Archivo del Autor: ARMH

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comienza la búsqueda del guerrillero antifranquista Benigno Fraga Pita, en Celeiros (Ourense)

Durante la de documentación del caso ha sido encontrada la causa 146 de 1949 en el Archivo Militar Intermedio de Ferrol, en ella existe un acta de inhumación que sitúa el lugar de enterramiento de Fraga Pita.

tercerainformacion.es / 26-07-2019

Los voluntarios y voluntarias de la ARMH han comenzado los trabajos de prospección en el cementerio de Celeiros, con el fin de recuperar los restos de Benigno Fraga Pita “Alejandro”, guerrillero antifranquista abatido por la Guardia Civil en Candedo, el 27 de abril de 1949. Gracias a la causa depositada en el Archivo Militar de Ferrol se ha podido localizar el lugar donde pueden reposar los restos de Benigno Fraga.

BENIGNO FRAGA PITA, ALEJANDRO O ALEJANDRO EL VIEJO. Comisario Político de esta II Agrupación, miembro del Comité Provincial del PCE de A Coruña y enviado a Ourense para fundar la II Agrupación. Nacido en As Somozas, A Coruña, en 1892, trabajó como maestro armero en los arsenales de Ferrol,ejerció como secretario de Organización del PCE en Ferrol, y descubierta su pertenencia al Partido Comunista, tuvo que huir. Al incorporarse a la Guerrilla fue cuando el partido lo envió a Ourense, donde asentó su base en A Edreira, que es una casa de proporciones considerables en el Macizo Central Ourensán, donde se pueden contabilizar un total de hasta 18 guerrilleros entre los que se encuentra también Camilo de Dios.

 

En torno a febrero de 1949, el régimen franquista había intensificado su represión, por lo que se planean golpes combinados desde la II Agrupación contra el régimen. Por un lado, el 8 de marzo o puede que unos días antes, un grupo formado por los guerrilleros: Saúl Mayo, Ángel Santos y Enrique Rei, salía con destino Valdeorras-El Bierzo para reunirse con los mandos superiores para exponerles su situación y solicitar recursos económicos para la partida.

Por otro lado, del cuartel general de A Edreira, salió el 8 de marzo de 1949 la Guerrilla de Choque de Juan Sorga para la capital ourensana, que planeaban golpear duro sobre los elementos represores. Aquel grupo lo formaban los siguientes guerrilleros: Manuel Rodríguez González, Manuel Novoa Barreiros, Antonio Pérez Barreiros, Jose María Saavedra, Camilo de Dios Fernández y Juan Sorga. Este golpe, del que destacan episodios conocidos por todos como el de la Casa de Las Mercedes, finalizó el 18 de marzo de 1949, con el guerrillero Manuel Novoa Rodríguez muerto, tres de los guerrilleros detenidos, de los que José Saavedra y Camilo de Dios resultaron heridos, y dos guerrilleros que consiguieron darse a la fuga, que fueron Manuel Rodríguez y Juan Sorga, que consiguieron regresar al campamento base.

Paralelamente, el mismo 18 de marzo de 1949, los seis guerrilleros que quedaron en la base de A Edreira, a la espera de que estos dos grupos volvieran, tuvieron que presenciar la quema de la base por parte de la Guardia Civil y ponerse a cubierto en los montes y aguardar el regreso de sus compañeros. (Hay que destacar aquí la represión de la Guardia Civil con los arrendatarios reales de A Edreira, los Galán, que daban cobijo a la agrupación). Estos seis guerrilleros eran: Benigno Fraga, Lucio Saburido, José María Cerviño, Gumersindo Ansias y Perfecto de Dios y su madre, Carmen Fernández. Después se les unieron Manuel Rodríguez y Juan Sorga, y se fue Lucio Saburido que negoció su detención. Es decir, a principios de abril de 1949, en total quedaban agrupados 7 de los guerrilleros de la II Agrupación. Con la necesidad apretando, el grupo se vió obligado a bajar de los montes el miércoles 27 de abril de 1949, por la vertiente de San Mamede que da a las tierras de Queixa por O Curro de Mede. Llegaron a la Cantina do Eliseo en Candedo, que se encontraba en la desembocadura del camino sin necesidad de acercarse a la localidad. El grupo es cercado por la Guardia Civil ese mismo día, cuando estaban consiguiendo alimentos, consiguen escapar a excepción de Benigno Fraga Pita, que muere a causa de un artefacto explosivo. Dato importante a tener en cuenta en el análisis antropológico-forense de ser encontrado el cuerpo.

 

OTRAS INFORMACIONES

En varias fichas policiales figura que Benigno murió el 28 de abril de 1949 en la base de A Edreira de un disparo de un guardia. Sin embargo, la Guardia Civil ante sospechas más que confirmadas de que A Edreira era la base de los guerrilleros le prende fuego el 18 de marzo de 1949, paralelamente a actuaciones que la guerrilla estaba realizando en zonas cercanas, por lo que Benigno no pudo ser asesinado en A Edreira un mes después ya que el lugar no existía y ellos, los siete guerrilleros que quedaban agrupados estaban refugiados por otras zonas de los montes de Ourense. Esta información también es desmentida por Camilo de Dios.

Durante la de documentación del caso ha sido encontrada la causa 146 de 1949 en el Archivo Militar Intermedio de Ferrol, en ella existe un acta de inhumación que sitúa el lugar de enterramiento de Fraga Pita.

La intervención será dirigida por el arqueólogo Serxio Castro Lois y participará un equipo formado por una decena de voluntarios y voluntarias llegados de varios puntos de España.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), fundada en el año 2000 después de la primera exhumación mediante métodos científicos en Priaranza del Bierzo, ha exhumado en Galicia más 50 cuerpos de víctimas de la dictadura en más de 30 fosas desde el año 2003. Recientemente ha buscado los cuerpos de las dos militantes del Partido Comunista, María del Valle y Salud Torres, en Mosteiro de Ribeira.

___

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/2019/07/26/la-asociacion-para-la-recuperacion-de-la-memoria-historica-armh-comienza-la-busqueda-del-guerrillero-antifranquista-benigno-fraga-pita-en-celeiros

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Concluye sin éxito la búsqueda de dos vecinas de Ourense asesinadas por el franquismo en octubre de 1937

La construcción de nuevos panteones pudo haber acabado con la fosa de dos víctimas de la dictadura en Mosteiro de Ribeira (OU).

tercerainformacion.es / 25-07-2019

Después de tres días de duro trabajo los voluntarios y voluntarias de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica dan por concluidos los trabajos de búsqueda de las dos orensanas asesinadas durante el franquismo el 29 de octubre de 1937 en una fosa común en Mosteiro de Ribeira.

Presumiblemente, la fosa común donde podrían estar los restos de María del Valle y Salud Torres fue removida hace unos años durante la construcción de unos panteones. Los trabajos se centraron a la izquierda de la entrada de la iglesia, lugar marcado por una vecina de 96 años como lugar del enterramiento después de que varios vecinos recogieran los cuerpos en la “Lomba Lamas”.

De nuevo, la Asociación constata – como recientemente en Beade- el hecho de que las fosas comunes del franquismo no estén señalizadas o como mínimo, aparezcan en un mapa de fosas en Galicia para su protección y evitar ser destruidas.

La ARMH tiene conocimiento de la ubicación exacta, dentro de varios cementerios de diferentes municipios de la provincia de Ourense, de unas 15 fosas comunes de víctimas de la dictadura después de aparecer sus cuerpos tiroteados durante los meses de julio y octubre de 1936. Los datos de estas inhumaciones han sido conseguidos en el Archivo Militar de Ferrol a través de las diligencias abiertas por aparición de cadáveres.

 

LAS VÍCTIMAS

MARÍA DEL VALLE LOZANO nació el 12 de noviembre de 1886 en Canedo (Ourense), hija de Joaquín y Manuela. De profesión ama de casa y propietaria, se casó en 1905 con Manuel Gómez Ucha, con el que tuvo 8 hijos: Laureano Ernesto, María Rosa, Mercedes, Ricardo, Blanca, Ester Pilar, Manuel y Luis. Era colaboradora de obras benéficas y religiosas, además de simpatizar y estar afiliada al Partido Comunista. Enviudó en 1937, el mismo año en que fue detenida y trasladada a la cárcel de Celanova, de donde fue sacada asesinada el 29 de octubre de 1937, cuando tenía 49 años.

SALUD TORRES DÍAZ era natural de Ourense y era ama de casa. Era delegada de la Unión General de Trabajadores (UGT) y tenía tan sólo 25 años cuando fue sacada de la cárcel de junto a María del Valle Lozano y conducidas a un paraje conocido como Lomba de Lamas (Término Municipal de Xinzo de Limia), donde fueron asesinadas de un disparo en la cabeza.

Acompaña fotos de los trabajos; foto de las nietas de María del Valle y una nota de una amiga de la familia diciendo dónde está enterrada María del Valle.

 

___

Fuente:https://tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/2019/07/25/concluye-sin-exito-la-busqueda-de-dos-vecinas-de-ourense-asesinadas-por-el-franquismo-en-octubre-de-1937

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Internados franquistas: una red de adoctrinamiento y trabajos forzados que investigan en Argentina

El régimen de Franco fabricó una red de escuelas y sanatorios para menores de familias pobres como solución continuada contra el ‘gen rojo’.

Las colonias infantiles, la mayoría en manos de instituciones religiosas, servían para adoctrinar a internas sometidas, en algunos casos, a trabajos forzados.

El relato de algunas internas sobre vejaciones y abusos ha sido incorporado a la querella argentina sobre crímenes cometidos por el franquismo.

eldiario.es / Juan Miguel Baquero / 24-07-2019

Aulas vestidas con el crucifijo y el retrato de Franco. Alumnos rezando el padrenuestro y cantando el himno falangista Cara al sol. Niñas sometidas a vejaciones. Y, cuando tocaba, explotación laboral. Los colegios y sanatorios de Franco estaban diseñados para someter y adoctrinar. Como una solución contra el ‘gen rojo’, prolongada en la dictadura. Como un experimento donde cultivar niñas esclavas.

Los internados franquistas dibujan una cruda realidad. Un escenario que dividía a sus actores entre ricos y pobres, ofreciendo una educación diferenciada. Con una mano en los libros para los hijos de clase acomodada, de afines al régimen. Con la otra, señalando el camino de la servidumbre a los menores de familias excluidas, de los ‘rojos’.

Las condiciones en estas “cárceles” eran “terribles”, según denuncian las víctimas. Como ocurría, también, con los preventorios antituberculosos. Unas colonias infantiles que la dictadura puso en marcha como una suerte de “campos de concentración”.

Los testimonios de alumnos e internas revelan vejaciones y malos tratos sistemáticos en centros, muchos, bajo tutela de instituciones religiosas. Abusos sexuales, comida en mal estado, higiene insuficiente, censura en las cartas enviadas a sus casas… Y, también, trabajo forzado: desde limpiar edificios a lavar coladas o bordar ajuares para ricos.

La imputación forma parte de la única causa judicial abierta en el mundo contra los crímenes del franquismo, la Querella Argentina. Porque eran centros, coinciden las víctimas, fabricados para perpetuar la “venganza” contra los derrotados en la guerra civil. “Para anularnos solo necesitaban conocimientos fascistas, y hacerse expertas en lavar cerebros infantiles con jabones de sumisión patriótica y estropajos clericales”, define Victoria Madrera, interna en el Preventorio de Guadarrama.

Victoria Madrera –izquierda– en el Preventorio de Guadarrama. | J.M.B.

Las ‘rojas’, a “lavar, planchar y tender”

La diferenciación entre niños ricos y pobres era una constante en la dictadura de Francisco Franco. Las condiciones higiénicas, alimenticias o educativas no eran las mismas. Ni el trato de los educadores o “cuidadoras”. A las niñas de familias empobrecidas, marcadas como ‘rojas’, les esperaba la sumisión.

“Pelar patatas, fregar todo lo que dejaban los ejercitantes que iban a hacer los ejercicios espirituales… aquello era un hotel para ricos”, resume Luz (nombre ficticio) su estancia en una residencia religiosa en Andalucía que hacía las veces de colegio para niñas de familias humildes.

“Nos metieron para limpiar, como camareras de piso”, cuenta. Las pequeñas kellys del franquismo mantenían “todo reluciente, también la iglesia, la capilla… éramos 30 niñas usadas como mano de obra”. El colegio franquista estaba dividido “entre ricas y pobres”. “Las monjas nos levantaban bien temprano y teníamos que hacer la faena antes de ir a clase”, rememora.

“Yo tenía 11 años, entré en el 63”, dice Luz. Un ejemplo literario, basado en hechos reales, aparece en la novela Las tres bodas de Manolita de Almudena Grandes. En esas páginas está la historia de Isabel Perales, “una niña que cree la van a poner a estudiar y lo que hace es lavar, planchar y tender, con la particularidad de que lavaban con sosa y se comía las manos, la piel, la carne…”, contaba la escritora a eldiario.es.

El escenario es la escuela de la calle Zabalbide de Bilbao. Allí, como en otros muchos colegios franquistas, las niñas ricas reciben educación y las pobres son amaestradas como sirvientas. Las hijas de los rojos siguen siendo explotadas. “Esas historias, las más salvajes, las más radicales, son las verdaderas”, exponía Almudena Grandes.

Los “niños-presos” de Franco

Estas colonias infantiles “cobraban del Estado, los explotaban laboralmente y satisfacían con ellos sus instintos más violentos”, escribían los autores del documental Los internados del miedo, Montse Armengou y Ricard Bells, como recogía Heraldo de Madrid. En esos espacios los menores eran convertidos, dicen, en “niños-presos”.

“La infancia más vulnerable fue la gran víctima” durante décadas de un régimen franquista “que los abandonó a la suerte de unos centros” –la mayoría religiosos– dedicados a “sacar provecho” de los menores. En la cinta atestiguan “malos tratos físicos y psíquicos, abusos sexuales, explotación laboral y prácticas médicas dudosas” sufridas por “miles de niños” hasta “bien entrada la democracia”.

Con su trabajo, Armengou y Bells confeccionan “una base de datos con los escalofriantes relatos de centenares de niños”. La coincidencia en las “prácticas violentas” solventaba la “ausencia de un documento que pudiera probar los malos tratos”. Una “terrible experiencia” ampliada a la “cercanía generacional” de personas nacidas en las décadas de los 50 y 60 del siglo pasado. La democracia, apuntan, amnistió aquellas prácticas con un velo de silencio.

Victoria con trabajos realizados cuando era niña. | JUAN MIGUEL BAQUERO

“Cárceles” para niñas

Los golpistas fundaron el Patronato Nacional Antituberculoso durante la guerra civil. El propio Francisco Franco firmaba un decreto en diciembre de 1936 para su constitución, y luego fue un organismo autónomo del Ministerio de la Gobernación. Los sanatorios, repartidos por todo el país, tomarían velocidad de crucero a partir del final de la contienda.

Como los preventorios de Madrid, el Divina Pastona o el Doctor Murillo en Guadarrama. O el de La Sabinosa (Tarragona), Niño Jesús (Almería), Torremanzanas y Alcoy (Alicante). Y más, con lazaretos como el de Tarrasa (Barcelona), Agramonte en Tarazona (Zaragoza), La Barranca en Navacerrada (Madrid) o el de Sierra Espuña (Murcia).

Decenas de mujeres han denunciado las condiciones que sufrieron en estos internados de la dictadura. Edificios donde las niñas de familias pobres quedaban sometidas bajo un férreo sistema: corte de pelo y “desinfección” como bienvenida, higiene insuficiente, comida en mal estado, censura en las comunicaciones con las familias y malos tratos continuados. Y abusos sexuales, según algunos testimonios.

Las menores, cuentan, eran reclutadas por vías diversas. Podían acceder a ellas a través de sus propios hogares y colegios, o bien por tener a familiares en contacto con la enfermedad de la tuberculosis. O atraídas por la propaganda de la Sección Femenina de Falange y desde los dispensarios médicos.

El “campo de concentración” de Guadarrama

Uno de los más célebres preventorios fue el de Guadarrama. “Un campo de concentración para niñas en el franquismo”, relata Victoria Madrera (76 años). Victoria tenía 13 años cuando penó seis meses en 1956 en el centro ubicado en la sierra madrileña. Padeció, y fue testigo, de las vejaciones.

Fachada del Preventorio de Guadarrama, actual residencia de mayores Virgen de la Cabeza. | ASOCIACIÓN PROHUÉRFANOS DE LA GUARDIA CIVIL

En aquella “cárcel” algunas internas eran obligadas a realizar trabajos. “Me ponían a coser, eran ajuares para ricas, supongo, nunca nos dijeron para quienes estábamos cosiendo”, reconoce. “Manteles, servilletas”, una pieza tras otra. “Nos ponían a las que sabíamos bordar”. Todo con menores de edad y sin conocimiento de sus familias.

“Lo peor es que se ha quedado sin justicia, qué es lo que te rebela. Ni en la democracia se ha hecho nada… y esto con niñas, por dios”, denuncia Victoria. Algunas víctimas, personadas en la Querella Argentina contra los crímenes franquistas, consideran que los métodos usados en las colonias preventoriales de la dictadura contravenían los derechos humanos y de la infancia.

Una de estas niñas, Ángela Fernández, declaró en diciembre de 2013 en Buenos Aires ante la jueza que dirige la única causa abierta en el mundo contra el franquismo, María Servini de Cubría. La magistrada conoció las “torturas” en el sanatorio antituberculosos.

Victoria y Ángela coinciden en que estos centros servían como “venganza” contra los derrotados. “La forma de erradicar ese ‘gen rojo’ era apartar a los niños de sus familias para inocularles ‘la nueva España'”, declaraba, como recogía la Agencia Nacional de Noticias Jurídicas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de Argentina. Como Chus Gil y Paloma Fernández, internadas en 1971.

Y Alicia García Romera (70 años), que declaró en julio de 2015 ante el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid a petición de la jueza argentina. Era la primera de una serie de declaraciones en diversas sedes judiciales españolas, como señalaba entonces la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina (CeAQUA). Y relató idénticas vejaciones: comida insalubre, higiene escasa, desprecio y sometimiento. Alicia también estuvo en Guadarrama, en 1957. Tenía ocho años.

___

Fotografía destacada: Inauguración en 1933 del colegio 14 de Abril de Madrid, hoy llamado CEIP José Calvo Sotelo.

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/ninas-esclavas-franquismo_0_923208532.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La ARMH comienza la búsqueda de dos vecinas de Ourense asesinadas por el franquismo en octubre de 1937

Seguidamente buscará los restos del guerrillero antifranquista, Benigno Fraga Pita, en Celeiros (Ourense).

La búsqueda de esas tres víctimas de la dictadura franquista en las localidades ourensanas de Mosteiro de Ribeira y Celeiros.

tercerainformacion.es / 22-07-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha comenzado esta mañana la búsqueda de dos mujeres asesinadas y enterradas presuntamente en una fosa común a la entrada a de la Iglesia de Mosteiro de Ribeira el 29 de octubre de 1937.

Según el testimonio de varios de Mosteiro de Ribeira, las víctimas aparecieron tiroteadas el 29 de octubre de 1937 y sus cuerpos fueron trasladados al cementerio de Mosteiro de Ribeira. Posteriormente los cadáveres fueron inscritos como “una mujer desconocidas” en el Registro civil.

LAS VÍCTIMAS

MARÍA DEL VALLE LOZANO nació el 12 de noviembre de 1886 en Canedo (Ourense), hija de Joaquín y Manuela. De profesión ama de casa y propietaria, se casó en 1905 con Manuel Gómez Ucha, con el que tuvo 8 hijos: Laureano Ernesto, María Rosa, Mercedes, Ricardo, Blanca, Ester Pilar, Manuel y Luis. Era colaboradora de obras benéficas y religiosas, además de simpatizar y estar afiliada al Partido Comunista. Enviudó en 1937, el mismo año en que fue detenida y trasladada a la cárcel de Celanova, de donde fue sacada asesinada el 29 de octubre de 1937, cuando tenía 49 años.

SALUD TORRES DÍAZ era natural de Ourense y era ama de casa. Era delegada de la Unión General de Trabajadores (UGT) y tenía tan sólo 25 años cuando fue sacada de la cárcel de junto a María del Valle Lozano y conducidas a un paraje conocido como Lomba de Lamas (Término Municipal de Xinzo de Limia), donde fueron asesinadas de un disparo en la cabeza.

La posible fosa común no está exenta de dificultades ya que los cambios surgidos a lo largo de los años en el cementerio de la localidad pueden haber afectado a los restos. La ARMH se comprometió con los familiares de las víctimas para realizar una intervención en el lugar con el fin de poder recuperar los restos de María del Valle y de Salud Torres, así como rescatar sus historias como defensoras de la libertad y de la democracia en la provincia de Ourense.

 

OTRA INTERVENCIÓN

Acto seguido los voluntarios y voluntarias de la ARMH se desplazarán a Celeiros, con el fin de recuperar los restos de Benigno Fraga Pita “O Alejandro”, guerrillero antifranquista abatido por la Guardia Civil en Candedo el 27 de abril de 1949. Gracias a la causa deposita en Ferrol se ha podido localizar el lugar exacto donde pueden reposar los restos de Benigno Fraga.

BENIGNO FRAGA PITA, nacido en As Somozas en 1892 (A Coruña), trabajó como maestro armero en Ferrol y ejerció como secretario de organización del PCE en Ferrol, por lo que, una vez descubierta su pertenencia al Partido Comunista en 1947, tuvo que huir e incorporarse a la Guerrilla a la edad avanzada de 55 años. Fue el comisario político de la II Agrupación, asentada en el Macizo Central Ourensán, en la base de A Edreira, conocida como “O Balneario”, lugar donde compartió tiempo con el también guerrillero Camilo de Dios.

 

En torno a febrero de 1949, la actividad del régimen franquista había intensificado su represión. Este hecho se vio reflejado en episodios tan conocidos como el de la Casa de las Mercedes o la quema de “O Balneario” en el mes de marzo, quedando a cubierto y a la espera de sus compañeros, siete de los guerrilleros que formaban la II Agrupación. Con la necesidad apretando, el grupo se vio obligado a bajar de los montes el miércoles 27 de abril de 1949, por la vertiente de San Mamede que da a las tierras de Queixa por O Curro de Mede. Llegaron a la Cantina do Eliseo en Candedo, que se encontraba en la desembocadura del camino sin necesidad de acercarse a la localidad. El grupo es cercado por la Guardia Civil ese mismo día, cuando estaban consiguiendo alimentos, y consiguen escapar a excepción de Benigno Fraga Pita, muerto a causa de un artefacto explosivo, dato importante a tener en cuenta en el análisis antropológico-forense de ser encontrado el cuerpo.

Las intervenciones serán dirigidas por el arqueólogo Serxio Castro Lois y participará un equipo formado por una decena de voluntarios y voluntarias llegados de varios puntos de España.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), fundada en el año 2000 después de la primera exhumación mediante métodos científicos en Priaranza del Bierzo, ha exhumado en Galicia más 50 cuerpos de víctimas de la dictadura en más de 30 fosas desde el año 2003. Recientemente ha buscado en Beade los restos de los vecinos de Amoeiro Castor Sánchez, último alcalde republicano de Amoeiro, y Antonio Pérez Gutiérrez “Pinante”.

___

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/memoria-historica/2019/07/22/la-armh-comienza-la-busqueda-de-dos-vecinas-de-oruense-asesinadas-por-el-franquismo-en-octubre-de-1937

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Milagros Rendón, la primera mujer fusilada en Cádiz tras la resistencia del 18 de julio

La noticia de los detalles de su fusilamiento fue publicada en el ‘Diario de Cádiz’ para dar escarmiento público sobre la resistencia que aquella mujer, Milagros Rendón Martell, había librado en el Gobierno Civil. Hoy Cádiz le ha puesto una calle y ha realizado una serie de rutas en honor a su memoria.

publico.es / María Serrano / 18-07-2019

Milagros Rendón Martell fue detenida la mañana del 19 de julio de 1936 en el interior del Gobierno civil cuando en Cádiz capital se desataba una batalla campal por mantener la legalidad de la Segunda República. Milagros era taquimecanógrafa y tenía solo 29 años de edad. En la noche del 18 de julio, cuando las tropas de regulares entraron a la ciudad y los golpistas intentaban tomar el mando, participaría en la resistencia al golpe. Es curioso, pero fue la única mujer que estuvo encerrada en el Gobierno Civil, junto a un centenar de militantes y población civil.

A pesar del intento de tregua ante las tropas fascistas, Milagros es encarcelada y ajusticiada. Ya en el mes de julio le abren diligencias para instruir sumario, pero termina siendo asesinada por aplicación del bando de guerra. Los golpistas no esperaron a dictar sentencia. La mataron para sembrar el pánico y dar ejemplo de cómo las mujeres no tenían que ser libres ni luchar en ninguna batalla.

A pesar del intento de tregua ante las tropas fascistas, Milagros es encarcelada y ajusticiada

Publicaron, a pesar de que no era habitual la noticia del fusilamiento en el diario de la ciudad. Hoy Cádiz le rinde homenaje. El ayuntamiento de José María González Kichi le ha puesto una calle cerca de la relojería de su padre, Francisco Rendón donde la familia vivió toda su vida a pesar de los duros golpes. Además, han realizado un conjunto de rutas de memoria donde se honra su figura y resistencia en aquel histórico 18 de julio.

El historiador gaditano José Luis Gutiérrez es profundo conocedor de la historia de Milagros y de la conocida familia Rendón en Cádiz. “El padre, Francisco Rendón, su hija Milagros y el cuñado acabaron asesinados poco tiempo después del golpe de estado”, aclara a Público. Su hermana María Luisa también es detenida y pasa un largo periplo carcelario, al igual que el marido de Milagros, Pepe Rubio, que tuvo que cuidar del bebé de ambos, una niña, Natividad Rubio Rendón, que falleció siendo muy joven.

La tragedia de una familia marcada por el día del golpe, los Rendón

En el foso de los muros de Puerta de Tierra, a la entrada de la ciudad, la familia Rendón, muy conocida por ser relojeros y plateros en Cádiz capital, habían encontrado la peor de las tragedias. Francisco Rendón fue el primero de la familia en ser asesinado por los golpistas como destacado dirigente comunista y tras participar en la resistencia del 18 de julio, como su hija Milagros.

Empezaba una política de exterminio y venganza contra cualquier vecino de la ciudad que hubiera mostrado resistencia al golpe. Y es que Cádiz sería tomada durante el 20 de julio de 1936. Y la mayoría de los resistentes asesinados sin piedad.

Milagros Rendón junto a su hija. Archivo familiar y publicadas por Manuel Almisas

El investigador Santiago Moreno Tello cuenta del patriarca Rendón como fue detenido allí mismo, en la sede del ayuntamiento y “trasladado a la cárcel provincial, conocida como Cárcel Real. Lo fusilarían a principios de agosto”.

Milagros estuvo en aquel mismo momento en un edificio muy cercano, la actual Diputación que en aquellos días era la sede del Gobierno Civil. Sería fusilada a finales de agosto. Su otra hija María Luisa que vivía en El Puerto Santa María, sería detenida el 25 de julio. “Se libraría del fusilamiento pero durante años rodó por las cárceles del país. A su vez, su marido, médico y diputado por el Partido Comunista, Daniel Ortega, también sería fusilado en Cádiz en 1941”, destaca Moreno Tello. La familia Rendón siguió viviendo en Cádiz, cerca de aquella antigua relojería y cerca de su domicilio saqueado y ninguneado por los militares a la entrada de la ciudad en aquellos días.

“¡Viva mi viejo! ¡Muera el fascismo asesino!”

Milagros Rendón entraría en la misma cárcel que su padre durante la mañana del 19 de julio. Y cuenta este episodio de saqueo a su hermana María Luisa en una carta fechada del día 27. “Queridísima hermana Ya te supongo enterada de nuestra detención, del saqueo, por moros el primero y fascistas el siguiente, de la platería de nuestro pobre viejito, que es un valiente de marca mayor”. La joven Milagros recuerda en aquellos momentos de dureza la heroica acción de su padre que nunca pudo ya ver en los muros de la prisión. “Con decirte que cuando llegó aquí, a la cárcel, se llenó la boca de agua con un botijo que hay abajo y se la echó en la cara al teniente ¡Viva mi viejo! ¡Muera el fascismo asesino!”

Cádiz, según contaba Milagros en aquella carta requisada por los golpistas e incluida como prueba de acusación, “era una ruina, al estilo de Asturias, casas en ruina, saqueos, robo, encarcelamientos en masa… ” y añadía, “los relojes de papá los vendían los moros a tres pesetas y yo los veo desde estas ventanas con los anillos del pobre viejo”.

La cárcel real estaba llena de chinches y piojos. Unas durísimas condiciones de vida insoportables para la bebé de Milagros. La hija mayor de los Rendón también cuenta, como su marido y su hija pasan muchos días por delante de las ventanas de la cárcel para que pueda verla. “Mi niña y Pepe están viviendo en casa de Felisa. No dejan ni un día de venir y me pasan por la acera de enfrente a mi pobre hijita, a la cual no me permiten ver…”

Nunca imaginó que su destino iba a acabar así pero al menos creyó que aquella carta llegaría a su hermana para conocer la situación. No tuvo esa suerte, ya que María Luisa estaba encarcelada desde el día 25 en el Puerto de Santa María. Y Milagros mandaría la carta al domicilio familiar dos días más tarde.

“Mujer sí, pero fea y con gafas”

Las acusaciones a la figura de Milagros Rendón fueron de una dureza sobrecogedora. “Los testimonios presenciales, de guardias de asalto y agentes de investigación y vigilancia, fueron apuntaladas con las de los máximos jefes policiales que estuvieron en el Gobierno Civil”, aclara el historiador Gutiérrez, para crear un retrato perfecto de una mujer que merecía ser fusilada para escarmiento público.

En aquel sumario abierto era preciso difuminar sus límites y deshonrar su figura. “Una sociedad tan machista como la española de aquellos años necesitaba para su aceptación que le endulzaran el asesinato que se iba a cometer”. Declararían “mujer sí, pero fea. Pero ante todo un peligro que anteponía a su condición femenina”. En la acusación la describen como su sujeto peligroso y se componía con el retrato de alguien que merecía sufrir el castigo que iba a recibir.

Carta de la joven Milagros desde la cárcel real a su hermana María Luisa. Archivo José Luis Gutiérrez

Tres veces fue interrogada y en las tres negaría la incriminación. “Su suerte había quedado escrita desde que a comienzos de agosto de 1936 llegó a la ciudad un nuevo gobernador civil, Eduardo Valera Valverde, con órdenes severísimas”. En aquellos interrogatorios Milagros contaría que, enterada de que su padre se había ido al Gobierno Civil ante los rumores de golpe de estado, se dirigió a él en compañía de otros jóvenes, aunque no lo encontró. “Su papel no fue secundario sino que se trataba de una mujer que estuvo activa en la resistencia, aunque ella no lo quiso reconocer por miedo a las consecuencias de aquella justicia que estaba llena de terror”, aclara José Luis Gutiérrez a Público.

El guardia de asalto Manuel Rodríguez Martín-Bejarano fue quien proporcionó el testimonio más acusatorio contra Milagros, de la que no sabía ni el nombre, pero que conocía que era “hija del comunista Rendón, delgada, fea y con gafas” que apareció por la planta baja del Gobierno Civil, empuñando una pistola y un puñal.

La carta de Milagros escrita en papel y con el logo de unos viejos almacenes cercanos a su casa proseguía y contaba con detalle la hazaña del 18 de julio, sin saber que aquella declaración le costaría su vida. “Luisita estuvimos resistiendo hasta las ocho de la mañana del domingo 19 de julio en medio de las ametralladoras. De un fuego de fusilerías y pistolas y se pusieron detrás los soldados aguantándonos. Creía que nos iban a fusilar y pensé en mi viejo, mi niña y Pepe que los dejaba solos”.

Noticia del fusilamiento, publicada en el Diario de Cádiz el 30 de agosto de 1936. Archivo José Luis Gutiérrez

La joven Rendón fue asesinada de forma ejemplar y pública junto a otros tres vecinos. “En las páginas de Diario de Cádiz, en su edición de tarde del 31 de agosto, pudieron incluir una nota que informaba de que esa tarde, sobre las 18.00 horas, habían sido pasados por las armas, en el segundo foso de los glacis de la Puerta de Tierra, Manuel Morales Domínguez, comandante retirado de Infantería, José de Barrasa Muñoz de Bustillo, capitán de complemento del Cuerpo Jurídico Militar, Manuel Cotorruelo Delgado, oficial de Telégrafos, y Milagros Rendón”. Los tres primeros confesaron y comulgaron. Milagros se negó. En aquella noticia se relata con detalle que murieron cogidos de la mano. “Que Dios los haya acogido en su seno”, terminaba lacónicamente la nota. “La negativa de Milagros a recibir los auxilios espirituales católicos debió rechinar mucho a los golpistas”. Al día siguiente otra nota informaba de que, antes de morir, “confesó y besó un crucifijo”. Los militares demostraban así como los resistentes acababan pidiendo cierta clemencia antes de su asesinato.

En la extensa carta a María Luisa Rendón, Milagros da ánimos a su familia sin saber que nunca más los iba a volver a ver. A pesar de todo su carta está llena de esperanzas. “Luisa, guardaos vosotros mucho y si vieras algo venir iros enfrente, lo de más valor quítalo de tu casa (…) Escríbeme Luisilla, papaíto está bien en lo que cabe, lo tenemos vivo y eso es lo único para nosotras, lo demás, ya se buscará, somos jóvenes”. La joven Rendón fue enterrada en un nicho, tal y como destaca el libro del cementerio y posteriormente enterrada por su familia fuera de aquel lugar.  “Siempre fue una familia valiente que en medio de aquellos días de miedo logró rescatar el cuerpo de Milagros para enterrarlo en una sepultura lejos de los golpistas”, concluye Gutiérrez.

___

Fotografía destacada: Milagros y María Luisa Rendón. Archivo familiar y publicadas por Manuel Almisas

Fuente: https://www.publico.es/sociedad/milagros-rendon-milagros-rendon-primera-mujer-fusilada-cadiz-resistencia-18-julio.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

18 de julio: el origen de miles de fosas y desaparecidos que aún oculta España

Las fosas comunes y los desaparecidos por el franquismo representan un problema de derechos humanos todavía no resuelto como piden organismos internacionales.

Extender el terror con una violencia extrema formó parte del plan sublevado según especialistas como Paul Preston, Julián Casanova o Francisco Espinosa Maestre.

Solo se han abierto 740 fosas comunes y rescatado 9.000 cuerpos, según un informe del Ministerio de Justicia, de más de 2.500 fosas y decenas de miles de asesinados.

“La arqueología tiene una enorme capacidad como método de investigación para la Memoria”, dice Inma Carrasco, que dirige un equipo arqueológico “sólo de mujeres”.

eldiario.es / Juan Miguel Baquero / 17-07-2019

Están ahí, en la tierra. Miles de asesinados por el franquismo siguen yaciendo en las fosas del olvido. Son víctimas civiles, arrojadas a cunetas o descampados. España, el país de la desmemoria, aún mantiene enterrada una parte sensible de su historia reciente. Y el origen de la anomalía está en el estallido golpista, el 18 de julio de 1936.

Los desaparecidos son la más importante cuestión de derechos humanos aún por resolver en España como recomiendan organismos internacionales, caso de Naciones Unidas. Los golpistas eliminaron a unas 100.000 personas en la guerra civil. La matanza fundacional del régimen continuó con otras 50.000 ejecuciones en los primeros diez años de la dictadura de Francisco Franco. Muchos de estos cuerpos están todavía por rescatar e identificar.

Una realidad que pone en evidencia el informe encargado por el Ministerio de Justicia a un grupo de expertos. España solo ha abierto unas 740 fosas comunes y ha exhumado más de 9.000 personas entre los años 2000 y 2018.

Y “la arqueología tiene una enorme capacidad como método de investigación para la Memoria Histórica”, explica Inmaculada Carrasco, profesora en la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla e historiadora que forma parte de un equipo arqueológico “sólo de mujeres”. Porque aplicar estos conocimientos sirve para entender mejor la “historia reciente”, señala.

El Mapa de Fosas estatal –la última actualización es de 2011– cifra 2.591 fosas y decenas de miles de desaparecidos. Solo se ha recuperado una décima parte de los cadáveres. El resto sigue ahí, bajo tierra. La radiografía de las fosas y cunetas elaborada por los especialistas dice que solo se podrían recuperar otras 25.000 víctimas más.

El plan sistemático de los golpistas

La pedagogía del terror puesta en marcha desde el mismo 18 de julio del 36 es una evidencia histórica. Un plan marcado en rojo en la agenda golpista y que hunde su raíz en las tácticas de violencia extrema de las guerras coloniales del Rif en el norte de África. Así lo sostienen historiadores como Paul Preston, Julián Casanova o Francisco Espinosa Maestre, en conversación con eldiario.es.

Bartolomé Ros: “Francisco Franco y Millán Astray abrazados mientras entonan cánticos legionarios. Cuartel de Dar Riffien”. Fotografía de 1926.

Todos citan las órdenes de los líderes rebeldes. Comenzando por Emilio Mola, el director de la sublevación armada. “Se tendrá en cuenta que la acción ha de ser en extremo violenta, para reducir lo antes posible al enemigo, que es fuerte y bien organizado”, decía el general africanista. “Hay que sembrar el terror”, animaba.

“La premeditación se encuentra en las instrucciones secretas que Mola preparó para los conspiradores”, arranca el hispanista. El golpe de Estado, “en términos generales”, fue el origen de El holocausto español, como tituló Preston una de sus obras.

“Nadie conocía mejor que ellos lo útil que podía ser el terror para paralizar las posibles resistencias y eliminar a sus oponentes”, apunta Julián Casanova. Las guerras coloniales eran “escenarios idóneos para el desprecio por los valores humanitarios y las virtudes cívicas, para educarse en el culto a la violencia”.

“Los militares sublevados hicieron probar el hierro de su espada a decenas de miles de ciudadanos”, continúa. “Comenzaron sembrando el terror desde el primer día, intimidando, matando, aplastando las resistencias” y, en muchos lugares, “con el entusiasmo de centenares de derechistas y falangistas, que se consagraron desde entonces a tareas de limpieza”, subraya el historiador.

Víctimas del franquismo. | JUAN MIGUEL BAQUERO

La matanza fundacional del franquismo

“Fue la matanza fundacional por cómo se planteó: tras cinco años de República y del triunfo del Frente Popular se trataba de hacer tabula rasa con dicha experiencia”, arranca Francisco Espinosa Maestre, uno de los mayores especialistas en el estudio de la represión franquista.

“Lo primero fue paralizar por el terror a una población mayoritariamente contraria al golpe”, certifica. Los golpistas “siempre fueron conscientes de la resistencia que encontrarían”, prosigue. “De ahí el plan de exterminio que pusieron en marcha desde el primer momento, máxime cuando el golpe fracasó en zonas clave del país”, explica.

Espinosa Maestre marca además una línea para la intentona golpista que llega “hasta el 7 de noviembre del 36 con el fracaso ante Madrid”. Solo a partir de ahí, dice, “puede hablarse de guerra con ejércitos, frentes y batallas”.

Luego, “la sublevación militar de julio de 1936 y la guerra civil que provocó se convirtieron en acontecimientos fundamentales de la dictadura de Franco, de su cultura excluyente, ultranacionalista y represiva y así lo recordaron hasta el último día de la dictadura”, puntualiza Casanova.

El tajante informe de los expertos

España ha abierto unas 740 fosas comunes para exhumar más de 9.000 cuerpos. Y podría rescatar otras 25.000 personas como máximo. Son las cifras redondas del informe elaborado por un grupo de expertos que aporta la radiografía actual de las cunetas del olvido. De la tierra donde, todavía, yacen muchas víctimas del franquismo.

Ejecutados por el franquismo, fosa de Benamahoma (Cádiz). |JUAN MIGUEL BAQUERO

La memoria de situación de las fosas y cunetas españolas está realizada por un equipo de once expertos coordinados por el médico forense Francisco Etxeberria. El estudio fue encargado por la Dirección General de Memoria Democrática del Ministerio de Justicia y está centrado en el trabajo científico realizado entre los años 2000 y 2018. Antes, la apertura de tumbas ilegales no se hizo bajo criterio arqueológico.

Y el documento es tajante. España está en disposición de recuperar un máximo de 25.000 asesinados por los golpistas. El reto precisa un plan de choque de exhumaciones que sería ejecutado “en un plazo temporal de una legislatura y media trabajando de forma sistemática”, según las conclusiones del informe.

Los expertos emplazan así al Estado a asumir la tarea inacabada. “Urge la asunción de un claro liderazgo y compromiso activo por parte de las autoridades en la investigación de la suerte y el paradero de personas desaparecidas”, dice el texto.

La mayoría de los desaparecidos son víctimas civiles enterradas en cunetas. O tiradas en tumbas ilegales en descampados, montes, cementerios (intramuros y extramuros), abandonadas en el terreno de los frentes de guerra o muertas en custodia de las autoridades.

“Hemos excavado en todos los contextos posibles y esto demuestra la capacidad que tiene la arqueología como método investigación para aportar a la Memoria Histórica”, cuenta la arqueóloga Inma Carrasco. Aunque “no todas las fosas son iguales, todas tienen sus particularidades”, sostiene.

“Pero la Memoria no ha entrado todavía dentro del sistema académico”, señala. No de lleno, al menos. “Ahora quizás sea más fácil investigar que hace años porque se han abierto archivos, por ejemplo, pero todos estos procesos llegan porque son las familias y las asociaciones quienes tiran del carro”, argumenta.

“El paradero de personas desaparecidas” y “la recuperación de los cuerpos” son una clave de derechos humanos por resolver en el país de la desmemoria. El informe forense –Justicia difundió los resultados el 25 de febrero de 2019– subraya además que el camino avanzado hasta ahora es “gracias fundamentalmente al impulso de las asociaciones de memoria histórica”.

La Ley de Memoria como marco de la ignominia

La realidad de las fosas comunes del franquismo está recogida en la ley 52/2007, de la Memoria Histórica. La normativa asume el deber del Estado pero no estableces planes de actuación concretos ni cuantifica la tarea a realizar. La legislación estatal funciona como marco de una ignominia que no ha conseguido resolver. Una realidad que sitúa a España como una anomalía europea en el cumplimiento de los derechos humanos con respecto a las víctimas de su propia dictadura.

El artículo 11 de la ley cita la “colaboración de las Administraciones públicas con los particulares para la localización e identificación de las víctimas”. Dice que las entidades públicas “facilitarán” la búsqueda de los desaparecidos y que “establecerá subvenciones” –al contrario de lo que exige Naciones Unidas, no privatizar las exhumaciones–. A día de hoy no existe un plan a nivel del Estado.

El artículo 12 ahonda en la colaboración institucional. Entre las “medidas para la identificación y localización de víctimas” cita también el “protocolo de actuación científica” que debe regir las intervenciones arqueológicas en fosas y cunetas. Y asume la elaboración de un Mapa de Fosas estatal, sin actualizar desde 2011.

Las exhumaciones estarán sometidas a la “autorización administrativa”, según el artículo 13. Como la recuperación, identificación y traslado de los restos humanos. Los “hallazgos” serán siempre notificados “inmediatamente” al Estado y las “autoridades judiciales competentes”. En todas estas tareas “deberá ponderarse la existencia de oposición” de cualquier familiar de las víctimas.

El “acceso a los terrenos afectados por trabajos de localización e identificación” está reglado en el artículo 14 como “fin de utilidad pública e interés social”. La entrada debe estar abierta en tierras públicas. Y en parcelas privadas el texto apunta, si no hay consentimiento del propietario, la “ocupación temporal” aplicando la Ley de Expropiación Forzosa.

___

Fotografía destacada: Trabajos arqueológicos en la fosa común de Monturque (Córdoba). | JUAN MIGUEL BAQUERO

Fuente: https://www.eldiario.es/sociedad/julio-origen-desaparecidos-oculta-Espana_0_921458100.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La victoria de las ‘mujeres de negro’ sobre 40 años de franquismo en La Barranca

Las viudas de 400 personas asesinadas por los franquistas custodiaron durante cuatro décadas las tres fosas comunes donde yacían, en Lardero, La Rioja.

Conocidas desde entonces como las mujeres de negro, lograron doblegar al régimen franquista y convertir el lugar en un cementerio civil desde el año 1979.

El Memorial La Barranca cumple 40 años de homenaje a las víctimas del terror en tierra riojana, una región sin guerra donde los golpistas dejaron 2.000 ejecutados.

eldiario.es / Juan Miguel Baquero / 15-07-2019

Las mujeres de negro velaron los cadáveres de 400 personas asesinadas por los franquistas. Muchos eran sus maridos. Custodiaron la memoria de los suyos durante 40 años de dictadura, logrando que nadie tocara las tres fosas comunes de Lardero (La Rioja) donde fueron arrojados. Y en 1979 convirtieron el lugar en cementerio civil. Hoy es el Memorial La Barranca.

El conjunto monumental es uno de los mayores memoriales de España dedicado a las víctimas de los golpistas en la guerra civil. Cumple cuatro décadas como camposanto y forma parte del patrimonio de la Comunidad Autónoma desde 1980, gestionado por el Gobierno de La Rioja en colaboración con la Asociación para la preservación de la Memoria Histórica en La Rioja ‘La Barranca’, que custodia el memorial.

El barranco de Barrigüelo, a unos cinco kilómetros de Logroño, fue usado por los golpistas para enterrar los cuerpos de una quinta parte de las 2.000 que ejecutaron en la región. Aunque en La Rioja no hubo guerra. Apenas resistencia al fracasado golpe de Estado que provocó la guerra civil.

En aquel campo trazaron las fosas comunes plagadas de muerte. De la pedagogía del terror aplicada en masa por los rebeldes hasta finales de 1936. Ahora, La Barranca es un paraje de recogimiento familiar. De recuerdo íntimo. De Memoria colectiva con mayúsculas. Una tierra que guarda la victoria de las ‘mujeres de negro’ sobre 40 años de franquismo.

Las tres fosas comunes de Lardero. | JUAN MIGUEL BAQUERO

Todos los nombres de La Barranca

Varios carteles cuentan en las paredes de La Barranca cada uno de los nombres de las víctimas riojanas. ‘A las Mujeres de Negro, 75 años después’, reza la placa del monumento de homenaje a las viudas de los republicanos asesinados por los fascistas. Fue inaugurado el uno de noviembre de 2011. Un Día de Todos los Santos.

‘Los pueblos que olvidan su Historia están condenados a repetirla’, señala otro póster. Todo es recuerdo. Memoria. ‘No hay nada en el mundo que haga olvidar una injusticia’, dice una frase escrita sobre una bandera republicana.

El memorial también muestra un enorme mapa de España. Es el original que los golpistas colocaron en la plaza de toros de Logroño –usada como cárcel– para restregar a los presos republicanos el avance de las tropas fascistas. Ahora, vencer la cartografía del olvido es una de las tareas de las familias de La Barranca.

“No se puede estar”, decían los franquistas

“Aquí no se puede estar”, afeaban las autoridades franquistas a las ‘mujeres de negro’. “Pues estamos”, respondían ellas. Las viudas acudían “casi a diario” a custodiar las fosas comunes donde yacen 400 víctimas. De esta forma, a pie de fosas, empieza a narrar la historia Jesús Vicente Aguirre.

“Que no se puede estar”, reprendían los uniformados. “Estamos”, sostenían las mujeres. Y así un día tras otro. Un año tras otro. Hasta que las dejaron por imposibles. Por conseguidoras de lo improbable.

El conjunto momunental es hoy un cementerio civil. | JUAN MIGUEL BAQUERO

“Estas familias se dedicaron a cuidar este lugar”, continúa Aguirre, autor de varios libros sobre la represión en La Rioja, como Aquí nunca pasó nada –con mil páginas y la historia de dos mil represaliados– y la novela Lo que pasó.

Las ‘mujeres de negro’ guardaron la tierra que da cobijo a sus seres queridos y esa parcela de la finca, desde entonces, nunca se sembró. Las tumbas quedaron intactas. La Barranca nació así como recuerdo “digno” a las víctimas del terror franquista. “Un espacio de convivencia y esperanza” destinado “a que estas cosas no vuelvan a ocurrir”.

Las 300 llaves de La Barranca

Un cartel en la entrada indica: “Si quiere conocer esta fosa común llame a los teléfonos…”. Y ahí están los números en los que responden Paco, Ángel o Ricardo. “Siempre hay alguno de guardia”, tercia el presidente de la asociación, Ricardo Blanco. “Sea a la hora que sea y el día que sea”, certifica.

La Barranca, memoria de La Rioja. | JUAN MIGUEL BAQUERO

“Y eso que tenemos repartidas más de 300 llaves”, continúa. Porque La Barranca “está abierta a todo el mundo”. Incluso hay descendientes de las víctimas que depositan las cenizas de sus familiares cerca de las fosas. Quizás en las zonas ajardinadas. Algunas pequeñas placas, alguna banderas republicanas chiquitas, marcan nuevos lugares de reposo eterno. Quizás.

“No sabemos si es legal”, cuestiona un integrante del colectivo. “Claro, nadie los ve”, sonríe otra voz. Y quién podría decir que no. Con qué legitimidad, asienten. “¿A alguien le gustaría estar aquí cuando le toque?”, pregunta una mujer. Muchos alzan la mano, voluntarios.

Como una chica joven, ataviada con un bolso rojo, alumna de los Cursos de Verano de la Universidad de La Rioja. El seminario está organizado por la Asociación La Barranca y cumple su tercera edición con el título ‘Historia, Medios de comunicación y Legislación después de la Transición. 2019: 80 años del exilio’. La cita incluye una visita al memorial.

El espacio acoge, además, diversos homenajes a lo largo del año, como cada 14 de abril con motivo del aniversario de la Segunda República. O visitas de centros educativos. Hacer pedagogía de los Derechos Humanos con el alumnado, dicen, es sembrar cultura de paz. Y La Barranca se ha convertido en una plaza para la verdad, la justicia, la reparación y garantías de no repetición. Todo, con el recuerdo latente de la victoria de las ‘mujeres de negro’ sobre 40 años de franquismo.

Ataques nazis a la Memoria

El Memorial La Barranca ha sufrido la embestida de la extrema derecha. El cementerio civil apareció dos veces con pintadas nazis y fascistas. Sendos ataques fueron un 14 de abril, el día que se celebra la proclamación de la Segunda República española.

El primero, en 2016. Esvásticas y simbología neonazi cubrían lápidas y el mapa de los presos republicanos. La pintura blanca alcanzó también el monumento a las damas de negro. Las pintadas de apología franquista rezaban “Pasamos y pasaremos”, en réplica al lema antifascista “¡No pasarán!”. La Asociación La Barranca denunció los hechos ante la justicia como un “doble ataque contra el patrimonio y contra la memoria de las víctimas, así como enaltecimiento del terrorismo”.

Dos años después, volvió a suceder. El 87 aniversario de la II República quedó teñido con más ignominia. Sobre un pequeño tejado de los que tapa las fosas comunes podía leerse “Arriba España”. Los carteles con los nombres de los más de 2.000 riojanos asesinados estaban mancillados con cruces celtas, símbolo usado por organizaciones ultraderechistas y frases nazis. Y, en la diana, siempre las Mujeres de negro.

___

Fotografía destacada: Monumento a las ‘mujeres de negro’ en el Memorial La Barranca. | JUAN MIGUEL BAQUERO

Fuente: https://www.eldiario.es/sociedad/Memorial-Barranca-victoria-mujeres-franquismo_0_919009097.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Piden al Gobierno una declaración institucional de condena del 18 julio de 1936

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha registrado ante la presidencia del Gobierno la petición como reconocimiento a las víctimas de la dictadura franquista

diario16.com / Eva Maldonado / 16-07-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha registrado ante la presidencia del Gobierno una petición para que el próximo 18 de julio lleve a cabo una declaración institucional de condena del 18 de julio de 1936 como reconocimiento a las víctimas de la dictadura franquista y condena a las consecuencias del fascismo.

El próximo 18 de julio se cumplirán 83 años desde que un grupo de militares y civiles fascistas decidieron asaltar el poder mediante el uso de la violencia por no respetar los resultados de unas elecciones democráticas celebradas en febrero de 1936.

Como consecuencia del golpe de Estado, se desató una guerra con la que desarrollaron un plan, que llevaba diseñado meses antes, para exterminar a decenas de miles de civiles adversarios y allanar el camino para establecer un régimen mono político en el que solo las ideas del dictador, y su mandato, concentraran el poder absoluto en nuestro país.

Mediante ese largo, profundo y terrorífico uso de la violencia, se estableció una dictadura de 40 años, que arrebató los derechos a millones de ciudadanos, convirtió a las mujeres en ciudadanas de tercera clase, persiguió a los homosexuales y a las lesbianas como enfermos psiquiátricos y delincuentes sociales, y condeno a nuestra sociedad a un atraso secular sin olvidar los cientos de miles de personas que tuvieron que escapar del país para salvar sus vidas y morir lejos de sus seres queridos.

Para sumar todo ese sufrimiento social, emocional y político a nuestro patrimonio de los Derechos Humano, queremos solicitarle al Gobierno de España que el próximo jueves lleve a cabo una declaración institucional, que bajo el lema “18 DE JULIO NUNCA MÁS”, condene la dictadura franquista y respalde a sus víctimas con las que el Estado democrático recuperado tras la dictadura franquista guarda una enorme deuda que está muy lejos de ser saldada.

Cuando en los años 30 del pasado siglo, durante el periodo de la Segunda República, los hombres y las mujeres votaron con sufragio universal, llevando al gobierno a partidos de diferente ideología, nuestra sociedad conoció por primera vez una democracia y un desarrollo político, cultural y educativo sin precedentes.

Cuando en Europa la sombra renovada del fascismo penetra en los parlamentos y en las instituciones es necesario recordar y condenar lo que supuso el ascenso del fascismo al poder y el enorme daño que causó a la sociedad.

___

Fuente: https://diario16.com/piden-al-gobierno-una-declaracion-institucional-de-condena-del-18-julio-de-1936/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Informe Navasqüés: el documento que prueba que Franco dio refugio a jerarcas nazis en España

El diplomático franquista Emilio de Navasqüés, tío abuelo del alcalde de Madrid José Luis Martínez-Almeida, eludió la petición del Consejo de Control Aliado para repatriar a todos los hombres de Hitler que se escondieron en nuestro país durante la Segunda Guerra Mundial

diario16.com / José Antequera / 08-07-2019

Emilio de Navasqüés y Ruiz de Velasco (1904-1976) fue un destacado diplomático español al servicio de Franco que dejó algunas páginas ciertamente interesantes para la historia durante el final de la Segunda Guerra  Mundial. Navasqüés, tío abuelo del actual alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, fue el responsable de que un buen puñado de jerarcas y espías nazis consiguieran escaparan de los aliados, que al término de la contienda exigieron la extradición de todos aquellos sospechosos de haber pertenecido al Tercer Reich. Y es que la supuesta neutralidad del Caudillo durante la contienda mundial sirvió, entre otras cosas, para que España se convirtiera en un tranquilo oasis de paz y refugio para altos mandatarios del nazismo.

Nacido en Madrid, Emilio de Navasqüés​ ingresó en la carrera diplomática española en 1929 y ocupó, entre otros cargos, el de cónsul general en Tánger (1934-1935) y el de embajador español en Buenos Aires (1950-1951), Roma (1958-1959) y Lisboa (1972-1974). Entre 1950 y 1972 fue director de la Escuela Diplomática.

Navasqüés llegó a ejercer como director general de política económica del Ministerio de Asuntos Exteriores y fue el encargado de negociar con las potencias aliadas el destino del importante patrimonio alemán acumulado en nuestro país al término de la Segunda Guerra Mundial. Desde ese puesto de responsabilidad, el alto funcionario elaboró un informe confidencial en el que recomendaba no entregar a los aliados a un buen puñado de contactos y agentes nazis que pululaban por tierras españolas. Fue así como se sospecha que muchos criminales de guerra lograron huir o permanecer ocultos en España durante largos años.   ​

La historia del “informe Navasqüés” comenzó cuando Estados Unidos envió a España un listado de eminentes cargos del Tercer Reich reclamados por el Consejo de Control Aliado en 1947. La primera lista fue confeccionada a partir de 1945 y presentada al Gobierno franquista ese mismo año. Constaba de 11 folios escritos a máquina y en lengua inglesa. El documento, bajo el sencillo título de Lista de repatriación, fue redactado por los servicios de espionaje aliados (principalmente agentes de Estados Unidos, Francia y Reino Unido) y remitido a Franco con el fin de reclamarle la expulsión de todos ellos y su entrega inmediata a la nueva Alemania.

En aquel listado con más de un centenar de nombres había jerarcas del nazismode la talla de Karl Albrecht, amigo personal de Adolf Hitler y presidente de la Cámara de Comercio Alemana en Madrid; ​Hans Becker Wolf, representante del Nationalsozialistische Volkswohlfahrt (NSV) en Barcelona; Wilhelm Beisel Heuss, jefe del Partido Nazi en San Sebastián y delegado de propaganda para el norte de España; y Johannes E.F. Bernhardt, el gran empresario del grupo Sociedad Financiera Industrial (Sofindus), general de las SS, contacto de Hermann Göringen España y uno de los hombres fuertes de las finanzas del Tercer Reich. Se sabe que Navasqüés llegó a negociar personalmente con este industrial la entrega de los bienes del grupo Sofindus ordenada por las potencias ganadoras de la guerra.

El 4 de marzo de 1948, poco después de que el Gobierno español recibiera el listado del mando aliado, Emilio de Navasqüés redactó el pertinente informe dirigido a la atención de Alberto Martín Artajo, ministro de Asuntos Exteriores durante la dictadura franquista, en el que dividía a los 104 alemanes residentes en España y sospechosos de pertenecer al Partido Nazi en tres categorías. Además, el director general formulaba distintas recomendaciones sobre la conveniencia o no de su entrega a los aliados, según publicó el periodista José María Irujo en un extenso artículo publicado el 11 de mayo de 1997 en el diario El País.

En la primera categoría del informe, Navasqüés incluía a 26 personas bajo el calificativo de “agentes profesionales del servicio de espionaje alemán o similares”. El funcionario de Franco recomendaba que todos ellos fuesen entregados a los aliados. En un segundo bloque se agrupaba a otras 36 personalidades sobre las que Navasqués opinaba que “no había datos suficientes” de su pertenencia al Gobierno de Hitler, aunque dio margen de maniobra al ministro Artajo para que él mismo decidiera las que debían ser entregadas a los norteamericanos.

En la tercera categoría figuraban 39 personas más que “de ninguna manera” debían ser repatriadas porque su historia interesaba “a la economía nacional” de España o merecían por parte de las autoridades españolas “una especial consideración”. En este último grupo se encontraban directores de grandes empresas alemanas como Merck, IG-Farben y Sofindus, el importante holding germano formado por 16 firmas y presidido por el ya citado Johannes Bernhardt, el general de las SS que figuraba en el número 7 de la lista de perseguidos por los aliados.

Bernhardt, el todopoderoso ejecutivo de Sofindus −un conglomerado de empresas de la Alemania del Tercer Reich−, trabajó en España durante toda la Guerra Civil y hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. De hecho, llegó a acumular un gran número de empresas filiales con las que ayudó a financiar el golpe militar de Franco.

Bernhardt −afincado en el Marruecos español desde 1929− había montado Sofindus en noviembre de 1938 en Lisboa. Para ello se había servido de un capital valorado en dos millones y medio de pesetas de la época. Por entonces, el industrial ya había fundado la Sociedad Hispano-Marroquí de Transportes (Hisma), una empresa fantasma encargada de servir como tapadera para el tráfico de armas destinadas al bando franquista. Hisma (en alemán Hispano-Marokkanische Transport-Aktiengesellschaft) fue constituida el 31 de julio de 1936 en Tetuán, es decir, a los pocos días del alzamiento nacional que dio paso a la sangrienta Guerra Civil. Controlada por el Partido Nazi gracias a Johannes Bernhardt, esta compañía iba a desempeñar un papel clave en el contienda española, ya que pasó toneladas de material bélico al bando nacional.

