Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Calatayud

Fosa: Calatayud (Zaragoza)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

La localización de la fosa fue posible gracias a la labor previa de investigación realizada por la ARMH y la colaboración de los familiares de Jaime Tabuenca Pinilla, los cuales se encargaron de la recuperación de los testimonios y todo el proceso de investigación, entrevistas con los testigos y documentación en archivo, que llevó a la localización de la fosa.

En dicho estudio y recopilación de información colaboró también Nacho Moreno Medida, autor del libro La ciudad Silenciada, un estudio basado en la represión fascista sufrida en la zona de Calatayud y en el que se recoge el testimonio directo de Esther Tabuenca Sierra, hija de Jaime Teófilo Tabuenca Pinilla.

El 11 de agosto de 1936, un piquete formado por cerca de veinte guardias civiles y seis falangistas marcharon hasta aquel paraje donde permanecían escondido Jaime Tabuenca y Daniel Quintana. La Guardia Civil comenzó a inspeccionar el terreno y desde fuera de la caseta de los trabajadores comenzaron a vociferar preguntando si había alguien dentro. Se hizo el silencio. A través de un agujero en la puerta, las fuerzas rebeldes se percataron de que había alguien dentro. No se lo pensaron. Dispararon a la puerta y consiguieron abrirla. Allí se encontraron a Jaime Tabuenca herido en el brazo perdiendo abundante sangre a consecuencia de la ráfaga de balas. Junto a él, se hallaba Daniel Quintana, directivo de la C.N.T. del ramo metalúrgico e íntimo amigo de Jaime.

Ambos fueron sacados a empujones y culatazos. Malheridos, descendieron los ocho peldaños de la escalera de la estación y fueron obligados a caminar durante unos metros. Los regocijos de los represores junto a la herida mortal hacían aún más eterno el calvario. A escasos doscientos metros de las escaleras, Jaime Tabuenca y Daniel Quintana se desplomaban en el suelo donde serían acribillados acabando finalmente con sus vidas, no sin antes, haberles provocado varios cortes en la boca con un machete.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *