Archivo del Autor: ARMH

Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Crece la presión para que el Supremo rectifique y cambie la frase que legitima el golpe de Franco

La Asociación para la Memoria Histórica, la de Juezas y Jueces para la Democracia e historiadores de prestigio critican que el tribunal diga en el auto de exhumación que Franco fue Jefe de Estado desde “el 1 de octubre de 1936”, cuando era Manuel Azaña.

El presidente de la ARMH ha elevado una queja al órgano de gobierno de los jueces en la que exige una explicación del origen de tal afirmación y que se retire. Izquierda Unida lleva el tema al Congreso de los Diputados.

El Supremo de momento no va a hacer cambios, defiende que “no fue un error” y se desvincula de la polémica diciendo que el auto “no hace juicios morales” sobre la figura de Franco y “no lo legitima”.

eldiario.es / Raquel Ejerique / Juan Miguel Baquero / 05-06-2019

El Tribunal Supremo no da su brazo a torcer y de momento no rectifica la frase que ha levantado la indignación entre víctimas del franquismo, asociaciones memorialistas y una asociación de jueces. Son trece palabras en la página 8 del auto dictado este martes que paraliza la exhumación de Franco y en las que decribe que Franco fue “Jefe de Estado desde el 1 de octubre de 1936 hasta su fallecimiento”. Eso, en palabra de los historiadores, es dar por bueno que era el líder legítimo antes del fin de la guerra y justo después del golpe. “Franco fue nombrado Jefe del Gobierno del Estado por la Junta de Defensa Nacional en Burgos a finales de septiembre de 1936, pero era una Junta compuesta por militares sublevados”, ha explicado el historiador Ángel Viñas a eldiario.es.

El uso de la cronología golpista ha indignado a otros historiadores como Paul Preston o Ian Gibson, y también a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), cuyo presidente, Emilio Silva, ha elevado una queja al Consejo General del Poder Judicial, el órgano de gobierno de los jueces. En ella, exige que la sala retire esa frase del auto porque “da legitimidad al golpe de Estado de julio de 1936 y considera a un grupo de militares fascistas con capacidad para elegir quién era el jefe del Estado, cuando en ese momento en España era el presidente de Gobierno Manuel Azaña elegido democráticamente el 11 de mayo de 1936”. De hecho, solo los régimenes nazi-fascistas reconocieron a Franco en 1936. El resto de países lo hicieron a partir del fin de la guerra, en 1939, la fecha en la que se da por terminada la República y empieza la dictadura.

En su escrito, Silva también quiere saber cómo acabó esa frase en el auto, por lo que solicita “información sobre el origen de tal afirmación” y pide que se le informe sobre si es una frase empleada en el recurso presentado por los nietos de Franco.  En declaraciones a eldiario.es, el presidente de la ARMH lamenta esta “ofensa bastante terrible” para las víctimas del franquismo y, en su opinión “caben dos posibilidades, que los miembros de la sala sean unos absolutos ignorantes o que lo hayan hecho a conciencia”.

Pero la asociación que representa a las víctimas del franquismo no ha sido la única que ha mostrado su indignación. La asociación progresista Juezas y Jueces para la Democracia señala en un comunicado crítico con el contenido del auto que además “es una resolución insólita también por el tratamiento que otorga al dictador, a quien considera jefe de Estado sin otra connotación. De un aparato estatal de facto, surgido de la violencia, no sometido a la legalidad y no homologado en la Comunidad Internacional de su época (…). Parece mentira que el Tribunal Supremo manifieste esa falta de sensibilidad y de respeto hacia el principio democrático y el principio de legalidad”, relatan.

También el secretario general UGT, José María Álvarez, ha criticado que los jueces que firman el fallo sostengan que Franco accedió a la jefatura del Estado el 1 de octubre de 1936 e Izquierda Unida va a llevar el asunto al Congreso. El partido ha registrado una iniciativa para que el Gobierno de Pedro Sánchez se pronuncie sobre la frase del Tribunal Supremo: “¿Comparte este pronunciamiento sobre quién ostentaba la jefatura del Estado en esa fecha?”, relata su pregunta. 

Por su parte, fuentes de la sala manifestaron el martes por la noche que la inclusión de esa frase y el uso del 1936 “no es un error”, aunque no dieron más explicación de por qué se ha utilizado esa cronología. Este miércoles fuentes del Supremo han querido recalcar que el auto “no legitima a Franco ni hace juicios morales sobre su figura”, pero sin entrar en el patinazo histórico. “La referencia en el auto de la sala de lo contencioso-administrativo al cargo de jefe de Estado se hace en el contexto de argumentar que, en este caso, prima el interés público sobre el interés particular de la familia Franco”, han explicado a eldiario.es.

Pese a las peticiones de rectificación e información, el motivo por el que el juez ponente, Pablo Lucas Murillo, ha utilizado el 1936 para dar por vencedor a Franco antes de la guerra no tiene una explicación clara y, de momento, no va a ser cambiado.

___

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/Crece-Supremo-rectifique-legitima-Franco_0_906759961.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

La madre que llevó un sonajero a su fusilamiento

Catalina Muñoz fue ejecutada en septiembre de 1936 y enterrada con el juguete de su hijo de nueve meses, quien ha conocido su historia 83 años después.

elpais.com / Nuño Domínguez / 08-05-2019

En agosto de 2011, un equipo de arqueólogos se topó con un sonajero dentro de una fosa de la Guerra Civil. Era un juguete rosa y amarillo chillón, con forma de flor, que estaba junto a un cadáver rociado con cal viva y enterrado sin ataúd. A la hora de comer, los excavadores no hablaron de otra cosa: ¿podía el objeto ser de 1936?

“Parecía una broma”, recuerda Almudena García-Rubio, antropóloga de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, quien se encontraba ese día en unas excavaciones ya de por sí inquietantes, pues buscaban 250 víctimas de la represión franquista enterradas bajo los columpios infantiles del parque de La Carcavilla, en la ciudad de Palencia, donde antaño estaba el cementerio municipal.

El sonajero fue llevado al etnógrafo Fermín Leizaola, quien cortó un pedazo del plástico y lo acercó a una llama, en la que prendió rápidamente dejando un “característico olor a alcanfor”. Eso probaba que era de celuloide, un plástico desarrollado en 1870 muy usado en objetos cotidianos hasta los años setenta del siglo XX. El juguete podía ser de la época. “Este es el objeto más llamativo y conmovedor que haya podido salir de una fosa de la Guerra Civil”, opina García-Rubio, que destaca que es el único de este tipo recuperado en las más de 700 fosas exhumadas en España hasta la actualidad.

Este objeto y la historia que hay detrás de él ha servido para que toda una familia recupere la memoria de unos hechos que habían estado enterrados hasta ahora. Los registros del cementerio viejo de Palencia indicaban que el cadáver era de Catalina Muñoz Arranz, de 37 años y natural de Cevico de la Torre, un pueblo a 30 kilómetros de la capital palentina. Tenía cuatro hijos cuando la mataron. El más pequeño, de 9 meses, era probablemente el dueño del sonajero.

Martín de la Torre Muñoz, hijo de Catalina, junto a su hija Martina (izquierda) y su mujer, Francisca Atienza. VÍCTOR SÁINZ

Aquel bebé es hoy un hombre de 83 años que vive en una casa humilde de la calle principal de Cevico de la Torre, con unos 400 habitantes. Habla poco, tiene la mirada fija y unas manos muy anchas de toda una vida trabajando, pues empezó a los ocho años. “Fui pastorcillo y luego trabajé en el campo. Nunca fui a la escuela”, explica en la cocina de su casa, donde vive con su mujer y con su hija Martina, de 56 años. “De mi madre no recuerdo nada”, dice Martín de la Torre Muñoz. “No sé ni qué cara tenía, porque no tenemos ninguna foto suya, esa es la pena”, confiesa. Nunca pudo indagar sobre su madre y en la familia casi no se habló de lo sucedido.

Tras la muerte de su madre, a Martín le crió una tía en Cevico. Su padre, Tomás de la Torre, estaba en la cárcel acusado del asesinato de un falangista en una reyerta que sucedió en el pueblo el 3 de mayo de 1936. Le condenaron a 17 años. Su mujer corrió peor suerte. La detuvieron el 24 de agosto, algo más de un mes después del golpe de Estado impulsado por Franco, que triunfó en Palencia. La juzgó un consejo de guerra en el que el alcalde de Cevico y otros dos vecinos declararon que iba a manifestaciones, que la habían descubierto lavando sangre de la ropa de su marido, que daba vivas a Rusia y mueras de la Guardia Civil, que dijo: “Todavía vamos a vencer y os vamos a hacer tajadillas”.

Lucía Muñoz, hija de Catalina, en la residencia de Cevico de la Torre (Palencia). VÍCTOR SÁINZ

Catalina no sabía leer ni escribir, pero sí firmar, según el sumario de su juicio, que se conserva en el archivo militar de Ferrol. Es fichada como una mujer de 1,51, morena, de pelo y ojos negros, de apodo Pitilina. El 5 de septiembre, ella testificó y firmó una declaración en la que admitía haber ido a manifestaciones, pero negaba el resto de acusaciones contra ella.

A pesar de la falta de pruebas, el tribunal la condenó por rebelión militar con la pena máxima. Murió el 22 de septiembre a las “cinco y treinta horas del día […] por heridas producidas por arma de fuego de pequeño proyectil en cráneo y pecho”, según el detallado sumario, que coincide casi a la perfección con el análisis osteológico que hicieron los antropólogos en 2011 tras desenterrar su cadáver. Junto a él también se encontraron botones, corchetes metálicos y las suelas de goma de sus zapatos, del número 36.

El sonajero hallado junto al cuerpo de Catalina. SOCIEDAD DE CIENCIAS ARANZADI

Unos pocos metros más abajo de la casa de Martín está la única familiar que recuerda a Catalina: Lucía, su hija y hermana de Martín. Ella tiene ahora 94 años, la memoria algo frágil y las mismas manos anchas que su hermano. En una sala de visitas de la residencia de ancianos de Cevico donde vive Lucía recuerda el día que detuvieron a su madre. “Salió de casa corriendo con el niño y se cayó en la trasera de una casa y fueron a cogerla. Al niño no le pasó nada. Ella gastaba un delantal de medio cuerpo y pico negro para taparse. Es lo único que llevaba cuando salió de casa”, relata. Aunque no recuerda el sonajero, Lucía dice que es probable que su madre lo llevase en el bolsillo de ese mandil. “Tenía mucho genio, en eso me parezco a ella. Si le decían algo… Jesús. Y por eso la mataron. Desde hace unas semanas no paro de llorar acordándome”, lamenta con los ojos humedecidos y la mirada perdida. Lucía tenía 11 años cuando fusilaron a su madre. Se quedó al cuidado de su abuelo y empezó a servir en casas de gente pudiente del pueblo, pero no pudieron hacerse cargo de enterrar a su madre en Cevico.

“De entre el centenar aproximadamente de mujeres asesinadas en los primeros meses de la guerra en la provincia de Palencia, Catalina Muñoz es la única que fue juzgada y condenada a muerte, al resto las pasearon”, resalta Pablo García-Colmenares, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Valladolid y presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Palencia (ARMH). Es autor de la obra Víctimas de la Guerra Civil en la provincia de Palencia (1936-1945), editada por la Junta de Castilla y León.

Placa con el normbre de Catalina Muñoz entre otras víctimas de la represión franquista en el parque de La Carcavilla (Palencia). VÍCTOR SÁINZ

Cuando el padre de Martín salió de la cárcel, se fue a trabajar a Bilbao.  Muchos años después, ya jubilado, volvió a Cevico y vivió allí los últimos ocho años de su vida. Nunca hablaron de lo sucedido y Martín no le preguntó nada sobre su madre por no despertarle recuerdos dolorosos.

Martín no sabía que a su madre la habían enterrado sola en Palencia y ahora ha visto por primera vez la foto del juguete que se llevó a la tumba. Al no haber reclamado nadie los restos y las pertenencias de Catalina, fueron enterrados en el cementerio nuevo de Palencia junto a otras víctimas de la represión, pero en una caja separada. Tras conocer la historia del juguete y su paradero, Martina, la hija de Martín, ha iniciado los trámites para recuperar el cadáver y, junto a él, el sonajero, que podría volver a las manos de su padre 83 años después.

Martina ha acudido por primera vez a Palencia a ver el monolito de La Carcavilla que recuerda a las víctimas, donde figura el nombre de su abuela, ha comprado el libro sobre las víctimas de la Guerra Civil de Colmenares y quiere hacer una urna para guardar el sonajero para que sus hijos y nietos conozcan la historia. “Al ver el nombre de Catalina grabado en el monolito he sentido una sensación de vacío muy rara, pero por otro lado estoy muy contenta de poder recuperar a mi abuela y llevarla junto a mi abuelo. Yo creo que él no fue el culpable de lo que le pasó a mi abuela, como se pensaba, sino que fue él quien se entregó para cubrirla a ella, fue un gesto de amor”, explica Martina. Cuenta que a su padre ahora se le saltan las lágrimas cuando se pregunta si va a morir antes de que traigan de vuelta a su madre.

Un cadáver en la fosa de La Andaya (Burgos) con una alianza en la mano izquierda. LUIS RÍOS

Los objetos como el sonajero de Catalina son pequeños tesoros para los arqueólogos contemporáneos, que aplican métodos científicos a la recuperación y estudio de materiales de episodios de la historia reciente. En ocasiones, emblemas militares o alianzas de boda son claves para identificar a algunas víctimas. “Los objetos personales que se recuperan junto a los cuerpos permiten un acercamiento a la cotidianidad de las personas represaliadas”, explica García-Rubio en Mujeres en la Guerra Civil y la posguerra. Memoria y Educación(Audema). “Un lápiz, unas gafas, un reloj, un peine, un recorte de periódico con el resultado del Tour de Francia de ese año 1936, son pequeños fogonazos de la vida de cada uno reflejada en lo que llevaban en los bolsillos en el momento en que fueron detenidos. A veces se trata de elementos muy particulares, como unos gemelos con el dibujo de un faraón, pero la mayoría de las veces son elementos propios de una época y de una ocupación, como los cientos de suelas de goma del calzado de labranza recuperados en las fosas de Burgos, Palencia o Valladolid”, detalla.

Esta alianza recuperada en la fosa Andaya permitió identificar el cadáver de Tomás Requejo, que era segundo teniente de alcalde de Aranda del Duero y fue asesinado en verano de 1936. LUIS RÍOS

En otros casos los objetos aportan una visión diferente a episodios de la historia reciente, explica Alfredo González-Ruibal, arqueólogo del CSIC que lleva años excavando trincheras y campos de concentración de la Guerra Civil, de la que ha recuperado decenas de miles de objetos que son catalogados y archivados y que, a su manera, resumen la contienda. Hay medallas, crucifijos, botes de perfume, zapatos de tacón, además de kilos de metralla y munición. “El poder de este tipo de arqueología no es contar un episodio ya conocido, sino sintetizar un momento de la historia con una imagen”, según explicó el investigador en una reciente conferencia en el Museo Arqueológico Nacional en la que destacaba el sonajero de Catalina como uno de los objetos que mejor condensan la historia de la Guerra Civil.

___

Fotografía destacada: Restos de Catalina Muñoz Arranz junto al sonajero hallados en el parque de La Carcavilla (Palencia) en 2011. En vídeo, historia de un sonajero. SOCIEDAD DE CIENCIAS ARANZADI

Fuente:https://elpais.com/elpais/2019/05/07/ciencia/1557240719_368278.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El maqui Elio Ziglioli regresa a Italia, 70 años después de ser torturado y asesinado por la Guardia Civil

Elio Ziglioli es la quinta víctima a la que se puede poner nombre gracias al Programa de identificación genética, después de que sus restos fueran localizados en la fosa del cementerio de Castellar del Vallès con nombre y apellidos “desconocidos”.

publico.es / EFE / 02-05-2019

Los restos del maqui Elio Ziglioli, enterrado en Castellar del Vallès (Barcelona) desde hace 70 años, han sido devueltos este jueves a su familia en un acto que ha presidido la consellera de Justicia de la Generalitat de Catalunya, Ester Capella.

Elio Ziglioli es la quinta víctima a la que se puede poner nombre gracias al Programa de identificación genética, después de que sus restos fueran localizados en la fosa del cementerio de Castellar del Vallès con nombre y apellidos “desconocidos”.

De este modo, este maqui podrá descansar finalmente en el cementerio de Lovere, su localidad natal, en el norte de Italia, después de que en 1949 fue enterrado sin identificar en una fosa común.

Según la historia de este maqui recogida por la Generalitat, Elio Ziglioli fue detenido, torturado y ejecutado por la Guardia Civil, y murió por los alrededores de Sant Llorenç del Munt de un disparo en la cara que le destrozó la mandíbula, cuando tenía 22 años.

Ahora, sus restos mortales viajarán en barco hasta Italia, donde la familia tiene previsto celebrar una ceremonia de despedida, el próximo lunes 13 de mayo, en el cementerio de Lovere.

La Dirección General de Memoria Democrática del Departamento de Justicia ha excavado la fosa gracias al Plan de fosas y ha identificado el esqueleto con el Programa de identificación genética, que cruza el ADN de los restos óseos con el de posibles familiares vivos.

La excavación ha puesto al descubierto otro esqueleto que estaba enterrado junto Ziglioli, concretamente los restos de un hombre que aún no ha podido ser identificado, de unos 40 años, que también habría muerto a tiros, y todo apunta a que es otro maqui.

De acuerdo con la Ley de fosas, “los restos de las personas que no sean reclamadas ni identificadas serán inhumados en el cementerio correspondiente al término municipal en el que se encontraron”.

Coincidiendo con la entrega de los restos de Ziglioli, Castellar del Vallès también ha enterrado dignamente los restos de este cuerpo en un nicho del cementerio municipal.

Elio Ziglioli se fue de su pueblo en 1948, con 21 años, la familia le perdió el rastro y no tuvo más noticias suyas pero, en 2010, el Ayuntamiento de Lovere recibió un correo electrónico desde Catalunya aportando datos sobre su posible paradero.

El historiador de Sant Celoni Javier Argimiro preguntaba si todavía quedaba en la ciudad algún familiar “de un tal Elio Ziglioli”, por lo que a la semana siguiente, un familiar respondió al correo.

Argimiro se había topado con el nombre de Ziglioli por casualidad mientras hacía un trabajo de investigación sobre Quico Sabaté y encontró una pequeña referencia del joven italiano en una publicación del periodista e historiador Antonio Téllez.

También descubrió que Jordi Guillemot, bloguero y estudioso sobre San Lloreç del Munt, había conseguido reconstruir los últimos días de Ziglioli a través de testimonios orales que había recogido.

Paralelamente, el historiador de Sant Celoni encontró un certificado de defunción de un hombre con nombre y apellidos “desconocidos” que había muerto en la carretera de Terrassa el 3 de octubre de 1949, “aparentando tener unos 25 años de edad”.

Oficialmente, la causa del fallecimiento fue una “hemorragia traumática”, y fue enterrado el 4 de octubre en la fosa situada en la zona de extramuros del cementerio de Castellar, donde inhumaban personas de otras religiones o consideradas desafectos por el régimen.

Enrica Volpi, sobrina del Elio, inscribió el caso en el Censo de personas desaparecidas de la Generalitat, mientras el Govern puso en marcha en 2017 el Plan de fosas, que permite hacer excavaciones de oficio, considerando la intervención en Castellar prioritaria.

Los arqueólogos excavaron la fosa de Castellar durante el verano de 2018 y encontraron los dos cuerpos sin identificar, uno de los cuales tenía la mandíbula destrozada y correspondía a un hombre joven.

Elio Ziglioli formaba parte de un grupo de ocho maquis conocido como Los Primos, que salieron de Toulouse (Francia) y entraron en Catalunya a principios de septiembre de 1949 y, días después, se refugiaron en el barranco de Santa Bárbara, en Sant Llorenç del Munt, cerca del Mas del Castell de Castellar.

Según la investigación de Jordi Guillemot, Elio fue a comprar víveres en Matadepera la tarde del 28 de septiembre de 1949 para proveer el grupo, pero la Guardia Civil recibió un aviso y lo detuvo.

Llevaba documentación falsa, 335 pesetas, 285 francos, un kilo de morcilla, un kilo de tocino y cinco barras de pan y, a pesar de que el informe policial dice que fue “estrechado a preguntas”, en realidad fue torturado de forma salvaje.

Al día siguiente, los agentes llevaron al joven al Mas del Castell por si los caseros lo reconocían o habían osado ayudarle, sucio, esposado, orinado y lleno de contusiones, imploraba un vaso de agua.

Los agentes interrogaron la casera, pero no encontraron ninguna relación con el maquis y acabaron por irse del lugar. A continuación, la mujer, de lejos, oyó el disparo mortal que acabó con la vida del Elio.

___

Fotografía destacada: La consellera Ester Capella – GENERALITAT

Fuente:https://www.publico.es/politica/maqui-elio-ziglioli-regresa-italia-70-anos-despues-torturado-asesinado-guardia-civil.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Geras (León)

Exhumación: Geras (León)
Fuente: Investigación ARMH

Álbum de fotografías de la exhumación

La Asociación llevó a cabo la búsqueda y exhumación de Francisco Alonso, vecino de Trobajo del Camino asesinado durante la Guerra Civil en Geras de Gordón. Francisco regentaba una carnicería en Trobajo y estaba casado con Nicolasa Luengo. Su hermano Gregorio había sido detenido después del golpe de estado y trasladado desde San Marcos hacia la prisión provincial de León, allí fue fusilado y enterrado en el cementerio de Puentecastro, quizás ese fuera el detonante para que Francisco se refugiara en el norte de León. Luis no conoció a su padre y solo tuvo oportunidad de verle en una ocasión cuando tenía nueve meses de vida.

Tanto la familia, como testigos de la población de Geras, situaban el enterramiento clandestino de la víctima el kilómetro 11 de la carretera LE-473 que une Pola de Gordón con el Pantano de Luna, concretamente en el interior de la curva situada en el paraje conocido como Las Linares. La zona se encontraba en barbecho pero hace años había sido cultivada por el propio caminero de la zona.

Durante los trabajos de exhumación se llegó a la conclusión de que los restos fueron removidos durante las obras de ampliación de la carretera, ya que  una parte de ellos apareció removida en diferentes ubicaciones. La primera vértebra apareció al lado de la carretera, otros huesos se encontraron a un metro, otros a tres y el grueso del esqueleto a cuatro metros de distancia del asfalto. Afortunadamente al encontrarse la dentadura en perfecto estado, se extraerá una muestra y se cotejará con el ADN de su hijo que es el familiar más directo.

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Boadilla (Salamanca)

Exhumación: Boadilla (Salamanca)
Fuente: Investigación ARMH

Álbum de fotografías de la exhumación

82 años después y a petición de las familias, la Asociación ha recuperado los restos de Julio Calzada Blasco, Emilio Gutiérrez Pascual, Esteban Mateos Mateos y Tiburcio Mateos Mateos.

El 12 de agosto de agosto de 1936 fueron detenidos en sus casas y en un supuesto traslado a Muñoz, localidad a 50 km. de sus domicilios, fueron asesinados a la altura de la población de Boadilla.

Julio Calzada era peón albañil, originario de Gata (Cáceres). Emilio Gutiérrez era jornalero, estaba casado y tenía dos hijos, uno de ellos aún vive, con 90 años lleva esperando este momento desde que tenía 10.  Esteban Mateos era labrador y concejal republicano. Tenía 32 años cuando fue asesinado. Su hermano menor, Tiburcio, era jornalero y responsable sindical. Cuando los falangistas entraron en el pueblo tenía 26 años. Son los familiares de estos dos hermanos quienes empezaron a investigar la historia de este asesinato.

Las familias y los vecinos de Boadilla sabían que habían sido tiroteados y traídos con un carro a la parte civil del cementerio de su localidad.

Las tareas de exhumación sufrieron varios retrasos ya que el decreto que regula las exhumaciones de fosas comunes promovido por la Junta de Castilla y León que supuestamente iba a agilizar los trámites se ha acabado convirtiendo en un laberinto burocrático.

En el momento en el que se encontraron los restos estaban presentes las nietas de dos de las personas asesinadas. La intervención dirigida por el arqueólogo Serxio Castro y en la que participó un equipo formado por una docena de voluntarios y voluntarias se desarrolló a lo largo de cinco días. Durante los trabajos se documentó que la tierra fue removida para enterrar a un hombre que se había suicidado en la localidad, aunque dos semanas después la familia lo sacó de allí, según aseveran testimonios orales. Como resultado de este entierro posterior, algunos huesos de las víctimas fueron desplazados de su lugar original, dificultando las labores de exhumación.

Los restos han sido trasladados al laboratorio de la Asociación en Ponferrada para estudiar y determinar el sexo, la edad y las causas exactas de la muerte mediante un estudio antropológico. Posteriormente se realizarán las pruebas de ADN para determinar su identidad.

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Canseco (León)

Exhumación: Canseco (León)
Fuente: Investigación ARMH

Álbum de fotografías de la exhumación

La localidad de Canseco, perteneciente al municipio de Cármenes, fue una de las últimas posiciones republicanas en quedar en manos sublevadas, siendo tomada por las tropas franquistas el 20 de octubre de 1937. Hasta esta fecha, en la zona operaban miles de milicianos que trataban de frenar el avance de las tropas sublevadas. Tres de ellos, murieron en los días previos a la caída del Frente Norte como consecuencia de las heridas sufridas durante el combate. Tras ser conducidos al hospital de campaña situado en Villanueva del Pontedo o a la casa de curas que según varios vecinos de la zona se instaló en Canseco, fueron trasladados en mulas al cementerio de dicha localidad, siendo enterrados por amigos y familiares en torno al 2-16 de octubre de 1937, según indican las actas de defunción de algunas de las posibles víctimas.

La ARMH exhumó los restos de tres milicianos del ejército popular muertos en combate días antes de que las tropas franquistas tomaran la localidad. Los tres hombres cayeron muertos defendiendo el gobierno republicano sobre el 15 de octubre de 1937.

Se barajan varias posibles identidades de las víctimas, una vez recogidos los testimonios de las familias, vecinos y revisar los libros de defunciones del Municipio de Cármenes:

Tomás Fernández Fernández nació el 12 de abril de 1906, estaba casado y tenía tres hijos. Trabajaba como maquinista de ferrocarriles y estaba afiliado a la C.N.T. Tras la caída del frente norte de León, murió en acto de combate en Canseco, con 37 años de edad.

Antonio Flórez González, vecino y natural de Peredilla de Gordón, nacido el 25 de mayo de 1905. Según el acta de defunción de 1979, su viuda data su muerte el 15 de octubre de 1937 y la inhumación de su cuerpo en Canseco.

Pedro Antonio Gutiérrez Rodríguez, vecino y natural de Llombera de Gordón, nacido el 1 de diciembre de 1915. Según el acta de defunción de 1979, su familia data su muerte el 14 de octubre de 1937 «alcanzado por una bala en la guerra» y la inhumación de su cuerpo en Cármenes. Sus descendientes aseguran que está enterrado en Canseco.

Bienvenido Camporro Rodríguez nació en Riaño-Langreo, el 27 de julio de 1908, estaba casado y residía en Pueblo de Ablaña (Mieres) en el momento en que el ejército franquista entró en Asturias. Ese mismo año 1937, Bienvenido había sido incorporado al Batallón Ferroviario, en el «Hachu»-Mieres. Murió en acto de combate en Canseco (León) a los 28 años, según su familia el 2 de octubre de 1937.

Leonardo González Arias, natural de Cabornera de Gordón y de 34 años de edad. Fue abatido en combate el 14 de octubre de 1937 y su cuerpo, según la propia familia, enterrado por su hermano Benjamín.

La ARMH se puso en contacto con el Presidente de la Junta Vecinal de Canseco, que indicó el lugar exacto de la fosa común y comentó como los mayores de la localidad recordaban que los restos de los tres soldados fueron trasladados al cementerio a lomos de un burro.

Los trabajos de exhumación no estuvieron exentos de dificultad ya que después de encontrar una primera fosa el equipo se vio obligado a seguir prospectando debajo de unos nichos construidos posteriormente, para poder recuperar así una segunda fosa que contenía los restos de  otros dos represaliados.

El departamento de Antropología física de la Universidad de León realizará el análisis antropológico de los restos encontrados en Canseco.

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Reiníciase na Pobra do Brollón a procura dos restos de dous irmáns asasinados polos fascistas en 1936

A Asociación para a Recuperación da Memoria Histórica (ARMH) retomará esta semana a procura dos corpos de dous irmáns de Montefurado vítimas da ditadura franquista, José María e Ricardo García Moral. As novas pistas achegadas por veciñanza da localidade de Castroncelos (A Pobra do Brollón) contradín os documentos oficiais e levarán aos voluntarios e voluntarias da ARMH a traballar a outra zona do atrio da igrexa parroquial. A ARMH xa buscou a estes dous irmáns no ano 2016 e o resultado foi a aparición doutras dúas vítimas da ditadura (José Silvosa e Ramón Somoza, asasinados en 1938), que foron identificadas e entregadas aos seus familiares en abril de 2018, inhumados finalmente no atrio da igrexa de Castroncelos.

José María García Moral naceu o 8 de decembro de 1907 en Entoma (O Barco de Valdeorras, Ourense), fillo de José María e Concepción. Residía en Montefurado e estaba casado con Vitoria Gómez Mondelo con quen tivo tres fillos: Francisco, Concepción e Josefa. Ricardo García Moral, o seu irmán, tamén residía en Montefurado coa súa esposa Ramona Gómez Mondelo e os seus dous fillos, Josefa e Manuel.

Segundo a investigación realizada pola ARMH, as autoridades da época abriron dilixencias a través do Xulgado de Quiroga o día 7 de setembro de 1936 pola aparición de dous cadáveres na Estación, Abrence (A Pobra de Brollón), na estrada que vai desta vila cara a Quiroga, fronte á casa dun tal Bernardino. A denuncia fora presentada ante o Xulgado Municipal da Pobra de Brollón por un veciño da localidade, que tamén declarou que no quilómetro 50 da estrada que vai de Nadela a Campos de Vila apareceran outros dous homes mortos, diferentes aos anteriores. Na súa declaración deixou escrito:

Que al lado de dichos cadáveres, así como al lado de los que se refiere el anterior parte, aparecieron casquillos correspondientes a balas de fusil máuser y que al parecer los cuatro cadáveres de referencia, fueron muertos por fuerzas de la Falange Española al intentar detenerlos, pero sin que sepa el dicente quiénes fueran.

Acto seguido, o xuíz ordenou ao Xulgado Municipal para que procedese ao levantamento dos cadáveres, inspección ocular, autopsia dos mesmos, inscrición da defunción no Rexistro o seu enterramento, ademais de tomar declaración a todas as persoas que coñecesen os feitos. Na dilixencia de inspección ocular, foi constatado polo Xuíz Municipal, o médico titular e o Secretario, constituídos no monte coñecido como Chá de Castroncelos o recoñecemento dos cadáveres de dous homes, de 30 a 35 anos, ao parecer fillos ambos dun tal Jesús, coñecido como Bolés; un chamado José, casado con Vitoria, natural e veciño de Montefurado (José María García Moral); e o outro, máis novo, chamado Ricardo, casado con Ramona e tamén natural e veciño de Montefurado (Ricardo García Moral). Recoñeceuse a morte de ambos nas últimas horas do día 6 de setembro por disparos de fusil e ordenouse o traslado dos cadáveres ao cemiterio de Castroncelos para que se lles realizase a autopsia e o enterramento, que se realizou no atrio da Igrexa parroquial.

As posteriores investigacións realizadas polo Xulgado Militar de Monforte levaron á conclusión de que foron “os fascistas de Montefurado” quen detiveron aos irmáns, introducíronos nun tren camiño de Monforte e supostamente quen os asasinaron poucas horas despois da súa detención. A pesar de quedar comprobadas as responsabilidades nos asasinatos, decretouse o sobresemento provisional das actuacións “considerándose non determinada a persoa ou persoas que interviron na execución dun delito”.

En 2016 os voluntarios da ARMH chegaron á conclusión, unha vez realizada unha prospección arqueolóxica na zona marcada por documentación da época, que a construción da nova igrexa de Santiago de Castroncelos foi determinante para a desaparición da fosa común que contiña os restos dos irmáns García Moral. Despois de comparar a localización da nova igrexa, reconstruída nos anos 60. Recentemente a familia dos irmáns García Moral reuniron diferentes testemuños que sitúan a posible fosa noutra zona do atrio da Igrexa.

http://praza.gal/movementos-sociais/17104/reiniciase-na-pobra-do-brollon-a-procura-dos-restos-de-dous-irmans-asasinados-polos-fascistas-en-1936/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El Gobierno se moviliza para retirar la medalla con pensión a Billy El Niño

Interior solicita el expediente del expolicía del franquismo acusado de torturas para ver si es posible revocar la condecoración

Natalia Junquera/El País/14-06-2018
Ha sido una de las primeras decisiones del nuevo ministro del Interior, el juez Fernando Grande-Marlaska. Con apenas una semana en el cargo, ha solicitado el expediente y toda la documentación disponible sobre las circunstancias en las que en 1977 se otorgó al expolicía Antonio González-Pacheco, conocido como Billy el Niño y acusado de torturas durante la dictadura, una medalla al mérito policial que incrementa en un 15% su pensión. La intención del ministro, según fuentes del Gobierno, es comprobar que es posible legalmente retirarle ese reconocimiento que incluye una remuneración económica extra.

La justicia argentina, donde se instruye una causa por los crímenes del franquismo, solicitó su detención tras recibir las denuncias de varias víctimas que acusaban al exinspector de policía de 13 delitos de torturas. En 2014, la Audiencia Nacional rechazó tal medida, tras llamarlo a declarar, por considerar que dichos delitos habían prescrito. En los últimos años, varias víctimas se han sumado a la querella argentina para acusar al policía. “Olía mucho a alcohol. Tenía 28 años, solo dos más que yo. Y disfrutaba torturando. Se le notaba porque en medio de la furia, al pegarte bofetadas y patadas, tenía un gesto de placer, de satisfacción”, relataba a EL PAÍS Felisa Echegoyen. Chato Galante, recordaba este otro episodio: “Una vez, me tenía esposado al radiador en un despacho de la Dirección General de Seguridad. Llegó, me dio un culatazo y me dijo: ‘Has tenido el honor de que te pegue un culatazo Billy El Niño’. Era muy peligroso porque no tenía muchas luces y sí una impunidad absoluta. Se ponía delante de ti a hacer gestos de kárate, te daba una patada y te decía: ‘Eres un gran saco de golpes’. Era un torturador compulsivo, disfrutaba haciéndolo. Decía: ‘Te puedo destruir”.

Fue Rodolfo Martín Villa, quien, el 13 de junio de 1977, firmó en el BOE la orden por la que se le concedió a Billy el Niño la medalla de plata al mérito policial para premiar “servicios de carácter extraordinario” . Los requisitos para recibir tal reconocimiento se recogían en una ley redactada durante la dictadura, en 1964, que establece que el ministro del Interior, a propuesta del director general de seguridad, podía conceder estas condecoraciones para premiar “a quienes observen las virtudes de patriotismo, lealtad y entrega al servicio en el mas alto grado”.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ya solicitó al anterior Gobierno de Mariano Rajoy, el pasado 10 de mayo, la retirada de la condecoración pensionada a Billy el Niño. No se puede obligar a “la ciudadanía que cree, practica y defiende hoy la democracia”, rezaba su petición, “a pagar con sus impuestos ese premio a un torturador”. “Quien cometió incontables violaciones de derechos humanos no merece esa distinción”.

La ARMH también solicitó a través del portal de transparencia del Gobierno la relación de “méritos y servicios de carácter extraordinario” por los que se había concedido a Billy el Niño dicha medalla. El pasado 4 de junio, el director general de la policía respondió que facilitar dicha información “vulneraría su derecho a la intimidad” y podría poner en peligro al expolicía franquista. “El conocimiento de estos datos pondría al afectado en un estado constante de inseguridad y ansiedad (…)No debemos olvidar que si las personas responsables de hechos delictivos en los que el señor González Pacheco participó como agente de la autoridad conocieran esa participación podrían llevar a cabo acciones de represalia contra él, haciendo peligrar su integridad y la de otras personas, dado que en la relación de méritos figura información al respecto”.

HONORES Y DISTINCIONES
“En materia de honores y distinciones, quien otorgó el reconocimiento es quien puede revocarlo”, afirma el abogado Eduardo Ranz, que ha presentado casi 500 casos para la retirada de placas, alcaldías honoríficas y nombres de calles franquistas. El de la medalla a Billy el Niño, argumenta, no es distinto, porque “también puede aplicarse el artículo 15 de la ley de memoria histórica”.

Dicho artículo establece que las Administraciones públicas pueden retirar “escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura”.

El año pasado, el Ayuntamiento de Barcelona, acordó la retirada de la medalla de oro de la ciudad concedida a Martín Villa, último gobernador civil del franquismo, en 1976.

Fotografía destacada: Billy El Niño, en 1981. EFE

https://politica.elpais.com/politica/2018/06/14/actualidad/1528969068_344400.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Billy el Niño, el policía acusado de torturas durante el franquismo, disfruta de un plus en su pensión por estar condecorado

 

El Ministerio del Interior ha confirmado que percibe un incremento salarial del 15% desde que fue condecorado

José Antonio González Pacheco recibió la medalla al Mérito Policial en 1977. Ha sido identificado como interrogador por víctimas del franquismo que denunciaron torturas

Raúl Rejón / eldiario.es / 10-05-2018

José Antonio González Pacheco, Billy el Niño, disfruta de un plus en su pensión por haber sido condecorado como policía. Así lo ha confirmado el Ministerio del Interior a una petición de información de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

El exinspector de policía percibe un aumento del 15% en su paga en virtud de haber recibido la medalla de plata al Mérito Policial de en 1977. “Sigue siendo beneficiario en su pensión del mismo incremento salarial que disfrutó a partir de su condecoración”, explica Interior.

El Boletín Oficial del Estado de 1 de julio de 1977 recoge que “el inspector de 1ª” García Pacheco recibiera esta condecoración “en atención a los méritos que concurren en el interesado”. La orden está firmada por el ministro de la Gobernación Rodolfo Martín Villa. La Asociación de Recuperación de la Memoria incide en la fecha de concesión real de la medalla: 13 de junio de aquel año “dos días antes de las elecciones” lo que considera que era premiar a Billy el Niño antes de que se constituyera un nuevo parlamento, el primer elegido democráticamente tras la Guerra Civil.

Billy el Niño ha sido identificado como interrogador por múltiples personas víctimas de tortura en la Dirección General de Seguridad. Siete personas se han querellado contra él aunque La justicia ha archivado una de las acciones por haber considerado extinguidas las responsabilidades al prescribir el delito. La dos últimas querellas son de marzo de este año: “ Me recibió a patadas, a puñetazos, a golpes, tirones de pelo… y luego me tocó otras cosas”, describió una de las denunciantes. 

Contra el exministro todavía está viva la llamada querella argentina que desarrolla la jueza María Servini e investiga   11 homicidios y crímenes de lesa humanidad como robo de menores o torturas cometidos durante el franquismo.

Interior aclara en su respuesta escrita que la condecoración “lleva aneja una pensión anual vitalicia equivalente al 15% de 14 mensualidades de sueldo y trienios” que nada tiene que ver con la pensión de clases pasivas. 

Fotografía destacada: La juez archiva una querella contra Billy el Niño por prescripción del delito EFE

https://www.eldiario.es/sociedad/Billy-disftruta-pension-condecorado-policia_0_769923271.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Asamblea 21-04-2018

Aquí podéis escuchar y consultar las actas correspondientes a la asamblea ordinaria y extraordinaria celebrada en Madrid el 21 de abril de 2018.

Continuamos con el formato sencillo y más corto 4 páginas el acta de la asamblea extraordinaria y 17 páginas la correspondiente al acta de la asamblea ordinaria. Puedes escuchar el audio completo de la Asamblea haciendo clic en el reproductor de audio alojado en la parte superior.

 

Publicado por ARMH