Con la creación de Hisma se pretendía que el trato comercial de Bernhardt con Franco fuera lo más discreto posible, aunque a medida que avanzó la guerra las actividades de la empresa fueron haciéndose cada vez más oficiales y públicas. Avanzada la guerra, Hisma se integró en la Sociedad Financiera Industrial (Sofindus), consorcio de empresas alemanas que acabaría monopolizando el comercio exterior español. La Hisma-Sofindus continuó con sus operaciones tras estallar la Segunda Guerra Mundial, canalizando el suministro de materiales hasta el fin de la contienda que terminó con la derrota de Hitler. ​

Sofindus, que tuvo su sede central en el número 1 de la avenida del Generalísimo de Madrid, contaba en 1939 con delegaciones en ocho ciudades españolas y con una plantilla de 260 empleados −la mitad de ellos españoles−. Para entonces poseía catorce filiales a cargo de diversas actividades −transportes, minería, maquinaria, cueros, vino y frutas−. La mayor parte del capital era alemán, aunque los nazis se sirvieron de una red de testaferros españoles para cumplir con la legislación española de la época, que establecía un límite del 25% para capitales extranjeros. Si bien este conglomerado empresarial estuvo controlado parcialmente por la administración franquista, Sofindus se encontraba subordinada a la dirección de otra compañía, Rowak, y recibía todos sus fondos económicos de Alemania.

Durante la Segunda Guerra Mundial el grupo Sofindus registró una intensa actividad en el comercio hispano-alemán, aunque también desarrolló otro tipo de actividades. Así, en agosto de 1941 creó la compañía Transcomar −acrónimo de Compañía Marítima de Transportes−, que mediante mercantes con bandera neutral española lograría transportar 125.000 toneladas a las fuerzas del Eje en el Norte de África entre 1941 y 1942. En marzo de 1943 fundó otra filial, la compañía Somar, encargada de la adquisición de fluorita y wolframio, minerales de gran valor estratégico para la industria bélica nazi. Más adelante, en 1944, Sofindus participó en el contrabando de suministros a las guarniciones alemanas que habían quedado aisladas en la costa atlántica francesa tras el desembarco de Normandía. Se cree que en una ocasión Bernhardt intervino en la adquisición de un cargamento médico de penicilina que los aliados habían enviado a España y que él desvió a Alemania. El empresario alemán mantuvo unas estrechas relaciones con Francisco Franco, quien le hizo un buen regalo personal una vez terminada la Guerra Civil: más de 1,4 millones de pesetas.

Las actividades de Bernhardt y Sofindus no solo supusieron una gran preocupación para los aliados, sino que también provocaron las protestas de algunas compañías alemanas en España por su posición monopolística. La historia del jerarca nazi acabó con el final de la Segunda Guerra Mundial. En octubre de 1945 las autoridades franquistas, apoyadas por el informe Navasqüés, acordaron con las autoridades británicas, francesas y estadounidenses que el patrimonio y los activos de Sofindus fueran puestos bajo control de las potencias aliadas.

Sin embargo, Franco dio orden de proteger a ese empresario fiel que le había ayudado a ganar la guerra y se mantuvo firme frente a las presiones de los aliados. Incluso le acabó concediendo la nacionalidad española en 1946. Bernhardt nunca fue deportado. De nada sirvió el informe Navasqüés. Durante los años de posguerra el jerarca alemán residió en Denia, donde pasó casi desapercibido. Fue uno más de los muchos nazis que gozaron del soleado balneario español franquista. Se sabe que en 1953 se trasladó a Sudamérica,​ instalándose en Argentina, donde siguió manteniendo diversos negocios. Falleció en Múnich en 1980 aunque misteriosamente se ha conservado una lápida con su nombre en el Cementerio Civil de Madrid. De cualquier forma el jerarca nazi vivió un retiro dorado. Otro criminal de guerra que se iba de rositas. El “Informe Navasqüés” había cumplido a la perfección con su cometido: dar cobijo y amparo a los señores del nazismo.

___

Fotografía destacada: Franco con varios jerarcas nazis. El segundo por la izquierda es Bernhardt.

Fuente:https://diario16.com/informe-navasques-el-documento-que-prueba-que-franco-dio-refugio-a-jerarcas-nazis-en-espana/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Una gran muestra pionera en España ‘removerá’ el franquismo y sus consecuencias este sábado en las calles de Torrelavega

eldiariocantabria.es / Javier Lezaola / 02-07-2019

La muestra Removiendo, organizada y realizada por la torrelaveguense Asociación Cultural Octubre, pretende remover las cuatro décadas de franquismo y sus consecuencias este sábado, 6 de julio, en las calles más céntricas de Torrelavega. Pionera –probablemente se trate de la mayor exposición sobre memoria histórica realizada en España–, Removiendo sólo estará un día, pero estará desde las diez de la mañana hasta las diez de la noche y comenzará en el boulevard Demetrio Herrero –delante del Ayuntamiento de la capital del Besaya–, continuará en la calle Serafín Escalante y finalizará en la calle Consolación, y a las siete y media de la tarde la Plaza del Sol acogerá un concierto acústico de Lucía Socam y un recital poético de Silvia Delgado. “Pretende remover conciencias y hacer reflexionar, va a ser impactante”, asegura Aris Rosino, el artista que está detrás –junto al resto de Octubre– de esta muestra compuesta por ocho montajes artísticos simultáneos: RecuperandoDesconocidoVidas robadasAl albaImpunesLa procesión del ultrajeRecuerda y Sin voz. “Cada uno de ellos está relacionado con una temática concreta de la represión franquista”, avanza Rosino, que insiste en que la exposición está realizada “con todo el respeto hacia las víctimas y sus familias, que son los verdaderos protagonistas de la muestra”.

¿Por qué aún hoy se archivan denuncias sin investigación alguna, negándose a juzgar los crímenes del franquismo?

Remover –tan relacionado con agitar, hurgar, revolver, cavar, escarbar…– es hacer que un tema detenido o abandonado “se ponga de nuevo de actualidad o en funcionamiento”, y es lo que pretenden los miembros de Octubre con Removiendo, que aborda un tema que efectivamente los “remueve por dentro”: la memoria histórica y las consecuencias que la posguerra y el franquismo –la guerra civil finalizó hace 80 años y el franquismo duró 40 años– tuvieron para la población, gran parte de la cual padeció “hambre, miseria, detenciones masivas, torturas, vejaciones, trabajos forzosos, encarcelamientos en campos de concentración o en cárceles, paseos, sacas, ejecuciones, depuraciones profesionales, incautaciones de bienes… y un silencio que se ha prolongado hasta hace muy pocos años”. Preguntas como por qué “tanta violencia con la guerra ya finalizada y en pleno dominio del país por el bando franquista”, cómo “se instauró el silencio” y “se cerró la boca de millones de españoles” o por qué “aún hoy se archivan denuncias sin investigación alguna, negándose a juzgar los crímenes del franquismo” están detrás de Removiendo, que pretende “dar voz” a la memoria y “recuperar y divulgar” la experiencia de las víctimas del franquismo, pues “el miedo y el paso de los años están sepultando la posibilidad de recuperar un inmenso caudal de recuerdos y testimonios de aquella época”.

Para Octubre, la cultura “se labra y se construye a partir del recuerdo compartido, de la memoria colectiva, de la historia de las personas que la conforman”, por lo que “silenciar y ocultar parte de nuestra historia, parte de la memoria” sólo puede dar como resultado “una cultura maquillada, disfrazada, falseada”. Por eso Removiendo también es “un trabajo de estudio y análisis” sobre esa historia ocultada y “una forma de protesta creativa”. “Salimos a las calles para representar esa historia y compartirla; nos apoyamos en el arte para transmitir ideas, para provocar reacciones, para remover conciencias, para desvelar lo que ha sido enterrado, tapado y silenciado”. En definitiva, lo que pretende Octubre es “remover el pasado” para “conocer y entender nuestra historia, la que se nos está negando”. Porque sólo acabando con esa ocultación y rompiendo ese silencio “podremos encontrarle un sentido al presente que vivimos y construir nuestro futuro más libremente”.

“Va a costar menos sacar a Franco del Valle de los Caídos que sacar al franquismo de la cabeza de algunos jueces”

“Va a costar menos sacar a Franco del Valle de los Caídos que sacar al franquismo de la cabeza de algunos jueces”, ironiza Rosino, que recuerda que este sábado estará en Torrelavega una delegación de la leonesa Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, surgida a raíz de la exhumación –en el año 2000 en la localidad leonesa de Priaranza del Bierzo– de una fosa común en la que se encontraban los restos de 13 civiles republicanos asesinados por un grupo de falangistas el 16 de octubre de 1936. Otros activistas de la memoria histórica como Antonio Ontañón –presidente de Héroes de la República y la Libertad–, Marisol González –delegada en Cantabria de Archivo Guerra y Exilio– o miembros de Desmemoriados también han colaborado con Octubre para hacer posible Removiendo.

_____

Fotografía destacada: Exhumación de una fosa común con víctimas mortales de la represión franquista | ARMH

Fuente:https://www.eldiariocantabria.es/articulo/memoria/gran-muestra-pionera-espana-removera-franquismo-consecuencias-sabado-calles-torrelavega/20190702183111061958.html

Publicado por ARMH