Archivo de la etiqueta: Galicia

Memoria Histórica | |
Exhumación Argomoso
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Argomoso

Fosa: Argomoso (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: René Pacheco Vila
Álbum de fotografías de la exhumación

Según explicaron los testigos y familiares de la víctima, José Antonio Díaz Álvarez estaba casado y tenía cuatro hijos cuando fue sacado a punta de pistola de su casa, situada en la pequeña localidad de Ove (Ribadeo, Lugo) por los falangistas locales. Éstos también tenían la intención de detener en la aldea próxima de Vilavella a un vecino llamado Pedro Soto, pero éste corrió mejor suerte y escapó con una herida de bala en una pierna, pudiendo refugiarse en el interior de una cueva marina en la ría de Ribadeo.

Por otra parte, José Antonio Díaz fue llevado a Miraveles, de donde consiguió huir después de haber recibido algunos disparos. Malherido estuvo escondido durante varios días en el barrio de Las Plazas, en Argomoso. Un chivatazo a los falangistas sobre el lugar donde estaba oculto le hizo presagiar su final. Fue asesinado a las cinco de la tarde del 20 de septiembre de 1936, delante del edificio de la escuela rural de Argomoso, tras recibir varios disparos en la nuca. Su ejecutor, según los archivos históricos consultados por la ARMH, fue el cabo municipal de Mondoñedo.

El libro de defunciones del Registro Civil de Mondoñedo recoge la muerte de una persona desconocida el 22 de septiembre de 1936, y se la describe como un hombre de 43 años, pelo castaño oscuro, de 1,78 de estatura, corpulento, con barba de varios días y bigote recortado. Vestía camiseta blanca, sobre la que llevaba otra oscura, sucia y con cremallera, chaqueta de tela, pantalón viejo de pana clara con rodilleras cuadriculares, calcetines blancos de estopa y zuecas del país y boina negra.

A inicios de 1979 los familiares y algunos testigos inscribieron a José Antonio Díaz en el registro de Ribadeo, haciendo constar que la personas recogida como “desconocida” en 1936 era en realidad José Antonio. Su viuda, además, solicitó la ayuda correspondiente a las viudas de guerra, la cual le fue concedida en mayo del mismo año 1979.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Cereixido (31)
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Cereixido

Fosa: Cereixido (Ourense)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: Andrés Crespo Prieto

Después del golpe de Estado que se produce en julio de 1936, buena parte de Galicia quedará, a los pocos días, bajo el control de los militares sublevados. Además de las grandes ciudades y capitales, también la Galicia rural estará bajo control de estas fuerzas, y una de ellas, será Valdeorras, en el oriente de Ourense. En toda esta zona existía una fuerte implantación del sindicalismo agrario, tal como han demostrado diversos estudios de reconocidos historiadores, y será por ello que la resistencia contra el golpe sea de consideración, a pesar de los escasos recursos que estas organizaciones tenían para enfrentarse al Ejército.

Debido a esto, toda la zona quedará controlada desde los primeros días, produciéndose con ello un hecho repetido en buena parte del Estado, como fue la huida de cientos de personas hacia las zonas montañosas, con el fin, en primer lugar, de salvar su vida ante la desproporcionada represión violenta y asesinatos que se estaban cometiendo de manera sistemática.

Un considerable grupo de la zona de Valdeorras, se refugiará en los montes próximos a Cereixido, en el concello lugués de Quiroga pero a escasos 20 km de O Barco de Valdeorras y entre ellos destacarán reconocidos miembros de organizaciones sindicales de la zona, aunque también campesinos y trabajadores. En los primeros días de septiembre de 1936, un grupo de unas 14 personas estaba durmiendo en un pajar de esta localidad, pero esa misma noche, un grupo formado por unos 50 falangistas y unos 30 guardias civiles, rodeó el pueblo entrada la madrugada, incendiando el lugar en el que estas personas se encontraban refugiadas, falleciendo todos ellos devorados por las llamas o bajo el fuego de las armas de este numeroso grupo de fuerzas sublevadas. Algunas de las identidades de las víctimas son las siguientes: Germán Fernández Prada, José Díaz González, Manuel Fernández Delgado, Manuel Feas Álvarez, Ovidio Rodríguez López y Aureliano Rodríguez Arias. La fosa común en la que se encontraban los restos de estas víctimas, enterradas al pie de la Iglesia de esta pequeña localidad de la montaña luguesa, fue exhumada en septiembre de 2008 y sus restos, incinerados a petición de los familiares, fueron reinhumados en cementerio de A Rúa en febrero de 2011.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Moreno e outros ó chegar a Asturias (Eliseo)
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación A Fonsagrada

Fosa: A Fonsagrada (Lugo)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: Andrés Crespo Prieto
Álbum de fotografías de la exhumación

Con la caída del Frente Norte en octubre de 1937, cientos de personas de Galicia tratan de escapar a la represión y volver a sus lugares de origen. Entre estos, se encuentran los 13 combatientes del Batallón Galicia que, según la memoria oral fueron descubiertos en los límites de Asturias y Lugo, entre los términos municipales de A Fonsagrada y Grandas de Salime, y asesinados por falangistas de la zona. Los cadáveres fueron inhumados por varios jóvenes de A Fonsagrada y sus cuerpos fueron enterrados en 3 fosas, conteniendo 8, 4 y 1 persona respectivamente.

Según los datos facilitados por los vecinos de la zona y a petición de los familiares, se puede asegurar que en ese lugar y no en otro se hallaban los restos de trece de los componentes del Batallón Galicia, algunas de cuyas identidades son las siguientes: José Moreno Torres, Jaime Machicado Llorente, Manuel Ramos Escarís, Odilo Masid Masid, Maximino Martínez Fernández, José Balado Gil, Emilio Novas Naya, Manuel Rivas Rey, Enrique García Lago, Luis Rafael Villar Sánchez y Albino Domínguez Marqués.

La exhumación de las tres fosas se llevó a cabo entre octubre de 2007 y marzo de 2008, en enterramientos localizados según los relatos de los vecinos, encontrándose una fosa conteniendo los restos de 8 personas, otra con 4 personas, exhumadas en primer lugar y, por último, una fosa individual, que contenía los restos de José Moreno Torres, “Comandante Moreno”, que fue enterrado un día después a sus compañeros y exhumado en marzo de 2008.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Exhumación Ponteareas
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Areas – Ponteareas

Fosa: Areas – Ponteareas (Pontevedra)
Fuente: Informe arqueológico de la exhumación
Autor: Andrés Crespo Prieto
Álbum de fotografías de la exhumación

Las cinco víctimas fueron detenidas en sus respectivos hogares por la Guardia Civil y fuerzas paramilitares afines a Falange Española entre los días el día 20 y 25 de diciembre de 1.936, siendo recluidas durante cuatro días en al calabozo municipal. Con la excusa de un traslado al Campo de concentración de la Isla de San Simón son sacados del calabozo, siendo asesinados todos ellos el 29 de diciembre de 1936 y apareciendo sus cuerpos en un paraje cercano a Areas conocido como “O Porto do Outeiro”.

Los testimonios hablaban que el lugar de fusilamiento se localizaba en las inmediaciones del P.K. 648 de la carretera N-120 en un paraje conocido por “O Porto do Outeiro”. La posterior inhumación de los cadáveres se sitúa exactamente en la parte trasera del atrio de la Iglesia Parroquial de Areas a 50 metros en perpendicular al P.K. 646 de la citada carretera N-120. Antaño esa parte de la zona eclesiástica era utilizada como cementerio, hasta que por la Ley de 1889, que prohibía enterrar los difuntos fuera de los cementerios, se construyó a escasos metros un nuevo campo santo. Esta hipótesis fue confirmada por varios testimonios directos , que vieron los paseos que durante estos días allí se cometieron y numerosos testigos indirectos.

La familia solicitó ayuda a la ARMH para la búsqueda y exhumación de los cuerpos, que tuvo lugar el mes de abril de 2009.

Más sobre la exhumación:
Noticias relacionadas

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn