Archivo de la etiqueta: guerrilla

Memoria Histórica | |
161025-ARMH-Exhum Paramos (356)-33 (Copiar)
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Paramos- Val do Dubra

Fosa: Paramos (A Coruña)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

La Asociación localizó en Paramos (A Coruña), los restos de tres hombres y una mujer asesinados en marzo de 1949. Gracias a la documentación hallada y el testimonio de varios vecinos de la localidad que vivieron de primera mano el suceso, los trabajos de localización y exhumación de los cuatro guerrilleros fueron rápidos y precisos.

Estos cuatro guerrilleros formaban parte del Destacamento “Manolito Bello”, perteneciente a la IV Agrupación del Ejército Guerrillero de Galicia. Fueron descubiertos por la Guardia Civil el 5 de marzo de 1949 en la casa en la que estaban refugiados en Zas, Negreira. Eran cinco los guerrilleros ocultos en el domicilio de la familia Teiga, José María Castelo Mosquera, Vicente Peña Tarrasa, , Manuel Pena Camino, Manuel Ramiro Souto y Carmen Temprano Salorio. De los 5, tan sólo Ramiro lograría salvarse.

Las fuerzas de la Guardia Civil rodearon la casa de Carmen Teiga Rojo, donde empezaría un fuerte tiroteo entre los guerrilleros allí escondidos y la fuerza. Los guerrilleros lograrían en un primer momento escapar, pero pronto tendrían la primera baja, ya que fue herida de gravedad Carmen Temprano, que moriría poco después. El cuerpo de Carmen fue enterrado en el cementerio de Aro ese mismo día.

El resto de guerrilleros continuaron con su fuga, a la que se unió, Manuela Teiga N., ante la más que previsible represalia por ser punto de apoyo de los mismos. Ponen rumbo al norte de la provincia, pero, en torno a las cuatro de la tarde, son sorprendidos en los montes de Paramos (Val do Dubra), a menos de 20 km del punto de partida. Allí, el grupo es cercado y comienza un tiroteo a consecuencia del cual fallecerán cuatro de los miembros del grupo, Castelo, Peña, Pena Camino y Manuela Teiga, logrando escapar Manuel Ramiro.

Los cadáveres de los cuatro guerrilleros fueron expuestos al público en el Depósito Municipal de Paramos. Finalmente fueron enterrados en cajas de madera en el atrio del cementerio de Paramos el día siete de marzo de 1949.

Una variable en esta historia podría ser, según algunos familiares, que una de las personas asesinadas en marzo de 1949 en Paramos sería Erundino Vieito Baña, contradiciendo así los informes de la Guardia civil y la documentación. Según estos familiares, Erundino había escapado con los guerrilleros albergados en la casa de la familia Teiga y nunca más volvería, por lo que ahora serán los análisis forenses y las muestras de ADN las que revelen las conclusiones finales sobre la posible muerte de Erundino.

Noticias relacionadas

Libro visitas-Exhumación Igrexa Paramos

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
18003468989_199ea08edc_z
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Teilán II

Fosa: Teilán II (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

La fosa de Teilán (Bóveda, Lugo) estaba compuesta por tres enterramientos individuales en los que se encontrarían los cuerpos esqueletizados de Bernardo Álvarez Trabajo, alias Gasta, Manuel Fernández Soto, alias Coronel Benito, y Elías López Armesto, alias Pájaro. La defunción de estos tres guerrilleros antifranquistas aparecía inscrita en el Registro Civil como “desconocidos”. Sus cuerpos se disponían de la siguiente manera: dos fosas individuales (las de Coronel Benito y Gasta) en la parte lateral izquierda de la iglesia, junto al muro que cierra el cementerio al Norte, mientras que los restos de López Armesto se encontrarían frente a los nichos de la parte posterior de la misma (Causa 222/49 de Lugo).

El equipo de voluntarios de la ARMH realizó en septiembre de 2012 la exhumación de uno de los cuerpos localizados a la izquierda de la iglesia, un lugar muy señalado y bien marcado por los documentos históricos de la época. Confiando en que realmente los datos recogidos en el expediente militar eran ciertos, se procedió a exhumar el cuerpo del que, según dicha información, se correspondería con el de Bernardo Álvarez Trabajo. Durante esas tareas arqueológicas de exhumación, se dejaron al descubierto las dos fosas, que se ubicaban una al lado de la otra. De la que constaba como la fosa del Manuel Fernández Soto, únicamente se descubrió el cráneo, se fotografío, se documentó el lugar exacto en el que se emplazaba el enterramiento y, seguidamente, sin alterar su posicionamiento en la fosa, se volvió a cubrir. No obstante, antes de taparlo nuevamente, se extrajo un molar de dicho cráneo para que, en caso de no corresponderse las identidades y de, como terminó ocurriendo, los cuerpos hubieran sido enterrados incorrectamente, pudiera procederse a la identificación genética de este cuerpo y contrastarlo con las muestras indubitadas de los familiares de Bernardo.

Las muestras de ADN fueron remitidas al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que se encargaron de la identificación genética. Tras verificar que el cuerpo exhumado por ARMH en 2012 no se correspondía con el de Bernardo Álvarez, se demostraba que los cuerpos habían sido registrados erróneamente (desconocemos el motivo); de esta manera, se envió el molar extraído del cuerpo numerado como Individuo 2 (Fosa II).

Tras el análisis, se confirmó la identificación del cuerpo del Individuo 2 como Bernardo Álvarez Trabajo, por lo que se iniciaron todos los trámites necesarios para la exhumación de su cuerpo y su posterior análisis antropológico-forense (aunque en este caso serviría sólo para corroborar la identificación, certificar las causas de la muerte y comprobar si la autopsia realizada al cuerpo en 1949 es correcta o si también se halla falsificada).

Durante la exhumación del año 2012 se procedió a la búsqueda sin éxito del cuerpo de Elías López Armesto, por lo que sus restos no han podido ser recuperados. Cabe señalar que, según los informes de la época, se trataba de algunos restos sueltos encontrados en el monte y trasladados al camposanto de Teilán.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn