Archivo de la etiqueta: 20 de noviembre

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Jesús Barriopedro, fusilado a los 23 años, es el primer identificado por prueba genética de la fosa número 3 de Guadalajara

El caso de Jesús ha tenido prioridad porque su hermana, María, todavía vive a sus 96 años de edad

Las pruebas genéticas han identificado el primero de los 21 cuerpos que fueron exhumados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) en la fosa número 3 del cementerio de Guadalajara el pasado mes de octubre y ha confirmado la identidad de Jesús Barriopedro, algo a lo que ya apuntaba la placa aparecida con sus iniciales y que fue encontrada durante los trabajos de exhumación.

eldiario.es / Europa Press / 30/12/2020

María, la hermana de Jesús, ha recibido la noticia con mucha alegría a sus 96 años. La familia ha decidido que enterrará los restos de Jesús junto a los de otro de sus hermanos, simbolizando el reencuentro de una familia terriblemente marcada por la represión franquista, según ha informado la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

La ARMH sigue esperando los resultados de otras seis pruebas genéticas que se están llevando a cabo y que permitirán identificar a las primeras siete personas de las veintiuna que fueron exhumadas en la fosa número 3.

Jesús Barriopedro nació el 14 de enero de 1917 en Mondéjar (Guadalajara). Residía en Loranca de Tajuña (Guadalajara) donde trabajaba como albañil. Era soltero, militante del PCE y Comisario Delegado de Guerra durante la contienda.

Al finalizar la guerra, militares del ejército golpista y derechistas del pueblo de Loranca de Tajuña fueron a buscarle a su casa donde registraron e interrogaron a sus padres y hermanos. Ante su ausencia, detuvieron a su madre como presión para que regresase. Al enterarse Jesús de esta detención, se entregó a los militares e ingresó en la cárcel de Pastrana.

Más tarde le trasladaron a la prisión militar de Guadalajara donde el 22 de septiembre del mismo año, mediante el juicio sumarísimo 819/39, fue condenado a muerte por un delito de “Adhesión a la rebelión con la concurrencia de las circunstancias agravantes de perversidad social, daños causados al estado y particulares y mayor trascendencia de los hechos ejecutados”.

El día 24 de febrero de 1940 fue ejecutado en un lugar denominado ‘La Rambla’ cerca del cementerio de Guadalajara. Jesús tenía 23 años cuando fue fusilado.

___

Fotografía destacada: Jesús Barriopedro

Fuente:https://www.eldiario.es/castilla-la-mancha/jesus-barriopedro-fusilado-23-anos-primer-identificado-prueba-genetica-fosa-numero-3-guadalajara_1_6651512.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La purga del franquismo contra la enseñanza: más de medio millón de expedientes de depuración

Por primera vez una web recopila los expedientes que el régimen abrió a los profesionales vinculados a la enseñanza, para que sean “fácilmente accesibles”. Recoge también 485.000 consejos de guerra sumarísimos

eldiario.es / Olga Rodríguez / 19/12/2020

El laberinto de los archivos, la ausencia de una ley que los regule y la dispersión de muchos documentos dificulta muchas veces el acceso a los registros por parte del ciudadano común. Así nació la asociación Innovación y Derechos Humanos (IHR World) hace cuatro años, con el propósito de facilitar la divulgación de archivos y documentos a través de una página web que contiene 485.136 registros de causas militares, conocidas popularmente como consejos de guerra, de los Tribunales Territoriales Militares de Madrid, Castellón, Albacete, Alicante, Valencia, Barcelona, Girona, Lleida, Tarragona, León y Zamora. También tiene 137.898 registros de soldados trabajadores y soldados escolta de batallones disciplinarios, los llamados esclavos de Franco.

Ahora a ese gran contenido se suman los 564.269 expedientes de depuración abiertos a profesionales vinculados a la enseñanza que fueron apartados de su cargo de forma fulminante por las tropas que impulsaron el golpe de Estado, a medida que avanzaban posiciones durante la Guerra Civil y especialmente en la posguerra. Son expedientes referidos a maestros y maestras de enseñanza primaria y secundaria, de la Escuela Normal –lo que hoy sería Magisterio–, pero también profesores que ejercían en universidades, en las Escuelas de Ingeniería y Arquitectura, en las Escuelas Taller o de Comercio, entre otras. Además están incluidos ayudantes, auxiliares, administrativos, y “cualquier persona vinculada a la enseñanza a quien alcanzó la depuración, se apartó de su cargo y se incoó un expediente”.

Portada de la web de IHR, con 1.284.597 registros de consejos de guerra, maestros depurados, soldados trabajadores de batallones disciplinarios, etc

Con este conjunto de datos la página web de Innovación y Derechos Humanos alcanza 1.284.597 registros que pueden buscarse por nombre y apellido. “Nunca hasta ahora había sido tan accesible la referencia a estos expedientes de depuración”, explica Concha Catalán, integrante de IHR World, en conversación con elDiario.es. “La base de datos es un gran trabajo que elaboró durante años el Archivo Central de Educación, aunque actualmente esos expedientes están en el Archivo General de la Administración de Alcalá de Henares”, explica.

Este nuevo volcado de datos permitirá a cualquier persona interesada en indagar en la historia de un familiar introducir el nombre del mismo y averiguar si fue depurado y en qué archivo del país se encuentra su expediente. Además, IHR World ha hecho uso de información recogida en libros e investigaciones, como Maestros de la República, los otros santos, los otros mártires, de Maria Antonia Iglesias, la tesis doctoral La escuela y el Estado Nuevo. La depuración del magisterio nacional (1936-1943) de Francisco Morente Valero o la de Jesús Manuel García Díaz, La depuración del Magisterio nacional en A Coruña, de 2017.

La represión contra los profesionales de la enseñanza

Los profesionales de la enseñanza fueron duramente castigados por el franquismo. La Constitución de la República de 1931 establecía los principios de una enseñanza pública, gratuita, laica, mixta y obligatoria. Decretos posteriores contemplaron el proyecto de creación de miles de escuelas, y los maestros y maestras recibieron una formación por primera vez de carácter universitario. Fueron formados en el espíritu de la Institución Libre de Enseñanza, dedicaron tiempo y estudio a la pedagogía.

Como relatan numerosos investigadores, la represión franquista supuso la pérdida de un colectivo de enseñanza muy preparado, con ideas modernas y avanzadas, que fue sustituido por integrantes del clero y profesorado en muchos casos de baja calidad, según se relata, por ejemplo, en el libro Muerte y represión en el Magisterio de Castilla y León, coordinado por los profesores de Historia Enrique Berzal y Javier Rodríguez.

En toda España el golpismo consideró a los profesionales de la enseñanza responsables de haber inoculado en la sociedad “el virus republicano”. El proceso de depuración pretendía acabar de raíz con ello y practicar un castigo ejemplarizante a los intelectuales. Varios investigadores señalan que unos 60.000 profesores fueron depurados, “pero esa cifra se refiere a profesionales de un nivel determinado, por lo que la cifra sería mayor”, señala Concha Catalán.

Alumnas de las Escuelas Sierra Pambley, León. El encargado de la Biblioteca Sierra Pambley fue fusilado | Fundación Sierra Pambley

Parte de los maestros depurados pudieron volver a ejercer su profesión en la educación pública. Pero al menos un tercio fueron sancionados con un castigo mínimo de un año y medio sin sueldo o expulsados de forma definitiva, teniendo que ejercer como profesores particulares o cambiar de profesión. Otros fueron fusilados. Uno de los próximos retos del equipo de IHR World será especificar el número exacto de depurados guiándose por ese más de medio millón de expedientes.

Los franquistas crearon comisiones que examinaban la trayectoria profesional y privada de cada maestro –con sus filiaciones políticas y sindicales incluidas– y establecían si podía regresar o no a la enseñanza. Dichas comisiones estaban formadas por el director de la escuela o instituto, un inspector, dos vocales y un representante de la asociación de padres, con “probada moralidad católica” y de “solvencia moral y técnica”. Necesitaban además informes favorables de personas públicas, como el alcalde, la Guardia Civil o el cura.

En algunos casos, los expedientes de depuración llegaban después de que la persona castigada hubiera sido fusilada. Así ocurrió, por ejemplo, con Dióscoro Galindo, maestro fusilado con Federico García Lorca, cuyo expediente de depuración llegó días después de su asesinato, a través de una comisión presidida por José María Pemán, en la que se incluyó un testimonio contra él del cura. A pesar de que ya estaba muerto lo suspendieron de empleo y sueldo, pidieron a la familia que desalojara su casa y a él que entregara las llaves y el inventario de la escuela.

En muchos pueblos a las maestras les raparon el pelo y las pasearon por las calles principales antes de enviarlas al destierro. También hubo castigo para los integrantes de las misiones pedagógicas, que durante la II República llevaron a los pueblos aislados de España bibliotecas, aparatos de música, discos y conocimiento. La represión contra los profesores tuvo lugar en la mayoría de las localidades españolas y aún a día de hoy hay maestros desaparecidos en las cunetas.

Una mujer supo a través de nuestro registro que su abuelo no había muerto en la batalla del Ebro, como creían, sino en un campo de concentración nazi 

Como relata la web de IHR World, “España fue uno de los primeros países europeos en reconocer la importancia de la educación universal” en un momento en el que existía una elevada tasa de analfabetismo de adultos, estimada en un 30%, alcanzando el 60% en algunas provincias y afectando especialmente a las mujeres. Desde 1932 y en solo cuatro años se construyeron 9.991 escuelas nuevas, una cifra que “debe compararse con el total de 11.128 nuevas escuelas abiertas desde 1900 a 1930”.

El Gobierno lanzó un programa para seleccionar y formar a siete mil personas con licenciatura sin experiencia docente y se tomaron medidas para mejorar los salarios de los maestros, que obtuvieron el estatuto de funcionarios públicos y vieron su sueldo aumentado en un 15% entre 1931 y 1933.

Con la publicación de este más de medio millón de expedientes con nombres de gente vinculada a la enseñanza depurada, IHR pretende facilitar el acceso a la información para muchas personas que a menudo se ven obligadas a deambular de un archivo a otro, recorriendo cientos de kilómetros, para encontrar pistas sobre sus familiares o para recabar información para sus investigaciones académicas.

Dióscoro Galindo con el grupo escolar de Santiponce, en Sevilla.

“Hacemos lo que tendría que estar haciendo el Estado: bases de datos de acceso fácil y público”, explica Catalán, periodista y experta en Big Data, una de las fundadoras de la asociación, “junto con un activista de los derechos humanos y un ingeniero informático, clave para el desarrollo de la web”. A lo largo de estos cuatro años de andadura ha habido mucha gente que ha encontrado expedientes de sus familiares represaliados a través de esta web.

“Incluso hay quienes ni siquiera sabían que sus familiares habían sido fusilados o juzgados en consejos de guerra. Un hombre entró en nuestra web para buscar a una persona y encontró a seis. Una mujer supo gracias a este proyecto que una tía suya, que nunca hablaba, que siempre gruñía, que estaba amargada, había estado dos años en la cárcel y la habían maltratado”, cuenta Catalán.

Escuela en España antes de 1936. Una maestra entre sus alumnos.

“Nos mueve el dolor de la gente por no poder acceder a la historia de vida de sus familiares más inmediatos. Nos escribe gente cada mes dándonos las gracias porque han encontrado a un familiar y pueden recuperar así una parte de la vida de su abuelo, de su tía o de su bisabuelo”, indican desde IHR.

“Una mujer supo a través de nuestro registro que su abuelo no había muerto en la batalla del Ebro, como creían. Tras esa batalla había cruzado a Francia y terminó preso en el campo de concentración nazi de Gusen, donde falleció. Le dijimos que tenía la posibilidad de pedir indemnización para su madre, que además tenía Alzheimer; le pusimos en contacto con personas especializadas en esto, que, como nosotros, de forma altruista, se encargan de ayudar a quienes pueden acceder a este tipo de ayudas”, relatan.

El equipo de Innovación y Derechos Humanos ha impulsado el proyecto de forma altruista, pero necesitan donaciones para poder mantenerlo y desarrollarlo. “Queremos seguir añadiendo más datos. Tenemos un proyecto sobre los juicios sumarísimos a mujeres, con un análisis detallado de todas las mujeres represaliadas en Catalunya por consejos de guerra. Nuestra intención es seguir con este tipo de proyectos. Tenemos acceso a otras bases de datos que aún no hemos podido integrar”, explica Catalán.

___

Fotografía destacada: Alumnas de la escuela de José Sánchez Rosa en Sevilla, en junio de 1936

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/medio-millon-nombres-vinculados-ensenanza-depurados-franquismo_130_6516477.html#click=https://t.co/7y66A1A49c

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El llanto de Concha mientras abraza los restos de su padre, recuperados 84 años después de su fusilamiento

“Nunca creí que llegaría este día”, ha dicho la mujer.

huffingtonpost.es / 19/12/2020

El Instituto Navarro de la Memoria ha devuelto a su familia, 84 años más tarde, los restos de Claudio Doroteo Diéguez Loza, vecino de Etxarri Aranatz detenido y fusilado en Alsasua el 13 de septiembre de 1936.

Sus restos, que fueron recuperados en las exhumaciones realizadas en la Sima de Otsoportillo en 2016 y 2017, pudieron ser identificados gracias a una muestra de su hija, Concha Diéguez, depositada en el Banco de ADN público del Gobierno de Navarra.

Esta hipótesis no se había contemplado ya que todos los testimonios apuntaban a que podía estar enterrado bajo la antigua carretera N-1 que pasa por el municipio.

En el acto, en el que han estado presentes 16 familiares, ha participado la hija de Claudio, Concha Diéguez, quien ha trabajado activamente en la búsqueda del paradero de su padre, arropada por familiares, instituciones y asociaciones memorialistas.

Al recibir la caja con los restos de su padre, Concha no ha podido evitar romper a llorar, rota de dolor por los años vividos. “Nunca creí que llegaría este día, pero no perdía las esperanzas”, ha reconocido en declaraciones a la televisión pública vasca.

Presidido por la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, han estado presentes también el director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, Martín Zabalza; el director del Instituto Navarro de la Memoria, Josemi Gastón; el presidente del Parlamento de Navarra, Unai Hualde, así como representantes de diferentes grupos políticos, asociaciones memorialistas, Sociedad de Ciencias Aranzadi, Nasertic, y los alcaldes de las localidades de Alsasua y Berriozar.

Durante el acto, la consejera Ollo ha recordado que Claudio Diéguez, “como la inmensa mayoría de víctimas de la represión franquista en Navarra, fue asesinado únicamente por sus ideas políticas y su actividad sindical”.

Asesinado en un paraje

Claudio Diéguez nació el 30 de octubre de 1900 en San Asensio (La Rioja) y residía en Etxarri-Aranatz, con su esposa y cuatro hijos. Trabajaba en el ferrocarril como fogonero y estaba vinculado a la CNT. El 13 de septiembre de 1936, cuando estaba trabajando en Miranda de Ebro, fue detenido y enviado a Alsasua.

Esa misma noche, según fue informada la familia, fue asesinado en el paraje de Sorozarreta y enterrado allí más tarde. Según diversos testimonios, a finales de los años cincuenta, durante la realización de unas obras en la carretera en aquel lugar, aparecieron unos restos humanos.

Había varias hipótesis al respecto: que se hubieran dejado en el lugar o próximamente, o que se hubieran trasladado a algún cementerio. Sin embargo, el laboratorio genético de la empresa pública Nasertic consiguió identificarlo entre los restos procedentes de la exhumación de 2016 y 2017 en la sima de Otsoportillo.

Esta era una hipótesis que no se había contemplado, y que apunta a que alguien decidió recoger los restos y trasladarlos a esta sima de la sierra de Urbasa, influido seguramente por su valor simbólico como lugar de asesinato e inhumación de víctimas de 1936.

___

Fotografía destacada: Concha Diéguez se abraza a los restos de su padre, fusilado en la Guerra Civil. |ETB

Fuente:https://www.huffingtonpost.es/entry/concha-restos-padre-alsasua_es_5fde1e9ec5b6e5158fa761c2

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La fosa de las 10 mujeres de Uncastillo: dedales, peinetas y el honor de luchar contra el fascismo

Concluyen las labores de localización y exhumación de diez mujeres del municipio de Uncastillo, en la provincia de Zaragoza, asesinadas el 31 de agosto de 1936 en la localidad de Farasdués.

publico.es / Alejandro Torrús / 16/12/2020

“¿Sabes qué palabras me decía mi madre cuando bajábamos a la plaza del ordinario para estar a la fresca? Me decía: ‘Corazón sin trampa, perla dibujada, naricita de oro, perita confitada’. ¿Ves que palabras más cultas para una mujer de pueblo?”.

La persona que habla es Soledad Ezquerra Casalé. Tiene 88 años y lo que cuenta es el único recuerdo que tiene de su madre, Josefa Casalé Suñén. Soledad iba a cumplir cuatro años cuando los falangistas sacaron a su madre de casa, en plena noche, para llevarla a prisión. Sería fusilada al día siguiente, un 31 de agosto de 1936. Soledad no recuerda su cara. Tampoco existe ninguna fotografía o retrato. Lo único que tiene de su madre son estas palabras y una carta. La que escribió Josefa la noche antes de su fusilamiento, un 30 de agosto de 1936, desde la prisión de Ejea de los Caballeros despidiéndose de sus hijas.

Josefa Casalé Suñén pedía a su hija mayor, de apenas 11 años, que cuidara de los otros tres niños, que quedaban huérfanos de madre. Le rogaba que los llevara siempre bien limpios y que no se olvidara de rezar. También que tratara de enseñar a sus hermanos las cosas buenas que ella le había enseñado. Apenas unas horas después de escribir la misiva, Josefa Casalé sería fusilada en junto a otras nueve mujeres de su mismo pueblo, Uncastillo, de la provincia de Zaragoza.

Sin juicio y sin guerra. Pura represión. Serían ejecutadas en Farasdués, una localidad del municipio de Ejea de los Caballeros, y tiradas a una fosa del cementerio local. Junto a Josefa, fueron ejecutadas y lanzadas a la misma fosa Lorenza Arilla Pueyo, Narcisa Pilar Aznárez Lizalde, Inocencia Aznárez Tirapo, Julia Claveras Martínez, Isidora Gracia Arregui, Melania Lasilla Pueyo, Felisa Palacios Burguete, Andresa Viartola García y Leonor Villa Guinda.

Parte de los restos de los cuerpos encontrados en la fosa de las diez mujeres de Uncastillo en Farasdués. Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo

Tenían entre 32 y 61 años. La historiadora Cristina Sánchez, autora de Purificar y purgar. La Guerra Civil en las Cinco Villasexplica a Público que se trata de la primera saca que se produjo en la cárcel de Ejea de los Caballeros. En los días y meses posteriores se habrían producido otras tres sacas: una que significó la ejecución de 12 hombres; después, otra con siete hombres y una mujer; y, por último, una saca de diez hombres, todos ellos del pueblo de Asín.

Ahora, 84 años después de aquellas ejecuciones impunes, la fosa ha sido localizada y exhumada en unos trabajos que han sido promovidos por la Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo junto con el Colectivo de Historia y Arqueología Memorialista Aragonesa (CHAMA), que ha contado con la ayuda de otras asociaciones de la zona. También han colaborado económicamente las instituciones de la Diputación Provincial de Zaragoza y de la Comarca de las Cinco Villas.

“Antropológicamente, a la espera de los informes, los cuerpos encontrados son de mujeres. Además, son precisamente diez. Muchos de los cuerpos aparecen acompañados de horquillas, peinetas o dedales, pequeños objetos que llevaban en el momento en el que fueron detenidas y solo un día después fueron ejecutadas”, prosigue Cristina Sánchez.

El arqueólogo encargado de los trabajos, Francisco Javier Ruiz, explica en la publicación Uncastillo, Mujeres del 36  que las víctimas fueron elegidas por haber haber participado en la transformación social que supuso el período republicano o como “venganza” por no poder encontrar a otros hombres de la familia que participaban en organizaciones izquierdistas. El caso de Josefa es de los primeros. Josefa estaba marcada por su manera de pensar y de hacer.

Leonor Villa, Melania Lasilla y Julia Claveras, tres de las 10 mujeres exhumadas en Farasdués.  CHARATA

Era una mujer, según cuenta su hija, muy religiosa. Tenía su propio reclinatorio en la iglesia del pueblo, y también era abiertamente republicana. Había aprendido a leer y a escribir por su propia cuenta y cada noche impartía clases en su domicilio para aquellos que no habían podido ir a la escuela. “Y ya se sabe: la cultura lleva a la política”, añade Soledad. Además, tras la revolución de octubre de 1934, Josefa había estado vendiendo unas rosas rojas que preparaba con su cuñada para recaudar fondos para los presos.

Ahora, Soledad, junto con otras familias, aguarda noticias de las asociaciones encargadas de los trabajos en la fosa común. Ha donado su ADN para que pueda ser identificado el cuerpo exacto de su madre y explica que su voluntad es que las diez mujeres descansen juntas en el cementerio de Uncastillo. “Llevan más de 80 años juntas y las mataron por tener ideas similares. Me gustaría que siguieran juntas junto a un cartel que explicara por qué las mataron y quiénes son”, apunta Soledad.

Así, el cartel que desea Soledad tendría que explicar las razones por las que un grupo de falangistas en nombre de España, de Dios y de las autoridades franquistas hicieron fusilar a mujeres como Narcisa Aznárez, de apenas 32 años, madre de 3 hijas y cuyo único ‘delito’ era tener un hermano de la CNT que había huido al monte. O a Isidora Gracia, hornera, madre de tres criaturas y reconocida socialista. Sin olvidar a Melania Lasilla, asesinada por ser la hermana del alcalde republicano de Uncastillo, ni al resto de mujeres y hombres de Uncastillo que fueron ejecutados en el verano de 1936.

Fotocopia de la carta que escribió Josefa Casalé desde la prisión el día antes de su fusilamiento en agosto de 1936. — Cedida por la familia

De momento, a falta de una decisión definitiva, el deseo de Soledad está más cerca que nunca de cumplirse. Los trabajos de exhumación han terminado y ahora resta el trabajo en los laboratorios de identificación forense y los informes de los expertos. Después se verá cuál es la voluntad de todas las familias, asociaciones e instituciones para tomar una decisión final.

Soledad aguarda el momento a sus 88 años. “Estoy muy orgullosa de mi madre y de las cosas que me van contando de ella. También estoy orgullosa de sus ideas y de su lucha”, dice. Mientras tanto, recuerda las mañanas de su infancia en las que se escapó del colegio para no tener que sufrir la humillación de cantar el Cara al Sol. También relata el hambre y la miseria que sufrió en su infancia por culpa de la represión franquista. Una situación económica que comenzaría a mejorar cuando su hermana mayor, la receptora de la carta escrita por Josefa, contrajo matrimonio con un exmiembro de la División Azul que había regresado de Rusia.

“He pensado muchas veces en el dolor, en el sufrimiento y en el hambre que nos hicieron pasar porque mi madre tenía ideas republicanas. Y no lo puedo entender. Venimos a este mundo de paso y nos vamos a los dos días. No veo la necesidad de hacer sufrir a los demás tanta calamidad y tener tanto odio. Pero bueno. Lo que pasó, pasó. Eso no lo podemos cambiar, pero ahora hay que contarlo”, sentencia Soledad Ezquerra Casalé.

___

Fotografía destacada: Un anillo aparecido en la exhumación de la fosa de las diez mujeres de Uncastillo.  Asociación Charata para la Recuperación de la Memoria Histórica de Uncastillo

Fuente:https://www.publico.es/politica/fosa-10-mujeres-uncastillo-dedales-peinetas-honor-luchar-fascismo.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Amnistía Internacional advierte de que el anteproyecto de Ley de Memoria no garantiza el acceso a la justicia para las víctimas del franquismo

Valora el anteproyecto como un importante avance en verdad, justicia y reparación, pero expresa su preocupación por “incumplimientos de estándares internacionales de derechos humanos”, como los obstáculos legales para la investigación judicial de los crímenes del franquismo o limitaciones al derecho de reparación o de acceso a la verdad, entre otros

eldiario.es / Olga Rodríguez / 15/12/2020

Hay aspectos muy positivos y grandes avances, pero quedan cuestiones en el tintero, algunas de ellas importantes. Esta es la valoración que Amnistía Internacional acaba de emitir sobre el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática aprobado en septiembre en Consejo de Ministros y recién sometido a periodo de sugerencias antes de llegar al Parlamento.

“Valoramos positivamente el anteproyecto, creemos que constituye un importante avance en el reconocimiento de las violaciones de derechos humanos durante la Guerra Civil y el franquismo, pero también identificamos algunas debilidades. Hay margen de mejora, por eso presentamos este informe ahora, para que el texto que se presente en el Parlamento pueda estar lo más adaptado posible a los estándares internacionales”, indica a elDiario.es Daniel Canales, investigador de Amnistía Internacional España.

La organización defensora de los derechos humanos considera positivo que el anteproyecto atribuya responsabilidad y un rol activo al Estado en materia de búsqueda, exhumación e identificación de víctimas de desaparición forzada. También valora la creación de una Fiscalía especializada “desde la que deberían impulsarse procesos legales de búsqueda, identificación y localización de las víctimas”.

Celebra además la cobertura del Estatuto de la Víctima para quienes sufrieron violaciones de derechos humanos durante la Guerra Civil y el franquismo, “entre las que se incluye expresamente a los niños y las niñas sustraídos y adoptados sin autorización, y a sus familiares”. Y destaca otros aspectos del anteproyecto, como la nulidad de las sentencias injustas dictadas por los Consejos de Guerra o el Tribunal de Orden público, que se resignifique el Valle de los Caídos “para contribuir a la recuperación de la memoria con una función educativa y preventiva”, y que se incluya la memoria histórica en los contenidos curriculares de la ESO, Bachillerato y profesorado, entre otras medidas.

Sin embargo, hay varios aspectos que generan preocupación.

Concentración contra la impunidad del franquismo | Olmo Calvo

Derecho a la verdad, a medio camino

“Hay disposiciones que son positivas pero que se quedan a medio camino, en lo que tiene que ver con el derecho a la verdad, que el anteproyecto vincula con una finalidad de fomentar el conocimiento académico o científico, imprescindible sin duda, pero no con la promoción de verdad colectiva, ni con la necesidad de que ésta deba llevarse a cabo a través de investigaciones judiciales”, señala Canales.

En su informe Amnistía Internacional advierte de que “el Estado español no cumple así con las recomendaciones de Naciones Unidas, que le instaban a considerar la creación de un mecanismo independiente, que permita esclarecer las violaciones de derechos humanos cometidas en ese periodo y que podría adoptar la forma de comisión de la verdad”.

Por ello Amnistía recomienda “la creación de un órgano oficial temporal de carácter no judicial, con el mandato de investigar los abusos graves, según el derecho internacional, cometidos durante la Guerra Civil y el régimen franquista, para garantizar el reconocimiento de los hechos que antes se negaban”.

Obstáculos al acceso a la justicia

Otro de los aspectos esenciales que destaca Amnistía Internacional es el derecho a la justicia. Aunque el anteproyecto contempla la creación de una Fiscalía especializada, persisten “los obstáculos a la investigación de graves violaciones de derechos humanos cometidas en España en el pasado”. Amnistía Internacional advierte de que el anteproyecto no garantiza el acceso a la justicia para las víctimas del franquismo y solicita que ninguna amnistía pueda ser obstáculo para investigar las graves violaciones de los derechos humanos, en referencia a la Ley de Amnistía de 1977.

También muestra su preocupación por la sentencia del Tribunal Supremo de 2012, que ha impedido la investigación de estos hechos en España y la obstaculización de investigaciones iniciadas en otros países, como la querella en Argentina que investiga los crímenes del franquismo con base en el principio de jurisdicción universal.

“Sería deseable que, siguiendo las reiteradas recomendaciones de Naciones Unidas, la nueva ley establezca expresamente que ninguna amnistía pueda constituir un obstáculo para investigar graves violaciones de derechos humanos del pasado”, señala Daniel Canales.

La organización solicita que ninguna disposición de la Ley de Amnistía de 1977 pueda interpretarse como una norma de impunidad que obstaculice las investigaciones y el acceso a la justicia. También pide que se adopten “los principios elementales de investigación de crímenes de derecho internacional, como son: la imprescriptibilidad de los delitos, la no aplicación de indultos o amnistías, o la obligación de investigar con independencia de la muerte de los presuntos responsables”.

Exhumación de Genara Fernández García, maestra republicana fusilada en 1941, en León | ARMH

Exclusión de la indemnización

Otro de los aspectos del anteproyecto de la Ley de Memoria es el que contempla el derecho a la reparación, pero sin indemnización con “medidas de restitución, rehabilitación y satisfacción”. También niega cualquier tipo de responsabilidad patrimonial del Estado que afecta especialmente a las personas a las que se les incautó su patrimonio, o que realizaron trabajo forzado, así como a quienes sufrieron condenas injustas. Amnistía Internacional recuerda que la reparación comprende, entre otros elementos, la indemnización.

Por ello considera que la restitución como forma de reparación “debe procurar la devolución de bienes en la medida de lo posible o, en su defecto, la reparación integral, incluyendo indemnización”.

Ausencia de una oficina centralizada para las víctimas

También inquieta a Amnistía que se contemple el desarrollo de exhumaciones al margen de procesos judiciales, es decir, la extrajudicialización de las mismas. Por ello propone que la administración de justicia intervenga durante todo el proceso de búsqueda, localización, exhumación e identificación de restos de personas que pudieran ser víctimas de desaparición forzada.

Además, lamenta que no haya un mecanismo u oficina de carácter estatal accesible para todas las víctimas, que centralice la gestión de la búsqueda de personas desaparecidas, y propone su creación, “sin dejar ésta al albur de otras autoridades o niveles de la administración”.

Acceso a los archivos privados

La organización ve una falta de previsión sobre el acceso a los archivos privados, como los eclesiásticos, relevantes para el esclarecimiento de violaciones de derechos humanos, y propone que se garantice el acceso efectivo a la información y documentación sobre violaciones de derechos humanos del pasado que hay en los diferentes archivos y registros, tanto públicos como privados.

También pide que “se avance en la desclasificación de información y adecuar estos procesos a los estándares internacionales de derechos humanos, entre otros, el principio general de transparencia, el requisito de legalidad de toda limitación, y la interpretación restrictiva de dichas limitaciones; así como asegurar que se garantiza, y que no se limita, el acceso a información para investigar los abusos y violaciones de derechos humanos cometidas en España en el pasado”.

Falta de formación en memoria democrática

Amnistía ha observado ausencia de planes de formación en memoria democrática para la judicatura y fuerzas de seguridad del Estado. Ante ello considera que la formación en materia de derechos humanos y de materias relacionadas con la historia de la Guerra Civil y el franquismo debe extenderse al Poder Judicial, “y que se asegure que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como funcionarios de la Administración General del Estado, reciben también este tipo de formación”.

Trabajos de exhumación de la fosa común de Pico Reja en el cementerio de San Fernando de Sevilla, una de las más grandes de España, con unos 1.103 cuerpos enterrados, entre ellos podría estar los de Blas Infante, padre de la Patria Andaluza. EFE/Julio Muñoz/Archivo

Restricciones a la libertad de expresión

Amnistía Internacional considera que disolver o prohibir una asociación que hace apología del odio o incita a la violencia y la discriminación “persiguiría un fin legítimo”. Pero añade que en el anteproyecto de Ley no queda “claramente definido lo que podrían considerarse actos contrarios a la memoria democrática, por reflejarse de manera vaga y excesivamente amplia”.

La organización recuerda que conforme al derecho internacional, a la hora de imponer restricciones, como sanciones administrativas a la difusión de ideas o expresiones, a la celebración de reuniones o a la libertad de asociación, las autoridades deben ponderar si tales medidas son necesarias y proporcionales para proteger un fin legítimo, o si pueden convertirse en un obstáculo indebido a la libre circulación de ideas e información.

“En todo caso, dichas medidas deben ser definidas con precisión, sin poner en riesgo el ejercicio de la libertad de expresión”, explica el investigador de Amnistía Internacional Daniel Canales.

Amnistía Internacional mantuvo interlocución con la Secretaría de Estado de Memoria Democrática para conocer en detalle el anteproyecto de Ley y tras ello, en el proceso de consultas, ha enviado sus aportaciones, confiando en que éstas sean tenidas en cuenta para que la Ley de Memoria Democrática definitiva esté lo más adaptada posible a los estándares internacionales de derechos humanos.

___

Fotografía destacada: Exhumación por la ARMH de una fosa en El Espinar el pasado mes de septiembre | Olga Rodríguez

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/amnistia-internacional-advierte-anteproyecto-ley-memoria-no-garantiza-acceso-justicia-victimas-nquismo_1_6504836.html?fbclid=IwAR2EkTyP8wpVaEkdnECa0uVhfTlydXSL3vAm84Jh02yKLkLWH3eG7bttuSY

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Un centenar de firmas piden un memorial en el Parador de San Marcos de León, antiguo campo de concentración franquista

El manifiesto, encabezado por el premio Cervantes Antonio Gamoneda, cuenta con el apoyo de escritores como Almudena Grandes, Julio Llamazares o Manuel Rivas, músicos como Ismael Serrano o actores como Pilar Bardem o Juan Diego y pide “un memorial que conmemore a quienes allí padecieron la violación de los Derechos Humanos”

San Marcos, el parador reabierto que fue campo de concentración franquista

eldiario.es / 12/12/2020

El Parador de San Marcos de León, recién reabierto, fue entre 1936 y 1940 uno de los campos de concentración franquista “más letales y terribles”, donde se asesinó, torturó y ‘reeducó’ a miles de presos. Por eso más de un centenar de personas han firmado en las últimas veinticuatro horas un manifiesto, encabezado por el poeta leonés Antonio Gamoneda, Premio Cervantes, en el que instan a Paradores a instalar un memorial permanente como homenaje a las víctimas que allí sufrieron violaciones sistemáticas “de los más elementales Derechos Humanos”.

El texto, titulado Una puerta a la memoria: Parador Hostal San Marcos de León, está firmado por escritores como Almudena Grandes, Julio Llamazares o Manuel Rivas, por músicos como Santiago Auserón o Ismael Serrano, por historiadores como Secundino Serrano, autor de Las heridas de la memoria, Juan Carlos García Funes, de la Universidad Pública de Navarra, Ana Martínez Rus, de la Universidad Complutense, Javier Rodríguez González, profesor Titular de Historia Contemporánea en la Universidad de León, Francisco Carantoña Álvarez, catedrático en la misma universidad, Wenceslao Álvarez Oblanca, autor con Víctor del Reguero del libro La Guerra Civil en León, Antonio Castillo Gómez, catedrático de la Universidad de Alcalá, Ricardo Robledo, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona o Ángel Luis López Villaverde, de la Universidad de Castilla-La Mancha, entre otros.

También lo suscriben la presidenta de la Fundación José Saramago, Pilar del Río, Aurora Fernández Polanco, profesora titular de Historia del Arte en la Universidad Complutense, Ángel del Río, profesor de Antropología Social en la Universidad de Sevilla, actores, actrices y cineastas como Carlos Bardem, Almudena Carracedo, Sergio Peris-Mencheta, Nathalie Poza, Juan Diego, Pilar Bardem o Juan Diego Botto, así como decenas de ciudadanos de otros ámbitos profesionales, muchos de ellos procedentes de León.

En él señalan que es “un deber de responsabilidad civil recordar a las víctimas inocentes de la barbarie y los crímenes de lesa humanidad en aquellos espacios donde sucedieron hechos execrables y atentatorios contra la dignidad humana”. Por ello, prosiguen, “estimaríamos como un menosprecio a la memoria ética de la ciudadanía el intento de tratar como mero suceso episódico la utilización, tras el 18 de julio de 1936, del edificio que hoy es Hostal de San Marcos, instalando la tortura y el asesinato, mediasen o no las sacas del amanecer hacia otros lugares, de miles de demócratas españoles”.

“Creemos que tan significativos sucesos históricos no pueden continuar siendo invisibilizados. Con una voluntad que mantendríamos en términos más rigurosos, pedimos que se emplace de forma inmediata, en debida reparación a cuantas personas padecieron las trágicas consecuencias del autoritarismo, un memorial que conmemore, en permanente y público reconocimiento, a quienes allí padecieron la violación irreversible de los más elementales Derechos Humanos”, añaden.

Por último los firmantes advierten contra el negacionismo y el olvido: “Pensamos, en consecuencia, al sostener esta demanda, que la dignidad y la memoria de sus vidas ha de prevalecer, por encima de cualquier otra ocasional consideración, contra todas las formas de daño que supone el negacionismo y el olvido de la atrocidad franquista”.

Entre los firmantes hay decenas de ciudadanos leoneses, como el propio Gamoneda o el poeta Juan Carlos Mestre, los escritores Rogelio Blanco, Noemí Sabugal o Sol Gómez Arteaga, el fundador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva, los periodistas Jesús Maraña, Olga Rodríguez, Eloísa Otero, Carlos Fidalgo y Ana Gaitero, entre otros. También lo suscriben los periodistas Rosa María Artal, Javier Gallego ‘Crudo’, Carlos Hernández, autor del libro Los campos de concentración de Franco, Ana Pardo de Vera, Antonio Maestre o Fernando Berlín.

San Marcos reunió los elementos más perversos de los campos de concentración: enfermedades, falta de asistencia médica, torturas, humillaciones. Como en tantos otros lugares, sus archivos desaparecieron, por lo que no hay cifras exactas de presos y fusilados, pero diversos investigadores calculan que por allí pasaron al menos 15.000 personas. Entre 1.500 y 2.900 murieron por enfermedades o maltrato, fueron fusilados con sentencia o paseados, ese eufemismo empleado para referirse a los asesinatos extrajudiciales. Además, fue uno de los pocos campos de concentración que tuvo mujeres prisioneras.

Por todo ello la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) pedía la pasada semana a Paradores que coloque una placa visible en un lugar destacado del Parador de San Marcos, en homenaje a las víctimas de aquél lugar, cuyo pasado es desconocido aún para mucha gente. A la iniciativa de la ARMH se suma ahora la de este manifiesto ciudadano que seguirá recogiendo firmas en los próximos días.

___

Fotografía destacada: Presos en el patio del campo de concentración de San Marcos de León.

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/puerta-memoria-centenar-firmas-piden-memorial-parador-san-marcos-antiguo-campo-concentracion-franquista_1_6500829.html?fbclid=IwAR3edGR7EWLRa1tcXBSQjrQ-Ma40jrHZmYaxWuJ4i4z1D_ZN2z9yUw5vSdw

Publicado por ARMH
Copyright © ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA. 2015 Todos los derechos reservados
Dirección: Apartado de correos 7, 24400 Ponferrada (León) España.
ARMH · ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Nº Reg. Nac de Asociaciones del Mº Interior 167.252 | POLÍTICA LEGAL