Entrada destacada
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Villalibre de la Jurisdicción

Fosa: C/ Falcón – Villalibre J. (León)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

Claudio Macías Fernández era jornalero de profesión. Al estallar la Guerra Civil Española (1936-1939) decidió luchar junto al bando republicano en el frente de Asturias, pero una vez los sublevados se hicieron con el control de esa región, muchos soldados decidieron volver a sus casas. Uno de ellos fue Claudio, el cual estaba siendo buscado por falangistas bercianos que querían asesinarle. Al no encontrarlo en casa se llevaron a su hermano Arsenio, de 16 años, al cual acuchillaron y asesinaron en una curva a la salida del pueblo por no delatarle.

Claudio, tras regresar enfermo del frente asturiano, estuvo escapado en el monte puntualmente, huyendo de una muerte segura. Finalmente permaneció escondido en la bodega de su propia casa, en la Calle Falcón núm. 3 de la población de Villalibre de la Jurisdicción (Priaranza del bierzo, León).

El transcurrir del tiempo en aquella oscura y húmeda bodega de la casa familiar hizo enfermar a Claudio que, al darse cuenta de que no podría curarse, decidió excavar un agujero en una esquina del fondo de la bodega, en la que construyó una arca y en el que le pidió a su familia que, cuando le hubiera llegado la hora, lo enterraran allí mismo.

Sus hijos recuerdan que una tarde, sin saber precisar el día y ni siquiera el año, todos se fueron a comprar. Al regresar, Claudio estaba metido en el arcón, ya sin vida. Taparon sus restos con tierra y le pusieron unas losas de piedra de pizarra encima para proteger su cuerpo, y callaron. Pasaron las décadas y la familia guardó en estricto silencio aquella historia.

La familia finalmente solicitó ayuda a la ARMH para la búsqueda y exhumación del cuerpo, que tuvo lugar en el mes de octubre de 2014.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas
Libro de Visitas Villalibre

Publicado por ARMH
Entrada destacada
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Chaherrero

Fosa: Chaherrero, Ávila
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

Perfecto de Dios Fernández nació en Sandiás (Xinzo de Limia, Ourense) el 3 de febrero de 1931 y era hijo de Jesús de Dios de Dios y Carmen Fernández Seguín. Con catorce años estudiaba en la Academia Rubén de Ourense, donde ya empezaría a establecer contactos con miembros de la resistencia antifranquista. Continuó dedicándose a labores agrícolas, mientras formaba parte del Ejército Guerrillero de Galicia, en la 2ª Agrupación de Orense, primero como enlace para, el 1 de octubre de 1948, pasar a formar parte de los grupos guerrilleros junto con su madre y su hermano Camilo.

En 1950, Perfecto con su madre se dirigían a Madrid con la intención de pasar a la clandestinidad junto a Juan Rodríguez Sorga y Manuel González. El 16 de mayo, en Chaherrero (Ávila) se vieron implicados en un tiroteo con la Guardia Civil, en el que cayó muerto Perfecto. Carmen, su madre, se quedó junto al cuerpo, por lo que fue detenida y fue condenada a 30 años de reclusión, de los cuales cumpliría 11. También fue detenido Manuel, siendo trasladado a Ourense donde fue ejecutado mediante garrote vil. Juan Rodríguez Sorga, sin embargo, pudo escapar, llegar a Madrid y, tras contraer matrimonio y pasar algún tiempo, consiguió supuestamente cruzar la frontera hacia Francia. Sin embargo, se le pierde la pista en esa zona fronteriza, desconociéndose a día de hoy la suerte que pudiera correr.

El 17 de mayo de 1950, un día después de la muerte de Perfecto, se le realiza la autopsia en una sala habilitada del cementerio de Chaherrero y, posteriormente es sepultado en una fosa abierta en el exterior del camposanto.

Todas las diligencias abiertas y el expediente dimanante de la investigación judicial de la época fue localizada por el historiador Alejandro Rodríguez Gutiérrez en el Archivo del Tribunal Militar Territorial IV, en la ciudad de Ferrol y gracias a él hemos podido conocer todos los detalles tanto de los hechos ocurridos como de la autopsia y las heridas que supuestamente presentaba el cuerpo antes de su enterramiento.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas
Libro de visitas Chaherrero

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

El ‘hacker’ republicano que ayudó a desentrañar la máquina nazi Enigma

El comisario exiliado Antonio Camazón y otros seis españoles formaron parte del equipo secreto que desencriptó el sistema alemán de mensajes cifrados en la II Guerra Mundial.

elpais.com / Raúl Limón / 15-11-2019

El enigmático, discreto y amable Faustino Antonio Camazón, nacido en Valladolid en 1901, murió en Jaca en 1982 sin desvelar su crucial participación en la Segunda Guerra Mundial. Fue el jefe del equipo español que colaboró con polacos y británicos para desentrañar Enigma, la máquina de mensajería nazi utilizada para las comunicaciones durante la contienda. La desclasificación de archivos secretos franceses ha arrojado luz sobre el papel español en este episodio y el documental Equipo D Los códigos olvidados rescata ahora su historia.

La encriptación no es un sistema de la computación actual. El cifrado de mensajes tiene más de 2.000 años y ha sido clave, especialmente, en tiempos de guerra. El nazismo sofisticó Enigma, una máquina patentada en el primer cuarto del pasado siglo para sustituir caracteres por otros según un código secreto. Y creyeron que era inviolable. Pero el equipo del polaco Marian Rejewski, que colaboró con el del británico Alan Turing (considerado el padre de la informática) y al que se unieron siete españoles exiliados tras la Guerra Civil, consiguió hackearla.

Camazón forma parte del eslabón entre la informática moderna, desarrollada a partir de códigos binarios, y la criptografía antigua, fundamentada en el lenguaje escrito. La biblioteca particular de este excomisario de policía republicano, adquirida por casualidad a un comerciante de ejemplares usados por el profesor e historiador Guillermo Redondo, cuenta con 800 libros en 150 lenguas.

Sus conocimientos le llevan a los servicios de inteligencia de la Segunda República para descifrar mensajes durante la Guerra Civil. En ese momento empieza a conocer Enigma, ya que el régimen de Hitler le vendió a Franco unidades de esta máquina de mensajería cifrada.

De izquierda a derecha, el guionista y director de cine Jorge Laplace, el matemático Manuel Vázquez, y la matemática Paz Jiménez. PACO PUENTES

Durante su estancia en los campos de concentración para los exiliados españoles tras la Guerra Civil, consigue que los basureros envíen una carta a los servicios de inteligencia franceses. “En aquel momento, el espionaje se fundamentaba en la acción personal de los agentes”, comenta Paz Jiménez Seral, profesora de Álgebra de la Universidad de Zaragoza. Pero el jefe del Deuxième Bureau, como se conocía al servicio de información del Ejército galo, George Bertrand, sabía que en Polonia se había recurrido con éxito a matemáticos para descifrar mensajes y replicar Enigma, por lo que incorpora al equipo español a sus servicios.

Una máquina de cifrado Enigma.

Enigma es una sofisticada máquina de escribir que, a partir de un código previamente establecido y que cambia de forma constante, sustituye unos caracteres por otros. El mensaje cifrado se retransmite por radio y el receptor, que conoce el algoritmo de descifrado gracias a una tabla, reconstruye el contenido. Los alemanes suponían que hacían falta millones de cálculos para desentrañar Enigma.

Pero los matemáticos polacos y el equipo español, en colaboración con Turing y un ejército en la sombra de más de 8.000 personas dedicadas a la escucha y tratamiento de datos, consiguen hackear la máquina, construyendo réplicas y las primeras computadoras para descubrir los cambiantes códigos de encriptación. “Uno de los creadores de Enigma no supo hasta 20 años después de la guerra que su máquina había sido desentrañada. Esa fue una de las principales armas de los aliados”, comenta Manuel Vázquez Lapuente, doctor en Matemáticas de la Universidad de Zaragoza.

Uno de los mensajes alemanes descifrados en el que se informa de la “liquidación de 1.548 judíos”.

“Enigma tenía puntos débiles que supieron aprovechar los equipos de inteligencia. La teoría de permutaciones [variación del orden o posición de los elementos de un conjunto ordenado] abrió la brecha”, explica Paz Jiménez. Turing desarrolló entonces Bombe, un ordenador producido en 1939 en el Government Code and Cypher School, en Bletchley Park, a raíz del modelo diseñado en 1938 por el criptologista polaco Marian Rejewski, y Colossus, una calculadora electrónica. Los dispositivos permitieron a los aliados disponer de las herramientas necesarias para leer las comunicaciones cifradas alemanas. “Se llegaron a construir 200 dispositivos Bombe y 36 máquinas Enigma”, señala la matemática zaragozana.

La invasión alemana de Francia dividió el equipo internacional del que formaba parte el PC Bruno, denominación de la unidad española, y obliga a Camazón y al resto de compatriotas a refugiarse en Argelia. Al final de la guerra, vuelve a Francia y se jubila dentro de los servicios secretos del país vecino sin que quede más constancia de su participación fundamental en la guerra que una escueta anotación en los archivos desclasificados recientemente en Francia. Gracias a un cuñado canónigo, vuelve a Jaca para pasar sus últimos años sin desvelar qué había hecho durante ese tiempo. “Para rodar, volvimos al barrio donde vivió y los vecinos reconocían haberle visto, pero nadie sabía nada de él”, relata el director del documental, Jorge Laplace.

Fotograma del documental ‘Equipo D Los códigos olvidados’ en el que Luis Ballarín identifica a su tío José Antonio Camazón.

Pero uno de los matemáticos polacos tomó fotografías del grupo que llegaron a manos del profesor de Física de la Universidad de Granada Arturo Quirantes, quien publicó un primer artículo. La imagen fue vista por Luis Ballarín, quien reconoció a su tío. Pese a haber convivido con él los últimos años, el autoimpuesto silencio de Camazón, quien escribió unas memorias desaparecidas, ha evitado recomponer la trayectoria de estos héroes de la II Guerra Mundial. El grupo polaco sí ha sido reconocido en su país, pero en España no hay nada que recuerde su gesta.

El oscurantismo sobre los integrantes de PC Bruno ha sido una de las mayores dificultades para el rodaje de Equipo D Los códigos olvidados, estrenado en Valladolid y proyectado en el Festival de Cine de Sevilla (SEFF), al que han acudido el director del documental y los dos matemáticos empeñados en destacar la figura de Camazón y su equipo.

“De las máquinas de Enigma españolas conseguimos un único plano en los archivos de RTVE. Ha sido complicado poder contar la historia desde el punto de vista audiovisual”, afirma Laplace, director también de 23 disparos y guionista de 30 años de oscuridad.

___

Fotografía destacada: Faustino Antonio Camazón, tercero por la derecha, con los criptógrafos polacos que trabajaron para el servicio de inteligencia francés. IMAGEN DEL LIBRO ‘ENIGMA’

Fuente:https://elpais.com/tecnologia/2019/11/13/actualidad/1573646294_572244.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

“Todos los prisioneros del franquismo coinciden en que lo peor era el miedo a ser asesinados en cualquier momento”

ENTREVISTA | Carlos Hernández, periodista e investigador

El periodista Carlos Hernández, en su investigación sobre los campos de concentración franquistas, revela que en Cantabria hubo 10 con 50.000 prisioneros.

“En España hemos normalizado situaciones que serían inconcebibles en otros lugares del mundo, como mantener la simbología franquista”, sostiene.

Sobre el auge de la extrema derecha en España, Hernández cree que “muchos votan porque no saben lo que supuso realmente el franquismo”.

eldiario.es / Celia Álvarez / 14-11-2019

El periodista Carlos Hernández de Miguel ha publicado en el pasado mes de marzo su trabajo ‘Los campos de concentración de Franco’, una exhaustiva investigación a la que ha dedicado tres años de forma exclusiva. ”Todos los prisioneros a los que he entrevistado coinciden en que lo peor era el miedo a ser asesinados en cualquier momento, especialmente por las noches”, desvela en conversación con eldiario.es.

Este especialista en la materia protagonizará el primer acto del ciclo sobre ‘Las violencias, los relatos, las víctimas’, que se celebrará en la librería La Vorágine este viernes 15 de noviembre a las 19.30 horas, en el marco de unas jornadas que se prolongarán hasta febrero.

Hernández explica que decidió llevar a cabo esta investigación por dos motivos: el “ánimo recibido” por algunos supervivientes de los campos nazis, y porque, a raíz de la investigación que inició personalmente para indagar acerca de la historia de su tío abuelo –uno de los prisioneros del campo de concentración de Mauthausen-, descubrió “el engaño al que se ha sometido a la sociedad española respecto a la Segunda Guerra Mundial y la dictadura franquista”.

Según su trabajo, de los 296 campos de concentración –denominados y reconocidos así de forma oficial- que hubo en España, regidos por el ejército franquista, 10 de ellos se encontraban en Cantabria – tres en Santoña (uno en el Cuartel de Infantería, otro en el penal del Dueso, y el último dividido entre el Fuerte de San Martín y el Instituto Manzanedo), dos en Santander (uno en el Palacio de la Magdalena de Santander y otro formado por varios edificios como la plaza de toros, los Campos de Sport de El Sardinero y el viejo Hipódromo de Bellavista), uno en Torrelavega, otro en Castro Urdiales, uno en Laredo, uno en el aeródromo de Pontejos y otro en el seminario de Santa Catalina en Corbán-.

Plano realizado por el Ejército franquista del campo de concentración de Santoña

Así pues, casi un millón de personas fueron prisioneras de estos campos en todo el país –más de 50.000 en Cantabria-, entre los que se encontraban combatientes del bando republicano, así como civiles que habían sido capturados solo por pertenecer a organizaciones republicanas.

En este caso, según señala Hernández, hay que hablar casi exclusivamente de prisioneros, porque la ”mentalidad machista” de aquella época consideraba que ”los campos de concentración no eran para mujeres”. “Su presencia solo consta en tres de ellos”, ha apuntado, y eran trasladadas a estos recintos junto a sus hijos. Los campos, cuya apertura se inició tan solo 48 horas después de la sublevación del 19 de julio de 1936, se ubicaban lejos de los núcleos de población y tenían unos ”objetivos marcados y unas características predeterminadas”.

Campo de concentración ubicado en los Campos de Sport (Santander)

“Ni eran homogéneos ni funcionaban de la misma manera”, apunta el periodista, puesto que tenían objetivos muy diversos, entre ellos, “el exterminio selectivo, la clasificación de los prisioneros –es decir, investigar los antecedentes políticos de cada uno de ellos-, el castigo y la reeducación”. Además, ”en estos campos de concentración se formaban los batallones de trabajadores, que se encargaban de construir infraestructuras, como carreteras, puentes o trincheras, por todo el país”, recalca Hernández.

Desde un tiro en la nuca hasta el hambre, pasando por el fusilamiento o las enfermedades, fueron las principales causas de muerte de las ”decenas de miles de víctimas mortales” que hubo en esos campos del terror, según el periodista. Sin embargo, Hernández asegura que, aunque se hable de 10.000 víctimas, esta cifra es ”imposible de concretar”, ya que ”no hay datos registrados”.

En alusión a las condiciones en las que vivían dichos prisioneros, el periodista incide en que ”el hambre que pasaron al estar durante días sin comer, las enfermedades que padecieron y las plagas de piojos que tuvieron debido a la falta de higiene” son los peores recuerdos que más han marcado a los presos de los campos de concentración.

Prisioneros del campo de concentración de La Magdalena (Santander) realizando el saludo fascista

El voto de la ignorancia

Carlos Hernández ha sido muy contundente respecto a la actualidad política de España y el auge de la extrema derecha –que se ha convertido en la tercera fuerza política del país en las elecciones del 10N-. El periodista considera que existen dos perfiles del votante del partido de la ultraderecha: las personas ”que saben lo que votan porque comparten los valores de la dictadura, y ”las que, en un gran porcentaje, votan por ignorancia, ya que no son conscientes de lo que hay detrás y lo que supuso realmente el franquismo”.

Hernández cree que ”lo más grave es que todavía no se estudia la historia real”. ”En Alemania, el Estado asumió su historia y hoy en día los centros educativos llevan a los estudiantes a los campos de concentración”, ha contado el periodista con indignación.

Sin embargo, Hernández también asigna cierta ignorancia a aquellos que crecieron durante la dictadura, puesto que ”vivieron bajo propaganda con una realidad oculta, como la vinculación de Franco y Hitler, una historia falsa y datos e imágenes irreales”. Además, el periodista destaca que ”España sigue siendo una anomalía en la Europa democrática, ya que hemos normalizado situaciones que serían inconcebibles en otros lugares del mundo, como calles dedicadas a personas célebres del régimen, simbología franquista…”.

Prisioneros del campo de concentración de La Magdalena (Santander) realizando ejercicio físico

___

Fotografía destacada: El periodista Carlos Hernández, autor de ‘Los campos de concentración de Franco’.

Fuente:https://www.eldiario.es/cantabria/cultura/Carlos-Hernandez-Voragine-investigacion-Franco_0_963453748.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Los hermanos Lapeña serán las primeras víctimas exhumadas del Valle de los Caídos a partir de 2020

Patrimonio Histórico comenzará a rehabilitar las criptas para que los forenses entren a principios de 2020.

​Los forenses evaluarán las posibilidades de sacar los restos de 31 personas reclamadas por sus familiares.

Conocer la “verdadera historia” para crear un Valle de los Caídos sin Franco.

20minutos.es / Pablo Rodero / 14-11-2019

Manuel Lapeña era el veterinario de Villarroya de la Sierra, que quedó en zona nacional tras el inicio de la Guerra Civil. En el verano del 36, se encontraba en una finca trabajando, cuando un grupo de falangistas le obligó a subir a un camión y lo llevó al pueblo.

Ahí estuvo un día atado en la plaza y, posteriormente, fue trasladado a la cárcel de Calatayud, donde fue asesinado. Había sido miembro destacado del sindicato anarquista Confederación Nacional del Trabajo (CNT), aunque ya no pertenecía a la organización.

Su hermano, Antonio Ramiro, trabajaba de herrero también en Villarroya de la Sierra y era también miembro de la CNT. Al conocer el asesinato de su hermano se escapó del pueblo y se echó al monte.

La familia intercedió por él ante los mandos militares y el cura. Le llegaron a dar un papel firmado que decía que no le iba a pasar nada, pero cuando regresó al pueblo fue apresado y llevado al cementerio de Calatayud, donde también fue asesinado.

Inhumados sin permiso de los familiares

23 años después del asesinato de los hermanos Lapeña, Francisco Franco asistía por fin a la finalización del Valle de los Caídos, el monumento faraónico que acogería sus restos mortales desde 1975 hasta el pasado mes de octubre.

Si bien la dictadura solicitó voluntarios para entregar los restos de sus familiares para ser inhumados en el Valle en 1959, muchos de los cuerpos de los republicanos fueron exhumados, mezclados entre sí y enviados al monumento sin conocimiento de los familiares. Entre ellos, podrían haber estado los hermanos Lapeña.

Tras su ejecución, fueron enterrados en dos fosas, de las que, de al menos una de ellas, hay conocimiento de que se exhumaron restos de varias decenas víctimas, que fueron trasladados mezclados en nueve cajas al Valle de los Caídos sin el consentimiento de los familiares en 1959.

Ahora, seis décadas después, los cuerpos de los enterrados en el Valle podrán empezar a ser exhumados del mausoleo para ser entregados a sus familias.

Tras recibir un informe favorable del CSIC, Patrimonio Histórico, el ente propietario del monumento, di este miércoles el visto bueno para empezar las obras de acondicionamiento de las criptas funerarias antes de que acabe el año.

Una vez finalizado el acondicionamiento, los forenses entrarán en las criptas para localizar los cuerpos de los familiares que hayan reclamado su recuperación.

Las primeras 31 inhumaciones

Patrimonio ha indicado a los familiares de que las obras finalizarán a comienzos de 2020, según informa Miguel Ángel Capapé, pareja de una de las descendientes de los hermanos Lapeña y portavoz de la Asociación de Familiares Pro Exhumación de los Republicanos del Valle de los Caídos.

“A finales de año tendrán el informe de seguridad para poder entrar a las criptas y a primeros de año, no sabemos la fecha exacta, si enero o febrero, irán abriendo las criptas”, declara Capapé a 20minutos.

Los forenses evaluarán las posibilidades de sacar los restos de 31 personas inhumadas que cuentan ya con un expediente abierto a petición de sus familiares.

Los descendientes de los hermanos Lapeña no supieron que no se encontraban en Calatayud hasta 2008, tras llevar a cabo excavaciones en una de las fosas en la que no encontraron ningún resto humano.

Fueron personas del pueblo quienes les informaron de que los restos habían sido desplazados al Valle de los Caídos, información que contrastaron en los archivos del propio Valle.

En 2016, un juez sentenció que los hermanos Lapeña debían ser exhumados y, por el momento, son los únicos de los familiares de las 31 personas que podrían abandonar el Valle ue tienen un auto judicial para poder llevar a cabo la exhumación.

“Si no se actúa rápido, se perderá todo”

Los familiares, que se reunieron la semana pasada en tres ocasiones con Patrimonio Nacional, recibieron una copia del informe y la explicación de los trabajos que se van a desarrollar.

Ante las diversas peticiones, el trabajo comenzará respetando el orden procesal, por lo que los primeros restos en exhumar serán los de los hermanos Lapeña.

El largo camino legal y burocrático recorrido por los familiares de los hermanos Lapeña acabará, finalmente a, principios de 2020, cuando los Lapeña, si son localizados, podrán regresar a Villarroya de la Sierra 84 años después de su asesinato.

“Nuestro objetivo para los próximos años es que saquen a todos, las cajas en las que se vea bien el rotulado del pueblo deberían volver a su pueblo sin que las reclame nadie ”, declara Capapé.

“Luego, que el Ayuntamiento de cada pueblo que se haga cargo de ellas y las entierre en un nicho y si luego alguien quiere reclamar a sus familiares que lo haga”, defiende Capapé que advierte de que “si no se actúa rápido, esas cajas se acabarán derrumbando y los restos se perderán del todo”.

___

Fotografía destacada: Hermanos Antonio Ramiro y Manuel Lapeña, asesinados en 1936 por los sublevados y enterrados en el Valle de los Caídos en 1959.

Fuente:https://www.20minutos.es/noticia/4054406/0/hermanos-lapena-primeras-victimas-exhumadas-valle-caidos-2020/

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Familiares de víctimas del franquismo piden al Gobierno que investigue una subasta de joyas de los Franco

La casa Christhie’s pretende subastarlas por más de 400.000 euros el 27 de noviembre.

elpais.com / Natalia Junquera / 13-11-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que agrupa a familiares de víctimas del franquismo, ha solicitado al Gobierno que investigue una subasta en Londres de joyas de la familia del dictador.

Se trata de tres piezas de diamantes y esmeraldas que la casa Christie’s subastará el próximo 27 de noviembre por valor de más de 400.000 euros. Las joyas pertenecían a Carmen Polo y datan de los años veinte y treinta según la casa de subastas.

La ARMH ha dirigido una carta al embajador español en Londres, pidiendo que la representación diplomática de España en Reino Unido exija la documentación que acredita el origen y propiedad de las joyas y que presente una protesta ante la casa de subastas por ser “cooperador necesario” para que la familia de un dictador “capitalice su patrimonio surgido de la corrupción política y económica”.

La asociación ha registrado además un escrito en el Ministerio de la Presidencia, del que depende Patrimonio Nacional, para que investigue si esas joyas han formado parte en algún momento del patrimonio del Estado.

___

Fotografía destacada: Margarita Vargas, esposa de Luis Alfonso de Borbón, con el collar de esmeraldas de los Franco en 2016. GTRESONLINE

Fuente:https://elpais.com/politica/2019/11/13/actualidad/1573652578_534373.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Patrimonio Nacional autoriza la exhumación de las víctimas enterradas en el Valle de los Caídos

La familia de los hermanos Lapeña, con autorización judicial para sacarlos, estaba a la espera de un informe del CSIC que ha sido hecho público este martes.

Los trabajos comenzarán con los Lapeña, presumiblemente en navidades. En el mausoleo quedan 30.000 cuerpos de víctimas de la Guerra Civil y de la represión.

El documento del CSIC asegura que “no existen graves problemas de seguridad” para los trabajadores que tienen que llevarlo a cabo.

eldiario.es / Marta Borraz/Belén Remacha / 13-11-2019

Patrimonio Nacional, en una nota de este martes, anuncia que se ha trasladado la autorización del comienzo de los trabajos de exhumación a “los familiares de las personas inhumadas en el Valle de los Caídos cuyas solicitudes de exhumación se encuentran en trámite”. Hay actualmente 31 solicitudes en marcha. Patrimonio lo hace tras un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que asegura que es posible exhumar todos los restos mortales de víctimas de la Guerra Civil y de la represión franquista que hay en el Valle de los Caídos sin peligro para los trabajadores. Como ha adelantado la Cadena Ser y confirma eldiario.es, el documento, de tipo técnico, da vía libre porque “no existen graves problemas de seguridad”.

En primer lugar “se procederá a la apertura de la Capilla del Santo Sepulcro, siguiendo por la Capilla del Santísimo y finalmente, por las capillas laterales de la nave de la Basílica”. Patrimonio informa a eldiario.es de que la primera exhumación será la de los hermanos Lapeña, que se encuentran en la Capilla del Santo Sepulcro. La exhumación de los hermanos Lapeña, cuya familia tiene la autorización del juez pero se ha ido retrasando por Patrimonio Nacional a la espera de este informe del CSIC, podrá ser posible próximamente. Los abogados de la familia esperan que sea durante las fechas navideñas.

La ejecución de la exhumación completa de las víctimas, es decir, que se llegue a sacar los cuerpos, depende del trabajo de campo porque “durante todo el proceso se contará con la asistencia permanente de expertos forenses para el asesoramiento técnico y legal” para “una inspección valorativa”. Eso “llevará a determinar las distintas consideraciones físicas, técnicas y jurídicas en cada lugar de la Basílica”, especifica Patrimonio. “De esta forma y teniendo en cuenta todas las medidas y actuaciones anteriores, se podrá determinar la viabilidad de la localización, identificación y la recuperación de los restos de las personas inhumadas”.

“En el templo hay filtraciones y grietas en las bóvedas de algunas criptas, pero la seguridad de los forenses y otros trabajadores que deben realizar esta operación está garantizada”, según el CSIC. Tras el traslado de los restos de Francisco Franco el pasado 24 de octubre, quedan en Cuelgamuros 30.000 restos de represaliados, un tercio de ellos sin identificar.

___

Fotografía destacada: La Abadía Benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/informe-CSIC-victimas-Valle-Caidos_0_963103942.html

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Quién era Antoni Campañà y por qué sus casi 6.000 fotos de la Guerra Civil estuvieron 80 años escondidas en un garaje

Al vaciar una casa de Sant Cugat (Barcelona), los dueños encontraron unas cajas rojas con fotografías de la Guerra Civil de su abuelo fotoperiodista. 

Era republicano, demócrata y creyente. Reconocido en su oficio, trabajaba para La Vanguardia, pero la “experiencia traumática” que le supuso la contienda, y el uso que hicieron ambos bandos de sus instantáneas, hizo que quisiera olvidarlas. 

Estas son algunas de las fotografías de la Guerra que estuvieron en un trastero durante 80 años.

eldiario.es / Belén Remacha / 12-11-2019

En la ‘valija mexicana’ de Robert Capa había entre 3.000 y 4.000 negativos de la Guerra Civil Española de tres fotógrafos –Endre Friedmann, Gerda Taro y David Seymour–, que permanecieron desaparecidos 70 años. En las cajas rojas de Antoni Campañà había casi 6.000 fotografías de la misma época, sobre todo de Barcelona pero también de otras partes del país y también guardadas desde los 40. Es la comparación que le vale al periodista Plàcid Garcia-Planas para poner en contexto el hallazgo de la familia del fotoperiodista catalán, al menos cuantitativamente.

Las instantáneas aparecieron cuando los hijos y nietos de Campañà decidieron vender la casa familiar de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), construida en los 40. Garcia Planas puntualiza que no era exactamente un aparcamiento, como se ha publicado, sino un garaje particular: “Al fondo, bajo otros trastos almacenados durante décadas, estuvieron 80 años. Sus hijos sabían que existían, pero no dónde estaban. Al ir a vaciar la casa, encontraron las cajas rojas”. La familia las ha cedido para ser publicadas en un libro en el que aparecen 400, La capsa vermella (Editorial Comanegra) editado por García-Planas junto al historiador Arnau Gonzàlez i Vilalta y el fotógrafo David Ramos. Seguramente, luego se hará una exposición.

Coche cosido a balazos en una calle de Barcelona. 1936-1937 FOTO CEDIDA A ELDIARIO.ES. ANTONI CAMPAÑÀ

Para explicar cómo pudieron permanecer tanto tiempo ahí abajo, García-Planas recurre primero a contar la biografía del fotógrafo, nacido en 1906 en Arbucias (Girona): “A diferencia de otros él no era corresponsal: no fue a la guerra, la guerra llegó a él. Desde que estalla en el 36 hasta el 39 hace fotos desde su territorio, que era Barcelona. Él era republicano, demócrata y catalanista, pero también creyente. Fue chófer del Ejército republicano y los anarquistas quedaron enamorados de sus fotos; la CNT llegó a hacer postales. Se da la paradoja de que suyas, de un católico practicante, fueron algunas de las mejores imágenes de la quema de iglesias”.

“Pero como fotografiaba todo lo que veía –sigue García-Planas– también hizo instantáneas de los primeros desfiles franquistas, que el bando de Franco empleó ya durante la dictadura”. Y ese uso ambivalente fue uno de los motivos por los que Campañà no quiso que nadie más le recordara su trabajo durante la guerra. “No le gustaba la propia guerra, para él fue una experiencia traumática. Por su condición de religioso, se sentía incómodo en los dos bandos. Y la quiso olvidar”.

El valor del contenido de esas cajas rojas reside ahí, en “que lo cuenta todo. Su abanico es amplísimo. Momentos épicos y no épicos, de la cotidianidad y del horror. Simplemente fotografió todo lo que veía, sin trabajar para el gobierno republicano ni para los sublevados. De derrocamiento de iglesias, de gente pasando hambre… Cogió lo que le interesaba y lo que no, eso fue lo que luego también le dañó”.

Las campanas de Bujaraloz (Zaragoza) tras la destrucción de la iglesia por los anarquistas de la CNT-FAI. 1936 FOTO CEDIDA A ELDIARIO.ES. ANTONI CAMPAÑÀ

Antes de la Guerra, Campañá había trabajado haciendo de todo en su sector. Cogió prestigio en Barcelona por su rápido revelado de fotos de boda, cuenta García-Planas, y fue agente para Leica, la mítica empresa de cámaras. También había sido reconocido como fotoperiodista: trabajó para La Vanguardia y en 1934 una imagen suya fue portada de la revista American Photography. Durante la dictadura se quedó en Barcelona, dedicándose a la fotografía deportiva para distintos medios –suyas son varias instantáneas del Barça de la época–. Ya en los 50, viajó por toda España y fue el primero en editar postales a color en pleno auge del turismo.

Murió en el 89, y aún vivió para la celebración de una exposición en su Barcelona natal organizada por La Caixa, aunque sin apenas fotos de la contienda. Para el libro los editores han seleccionado 400 de esas 6.000 siguiendo un relato cronológico bajo criterios artísticos e historiográficos, la mayoría se han tenido que quedar fuera. Habiendo aparecido estas ‘cajas rojas’, ¿podemos pensar que nos quedan muchos más fondos documentales de la guerra por conocer? “Ese es un gran misterio”, responde García-Planas.”Pero diría que de esta magnitud, de un gran fotógrafo reconocido ya durante su época, podría ser el último. Es difícil que se encuentre un material así, de esa calidad, y con la misma mirada”.

Refugiados malagueños. Estadio Olímpico de Montjuïc. Febrero de 1937. EDITORIAL COMANEGRA

Dos ciudadanos observan en detalle las momias de las monjas expuestas de la iglesia y convento de las Saleses del Passeig de Sant Joan de Barcelona. Julio 1936. EDITORIAL COMANEGRA

Un joven falangista sostiene una bandera española en en Festival de FET y de las JONS en homenaje al ministro de Exteriores italiano, Galeazzo Ciano. Barcelona, 11 de julio de 193 EDITORIAL COMANEGRA/ ANTONI CAMPAÑÀ

Un enterrador en el Cementiri Nou (Montjuïc) de Barcelona muestra cadáveres de los muertos en los enfrentamientos para parar el golpe de estado. EDITORIAL COMANEGRA/ ANTONI CAMPAÑÀ

Dos mujeres en medio de la runa en el barrio del Poble-sec tras el tercer bombardeo sobre Barcelona. 14 de marzo de 1937. EDITORIAL COMANEGRA / ANTONI CAMPAÑÀ

Militantes de Estat Catalàm independentistas, el 11 de Septiembre de 1936 EDITORIAL COMANEGRA/ ANTONI CAMPAÑÀ

Barricades en l’Eixample. Julio de 1936. EDITORIAL COMANEGRA/ ANTONI CAMPAÑÀ

La Catalunya rural en la gran ciudad. Vecinos del pueblo natal de Companys, el Tarròs (l’Urgell). EDITORIAL COMANEGRA/ ANTONI CAMPAÑÀ

Una miliciana anarquista del cuartel del Bruc, entonces Bakunin, con un pañuelo corbata rojo y negro. Verano de 1936. EDITORIAL COMANEGRA/ ANTONI CAMPAÑÀ

___

Fotografía destacada: Refugiados republicanos de Málaga en el estadio de Montjuïc de Barcelona. 1937 FOTO CEDIDA A ELDIARIO.ES. ANTONI CAMPAÑÀ

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/Guerra-Civil-aparecieron-Sant-Cugat_0_962754655.html#fotos

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Concud-El Chantre

Exhumación: Concud- Masia el Chantre
Fuente: Investigación ARMH

A petición de la familia de Félix González Moreno, vecino de Liria (Valencia), muerto en combate y de las familias de Cirilo Hernández Gonzalo y Aquilino Martínez Gonzalo, vecinos de Adobe (Guadalajara), casualmente en la zona el día de la toma de la Masía El Chantre, la Asociación inició la investigación de las circunstancias de la aparición de una fosa en dicha Masía en 2013, a raíz de unas obras, hecho del que se tuvo conocimiento a través de la prensa.

El 14 de febrero de 2013 se produjo el hallazgo de unos restos humanos durante las obras, realizadas con máquina retroexcavadora, de retirada de una terrera, junto a una nave agrícola. En ese momento, y a petición de los trabajadores que había allí presentes, se avisó a la Policía Judicial, personándose en el lugar del hallazgo, al ver que los restos podían pertenecer a una fosa de la guerra civil es notifica doal juzgado y posteriormente se toma la decisión de avisar a los responsables de Patrimonio de la Diputación General de Aragón (DGA).

La Asociación consiguió tanto el informe judicial del hallazgo como información testimonial por parte de los responsables de Patrimonio. Ambas fuentes dejan entrever que no fue retirada la totalidad de los cuerpos allí inhumados y que dicha intervención fue realizada sin mediar un procedimiento arqueológico. Es por ello que la ARMH decide solicitar la reapertura de la fosa para realizar las tareas de excavación necesarias y recuperar los restos que allí podrían permanecer. También fuimos informados de que varias cajas con los restos removidos por la máquina excavadora estaban en custodia de Patrimonio . Posteriormente, y previa reclamación, nos entregaron en custodia las 5 cajas, que contienen objetos personales y restos mezclados sin orden ni condiciones de conservación adecuadas.

Pese a que algunos testimonios nos comentaban que allí no quedaban restos humanos después de la intervención realizada por la DGA en 2013, pudimos comprobar que no era así. Ya en las primeras catas realizadas aparecieron numerosos restos humanos y objetos personales fuera de contexto, todo ello mezclado y esparcido en diferentes niveles. Nuestra intervención fue realizada siguiendo, en todo momento, las pautas de metodología arqueológica vigente y solamente se pudieron recuperar in situ 3 cuerpos, que se encontraban parcialmente en conexión.

Podéis ver fotografías de los trabajos en nuestro álbum

Exhumación Concud (Teruel)

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Celeiros – Chandrexa de Queixa

Exhumación: Celeiros – Chandrexa de Queixa (Ourense)
Fuente: Investigación ARMH

Voluntarios y voluntarias de la ARMH participaron en los trabajos de prospección en el cementerio de Celeiros, con el fin de recuperar los restos de Benigno Fraga Pita “Alejandro”, guerrillero antifranquista muerto a manos de la Guardia Civil en Candedo, el 27 de abril de 1949. Gracias a la causa depositada en el Archivo Militar de Ferrol se pudo localizar el lugar donde posiblemente se enterró a Benigno Fraga.

Benigno fue comisario político de la II Agrupación, miembro del Comité Provincial del PCE de A Coruña y enviado a Ourense para fundar la II Agrupación. Nacido en As Somozas, A Coruña, en 1892, trabajó como maestro armero en los arsenales de Ferrol,ejerció como secretario de Organización del PCE en Ferrol, y descubierta su pertenencia al Partido Comunista, tuvo que huir. Al incorporarse a la Guerrilla fue cuando el partido lo envió a Ourense, donde asentó su base en A Edreira.

Los trabajos localizaron, después de varias catas manuales, dos entierros diferenciados en la parte derecha de la puerta de la iglesia. Ambos entierros sin caja y uno de ellos enterrado con orientación diferente. Los restos se han trasladado al laboratorio de Ponferrada para su estudio antropológico y su posterior análisis genético.

Podéis ver fotografías de los trabajos en nuestro álbum

Exhumación Celeiros

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Exhumación Cementerio de León

Exhumación: Cementerio de León
Fuente: Investigación ARMH

«Mujer, maestra y progresista» Genara Fernández García tenía 38 años y sólo quería ser maestra. Pero régimen le prohibió ejercer. Para desempeñar cargos tiene aptitud, pero no es persona de confianza para el nuevo estado español, señala el informe que dieron de ella a los tres días de ser detenida en diciembre de 1939.

La historia de su persecución empieza en verano de 1936 cuando huye a Asturias dos semanas después de producirse el golpe de estado, cuando las tropas nacionales llegan a la comarca de Omaña. En agosto de 1937 regresa a León después de intentar huir en un barco interceptado por las tropas nacionales. Desposeída de su trabajo como maestra empieza a trabajar como taquillera en un cine de León, el Cine Mary.

Unos «panfletos subversivos» fueron finalmente la coartada del régimen para condenarla a muerte. Con esta prueba según el expediente del consejo de guerra, que favoreció su detención el día 17 de diciembre de 1939 y el encarcelamiento en la prisión provincial de León el 20 del mismo mes. En febrero de 1940 se celebró el consejo de guerra y es condenada a muerte. En el expediente se leen testimonios como este: Se la conoce aquí con el apodo de la ‘Pasionaria’ por su afán de intervenir, chillar y propagar y ser acaso la única (no sé si había otra) mujer afiliada a partidos de izquierda. Después de pasar por diferentes cárceles desde León a Santa Cruz de Tenerife y de la isla a Valladolid en poco más de cinco meses, Genara es ejecutada en el campo de tiro de Puente Castro el 4 de abril de 1941.

A raíz de un artículo de la periodista leonesa Ana Gaitero, los familiares de Genara se pusieron en contacto con la Asociación, Según apuntan los libros de enterramiento, a partir de 1940 se enterraba a algunos represaliados o personas que morían en la cárcel en esta zona civil del cementerio de Puente Castro.

El 31 de mayo voluntarios y voluntarias de la Asociación iniciaban los trabajos de búsqueda de la tumba de Genara en el Cementerio civil de León.  El equipo procedió a la apertura de la fosa número 6 que según nuestro estudio previo correspondería con la tumba de Genara, aunque existían discrepancias con los planos antiguos de las sepulturas del cementerio civil. En la en la sepultura sondeada apareció el esqueleto de una mujer de mediana edad. Según los cálculos previos, en la fosa contigua, es decir la número 8, deberían estar los restos de un hombre de mediana edad, como así fue. No obstante, será el ADN el que resuelva la identidad definitiva del cuerpo exhumado en la fosa número 6.

https://www.diariodeleon.es/articulo/sociedad/queremos-genara-descanse-cirujales-junto-padre-madre/201901110400011820864.html

Podéis ver fotografías de los trabajos en nuestro álbum 

Exhumación Cementerio León

Publicado por ARMH
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH

Elisa Garrido, la libertaria que voló una fábrica nazi de bombas

La localidad zaragozana de Magallón rinde homenaje a una vecina olvidada en España pero admirada y galardonada en Francia con una jornada en la que participan varios reporteros de guerra y la cantante Rozalén.

publico.es / Eduardo Bayona / 08-11-2019

“Dentro del drama de lo que ocurrió, al menos uno sabe dónde llevarle una flor. Eso es lo importante dentro de las fases del duelo, que haya un homenaje, que es lo que no ocurre con tantos desaparecidos”, explica la cantante Rozalén, que este viernes participa en Magallón (Zaragoza) en la jornada de reconocimiento que ese pueblo rinde a Elisa Garrido, una militante libertaria que en 1945 logró hacer saltar por los aires la fábrica de obuses en la que los nazis la explotaban como esclava de guerra, y a Justo, el tío abuelo de la artista albaceteña, el único integrante de la “Quinta del Biberón” que no regresó a su pueblo de la Sierra del Segura y cuyos restos reposan en una fosa de Arganda del Rey.

La historia de Elisa ha sido recuperada por Afaem (Asociación de Familiares de Enterrados en Magallón), que preside su sobrina Pilar Gimeno, y por Amical de Mathausen, uno de cuyos miembros, Juan Manuel Calvo, logró documentar, mientras investigaba las vidas del millar largo de aragoneses que pasaron por los campos de concentración nazis, que las tres Elisa Ruiz de Angulo, Ruiz de Masalle y Ruiz Garrido cuyo rastro había localizado eran en realidad una sola: La Mañica, el apodo con el que se la conocía tanto en el movimiento libertario de la Barcelona de los años 30 como en la Resistencia a los nazis en la Francia de la década siguiente, donde también utilizó el seudónimo de FranÇoise.

