Archivo de la categoría: Destacado

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La exhumación de la fosa sobre la que se instaló una granja de cerdos sigue paralizada por orden judicial

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) espera desde julio a que el juzgado le permita retomar las labores de exhumación. La intervención en la fosa fue paralizada por orden judicial tras encontrar tres cuerpos y 19 proyectiles de bala.

publico.es / Alejandro Torrús / 21/01/2021

El pasado mes de julio la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comenzó la búsqueda de varias fosas comunes en El Rellán, en el concejo de Grau, en asturiano, y Grado, en castellano. La memoria oral mantuvo vivo el relato de que allí se había dado sepultura a muchas de las víctimas de la represión franquista, prácticamente en el mismo lugar donde alrededor de los años 50 se había levantado una granja de cerdos. En su primer día de prospecciones, la ARMH encontró los restos de tres cuerpos y hasta 19 proyectiles de bala.

Fue entonces cuando acudió hasta la fosa la jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Grado, acompañada de la Policía Judicial, y ordenó paralizar la exhumación y se hizo cargo de los restos, así como de las evidencias balísticas. Se trataba de un movimiento inusual y noticioso ya que, tal y como explica la ARMH, la mayoría de ocasiones los juzgados incumplen su deber y se niegan a llevar a cabo actuaciones con respecto a las fosas del franquismo.

Sin embargo, han transcurrido seis meses desde entonces y la exhumación sigue paralizada. La asociación memorialista contactó el pasado mes de diciembre con el Juzgado para conocer cómo se encontraba el procedimiento y recibió la siguiente respuesta de la juez titular: “Visto el contenido del escrito remitido por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica hágase saber por medio de la presente resolución que las diligencias se encuentran archivadas, por sobreseimiento provisional, hasta que se reciba el informe forense”.

Balas aparecidas en la fosa común de El Rellán.- ARMH.

Los retrasos y la parálisis que sufre la exhumación de esta fosa suponen un grave problema para los familiares, algunos nonagenarios, que ya llevan 80 años esperando para poder recuperar a los suyos de la fosa y que, ahora, cuando la solución parecía acercarse ven como el proceso vuelve a paralizarse. Por ello, la ARMH ha dirigido por registro un escrito al Ministerio de Justicia exigiéndole celeridad en este tipo de actuaciones que afectan a personas de muy avanzada edad, que llevan demasiados años esperando a dar con los restos de sus seres queridos.

Desde la Asociación denuncian que no sería el primer caso en el que un juzgado interrumpe la exhumación de una fosa común y tras el transcurso de unos meses decide que no va a llevar a cabo ningún tipo de actuación al respecto. “Entendemos que el Ministerio de Justicia debería crear un protocolo de actuación para este tipo de casos, algo que agilice las decisiones y tenga en cuenta por cuestiones humanitarias que si el juzgado puede permitirse el paso del tiempo hay mucho familiares que no”, explica Marco Antonio González, vicepresidente de la ARMH.

“Cuando encontramos restos humanos acudimos a denunciarlo al juzgado o al cuartel más cercano y lo hacemos con la idea de que se judicialice y se lleven a cabo actuaciones que garanticen los derechos de las familias, pero a veces nos encontramos con situaciones que añaden complicaciones y retrasos a algo que ya es suficientemente complicado y muy urgente”, sentencia González.

Un número de desconocidos de víctimas

La arqueóloga que dirigía la exhumación de la fosa, Arantza Margolles, explicó a Público que la existencia de esta fosa en Grau siempre ha sido conocida por los vecinos, aunque se desconocía la cantidad de personas que podía haber dentro.

“En Grau esta fosa siempre ha sido muy conocida y ha estado rodeada de leyendas. Se ha hablado de que puede haber hasta 300 personas aquí, pero eso es algo que nosotros, con la información que tenemos ahora, descartamos. No creemos que haya suficiente espacio para tantas personas. Un estudio de la Universidad de Oviedo para el Mapa de Fosas de Asturias señaló los nombres de 25 personas, pero en nuestras investigaciones previas hemos encontrado testimonios que dicen que creen que sus familiares están en esta fosa y que no aparecen en el listado de la Universidad. Entre unas y otras, alrededor de 50 familias creen que pueden tener a un familiar en esta fosa”, explicó a Público Arantza Margolles.

___

Fotografía destacada: La Guardia Civil acudió a la fosa común de El Rellán acompañando a la jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Grado.  Óscar Rodríguez (ARMH)

Fuente:https://www.publico.es/politica/exhumacion-fosa-instalo-granja-cerdos-sigue-paralizada-orden-judicial.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Josefa, la presa republicana que se libró de la pena de muerte fingiendo un embarazo

Los falangistas pasearon a su marido y ella, maestra socialista como él, fue condenada por un delito de rebelión militar. Gracias a su ingenio y a la ayuda de un médico, logró salvar su vida y relatar con crudeza la represión franquista.

publico.es / Henrique Mariño / 16/01/2021

Pasearon a su marido y a ella la condenaron a la pena capital, aunque Josefa García Segret se las ingenió para librarse de la muerte. Ambos eran maestros y socialistas, dianas y víctimas de la represión. El pacense Hipólito Gallego Camarero fue ejecutado tras una saca de la cárcel de Tui, el pueblo donde había nacido su mujer. Daba clases en la aldea de Forcadela (Tomiño) y era un destacado agrarista, pero el golpe de 1936 lo llevó a encabezar la resistencia armada en la comarca pontevedresa del Baixo Miño.

Pronto no le quedó otra escapatoria que echarse al monte, si bien al poco fue detenido y torturado, antesala de la ejecución por parte de los falangistas, quienes abandonaron su cuerpo en Mondariz. Aquel 4 de octubre Josefa estaba presa en Tui, encerrada desde agosto en una “pocilga maloliente” donde, a falta de colchón, dormía sobre hojas de maíz. Le esperaba el mismo destino, aunque su muerte fue anunciada por vía judicial: el 8 enero de 1937 un consejo de guerra la condena en Vigo por un delito de rebelión militar.

Sin embargo, quince días después ve conmutada la pena capital por la cadena perpetua gracias a una artimaña que nunca podría haberle salido más cara que la muerte: finge estar embarazada para evitar la ejecución o, en el peor de los casos, para prolongar su fecha de caducidad impresa en la sentencia. “Quien diagnosticó el embarazo fue el doctor Darío Álvarez Blázquez, jugándose la vida, no solo por la deliberada falsedad del diagnóstico sino por pertenecer a una familia perseguida”, escribe Xesús Alonso Montero en Cartas de republicanos galegos condenados a morte (1936-1948), publicado por Xerais.

De hecho, su padre, el médico Darío Álvarez Limeses, había sido fusilado por ser militante de Izquierda Republicana y hacerle frente a los rebeldes. También caería su primo político Alexandre Bóveda, motor del Partido Galeguista. No obstante, él no dudó en arriesgar su pellejo para proteger el de Josefa. “Acudí a la cárcel y la buena señora me dijo que no estaba embarazada al tiempo que me pedía que le salvase la vida, porque pronto triunfaría la causa republicana y saldría en libertad, con lo que yo no correría riesgo“, recordaba en Historias de la retaguardia nacionalista, publicado en la revista Historia y vida en 1975.

“No tuve fuerzas para desengañarla de sus ilusiones —los de fuera, como más informados, no teníamos el mismo optimismo que los de dentro— y menos para negarme a su desesperado ruego y emití un informe diciendo que existían ciertos signos de gravidez que tendrían que confirmarse en semanas sucesivas”, escribía el doctor, quien en realidad era el segundo especialista que le echaba un cabo a Josefa García Segret. Antes la había examinado un médico forense, pero la maestra le había confesado que el embarazo era simulado y, tras un equívoco informe que no pasó por el cedazo del juez militar, le pidió que recomendase a Álvarez Blázquez “como más experto en cuestiones tocológicas”.

Josefa inflaba su vientre con toallas mientras aguardaba la victoria del Ejército Republicano, que para ella “era cosa de días”, aunque el médico, temeroso de que el juez a quien rendía cuentas descubriese el engaño, le pidió que abortara lo antes posible. Una madrugada, el responsable de la prisión lo llamó para que la asistiera. “La hemorragia menstrual de la propia penada y la de su compañera de celda, cuidadosamente guardadas, ensangrentó un envoltorio que yo califiqué de feto inviable“.

Ella había visto conmutada la pena capital por la cadena perpetua y él, al fin, podía respirar tranquilo, pues el jefe de la cárcel mandó enterrar aquella caja de cartón sin comprobar qué había en su interior. Sin embargo, Josefa le advierte en junio de 1937 de que una compañera de celda podría delatarla. “Pudiera ser que el secreto que hasta ahora me salvó la vida fuese conocido de alguna persona que deseara ver correr mi sangre”, anuncia la maestra en la única misiva escrita por una mujer recopilada por Xesús Alonso Montero en Cartas de republicanos galegos condenados a morte (1936-1948).

El ensayista y filólogo subraya su optimismo y el convencimiento de que Franco no ganará la guerra civil, como se refleja en la correspondencia: “Por si caigo antes de que llegue el momento de la liberación, agradecida le envía la consideración más distinguida Josefa García Segret del Gallego. Tenga la bondad de quemar la presente”. No obstante, alberga el temor de que la reclusa se chive y ella sea condenada de nuevo a muerte, aunque le deja claro al médico que si es descubierta no lo comprometerá.

Álvarez Blázquez comentaba en su artículo que Josefa lo visitó cada año durante largo tiempo. Eso fue posible porque en 1944 le conmutaron la cadena perpetua —que se extinguía a los treinta años— por una pena de seis años y un día, que ya había cumplido con creces, por lo que le concedieron la libertad provisional el 21 de marzo. Entonces podía describir a la perfección las cárceles de Tui, Saturrarán y Palma de Mallorca. Sobre todo la guipuzcoana, donde sería ingresada por segunda vez como medida de castigo después de que le interceptasen a una compañera unos partes de guerra.

Josefa García Segret y su marido, Hipólito Gallego Camarero, represaliados por el franquismo.

Ella no tuvo nada que ver, como tampoco había hecho nada malo antes de ser condenada, pero fue igualmente represaliada. Le prohibieron escribir cartas, recibir visitas y la amenazaron con trasladarla a la prisión de Burgos, aunque finalmente recalaría de nuevo en Saturrarán, donde también fue recluida la ilustrada antifascista Urania Mella. Las penalidades, el acoso y las agresiones sexuales que allí sufrieron las presas a manos de las monjas, a quienes describe como “carceleras del dolor”, fueron reflejadas en el libro Abajo las dictaduras, que autoeditó en 1982.

“Sujetas a una disciplina férrea, tan férrea en Saturrarán, cuya superiora, sor María Aranzazu —conocida entre nosotras por la Pantera Blanca—, sólo satisfacía sus entrañas con castigos glaciales; la más ligera ondulación en la disciplina acarreaba un castigo, que podía llamarse ejemplar. Había que ceñirse, pues, a la disciplina si no se quería ir a parar a los sótanos, lugar de tortura e inundados por el río, siempre que la crueldad lo requería”, escribía Josefa en una obra que “también es una formación para los jóvenes que no conocen las guerras ni sus horrores”.

Dedicado “a mi esposo, a mi padre y a todos aquellos que han luchado por la libertad”, en una nota aclaratoria aconseja vivamente que “lean las narraciones verídicas para que las juzguen como el peor mal que cae sobre la humanidad, cuando alguien por ambición desata una guerra y con ella quizá… una conflagración mundial”. Y da entrada a unas páginas que ilustran con crudeza la represión franquista con un “Vivamos en paz y apartemos los mal entendidos”. Fallecida en 1986, una calle la recuerda hoy en Santiago de Compostela.

___

Fotografía destacada: Josefa García Segret, maestra socialista represaliada por el franquismo.

Fuente:https://www.publico.es/politica/josefa-presa-republicana-pena-muerte-embarazo-franquismo.html?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=web

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Ya puedes adquirir “Las Voces de la Tierra”

Puedes adquirir el libro aquí

https://memoriahistorica.org.es/products-page/libros2/las-voces-de-la-tierra/

Ya ha salido de la imprenta el libro “Las voces de la tierra” en el que 39 objetos encontrados en las fosas comunes de desaparecidos por la represión franquista nos hablan, nos dicen, nos interpelan, nos cuentan lo que fue, lo que pudo ser, lo que dejó de ser.

Hemos entregado la imagen de un objeto a cada una de las 39 personas que se han ofrecido a escribir sobre ellos y han elegido escribir ficción, ensayo, dejar que la imaginación se atreva a inventar vidas, muertes, luchas…

Las personas que han escrito han sido diversas, de diferentes ámbitos: poetas, narradoras, periodistas, activistas…. Han accedido solidariamente a prestar sus voces, sus palabras, para esta hermosa conversación con el pasado, con el presente, con lo recuperado. Son: Sukina Aali-Taleb, Rosa María Artal, Santiago Auserón, Juan Miguel Baquero, Fernando Berlín, Clemente Bernad, Juan Diego Botto, Isabel Cadenas Cañón, Conchi Cejudo, Cristina Fallarás, James D. Fernández, Francisco Ferrándiz, Catherine François, Ana Gaitero, Guillemo Galván, Antonio Gamoneda, Guadalupe Grande, Carlos Hernández, Antonio Maestre, Juan Carlos Mestre, Ana Messuti, Miguel Ángel Muñoz Sanjuán, Marta Nebot, Olga Novo, María Ángeles Pérez López, Edurne Portela, Raquel Ramírez de Arellano, Jorge Riechmann, Miguel Ríos, Olga Rodríguez, Isaac Rosa, Rozalén, Marta Sanz, Emilio Silva, Héctor M. Silveiro Hernández, Guillermo Spottorno, Miguel Á.Varela, Willy Veleta, Enrique Villarreal «El Drogas».

El libro se distribuye a través de nuestra página web de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Al adquirirlo colaboras con sus objetivos en la defensa de los derechos de las víctimas del franquismo. Lo puedes encontrar en este enlace: https://memoriahistorica.org.es/products-page/libros2/las-voces-de-la-tierra/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden que el Gobierno desclasifique documentos que relacionan el franquismo y el nazismo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica solicita la publicación del listado de nombres de deportados que sobrevivieron a los campos de concentración.

diario16.com / Eva Maldonado / 13-08-2019

Ante el conocimiento público, a través del Boletín Oficial del Estado, de un listado de republicanos españoles deportados y fallecidos en los campos nazis de concentración, y detectando la ausencia de cientos de nombres de personas fallecidas en ellos, que no forman parte de esos datos, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) considera la información incompleta y reclama al Gobierno que facilite más datos.

Así, la ARMH insta al Gobierno a utilizar la investigación de los historiadores Benito Bermejo y Sandra Checa, que es la más completa al respecto según afirman desde la asociación, ya que incluyó los libros enviados desde Francia en los años 50 y porque fueron investigadas las fuentes originales en Francia y Alemania. Se trata del “Libro Memorial” que lleva colgado en la web del Ministerio de Cultura desde que ocupó esa cartera Carmen Calvo en 2006.

Además, desde ARMH solicitan la publicación del listado de nombres de deportados que sobrevivieron y fueron liberados en los campos y que de igual modo sufrieron la intervención del gobierno franquista y las gestiones de Ramón Serrano Súñer ante sus aliados nazis para que fuera el ejército de Hitler quien llevara a cabo las deportaciones.

También instan al Gobierno a hacer públicos, de una vez por todas, los documentos relativos a las estrechas relaciones que mantuvo el Estado franquista con la Alemania nazi, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, relacionadas con asuntos militares, transporte de objetos y recursos económicos, piezas de arte, personas que entraron en España, así como los movimientos que se produjeron en España de miembros de las Fuerzas Armadas del III Reich.

Así mismo, ARMH entiende que la participación del Estado franquista en la deportación de esos casi 10.000 republicanos españoles merece un ejercicio de responsabilidad y son, por lo tanto, víctimas de la dictadura por lo cual deberían ser reparadas. En ese sentido se podrían utilizar para su reparación los lingotes de oro nazi que tienen estampada una esvástica y que se encuentran depositados en el Banco de España, ya que se sabe que no tienen nada que ver con el robo de oro a los judíos y por lo tanto sin un recurso disponible.

___

Fuente:https://diario16.com/piden-que-el-gobierno-desclasifique-documentos-que-relacionan-el-franquismo-y-el-nazismo/

 

Publicado por ARMH