Archivo del Autor: ARMH

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La victoria de las ‘mujeres de negro’ sobre 40 años de franquismo en La Barranca

Las viudas de 400 personas asesinadas por los franquistas custodiaron durante cuatro décadas las tres fosas comunes donde yacían, en Lardero, La Rioja.

Conocidas desde entonces como las mujeres de negro, lograron doblegar al régimen franquista y convertir el lugar en un cementerio civil desde el año 1979.

El Memorial La Barranca cumple 40 años de homenaje a las víctimas del terror en tierra riojana, una región sin guerra donde los golpistas dejaron 2.000 ejecutados.

eldiario.es / Juan Miguel Baquero / 15-07-2019

Las mujeres de negro velaron los cadáveres de 400 personas asesinadas por los franquistas. Muchos eran sus maridos. Custodiaron la memoria de los suyos durante 40 años de dictadura, logrando que nadie tocara las tres fosas comunes de Lardero (La Rioja) donde fueron arrojados. Y en 1979 convirtieron el lugar en cementerio civil. Hoy es el Memorial La Barranca.

El conjunto monumental es uno de los mayores memoriales de España dedicado a las víctimas de los golpistas en la guerra civil. Cumple cuatro décadas como camposanto y forma parte del patrimonio de la Comunidad Autónoma desde 1980, gestionado por el Gobierno de La Rioja en colaboración con la Asociación para la preservación de la Memoria Histórica en La Rioja ‘La Barranca’, que custodia el memorial.

El barranco de Barrigüelo, a unos cinco kilómetros de Logroño, fue usado por los golpistas para enterrar los cuerpos de una quinta parte de las 2.000 que ejecutaron en la región. Aunque en La Rioja no hubo guerra. Apenas resistencia al fracasado golpe de Estado que provocó la guerra civil.

En aquel campo trazaron las fosas comunes plagadas de muerte. De la pedagogía del terror aplicada en masa por los rebeldes hasta finales de 1936. Ahora, La Barranca es un paraje de recogimiento familiar. De recuerdo íntimo. De Memoria colectiva con mayúsculas. Una tierra que guarda la victoria de las ‘mujeres de negro’ sobre 40 años de franquismo.

Las tres fosas comunes de Lardero. | JUAN MIGUEL BAQUERO

Todos los nombres de La Barranca

Varios carteles cuentan en las paredes de La Barranca cada uno de los nombres de las víctimas riojanas. ‘A las Mujeres de Negro, 75 años después’, reza la placa del monumento de homenaje a las viudas de los republicanos asesinados por los fascistas. Fue inaugurado el uno de noviembre de 2011. Un Día de Todos los Santos.

‘Los pueblos que olvidan su Historia están condenados a repetirla’, señala otro póster. Todo es recuerdo. Memoria. ‘No hay nada en el mundo que haga olvidar una injusticia’, dice una frase escrita sobre una bandera republicana.

El memorial también muestra un enorme mapa de España. Es el original que los golpistas colocaron en la plaza de toros de Logroño –usada como cárcel– para restregar a los presos republicanos el avance de las tropas fascistas. Ahora, vencer la cartografía del olvido es una de las tareas de las familias de La Barranca.

“No se puede estar”, decían los franquistas

“Aquí no se puede estar”, afeaban las autoridades franquistas a las ‘mujeres de negro’. “Pues estamos”, respondían ellas. Las viudas acudían “casi a diario” a custodiar las fosas comunes donde yacen 400 víctimas. De esta forma, a pie de fosas, empieza a narrar la historia Jesús Vicente Aguirre.

“Que no se puede estar”, reprendían los uniformados. “Estamos”, sostenían las mujeres. Y así un día tras otro. Un año tras otro. Hasta que las dejaron por imposibles. Por conseguidoras de lo improbable.

El conjunto momunental es hoy un cementerio civil. | JUAN MIGUEL BAQUERO

“Estas familias se dedicaron a cuidar este lugar”, continúa Aguirre, autor de varios libros sobre la represión en La Rioja, como Aquí nunca pasó nada –con mil páginas y la historia de dos mil represaliados– y la novela Lo que pasó.

Las ‘mujeres de negro’ guardaron la tierra que da cobijo a sus seres queridos y esa parcela de la finca, desde entonces, nunca se sembró. Las tumbas quedaron intactas. La Barranca nació así como recuerdo “digno” a las víctimas del terror franquista. “Un espacio de convivencia y esperanza” destinado “a que estas cosas no vuelvan a ocurrir”.

Las 300 llaves de La Barranca

Un cartel en la entrada indica: “Si quiere conocer esta fosa común llame a los teléfonos…”. Y ahí están los números en los que responden Paco, Ángel o Ricardo. “Siempre hay alguno de guardia”, tercia el presidente de la asociación, Ricardo Blanco. “Sea a la hora que sea y el día que sea”, certifica.

La Barranca, memoria de La Rioja. | JUAN MIGUEL BAQUERO

“Y eso que tenemos repartidas más de 300 llaves”, continúa. Porque La Barranca “está abierta a todo el mundo”. Incluso hay descendientes de las víctimas que depositan las cenizas de sus familiares cerca de las fosas. Quizás en las zonas ajardinadas. Algunas pequeñas placas, alguna banderas republicanas chiquitas, marcan nuevos lugares de reposo eterno. Quizás.

“No sabemos si es legal”, cuestiona un integrante del colectivo. “Claro, nadie los ve”, sonríe otra voz. Y quién podría decir que no. Con qué legitimidad, asienten. “¿A alguien le gustaría estar aquí cuando le toque?”, pregunta una mujer. Muchos alzan la mano, voluntarios.

Como una chica joven, ataviada con un bolso rojo, alumna de los Cursos de Verano de la Universidad de La Rioja. El seminario está organizado por la Asociación La Barranca y cumple su tercera edición con el título ‘Historia, Medios de comunicación y Legislación después de la Transición. 2019: 80 años del exilio’. La cita incluye una visita al memorial.

El espacio acoge, además, diversos homenajes a lo largo del año, como cada 14 de abril con motivo del aniversario de la Segunda República. O visitas de centros educativos. Hacer pedagogía de los Derechos Humanos con el alumnado, dicen, es sembrar cultura de paz. Y La Barranca se ha convertido en una plaza para la verdad, la justicia, la reparación y garantías de no repetición. Todo, con el recuerdo latente de la victoria de las ‘mujeres de negro’ sobre 40 años de franquismo.

Ataques nazis a la Memoria

El Memorial La Barranca ha sufrido la embestida de la extrema derecha. El cementerio civil apareció dos veces con pintadas nazis y fascistas. Sendos ataques fueron un 14 de abril, el día que se celebra la proclamación de la Segunda República española.

El primero, en 2016. Esvásticas y simbología neonazi cubrían lápidas y el mapa de los presos republicanos. La pintura blanca alcanzó también el monumento a las damas de negro. Las pintadas de apología franquista rezaban “Pasamos y pasaremos”, en réplica al lema antifascista “¡No pasarán!”. La Asociación La Barranca denunció los hechos ante la justicia como un “doble ataque contra el patrimonio y contra la memoria de las víctimas, así como enaltecimiento del terrorismo”.

Dos años después, volvió a suceder. El 87 aniversario de la II República quedó teñido con más ignominia. Sobre un pequeño tejado de los que tapa las fosas comunes podía leerse “Arriba España”. Los carteles con los nombres de los más de 2.000 riojanos asesinados estaban mancillados con cruces celtas, símbolo usado por organizaciones ultraderechistas y frases nazis. Y, en la diana, siempre las Mujeres de negro.

___

Fotografía destacada: Monumento a las ‘mujeres de negro’ en el Memorial La Barranca. | JUAN MIGUEL BAQUERO

Fuente: https://www.eldiario.es/sociedad/Memorial-Barranca-victoria-mujeres-franquismo_0_919009097.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden al Gobierno una declaración institucional de condena del 18 julio de 1936

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha registrado ante la presidencia del Gobierno la petición como reconocimiento a las víctimas de la dictadura franquista

diario16.com / Eva Maldonado / 16-07-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha registrado ante la presidencia del Gobierno una petición para que el próximo 18 de julio lleve a cabo una declaración institucional de condena del 18 de julio de 1936 como reconocimiento a las víctimas de la dictadura franquista y condena a las consecuencias del fascismo.

El próximo 18 de julio se cumplirán 83 años desde que un grupo de militares y civiles fascistas decidieron asaltar el poder mediante el uso de la violencia por no respetar los resultados de unas elecciones democráticas celebradas en febrero de 1936.

Como consecuencia del golpe de Estado, se desató una guerra con la que desarrollaron un plan, que llevaba diseñado meses antes, para exterminar a decenas de miles de civiles adversarios y allanar el camino para establecer un régimen mono político en el que solo las ideas del dictador, y su mandato, concentraran el poder absoluto en nuestro país.

Mediante ese largo, profundo y terrorífico uso de la violencia, se estableció una dictadura de 40 años, que arrebató los derechos a millones de ciudadanos, convirtió a las mujeres en ciudadanas de tercera clase, persiguió a los homosexuales y a las lesbianas como enfermos psiquiátricos y delincuentes sociales, y condeno a nuestra sociedad a un atraso secular sin olvidar los cientos de miles de personas que tuvieron que escapar del país para salvar sus vidas y morir lejos de sus seres queridos.

Para sumar todo ese sufrimiento social, emocional y político a nuestro patrimonio de los Derechos Humano, queremos solicitarle al Gobierno de España que el próximo jueves lleve a cabo una declaración institucional, que bajo el lema “18 DE JULIO NUNCA MÁS”, condene la dictadura franquista y respalde a sus víctimas con las que el Estado democrático recuperado tras la dictadura franquista guarda una enorme deuda que está muy lejos de ser saldada.

Cuando en los años 30 del pasado siglo, durante el periodo de la Segunda República, los hombres y las mujeres votaron con sufragio universal, llevando al gobierno a partidos de diferente ideología, nuestra sociedad conoció por primera vez una democracia y un desarrollo político, cultural y educativo sin precedentes.

Cuando en Europa la sombra renovada del fascismo penetra en los parlamentos y en las instituciones es necesario recordar y condenar lo que supuso el ascenso del fascismo al poder y el enorme daño que causó a la sociedad.

___

Fuente: https://diario16.com/piden-al-gobierno-una-declaracion-institucional-de-condena-del-18-julio-de-1936/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Informe Navasqüés: el documento que prueba que Franco dio refugio a jerarcas nazis en España

El diplomático franquista Emilio de Navasqüés, tío abuelo del alcalde de Madrid José Luis Martínez-Almeida, eludió la petición del Consejo de Control Aliado para repatriar a todos los hombres de Hitler que se escondieron en nuestro país durante la Segunda Guerra Mundial

diario16.com / José Antequera / 08-07-2019

Emilio de Navasqüés y Ruiz de Velasco (1904-1976) fue un destacado diplomático español al servicio de Franco que dejó algunas páginas ciertamente interesantes para la historia durante el final de la Segunda Guerra  Mundial. Navasqüés, tío abuelo del actual alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, fue el responsable de que un buen puñado de jerarcas y espías nazis consiguieran escaparan de los aliados, que al término de la contienda exigieron la extradición de todos aquellos sospechosos de haber pertenecido al Tercer Reich. Y es que la supuesta neutralidad del Caudillo durante la contienda mundial sirvió, entre otras cosas, para que España se convirtiera en un tranquilo oasis de paz y refugio para altos mandatarios del nazismo.

Nacido en Madrid, Emilio de Navasqüés​ ingresó en la carrera diplomática española en 1929 y ocupó, entre otros cargos, el de cónsul general en Tánger (1934-1935) y el de embajador español en Buenos Aires (1950-1951), Roma (1958-1959) y Lisboa (1972-1974). Entre 1950 y 1972 fue director de la Escuela Diplomática.

Navasqüés llegó a ejercer como director general de política económica del Ministerio de Asuntos Exteriores y fue el encargado de negociar con las potencias aliadas el destino del importante patrimonio alemán acumulado en nuestro país al término de la Segunda Guerra Mundial. Desde ese puesto de responsabilidad, el alto funcionario elaboró un informe confidencial en el que recomendaba no entregar a los aliados a un buen puñado de contactos y agentes nazis que pululaban por tierras españolas. Fue así como se sospecha que muchos criminales de guerra lograron huir o permanecer ocultos en España durante largos años.   ​

La historia del “informe Navasqüés” comenzó cuando Estados Unidos envió a España un listado de eminentes cargos del Tercer Reich reclamados por el Consejo de Control Aliado en 1947. La primera lista fue confeccionada a partir de 1945 y presentada al Gobierno franquista ese mismo año. Constaba de 11 folios escritos a máquina y en lengua inglesa. El documento, bajo el sencillo título de Lista de repatriación, fue redactado por los servicios de espionaje aliados (principalmente agentes de Estados Unidos, Francia y Reino Unido) y remitido a Franco con el fin de reclamarle la expulsión de todos ellos y su entrega inmediata a la nueva Alemania.

En aquel listado con más de un centenar de nombres había jerarcas del nazismode la talla de Karl Albrecht, amigo personal de Adolf Hitler y presidente de la Cámara de Comercio Alemana en Madrid; ​Hans Becker Wolf, representante del Nationalsozialistische Volkswohlfahrt (NSV) en Barcelona; Wilhelm Beisel Heuss, jefe del Partido Nazi en San Sebastián y delegado de propaganda para el norte de España; y Johannes E.F. Bernhardt, el gran empresario del grupo Sociedad Financiera Industrial (Sofindus), general de las SS, contacto de Hermann Göringen España y uno de los hombres fuertes de las finanzas del Tercer Reich. Se sabe que Navasqüés llegó a negociar personalmente con este industrial la entrega de los bienes del grupo Sofindus ordenada por las potencias ganadoras de la guerra.

El 4 de marzo de 1948, poco después de que el Gobierno español recibiera el listado del mando aliado, Emilio de Navasqüés redactó el pertinente informe dirigido a la atención de Alberto Martín Artajo, ministro de Asuntos Exteriores durante la dictadura franquista, en el que dividía a los 104 alemanes residentes en España y sospechosos de pertenecer al Partido Nazi en tres categorías. Además, el director general formulaba distintas recomendaciones sobre la conveniencia o no de su entrega a los aliados, según publicó el periodista José María Irujo en un extenso artículo publicado el 11 de mayo de 1997 en el diario El País.

En la primera categoría del informe, Navasqüés incluía a 26 personas bajo el calificativo de “agentes profesionales del servicio de espionaje alemán o similares”. El funcionario de Franco recomendaba que todos ellos fuesen entregados a los aliados. En un segundo bloque se agrupaba a otras 36 personalidades sobre las que Navasqués opinaba que “no había datos suficientes” de su pertenencia al Gobierno de Hitler, aunque dio margen de maniobra al ministro Artajo para que él mismo decidiera las que debían ser entregadas a los norteamericanos.

En la tercera categoría figuraban 39 personas más que “de ninguna manera” debían ser repatriadas porque su historia interesaba “a la economía nacional” de España o merecían por parte de las autoridades españolas “una especial consideración”. En este último grupo se encontraban directores de grandes empresas alemanas como Merck, IG-Farben y Sofindus, el importante holding germano formado por 16 firmas y presidido por el ya citado Johannes Bernhardt, el general de las SS que figuraba en el número 7 de la lista de perseguidos por los aliados.

Bernhardt, el todopoderoso ejecutivo de Sofindus −un conglomerado de empresas de la Alemania del Tercer Reich−, trabajó en España durante toda la Guerra Civil y hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, llegó a acumular un gran número de empresas filiales con las que ayudó a financiar el golpe militar de Franco.

Bernhardt −afincado en el Marruecos español desde 1929− había montado Sofindus en noviembre de 1938 en Lisboa. Para ello se había servido de un capital valorado en dos millones y medio de pesetas de la época. Por entonces, el industrial ya había fundado la Sociedad Hispano-Marroquí de Transportes (Hisma), una empresa fantasma encargada de servir como tapadera para el tráfico de armas destinadas al bando franquista. Hisma (en alemán Hispano-Marokkanische Transport-Aktiengesellschaft) fue constituida el 31 de julio de 1936 en Tetuán, es decir, a los pocos días del alzamiento nacional que dio paso a la sangrienta Guerra Civil. Controlada por el Partido Nazi gracias a Johannes Bernhardt, esta compañía iba a desempeñar un papel clave en el contienda española, ya que pasó toneladas de material bélico al bando nacional.

Con la creación de Hisma se pretendía que el trato comercial de Bernhardt con Franco fuera lo más discreto posible, aunque a medida que avanzó la guerra las actividades de la empresa fueron haciéndose cada vez más oficiales y públicas. Avanzada la guerra, Hisma se integró en la Sociedad Financiera Industrial (Sofindus), consorcio de empresas alemanas que acabaría monopolizando el comercio exterior español. La Hisma-Sofindus continuó con sus operaciones tras estallar la Segunda Guerra Mundial, canalizando el suministro de materiales hasta el fin de la contienda que terminó con la derrota de Hitler. ​

Sofindus, que tuvo su sede central en el número 1 de la avenida del Generalísimo de Madrid, contaba en 1939 con delegaciones en ocho ciudades españolas y con una plantilla de 260 empleados −la mitad de ellos españoles−. Para entonces poseía catorce filiales a cargo de diversas actividades −transportes, minería, maquinaria, cueros, vino y frutas−. La mayor parte del capital era alemán, aunque los nazis se sirvieron de una red de testaferros españoles para cumplir con la legislación española de la época, que establecía un límite del 25% para capitales extranjeros. Si bien este conglomerado empresarial estuvo controlado parcialmente por la administración franquista, Sofindus se encontraba subordinada a la dirección de otra compañía, Rowak, y recibía todos sus fondos económicos de Alemania.

Durante la Segunda Guerra Mundial el grupo Sofindus registró una intensa actividad en el comercio hispano-alemán, aunque también desarrolló otro tipo de actividades. Así, en agosto de 1941 creó la compañía Transcomar −acrónimo de Compañía Marítima de Transportes−, que mediante mercantes con bandera neutral española lograría transportar 125.000 toneladas a las fuerzas del Eje en el Norte de África entre 1941 y 1942. En marzo de 1943 fundó otra filial, la compañía Somar, encargada de la adquisición de fluorita y wolframio, minerales de gran valor estratégico para la industria bélica nazi. Más adelante, en 1944, Sofindus participó en el contrabando de suministros a las guarniciones alemanas que habían quedado aisladas en la costa atlántica francesa tras el desembarco de Normandía. Se cree que en una ocasión Bernhardt intervino en la adquisición de un cargamento médico de penicilina que los aliados habían enviado a España y que él desvió a Alemania. El empresario alemán mantuvo unas estrechas relaciones con Francisco Franco, quien le hizo un buen regalo personal una vez terminada la Guerra Civil: más de 1,4 millones de pesetas.

Las actividades de Bernhardt y Sofindus no solo supusieron una gran preocupación para los aliados, sino que también provocaron las protestas de algunas compañías alemanas en España por su posición monopolística. La historia del jerarca nazi acabó con el final de la Segunda Guerra Mundial. En octubre de 1945 las autoridades franquistas, apoyadas por el informe Navasqüés, acordaron con las autoridades británicas, francesas y estadounidenses que el patrimonio y los activos de Sofindus fueran puestos bajo control de las potencias aliadas.

Sin embargo, Franco dio orden de proteger a ese empresario fiel que le había ayudado a ganar la guerra y se mantuvo firme frente a las presiones de los aliados. Incluso le acabó concediendo la nacionalidad española en 1946. Bernhardt nunca fue deportado. De nada sirvió el informe Navasqüés. Durante los años de posguerra el jerarca alemán residió en Denia, donde pasó casi desapercibido. Fue uno más de los muchos nazis que gozaron del soleado balneario español franquista. Se sabe que en 1953 se trasladó a Sudamérica,​ instalándose en Argentina, donde siguió manteniendo diversos negocios. Falleció en Múnich en 1980 aunque misteriosamente se ha conservado una lápida con su nombre en el Cementerio Civil de Madrid. De cualquier forma el jerarca nazi vivió un retiro dorado. Otro criminal de guerra que se iba de rositas. El “Informe Navasqüés” había cumplido a la perfección con su cometido: dar cobijo y amparo a los señores del nazismo.

___

Fotografía destacada: Franco con varios jerarcas nazis. El segundo por la izquierda es Bernhardt.

Fuente:https://diario16.com/informe-navasques-el-documento-que-prueba-que-franco-dio-refugio-a-jerarcas-nazis-en-espana/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden a la Agencia de Protección de Datos dictamen sobre derecho a la verdad víctimas franquismo

ARMH: instamos a la Agencia de Protección de Datos a dictaminar si las víctimas de la dictadura tenemos derecho a conocer y dar a conocer públicamente información sobre los represores de la dictadura franquista y de los hechos que cometieron para violar los derechos de las personas perseguidas por el franquismo.

tercerainformacion.es / 19-06-2019

Comunicado Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH)

Ante el caso de censura ejercido por la Universidad de Alicante con respecto a la retirada del nombre de un miembro del tribunal militar que juzgó ilegalmente al poeta Miguel Hernández, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha solicitado a la Agencia de Protección de Datos un dictamen a través del cual señale si el derecho a conocer la verdad y a que se conozca la verdad que tienen las víctimas de la dictadura franquista choca con el derecho al olvido o no tiene límites a la hora de generar conocimiento acerca de violaciones de derechos humanos, como dictan diversas revoluciones de la Organización de Naciones Unidas.

Para el presidente de la asociación, Emilio Silva, “se trata de un caso claro de censura, ya que el derecho a la verdad prevalece por encima de la protección de datos de quiénes formaron parte de un régimen sostenido sobre la violencia, la persecución física, social y penal por causas ideológicas y la colaboración con un régimen antidemocrático”.

El texto presentado ante la Agencia de Protección de Datos es el siguiente:

Hemos tenido una noticia de la que la Universidad de Alicante ha retirado de dos artículos en su página web el nombre del alférez Antonio Luis Baena Tocón que fue secretario judicial en la causa militar contra el poeta Miguel Hernández con la que fue ilegalmente condenado, ilegalmente detenido y murió en prisión.

El borrado llevado a cabo por la Universidad de Alicante es una consecuencia de una reclamación de derecho al olvido de un descendiente de ese represor algo que choca con el derecho de las víctimas de la dictadura a conocer y a dar a conocer la verdad de lo ocurrido con las violaciones de derechos humanos de quién es dieron un golpe el 18 de julio 1936 y se beneficiaron de él al menos hasta el 20 de noviembre de 1975.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Asamblea General de la ONU han reconocido en diversas ocasiones la verdad como un derecho que asiste a las víctimas de las violaciones de derechos humanos en dictaduras.

Entendemos entendemos que en esta situación han entrado en conflicto diversos intereses y que por estar implicada en ello la Agencia de Protección de Datos debería llevar a cabo un dictamen que resuelva para este y otros casos si existen límites para que las víctimas de violaciones de derechos humanos den a conocer de manera telemática en Internet los hechos y los nombres de los responsables de tales vulneraciones represivas.

Al respecto la ONU asegura que:

“Cuando un período caracterizado por abusos generalizados o sistemáticos de los derechos humanos llega a su fin, las personas que han sufrido bajo el régimen anterior se encuentran en condiciones de hacer valer sus derechos y de comenzar a superar su pasado. Cuando hacen oír sus voces ahora libres, es probable que formulen cuatro tipos de peticiones al Estado de transición. Esto es, la verdad, la justicia, reparaciones y reformas institucionales para prevenir la repetición de la violencia”.

Por tanto, instamos a la Agencia de Protección de Datos a dictaminar si las víctimas de la dictadura tenemos derecho a conocer y dar a conocer públicamente información sobre los represores de la dictadura franquista y de los hechos que cometieron para violar los derechos de las personas perseguidas por el franquismo.

Se adjunta la petición presentada por registro.

 

____

Fotografía destacada: El poeta y dramaturgo Miguel Hernández

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/2019/06/19/piden-a-la-agencia-de-proteccion-de-datos-dictamen-sobre-derecho-a-la-verdad-victimas-franquismo

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Los historiadores, contra el ‘borrado’ en la condena de Miguel Hernández: “Es lamentable, otro impedimento para estudiar el franquismo”

Catedráticos califican la eliminación del nombre del secretario judicial del consejo de guerra del poeta como “censura”, “explica muy bien la historia de nuestro país”.

“La libertad de expresión, de investigación y de cátedra son fundamentales y solo bajo motivos muy excepcionales cabe establecer limitaciones”, expresa Ismael Saz

La Universidad de Alicante accede a la petición de un familiar y borra de su web el nombre de un miembro del tribunal que condenó a muerte a Miguel Hernández

eldiario.es / Belén Remacha / 18-06-2019

Es “lamentable, un disparate” cuestiona “la profesión y el trabajo del historiador” y atenta “contra la libertad de cátedra y de expresión”.  Son algunas de las formas con las que distintos historiadores se refieren al “borrado”, de varios artículos académicos firmados por el catedrático de lengua española Juan Antonio Ríos Carratalá, del nombre del secretario judicial que participó en el consejo de guerra que condenó a muerte al poeta Miguel Hernández.

Ha accedido a ello la Universidad de Alicante (UA) tras la petición de un hijo del alférez implicado, Antonio Luis Baena Tocón, que se amparaba en la Ley de Protección de Datos Europea, como adelantó este martes El País. De esa forma, desaparece su nombre de la Historia y quedan solo las iniciales de Baena Tocón en varios artículos de Ríos Carratalá alojados en páginas web. Las razones de la petición tenían que ver con el honor: “Lo presentan como verdugo y fue una víctima más”, escribía al periódico.

“Desde hoy [Baena Tocón] disfruta del ‘olvido digital’ en mis trabajos publicados en la web de la UA. Estoy triste y muy dolido, pero seguiré reivindicando el derecho a la memoria histórica”, ha resumido el experto en su página de Facebook. Una compañera de profesión, la Profesora Titular en Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid, Ana Martínez Rus se muestra, al margen de esa consecuencia, “indignada. Es lamentable. Cuestiona nuestra profesión y es otro impedimento más para hacer Historia sobre el franquismo”.

Según Martínez Rus, las formas de la UA hacen que “se niegue la realidad que está en esos documentos. Lo siento por quien tenga un familiar que haya participado de ella, pero tenemos que asumir de una vez el pasado traumático de este país, con rigor, pedagogía y divulgación. Y duele que la Universidad no lo pelee”. Ella define además la “paradoja” de que ahora el nombre de Baena Tocón se va a difundir mucho más en una suerte de Efecto Streisand: “Esos trabajos están publicados de mucho antes, yo los he consultado. Por esta decisión, se va a dar el efecto contrario. El interesado quería velar por el honor de su padre, pero ahora está en todas las webs”.

Martínez Rus enumera todo lo que entra en juego y se pone en tela de juicio con la resolución de la UA: “La libertad de cátedra y de expresión; el rigor científico; la práctica historiográfica; el derecho a la información. Abre un precedente: a todos nos pueden meter en un pleito. Y no solo sobre la guerra civil, esto se puede ampliar a otras épocas. Todo el mundo es descendiente de alguien y tiene un apellido. También, aunque sería quizá más raro, a que haya familiares que no quieran que sus nombres aparezcan como represaliados, y acabemos desconociendo la magnitud. Esto abre la caja de pandora, nos deja desamparados”.

“Es un caso de censura”

Desde la Asociación de Historia Contemporánea son igual de tajantes. A su presidente, el catedrático de la Universidad de Valencia Ismael Saz le parece “censura académica, un caso especialmente grave”. “Atenta contra la libertad del investigador”, insiste, “trabajamos hablando de personas, no de entelequias. Con víctimas y con victimarios”

Saz es duro con la Universidad de Alicante, a la que afirma “no entender. Me resulta inconcebible una resolución acerca de cómo tiene que hacer su trabajo un académico. Los derechos a la libertad de expresión, de investigación y de cátedra son absolutamente fundamentales y solo bajo motivos muy excepcionales y justificados cabe establecer algún tipo de limitación”. Los especialistas de la UA también se han levantado contra su institución: mañana miércoles hay convocada una reunión de la Junta de Gobierno en la que esperan que el rectorado dé explicaciones y aluden defender “la libertad de investigación y cátedra”, en declaraciones a El País.

Otra catedrática en Historia Contemporánea por la Universidad de Salamanca, Josefina Cuesta Bustillo es algo más cauta porque, opina, “lo nuevo es que lo que entra en conflicto con la práctica historiográfica es la ley protección de datos. Pero siempre ha habido mecanismos: siempre se nos han negado documentos, o se ha tenido que esperar 25 años a la muerte de la persona que buscabas. Antes, lo hacía la censura. Y cuanto más próximo es el hecho, más complicado, claro”. “Luchamos por el derecho a la verdad, pero ahora está aprobado el derecho al olvido”, sintetiza.

Tanto Ismael Saz como Ana Martínez Rus mencionan, al margen del asunto de Miguel Hernández, que sea algo sistémico. “Llega apenas 10 días después de la sentencia del Supremo reconociendo al dictador desde el 36. Y de que se deniegue la exhumación. El franquismo sigue levantando ampollas porque ganó una guerra, duró mucho, y durante la transición no hubo una ruptura. Se nota. Pero llueve sobre mojado, no es un hecho puntual: siempre ha habido una dificultad en el acceso a las fuentes, a los archivos militares y eclesiásticos. Algo como esto explica muy bien la historia de nuestro país. Es un poso sociológico”.

Este mismo martes ha trascendido que la base de datos de memoria histórica ‘Todos los nombres’ también ha recibido una solicitud de borrado del nombre de Antonio Luis Baena Tocón. La petición ha sido igualmente presentada, como ha ocurrido en el caso de la UA, por el hijo de Baena Tocón.

___

Fotografía destacada: Josefina Manresa y Miguel Hernández en torno a 1937

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/historiadores-Miguel-Hernandez-lamentable-dificultad_0_911309734.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La matanza de Valderas la Roja o la Moscú de España en el verano de 1936

Cerca de un centenar de vecinos (puede que más), apenas armados, perecieron víctimas de las tropas franquistas que ocuparon el pueblo, procedentes de Benavente.

elsaltodiario.com / Félix Población / 17-06-2019

La villa leonesa de Valderas, con poco más de mil quinientos habitantes, está situada en la comarca de Tierra de Campos, y sorprenderá a quien la visite por su patrimonio histórico. También, por lo muy a ojo que tiene la información disponible acerca todos y cada uno de sus no pocos edificios monumentales. Lo percibirá el viajero en cuanto se ponga a pasear por sus calles y plazas. Una serie de carteles facilitan esa labor.

Empezando por las plazas, la que más llama la atención es la de los Caños o de Santa María del Azogue (de zoco, mercado, az-zuaq), por la iglesia del mismo nombre, que data del siglo XII, aunque fue reformada en el XVI y XIX. En su interior, de tres naves, con bóveda de crucería y ábside cuadrado, hay un retablo mayor del siglo XVI de un supuesto discípulo de Berruguete y otros cuatro retablos barrocos más del XVII, como también es de ese siglo el órgano ubicado en la nave derecha. La torre de la iglesia parece la del homenaje de un castillo, quizá por haberse asentado el templo en origen sobre una antigua fortaleza.

En la misma y espaciosa plaza encontramos, junto a un estrecho edificio modernista de insólita factura en la villa, el que llaman Antiguo Consistorio, cuya sobria arquitectura data también del siglo XVIII. Pese a su nombre, no llegó esa construcción a tener función municipal alguna, pues sólo servía para que la corporación municipal se asomase a sus balcones durante los festejos locales. Flanquean la fachada dos torres con chapiteles y el suficiente encanto como para creerse la leyenda de dama valderense María de Hazas (o Zarzas) y el rey godo Witiza, que mandó destruir las armas para convertirlas en herramienta de campo, frente a la oposición de esa señora. A la leyenda que leo le faltan detalles para dotarla de interés. En la parte central de la fachada del edificio hay emplazado un escudo con las armas de la villa. Lo ilustra un brazo que sostiene una bandera rescatada del fuego, a modo de símbolos de los asedios sufridos por la localidad y su resurgir tras cada uno de ellos.

En uno de los edificios de la Plaza de los Caños nació un ministro, que lo fue de la Gobernación con Alfonso XIII, y que como tal propició la llegada del llamado Tren Burra a Valderas, un ferrocarril de vía estrecha que comunicaba las localidades de Medina de Rioseco y Palanquinos. Desconozco la razón del calificativo, aunque lo más posible es que obedeciera a la lentitud de su marcha.

Otros lugares que ocuparán la curiosidad del viajero serán la Plaza San Juan y la iglesia del mismo nombre. En la primera se celebraba el mercado a partir del siglo XVI, cuando había dejado ser libre y se regulaba mediante precios y tributos la compraventa. Era entonces una plaza porticada, con muchas posadas y figones en sus soportales y con muy sabroso condumio en el menú a base de bacalao, cordero y escabeche. Todavía hoy es afamado el bacalao al ajoarriero de Valderas, aunque no tuve oportunidad de probarlo, con encontrarse entre los restaurantes uno llamado La meca del bacalao. Se cuenta que hasta de Flandes venían gentes al que se consideraba uno de los más importantes mercados del reino.

Como curiosidad reseñable de la iglesia de San Juan, reformada en el siglo XVI sobre su original construcción medieval con base y contrafuertes de piedra y muros de ladrillo, lo que más sobresale de su interior de tres naves es la gran bóveda de la capilla mayor y el piso de madera. Debajo de éste se encuentran los enterramientos de los fieles más notables con sus respectivas inscripciones. Más cerca del altar y las capillas laterales encontramos los nombres de lo que más pagaron por ser inhumados en el sacro recinto, entre los que figura un tal capitán Bartolomé Costilla Cépeda, fallecido en 1666.

Siguiendo el callejeo por la villa, nos sorprenderá el gran Palacio de los Castrojanillos, situado en una calle que por su estrechez dificulta la perspectiva de su monumental conjunto de dos plantas, levantado en 1791 por Manuel Díaz Pernia, caballero de la Orden de Santiago, cuyo escudo figura en la portada de dos cuerpos, enmarcada por columnas de granito. Se dice que aquí durmió Napoleón Bonaparte durante la guerra de la Independencia, aunque hay quien asegura que lo hizo en el seminario.

El seminario de Valderas es otro edificio imponente, fundado en 1738 y erigido seminario conciliar durante el reinado de Fernando VII. De estilo post-herreriano, fue gestionado por los padres carmelitas calzados y albergó a gran número de alumnos provenientes de toda la comarca, hasta el año 1952 en que el obispo de León Luis Almarcha vendió la institución a los carmelitas descalzos, que instalaron en el edificio un colegio bajo la dirección del padre Albano García, historiador y cronista de la villa de Valderas. En 1970 se cerró el colegio por traslado del seminario de los carmelitas descalzos a un nuevo edificio cerca de la ciudad de León. En 1974 lo compró el Ayuntamiento, que lo rehabilitó con poca pericia al destruir gran parte de la obra arquitectónica, sin llegar a establecer un uso posterior. En la actualidad está ocupado por el Hogar del Pensionista, una residencia de ancianos de nombre Edad Dorada, una biblioteca municipal y la Oficina de Turismo.

Otro monumento a destacar es el llamado Arco de los Arrejes, que data del siglo XII, es de estilo mudéjar en ladrillo y yeso, y tiene como gran aliciente el haber conservado durante más de ocho siglos su rastrillo original, uno de los más antiguos y de los pocos que se pueden ver en España. Se trata de una de las primeras puertas de entrada a la villa por la zona sur, junto a la puerta de San Isidro que llevaba al antiguo barrio judío.

LA OTRA HISTORIA SIN MEMORIA

Desde el Arco de los Arrejes desembocamos en una plaza recoleta, llamada de los Cestos, en cuyo centro hay una especie de murete con una inscripción a nombre del Ayuntamiento de Valderas: “A todos los que sufrieron las consecuencias de una guerra que nunca debió existir (1936-1939)”. En 2005, gobernando el Ayuntamiento el PSOE, se decidió eliminar el monumento a los caídos por Dios y por España y erigir en su lugar, en la plaza que llevaba el nombre de Calvo Sotelo, este murete muy poco vistoso con una frase que da a entender un similar reparto de culpas y víctimas en la contienda entre republicanos y facciosos.

La frase en cuestión no ha sido fácil de pergeñar en una localidad donde todavía es un «tema sensible», se nos dice en la información publicada el mismo año de la propuesta municipal, tres décadas después del fallecimiento del dictador y dos años antes de que se aprobara la llamada Ley de Memoria Histórica con el primer gobierno de Rodríguez Zapatero (PSOE). Sin embargo, bajo esa frase híbrida se camufla una de las páginas represoras más cruentas llevadas a cabo por las tropas golpistas en la provincia. Tal parece que se tratara de dar un escarmiento a la que los ejecutores de esa masacre llamaban la Moscú de España o Valderas la roja.

Lo cuenta con detalle Miguel García Bañales en su libro Valderas. Memoria de un exterminio. Por tal se ha de considerar la matanza de cerca de un centenar de personas, al menos, en una población que en 1936 tenía 3.300 vecinos. En total, según el citado autor, 178 valderenses pasaron por las cárceles y centros de detención franquistas, en cuanto llegaron a la localidad el 24 de julio de 1936, procedentes de Benavente, 300 militares felones a los que no pudo hacer frente un contingente de 150 vecinos mal armados y sin apenas municiones. Derrotados sin apenas resistencia, los facciosos llevarán a cabo una auténtica masacre. Muchas de las víctimas siguen enterradas en fosas sin nombre.

En esa localidad leonesa se vivió durante la segunda República una dura disputa entre los sectores reaccionarios, representados por la oligarquía caciquil y el clero, y los jornaleros, víctimas de una dura explotación, según cuenta García Bañales. El alcalde, Victoriano López Rubio, y el sindicalista Falconerín Blanco Fernández, ambos asturianos, hicieron valer los derechos de los trabajadores frente a la resistencia de los propietarios, por lo que las huelgas por parte de unos y los acosos por parte de otros eran hasta tal punto frecuentes que cuando López Rubio decidió cambiar el nombre de la calle Padre Isla por el de Lenin se produjeron algunos incidente y la villa pasó a llamarse en la crónicas conservadoras la Moscú de España o Valderas Roja, terminología acaso influyente para la posterior matanza.

Pero si la izquierda se hacía notar en la localidad, también lo hizo el fascismo a partir de 1933, con el triunfo de las derechas en las elecciones de noviembre, teniendo como líderes al sacerdote y profesor Marcelino Macho y al capellán castrense y de las JONS Nemesio García. Las amenazas de los grupos fascistas obligaron al alcalde y al sindicalista citados a abandonar el pueblo, siendo sustituido el primero por Gregorio García, que un día resultó herido de muerte en la calle al salir del Ayuntamiento por las agresiones de esos grupos. No se registraron detenciones a partir del 18 de julio. La autoridad republicana se limitó a mantener vigiladas las viviendas de aquellos vecinos proclives por su ideología a apoyar la sublevación.

La vida cotidiana siguió funcionando en Valderas con normalidad, según cuenta García Bañales, hasta que los tres centenares de militares golpistas llegaron al pueblo, posiblemente al reclamo del calificativo con el que fue indentificada la villa en la prensa conservadora provincial. Entre los que defendían la legalidad republicana sólo se salvaron los que huyeron al monte, después de una corta resistencia para la que no contaban ni con armas ni con munición suficiente. Los golpistas registraron la Casa del Pueblo y cada una de las viviendas de la localidad. Los vecinos detenidos serán distribuidos por las cárceles de Benavente, Astorga y San Marcos (León).

Se cuenta que Falconerín, el sindicalista asturiano de curioso nombre o apodo, detenido posiblemente en otra localidad de la comarca, falleció a consecuencia de las torturas, y que a Victoriano, el exalcalde, le grabaron las letras F y E en las mejillas y un INRI en la frente. También se cree que le cortaron los testículos y que murió lapidado. Los fusilamientos se iniciaron en el mes de octubre y se calcula que fueron ejecutadas en torno a noventa personas, cuyos restos están repartidos en fosas comunes en las provincias de Zamora y León. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica cifró hace unos años el total de desaparecidos en 117.

En 2015 se celebró un homenaje a las nueve personas identificadas y nuevamente inhumadas con la debida dignidad, cuyos restos fueron hallados cerca de Valderas en 2012. El salón de plenos del Ayuntamiento acogió a cientos de personas que quisieron reunirse para recordar a las víctimas. La alcaldesa Silvia Blanco (PSOE) intervino en el acto para agradecer el trabajo de la ARMH y pedir que esas personas y todo lo que vivieron “no caigan en el olvido”. También dijo que ese momento fue uno de los mejores durante su gestión al frente del municipio. Podría haber recurrido la alcaldesa socialista a una de las frases que dijo una de las víctimas antes de morir: “Que esto nadie lo borre, que no os engañe nadie”. Se llamaba Pacífico Villa Pastor y fue asesinado el 9 de octubre de 1936. Otros nombres recuperados del olvido son los de José Gómez Chamorro, de 34 años, y Andrés Carriedo Callejo, de 59 años.

También es conocido el caso del maestro de Villaornate, Tomás Toral Casado, natural de Valderas, que fue asesinado a los 36 años en Villadangos del Páramo, el 17 de octubre de 1936. En esa pequeña localidad los falangistas requisaron las armas de caza del vecindario, según documento aportado por Susana Toral Cabau, nieta del maestro, por cuya digna memoria lucha con un recuerdo o anécdota sumamente identificativo de su personalidad: el del día que Tomás Toral entregó un par de zapatos nuevos, de los dos que tenía, a un pobre que pasaba por la puerta de su casa.

La historia de todas estas víctimas del franquismo es la que falta en el callejero valderense. No se encontrará en ningún cartel esa referencia porque la única frase alusiva a la Guerra de España elude expresamente hacer constancia de esa masacre contra el vecindario republicano. Sólo en el cementerio hay una sepultura que recuerda los nombres de las víctimas identificadas. Maxi Barthe, vicepresidente de la Fundación Fermín Carnero, con sede en la villa, dijo en aquel homenaje de 2015 que sólo el olvido es muerte y para que la muerte de esas víctimas no se duplique con la del olvido le falta a Valderas dar nombre e identidad, entre los vivos y para general conocimiento de quienes visitan el pueblo, a todos aquellos vecinos asesinados por defender la legalidad constitucional republicana.

___

Fotografía destacada: El maestro de Villaornate, Tomás Toral, fue una de las víctimas

Fuente:https://www.elsaltodiario.com/los-nombres-de-la-memoria/la-matanza-de-valderas-la-roja-o-la-moscu-de-espana-en-el-verano-de-1936

Publicado por ARMH