Elisa, natural de Magallón y que se ganaba la vida como sirvienta de una familia acaudalada, se afilió a la CNT y formó parte de las columnas libertarias que en las primeras semanas de la guerra civil salieron de Barcelona con el objetivo de liberar Zaragoza de los sublevados. Casi tres años después, cruzaba el Pirineo en dirección a Francia, donde acabaría afincándose en Toulouse con su compañero, Marino Ruiz.

Resistencia, cárceles y campos de concentración

Ella relevó a Marino como correo de la Resistencia y como guía para ayudar a fugitivos a cruzar la frontera cuando fue detenido por la Gestapo, que acabó atrapándola también a ella en noviembre de 1943. Comenzaron entonces varias semanas de torturas antes de su traslado de la cárcel tolosana a otra de París, desde donde fue deportada a primeros del año siguiente al campo de concentración de Ravensbrück, cercano a Berlín y donde los alemanes solo recluían a prisioneras.

Elisa Garrido, con varios sobrinos-nietos en una de sus visitas a España./ Cedida por la familia

En septiembre de1944, los nazis la destinaron como esclava a una fábrica de obuses adscrita al campo de Buchenwald en el Kommando Hasag, un complejo de la industria militar alemana ubicado en Leipzig donde llevaría a cabo una arriesgada acción que hizo saltar por los aires buena parte de la factoría: dejaba parte de la carga explosiva en las bombas defectuosas que debían pasar de nuevo por la fresadora para ser pulidas hasta que la propia máquina acabó haciendo de percutor y provocando una explosión en cadena.

Antes de ser liberada en un canje de prisioneros realizado en Frankfurt en junio de 1945 pasaría de nuevo por Ravensbrück. Todavía tardaría unos meses en regresar a Francia, para lo que tuvo que pasar por Dinamarca y Suecia.

La pareja llegó a pasar unos años en España en la década de los 50, ella como pescatera en Cortes de Navarra y él como taxista en Mallén. Sin embargo, poco después regresaban a Francia, donde ella sería galardonada con la Legión de Honor y donde el Estado le reconoció el grado de teniente de la Resistencia.

¿Una calle en París?

“Da igual dónde los hayan matado o dónde hayan sufrido”, explica Pilar Gimeno, organizadora del homenaje, dedicada “a todas las Elisas y a todos los Justos de España” y en la que, además de Rozalén, intervendrán varios periodistas como los reporteros de guerra Ramón Lobo y Gervasio Sánchez o Conchi Cejudo, que mantendrán un coloquio en el cine local a las cuatro de la tarde. La jornada, que será clausurada por el consejero de Cultura del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, comenzará a las 11.45 con una ofrenda floral en el cementerio de Magallón.

Elisa, ‘La Mañica’ o ‘FranÇoise’, es una de tantas personas que lucharon por las libertades y contra el fascismo y que, en una situación más que frecuente y que tiene como principal exponente el olvido local de La Nueve, la compañía de republicanos que liberó el Ayuntamiento de París y capturó al comandante de los nazis en septiembre de 1944, carecen en España del reconocimiento que sí se les da en otros países europeos. 

En este caso, Afaem ha tomado la iniciativa de dirigirse al Ayuntamiento de París para solicitar que le dedique una calle dentro del proceso de feminización del callejero de la ciudad impulsado por la alcaldesa Anne Hidalgo, y que ya ha llevado a la inclusión en él de Neus Català. El estudio histórico que acompaña la petición ha sido elaborado por la periodista Pilar Barranco, miembro de la asociación y que colaboró con el consistorio parisino en los preparativos del homenaje a La Nueve este verano.

Una fosa en Arganda del Rey

“Me impactó que volara la fábrica y, la verdad, tengo muchas ganas de que me cuenten allí su historia”, explica Rozalén, comprometida con la Memoria desde que conoció lo que le ocurrió a su tío-abuelo. “Siempre he tenido muy claro que mis raíces y mis ancestros son importantes para mí, y en mi familia hubo una historia de desaparecidos”. 

La ‘Carta de deportado resistente’ da fe de su paso por los campos de concentración nazis entre enero de 1944 y junio de 1945./ Cedida por la familia

“Nunca supimos muy bien cómo ocurrió, eran tiempos en los que no se podía hablar”, recuerda, y “yo he vivido la angustia de una abuela preguntando dónde estaba su hermano, y he visto cómo su madre y otro hermano morían sin saber dónde estaba. En mi pueblo había una placa por los caídos por la patria, pero era como si mi abuelo no hubiera existido”.

Hace unos años, con la ayuda de la ARMH, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, y de uno de sus fundadores, Emilio Silva, lograron confirmar que sus restos están en una fosa de Arganda junto con los de otro cuarto de millar de víctimas de la guerra civil. “Mi abuela está feliz porque yo puedo llevarle flores”, anota.

DDHH y reparación son algo de sentido común

Rozalén lleva años realizando colaboraciones con los espacios memorialistas, tanto en España como en otros países, como Chile. “Está el mundo plagado de falta de Memoria”, dice.

“Creo en los derechos humanos y en la reparación a las víctimas, eso es algo de sentido común”, anota. Y ese es uno de los motivos por los que le cuesta entender la situación de España: “en la transición hicieron lo que tuvieron que hacer, pero ahora deberían explicarnos la historia tal como fue. Eso es necesario para entender los odios que se están levantando”.

En este sentido, a la cantante le preocupa “muchísimo que se estén normalizando discursos de odio, de machismo, de xenofobia. Antes daba pudor decir esas cosas, pero ahora no. No sé qué va a pasar. Aunque soy optimista, yo tengo miedo. Ojalá el miedo haga reaccionar y votar a la gente”.

El programa de la jornada no incluye ninguna actuación de Rozalén, aunque ella llevará consigo su guitarra. “Siempre la llevo. Cantar es mi manera de hablar y de convencer. Con las canciones se consiguen más cosas que con los discursos”, señala.

___

Fotografía destacada: Elisa Garrido, ‘La Mañica’, en la boda de su hermano en los años 70./ Cedida por la familia

Fuente:https://www.publico.es/sociedad/magallon-elisa-garrido-libertaria-volo-fabrica-nazi-bombas.html

Publicado por ARMH