Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La ARMH busca los cuerpos de dos guerrilleros antifranquistas y tres enlaces acusados de ayudarles

Tres de ellos fueron detenidos y asesinados por la Guardia Civil tras haber robado seis panes y un espejo.

tercerainformacion.es / 06/11/2022

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que inició en el año 2000 las exhumaciones científIcas de fosas de represaliados por el franquismo, comenzará mañana por la mañana la exhumación de una fosa en la localidad cordobesa de Belalcázar, donde espera encontrar las cuerpos de cinco personas, asesinadas p<en 1950 por la Guardia Civil.

El ayuntamiento de Belalcázar ha aprobado por unanimidad, en un pleno municipal, la exhumación de la fosa y ha aportado el permiso sanitario. La búsqueda ha sido promovida por la familia de Angel Paredez Mansilla, que tenía 23 años cuando fue asesinado.

En la fosa se esperan encontrar los cuerpos de cinco personas.

Ángel Paredes Mansilla

Tenía 23 años cuando fue asesinado por la dictadura franquista. Por la edad que tenía cuando desapareció, Ángel nació sobre el año 1927. Estaba soltero y era natural de Belalcázar donde estaba situado su domicilio habitual, donde trabajaba como labrador y vivía con sus padres, Julián Paredes y Dolores Mansilla, ambos naturales de Belalcázar. Por lo que respecta a su desaparición, según los datos aportados por su familia y recopilados en la investigación, Ángel Paredes fue detenido en su casa, con sus padres como testigos, el día 10 de enero de 1950, y ese será el día en el que fue visto por última vez ya que tres días después, el 13 de enero de 1950, será asesinado junto a otras 4 personas que se mencionarán más adelante y, tal y como afirma su acta de defunción, enterrado en el cementerio de Belalcázar, también junto a las otras 4 personas. El asesinato de Ángel, de sobrenombre “Monea”, está enmarcado dentro de los contextos de guerrilla, enlaces y delaciones en los combates de las sierras del norte de Córdoba donde la guardia civil tiene, en este episodio, el apoyo de un antiguo guerrillero, «Culote», convertido en confidente a raíz de la denuncia de Críspulo Márquez Espada, abogado de Belalcázar con despacho en Madrid, que ostentó el grado de teniente del ejército republicano.

Miguel Lira Cano

Conocido como “El Lira”, fue asesinado el 13 de enero de 1950. Tenía 48 años de edad, estaba casado, era jornalero y vivía en Belalcázar (Córdoba). Miguel Lira Cano era familia de Luisa Lira Montero, compañera de Benjamín García Madueño «Canario», con quien se había incorporado a otro grupo guerrillero, el de Francisco Corchado Silveria «Lazarete». Luisa fue asesinada por la Guardia Civil junto a otros tres guerrilleros tras una denuncia el 2 de junio de 1947. Miguel fue detenido el mismo día que Ángel Paredes Mansilla, el 10 de enero de 1950, y sometido a torturas y brutales palizas y, en el juicio sumarísimo, se puede observar cómo van cambiando sus declaraciones a medida que les van torturando.

Pedro Benítez Medina

De 27 años de edad fue asesinado también el día 13 de enero de 1950, en el mismo lugar que Ángel y Miguel, y arrojados sus restos supuestamente a la misma fosa común. A Pedro le detuvieron el 10 de enero de 1950, y torturado junto a Ángel y a Miguel.

Carlos Serena Santos

Alias “Carlete” fue asesinado por la dictadura franquista el mismo día que las tres víctimas anteriores, el día 13 de enero de 1950. A diferencia de los tres anteriores, Carlos fue detenido en el cortijo La Pepona y “Cagarruta” en el cortijo El Peñascal, ambos denunciados por “El Culote” que conocía su paradero.

José Ciprián Muñoz Ruiz

Alias “Cagarruta”, fue el último de los 5 detenidos como guerrilleros, asesinados y arrojados a una fosa común del cementerio de Belalcázar, en Córdoba. Al igual que sus cuatro compañeros, fue fusilado el 13 de enero de 1950 después de su detención, gracias al confidente y ex compañero de la guerrilla Cándido Rubio “El Culote”. E

El 13 de enero de 1950 «El Culote» y la Guardia Civil, llevando a los cuatro arrestados, detienen en el cortijo El Peñascal a «Cagarruta» en el término de Belalcázar. A la vuelta hacia el pueblo y en un paraje conocido como “Los Peñascales” los fusilan a los cinco: Miguel Lira Cano (48 años), la hija de éste era la novia de Ángel, Pedro Benítez Medina (27 años), José Ciprián Muñoz Ruíz «Cagarruta», Carlos Serena Santos «Carlete» (54 años) y Ángel Paredes Mansilla (23 años). Todos ellos, según la información y la documentación recopilada en la causa general y actas de defunción, fueron arrojados a la misma fosa común del cementerio de Belalcázar, en Córdoba.

___

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/06/11/2022/la-armh-busca-los-cuerpos-de-dos-guerrilleros-antifranquistas-y-tres-enlaces-acusados-de-ayudarles/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Las familias de dos sindicalistas asesinados por la represión franquista en Guadalajara reciben sus restos

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica se ha encargado de la exhumación e identificación genética de los cuerpos de Emiliano Cobo y Justo Palomino González, ejecutados en 1940.

periodicoclm.publico.es / S. Jiménez / 30/10/2022

GUADALAJARA.- Dos familias de asesinados por el franquismo en Guadalajara han podido recuperar, 82 años después, los restos de sus seres queridos. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha entregado a los familiares de Emiliano Cobo y Justo Palomino las urnas que contienen sus restos, los cuales fueron exhumados de la fosa común del cementerio municipal a la que fueron arrojados.

Junto a esta fosa, de la que fueron exhumados por voluntarios de la ARMH, se producía este sábado la entrega de las urnas a los familiares que recibían los restos de estos dos afiliados a la UGT que fueron asesinados por las autoridades franquistas después de haber sido sometidos a supuestos juicios y condenados a muerte.

Ambos, recuerdan desde la ARMH, fueron acusados de adhesión a la rebelión, algo con lo que les autoridades golpistas acusaban a quienes defendían el gobierno legal de la República de haberse rebelado contra el orden establecido.

Emiliano Cobo, natural de Moratilla de los Meleros (Guadalajara), residía en Loranca de Tajuña, donde trabajaba como jornalero. Estaba casado y era afiliado al sindicato UGT, del que fue presidente, así como de la junta de incautación de la localidad, durante la guerra.

En abril de 1939 fue detenido y el 22 de septiembre de ese mismo año, mediante un juicio sumarísimo, fue condenado a muerte, acusado de “adhesión a la rebelión con la concurrencia de las circunstancias agravantes de perversidad social, daños causados al estado y particulares, y mayor trascendencia de los hechos ejecutados”, explican desde la asociación.

Tras ello, el 24 de febrero de 1940, cuanto Emiliano tenía 33 años, fue ejecutado en ‘La Rambla’, un lugar próximo al cementerio de Guadalajara, y enterrado -según el sumario- en el patio 4, fosa 3 del cementerio civil.

Poco más de un mes después era también ejecutado y arrojado a una fosa común de este mismo cementerio Justo Palomino González, cuando tenía 34 años. Era natural de Sacedón (Guadalajara), estaba casado y trabajaba como labrador. También estaba afiliado a la UGT y era teniente del Ejército Popular de la República.

El 27 de noviembre de 1939 fue detenido, condenado a muerte y asesinado. Su cuerpo fue arrojado a una fosa común en el cementerio municipal de Guadalajara el 6 de abril de 1940.

Sus restos, al igual que los de Emiliano, fueron recuperados gracias a las actuaciones llevadas a cabo por la ARMH, que se ha ocupado de la investigación, las labores de exhumación así como las de identificación genética, con sus propios recursos, ya que -precisan desde la asociación- no solicita subvenciones para la búsqueda de desaparecidos. Consideran que los derechos humanos deben estar garantizados y no son subvencionables, porque eso obliga a grupos de familiares a competir a ver quién obtiene los limitados recursos y deja fuera a otras familias.

___

Fotografía destacada: Las urnas con los restos eran entregadas a las familias junto a la fosa de la que han sido exhumados. | ARMH

Fuente:https://periodicoclm.publico.es/2022/10/30/memoria-historica-familias-sindicalistas-asesinados-represion-franquista-guadalajara-reciben-restos/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

LA PANCARTA DE LOS ESPAÑOLES, DE NUEVO EN MAUTHAUSEN

Una réplica de la pancarta encargada por la ARMH regresa al campo de concentración nazi de Mauthausen. La comitiva de la ARMH visita también los restos del campo nazi de Gusen recién adquiridos por el gobierno austríaco. En Gusen fueron asesinados por los nazis cerca de 4.000 republicanos españoles

El 5 de mayo de 1945 tropas de la 11ª División Acorazada de los EEUU liberaron el campo de concentración nazi de Mauthausen, en Austria. Aquel día, cuando los soldados norteamericanos atravesaron la entrada principal del campo, una gran pancarta les daba la bienvenida. En ella se podía leer la siguiente frase en castellano y en mayúsculas: “LOS ESPAÑOLES ANTIFASCISTAS SALUDAN A LAS FUERZAS LIBERADORAS” (la misma leyenda, en caracteres más pequeños, aparecía también escrita en inglés y en ruso). Algunos de los pocos republicanos españoles que lograron sobrevivir a aquel infierno decidieron ese día recibir a sus libertadores como tocaba, por todo lo alto. Y no se lo pensaron dos veces. Juntaron unas cuantas sábanas; escribieron la mencionada frase; pintaron en el centro las banderas de las naciones aliadas; y la colocaron en un lugar bien visible, entre las dos torres vigías de la entrada principal al campo de concentración. Aquella icónica instantánea quedó grabada para siempre en el imaginario colectivo de Mauthausen y sigue ilustrando algunos libros de Historia.

77 años después la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) encargó una réplica de aquella pancarta que ha vuelto a cruzar este mes de mayo el umbral del campo de concentración nazi donde fueron deportados la inmensa mayoría de los republicanos españoles. Coincidiendo con los actos conmemorativos de su liberación, organizados por el gobierno austríaco, una representación del grupo de trabajo ‘Triángulo Azul’ de la ARMH trasladaba esa réplica hasta Mauthausen. La pancarta de los españoles volvía a desplegarse en el campo de concentración austríaco para celebrar su liberación. Un hecho que no pasó desapercibido para la mayoría de los asistentes, que se sumó a la iniciativa puesta en marcha por la ARMH en recuerdo de los antifascistas españoles víctimas del nazismo.

EL CAMPO OLVIDADO DE GUSEN

La comitiva de la ARMH asistía también a los actos conmemorativos de la liberación del campo nazi de Gusen, a unos 5 kilómetros de Mauthausen, donde fueron asesinados la mayoría de nuestros deportados, cerca de 4.000 republicanos españoles. Gusen prácticamente ha desaparecido del mapa. Si no llega a ser porque varios supervivientes italianos adquirieron en su día con dinero de su propio bolsillo la parcela del crematorio, así como por la incansable tarea desarrollada durante décadas por un pequeño grupo de voluntarios austríacos en torno al Comité Memorial de Gusen, poco o nada del denominado “infierno de los infiernos” quedaría hoy en pie.

