Archivo de la etiqueta: Mercedes Salado

Memoria Histórica | |
18003468989_199ea08edc_z
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Teilán II

Fosa: Teilán II (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

La fosa de Teilán (Bóveda, Lugo) estaba compuesta por tres enterramientos individuales en los que se encontrarían los cuerpos esqueletizados de Bernardo Álvarez Trabajo, alias Gasta, Manuel Fernández Soto, alias Coronel Benito, y Elías López Armesto, alias Pájaro. La defunción de estos tres guerrilleros antifranquistas aparecía inscrita en el Registro Civil como “desconocidos”. Sus cuerpos se disponían de la siguiente manera: dos fosas individuales (las de Coronel Benito y Gasta) en la parte lateral izquierda de la iglesia, junto al muro que cierra el cementerio al Norte, mientras que los restos de López Armesto se encontrarían frente a los nichos de la parte posterior de la misma (Causa 222/49 de Lugo).

El equipo de voluntarios de la ARMH realizó en septiembre de 2012 la exhumación de uno de los cuerpos localizados a la izquierda de la iglesia, un lugar muy señalado y bien marcado por los documentos históricos de la época. Confiando en que realmente los datos recogidos en el expediente militar eran ciertos, se procedió a exhumar el cuerpo del que, según dicha información, se correspondería con el de Bernardo Álvarez Trabajo. Durante esas tareas arqueológicas de exhumación, se dejaron al descubierto las dos fosas, que se ubicaban una al lado de la otra. De la que constaba como la fosa del Manuel Fernández Soto, únicamente se descubrió el cráneo, se fotografío, se documentó el lugar exacto en el que se emplazaba el enterramiento y, seguidamente, sin alterar su posicionamiento en la fosa, se volvió a cubrir. No obstante, antes de taparlo nuevamente, se extrajo un molar de dicho cráneo para que, en caso de no corresponderse las identidades y de, como terminó ocurriendo, los cuerpos hubieran sido enterrados incorrectamente, pudiera procederse a la identificación genética de este cuerpo y contrastarlo con las muestras indubitadas de los familiares de Bernardo.

Las muestras de ADN fueron remitidas al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que se encargaron de la identificación genética. Tras verificar que el cuerpo exhumado por ARMH en 2012 no se correspondía con el de Bernardo Álvarez, se demostraba que los cuerpos habían sido registrados erróneamente (desconocemos el motivo); de esta manera, se envió el molar extraído del cuerpo numerado como Individuo 2 (Fosa II).

Tras el análisis, se confirmó la identificación del cuerpo del Individuo 2 como Bernardo Álvarez Trabajo, por lo que se iniciaron todos los trámites necesarios para la exhumación de su cuerpo y su posterior análisis antropológico-forense (aunque en este caso serviría sólo para corroborar la identificación, certificar las causas de la muerte y comprobar si la autopsia realizada al cuerpo en 1949 es correcta o si también se halla falsificada).

Durante la exhumación del año 2012 se procedió a la búsqueda sin éxito del cuerpo de Elías López Armesto, por lo que sus restos no han podido ser recuperados. Cabe señalar que, según los informes de la época, se trataba de algunos restos sueltos encontrados en el monte y trasladados al camposanto de Teilán.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1505-Exhumación Teilán-El Gasta-EOS (192)-52-b
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Reescribiendo la historia del ‘Gasta’

La ARMH analiza en su laboratorio de Ponferrada los restos del guerrillero y descubre que la causa de la muerte no fue un tiro en la cabeza, sino en el cuerpo.

La Nueva Crónica/Noemí Sabugal/01-06-2015

Sobre la tierra que cubría a Bernardo Álvarez Trabajo, conocido como ‘el Gasta’, han llovido 66 años. En primavera, nacían entre la hierba algunas margaritas y en invierno caía del muro que resguardaba el espacio una humedad oscura que acentuaba la soledad del pequeño cementerio gallego en el que reposaban -sin reposar- los restos de este guerrillero berciano.

Ahora el Gasta ya no está allí, porque ni el tiempo ni la distancia han hecho que su familia olvidara su fosa sin nombre en el camposanto lucense de Teilán. Miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, ARMH, sacaron su cuerpo hace una semana, tras una primera exhumación en 2012 de unos restos que finalmente resultaron ser los de su compañero Manuel Fernández Soto, conocido como el ‘Coronel Benito’, de Mugardos, y que también fue asesinado en los montes de Remesar y enterrado sin tumba en el cementerio de Teilán junto a Elías López Armesto, apodado ‘Pájaro, y cuyo cuerpo no ha sido localizado todavía.

Los huesos de Manuel y Benito se han reunido de nuevo en el laboratorio de la ARMH en el campus de Ponferrada y siguen contando la triste historia de este país durante la Guerra Civil a través de la suya, que además es una muestra indudable del cainismo que generan estos conflictos, ya que fueron delatados por un infiltrado y ejecutados.

Aunque haya pasado más de medio siglo, igual que su hijo y su familia -por la que una sobrina-nieta participó en la exhumación- siguen conservando su recuerdo, los restos del Gasta tampoco han olvidado y ya han empezado a desvelar lo que le ocurrió. Una de las cosas que los miembros de la ARMH han descubierto es que Bernardo no fue asesinado de un disparo en la cabeza, como aseguraba el certificado de su autopsia, que hablaba de «un disparo con orificio de entrada y salida en el cráneo», sino que la causa de la muerte fue un disparo, o varios, en el cuerpo. Durante la exhumación encontraron un proyectil entre las costillas de su parte derecha.

«A la altura del pecho. Se trata de un disparo sin salida», explica René Pacheco, arqueólogo de la asociación. Estos son los primeros resultados del estudio que se está realizando al cuerpo del guerrillero berciano y que concluirán con la elaboración de un informe antropológico forense en el que se especificará la causa de la muerte.

Los documentos de la época no sólo erraban en ese dato, sino también en el lugar donde estaba el cuerpo, lo que provocó que en 2012 se desenterraran los restos del Coronel Benito en lugar de los del Gasta.

«En la documentación habían cruzado los cuerpos, pero la genética es lo que nos ha ayudado, ya que cuando exhumamos el primer cuerpo, habíamos desenterrado un poco el segundo y habíamos tomado un molar como muestra», explica Marco González, vicepresidente de la asociación.

Cuando la prueba de comprobación de ADN, realizada con las muestras aportadas por el hijo del Gasta, que vive en Pamplona, fallaron, se repitieron con el molar y se vio que el cuerpo de Bernardo era el que se había quedado en Teilán. Para esta labor fue fundamental el apoyo del Equipo de Antropología Forense Argentino, EAAF, y de los expertos Mercedes Salado y Luis Fondebrider, que realizaron las comprobaciones en su laboratorio de Rosario, Argentina.

1505-Exhumación-Teilán-El-G

 

La EAAF es una organización no gubernamental argentina que, con técnicas de antropología forense, se creó para descubrir las causas de la muerte de personas desaparecidas durante la dictadura militar, aunque también trabaja en otros países cuyos campos han sido abonados con la sinrazón de las guerras como Bosnia, Timor, Angola o Kosovo, entre una treintena más de naciones.

«La genética fue fundamental, porque sus características físicas eran muy similares. Los dos eran de edades muy cercanas y con alturas semejantes y con la antropología forense no los podíamos diferenciar. Cuando el primer cuerpo dio negativo con las muestras de su hijo, probamos con el molar que habíamos tomado del cuerpo que creíamos que era el del Coronel Benito y dio positivo», explica González.

Los restos de Manuel Soto se seguirán guardando en el laboratorio de la ARMH, por si la familia los reclama, aunque los miembros de la asociación sólo conocen la existencia de un sobrino que, de momento, no los ha pedido. «En el laboratorio están bien conservados, no hay problema», dicen.

Una vez que finalicen las pruebas a los restos de Bernardo Álvarez, la familia sí prevé recogerlos y darles sepultura como es debido. «Ellos decidirán lo que quieren hacer, si incineración o enterramiento. Nosotros nunca influimos, sólo somos un puente entre los familiares y las víctimas», añade Pacheco.

Un hombre en fuga

La historia de Bernardo Álvarez es la de un hombre en fuga y cuya lucha política ya le había llevado a la cárcel de Astorga en el año 34, dos años antes del golpe de Estado que dio origen a la Guerra Civil. Nacido en Bembibre en 1915, el conflicto le pilló realizando el servicio militar en Cádiz. Allí fue detenido por falangistas y llevado a la prisión del Puerto de Santa María, donde fue condenado a muerte. Después fue amnistiado y regresó al Bierzo, donde se convirtió en enlace de la guerrilla.

En 1948 se incorporó a la II agrupación del llamado Ejército Guerrillero de Galicia y un año más tarde, en un tiroteo con la Guardia Civil en las cercanías de Ocero, resultó herido en una pierna, pero logró escapar. Consiguió llegar a la provincia de Orense y se escondió en los montes de Remesar.
Allí, oculto junto a Elías López Armesto, ‘Pájaro’, nacido en Teilán, y Manuel Fernández Soto, ‘Coronel Benito’, de Mugardos, fueron delatados por un infiltrado en la guerrilla, asesinados el 22 de junio de 1949 en Penacoba por miembros de la Guardia Civil y después enterrados en el cementerio municipal de Teilán, sin marcas que identificaran sus tumbas. Sus cuerpos fueron inscritos en el Registro Civil como «desconocidos».

1505-Exhumación-Teilán-El-G

Cota de Casasola y sus muertos

En un paraje conocido como Cota de Casasola, en Gradefes, existen varias fosas colectivas. Descubrir qué hay en esa zona será la próxima labor de la ARMH, que ya está recopilando testimonios de vecinos de esas localidades y de familiares de algunas de las víctimas, que les han indicado que sus cuerpos están ahí. Los trabajos podrían comenzar este próximo verano.

«No sabemos lo que nos vamos a encontrar, pero podría haber hasta tres fosas con varias personas. El otro día nos llevó hasta una de ellas un vecino de la zona que tiene 90 años y una memoria perfecta y nos comentó que en esa podía haber cinco o seis hombres», avanza Marco González. Los miembros de la asociación creen que en esa zona se enterraron varios represaliados que habrían estado detenidos en el puesto de la Guardia Civil de Cistierna.

«En esa zona hubo bastante represión y hay gente de los pueblos de alrededor. De momento tenemos retazos de memoria y el trabajo sobre desaparecidos realizado por Pedro González de Prado», apunta González. Este historiador local ha recabado nombres e historias de desaparecidos, que ha publicado en el libro Desaparecidos sin causa. Asesinatos en las cabeceras de los ríos Carrón, Cea y Esla, julio 1936-noviembre 1937 y también expone en la página web desaparecidossincausa.es.

1505-Exhumación-Teilán-El-G

“Esto dignifica a las víctimas de aquella sinrazón”

«En la familia había esa tía viuda, pero no se preguntaba demasiado, nunca hubo una búsqueda. Así que no me puedo ni imaginar lo que era vivir aquello con el silencio añadido de no poder contar nada. Cuando participé en la primera exhumación fue distinto, porque la carga emocional la llevaba su hijo y ni siquiera sabíamos si era él, había que hacer pruebas. Ahora ya estábamos seguros y su hijo dijo que no podía pasar por esto otra vez. Por eso fui yo sola. Iba tranquila, pero al llegar a la zona me dio un vuelco el corazón. No pensé que me afectaría tanto».

Así explica Cristina Pimentel, sobrina nieta de Bernardo Álvarez, cómo fue sacar sus restos del cementerio de Teilán, donde estaban en una fosa sin marcar. Bernardo era el marido de Socorro Huerga, hermana de Baldomero, su abuelo, y aunque ella ya había estado en la primera excavación que se hizo en 2012, asegura que esta vez fue diferente, más duro, porque durante estos años ha tenido la oportunidad de conocer más a fondo la historia de su familia, y eso le ha hecho más presente lo que vivieron en aquellos años. «Descubrí que Bernardo había estado en el 34 en la cárcel de Astorga y también supe que a mi abuelo lo tenía aterrorizado un guardia civil de Astorga al que llamaban Quintas. Lo sacaba de casa cuando le parecía y la registraba. A veces, después de estar toda la noche horneando, porque era panadero, llegaba y le requisaba todo el pan. Le hizo la vida imposible. Decía que cuando le veía entrar se meaba en los pantalones del miedo que le daba», cuenta.

Haber investigado estos años la historia de su familia, que también incluye la huida a México de uno de los hermanos de su abuelo para salvar la vida después de un tiroteo que le provocó la amputación de una pierna, a pesar de llevarle a revivir aquel sufrimiento, le ha valido para valorar aún más la labor de la ARMH. «Esto dignifica a esas personas, víctimas de la sinrazón que hubo en España», asegura.

http://www.lanuevacronica.com/reescribiendo-la-historia-del-gasta

Fotografías de Óscar Rodríguez Alonso.

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
M22C1F1
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Desenterrado en Teilán el cuerpo de un maquis asesinado en 1949

Su cuerpo había sido confundido en el 2012 con el del coronel Benito.

Los restos mortales del guerrillero antifranquista Bernardo Álvarez Trabajo fueron desenterrados ayer en un cementerio de Bóveda por expertos de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica, que se los entregará a sus familiares en el Bierzo. La exhumación de este cuerpo completa una operación iniciada en el 2012 en la fosa en la que en 1949 habían sido enterrados este integrante del maquis y su compañero Manuel Fernández Soto, el conocido como coronel Benito, asesinados a tiros por un guardia civil infiltrado en su grupo.

lavozdegalicia.es / Carlos Cortés / 22-05-2015

Hace tres años, los arqueólogos y forenses de esta asociación habían desenterrado lo que suponían que eran los restos de Bernardo Álvarez, un hombre que se enroló en 1948 en la guerrilla con el alias de Gasta después de que la Guardia Civil fuese a buscarlo a su casa en la localidad berciana de Bembibre. Su único hijo, Santiago, quería recuperar el cuerpo para incinerarlo y esparcir sus cenizas en el camino que tomó para escapar de los guardias, el lugar en el que lo vio con vida por última vez.

Los documentos forenses de la época explicaban con claridad en qué lugar del cementerio parroquial de Teilán habían sido enterrados. así que localizar la fosa no fue un problema. Esos mismos informes forenses de 1949 describían en qué posición había sido inhumado cada uno de los cuerpos, así que los expertos recurrieron a esa descripción para decidir cuál de los dos cadáveres desenterrar.

Pero sucedió que cuando tomaron muestras al hijo de Bernardo Álvarez para hacer una prueba de adn y confirmar la identificación antes de entregarle los restos, comprobaron que se habían equivocado. Tras obtener un nuevo permiso del obispado de Lugo, forenses y arqueólogos que colaboran con la asociación volvieron ayer a Bóveda a excavar de nuevo la fosa. Tras localizar los restos óseos del que hace tres años pensaron que era Manuel Fernández, los desenterraron y se los llevaron para entregárselo a su familia.

El lugar en el que se encuentra la fosa será utilizado al parecer para construir nuevos nichos.

«Hay más interés en el extranjero que en el Gobierno de España»

«Damos por cerrada la búsqueda de Bernardo Álvarez Trabajo», explicaba ayer al terminar la exhumación Marco González, presidente de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica. En esta última fase del procedimiento de rescate de los restos de este guerrillero participaron colaboradores de la asociación y dos expertos en arqueología forense llegados de Argentina. Se tratar de Luis Fondebrider y Mercedes Salado, formados en su país en la búsqueda de cuerpos de desaparecidos víctimas de la dictadura militar en los años setenta y ochenta.

La Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica acaba de recibir el premio de derechos humanos que entrega cada año la entidad que custodia los archivos de la Brigada Lincoln. Ayer en Bóveda, Marco González apuntaba que este galardón y otras ayudas como la que reciben de los forenses argentinos demuestran que «hay más interés en el extranjero por los derechos humanos en España que en el propio Gobierno español».

El coronel Benito

Los restos de Manuel Fernández Soto, el «coronel Benito» -desenterrados hace tres años al ser confundidos con los de Gasta- continuarán por ahora bajo custodia de esta asociación. El colectivo no descarta que los familiares que le quedan a Manuel Fernández en el municipio coruñés de Mugardos reclamen sus restos.

___

Fotografía destacada: En la exhumación intervinieron forenses argentinos formados en la búsqueda de desaparecidos./ Carlos Castro

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/lemos/boveda/2015/05/22/exhuman-teilan-cuerpo-maquis-asesinado-1949/0003_201505M22C1992.htm

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ARMH más internacional

Investigadores y activistas en derechos humanos muestran su creciente interés por la labor de la ARMH tras recibir en Nueva York el premio ALBA/PUFFIN.

elbierzonoticias.com / V. Silván / 20-05-2015

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ya luce en Ponferrada el premio Premio Alba/Puffin que conceden los Archivos de la Brigada Abraham Lincoln, un galardón que recogieron el pasado 9 de mayo en Nueva York, con la asistencia de su presidente, Emilio Silva, y de los miembros del laboratorio de la capital berciana. Su vicepresidente, Marco González, destacó que supone un reconocimiento al trabajo de “esos más de 700 voluntarios que durante estos 15 años han apoyado la labor de la ARMH y también el dolor de esos más de 114.226 desaparecidos que recordábamos también esa gala”.

En este sentido, también destacó el “inmenso placer” que supuso estar en contacto con los hijos de esos brigadistas “con sus medallas y con todos los honores que han recibido de muchos países y por desgracia ninguna desde España”. Así, destacó que fue un acto muy emotivo” y el detalle de Emilio Silva que llevaba en su mano el anillo de su abuelo, la primera víctima identificada con una prueba de ADN y que marcó el inicio de la asociación con la exhumación de Priaranza del Bierzo, en el 2000.

“Es el anillo que su tío logró rescatar un día antes de la cárcel de Villafranca antes que asesinaran a su abuelo”, explicó Marco González, que destacó que ese anillo fue comprado por su abuelo en Nueva York, donde estuvo viviendo como inmigrante tras pasar por Argentina. González también apuntó a los contactos mantenidos esos días, al otro lado del charco, con organizaciones de derechos humanos, a las que les llamaba la atención que “una organización civil hiciera un trabajo que debería hacer el Estado”. “No nos cansamos de reclamar que es una labor de Estado y no de una asociación de familiares y de voluntarios”, apostilló.

Interés internacional

Así, la ARMH destaca el creciente interés internacional de investigadores sociales y expertos en derechos humanos por su labor y el caso de los desaparecidos españoles durante la Guerra Civil y la represión franquista, tras recoger el premio Premio Alba/Puffin. Un reconocimiento que, con una dotación de 100.000 dólares, ha resultado fundamental para el mantenimiento de su trabajo y el funcionamiento del laboratorio de Ponferrada, destaca el historiador de la ARMH, Alejandro Rodriguez, también les ha servido para “reafirmar el interés que el mundo científico y del campo de los derechos humanos tiene por el problema del caso español”.

La ARMH mostró el vídeo que el proyecto en la gala de entrega del premio en Nueva York. (Foto: Quinito)

“Un aumento más que considerable del interés de diversos científicos sociales y humanos de prestigiosas universidades de todo el mundo”, insistió Rodríguez, que señaló entre otros a Jonah S. Rubin y Derek Congram, así como una serie de activistas y responsables en derechos humanos con los que mantuvieron contactos tras la gala de entrega, que tuvo lugar el pasado 8 de mayo.

Así, la ARMH mantuvo reuniones con la directora de comunicación de Human Rights Watc, Emma Daly, “muy concienciada con las desapariciones forzosas en España y en todo el mundo”; con los miembros del Instituto para el Estudio de los Derechos Humanos, Elazar Barkan, Ariella Lang y Dimitri Kousouris; y el abogado español Fernando Travesí, que trabaja en el Centro Internacional de Justicia Internacional y que les ofreció su colaboración en materia legal para “derribar el muro de impunidad de los crímenes de la dictadura”.

Unos contactos que se completaron con el encuentro que el presidente de la ARMH, Emilio Silva, mantuvo con el relator especial de las Naciones Unidas, Pablo de Greiff, quien realizó un informe en el que denunciaba la impunidad de estos crímenes y reprobaba la actitud del Gobierno español ante esta cuestión. A todos ellos se suman diversos hispanistas y antropólogos de universidades como las de Yale, Columbia o Nueva York.

A este respecto, Alejandro Rodríguez destacó el “compromiso formal” para la colaboración y que se traducirá en la llegada de investigadores y antropólogos sociales y forenses para implicarse en la labor de la ARMH. “No sabemos si para verano habrá ya tiempo para formalizar esa colaboración pero si a finales de año y el año que viene”, puntualizó Rodríguez, que destacó la necesidad de suprimir esa Ley de Amnistía que, puntualizó, es una ley preconstitucional y que es el muro principal contra el que se encuentran estos crímenes. “Solo hace falta voluntad política”, apostilló.

Entre Teilán (Lugo) y Gradefes (León)

Una colaboración que ya existe con el equipo argentino de antropología forense, que les está ayudando en algunos casos, y que realizarán una exhumación en conjunto este mismo jueves en Teilán (Lugo). “Para nosotros es dar un salto enorme estar trabajando con los antropólogos Luis Fondebrider y Mercedes Salado”, destacó el vicepresidente de la ARMH, Marco González, que explicó que esa exhumación supone volver sobre una intervención que realizaron hace un par de años.

Se trata de una fosa en la que buscaban el cuerpo de Bernardo Álvarez Trabajo y hallaron dos cuerpos. La ARMH estaba pendiente de los resultados genéticos que ahora apuntan a que había errores en la documentación de la época y “donde debía estar enterrado uno estaba el otro”. “En aquel momento extraimos el molar del cuerpo que dejábamos sin exhumar y ha coincidido en que ese era Bernardo Álvarez y no el cuerpo que recuperamos. Él sigue ahí enterrado en Teilán y mañana vamos a rescatarlo”, añadió.

En este sentido, González explicó que por el momento siguen sin tener éxito en la búsqueda de Arsenio Macías en Villalibre de la Jurisdicción y que próximamente procederán a la búsqueda de una fosa en el norte de León, en Gradefes, así como intervendrán en exhumaciones fuera de Castilla y León, en Cádiz y en Guadalajara.

El galardón que entrega los Archivos de las Brigadas Abrahan Lincoln. (Foto: Quinito)

___

Fotografía destacada: El galardón que entrega los Archivos de las Brigadas Abrahan Lincoln. (Foto: Quinito)

http://www.elbierzonoticias.com/frontend/bierzo/La-ARMH-Mas-Internacional-vn27474-vst199

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn