Archivo de la etiqueta: franquismo

Memoria Histórica | |
archiva-querella-Billy-Nino-prescripcion_EDIIMA20180212_0323_19
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Billy el Niño, el policía acusado de torturas durante el franquismo, disfruta de un plus en su pensión por estar condecorado

 

El Ministerio del Interior ha confirmado que percibe un incremento salarial del 15% desde que fue condecorado

José Antonio González Pacheco recibió la medalla al Mérito Policial en 1977. Ha sido identificado como interrogador por víctimas del franquismo que denunciaron torturas

Raúl Rejón / eldiario.es / 10-05-2018

José Antonio González Pacheco, Billy el Niño, disfruta de un plus en su pensión por haber sido condecorado como policía. Así lo ha confirmado el Ministerio del Interior a una petición de información de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

El exinspector de policía percibe un aumento del 15% en su paga en virtud de haber recibido la medalla de plata al Mérito Policial de en 1977. “Sigue siendo beneficiario en su pensión del mismo incremento salarial que disfrutó a partir de su condecoración”, explica Interior.

El Boletín Oficial del Estado de 1 de julio de 1977 recoge que “el inspector de 1ª” García Pacheco recibiera esta condecoración “en atención a los méritos que concurren en el interesado”. La orden está firmada por el ministro de la Gobernación Rodolfo Martín Villa. La Asociación de Recuperación de la Memoria incide en la fecha de concesión real de la medalla: 13 de junio de aquel año “dos días antes de las elecciones” lo que considera que era premiar a Billy el Niño antes de que se constituyera un nuevo parlamento, el primer elegido democráticamente tras la Guerra Civil.

Billy el Niño ha sido identificado como interrogador por múltiples personas víctimas de tortura en la Dirección General de Seguridad. Siete personas se han querellado contra él aunque La justicia ha archivado una de las acciones por haber considerado extinguidas las responsabilidades al prescribir el delito. La dos últimas querellas son de marzo de este año: “ Me recibió a patadas, a puñetazos, a golpes, tirones de pelo… y luego me tocó otras cosas”, describió una de las denunciantes. 

Contra el exministro todavía está viva la llamada querella argentina que desarrolla la jueza María Servini e investiga   11 homicidios y crímenes de lesa humanidad como robo de menores o torturas cometidos durante el franquismo.

Interior aclara en su respuesta escrita que la condecoración “lleva aneja una pensión anual vitalicia equivalente al 15% de 14 mensualidades de sueldo y trienios” que nada tiene que ver con la pensión de clases pasivas. 

Fotografía destacada: La juez archiva una querella contra Billy el Niño por prescripción del delito EFE

https://www.eldiario.es/sociedad/Billy-disftruta-pension-condecorado-policia_0_769923271.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Margot-Moles-gran-atleta-republicana_EDIIMA20180502_0632_20
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Margot Moles, la atleta republicana reprimida por el franquismo que fue la primera española en participar en unos JJOO

El periodista Ignacio Ramos ha reconstruido la vida de esta mujer y la ha reflejado en el libro Margot Moles, la gran atleta republicana, publicado gracias a una campaña de crowdfunding.

La Casa de la Mujer de Zaragoza la homenajea este jueves en un acto que contará con la presencia del autor y que ha sido organizado por el Servicio de Igualdad municipal.

En atletismo, fue campeona de España de lanzamiento de disco, de peso y plusmarquista de martillo. También fue campeona nacional de hockey, de esquí y campeona de Castilla de natación.

Ella y su familia fueron reprimidas por haberse significado a favor de la República. Su marido fue fusilado en 1942 y ella fue obligada a dejar su empleo como docente y su carrera como deportista.

eldiario.es / ElDiarioAragón  / 03-05-2018

La Casa de la Mujer de Zaragoza celebra este jueves, a las 18:30 horas, un acto de homenaje a la figura de Margot Moles (1910-1987), pionera del atletismo femenino en España, primera mujer española en acudir a unos Juegos Olímpicos (en 1936) y la que por méritos propios se puede considerar como la deportista española más completa del siglo XX.

El periodista Ignacio Ramos ha reconstruido su vida y la ha reflejado en el libro Margot Moles, la gran atleta republicana (Ed. libros.com), publicado gracias a un crowdfunding. La obra rescata los méritos de esta mujer, que falleció en 1987 y que hasta hoy sigue sin haber recibido ningún reconocimiento de las instituciones deportivas. Una figura histórica cuya trayectoria, tal y como se explica en el libro, “fue frenada en seco y condenada al ostracismo por la dictadura franquista”.

El propio Ramos participará en el acto de homenaje organizado por el Servicio de Igualdad del Consistorio de la capital aragonesa y que presidirá la vicealcaldesa y consejera de Derechos Sociales, Luisa Broto. Intervendrán también la piragüista Selma Palacín, la atleta Isabel Macías y la nadadora y clown Helena Castillo Monteagudo, quien realizará un espectáculo relacionado con el tema. Asistirá, además, una sobrina de Margot Moles, que está afincada en Zaragoza y es la familiar más cercana que sigue viviendo en España.

Una atleta versátil: atletismo, hockey, esquí y natación

Margot Moles hizo historia en el deporte español durante en los años 30, proclamándose campeona nacional de lanzamiento de disco, peso y plusmarquista de martillo. Destacó, además de en atletismo, en disciplinas como el hockey -como capitana del Athletic Club de Madrid fue campeona de España en tres ocasiones-, el esquí -también campeona nacional- y en natación -campeona de Castilla de 100 metros braza-.

Todos estos méritos fueron invisibilizados durante el franquismo. Hasta el estallido de la Guerra Civil, Margot Moles trabajó como profesora de Educación Física en el Instituto-Escuela, “un centro educativo liberal, innovador, laico y mixto. La dictadura convirtió este colegio en religioso y apartó a las mujeres del deporte. En particular, ella y su familia fueron reprimidas por haberse significado a favor de la República. Su marido fue fusilado en 1942, ella fue obligada a dejar su empleo como docente y su carrera como deportista, y pasó a ganarse la vida bordando ropa para sacar adelante a su hija”.

Su vida, plasmada al fin en un libro

Saber qué fue de ella una vez que la dictadura la reconvirtió en una mujer anónima ha sido la labor que el periodista Ignacio Ramos ha conseguido reflejar en este libro. Ha tardado más de un año en reconstruir la vida de esta pionera del deporte español. El testimonio de una de las nietas de Moles ha sido fundamental para acceder a los álbumes familiares y conocer cómo se desarrolló su vida.

“Fue una mujer totalmente realizada, empoderada y hacía lo que le gustaba. Es un ejemplo clarísimo de cómo se reprimió en la dictadura la personalidad de las mujeres”, señala el autor.

El primer contacto de Moles con el atletismo fue en Madrid. Con 17 años, en 1927, su familia llegó a la capital procedente de Terrasa. Su padre comenzó a trabajar como profesor de Ciencias Sociales en el Instituto-Escuela, ella y su hermana acudieron a este centro como alumnas y un docente las propuso que se uniesen al club al ver que tenían buenas condiciones físicas. “Así empezó el atletismo femenino en España. Hasta entonces nunca se había realizado”, incide Ramos.

“Abrieron camino al resto. Cuando ellas empezaron a hacer atletismo en Madrid, en Barcelona otro grupo de atletas se animaron y así se realizó el primer Campeonato de España que enfrentaba a deportistas de las dos ciudades”, añade. Moles también destacó en la natación, un entorno en el que Ramos asegura que también había pocas féminas, “a las piscinas sobre todo acudían mujeres extranjeras no españolas”.

Esta mujer “fue la mejor deportista de los años 30″, concluye el biógrafo. En aquella década el deporte no estaba profesionalizado por eso a nivel amateur se practicaba una variedad amplia de disciplinas. En el libro destaca que Moles no solo fue rompedora por su habilidad deportiva, también por la estética que defendió junto a sus compañeras de equipo. “Hay fotos en las que salen sin sujetador, con pantalón y camiseta corta”.

___

Fotografía destacada: Margot Moles, la gran atleta republicana

Fuente:https://www.eldiario.es/aragon/cultura/Margot-Moles-republicana-franquismo-JJOO_0_767123983.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
5ae8a8caaf72f.r_1525244831881.0-15-800-427
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Hombres asesinados, mujeres valientes: historia de la represión franquista en Canarias

Sin una contienda bélica como la que sí hubo en la península, las islas fueron usadas desde los inicios como posición estratégica. Sin embargo, eso no frenó a los fascistas para dejar miles de muertos que, hoy día, continúan en fosas y sin justicia.

publico.es / Eduardo Robaina / 01-05-2018

Han trascurrido 82 años pero ese libro sigue sin tener un final. No al menos el que se merece. El paso del tiempo viene acompasado por el desprecio de muchos. Demasiados. Cada vez son menos los protagonistas de aquella historia, y llegará una mañana en la que ya no quede nadie. Relatos de terceros, libros y documentos tendrán la difícil tarea de evitar la absoluta desmemoria de los horrores e injusticias que se perpetraron a partir de aquel 18 de julio de 1936.

