Archivo de la categoría: Últimas noticias

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Localizan los restos de tres fusilados en una fosa común en Recas (Toledo)

Durante la primera jornada de la exhumación de una fosa común a las afueras de Reca

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ya ha localizado los restos mortales de tres de las siete personas fusiladas por las tropas franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en la localidad de Recas (Toledo), durante la primera jornada de la exhumación de una fosa común a las afueras del pueblo.

infoclm.es / 15/11/2021

La búsqueda de los cuerpos de los siete vecinos asesinados dio comienzo este lunes a las 9.00 horas en el paraje Los Tintos, a donde se han acercado desde primera hora de la mañana los seres queridos de dos de los ejecutados.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Se trata de la hija de Florentino Recio, Agustina Recio de 91 años, y uno de sus nietos, así como de la familia de Jerónimo Cedillo, a quienes han tomado muestras genéticas para posteriormente compararlas con los cuerpos exhumados.

“Hemos encontrado con detectores de metales muchos proyectiles y casquillos de época. Es el lugar de la ejecución”, ha aseverado a Efe el coordinador de la exhumación, Mario González, que ha añadido que como siempre que se recuperan restos mortales con signos de violencia, han presentado la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

La localización de los restos ha sido “bastante rápida” puesto que la fosa estaba señalizada por un enorme panteón que habían instalado los familiares de las víctimas alrededor de la década de los 70, ha señalado González, y posteriormente fue reformado para preservarla.

Los restos hallados de estas tres personas se encontraban “justamente” debajo de dicha construcción de cemento, aunque el coordinador ha admitido que el equipo tenía “dudas” por si no se encontraban inhumados allí, aunque finalmente el lugar de enterramiento ha concordado con los testimonios.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Gracias a la buena conservación de los cuerpos y de que la tierra es de arena, González espera que el próximo miércoles 17 de noviembre finalice todo el proceso.

LOS NOMBRES DE LOS SIETE

Los nombres de las siete personas fusiladas son Florentino Recio Fernández, Jerónimo Cedillo Zurita, Gabriel Zurita Martín, Juan Zurita Martín, Domingo Díaz, Pedro Díaz y José María Barahona o José María Seseña (aún sin aclarar).

De momento no está clara la identidad de esta última persona aunque González se decanta por Seseña, un hombre que formó parte de la Corporación Republicana hasta el 19 de octubre de 1936, fecha en la que entraron las tropas sublevadas a la localidad toledana.

De hecho, en las actas municipales de Recas aparece Seseña como uno de los concejales vinculados a la Corporación de la última República.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

“Si se constata que está Seseña, damos por hecho que (los siete) tenían vinculación con las autoridades republicanas, aunque no hemos encontrado ninguna referencia de su trayectoria vital”, ha afirmado González.

Sin embargo, existe una incongruencia entre las fuentes orales y las familias, responsables de preservar este lugar y de colocar la placa en la que aparecen inscritos los nombres de los siete vecinos, y el nombre aportado por Eugenio Díaz, un historiador local que recogió la ejecución en sus memorias.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Para conocer más datos sobre la vida de estas siete personas, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha indagado en los archivos militares, en los de Interior, en el Centro Documental de Memoria Histórica, sin haber podido encontrar ninguna documentación.

Además, no han podido acceder a los registros civiles porque el juzgado de Illescas no les ha dado el permiso, a pesar de que hace tres meses que lo pidieron por escrito, ha lamentado González.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Dos de las víctimas son padre e hijo, Gabriel y Juan Zurita, aunque todavía se desconoce quién es quién, y según parece, podrían estar enterrados en una fosa aparte, es decir, que puede haber una fosa con cinco cuerpos y otra, con dos, según han contado algunos testimonios a ARMH.

Al parecer el hijo de los Zurita, ha comentado González, era un chico “muy joven”.

___

Fotografía destacada: La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) inicia este lunes la búsqueda y exhumación de los cuerpos de siete personas asesinadas por los franquistas el 19 de noviembre de 1936 y enterradas en una fosa común. EFE/Ismael Herrero

Fuente:https://www.infoclm.es/toledo/2021/11/15/localizan-los-restos-de-tres-fusilados-en-una-fosa-comun-en-recas-toledo/?fbclid=IwAR3Qw9kfPwPuFg32YDPnCXGJpfVp-cu200WhKjA_plQKkuaqZJLUm59L5w8

 

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Inician la exhumación de siete asesinados de Recas en 1936

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica intervendrá desde hoy en una fosa localizada en el término de Villaluenga de la Sagra

latribunadetoledo.es / J.M. / 15/11/2021

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comienza hoy, a las 9 de la mañana, la búsqueda y exhumación de una fosa común en la localidad sagreña de Recas. En ella, prevé encontrar los restos de siete vecinos asesinados por los sublevados hacia el 19 de noviembre de 1936. La intervención durará aproximadamente una semana.

Según informa el colectivo, Agustina Recio, de 91 años e hija de Florentino Recio, contactó con la ARMH para solicitar ayuda y que los cadáveres fueran exhumados. Los siete asesinados están identificados como Florentino Recio Fernández, Jerónimo Cedillo Zurita, Gabriel Zurita Martín, Juan Zurita Martín, Domingo Díaz, José María Barahona o José María Seseña, y Pedro Díaz, todos asesinados hacia el 19 de noviembre de 1936.

La fosa se encuentra en una finca en las inmediaciones del municipio de Villaluenga de la Sagra, en el paraje de ‘Los tintos’, y a finales de los años 70, los familiares instalaron sobre ella una construcción de cemento para que la preservara, señalizara y mostrara los nombres de las personas asesinadas.

En el año 2003, la ARMH llevó a cabo una exhumación de una fosa con una estructura similar, a las afueras de Recas. El colectivo menciona en un informe que la intervención de hace 18 años sirvió para la exhumación de siete de las 21 víctimas de esta localidad sagreña, a unos cientos de metros del lugar donde hoy buscan los cuerpos de otros siete vecinos.

La asociación calcula que la prospección y delimitación de la fosa durará entre dos y tres días. A continuación, comenzará la excavación, que se extenderá también unos dos o tres días. «Tras la localización y delimitación de los enterramientos y la inmediata fase de recuperación física de los restos humanos, se realizará el estudio de estos a través de análisis más complejos de laboratorio y se decidirá el posterior destino que decidan sus propios familiares», abunda.

Los restos óseos de las víctimas serán examinados en el campus de Ponferrada de la Universidad de León o en el departamento de Antropología Física de la Unileón

La ARMH, que surgió tras la exhumación de una fosa común con los restos de 13 republicanos civiles asesinados en octubre de 1936 en la localidad de Priaranza del Bierzo (León) y ha encabezado más de 250 intervenciones en fosas comunes con más de 1.400 víctimas exhumadas, detalla que no pide ningún tipo de subvención para las exhumaciones que efectúa, por lo que todos los trabajos, así como las labores forenses y las pruebas de ADN se financian con las cuotas de sus socios, así como de aportaciones particulares.

___

Fotografía destacada: La fosa común de Recas preservada por familiares | Óscar RODRÍGUEZ 

Fuente:https://www.latribunadetoledo.es/noticia/ZD5F8E697-DFA4-95CE-90D06A7DAE1A88AD/202111/inician-la-exhumacion-de-siete-asesinados-de-recas-en-1936

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Un entierro «lleno de alegría y de justicia» que da descanso a los restos de Benigno Fraga

La familia y amigos trasladaron a Catabois al guerrilleiro de As Somozas que murió tiroteado en 1949, cuyo cuerpo fue localizado en una fosa en Celeiros

lavozdegalicia.es / 13/11/2021

La Asociación para a Recuperación da Memoria Histórica (ARMH) ofreció ayer un emotivo homenaje en Ferrol a Benigno Fraga Pita e hizo entrega a la familia de sus restos, que en junio del año pasado habían sido exhumados de una fosa individual de la zona civil del cementerio de Celeiros, en el municipio ourensano de Chandrexa de Queixa. «Lo normal en los entierros es que haya lágrimas y dolor, pero en este caso está lleno de alegría y de justicia, porque, por fin, mi bisabuelo puede descansar con mi bisabuela en el lugar en el que siempre debió de estar enterrado», manifestó una bisnieta después de que se introdujesen en un nicho del cementerio de Catabois los restos de su antepasado.

Benigno Fraga Pita, también conocido como Alejandro o Alejandro el Viejo, había nacido en As Somozas en el año 1892. Ejerció como maestro armero en los arsenales de Ferrol y fue secretario de organización del Partido Comunista de España en Ferrol. Cuando se descubrió su militancia tuvo que huir y se incorporó a la guerrilla. En agosto del 46 fue enviado a Ourense y, junto con Samuel Mayo Méndez (Saúl) y José María Saavedra Díaz, fundó la segunda Agrupación Guerrilleira de Galicia para luchar contra el régimen franquista y fue nombrado comisario de la misma.

El grupo estableció su base en Edreira, en una casa grande del macizo central de Ourense, conocida como «O baleario», en la que refugiaron los guerrilleros de la zona, entre los que también se encontraba Camilo de Dios. Según la información facilitada por ARMH, en febrero de 1949, el franquismo intensificó su represión, por lo que desde la segunda agrupación se proyectaron golpes combinados contra el régimen. Semanas después, concretamente el 18 de marzo, los seis guerrilleiros que permanecían en la base de Edreira tuvieron que ampararse en el monte porque les quemaron la casa. Para buscar medios de subsistencia, el 27 de abril bajaron del monte hacia la cantina Eliseo, en Candedo, y el grupo fue rodeado por la Guardia Civil. Todos lograron huir, menos Benigno, que murió en un tiroteo.

«Cerrar una antigua herida»

La familia del fallecido nunca supo nada de lo ocurrido, hasta que la ARMH averiguó dónde estaba enterrado su cadáver y en junio del año pasado procedió a su exhumación. Carmen y Ana son dos de sus nietas, y ayer manifestaron a este periódico que estaban eternamente agradecidas al trabajo de la asociación. No obstante, mostraron tristeza por el hecho de que su padre, que era hijo de Benigno, hubiese fallecido sin saber si su progenitor estaba vivo o muerto, y aseguraron que el poder sepultar al abuelo en Catabois les permitía «cerrar una antigua herida, algo que es de justicia y de reparación».

Los actos de homenaje se habían celebrado previamente a lo largo de la mañana en el Ateneo Ferrolán, e incluyeron intervenciones del alcalde de Ferrol, Ángel Mato; la portavoz de la asociación, Carmen García Rodeja; Serxio Castro, miembro del equipo que realizó la exhumación; Rubén Fernández, vecino de Chandrexa; el poeta Xulio Valcárcel; y Carmen Fraga, una de las nietas. A las 13.30 horas, el cortejo fúnebre integrado por cerca de un centenar de personas entraba en el cementerio de Catabois, encabezado por un gaiteiro interpretando el himno del antiguo reino de Galicia.

La caja con los restos mortales de Benigno, cubierta por una bandera republicana, fue portada por una de sus nietas y depositada en el mismo nicho en el que reposa su esposa, Ramona López Guerreiro, que falleció en julio de 1980 a la edad de 83 años, sin saber nunca qué había sido de su marido.

___

Fotografía destacada: Las nietas y bisnietas portando los restos mortales del fallecido y las flores que depositaron ante su tumba | JOSE PARDO

Fuente:https://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/ferrol/2021/11/14/entierro-lleno-alegria-justicia-da-descanso-restos-benigno-fraga/0003_202111F14C6997.htm?fbclid=IwAR0uc9Ndb9MvHiNBtY9gGoBTcwMxfjZYhwYV6BcOnxpFE0MT47n-KU-4j6Q

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La exposición internacional “Mujeres resistentes: 1936-1945” de la ARMH visibiliza a las luchadoras contra el fascismo

La lucha de las mujeres por la democracia y contra el fascismo entre 1936 y 1945 protagoniza la muestra documental promovida por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), «Mujeres resistentes: 1936-1945″ que se ha inaugurado en Rivas Vaciamadrid y que va a exhibirse en siete ciudades europeas. Repasa y visibiliza las historias y contribuciones de milicianas, políticas, trabajadoras en retaguardia o represaliadas y miembros del movimiento por los derechos de la mujer a la democracia en Europa.

radiocable.com / 10/11/2021

La exposición ‘Mujeres resistentes’ tiene previsto permanecer en Rivas hasta el 26 de noviembre para luego viajar a Galicia, a Italia, en enero, a Alemania, en marzo y también a Bélgica, Croacia y Portugal a lo largo de 2022. Y el objetivo es dar a conocer «desde las acciones más conscientes hasta los pequeños gestos» para hacer justicia  a su memoria de estas mujeres y ofrecer una visión global de la importancia real que supusieron sus acciones.

Se centra en la contribución de las luchadoras antifascistas y del movimiento por los derechos de la mujer a la democracia en Europa como milicianas, políticas, trabajadoras en la retaguardia, voluntarias, guerrilleras, manifestantes, represaliadas, deportadas… Y traza un recorrido documental y fotográfico por la resistencia de las mujeres en la lucha contra el fascismo en la guerra civil española y la Segunda Guerra Mundial.

En la exposición se puede conocer su trabajo en la retaguardia, como enlaces y mensajeras, ayudando a judíos y maquis, en los campos de concentración, o como guerrilleras y luchadoras en la batalla, como por ejemplo las 55.000 que fueron reconocidas como mujeres combatientes partigianas en Italia.

___

Fuente:https://www.radiocable.com/exposicion-internacional-mujeres-resistentes1936-1945-armh.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Muere Josep Sala, el último superviviente del campo de concentración franquista de San Marcos

Hace justo cinco meses, el superviviente pudo presenciar el homenaje que tuvo lugar en San Marcos, el que había sido uno de los campos de concentración franquistas más duro, reconvertido hoy en un lujoso parador

Hemeroteca — Josep Sala, superviviente de los campos de concentración franquistas: «No éramos ni siquiera un número, no éramos nada»

eldiario.es / 08/11/2021

El superviviente de los campos de concentración franquistas Josep Sala ha fallecido con 101 años de edad. Sala, perteneciente a la llamada Quinta del Biberón, pasó por un campo de concentración en Zaragoza y después fue trasladado a los campos de Santa Ana y San Marcos, ambos en la ciudad de León. Ha muerto este lunes, serenamente y rodeado de toda su familia.

Hace justo cinco meses, el superviviente pudo presenciar el homenaje que tuvo lugar en San Marcos, el que había sido uno de los campos de concentración franquistas más duros, reconvertido hoy en un lujoso parador. Según diversas investigaciones, por allí pasaron al menos entre 15.000 y 20.000 personas y, como relata el periodista Carlos Hernández, autor del libro Los campos de concentración de Franco, fue uno de los campos «más letales y terribles, uno de los que más prisioneros reunió y donde mayor brutalidad se registró». El mismo Sala ha recordado el acto de homenaje junto a su hija este lunes antes de fallecer. Y ha añadido: «Y soy el último».

«Josep tuvo unos últimos años felices. Le llenó de vida conocer a gente pendiente de la memoria histórica, de lo que él pasó. Esos reconocimientos le hicieron mucho bien. Recordaba con mucha alegría el homenaje que recibió hace cinco meses. Era un hombre de principios y de paz, con una gran humanidad», ha señalado su hija a elDiario.es. La diminuta placa instalada entonces en el parador que menciona que aquello fue un campo de concentración sigue inaccesible al público, encerrada en una sala a la que sólo pueden entrar huéspedes previa petición de llave en recepción.

Josep Sala, de 102 años, durante el homenaje que le rindió Paradores en San Marcos

Sala conoció en San Marcos lo peor de la condición humana, como contaba en una entrevista en 2019 con elDiario.es. «La muerte nos rondaba, la sentía tan cerca…», rememoraba, añadiendo que sobrevivió porque «apenas hablaba». Según su relato, a poco estuvo de ser ejecutado en el momento en que lo hicieron preso en la provincia de Lleida. Un brigada franquista le salvó la vida cuando ya estaba encañonado, bajo el pretexto de que ese día ya había muerto demasiada gente.

Tras ser liberado, viajó por toda España y el norte de África, destinado en una brigada de fortificación del ejército nacional. Y, finalmente, en 1942, pudo volver a casa. Ese mismo año comenzó a trabajar en una farmacia del Raval, de donde no se movió hasta el día de su jubilación.

____

Fotografía destacada: Retrato de Josep Sala | Sònia Calvó

Fuente:https://www.eldiario.es/castilla-y-leon/muere-josep-sala-historico-superviviente-campos-concentracion-franquistas_1_8470231.html?fbclid=IwAR0izoHiTc76KFpoZr2UMLEO9-linksxWbfidL_Pj-VA-B6FGH4A9DafnUo

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

María Luisa Hernández Portales: “El trauma que he heredado no quiero pasarlo a las generaciones futuras”

María Luisa es bisnieta, nieta y sobrina nieta de represaliados del franquismo. Espera encontrar los restos de su abuelo entre las más de mil víctimas que se estima fueron arrojadas a una fosa común del cementerio de Sevilla.

elsaltodiario.com / Rubén Díaz / 06/11/2021

María Luisa es una de las voces que aparecen en el documental Pico Reja, la verdad que la tierra esconde (Remedios Malvárez y Arturo Andújar, 2021), que se estrena el próximo 9 de noviembre en el Festival de Cine de Sevilla.

“No lo busques, hija, que esta gente es muy mala”. María Luisa suele decir que su madre vivió siempre con el miedo metido en lo más profundo de su cuerpo, hasta el interior de los huesos. En septiembre de 2013, la madre murió de cáncer de médula —“tenía el trauma hasta en la médula”— sin haberse atrevido a buscar los restos de su padre. La hija sintió entonces que heredaba ese trauma, pero también una responsabilidad: “Para mí, fue un momento de lucidez; pensé: ¿qué hago con esta patata caliente? ¿La oculto o la libero? Tenía la impresión de que no era sólo una herencia familiar, sino que este trauma de mi madre, tras la violenta desaparición de mi abuelo y otros familiares directos a manos del franquismo, como el de tantas otras familias españolas, afectaba a la democracia, a la humanidad en su conjunto… ¿Adónde vamos con estos miedos, con estos silencios? El trauma que he heredado no quiero pasarlo a las generaciones futuras”.

María Luisa Hernández Portales es bisnieta, nieta y sobrina nieta de represaliados del franquismo. Su bisabuelo, Francisco Portales Sirgado, fue un maestro libertario al que apresaron por sus ideales. Con casi setenta años, acabó sus días asesinado a golpes en una cárcel de Valladolid por intentar enseñar a leer a otros presos. Sus tíos abuelos Luis, Juan y Suceso Portales Casamar fueron militantes de la CNT y sufrieron la cárcel, la clandestinidad o el exilio. Su abuelo, Francisco Portales Casamar, fue empleado del matadero municipal de Sevilla. Tras un procedimiento sumarísimo, con tan sólo treinta y cinco años de edad, lo mataron a tiros en las murallas de la Macarena. Ocurrió en agosto de 1936. María Luisa no supo los detalles de la muerte de su abuelo, ni dónde enterraron su cuerpo, hasta hace unos años. Entonces, descubrió que otros miembros de su familia también habían sido represaliados por el franquismo.

Hoy espera encontrar los restos del padre de su madre gracias a los trabajos de exhumación que el equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, dirigido por Juan Manuel Guijo, está llevando a cabo en la fosa de Pico Reja del cementerio de San Fernando, en Sevilla. Se estima que hay entre mil y dos mil víctimas de la represión franquista.

La herencia del silencio

Una de las manifestaciones más características del trauma es el silencio. Por eso a menudo es tan difícil detectar el sufrimiento callado que puede estar padeciendo otra persona. Puede ocurrir que esa persona sea tu propia madre, y que sólo al final de su vida seas capaz de recomponer y dar sentido a unas huellas que, aunque hayan permanecido en la sombra durante mucho tiempo, forman parte de tu identidad inevitablemente. Algo así le ocurrió a María Luisa cuando empezó a descubrir e investigar la parte de la historia familiar que le había sido ocultada.

La memoria nos enseña que lo que somos en el presente no es el resultado exclusivo de lo que ocurrió en el pasado, sino también de lo que pudo haber sido y no pudo ser. Los proyectos malogrados, personales o colectivos, máxime si se truncan violenta e injustamente, siguen estando presentes como posibles. El pasado que no fue es un patrimonio del presente de pleno derecho y, como apuntó el filósofo alemán Walter Benjamin, no se puede despachar a la ligera.

Benjamin escribía que a cada generación le ha sido asignada una responsabilidad sobre sus antepasados

Cuando María Luisa comprendió que había recibido un trauma de su madre, se rebeló ante la herencia del silencio para intentar redimir, de una vez por todas, ese pasado traumático; para liberarlo de las generaciones futuras: “Si no lo hago yo, lo tendrá que hacer alguien después de mí”, pensó. “¿Y por qué no voy a hacerlo? Ahora tengo fuerzas y creo que puedo afrontarlo”.

En un texto clásico, “Sobre el concepto de historia”, Benjamin escribía que a cada generación le ha sido asignada una responsabilidad sobre sus antepasados. Lo entendía como una especie de derecho que tienen las generaciones pasadas sobre las presentes para que estas últimas se hagan cargo de sus demandas. En cada generación reside una “débil fuerza mesiánica” que, en el caso de María Luisa, se fue revelando a lo largo de su vida, y se intensificó a medida que surgía el movimiento por la recuperación de la memoria histórica.

Los años del descubrimiento

María Luisa creció ajena a los detalles de la historia familiar de represión, violencia y exilio. Que su bisabuelo es un desaparecido no lo supo hasta 2017. A su tía abuela, Suceso Portales, pudo conocerla en vida, ya que falleció en 1999, pero la familia le ocultó las circunstancias de su exilio: “Me habría encantado conocerla. Quizá vieron en mí algo de ella, fue una de las fundadoras del movimiento Mujeres Libres, y pensaron que sería mejor no saber de ella para no seguir sus pasos”.

Reconoce que siempre fue “un verso suelto, siempre me sentí rebelde”. Aunque tuvo la oportunidad de estudiar en la universidad, con 18 años prefirió emigrar a Barcelona y en los ochenta formó parte de las primeras mujeres que se incorporaron a oficios tradicionalmente masculinos. En su caso, empalmando y reponiendo cables como trabajadora de la Telefónica. También desarrolló una actividad sindical, aunque con cierto desencanto porque muy pronto se dio cuenta de unas dinámicas de poder que no iban con ella: “Me ofrecí a colaborar más activamente en el sindicato, pero me dijeron que a veces votaba a unos y otras veces a otros, y que me tenía que aclarar. Pero yo votaba en función de lo que me parecía más útil para los trabajadores, sin pensar en los intereses de los dirigentes.

En la década de los 80, mientras se establecía el “pacto del olvido” de la transición española, María Luisa cuenta que tuvo “un largo romance con un catalán que era muy hippy” con el que fue madre (su primer hijo nació de parto natural en casa) y, ya de vuelta en Sevilla, pasó al servicio de abonados de Telefónica, formó parte de una asociación de mujeres que afrontan solas la maternidad (Ácana), presidió el AMPA del colegio de sus hijos, ayudó a su madre a superar el duelo por la muerte de su padre a principios de los noventa y formó parte de la Asociación Cultural Ecologista Ateneo Verde.

Para muchos familiares de víctimas de la violencia franquista, el silencio fue una forma de proteger a los supervivientes

“A partir del año 2000 empiezo a ver y comentar con mi madre y otros familiares algunas cosas sobre el pasado de la familia, pero coincide con un momento de mi vida complicado, mucho estrés en el trabajo, la falta de tiempo afrontando la maternidad con niños aún pequeños, se me juntaron varias muertes de amigas… Al final todo deriva en una crisis de ansiedad que me lleva a prejubilarme en 2007”, recuerda María Luisa. En el año 2002 comentan que el padre de su madre pudiera estar en la Fosa Monumento del cementerio de Sevilla, donde gracias a la iniciativa de la Asociación de Ex Presos y Represaliados Políticos se erige un monumento en memoria de los fusilados durante el franquismo. En 2016, gracias a la investigación de José Díaz Arriaza “Ni localizados, ni olvidados: las fosas del Cementerio de San Fernando de Sevilla, 1936-1958”, sabrá que su abuelo es más probable que esté en Pico Reja. Pero fue poco después de su prejubilación cuando un pequeño detalle le permite descubrir cuál era la verdadera historia de su familia.

En 2008 María Luisa acompañó a su madre y una prima de ésta a la presentación del libro “La UGT de Sevilla. Golpe militar, resistencia y represión (1936-1950)”, del investigador José María García Márquez. Al final del acto, pidió que el autor le firmara un ejemplar. Al conocer sus apellidos, García Márquez escribió una dedicatoria que sacudió a María Luisa: “Para María Luisa Hernández, que con tan gran orgullo debe llevar ese apellido de Portales que tanto hizo por los trabajadores y la libertad”.

“Debes perdonarlos y olvidarlos”

Para muchos familiares de víctimas de la violencia franquista, el silencio fue una forma de proteger a los supervivientes. El abuelo de María Luisa, poco antes de morir fusilado, comunicó por carta a su mujer que debía perdonar y olvidar a los perpetradores: “Me pongo a escribirte con una tranquilidad de la que la letra puede darte idea. No sé la sentencia recaída. Tengo la plena convicción de que no me pasará nada, y que mi autodefensa ha pesado más sobre el tribunal que toda la sarta de calumnias que esos cobardes desdichados han lanzado sobre mí. Yo lo desprecio y tú debes perdonarlos, olvidarlos y no volver a ocuparte para nada de ellos”. Tanto la madre de María Luisa como sus hermanos siguieron sus instrucciones. Su tío, recuerda María Luisa, “siempre ponía excusas para no buscar el cuerpo del padre”. Su madre seguía pensando que era peligroso (“No lo busques, hija, que esta gente es muy mala», le dijo poco antes de morir).

Son los miedos y los silencios con los que quiere romper María Luisa. La relación entre memoria y derechos humanos cambió el enfoque desde el que se discutían los conflictos del pasado, y para familiares de represaliados del franquismo, como es el caso de María Luisa, fue clave empezar a pensar lo que había ocurrido con sus familiares en términos de violaciones de los derechos humanos: “Para poder sanar este trauma, España debe dejar de ser un país que incumple con los derechos humanos. En protocolo de exhumaciones por fin parece que están dispuestos a cumplir, pero las administraciones aún ponen muchas trabas a las familias».

“Para poder sanar este trauma, España debe dejar de ser un país que incumple con los derechos humanos»

María Luisa ha colaborado con historiadores, sindicatos y asociaciones memorialistas para recuperar la memoria de sus familiares. Es una ciudadana atenta y exigente con las políticas públicas de memoria del Ayuntamiento de Sevilla. La podremos ver y escuchar en el documental Pico Reja, la verdad que la tierra esconde (Remedios Malvárez y Arturo Andújar, 2021), que se estrena el próximo 9 de noviembre en el Lope de Vega, en el marco del Festival de Cine de Sevilla. Confía en que de aquí a un año podrá encontrar los restos de su abuelo en Pico Reja, que el trauma que heredó de su madre pueda ir sanando, y cumplir su deseo: que el trauma no pase a sus hijos ni a las generaciones que vienen. Su herencia no será la del silencio, pero su ejemplo, como el de su bisabuelo, abuelo y tíos abuelos, es un patrimonio ético de nuestra democracia que debemos hacer por que se transmita y conozca.

___

Fotografía destacada: María Luisa Hernández Portales en un momento de la entrevista | ANTONIO PÉREZ

Fuente:https://www.elsaltodiario.com/memoria-historica/entrevista-maria-luisa-hernandez-portales-trauma-heredado-no-pasarlo-generaciones-futuras

Publicado por ARMH
Copyright © ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTORICA. 2015 Todos los derechos reservados
Dirección: Apartado de correos 7, 24400 Ponferrada (León) España.
ARMH · ASOCIACIÓN DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Nº Reg. Nac de Asociaciones del Mº Interior 167.252 | POLÍTICA LEGAL