba nadie. A algunos les duchaban por castigo», cuenta.

De León y los leoneses tiene un gran recuerdo. «Cuando íbamos de Santa Ana a San Marcos, eran las 12 y la gente nos daba comida por la calle, aunque los que nos llevaban no nos dejaban cogerlo». Cuando salió en libertad, cuatro meses después, la ropa apestaba y el estómago tronaba de hambre. «Me enviaron un giro por 100 pesetas y comimos en la tasca callos a la madrileña y un huevo frito que hacía un año que no lo probaba. Cuando fuimos a pagar, nos dijeron: Un leonés ya lo ha pagado. Les pasó a mucho. Cuando salían nos conocían por la pinta. Apestábamos».

Fue destinado a La Coruña como soldado y luego a África cuatro años. «Me licenciaron en 1944. Al fin llegó la libertad», rememora. No se lo creía. Después de todo aquello «la vida me ha sido muy fácil». Volvió a la farmacia y durante 36 años tuvo una «vida laboral buena». Se casó y formó una familia. Se olvidó de la guerra.

«Desde que me jubilé no hay un día que no piense en la guerra», afirma. Cada noche un episodio pasa por cabeza como una moviola. En San Marcos no conocía a nadie. Había gente de todas las edades. Un día vio a un individuo con una maleta matando piojos debajo del púlpito. Era aquel capitán que había salvado la vida por mediación de aquel brigada. «Anda, levántate y anda como los demás porque si no, te mueres», recuerda que le dijo.

En la sala 15, la iglesia de San Marcos, vio morir a un hombre. No más. «Había otra sala que llamaban la Carbonera, con cuatro individuos en cuatro esquinas. Al preso que mandaban allí no paraban de pegarle. Era lo que contaban, yo no estuve… Que no te lleven a la Carbonera, nos decían», añade.

El complejo era tan bonito como siniestro, pero hubo momentos buenos. «En la sala 10 estaba Ricardo Mairal, tenor de zarzuela, el género chico, que a mi padre le gustaba mucho. Un día vinieron y nos dijeron: ¿Alguien quiere escuchar a Mairal? Fuimos tres porque temían que fuera una mascarada. Algunos no fueron por miedo. Lo pasamos bien aquella tarde».

«A los 19 años somos jóvenes y aguantamos aquello porque la juventud lo puede todo», reflexiona. Otro recuerdo bueno que tiene es el pan. Había quien se lo jugaba en un corro. Con un pan, recuerda, consiguió la primera carta con su sello para dar noticias en casa de su paradero. Conserva algunas de las que recibió. Llegaban por avión. En todas había que poner cosas como: «Saludo a Franco. Arriba España».

El resguardo de vacunación antitífica acredita la denominación oficial del campo de concentración de prisioneros de San Marcos-Santa Ana y el resguardo de la comisión de clasificación acredita que se solicitó su libertad el 17 de marzo de 1939, con la coletilla de remate: «III Año Triunfal».

Josep Sala era joven y aprendió muchas cosas en San Marcos. La primera, «ver, oír y callar». Intentó pasar desapercibido, no destacar en nada, ni mostrar mucha tristeza ni mucha alegría si llegaba el caso por miedo a represalias e incluso a salir con los pies por delante o en una saca nocturna. «No me pegaron nunca», asegura. «No hay rencor», asegura. Pero tampoco olvido.

En julio se cumplen 85 años de la apertura de San Marcos como campo de concentración. A Josep Sala le gustaría que el parador no dejara en la desmemoria a los 15.000 a 20.000 prisioneros que tuvo, entre 1936 y 1939, el que se considera uno de los mayores campos de concentración de los 300 que hubo en la España franquista.

___

Fuente:https://www.diariodeleon.es/articulo/sociedad/josep-sala-ultimo-superviviente-san-marcos/202105270133352116708.html

Publicado por ARMH
Copyright © ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA. 2015 Todos los derechos reservados
Dirección: Apartado de correos 7, 24400 Ponferrada (León) España.
ARMH · ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Nº Reg. Nac de Asociaciones del Mº Interior 167.252 | POLÍTICA LEGAL