Archivo de la categoría: Opinión

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Algunas víctimas son más víctimas que otras.

·La decisión de la Audiencia Nacional de avalar las tesis del gobierno del PP y negar que víctimas del GAL y la extrema derecha perciban la indemnización debida en cuanto víctimas del terrorismo vulnera principios constitucionales como la presunción de inocencia o la separación de poderes.

·El tratamiento jurídico y político que las autoridades del Estado español brindan a las víctimas del franquismo y de la violencia política institucionalizada propia de la Transición es notoriamente peor que el dado a las víctimas del terrorismo.

.Esta discriminación entre víctimas añade un motivo de sufrimiento para quienes se ven relegadas a un segundo plano en las políticas públicas de reparación y reconocimiento.

El Diario.es/Rafael Escudero Alday/23-07-2015

En los últimos días hemos conocido la decisión de la Audiencia Nacional (AN) de negar el derecho a percibir indemnizaciones como víctimas del terrorismo a personas asesinadas por el GAL y grupos parapoliciales de extrema derecha. En dos sentencias, fechadas el pasado 24 de junio, la AN rechaza los recursos presentados por los familiares de José Antonio Lasa y Josu Muguruza ante la decisión del Gobierno del PP -en concreto, del Ministerio del Interior- de no concederles la indemnización que la ley reconoce a las víctimas del terrorismo. Mediante estas sentencias la AN avala la tesis del Gobierno español, que hasta la fecha ha denegado estas indemnizaciones (o su actualización) a más de cincuenta personas víctimas del terrorismo de Estado y de la violencia política institucionalizada que reinó con impunidad en la España de la Transición.

Recordemos brevemente los hechos que dan lugar a esta decisión judicial. En 2012 el PP impulsó una reforma de la ley de reconocimiento y protección integral de las víctimas del terrorismo; ley que había sido aprobada en el Parlamento el año anterior con amplio consenso político. En esta reforma -no consensuada- se introduce un art. 3bis, que reza textualmente lo siguiente: “la concesión de las ayudas de la ley se someterá a los principios establecidos en el Convenio Europeo sobre indemnización a las víctimas de delitos violentos”. En concreto, a lo dispuesto en su art. 8, el cual señala que se podrá reducir o suprimir la indemnización “si la víctima o el solicitante participa en la delincuencia organizada o pertenece a una organización que se dedica a perpetrar actos violentos”.

Aunque el Convenio entró en vigor para España en febrero de 2002 y esta cláusula no fue tenida en cuenta en la redacción inicial de la ley, es ahora cuando el Gobierno del PP se sirve de ella para negar las citadas indemnizaciones a quienes, siendo víctimas del terrorismo del GAL y grupos similares como el Batallón Vasco Español o la Triple A, en su opinión formaron parte de grupos organizados violentos, es decir, de ETA.

En los dos casos en cuestión, la AN considera acreditada la pertenencia a ETA tanto de Lasa como de Muguruza. El primero fue -junto con José Ignacio Zabala- secuestrado, asesinado y enterrado en cal viva por órdenes de agentes militares y civiles del Estado español, tal y como quedó probado en la sentencia del Tribunal Supremo que condenó a varios de ellos (destacando entre los condenados el entonces gobernador civil de Gipuzkoa y el comandante de la Guardia Civil de Donostia); el segundo, diputado electo de Herri Batasuna, fue asesinado por integrantes de un grupo parapolicial de extrema derecha.

Hay razones más que fundadas para cuestionar esta decisión primero gubernativa y después judicial. Parece cuando menos sorprendente que pueda alcanzarse una conclusión de este tipo -la pertenencia a ETA de las citadas personas- cuando no existe sentencia judicial que así lo declare. Pero según la AN esto no es un problema, dado que de entrada hay que descartar la necesidad de sentencia judicial que declare la pertenencia de la víctima a banda armada o delincuencia organizada. ¿En qué se basa esta sorprendente afirmación? En que “en ausencia de pronunciamiento penal, los tribunales de justicia gozan de la facultad de determinar los datos fácticos en que se asienta la proyección de la norma jurídica que están llamados a aplicar”; en este caso, la ley que contiene los límites de las indemnizaciones a las víctimas del terrorismo. Por tanto, el examen de la pertenencia o no a banda armada de las víctimas “no requiere una prueba de cargo que fundamente una sentencia condenatoria”, sino que basta con “aportar unos datos objetivos de los que se permita inferir la realidad de una actuación de la intensidad requerida”.

Son varios los principios propios de un Estado constitucional de Derecho como el que dice ser el español que se vulneran con las afirmaciones reflejadas en el párrafo anterior. Por un lado, el principio de legalidad y la presunción de inocencia: si en este caso no existen sentencias condenatorias -y la propia AN así lo reconoce-, entonces estas personas son inocentes de los delitos de terrorismo y pertenencia a banda armada. En sistemas constitucionales, la ausencia de sentencia equivale a la inocencia, sin matices ni peros de ningún tipo, y sin que quepa alegar razones como la muerte de estas personas para tratar de justificar la ausencia de sentencia condenatoria.

Se vulnera también el principio de separación de poderes, al permitir que sea el Gobierno el que determine la condición de terrorista de tal o cual persona, condición que solo puede derivar de una sentencia, dado que de aplicar el Código Penal se trata. Tarea esta reservada al poder judicial y no al ejecutivo. Causa perplejidad que la propia AN avale las tesis del Gobierno y sea tan poco garante de un principio como es el de la separación de poderes, que precisamente busca garantizar la independencia judicial.

Además, ¿qué “datos objetivos” se han aportado para considerar probada la pertenencia de Lasa y Muguruza a banda terrorista? Las sentencias en cuestión recogen una amalgama de datos extraídos fundamentalmente de diligencias policiales e informes de la Guardia Civil elaborados en la época en que ocurrieron los crímenes. Una época caracterizada en las cárceles de Euskadi -y del resto del Estado, cabría añadir- por la comisión sistemática de torturas y malos tratos. Aceptar esos informes como prueba de unos hechos, sean estos los que sean, supone convalidar las prácticas violentas institucionales de la época y demuestra que los poderes del Estado español no tienen hoy intención de revisar críticamente la actuación de sus instituciones en aquellos años. Por cierto, cuando se realicen elogios de la Transición, o se alaben públicamente sus virtudes, no convendría esconder el desamparo en que dejó sumidas a las víctimas de la violencia política institucional.

Finalmente, se vulnera el principio de no discriminación entre víctimas de graves violaciones de derechos humanos. Todas tienen derecho a ser reparadas, con independencia de las circunstancias que provocaron su victimización. Discriminatorio es que se alegue una hipotética pertenencia a banda armada para negar la indemnización económica, mientras que esta no se niega a los familiares de personas asesinadas por ETA como el comisario torturador Melitón Manzanas o Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno de la dictadura. Es notoria y sobradamente conocida la participación de ambos en una política institucionalizada de represión y violación de derechos humanos.

La discriminación provoca una nueva causa de victimización para quienes integran la “segunda categoría” de las víctimas. En este caso, para las víctimas de la Transición, quienes -como les ocurre a las víctimas del franquismo- sienten que las instituciones del Estado pretenden esconder su relato de sufrimiento y desamparo y negarles el rol debido en las políticas públicas de memoria y construcción de una paz justa. Así, mientras no se sitúe también a estas víctimas en el centro del espacio público y ciudadano, difícilmente podremos hablar de sociedad pacífica, justa y ordenada. Decisiones como las adoptadas por el Gobierno y la AN en nada contribuyen a este objetivo.

http://www.eldiario.es/contrapoder/victimas_de_la_Transicion-GAL-Audiencia_Nacional_6_412318785.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Abriendo fosas

En estos días, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), está trabajando de forma incansable en las inmediaciones de Casasola de Rueda, término municipal de Gradefes, buscando fosas de la guerra civil española, esa guerra que fue el origen de las dos Españas y que después de tantos años sigue martilleando nuestra memoria. Y no es para menos puesto que este país sigue sin madurar lo suficiente para asumir de una manera responsable su pasado.

Gente Digital/Ana Isabel Ferreras/17-7-2015

Muchos son los que miran para otro lado y utilizan el recurso fácil de “hay que pasar página”, pero en mi opinión están completamente equivocados. No se puede pasar una página de tanto peso sin quitarnos de encima todas las losas que compone un país plagado de fosas desperdigadas entre nuestros montes y cunetas.

Hoy (miércoles 15 de julio), he tenido la oportunidad de ver en primera línea los trabajos de exhumación en la fosa de Casasola. Se trata de 6 enterramientos aparecidos en la ‘Valleja de los muertos’, que no serán los únicos porque se espera encontrar alguna otra mucho más numerosa. A pesar de haber visto muchos reportajes, puedo afirmar que me ha impresionado de sobremanera. Imaginar el sufrimiento tan terrible que tuvieron que soportar los que hoy asoman tímidamente a la luz del día después de soportar casi 80 años presos de la oscuridad y el abandono, gracias a las delicadas tareas en el desenterramiento que están llevando a cabo los voluntarios de la ARMH, pone los pelos de punta a cualquiera. Imaginar el dolor de sus familiares…. no se puede describir.

Me gustaría desde aquí agradecer a todos los que llevan años trabajando para esta causa (historiadores, investigadores, arqueólogos, etc.), al personal que colabora con la ARMH, por la extraordinaria profesionalidad que están demostrando, totalmente altruista, disponiendo de sus días de vacaciones al servicio de esta ardua tarea, que debería sin ninguna duda ser obligación del gobierno, siendo el único responsable de poner fin a este vergonzante olvido. Y por supuesto utilizar este medio para solicitar la colaboración de todos aquellos que con su testimonio, puedan aportar datos suficientes para encontrar a los desaparecidos porque cualquier pista puede ponernos en el camino de una evidencia.

http://www.gentedigital.es/leon/opinion/noticia/1710394/abriendo-fosas/

Foto destacada de Ranommanpotho 2015 – Andrés Palmero

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Recuperar la historia para “cerrar heridas”

La ARMH halla en la ‘Valleja de los muertos’ de Casasola de Rueda dos fosas con los restos de seis personas que murieron, previsiblemente fusiladas, en los años de la Guerra Civil.

lanuevacronica.com / Cristina Centeno / 19-07-2015

«Después de 80 años, lograr recuperar los restos de seres queridos, lograr asumir un trauma que se ha transmitido generación tras generación, es un alivio personal, Conocer lo ocurrido significa poder cerrar heridas».

Identificar a las personas que fueron asesinadas para que los familiares «puedan enterrar dignamente a sus seres queridos», ese es el fin en el que trabajan, desde hace algunas semanas, varias personas de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en la ‘Valleja de los muertos’, nombre por el que conocen los lugareños a este paraje de Casosola de Rueda, en el municipio de Gradefes, junto a una zona de curvas en la carretera LE-213 conocida como ‘Las Muelfas’.

El trabajo de la ARMH tiene un objetivo: identificar los restos exhumados para devolvérselos a las familias

Desde que comenzaran la investigación, que surgieron por el reclamo de familiares de alguna de las víctimas que sospechaban que sus allegados habían sido asesinados en ese paraje, la ARMH ha hallado dos fosas, una primera con los restos de dos cuerpo y otra, justo al lado, con los restos de cuatro personas. Según Alejandro Rodríguez, historiador de esta excavación, es conocido que estos montes formaron parte de la «represión ilegal» que se dio desde el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. A esta zona, según Rodríguez, se empieza a traer gente «desde agosto de 1936 y hasta febrero o marzo de 1938», años que coinciden con las sacas y fusilamientos de la Guerra Civil española que provocaban «desapariciones forzadas». «La mayoría de víctimas vienen de la prisión de San Marcos, pero hay determinados momentos puntuales, como octubre de 1937 cuando cae el frente norte, en el que se trae gente desde Cistierna, La Ercina, Sabero o Riaño», explica.

Los vecinos de Casasola y de los pueblos cercanos también recuerdan esta zona por «la cantidad de asesinatos que se cometieron» durante la Guerra Civil, «de ahí que se conozca como la ‘Valleja de los muertos’», explica René Pacheco, arqueólogo y director de las exhumaciones.

Imagen de la primera fosa hallada en la zona, con dos cadáveres. | C.C.L.

En las labores de campo, los voluntarios, junto a varios expertos, realizan un minucioso trabajo, armados de herramientas que les permiten tratar los restos óseos con la mayor delicadeza posible para, después, poder catalogarlos y comenzar con una investigación que permita identificar a quién pertenecen los restos para entregárselos, como última meta, a sus familias para que puedan «enterrar dignamente a sus seres queridos», reivindica Rodríguez.

Las estadísticas son optimistas. Desde que la asociación empezara a exhumar cadáveres en el año 2000, se han recuperado unos 1.500 cuerpos, de los que el 80% han sido identificados, aunque «a veces es muy complicado», asegura Rodríguez.

La exhumación que se ha estado llevado a cabo durante la pasada semana en Casasola es el «proceso intermedio de la investigación». Junto a los seis cuerpos encontrados en la ‘Valleja de los muertos’, por el momento, han ido apareciendo balas (alguna de ellas aún conservaba la fecha grabada en su base, 1936) y casquillos, que, con los signos de violencia que presentan los huesos, dejan bastante claro que las víctimas murieron por los disparos de armas de fuego. En esto también coinciden los vecinos más mayores de los pueblos cercanos, que reconocen haber oído disparos en alguna noche de esos años en la zona, aunque la memoria ya no les llega para recordar más detalles.

La fuente de los lugareños es una de las más preciadas por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. La mayoría, de forma oral, como confirma Pacheco, «testimonios que a día de hoy no suelen ser directos, porque la gente ha ido muriendo», lo que supone «una dificultad añadida al hacer este trabajo». «Hace años la gente te marcaba un lugar exacto», recuerda, «ahora es un paraje en el que hay que ir buscando». Pese a ello, «los testimonios siguen siendo fundamentales a día de hoy para encontrar estas fosas».

También se ha volcado «muchísimo», la gente de Casasola y «de los pueblos de alrededor», gente «que lo ha escuchado en casa durante toda la vida», por un lado, pero también «gente joven que sabe que aquí hay gente enterrada», lo que demuestra, dice Pacheco, «que la historia no se ha borrado». La colaboración quedó también demostrada. Un hombre mayor, de Villarratel y descendiente de Casasola, acudió al lugar en el que se están llevando a cabo las exhumaciones para aportar una documentación antigua, anterior incluso a la Guerra Civil, «por si es necesaria».

La Asociación ha exhumado unos 1.500 cadáveres desde el año 2000, de los que el 80% han sido identificados

Él no había perdido a nadie de su familia allí, pero recuerda haber oído «de siempre», que «aquí habían fusilado a gente». Como esta visita, los trabajadores de la ARMH recuerdan que se trata de un lugar abierto «donde la gente puede venir a ver, a preguntar o a conocer cuál es el trabajo que se realiza porque es importante que se conozca», resalta Pacheco. Personas voluntarias que «están solucionando problemas de derechos humanos en España sin que esté por detrás el Estado ni ningún tipo de institución apoyando», destaca.

En las exhumaciones, solicitan la presencia del juez. En este caso, acudió al lugar un efectivo de la policía judicial, que llegó a la excavación junto a dos agentes de la Guardia Civil para comprobar los trabajos y fotografiar los restos hallados, tanto humanos como de armas. «Solicitamos que venga un juez para denunciar que ha habido muertes violentas, pero ya no está estipulado como delito», explican desde la ARMH.

También han encontrado balas y casquillos, datados en el año 1936. | C.C.L.

Los restos de las seis personas que se han encontrado en las dos fosas abiertas hasta ahora se encuentran en «bastante buen estado de conservación», confirman, por lo que confían en poner nombre y apellidos a estas «víctimas de la represión». Temen que las dos fosas, pese a que están justo al lado, sean de días diferentes (aunque de la misma época). Para identificar a las víctimas, tienen que conocer más sobre el enterramiento, el número de asesinados, qué personas fueron sacadas o secuestradas en un mismo día que puedan coincidir con éstas, o perfiles biológicos que aporta la antropología forense como el sexo, la edad o la altura, que puedan ir descifrando poco a poco de quién se trata.

Durante este verano continuarán los trabajos en la zona para seguir buscando fosas. «Estamos intentando buscar un enterramiento muy cerca de aquí que sería una fosa grande, de al menos una veitena de víctimas», confirma René Pacheco. Además, por los testimonios, en la zona puede haber muchos más cadáveres. «Nadie nos dice que a cinco metros de aquí no haya más», concluye.

Un equipo de doce personas

Un grupo de doce personas, voluntarios que se unen a las labores de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, trabajan en esta investigación que ha tenido como primer hallazgo dos fosas con los restos de seis personas, pero que, previsiblemente, continuará durante este verano ya que se teme que en la zona existan muchas más fosas con restos de fusilados durante la Guerra Civil española.

La mayoría, realizan el trabajo «sin tener nada a cambio, más que poder ayudar a los familiares a recuperar algo que no debería de continuar enterrado en las cunetas», explica René Pacheco, arqueólogo de esta investigación. «Ellos realizan el trabajo de campo, mientras que los que dirigimos la excavación estamos catalogando los restos con un trabajo científico necesario para que haya validez judicial si algún momento la justicia, que por el momento no lo va a hacer, decide hacer algo por investigar ésto», relata.

Financiación internacional

Precisamente, el trabajo de los voluntarios es clave en las labores de la ARMH, ya que se financia con el dinero que aportan sus propios socios y a través de algunos organismos internacionales, como el sindicato noruego Elogit, y algunos reconocimientos, como el premio Alba Puffin que recibieron el pasado mes de mayo, con una aportación económica de 100.000 euros.

___

Fotografía destacada: Un grupo de la ARMH trabaja en la segunda fosa hallada en Casasola de Rueda, donde se han encontrado los restos de cuatro personas. | C.C.L.

http://www.lanuevacronica.com/recuperar-la-historia-para-cerrar-heridas

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Ni odio, ni rencor, ni justicia

La Región/Gonzalo Iglesias Sueiro/06-06-2015

Hannah Arendt escribió en su libro “Eichmann en Jerusalén”: “La justicia, que no la misericordia, es la finalidad de todo juicio, y en ningún otro punto es tan felizmente unánime la opinión pública como en que nadie tiene derecho a juzgar al prójimo. Lo que la ciudadanía nos permite juzgar, e incluso condenar, son las tendencias generales, o los grupos de seres humanos -cuando más amplios mejor-. Nos permite juzgar algo tan general que ya no cabe efectuar distinciones ni mencionar nombres”.

Mañana, día 7 de junio, se entregan a la familia De Dios los restos de Perfecto de Dios Fernández, asesinado por unos desalmados “agentes del orden” (?) el 16 de mayo de 1950. El cadáver fue enterrado extramuros del cementerio de la localidad de Chaherrero (Crespos, Ávila). El crimen fue uno más de los muchos cometidos por el franquismo en los años posteriores a la Guerra Civil. Hoy no se trata de juzgar a los agentes que físicamente cometieron el delito, sino a un régimen cruel y sanguinario que enfrentó a los españoles en una escalada de odio y rencor que durante generaciones ha estigmatizado a nuestro pueblo. Los valores de tolerancia, respeto al otro, equidad, libertad y justicia fueron secuestrados durante los cuarenta años que gobernó el dictador. Miles de familias fueron destrozadas por la violencia sin límites que reinó con la mayor impunidad, y una de esas familias desgarradas fue la de Camilo de Dios.

Camilo es un gran hombre, bueno, honesto y sobre todo coherente con su ideología, con un pensamiento solidario y de entrega a los demás. A pesar de las terribles torturas a que fue sometido, a pesar de los años de cárcel que sufrió por defender los derechos ciudadanos, a pesar de saber que su hermano fue asesinado, a pesar de todo, Camilo no odia, no siente rencor hacía los desalmados que ejercieron de verdugos en nombre del dictador. Coincide con Arendt en que la perversidad del régimen fascista propició el clima para que los insignificantes malvados pudieran desarrollar el mal que anidaba en sus corazones, amparados por la ideología exterminadora del fascismo.

Nuestra democracia nunca estará consolidada hasta que el Congreso de Diputados condene unánimemente los crímenes del franquismo, como ya lo hizo el Parlamento de Galicia. Hay que seguir aplicando y financiando la Ley de la Memoria Histórica, paralizada y boicoteada por el actual Gobierno. El Ejecutivo debe de garantizar que no quede un solo cadáver en las cunetas o en los campos de España. Las familias han de poder enterrar con dignidad a sus muertos. Mientras eso no suceda, el franquismo seguirá vivo.

Mañana, gracias a la solidaridad internacional (el sindicato noruego ELOGIT) y a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), un hombre de A Limia, un joven asesinado a los 19 años en los brazos de su madre, un luchador por las libertades será enterrado dignamente en su tierra y Camilo, el amigo de todos, el penúltimo guerrillero, podrá decir que la justicia, aunque sea con retraso, siempre triunfa. Lástima que su madre no viva para verlo, aunque sus restos se unan con los de su hijo Perfecto en un abrazo eterno.

http://www.laregion.es/opinion/gonzalo-iglesias-sueiro/ni-odio-ni-rencor-ni-justicia/20150606082921548064.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Hipócrita homenaje de la monarquía borbónica a ‘La Nueve’

La Casa Real ha decidido europeizarse ante la sociedad francesa reconociendo a ‘La Nueve’. La misma institución que en suelo español ignora a las víctimas a la dictadura franquista, señala el autor

La Marea/Félix Población/04-06-2015

“Cuando se tomaron estas dos imágenes había en España como mínimo 114.226 hombres y mujeres desaparecidos por la represión de la dictadura franquista”, escribe hoy Emilio Silva. Son los mismos, en efecto, que siguen hoy bajo tierra en fosas y cunetas sin nombre, enterrados como alimañas por quienes los ejecutaron e instauraron la dictadura franquista, que a su vez reinstauró la monarquía borbónica.

Como dice Emilio, las dos imágenes forman parte de una vieja estrategia del Estado español que ha consistido en aparentar fuera que todo lo relacionado con el pasado de la dictadura franquista estaba resuelto dentro. A Dolores Rivas, esposa de Manuel Azaña, la visitaron en México los presidentes Leopoldo Calvo Sotelo y Felipe González. “Cuando Aznar llegó al poder -prosigue uno de los fundadores de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica-, ella había muerto, pero el líder derechista español no tuvo problema en fotografiarse en Moscú con los Niños de la Guerra. También lo hicieron José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe de Borbón antes de suceder a su padre”.

Este miércoles, la Casa Real ha decidido europeizarse ante la sociedad francesa reconociendo a La Nueve. Se trata de la misma institución que en suelo español -según Silva y mi modesto entender- reconoce a las víctimas del terrorismo e ignora a las víctimas a la dictadura franquista, esos miles de familias que buscan a sus abuelos y abuelas desaparecidos, “asesinados por los mismos a los que combatieron los españoles que luego fueron héroes antifascistas en la Francia ocupada”.

Ayer, los reyes de España homenajearon a La Nueve en París. Se trata de la mítica compañía, formada casi exclusivamente por republicanos españoles, que el 24 de agosto de 1944 entró en la alcaldía de la capital francesa y precipitó la liberación la ciudad de las tropas nazis. Una gesta que los franceses se atribuyeron durante años y que, ahora, Anne Hidalgo, hija de emigrantes españoles y nieta de exiliados republicanos, ha puesto en valor. Los más de cien combatientes de La Nueve -como se la denominó en castellano entre sus compañeros- habían participado en el ejército republicano durante la Guerra de España, combatiendo a a las tropas franquistas que contaban con el apoyo de los regímenes nazi-fascistas. El general Leclerc, que mandaba la división formada por 16.000 hombres, los escogió como avanzadilla para entrar en París por su capacidad y arrojo como guerrilleros urbanos, según destaca la periodista Evelyn Mesquida.

Don Felipe de Borbón destacó que el jardín inaugurado en honor a La Nueve representa un “un espacio de libertad y tolerancia”, aunque en su discurso se refirió a los integrantes de esa compañía de la II División Blindada Francesa como “españoles”, sin hacer alusión a su condición de republicanos. Que el rey pretenda hacer desaparecer, en un homenaje a su memoria, la identidad clave de quienes dignificaron y honraron a España en la lucha contra el nazi-fascismo, evidencia el sectarismo de la institución que representa, merecedor a todas e históricas luces de una pitada.

Miembros de La Nueve

Miembros de La Nueve

http://www.lamarea.com/2015/06/04/hipocrita-homenaje-de-la-monarquia-borbonica-a-la-nueve/

Fotografía destacada: A la izquierda, Dolores Rivas con Juan Carlos I y Sofía de Borbón. A la derecha, el homenaje a ‘La Nueve’ en París.

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Más Lorca

La muerte del escritor encarnó una derrota de la humanidad.

El País / Manuel Rivas / 09-05-2015

“Quien salva una vida salva al universo entero”. Esa frase del Talmud, que refulge en la Medalla de los Justos, también nos remite a un reverso: “Quien mata una vida mata al universo entero”. Ese es el estremecimiento que sentimos cada vez que se nombra a Federico García Lorca. Su obra es un cuerpo que alberga todas las vidas y su muerte encarnó una derrota de la humanidad. Ese crimen vuelve y vuelve a visitarnos, a sacudir la amnesia, a la manera en que la historia maltratada alienta bajo la superficie del presente. La última revelación, la del informe de la policía franquista de 1965, aclara la intencionalidad política del crimen de Granada, su carácter de “crimen de crímenes”, de metáfora genocida. No hubo muerte “accidental” de Lorca. Una tarea prioritaria de los escribas franquistas fue desalmar el lenguaje. El documento habla de “confesión”. Lo que eso significa: sufrió tormento. Lorca fue un eccehomo. En él mataban a todo lo que odiaban. A la heterodoxia, pero también a la tradición de la risa y la libertad del pueblo. A la belleza, a la verdad y al alma íntima de las palabras. En Poeta en Nueva York hay una profecía: “Cuando se hundieron las formas puras / bajo el cri cri de las margaritas / comprendí que me habían asesinado (…) Ya no me encontraron. ¿No me encontraron? No. No me encontraron”. La ONU ha vuelto a denunciar al Estado español por desentenderse de sus obligaciones con las víctimas y desaparecidos del franquismo. Este mes de mayo se entregará en Nueva York el Premio Alba (Abraham Lincoln Brigade Archives) a los voluntarios de la Memoria Histórica. Podrán seguir así por un tiempo las tareas de las que se inhibe la inmoralidad vigente. Tal vez Lincoln encuentre a Lorca.

___

Fotografía destacada: Manuel Rivas

http://elpais.com/elpais/2015/05/08/opinion/1431085045_630156.html

Publicado por ARMH