Archivo de la etiqueta: Lugo

Memoria Histórica | |
ARMH38
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación As Covas

Fosa: As Covas (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

La Asociación recuperó el mes de agosto de 2016 los restos de Julio Bello Sierra, ferroviario asesinado el 20 de noviembre de 1936 en Montefurado. Su cuerpo fue enterrado en As Covas, Quiroga.

Julio Bello Sierra nació el 3 de diciembre de 1898 y era natural de Carucedo, provincia de León. Estaba casado con Isabel Arias, con cuatro hijos de corta edad y trabajaba como obrero de vías y obras en Ferrocarriles del Norte, residiendo en una casilla de su empresa cercana a Montefurado (Lugo). Julio era cuidador de vías entre esta población y Ribas del Sil (Lugo). En noviembre de 1936, mientras dormía con su mujer, escuchó que llamaban a su puerta. Tres falangistas armados de Toral de los Vados y Carracedelo (León) le obligaron a salir. Julio tenía 37 años de edad cuando fue herido y su cuerpo cayó al río, y flotando llegó hasta la población de As Covas, donde fue recogido su cadáver el 20 de noviembre de 1936 y trasladado al cementerio de esta población, sin el conocimiento de la familia hasta semanas después.

Más sobre la exhumación:

Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
A.R.M.H. JPG Ponferrada 03
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Torés

Fosa: Torés (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

A petición familiar, la ARMH inició el pasado 18 de abril la búsqueda en el cementerio parroquial de Torés (As Nogais) del cuerpo de José García Espinosa, apodado “Pelegrín”. José residía en Becerreá, era soltero y tenía unos 21 años cuando, según relata la familia y se ha podido demostrar, fue asesinado en los montes de la zona, a los que había escapado huyendo de la muerte. Era el mes de septiembre de 1936 y José nunca más volvió a su hogar.

Durante los dos días que duró la prospección, se pudo constatar que en ese lugar marcado por los testimonios de varios vecinos, se encontraban varios entierros de diferentes épocas, por lo que se aplazaron los trabajos para realizar un estudio pormenorizado e individualizado de los diferentes entierros.

Más sobre la exhumación:

Noticias relacionadas

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
18003468989_199ea08edc_z
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Teilán II

Fosa: Teilán II (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

La fosa de Teilán (Bóveda, Lugo) estaba compuesta por tres enterramientos individuales en los que se encontrarían los cuerpos esqueletizados de Bernardo Álvarez Trabajo, alias Gasta, Manuel Fernández Soto, alias Coronel Benito, y Elías López Armesto, alias Pájaro. La defunción de estos tres guerrilleros antifranquistas aparecía inscrita en el Registro Civil como “desconocidos”. Sus cuerpos se disponían de la siguiente manera: dos fosas individuales (las de Coronel Benito y Gasta) en la parte lateral izquierda de la iglesia, junto al muro que cierra el cementerio al Norte, mientras que los restos de López Armesto se encontrarían frente a los nichos de la parte posterior de la misma (Causa 222/49 de Lugo).

El equipo de voluntarios de la ARMH realizó en septiembre de 2012 la exhumación de uno de los cuerpos localizados a la izquierda de la iglesia, un lugar muy señalado y bien marcado por los documentos históricos de la época. Confiando en que realmente los datos recogidos en el expediente militar eran ciertos, se procedió a exhumar el cuerpo del que, según dicha información, se correspondería con el de Bernardo Álvarez Trabajo. Durante esas tareas arqueológicas de exhumación, se dejaron al descubierto las dos fosas, que se ubicaban una al lado de la otra. De la que constaba como la fosa del Manuel Fernández Soto, únicamente se descubrió el cráneo, se fotografío, se documentó el lugar exacto en el que se emplazaba el enterramiento y, seguidamente, sin alterar su posicionamiento en la fosa, se volvió a cubrir. No obstante, antes de taparlo nuevamente, se extrajo un molar de dicho cráneo para que, en caso de no corresponderse las identidades y de, como terminó ocurriendo, los cuerpos hubieran sido enterrados incorrectamente, pudiera procederse a la identificación genética de este cuerpo y contrastarlo con las muestras indubitadas de los familiares de Bernardo.

Las muestras de ADN fueron remitidas al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que se encargaron de la identificación genética. Tras verificar que el cuerpo exhumado por ARMH en 2012 no se correspondía con el de Bernardo Álvarez, se demostraba que los cuerpos habían sido registrados erróneamente (desconocemos el motivo); de esta manera, se envió el molar extraído del cuerpo numerado como Individuo 2 (Fosa II).

Tras el análisis, se confirmó la identificación del cuerpo del Individuo 2 como Bernardo Álvarez Trabajo, por lo que se iniciaron todos los trámites necesarios para la exhumación de su cuerpo y su posterior análisis antropológico-forense (aunque en este caso serviría sólo para corroborar la identificación, certificar las causas de la muerte y comprobar si la autopsia realizada al cuerpo en 1949 es correcta o si también se halla falsificada).

Durante la exhumación del año 2012 se procedió a la búsqueda sin éxito del cuerpo de Elías López Armesto, por lo que sus restos no han podido ser recuperados. Cabe señalar que, según los informes de la época, se trataba de algunos restos sueltos encontrados en el monte y trasladados al camposanto de Teilán.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Teilán (136)
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Teilán

Fosa: Teilán (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

Bernardo Álvarez Trabajo, apodado “Gasta”, nació en Bembibre (León) en 1915. Durante la Guerra Civil Española, cuando se encontraba realizando el servicio militar en la provincia de Cádiz, fue detenido por falangistas e ingresó en la prisión del Puerto de Santa María, donde fue condenado a muerte y posteriormente amnistiado. Se convirtió en enlace de la guerrilla leonesa, y en febrero de 1948 se incorporó a la II Agrupación del Ejército Guerrillero de Galicia. Un año más tarde, en un tiroteo con la Guardia Civil en las cercanías de Ocero (León), fue herido en una pierna, pero consiguió escapar, huyendo hacia la provincia de Ourense, en los montes de Remesar.

Elías López Armesto, apodado “Pájaro”, nació en 1911 en la parroquia de Teilán (Bóveda, Lugo). Fue miembro de la III Agrupación del Ejército Guerrillero de Lugo, convirtiéndose en Lugarteniente. Se hallaba escapado en el monte junto a sus compañeros Bernardo Álvarez Trabajo y Manuel Fernández Soto cuando fueron delatados por un infiltrado de la guerrilla.

Manuel Fernández Soto, conocido como el “Coronel Benito”, nació en Mugardos en 1902. Fue marinero y militante del Partido Comunista de España (PCE). Tras el final de la Guerra Civil Española se exilió a la URSS y luchó en la II Guerra Mundial. Tras ésta, volvió a Galicia para formar parte de la dirección de guerrillas del PCE. Tras la caída de la dirección guerrillera en Galicia en julio de 1948 asumió la tarea de reorganizar la guerrilla sobre la base de consignas comunistas e inició un proceso de militarización, lo que lo llevó a enfrentamientos con los enlaces y las redes de apoyo, siendo acusado de ser un infiltrado. Poco después de asumir formalmente la jefatura de la guerrilla y la secretaría general del Comité Regional del PCE en marzo de 1949 fue denunciado por Francisco Cano, un infiltrado de su guerrilla, siendo asesinado el 22 de junio de 1949 a manos de la Guardia Civil en Penacoba, en la parroquia de Remesar (Bóveda) junto a Bernardo y Elías, y enterrados en el cementerio municipal de Teilán.

Los cuerpos de estos tres guerrilleros se encuentran en el cementerio de Teilán, inscritos en el registro civil como desconocidos, siendo enterrados en tres fosas individuales. Dos de ellas (las de Coronel Benito y Gasta) en la parte lateral izquierda de la Iglesia, junto al muro que cierra el cementerio al Norte, mientras que los restos de López Armesto se encuentran frente a los nichos de la parte posterior de la misma iglesia.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Grupo
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Vilavella

Fosa: Vilavella (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

Los testimonios señalizaban como lugar de enterramiento una zona ajardinada situada justamente atrás de la Iglesia de Vilavella; no obstante, por un lado varios testimonios y la información histórica recogida años atrás, situaron dicho enterramiento junto al muro sur de la iglesia. Además, a los cuerpos se les había practicado una autopsia muy superficial, y todo ello quedó recogido en la causa abierta en el juzgado militar eventual nº4 de la Octava Región Militar. En esta causa, no obstante, aparecen equivocadas las identidades de dos de las víctimas, ya que según ésta, los muertos eran Salvador Voces Canóniga, Pedro Voces Canóniga y Ovidio Peláez Rodríguez, cuando realmente, de estas tres identidades, tan sólo la de Pedro Voces es real, ya que Ovidio Peláez consiguió escapar del tiroteo y Salvador Voces no se encontraba presente en aquel lugar.

Los muertos en el combate serían en realidad el dicho Pedro Voces y dos guerrilleros naturales del municipio berciano de Arganza: Antonio Vega Guerrero, apodado Rizoso, de San Juan de la Mata (León) y cuyas iniciales coincidían con las del anillo, y Félix Yáñez González motejado como Vasco, también berciano y vecino de Campelo (León).

Eran cuatro los guerrilleros que se encontraban en la parroquia de Vilavella cuando se vieron sorprendidos por una veintena de guardias civiles alertados por un vecino de la población. El tiroteo acabó con la vida de tres de ellos, pudiendo escapar herido tan sólo uno de ellos. Tras la realización de la autopsia para la incorporación de ésta a la causa abierta por los sucesos, los cuerpos se enterraron en uno de los pasillos laterales del edificio parroquial.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Homenaje Pol
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación San Mamede do Rio

Fosa: San Mamede do Rio (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

A petición de un hijo de la víctima, se inició la investigación para localizar el cuerpo de José Antonio Rivas Carballés, un varón de 39 años natural de Fraialde (Pol, Lugo) y de oficio zoqueiro. José Antonio Rivas Carballés fue sacado de su casa el 27 de agosto de 1936 en presencia de su mujer y sus seis hijos, y conducido a una zona cercana al actual cruce entre las carreteras N-640 y N-540, concretamente en el lugar conocido como Rego do Can, donde fue fusilado y donde los vecinos de la zona encontraron su cadáver. Fue trasladado entonces hasta la iglesia de San Mamede do Río y, según nos explicó Dolores, una mujer octogenaria que reside justo al lado del cementerio de la aldea, se veló su cuerpo durante toda una noche y se enterró al día siguiente, aunque no lograba recordar el punto exacto. Según afirmaba también esta vecina, que aseguraba haber visto el cuerpo y su inhumación, José Antonio vestía el día de su muerte un traje de pana negro y unas botas de piel de becerra “muy buenas”.

La familia nunca supo en qué lugar se encontraba el cuerpo de José Antonio, hasta que en el año 1952 Josefa Pérez Veiga, viuda de José Antonio y madre de Ramiro Rivas, quiso emigrar a Argentina. Para poder viajar con sus hijos, Josefa necesitaba el certificado de defunción de su marido para demostrar que era la única tutora de éstos. Tras mucho preguntar y rogar por los pueblos de O Cádavo y Portomarín, finalmente el cura de éste último accedió a redactarle un certificado, aunque sin escribir el nombre y poniendo únicamente la referencia Un varón desconocido.

Tras una larga investigación y de contactar con varias personas, finalmente la familia conoció el lugar en el que había sido enterrado José Antonio, coincidente con la parroquia de San Mamede do Rio.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Exhumación Argomoso
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Argomoso

Fosa: Argomoso (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

Según explicaron los testigos y familiares de la víctima, José Antonio Díaz Álvarez estaba casado y tenía cuatro hijos cuando fue sacado a punta de pistola de su casa, situada en la pequeña localidad de Ove (Ribadeo, Lugo) por los falangistas locales. Éstos también tenían la intención de detener en la aldea próxima de Vilavella a un vecino llamado Pedro Soto, pero éste corrió mejor suerte y escapó con una herida de bala en una pierna, pudiendo refugiarse en el interior de una cueva marina en la ría de Ribadeo.

Por otra parte, José Antonio Díaz fue llevado a Miraveles, de donde consiguió huir después de haber recibido algunos disparos. Malherido estuvo escondido durante varios días en el barrio de Las Plazas, en Argomoso. Un chivatazo a los falangistas sobre el lugar donde estaba oculto le hizo presagiar su final. Fue asesinado a las cinco de la tarde del 20 de septiembre de 1936, delante del edificio de la escuela rural de Argomoso, tras recibir varios disparos en la nuca. Su ejecutor, según los archivos históricos consultados por la ARMH, fue el cabo municipal de Mondoñedo.

El libro de defunciones del Registro Civil de Mondoñedo recoge la muerte de una persona desconocida el 22 de septiembre de 1936, y se la describe como un hombre de 43 años, pelo castaño oscuro, de 1,78 de estatura, corpulento, con barba de varios días y bigote recortado. Vestía camiseta blanca, sobre la que llevaba otra oscura, sucia y con cremallera, chaqueta de tela, pantalón viejo de pana clara con rodilleras cuadriculares, calcetines blancos de estopa y zuecas del país y boina negra.

A inicios de 1979 los familiares y algunos testigos inscribieron a José Antonio Díaz en el registro de Ribadeo, haciendo constar que la personas recogida como “desconocida” en 1936 era en realidad José Antonio. Su viuda, además, solicitó la ayuda correspondiente a las viudas de guerra, la cual le fue concedida en mayo del mismo año 1979.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Moreno e outros ó chegar a Asturias (Eliseo)
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación A Fonsagrada

Fosa: A Fonsagrada (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: Andrés Crespo Prieto
Álbum de fotografías de la exhumación

Con la caída del Frente Norte en octubre de 1937, cientos de personas de Galicia tratan de escapar a la represión y volver a sus lugares de origen. Entre estos, se encuentran los 13 combatientes del Batallón Galicia que, según la memoria oral fueron descubiertos en los límites de Asturias y Lugo, entre los términos municipales de A Fonsagrada y Grandas de Salime, y asesinados por falangistas de la zona. Los cadáveres fueron inhumados por varios jóvenes de A Fonsagrada y sus cuerpos fueron enterrados en 3 fosas, conteniendo 8, 4 y 1 persona respectivamente.

Según los datos facilitados por los vecinos de la zona y a petición de los familiares, se puede asegurar que en ese lugar y no en otro se hallaban los restos de trece de los componentes del Batallón Galicia, algunas de cuyas identidades son las siguientes: José Moreno Torres, Jaime Machicado Llorente, Manuel Ramos Escarís, Odilo Masid Masid, Maximino Martínez Fernández, José Balado Gil, Emilio Novas Naya, Manuel Rivas Rey, Enrique García Lago, Luis Rafael Villar Sánchez y Albino Domínguez Marqués.

La exhumación de las tres fosas se llevó a cabo entre octubre de 2007 y marzo de 2008, en enterramientos localizados según los relatos de los vecinos, encontrándose una fosa conteniendo los restos de 8 personas, otra con 4 personas, exhumadas en primer lugar y, por último, una fosa individual, que contenía los restos de José Moreno Torres, “Comandante Moreno”, que fue enterrado un día después a sus compañeros y exhumado en marzo de 2008.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Fotografía Carlos Castro
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación O Amenal

Fosa: O Amenal (Coruña)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: Andrés Crespo Prieto
Álbum de fotografías de la exhumación

Las cinco víctimas fueron detenidas el día 20 de agosto de 1.936, siendo requeridas por las nuevas autoridades, posiblemente, de madrugada llevados a Santiago y recluidas durante horas. El día 20 de agosto de 1936 fueron asesinados y enterrados en dos fosas comunes situadas en un paraje conocido como O Amenal. Se conoce la existencia de dos fosas comunes con dos y tres cadáveres respectivamente pero se desconoce los nombres de las personas que pudiera contener cada una. De los enterramientos se encargaron vecinos de la aldea de Amenal, las fosas fueron cuidadas y respetadas hasta hace unos 20 años.

Los testimonios hablaban que el lugar de fusilamiento se localizaba en un camino perpendicular a la carretera N-547, en las inmediaciones del aeropuerto de Lavacolla, en un paraje conocido como Agra da Vila. La posterior inhumación de los cadáveres se sitúa exactamente a 250 metros en perpendicular al P.K. 87.500 de la citada carretera N-547. Esta hipótesis fue confirmada por varios testimonios directos que vieron los paseos, estamos hablando de vecinos de O Pino y Arzúa y numerosos testigos indirectos. Los nombres de las víctimas son: Isidro Filloy López, Andrés Filloy Mella, Ramón Garea Vázquez, Caitán Vázquez García y Ramón Rapela Sánchez.

La familia solicitó ayuda a la ARMH para la búsqueda y exhumación de los cuerpos, que tuvo lugar el mes de Agosto de 2007.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn