Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden al Gobierno que incluya en la Ley de Memoria Democrática un listado de calles franquistas prohibidas

Piden al gobierno que la nueva Ley de Memoria Democrática incluya un listado de calles que no pueden existir en ningún municipio del estado.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exige que se acabe con la indefinición de la Ley de la Memoria de 2007.

“Debatir en un pleno municipal si una persona vinculada a la dictadura merece o no reconocimiento es una agresión a las víctimas”.

tercerainformacion.es / 25/11/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha registrado una petición dirigida al presidente del Gobierno Pedro Sánchez, para que sea incluido en el texto del Proyecto de Ley de Memoria Democrática un listado de calles que no pueden existir en ningún municipio del Estado. La ARMH lleva a cabo esta petición para que se corrijan los errores de la Ley de la Memoria de 2007 que dejó abiertas a la interpretación las denominaciones de calles franquistas, algo que ha causado conflictos políticos y actuaciones judiciales contrarias a la retirada de los homenajes en el callejero a los franquistas.
Una vez evaluados los efectos que tuvo aquella indefinición y los problemas que han causado numerosos municipios, la ARMH considera que es el momento de concretar aquellos nombres que no pueden existir rotulados en las placas de ninguna calle, plaza o espacio público.

Lo ocurrido en municipios, como Madrid u Oviedo, es el resultado de un texto legal poco concreto y que no definió con rigor y firmeza los límites dentro de los cuales no pueden existir homenajes ni reconocimiento a personas que formaron parte de un régimen que violó derechos humanos y se negó a instalar urnas electorales durante 40 años.
La ley de 2007 dejó un amplio margen a la interpretación y eso la convirtió en una herramienta fallida para muchos municipios que no han podido resolver los problemas con la nomenclatura franquista o que han visto cómo actuaciones judiciales han mantenido las calles vinculadas a la dictadura. Aquel texto nació de una falta de verdadera voluntad política y así lo manifestó el legislador, dejando que el mantenimiento o no de las calles fuera interpretable.

“Lo que le pedimos al Gobierno es que haga una legislación contundente, que incluya una lista de denominaciones que no pueden existir en ningún callejero y que de ese modo tengan que ser retiradas por ley y no existan grietas por las que se han tomado decisiones que las mantienen”, explica Emilio Silva, presidente de la ARMH. Y añade “que es necesario evaluar lo ocurrido desde el año 2007 y tomar las medidas necesarias para evitar que se repitan los mismos errores en el proyecto de Ley de Memoria Democrática”.
Y concluye Silva: “Las políticas de memoria de este Gobierno dejan a la discusión en los plenos municipales medidas que deberían estar tomadas por ley y que no se pueden someter a la discusión política porque son esenciales y fundamentales para el sostenimiento de los valores democráticos y porque la discusión sobre si un dirigente franquista merece o no una calle denigra a las víctimas de la dictadura porque se está dudando de la responsabilidad en el daño que padecieron”.

___

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/25/11/2021/piden-al-gobierno-que-incluya-en-la-ley-de-memoria-democratica-un-listado-de-calles-franquistas-prohibidas/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

A Coruña homenajea al concejal Martín Ferreiro, víctima del nazismo

El concejal de Obras Públicas durante la Segunda República falleció en un campo de concentración tras ser deportado

laopinioncoruna.es / EFE / 23/11/2021

El Ayuntamiento de A Coruña ha rendido este martes homenaje a Martín Ferreiro, concejal de Obras Públicas durante la Segunda República víctima del nazismo, con un acto celebrado en el salón de plenos de María Pita organizado en colaboración con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Ferreiro (Cerdedo, Pontevedra, 1892), que falleció en el campo de concentración nazi de Gusen en el año 1941, tras ser deportado, impulsó como edil la creación del actual parque de Santa Margarita, entre otras obras, informan fuentes municipales.

El acto contó con las intervenciones del concejal de Urbanismo, Juan Manuel Díaz Villoslada; de Educación y Memoria Histórica, Jesús Celemín; la representante de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, Carmen García- Rodeja; el poeta Xulio Valcárcel, el investigador José Manuel López Tuñas, el arquitecto Xosé Lois Martínez; o José Luis Alamán, nieto de Martín Ferreiro.

«Es tarea de las instituciones públicas la dignificación de todos aquellos que se sacrificaron por sus ideales, por hacer valer derechos tan fundamentales como la libertad, la igualdad y la justicia«, ha subrayado Celemín.

Los actos de homenaje proseguirán por la tarde en la plaza de María Pita, donde comenzará una ruta sobre el urbanismo y la arquitectura promovidos en los años de la República, como el mercado de San Agustín o el quiosco Atalaia.

Finalmente, la Casa Museo Casares Quiroga acogerá la presentación de la biografía sobre Martín Ferreiro y los cambios urbanísticos experimentados por la urbe herculina durante su mandato.

___

Fotografía destacada: Homenaje a Martín Ferreiro, concejal coruñés deportado y muerto en Mauthausen | VÍCTOR ECHAVE

Fuente:https://www.laopinioncoruna.es/coruna/2021/11/23/coruna-homenajea-concejal-martin-ferreiro-59873566.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Agustina Recio tras la exhumación de su padre 85 años después: «Solo quiero que esté junto a mi madre y mi hermana»

Una vez que las pruebas genéticas certifiquen que uno de los siete cuerpos exhumados en Recas (Toledo) es el de su padre, Florentino Recio, fusilado por el franquismo en 1936, quiere enterrarlo en el cementerio junto a su madre

De los 91 años de Agustina a los cinco días de Vega: cuatro generaciones para asistir a la exhumación de siete fusilados

eldiario.es / Fidel Manjavacas / 20/11/2021

«El peor momento de mi vida fue cuando sacaron a mi padre de mi casa. Tenía 6 años. Estábamos cenando en el patio, vinieron unas personas y dijeron ‘Florentino deja de cenar’. Yo le dije que no les hiciera caso y que cenara pero insistieron en que se levantara así que dejó el plato y se fue». Es el recuerdo que tiene Agustina Recio (91 años) sobre la última noche que pasó en casa su padre, fusilado por el franquismo junto a otros seis hombres en Recas (Toledo) el 19 de noviembre de 1936.

Han tenido que pasar 85 años para que Agustina haya podido exhumar los restos de su padre del lugar en el que fue asesinado y donde ha permanecido enterrado en una fosa común junto a otros cuatro hombres -Jerónimo Cedillo Zurita, Domingo Díaz (o Domingo Martínez), José María Barahona (o Seseña) y Pedro Díaz-. Asimismo, al lado de esa fosa se encontraban también en otra Gabriel Zurita Garillete y Juan Zurita Martin -padre e hijo-. Todos ellos bajo una especie de panteón instalado por sus familiares para preservar, señalizar y mostrar los nombres de las personas asesinadas.

La exhumación, que se ha llevado a cabo durante esta semana en el paraje de Los Tintos -perteneciente al término municipal de Villaluenga de la Sagra-, se ha podido desarrollar gracias a la lucha que han mantenido algunos familiares y, sobre todo, a la labor que ha hecho el equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). En apenas tres días han conseguido localizar y desenterrar los cuerpos de los siete fusilados, cuyos restos óseos han trasladado al laboratorio que tiene la asociación en el Campus de Ponferrada de la Universidad de León para identificar los mismos.

Agustina, a quien han tomado muestras de ADN, aguarda ahora a los análisis -que podrían tardar en certificar los resultados entre uno o dos meses- para poder llevar los restos de su padre al cementerio municipal de Recas. «Yo lo que le pido al Señor es que me deje meter a mi padre con mi madre y con mi hija. Después que haga lo que quiera conmigo», manifiesta en una entrevista con este medio la hija de Florentino Recio Fernández, conocido en el pueblo como «el tejero» y fusilado a los 39 años.

«Nos dio un abrazo y un beso a cada uno. No le volvimos a ver más».

«Mi madre -Ricarda Martín- y mis cuatro hermanos se fueron con la pena al otro mundo de dejar allí a mi padre sin poderlo sacar», relata Agustina, quien recuerda que el día antes de que lo asesinaran, tras haber estado varios días encerrado en el Ayuntamiento del municipio toledano junto a los otros seis varones, avisaron a su madre para que fuera con sus hijos a despedirse de él. Entonces Agustina tenía 6 años, un hermano de 3 y otras tres hermanas de 1, 9 y 12 años. «Nos llevaron, nos dio un abrazo y un beso a cada uno. No le volvimos a ver más».

Agustina Recio sentada frente a la fosa común en la que estaban los restos de su padre, Florentino Recio, y otros seis fusilados más | Óscar Rodríguez (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica -ARMH-)

Durante los tres días en los que se han extendido las labores de exhumación, Agustina ha querido estar presente frente a la fosa en la que estaba Florentino pese al viento o las temperaturas más bajas que se registraban en algunos momentos. «No me importaba que hiciera frío, quería ver a mi padre», asevera. Han sido horas de emociones, de diálogo entre familiares, de «ilusión» y de «alegría» por recuperar un pasado del que aún quedan amargas memorias.

En este sentido, recuerda cómo su madre y otras mujeres de los hombres asesinados fueron a llevar a flores al lugar donde fueron inhumados clandestinamente. «A los dos días las llamaron al Ayuntamiento. Les cortaron el pelo al cero y les pusieron tres moñitos con la bandera nacional para sacarlas en procesión por todo el pueblo… fue horroroso», señala Agustina, quien afirma que en el pueblo se conocía quiénes habían llevado a cabo el fusilamiento apenas un mes después de que las tropas franquistas entraran en Recas.

Entre ellos, afirma, estaba un vecino que fue precisamente el encargado de repartirles la comida que se incluía en la cartilla de racionamiento que daban a la familia, que se trasladó a vivir a la casa de la abuela materna. «Cuando llegábamos mi hermana y yo nos decía que no nos iba a dar nada, decía que viniera mi madre, que estaba trabajando. Pero su mujer, que era muy buena, salió y le dijo que le diera a esas niñas «todo lo que necesitaran ahora mismo’. Fue mano de santo», apunta Agustina, quien ensalza el ímpetu de su hijo Benedicto para que se haya podido llevar a cabo esta exhumación.

Despedida de algunos de los familiares de los hombres fusilados por el franquismo en Recas frente al lugar en el que ubicaba la fosa común | Óscar Rodríguez (ARMH)

«Trabas y puertas cerradas»

«Soy muy cabezón. Dije que iba a sacar los restos y mi mujer, mis hijos e incluso mi madre decían que era una guerra perdida», explica por su parte Benedicto, quien ha luchado desde hace cinco años «dando palos de ciego» hasta que por fin dio con «el mejor alcalde que te puedes encontrar» -Carlos Casarrubios, de Villaluenga de la Sagra- después de que en los ayuntamientos de Recas, Yuncler o Yunclillos le hubiesen puesto «trabas» y «cerrado las puertas» años atrás. «Me dijo -el alcalde de Villaluenga- que me pusiera en contacto con la ARMH, y a partir de ahí empecé a ver la luz».

Y es que el paraje en el que estaba enterrado su abuelo, ubicado entre la carretera que une Recas con Yuncler, pertenece al término municipal de Villaluenga de la Sagra. Tras conseguir la documentación y los permisos requeridos gracias a la labor de la asociación, por fin ha podido ver la exhumación de los restos de Florentino, que era natural de Portillo. Precisamente, en esta localidad ha podido encontrar también estos días la casa en la que creció su abuelo y ponerse en contacto con familiares que no había conocido hasta ahora.

«Siempre me he preguntado por qué iba a ponerle flores a mi abuelo aquí -frente a la fosa común- y a mi abuela allí -en el cementerio municipal de Recas-«, agrega Benedicto, quien creció en Recas con su abuela y vive actualmente en Bilbao, donde Agustina trabajó hasta jubilarse. Y cuando lo hizo, adquirió una vivienda en el pueblo toledano en la que pasaba «desde marzo hasta después de los Santos». En los últimos años, han realizado innumerables viajes con la convicción de poder exhumar a su abuelo.

«Le digo a todos los familiares -de víctimas del franquismo- que sigan luchando y que puedan sacar a sus familiares, aunque cuesta mucho, porque las administraciones no quieren recordar. Hay que ponerse en contacto con la ARMH, todo lo que ellos puedan hacer lo van a hacer», remarca Benedicto, quien rechaza el rencor y aboga por «perdonar incluso hasta al que apretó el gatillo».

El nieto que prometió a su padre desenterrar al abuelo

También se puso en contacto con la asociación Alberto Cedillo, nieto de Jerónimo Cedillo Zurita, quien había prometido a su padre antes de que muriera que haría todo lo posible por exhumar al abuelo de la fosa común en la que estaba junto a Florentino y otros tres hombres. «Cuando estaba malito -su padre- le comenté si podía moverlo y me dijo que sí», apunta Alberto al tiempo que señala que ha tenido «sensaciones de todo tipo» desde el momento en que conoció que por fin iba a llevarse a cabo la exhumación.

Jerónimo Cedillo Zurita

«Marco González -el coordinador de la exhumación y vicepresidente de la ARMH- me dijo que había otra persona interesada -Benedicto-. Yo no vengo a este pueblo desde que era un niño. Vivo en Madrid, donde se fue mi abuela con sus siete hijos después de que asesinaran a mi abuelo», apunta Alberto, que reconoce que ha sido la asociación la que «prácticamente ha hecho todo» lo necesario para poder desenterrar a los siete de Recas.

La tataranieta de Jerónimo, presente en la exhumación

Paloma Berihuete Cedillo, nieta también de Jerónimo ha podido presenciar la exhumación en la que también estuvo su nieta Vega -tataranieta de Jerónimo-, quien había nacido apenas cinco días antes de que comenzaran las labores y posibilitó que hasta cinco generaciones coincidieran en este «emocionante» momento. «Cuando me dijo mi hijo que venían casi me da un vuelco el corazón. Fue un momento muy emotivo para mí y para el resto», destaca.

Familiares de Jerónimo

«Mi abuelo era republicano, pero no era partidista ni estaba metido en ninguna historia. Tenía siete hijos y era profesor aquí en el pueblo. A esta gentuza, a los golpistas, no le interesaba para nada que la cultura trascendiese, porque la cultura y el saber es aquello que les sepulta. No tuvieron misericordia con él ni con ninguno», asevera Paloma.

Recuerda ir de niña al lugar en el que estaba enterrado su abuelo. «Pasábamos aquí un día de encuentro familiar, pero no como una tragedia». Su abuela, que no quiso que sus hijos «vivieran en el rencor», «inculcó a la familia que esto no se podía olvidar», pero reconoce que cuando eran más jóvenes no eran «tan conscientes» de lo que ocurrió, también por el tabú que la represión generó sobre este tema en muchas familias. «Ahora que realmente se está viviendo esto es muy emocionante», añade, al tiempo que apunta que, para ella, «el círculo se cerraría si -Jerónimo- estuviera enterrado con su mujer y sus hijos».

La lápida que ha quedado de nuevo enterrada en el paraje donde estaban los siete fusilados de Recas | Óscar Rodríguez (ARHM)

Un círculo que sigue abierto en muchas otras familias del país y que motiva la labor de la ARMH, que lleva desde el año 2000 trabajando con el objetivo de «dignificar nuestro pasado» y «profundizar en nuestra democracia». En estos más de 20 años, han llevado a cabo unas 200 exhumaciones y han podido localizar a más de 1.500 víctimas de la represión franquista. Todo ello de manera desinteresada y gracias al trabajo «impagable» que realizan personas voluntarias como las que han podido exhumar los restos de estos siete hombres asesinados en Recas.

Todos ellos fueron trasladaron en cajas individualizadas para poder corroborar el sexo, la edad, la causa de la muerte y la identidad de cada uno, recogida a través de fuentes orales o historiadores locales, así como certificados de defunción y otros documentos. Bajo la tierra, encontraron también muchos objetos personales como carteras de cuero, mecheros, calzado, dinero, o incluso una caja de pastillas Juanola, comentaban los familiares, que inciden en que, «lo más importante es que se ha hecho justicia».

___

Fotografía destacada: Agustina Recio sentada frente a la fosa común en la que estaban los restos de su padre, Florentino Recio, y otros seis fusilados más | Óscar Rodríguez (Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica -ARMH-)

Fuente:https://www.eldiario.es/castilla-la-mancha/agustina-recio-exhumacion-padre-85-anos-despues-quiero-madre-hermana_1_8507704.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Localizan los restos de tres fusilados en una fosa común en Recas (Toledo)

Durante la primera jornada de la exhumación de una fosa común a las afueras de Reca

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ya ha localizado los restos mortales de tres de las siete personas fusiladas por las tropas franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en la localidad de Recas (Toledo), durante la primera jornada de la exhumación de una fosa común a las afueras del pueblo.

infoclm.es / 15/11/2021

La búsqueda de los cuerpos de los siete vecinos asesinados dio comienzo este lunes a las 9.00 horas en el paraje Los Tintos, a donde se han acercado desde primera hora de la mañana los seres queridos de dos de los ejecutados.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Se trata de la hija de Florentino Recio, Agustina Recio de 91 años, y uno de sus nietos, así como de la familia de Jerónimo Cedillo, a quienes han tomado muestras genéticas para posteriormente compararlas con los cuerpos exhumados.

“Hemos encontrado con detectores de metales muchos proyectiles y casquillos de época. Es el lugar de la ejecución”, ha aseverado a Efe el coordinador de la exhumación, Mario González, que ha añadido que como siempre que se recuperan restos mortales con signos de violencia, han presentado la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

La localización de los restos ha sido “bastante rápida” puesto que la fosa estaba señalizada por un enorme panteón que habían instalado los familiares de las víctimas alrededor de la década de los 70, ha señalado González, y posteriormente fue reformado para preservarla.

Los restos hallados de estas tres personas se encontraban “justamente” debajo de dicha construcción de cemento, aunque el coordinador ha admitido que el equipo tenía “dudas” por si no se encontraban inhumados allí, aunque finalmente el lugar de enterramiento ha concordado con los testimonios.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Gracias a la buena conservación de los cuerpos y de que la tierra es de arena, González espera que el próximo miércoles 17 de noviembre finalice todo el proceso.

LOS NOMBRES DE LOS SIETE

Los nombres de las siete personas fusiladas son Florentino Recio Fernández, Jerónimo Cedillo Zurita, Gabriel Zurita Martín, Juan Zurita Martín, Domingo Díaz, Pedro Díaz y José María Barahona o José María Seseña (aún sin aclarar).

De momento no está clara la identidad de esta última persona aunque González se decanta por Seseña, un hombre que formó parte de la Corporación Republicana hasta el 19 de octubre de 1936, fecha en la que entraron las tropas sublevadas a la localidad toledana.

De hecho, en las actas municipales de Recas aparece Seseña como uno de los concejales vinculados a la Corporación de la última República.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

“Si se constata que está Seseña, damos por hecho que (los siete) tenían vinculación con las autoridades republicanas, aunque no hemos encontrado ninguna referencia de su trayectoria vital”, ha afirmado González.

Sin embargo, existe una incongruencia entre las fuentes orales y las familias, responsables de preservar este lugar y de colocar la placa en la que aparecen inscritos los nombres de los siete vecinos, y el nombre aportado por Eugenio Díaz, un historiador local que recogió la ejecución en sus memorias.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Para conocer más datos sobre la vida de estas siete personas, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha indagado en los archivos militares, en los de Interior, en el Centro Documental de Memoria Histórica, sin haber podido encontrar ninguna documentación.

Además, no han podido acceder a los registros civiles porque el juzgado de Illescas no les ha dado el permiso, a pesar de que hace tres meses que lo pidieron por escrito, ha lamentado González.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Dos de las víctimas son padre e hijo, Gabriel y Juan Zurita, aunque todavía se desconoce quién es quién, y según parece, podrían estar enterrados en una fosa aparte, es decir, que puede haber una fosa con cinco cuerpos y otra, con dos, según han contado algunos testimonios a ARMH.

Al parecer el hijo de los Zurita, ha comentado González, era un chico “muy joven”.

___

Fotografía destacada: La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Fuente:https://www.infoclm.es/toledo/2021/11/15/localizan-los-restos-de-tres-fusilados-en-una-fosa-comun-en-recas-toledo/?fbclid=IwAR3Qw9kfPwPuFg32YDPnCXGJpfVp-cu200WhKjA_plQKkuaqZJLUm59L5w8

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Inician la exhumación de siete asesinados de Recas en 1936

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica intervendrá desde hoy en una fosa localizada en el término de Villaluenga de la Sagra

latribunadetoledo.es / J.M. / 15/11/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comienza hoy, a las 9 de la mañana, la búsqueda y exhumación de una fosa común en la localidad sagreña de Recas. En ella, prevé encontrar los restos de siete vecinos asesinados por los sublevados hacia el 19 de noviembre de 1936. La intervención durará aproximadamente una semana.

Según informa el colectivo, Agustina Recio, de 91 años e hija de Florentino Recio, contactó con la ARMH para solicitar ayuda y que los cadáveres fueran exhumados. Los siete asesinados están identificados como Florentino Recio Fernández, Jerónimo Cedillo Zurita, Gabriel Zurita Martín, Juan Zurita Martín, Domingo Díaz, José María Barahona o José María Seseña, y Pedro Díaz, todos asesinados hacia el 19 de noviembre de 1936.

La fosa se encuentra en una finca en las inmediaciones del municipio de Villaluenga de la Sagra, en el paraje de ‘Los tintos’, y a finales de los años 70, los familiares instalaron sobre ella una construcción de cemento para que la preservara, señalizara y mostrara los nombres de las personas asesinadas.

En el año 2003, la ARMH llevó a cabo una exhumación de una fosa con una estructura similar, a las afueras de Recas. El colectivo menciona en un informe que la intervención de hace 18 años sirvió para la exhumación de siete de las 21 víctimas de esta localidad sagreña, a unos cientos de metros del lugar donde hoy buscan los cuerpos de otros siete vecinos.

La asociación calcula que la prospección y delimitación de la fosa durará entre dos y tres días. A continuación, comenzará la excavación, que se extenderá también unos dos o tres días. «Tras la localización y delimitación de los enterramientos y la inmediata fase de recuperación física de los restos humanos, se realizará el estudio de estos a través de análisis más complejos de laboratorio y se decidirá el posterior destino que decidan sus propios familiares», abunda.

Los restos óseos de las víctimas serán examinados en el campus de Ponferrada de la Universidad de León o en el departamento de Antropología Física de la Unileón

La ARMH, que surgió tras la exhumación de una fosa común con los restos de 13 republicanos civiles asesinados en octubre de 1936 en la localidad de Priaranza del Bierzo (León) y ha encabezado más de 250 intervenciones en fosas comunes con más de 1.400 víctimas exhumadas, detalla que no pide ningún tipo de subvención para las exhumaciones que efectúa, por lo que todos los trabajos, así como las labores forenses y las pruebas de ADN se financian con las cuotas de sus socios, así como de aportaciones particulares.

___

Fotografía destacada: La fosa común de Recas preservada por familiares | Óscar RODRÍGUEZ 

Fuente:https://www.latribunadetoledo.es/noticia/ZD5F8E697-DFA4-95CE-90D06A7DAE1A88AD/202111/inician-la-exhumacion-de-siete-asesinados-de-recas-en-1936

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Un entierro «lleno de alegría y de justicia» que da descanso a los restos de Benigno Fraga

La familia y amigos trasladaron a Catabois al guerrilleiro de As Somozas que murió tiroteado en 1949, cuyo cuerpo fue localizado en una fosa en Celeiros

lavozdegalicia.es / 13/11/2021

La Asociación para a Recuperación da Memoria Histórica (ARMH) ofreció ayer un emotivo homenaje en Ferrol a Benigno Fraga Pita e hizo entrega a la familia de sus restos, que en junio del año pasado habían sido exhumados de una fosa individual de la zona civil del cementerio de Celeiros, en el municipio ourensano de Chandrexa de Queixa. «Lo normal en los entierros es que haya lágrimas y dolor, pero en este caso está lleno de alegría y de justicia, porque, por fin, mi bisabuelo puede descansar con mi bisabuela en el lugar en el que siempre debió de estar enterrado», manifestó una bisnieta después de que se introdujesen en un nicho del cementerio de Catabois los restos de su antepasado.

Benigno Fraga Pita, también conocido como Alejandro o Alejandro el Viejo, había nacido en As Somozas en el año 1892. Ejerció como maestro armero en los arsenales de Ferrol y fue secretario de organización del Partido Comunista de España en Ferrol. Cuando se descubrió su militancia tuvo que huir y se incorporó a la guerrilla. En agosto del 46 fue enviado a Ourense y, junto con Samuel Mayo Méndez (Saúl) y José María Saavedra Díaz, fundó la segunda Agrupación Guerrilleira de Galicia para luchar contra el régimen franquista y fue nombrado comisario de la misma.

El grupo estableció su base en Edreira, en una casa grande del macizo central de Ourense, conocida como «O baleario», en la que refugiaron los guerrilleros de la zona, entre los que también se encontraba Camilo de Dios. Según la información facilitada por ARMH, en febrero de 1949, el franquismo intensificó su represión, por lo que desde la segunda agrupación se proyectaron golpes combinados contra el régimen. Semanas después, concretamente el 18 de marzo, los seis guerrilleiros que permanecían en la base de Edreira tuvieron que ampararse en el monte porque les quemaron la casa. Para buscar medios de subsistencia, el 27 de abril bajaron del monte hacia la cantina Eliseo, en Candedo, y el grupo fue rodeado por la Guardia Civil. Todos lograron huir, menos Benigno, que murió en un tiroteo.

«Cerrar una antigua herida»

La familia del fallecido nunca supo nada de lo ocurrido, hasta que la ARMH averiguó dónde estaba enterrado su cadáver y en junio del año pasado procedió a su exhumación. Carmen y Ana son dos de sus nietas, y ayer manifestaron a este periódico que estaban eternamente agradecidas al trabajo de la asociación. No obstante, mostraron tristeza por el hecho de que su padre, que era hijo de Benigno, hubiese fallecido sin saber si su progenitor estaba vivo o muerto, y aseguraron que el poder sepultar al abuelo en Catabois les permitía «cerrar una antigua herida, algo que es de justicia y de reparación».

Los actos de homenaje se habían celebrado previamente a lo largo de la mañana en el Ateneo Ferrolán, e incluyeron intervenciones del alcalde de Ferrol, Ángel Mato; la portavoz de la asociación, Carmen García Rodeja; Serxio Castro, miembro del equipo que realizó la exhumación; Rubén Fernández, vecino de Chandrexa; el poeta Xulio Valcárcel; y Carmen Fraga, una de las nietas. A las 13.30 horas, el cortejo fúnebre integrado por cerca de un centenar de personas entraba en el cementerio de Catabois, encabezado por un gaiteiro interpretando el himno del antiguo reino de Galicia.

La caja con los restos mortales de Benigno, cubierta por una bandera republicana, fue portada por una de sus nietas y depositada en el mismo nicho en el que reposa su esposa, Ramona López Guerreiro, que falleció en julio de 1980 a la edad de 83 años, sin saber nunca qué había sido de su marido.

___

Fotografía destacada: Las nietas y bisnietas portando los restos mortales del fallecido y las flores que depositaron ante su tumba | JOSE PARDO

Fuente:https://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/ferrol/2021/11/14/entierro-lleno-alegria-justicia-da-descanso-restos-benigno-fraga/0003_202111F14C6997.htm?fbclid=IwAR0uc9Ndb9MvHiNBtY9gGoBTcwMxfjZYhwYV6BcOnxpFE0MT47n-KU-4j6Q

Publicado por ARMH
Copyright © ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA. 2015 Todos los derechos reservados
Dirección: Apartado de correos 7, 24400 Ponferrada (León) España.
ARMH · ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Nº Reg. Nac de Asociaciones del Mº Interior 167.252 | POLÍTICA LEGAL