Afortunadamente la titánica tarea de unos y otros ha dado sus frutos, y este año 2022 el gobierno austríaco -por fin- ha adquirido una parte importante de los pocos edificios que quedaban intactos del ‘campo olvidado’ de Gusen. Entre ellos está, sin duda alguna, el que puede considerarse el emblema más negro de la deportación española a campos nazis: el molino de piedra de Gusen. Si los cimientos de ese molino hablasen, lo harían en español. En su construcción perdieron la vida cientos de deportados españoles asesinados por los nazis. Lo denominaban “el pozo” y cuando acabó de construirse pasó a ser el molino de piedra más grande de toda Europa. El director del Área de Archivo e Investigación del Memorial de Mauthausen-Gusen en Austria, Christian Dürr, fue el encargado de mostrar a la comitiva de la ARMH los restos del campo de concentración nazi de Gusen, incluido el antiguo molino de piedra, propiedad de los Poschacher hasta este año y abandonado a su suerte durante demasiado tiempo. Lamentablemente todavía permanecen en manos privadas dos edificios históricos de Gusen: la entrada principal o Jorhaus y el burdel, ambos convertidos en viviendas unifamiliares.

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden al Gobierno que policías como los que manda a Ucrania investiguen las fosas del franquismo en España

La ARMH reclama que ya basta de discriminar a las víctimas de la dictadura

diario16.com / Eva Maldonado / 26/04/2022

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha registrado una petición al Gobierno para que agentes de policía como los que Pedro Sánchez se ha comprometido para investigar crímenes en Ucrania lo hagan con las fosas de las personas asesinadas y desaparecidas por los franquistas.

En la petición registrado en la Presidencia del Gobierno se dice:

El Gobierno ha hecho público que «el Ministerio del Interior desplegará en Ucrania en los próximos días un Equipo Policial de Apoyo (EPA) integrado por efectivos de Policía Nacional y Guardia Civil que investigará la posible comisión de crímenes de guerra y de lesa humanidad en el marco del conflicto bélico provocado por la invasión militar ordenada por el presidente de Rusia, Vladímir Putin». La misión de la policía española se ha puesto en marcha mediante «una instrucción firmada por el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, que constituye y establece la disponibilidad, operatividad y capacidades de apoyo y reacción de este equipo policial cuyo objetivo es la investigación de graves delitos en el marco del Derecho Internacional».

Tras esa exposición de los hechos la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica solicita:

1º-. Conocer si es posible la intervención de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para la investigación de las desapariciones forzadas de la dictadura franquista que son delitos permanentes y eso significa que siguen cometiendo hoy y que no han prescrito.

2º-. Que si es posible la intervención de la Policía Nacional y la Guardia Civil en la búsqueda de personas desaparecidas por la represión de la dictadura franquista, el Gobierno redacte la instrucción pertinente y ponga en marcha dichas actuaciones con carácter de urgencia porque hay miles de familias en España que llevan acumuladas décadas de sufrimiento esperando que un gobierno democrático dé las instrucciones necesarias para garantizar sus derechos, que busque a los desaparecidos y que reúna pruebas para que estos crímenes sean juzgados con respecto a la gravedad que tienen.

Para el presidente de la ARMH, Emilio Silva, “el Gobierno vuelve a decires a las víctimas de la dictadura que no tienen derechos, que los servicios del Estado democrático no están a su disposición después de todo lo que sufrieron durante la dictadura y del abandono que han padecido durante décadas de democracia”.

El colectivo lleva años reclamando que el Estado se responsabilice de buscar a los desaparecidos y se deje de subcontratar con subvenciones un derecho que debe garantizar. “Es el colmo de la doble moral, volver a dejar en la cuneta a las familias de los miles de desaparecidos por la violencia franquista e investigar crímenes a miles de kilómetros dejando que los pocos hijos de víctimas del franquismo que viven todavía mueran esperando y que ya empiecen a morir los nietos y las nietas sin haber recibido atención de ningún Gobierno”, concluye Silva.

___

Fuente:https://diario16.com/piden-al-gobierno-que-policias-como-los-que-manda-a-ucrania-investiguen-las-fosas-del-franquismo-en-espana/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Recas (Toledo)

La Asociación inició el 15 de noviembre, la búsqueda y exhumación de 7 víctimas de la dictadura franquista arrojados a una fosa común en la localidad toledana de Recas. En ella se buscaron los cuerpos de siete vecinos que fueron asesinados por los franquistas, alrededor del día 19 de noviembre de 1936.

Agustina Recio, 91 años e hija de Florentino Recio, se puso en contacto con la ARMH para solicitar ayuda y que los cadáveres fueran exhumados. Los siete asesinados eran: Florentino Recio Fernández, Jerónimo Cedillo Zurita, Gabriel Zurita Martín, Juan Zurita Martin, Domingo Díaz, José María Barahona o José María Seseña, y Pedro Díaz.

La fosa se encontraba en una finca y a finales de los años 70 los familiares instalaron sobre ella una construcción de cemento para que la preservara, señalizara y que mostraba los nombres de las personas allí asesinadas. En el año 2003 la ARMH llevó a cabo una exhumación de una fosa con una estructura similar a las afueras de Recas, a unos 200 metros de la intervenida en esta ocasión.

Durante los trabajos se localizaron con detectores de metales muchos proyectiles y casquillos de época lo que confirmaba el lugar de la ejecución. Además, como siempre que se recuperan restos mortales con signos de violencia, se presentó la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil.

Los trabajos se realizaron durante tres días y el equipo estuvo acompañado en todo momento por las familias de las víctimas. Se recogieron muestras de ADN a las familias de 4 de las víctimas para poder realizar el contraste genético una vez los restos sean analizados en el laboratorio.

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Fosa 4 Guadalajara

El equipo de la ARMH formado por numerosos voluntarios y familiares se ha reunido un año más en el Cementerio de Guadalajara para llevar a cabo la exhumación de los 26 cuerpos que contenía la fosa número 4. Estas víctimas fueron asesinadas entre el 26 de abril y el 3 de mayo de 1940.

Durante los trabajos de exhumación y coordinados al tiempo que los huesos eran extraídos de la fosa dos forenses voluntarios que viajaron desde la localidad portuguesa de Coimbra, los iban limpiando, analizando y realizando las tomas de muestras genéticas para una futura identificación científica mediante pruebas del ADN.

Las labores empezaron el pasado día 1 de octubre y finalizaron 12 días después. En esta ocasión y al igual que en años anteriores, el equipo tuvo que trabajar teniendo en cuenta las medidas de seguridad necesarias ya que la profundidad de la fosa se iba acercando a los casi 4 metros.

Durante el desarrollo de los trabajo visitaron el lugar numerosos familiares de las víctimas de la fosa 4 y otros de las diferentes fosas que quedan por recuperar. Una de las visitas más emocionantes se produjo cuando Julián López del Campo, de 94 años, se acercó al cementerio para conocer dónde fueron depositados los restos de su hermano Mariano, que tenía 23 años cuándo fue asesinado. Otros dos hermanos nonagenarios viven todavía.

Muy emocionado, Julián relataba, junto a la fosa que se estaba exhumando, cómo cuando en el día de los difuntos trataban de acceder al cementerio para llevar unas flores a su hermano, grupos de falangistas se ponían en la puerta del cementerio para impedirles el acceso, insultarles y humillarles por ser rojos.

Mariano López del Campo era natural de Mandayona (Guadalajara), soltero y trabajaba como chófer. Pertenecía al Partido Comunista. Se presentó en el cuartel de la guardia civil tras escuchar el decreto de Franco de que no les pasaría nada a quienes no tuvieran las manos manchadas de sangre. Terminó siendo una trampa y fue asesinado por los franquistas.

Fue detenido el 6 de mayo de 1939 y juzgado en el sumario militar de urgencia número 1220, de 1939. Condenado a muerte, fusilado y arrojado a una fosa común en el Cementerio Municipal de Guadalajara el 3 de mayo de 1940.

En el contexto de la exhumación el equipo encontró algunos objetos curiosos: un monedero con alguna moneda republicana, una cartera sin documentación, con restos de un billete; un lápiz, botones, casquillos de mauser y hebillas. Como curiosidad, y se puede ver en la fotografía anterior, aparecieron tres objetos que muestran como los detenidos pasaban las horas realizando pequeñas obras de artesanía con unos mínimos materiales.

 

Publicado por ARMH