Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Alberto Conejero: “Un país no puede tener sus cunetas llenas de muertos, hay que darles un entierro digno”

‘La piedra oscura’, ganadora de cinco Premios Max, vuelve este jueves a Madrid, al teatro Galileo, para continuar la historia de Rafael Rodríguez Rapún, la última pareja de Federico García Lorca.

‘La piedra oscura’ se impone en los MAX con cinco galardones

elmundo.es / Pedro del Corral Arche / 08-09-2016

Entre la memoria y la justicia hay tantos pasos como versiones de la verdad se han contado. Esta es una historia que reúne esas tres variables, con el telón de fondo de una Guerra civil y el contexto de un amor clandestino, el de Federico García Lorca y el de Rafael Rodríguez Rapún. En La piedra oscura, la perdida de humanidad que ocasiona un conflicto armado es lo que lleva a Rapún (Madrid, 1912 – Santander, 1937) a vivir atormentado por no haber evitado el asesinato del poeta hace 80 años y que, a punto de ser fusilado, trata de salvar su legado. Su autor, Alberto Conejero, que el próximo 26 de septiembre sacará a la venta el poemario ‘Si descubres un incendio” (Ed. La bella Varsovia), cuenta cómo su pasión por la historia de Lorca nació de una pulsión muy íntima: “A mí me intrigaba como alguien que había sido tan importante en la vida de Lorca se le hubiera dedicado tan poca atención. La piedra oscura nace del magisterio y la fascinación que Lorca me genera”.

La piedra oscura, estrenada por primera vez en enero de 2015 en el Teatro María Guerrero y cosecha más de 100 representaciones con versiones que han llegado a países como Rusia, Grecia o Chipre, está interpretada por Daniel Grao en el papel de Rafael y por el debutante Nacho Sánchez, dando a vida a Sebastián.

“Toda relación homosexual en aquella época estaba sometida a la clandestinidad. No era algo que pudiera decir su nombre a la luz del día, lo que condicionaba la posibilidad de mantener una relación estable”, explica Conejero. La obra, que ya han visto más de 15.000 personas, demuestra que en la vida existen personajes aparentemente secundarios o que quedan al margen de la fotografía oficial, pero que sirven para iluminar la pequeña historia de este país, lo que en definitiva es la gran historia.

La de Rafael es una de ellas. Su corta vida -muere con 25 años en el segundo año de guerra-, su recorrido cultural y su conciencia política son casi un emblema de la Segunda República. “Su trayectoria ejemplifica y simboliza la de tantos otros hombre y mujeres que soñaron con que otra España era posible, pero que vieron truncadas sus vidas por la Guerra Civil”, apunta Conejero. Sobre Rafael se conoce que fue secretario de La Barraca – grupo de teatro universitario coordinado por Eduardo Ugarte y Federico García Lorca-, además de un hombre dado a los números y a las cifras que inició sus estudios de Derecho e Ingeniaría en Minas y que acabó por desarrollar una de las relaciones más duraderas del poeta. “Rafael le dio a Lorca la posibilidad de creer en el amor“, explica, “no ya en la pulsión erótica homosexual sino en el verdadero amor. Fueron cómplices de camino y razón de alegría el uno para el otro“.

Durante los reproches que los personajes se intercambian, ambos se enzarzan en una disputa a corazón abierto que acaba de forma confusa: “nadie puede desaparecer del todo, ¿verdad?”, pronunciado por Rafael, pregunta que al autor le sirve para el recuerdo del poeta y el de todos sus compatriotas. “España tiene el deber de memoria y justicia. Sin embargo, no todos contamos con él, porque los muertos que no están enterrados no solo no pueden desaparecer sino que están gritando justicia“, comenta. La ausencia de esos cuerpos sigue siendo, a día de hoy, motivo de debate entre los que consideran que es una forma de reabrir heridas pasadas y los que abogan por la justicia: “Los muertos de las cunetas siguen sufriendo la violencia después de muertos. Al final no es tanto alcanzar una justicia para ellos, sino para sus descendientes. Yo creo que es un asunto de dignidad y humanidad. Por detrás de Camboya, somos el país con más desaparecidos y eso nos hace indignos“.

¿Cómo podemos, entonces, llegar a entendernos como humanidad? ¿Cómo convivir con aquel que no cree en lo mismo que yo? Para el dramaturgo, estamos ante una cuestión de Estado con independencia del signo político distintivo y las medidas para acabar con situación pasan por hacer efectiva la Ley de memoria histórica, hasta el momento sin dotación económica, y apoyar a aquellas familias que, con su propio dinero, están buscando a sus familiares. “Un país no puede tener sus cunetas llenas de muertos. Hay que darles un entierro digno cueste lo que cueste y destinando fondos públicos porque no puede ser una cuestión particular. La guerra fue del país y no puede ser que las víctimas tengan que pagar por dar sepultura digna“, sentencia Conejero, para quien, más que una cuestión política, se trata de una cuestión de dignidad. “Me cuesta creer que haya alguien al que le parezca mal que un familiar saque a su abuelo, su tío o su padre de una cuneta para darle una sepultura digna. Me cuesta creer que haya alguien que considere que eso sea abrir heridas. Y, desde luego, si lo hay está hablando de sucatadura moral“.

A Rafael están dirigidos buena parte de los Sonetos del amor oscuro, un poemario que refleja una relación que, el autor considera, no tiene que ser entendida siempre desde el amarillismo o desde el dolor o el sufrimiento: “Ellos vivieron como pudieron, a su modo, con sus dificultades”. Para Conejero no cabe duda de que muchos de estos poemas fueron leídos por Lorca a Rapún ya que la pareja no perdió nunca el contacto, a diferencia de otras que tuvo como Emilio Aladren. “La mayoría de ellos están escritos en 1935, en un hotel, en mitad de una gira… la típica situación de crisis en una pareja. Pero ellos estuvieron juntos hasta el final y cómo no pensar que le leyó alguno de sus sonetos”.

“El sentido de la vida es permanecer en la vida de otros”, apunta, “y la verdad es que nadie desaparece del todo mientras alguien lo recuerda”. Porque, al final, La piedra oscura aborda un encuentro entre dos seres humanos aparentemente distintos, pero que perduran en la medida en que uno recuerda al otro.

 

___

Fuente:http://www.elmundo.es/cultura/2016/09/08/57cf063fe2704ed9118b459c.html

Publicado por ARMH

6 pensamientos en “Alberto Conejero: “Un país no puede tener sus cunetas llenas de muertos, hay que darles un entierro digno”

  1. David Morales

    Removiendo fosas, para llevárselo calentito. Porque en cunetas es técnicamente imposible que estén los huesos de nadie. Eso sí, si entre huesos aparecen escapularios o rosarios les vuelven a dar tierra y salen corriendo. Buena memoria, si señor, fomentando la concordia y tratando de ganar guerras 80 años después y destruyendo o manipulando 80 años de historia. Suerte con eso.

    Responder
    1. J. Javier

      No digas chorradas. Los de “los escapularios” hace ya más de 80 años que están enterrados dignamente. Y muchos de ellos murieron por defender el fascismo, e incluso en combate junto a los que se levantaron frente al poder legalmente establecido dando un Golpe de Estado fallido, que provocó la cruenta Guerra Civil. Algunos de los posibles mártires de ese bando, incluso han sido elevados a los altares. No hay comparación posible en ningún sentido,. Ni siquiera, en el del número de represaliados y asesinados. ¿Manipulando la Historia, dice usted? ¿Se refiere a la historia contada por los vencedores de la guerra, con la ayuda de los nazis alemanes, fascistas italianos y mercenarios magrebíes…? La “manipulación” de la que usted habla, está bien documentada, y tratada por historiadores especialistas e independientes, Sus “verdades absolutas”, están manejada por los vencedores fascistas y sin ningún rigor histórico, No hay punto de comparación en esto tampoco.

      Responder
      1. David Morales

        Usted, señor, repite el mismo mantra que todos los que piensan que esa es la verdad absoluta. Historiadores que dicen serlo basándose en testimonios dudosos y multiplicando el número de víctimas de esa represión a placer, para crear sentimentalismo y visceralidad, y grandes dividendos. Aun a día de hoy, sigue habiendo represaliados de ambos bandos perdidos por los campos de España, más unos, menos otros, cierto, pero esta LMH da por sentado que los de un bando ya no merecen ser exhumados y acercados a sus familiares, porque gran parte de ellos fueron recuperados.

        Punto uno: es la primera vez que un gobierno pretende imponer (e impone de hecho) una versión de la historia a golpe de ley, versión, que con datos en la mano, de historiadores, investigadores, ratones de campo y/o biblioteca y escritores, no se corresponde del todo con la realidad. Básicamente pone a las víctimas a nivel de los verdugos y viceversa. Todo esto aplicable, también. a los guerrilleros del maquis (organización comunista terrorista, con lo que ello conlleva), dar subvenciones y nacionalidad a los veteranos y/o familiares de las Brigadas Internacionales (creadas por la Kommintern, con lo que ellos implica) e incluso, justificar los crímenes de las organizaciones terrorista ETA, FRAP y GRAPO, calificándolos de actos de lucha por la democracia y la libertad, contra el régimen autoritario del general Francisco Franco.

        Punto dos: esta LMH deslegitima la transición, la cual está hecha de la ley a la ley, deslegitima la monarquía y deslegitima la misma democracia, entre otros motivos, por el punto uno, la imposición de una versión de la historia manipulada y totalmente sectaria con intereses siniestros y desprecio de un bando y enaltecimiento del otro.

        Punto tres: la república no era una democracia. Al menos en febrero del 36 dejó de serlo, tras unas elecciones bastante timoratas y de las que nunca se han publicado los resultados exactos, mucho menos en la época. Incluso desde 1934, se puede considerar que la república, como democracia, había empezado a dejar de existir, al producirse el golpe de estado de las izquierdas contra el gobierno de derechas que había ganado por mayoría claramente, que al final terminó casi exclusivamente en el golpe de Asturias y la autoproclamación de la república catalana y su correspondiente represión, según marcaba la misma ley republicana. Invocar que esto era democracia y pluralidad no deja de ser un chiste bastante malo.

        Punto cuatro: ateniéndose a los datos, hechos contrastados y las mismas memorias y declaraciones de los actores de aquel escenario, se obvian o se falsean para crear una nueva historia de lo realmente acontecido. Esto es, cambiar la historia de España. Resultas de esta manipulación e intrísecamente en ella se encuentra el cambio de nombres de calles, plazas, localidades, destrucción del patrimonio histórico cultural de la nación, y la posibilidad de incluir en su vacante otras nuevas que para nada guardan relación con la historia de España o bien por algunas que si teniendo relación con España, no guardan relación con la realidad.

        Punto quinto: los nazis, colaboraron materialmente, fascistas igualmente, al igual que el régimen comunista de Stalin, con la salvedad de que éste último no solo suministró material y asesores, sino que además, dirigió el sino político del gobierno frentepopulista y lo manipuló para sus propios fines, Ni italianos ni alemanes marcaron el pensamiento político del bando nacional, que se componía de derechistas de una y otra tendencia, monárquicos, conservadores y de gente que no era especialmente de ningún color, pero que ya estaba harta de los desmanes del frente popular. Ni siquiera Falange, que era lo más extremo de la derecha, tenían nada que ver con los nazis, y solo marginalmente con los fascistas. Los que usted llama “mercenarios magrebíes” ( o sea, tropas moras del norte de África) formaban parte del ejército español de largo, no dejemos de olvidar que participaron en bastantes campañas a las órdenes del gobierno español, antes, durante y después de la II República, dando un servicio excelente siempre.

        Punto sexto: la guerra, terminada en 1939, no la ganaron los fascistas, básicamente porque no había fascistas, ni nazis cuando el conflicto se dió por terminado, volvieron a sus casas y se acordó el método de pago de la deuda contraída con ellos.. En cambio la SSSR siguió alentando y financiando el movimiento terrorista del maquis, para intentar involucrar a España en la guerra europea. Una vez concluida la guerra, el jefe del Estado se las ingenió para despojar a la Falange de cualquier iniciativa dentro de la cúpula del poder, dejándola como un movimiento que se encargó de la acción social básicamente. El único facista puramente dicho en España fue Ledesma Ramos, y no pasó de octubre del 36. Los carlistas, falangistas, monárquicos, conservadores católicos y los pocos liberales de derecha que quedasen acabaron unificados y bajo el mismo régimen. Entre esas clases políticas ¿donde ve usted el fascismo/nacismo?.

        Punto séptimo: hay TONELADAS de material que se puede consultar sobre ese conflicto, asimismo otras tantas TONELADAS de material sobre los años que van desde el golpe de Jaca, al asesinato de Calvo Sotelo. Solo hay que leerlo y estudiarlo y no quedarse con lo que otros autores, todos polítizados o subvencionados, han dado con la única verdad absoluta. Pero eso requiere esfuerzo, y la realidad puede resultar se menos de dulce que esa “democracia legalmente establecida que sufrió un duro golpe del sector reaccionario mundial, conducido por el fascismo”.

        Punto octavo: no desprecio a las víctimas, solo interpreto la historia basándome en hechos contrastables y contrastados. Sería de perogrullo despreciarlas, porque aun siendo de hace entre 80 y 60 años, son mis ancestros. En mi caso tengo dos represaliados en los últimos meses de 1936. Solo critico, que digo, me revuelvo, contra aquellos que quieren imponer una versión definitiva, desprecian a los que escribieron con sangre la historia de España y más aun, contra todos aquellos que usan todo este tema para reabrir heridas, ganar debates morales, obtener argumentos políticos y como ya se va viendo, llevarse la caja, ya sea desenterrando cadáveres, haciendo placas de calles, quitándolas o fabricando monumentos falsarios. Dicho queda.

        Responder
  2. David Morales

    Que bien, ya veo que eres capaz de hacer copy-paste. Que por cierto, muy bonito, quizás pueda este señor escribir un libro, pero como siempre, sensiblería y nubecitas de algodón a porrillo, pero de datos, argumentos y hechos contrastables, pocos (o ninguno)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *