Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

«Mi madre le pidió que escapara, pero no le hizo caso»

Villafranca homenajea al alcalde Gabelas y a toda la corporación fusilada en 1936. Marina Gabelas tenía 10 años cuando fusilaron a su padre. Es la primera a la izquierda, junto a sus hermanos Antonio, Purificación y Julio. De pie aparecen su madre Julia Magdalena y Antonio Gabelas.

Diario de León / Carlos Fidalgo / 24-03-2015

 

Marina Gabelas tiene 88 años, es hija del último alcalde republicano de Villafranca del Bierzo y no se ha olvidado de lo que su madre le contó del día en que se llevaron a su padre, que se encontraba en arresto domiciliario después del triunfo de la sublevación militar. «Vinieron unos hombres vestidos de falangistas y como mi madre no los conocía, desconfió de ellos y le pidió a mi padre que escapara por la parte de atrás, donde había un palomar», relataba ayer a este periódico, a punto de viajar desde La Coruña hasta Villafranca para asistir al Pleno que anoche sirvió de reconocimiento, y de desagravio, a la figura del alcalde Antonio Gabelas y de los ocho miembros de su corporación encarcelados o fusilados el 21 de septiembre de 1936 en Ponferrada, después de que un tribunal militar les condenara a muerte. Marina, la única de los cuatro hijos que tuvo el regidor con Julia Magadalena que todavía vive, no volvió a ver a su padre. «No temía nada y no le hizo caso», decía ayer, satisfecha por la rehabilitación, pero sin dejar de lamentar que madre no esté viva para verlo.

El Pleno de anoche también sirvió para recordar a los otros ocho concejales fusilados y honrar de paso a todas las víctimas de la represión en Villafranca, aunque la Asociación para la Recuperación de la Memoria ya ha solicitado un acto público. «Hoy cerramos una herida, pero hay muchas más, porque sigue habiendo mucha gente tirada por las cunetas», reconoció la alcaldesa, Conchi López.

Después de que los descendientes de Gabelas promovieran su rehabilitación ante el Ministerio de Justicia, que en octubre expedía una declaración de reparación moral al amparo de la Ley de la Memoria, el Pleno también homenajeaba ayer al teniente de alcalde Dalmiro Pérez, con su hija Marisa, de 82 años, residente en Villafranca y presente en la sala, de Antonio Vázquez, cuyos familiares llegaron desde Betanzos, y de Fabriciano García, Francisco Delás, Recaredo del Potro, Eduardo Pérez, Belisario López y Antonio Sobrín. Todos ellos, recordaba Marisa Gabelas, tuvieron al menos la ocasión de despedirse de sus mujeres y recibir un entierro digno.

___

Fotografía destacada: Familiares de Gabelas y de otros ediles fusilados posaron ayer con la alcaldesa antes del Pleno. – l. de la mata

http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/mi-madre-pidio-escapara-no-hizo-caso_966316.html

Publicado por ARMH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *