Archivo de la categoría: Destacado

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden revocar los honores que Franco concedió a Hitler con motivo de la visita del canciller

La ARMH pide a Scholz una disculpa pública por la «responsabilidad histórica» de su país en la construcción y consolidación de la dictadura franquista

theobjective.com / Fran Serrato / 17/01/2022

España erige un monumento a Hitler. Está en el BOE y nadie lo ha derribado aún», afirma Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). La organización memorialista reclama al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que revoque los honores que Franco concedió al dirigente nazi, que siguen vigentes porque ningún gobierno democrático los derogó. La solicitud coincide con la visita a España del nuevo canciller alemán, el socialdemócrata Olaf Scholz, al que también piden una disculpa pública por la «responsabilidad histórica» de su país en la construcción y consolidación de la dictadura franquista.

La decisión de reconocer a Hitler se tomó en una Junta de Defensa Nacional el 1 de octubre de 1937, pero no apareció en el Boletín Oficial del Estado (BOE) hasta el día 4. Concretamente, en la publicación número 349, firmada en Burgos, ciudad que los sublevados tomaron como base de operaciones durante la Guerra Civil. El decreto 376, en su artículo único, concede «el título de Gran Caballero y el Collar de la Gran Orden Imperial de las Flechas Rojas al Führer Canciller de la Nación Alemana Adolf Hitler».

El agradecimiento de Franco

Franco impuso la condecoración, la de mayor rango durante la dictadura, como agradecimiento a la decisiva ayuda militar y financiera prestada por Alemania para decantar la contienda a su favor. No fue el único que la recibió ese día: el caudillo también agració con ella al dictador italiano Benito Mussolini como «signo real y firme a la amistad de los pueblos que, en esta hora trágica de nuestra cruzada contra la barbarie, nos honraron con su reconocimiento sincero y amistad generosa».

«Sin esa ayuda, la guerra hubiese sido otra cosa. Hitler y Mussolini mandaron aquí a su aviación y eso resultó determinante», afirma Silva a THE OBJECTIVE. En su opinión, si Picasso no hubiese pintado el Guernica, ni siquiera se hablaría del daño que causaron. Para la ARMH, que el Gobierno revoque las condecoraciones, que «siguen estando vigentes hasta que nadie las derogue», también sería un gesto para los 9.700 republicanos españoles deportados a la Alemania nazi. La mitad no logró sobrevivir.

Sánchez y Scholz en una imagen de archivo. | Foto: Christophe Gateau (Europa Press)

En los últimos años, muchos municipios españoles han comenzado a retirar este tipo de distinciones recibidas durante el franquismo, pero no hay una ley específica. Ni siquiera la de Memoria Histórica aprobada en 2007. «No solo no lo incluye, sino que ha causado muchos problemas. Por ejemplo, con el cambio de nombre a las calles. Es una norma muy vaga», se lamenta Silva. En su opinión, no hay voluntad política.

«Que no se revoquen los honores a Hitler es solo un agravio más», destaca el presidente de la ARMH. Sostiene que, durante más de cuatro décadas, ningún gobierno democrático ha sido capaz de anular esa condecoración, pero tampoco de reparar a las víctimas del franquismo. Silva recuerda que, hasta ahora, el Estado tampoco ha colaborado en la exhumación de los republicanos asesinados, lo que motivó la creación de su organización hace más de dos décadas.

Sin respuesta

Silva relata que, a pocos metros del Palacio de La Moncloa, residencia del presidente, sigue en pie el Arco de la Concordia, levantado por el régimen franquista en los años cincuenta para conmemorar su victoria en la Guerra Civil. Un lugar por el que pasará este lunes el canciller alemán para reunirse con Sánchez, con quien abordará temas como la cumbre de la OTAN que acogerá Madrid a finales de junio, la pandemia, la recuperación económica o la posibilidad de reformar el Pacto de Estabilidad. No hay previsto ningún punto sobre políticas memorialistas.

En la ARMH creen que la visita del Scholz es idónea para reclamar la retirada de los honores a Hitler. No es la primera vez que lo piden. Lo han intentado en varias ocasiones sin recibir respuesta del Gobierno. La embajada alemana se ha limitado a recordar que ha acudido a homenajes, como los celebrados en la localidad vasca de Guernica por el brutal bombardeo.

En 2014, durante una visita de Angela Merkel a Santiago de Compostela, Darío Rivas, hijo de un alcalde gallego fusilado por el franquismo, intentó sin éxito entregar una misiva a la canciller. Tenía 94 años. Murió cinco más tarde sin conseguir su propósito. Rivas fue también la persona que presentó en 2010 en un juzgado argentino la querella que comenzó la investigación sobre los crímenes del franquismo.

Darío Rivas, en la plaza del Obradoiro, intentando entregar la carta a Merkel. | Foto: ARMH

Las víctimas también solicitan una disculpa pública al canciller. Consideran que su país tuvo una «responsabilidad histórica» en la construcción y consolidación de la dictadura en España. Para alcanzar ese objetivo, la ARMH ha enviado una carta a la Embajada de Alemania en nuestro país, a 30 eurodiputados alemanes y a 120 parlamentarios del Bundestag, incluido Scholz, que tomó el relevo de Merkel el pasado 8 de diciembre.

«Alemania ha pedido perdón a Polonia, Austria y Países Bajos, pero nunca a España. Somos una especie de infraciudadanos», afirma Silva. En su opinión, el país centroeuropeo está obligado a disculparse por la ayuda que otorgó al franquismo, que era «un proyecto de nazismo en España». Las condecoraciones de Franco no se suscriben a Hitler y Mussolini. El caudillo también nombró Caballeros de la Orden Imperial del Yugo y las Flechas a 338 dirigentes nazis en septiembre de 1941.

___

Fotografía destacada: Franco y Hitler durante su encuentro en Hendaya.|EFE

Fuente:https://theobjective.com/espana/2022-01-17/revocar-honores-franco-hitler-canciller/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La ARMH busca descendientes de franquistas que denuncien los crímenes de la dictadura

En Argentina o Chile ha surgido un movimiento llamado «Historias desobedientes» en el que descendientes de militares o jueces de las dictaduras latinoamericanas prestan testimonio de lo que hicieron sus padres o abuelos. Desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica han lanzado un llamamiento para encontrar a personas en España que hagan lo mismo y denuncien públicamente los crímenes del franquismo. Emilio Silva lo explica en el programa La Cafetera de Radiocable.com.

radiocable.com / 07/01/2022

El movimiento de hijos que denuncian los crímenes de sus padres nació en realidad en Alemania, donde descendientes de nazis llevan décadas poniendo el foco en estas cuestiones. «Algunos han llegado incluso a esterilizarse como protesta y para no reproducir la estirpe», recuerda Emilio Silva. Pero en los últimos años, en Argentina se ha vivido una situación parecida en los juicios contra la dictadura argentina, se empezaron a sumar como testigos, hijos de militares, jueces y responsables de esa misma dictadura que en algunos casos declaraban contra sus padres o abuelos.

Estos testimonios eran válidos porque venían de personas que habían vivido de cerca junto a algunos de los represores y derivó en un movimiento llamado «Historias desobedientes» que saltó también a Chile y Paraguay. El presidente de la ARMH explica que «recientemente estuve con Loreto Urraca, la nieta de un hombre que cazó judíos y republicanos en la Francia ocupada, que escribió un libro novelando esta historia que se llama `entre hienas´ y en el que hace una denuncia brutal de su abuelo. Y ella comentó que le parecía una pena que en España no ocurriera algo similar a lo de Argentina».

Silva apunta que en España parece que nadie está vinculado a los crímenes del franquismo y que nadie se ha beneficiado de los robos o negocios de la dictadura: «No ha habido una generación, como en Alemania en los años 70, que se preguntó que hicieron sus padres en el nazismo. Aqui ese fenómeno no se ha dado. Y desde la ARMH hemos iniciado una campaña para hacer un llamamiento a familiares de franquistas que quieran construir un colectivo que denuncie los crímenes de la dictadura y la impunidad que les ha dado la sociedad española.»

Han puesto de ejemplo el caso de Sergio Triaca, hijo de un juez militar de la dictadura en Argentina -que recoge un reportaje del diario Pagina 12- que ha hecho un testimonio brutal de lo que vivió. «Es gente que pone su defensa de los derechos humanos por encima de lo que hicieron sus padres. Y lo denuncian en los medios de comunicación y sentándose en un banquillo como testigos», destaca Emilio Silva. Y añade que la gente del colectivo de Chile y Argentina está ayudando a la ARMH para buscar en España a gente que quiera construir esas «historias desobedientes» del franquismo.

Escucha»🔴 5.1.2022 NOTICIAS – 2022 CAFÉ PARA DOS . VUELVE LA CAFETERA. DEFINA USTED EL AÑO PASADO EN UNA PALABRA…. #LaCafeteraLaVuelta» en Spreaker.

____

Fotografía destacada:  Imagen: Jorge Larrosa

Fuente:https://www.radiocable.com/armh-descendientes-franquistas-denuncien-crimenes841.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Una cuneta democrática para las víctimas del franquismo

La discriminación que sufren las víctimas de la dictadura en nuestra democracia es una condecoración que el Estado del siglo XXI cuelga del pecho de la impunidad del franquismo.

elsaltodiario.com / Emilio Silva / 29/12/2021

Mi padre tenía diez años cuando un grupo de pistoleros de Falange lo convirtió en huérfano. Mi abuelo fue detenido unas horas ilegalmente, como Miguel Ángel Blanco, y fue asesinado como el concejal popular con dos tiros en la cabeza. Pero el cerco y el terror a mi familia no fue considerado suficiente por sus asesinos: escondieron su cadáver y a mi abuela le quitaron todos sus bienes. Querían multiplicar su dolor añadiendo miseria e incertidumbre al inicio de una vida de viuda de rojo en la que tuvo que sacar a seis hijos adelante, gobernada localmente por sus asesinos y en el Estado por los jefes de sus asesinos. Un país gobernado por asesinos.

Pocos días después del asesinato de mi abuelo, mi padre tuvo que dejar el colegio. Se despidió un día de su clase y no volvió a sentarse en un pupitre escolar nunca más. Con su primera década de vida recién cumplida, tuvo que trabajar en lo que fuera para llevar un trozo de pan a su casa.

El pasado 21 de diciembre, el presidente del Gobierno anunció que se creará en Madrid un Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo y aseguró que se trata “del firme compromiso del Gobierno, y de todas las instituciones del Estado, para reforzar el conocimiento sobre los estragos provocados por el terrorismo”. Y añadió que el Gobierno trabaja para “saldar la deuda de memoria y reconocimiento que tenemos con las víctimas del terrorismo, de todos los terrorismos que ha sufrido nuestro país a lo largo de décadas”.

No encuentro nada en la definición de terrorismo que impida asignar a esta a los grupos de pistoleros de Falange que, con una terrible violencia, se lanzaron a asesinar y a hacer desaparecer a miles de civiles a partir del 18 de julio de 1936

Acudo al diccionario de la RAE para leer atentamente la definición de terrorismo. Y dice así: 1. m. Dominación por el terror. 2. m. Sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror. 3. m. Actuación criminal de bandas organizadas, que, reiteradamente y por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos.

En la definición de un diccionario que construye significados como resultado de determinadas relaciones de poder no encuentro nada que impida asignar a la definición de terrorismo a los grupos de pistoleros de Falange que, con una terrible violencia, se lanzaron a asesinar y a hacer desaparecer a miles de civiles a partir del 18 de julio de 1936, o a la policía franquista, que durante décadas utilizó la violencia con fines políticos. Entonces, ¿por qué el Estado democrático, ante un fenómeno con esa definición, aparta al fascismo español de esa definición?

El Estado democrático es un ejecutor de intereses que responde con mayor facilidad a las demandas de las élites, quienes a través de los medios de comunicación, de la enseñanza y de su interacción con ciertos núcleos de poder político, cuentan con un bolígrafo capaz de escribir renglones en el Boletín Oficial del Estado.

Jamás un banquillo de los acusados ha visto sentarse a alguien a quien se le acuse de alguna de las innumerables violaciones de derechos humanos del franquismo

Analizar la naturaleza de nuestras élites, sus raíces franquistas, su ADN construido mediante la corrupción de una dictadura y sobre el ejercicio o el beneficio de la violencia, permite entender, fácilmente, qué lectura se hace desde el Estado de la definición del terrorismo. Su voluntad ha sido que haya decenas de sentencias contra miembros de algunos grupos terroristas y ninguna contra un pistolero de falange, militar o policía fascista o dirigente de la dictadura. Jamás un banquillo de los acusados ha visto sentarse a alguien a quien se le acuse de alguna de las innumerables violaciones de derechos humanos del franquismo.

El mismo tratamiento impune del que han disfrutado los franquistas sirve para las reparaciones que el Estado ha dado a unas víctimas y a otras no, ya que no las considera como tales porque no garantiza sus derechos. Las víctimas del terrorismo de ETA o del islamismo han visto actuar a la policía, a los jueces; han visto a los victimarios en la cárcel y han recibido indemnizaciones, reparaciones económicas, simbólicas y numerosas prestaciones sociales. Las víctimas del franquismo han muerto por decenas de miles, ignoradas, ocultas para los poderes del Estado durante décadas. Jamás han visto un juicio contra un victimario, ni una cárcel donde haya un solo verdugo franquista cumpliendo condena. Y en el caso de los desaparecidos civiles, asesinados por pistoleros terroristas de Falange, ni un solo céntimo de indemnización.

La negación de los derechos para cientos de miles de personas que sufrieron la violencia fascista en una política activa, un decisión consciente y precisa

El desprecio del Estado hacia las víctimas de la dictadura franquista no es un despiste, ni algo que haya pasado desapercibido. La negación de los derechos para cientos de miles de personas que sufrieron la violencia fascista en una política activa, un decisión consciente y precisa, una negación de auxilio analizada, medida y articulada a través de la impunidad, la gestión del miedo, del silencio y la producción masiva de ignorancia como modo de consolidar la impunidad y fortalecerla.

Cuando Pedro Sánchez anuncia la creación en Madrid de un Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo es fácil preguntarse, ¿para cuándo un centro memorial de las víctimas del franquismo? ¿Cómo se justifica que haya víctimas de la violencia que merezcan un centro de la memoria y otras que no? ¿Por qué al Estado le duelen unas víctimas más que otras? ¿Por qué considera que es más importante dar a conocer la violencia que sufrieron las víctimas de los grupos terroristas que la que sufrieron las víctimas de la dictadura franquista?

Cuando veo al Gobierno anunciar un nuevo centro de memoria para las víctimas del terrorismo pienso que todavía existe un apartheid en las políticas de memoria del Estado. Con el regreso de la democracia, mi abuela, Modesta Santín, pudo cobrar una pensión de viuda que el franquismo le robó durante décadas, pero murió en 1997 y jamás recibió una mínima reparación por el daño sufrido.

Esa especie de supremacismo que el Estado aplica al trato a las víctimas del terrorismo sobre las del franquismo debe terminar

La memoria de mi abuelo asesinado por pistoleros de Falange, la de mi padre marcado durante cada minuto de su existencia por el dolor, el terror y el abandono democrático, no merecen por lo visto un centro de la memoria. El Estado no tiene una deuda que saldar con ellos. ¿Era mi familia inferior a la de una persona asesinada por un grupo terrorista? ¿El dolor de mi abuela, que sufrió durante años ataques de pánico, era de una naturaleza menos humana que el de cualquier familiar de una persona que murió asesinada con la explosión de un coche bomba? ¿Somos las familias de los desaparecidos por la represión de la dictadura menos humanos, carentes de la capacidad de sufrir, de temer, de vivir con el terror en los huesos porque los asesinos de nuestros familiares fueron premiados por el Estado?

Si el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial denuncian la agresión que supone para una víctima del terrorismo ver cómo se celebra el fin de la condena de los responsables de un atentado, ¿qué sufrimiento genera para las víctimas del franquismo haber visto a los asesinos en libertad, premiados por la dictadura franquista y respetados e impunes por los gobiernos de la democracia? Y aún hoy siguen festejando a los asesinos en algunos cuarteles con absoluta impunidad.

La declaración que supone sustentar desde el Estado el dolor de las víctimas del terrorismo por encima del dolor de las víctimas de la dictadura atenta contra la universalidad de los derechos humanos

La discriminación que sufren las víctimas de la dictadura en nuestra democracia es una condecoración que el Estado del siglo XXI cuelga del pecho de la impunidad del franquismo. La pasividad del Gobierno cuando en la ciudad de Madrid queda un arco que celebra la victoria del Franco, Hitler y Mussolini; cuando el alcalde ha ordenado destrozar a martillazos las placas con los nombres de los 4.000 asesinados por el franquismo en el cementerio de la Almudena o ante el edificio de la Puerta del Sol, donde fueron torturadas miles de personas y ni una pequeña placa recuerda lo que sufrieron, es intolerable.

La declaración que supone sustentar desde el Estado el dolor de las víctimas del terrorismo por encima del dolor de las víctimas de la dictadura atenta contra la universalidad de los derechos humanos. Son derechos y son humanos, y por eso su garantía no puede depender del discurso político de quien causa el daño. La discriminación humilla a las víctimas del franquismo y las deshumaniza. Los gobiernos españoles actúan si la existencia de quienes padecieron la violencia fascista no fuera merecedora de verdad, ni de justicia, ni de reparación, ni de espacios de memoria y justicia donde se condene a quienes causaron su sufrimiento. Naciones Unidas lo ha recriminado y las víctimas llevan años luchando contra el fin de este apartheid. Esa especie de supremacismo que el Estado aplica al trato a las víctimas del terrorismo sobre las del franquismo debe terminar.

___

Fotografía destacada: Cuerpo de un represaliado por el franquismo en una fosa común del cementerio de Manzanares, Ciudad Real, exhumada por la ARMH. | DAVID F. SABADELL

Fuente:https://www.elsaltodiario.com/memoria-historica/cuneta-democratica-victimas-franquismo?fbclid=IwAR3fo-7USZ4NoKXTT_ty7RlVIALp-KjkgjKRJ4D8BpG9ZWpDBCwcL5BE1-Y

Publicado por ARMH