Lola Tejera, al igual que la II República, tiene 87 años. Natural de Tamaraceite (Gran Canaria), es la mayor de cuatro hermanos que ya nos están. Su edad se antoja como su mayor baza. Tiene mente e ideas tan frescas como los peores recuerdos que habitan en su interior. Ahora siente que es el momento de no guardarse ninguno de estas crueldades. Porque Lola representa en Canarias a las miles de mujeres que sufrieron la represión fascista y todo lo que conllevó después. Su padre, Juan Tejera Pérez, apodado “el comunista”, fue condenado a pena de muerte tras un consejo de guerra que consiguió conmutar a cambio de 12 años encarcelado.


Lola Tejera.- EDUARDO ROBAINA

Como a tantos otros, le privaron de su libertad por no pensar como los criminales falangistas. Lola tuvo que ver cómo su madre Frasquita sacaba adelante a sus hijos sin ningún recurso y siendo señalada por los vecinos. Por roja. Por tener a un rojo en la cárcel. Se las tuvo que ingeniar para no ver a sus pequeños sufrir ante la ausencia de su padre. Cada mes, se llevaba a uno de ellos para que pudieran verlo. A lo lejos. “Papá está en el coche”, decían inocentemente. Pero estaba tras las alambradas del campo de concentración de La Isleta. Cuando finalmente salió de prisión, lo hizo arrastrando una tuberculosis. “Lo querían mandar al sanatorio, pero mi madre no quiso. Se acabó curando gracias a la estreptomicina y a que ella le traía huevos y leche”, narra su hija orgullosa.

Lola creció, pero su futuro seguiría ligado a fantasmas del pasado. Se casó con Diego González, hijo de Francisco González Santana, uno de los “cinco fusilados de San Lorenzo”. Así fueron apodados el alcalde comunista Juan Santana Vega y el resto de miembros del consistorio del extinto barrio, asesinados el 29 de marzo de 1937 a las 16:00 tras un consejo de guerra sumarísimo. González Santana tenía 41 años. Jornalero de profesión, pertenecer a la Federación Obrera de Canarias fue su penitencia.

Su cuerpo, tras ser ejecutado, fue lanzado a una fosa común del cementerio de Vegueta, en la capital grancanaria. Allí permanece aún, junto al alcalde. “El sepulturero, cuando le tocó enterrarlos, se la jugó y los enterró juntos, colocando una lámina de mármol encima para ubicarlos”, relata su nieto Paco González. Él ha sido la voz en Canarias de todas aquellas personas que ya no pueden hacerlo, y en concreto de su padre Diego. A sus 92 años, una demencia comienza a llevarse sus buenos recuerdos. También los malos. Una noche, los falangistas entraron a su casa en busca de su progenitor Francisco González, escondido entonces en una cueva. Se fueron sin él, pero no sin antes sacar de la cuna a su hijo Braulio de tan solo cuatro meses. Las Brigadas del Amanecer lo estamparon contra la pared. Al día siguiente, la familia fue caminando hasta el cementerio, donde lo enterraron sin ninguna ayuda. Era época navideña.

Humillarlas hasta deshumanizarlas

Hombres fusilados, mujeres denigradas y recuerdos imborrables para una historia inacabada que solo tendrá su final en el momento en el que no quede bajo tierra ni un solo hueso sin exhumar.- EDUARDO ROBAINA

Sin marido y sin su pequeño de cuatro meses. A Dolores la habían matado sin necesidad de ninguna bala. Trabajar sin poder cotizar y no poder comer porque significaba enfrentarse a una auténtica humillación. Con cartilla de racionamiento en mano, era mandada al final de la cola cuando llegaba su turno, teniendo que alimentarse de las limosnas de los pocos que aún no la señalaban por ser la viuda de un rojo. Por si fuese poco dolor, dos de sus tres hijos fueron llevados a la Casa del Niño, un centro para niños de la posguerra. Dolores, ante el miedo de que sus hijos fuesen vendidos o les ocurriese algo peor, iba todas las semanas y les regalaba a las monjas telas hechas por ella con punto de cruz.

Otra de las mujeres de la familia que quedó marcada para siempre fue Rosa García López, prima-hermana de Lola. Era un paseo matutino de los tantos que hacía para comprar cada mañana cuando un grupo de falangistas la secuestraron. Al día siguiente, la ropa rota, la cabeza rapada y signos de haber sido violada fue lo que quedó de aquel día. La deshumanizaron “hasta el punto de no querer contar nada de aquello”, relatan sus descendientes.

Justicia entre interminables tiras y aflojas

Lola se sienta cada tarde al lado de Diego. Le coge de la mano y no le suelta. Transmite coraje y amor por partes iguales. Sabe el sufrimiento que hay detrás de esos ojos perdidos. Nunca perdió la esperanza de que llegase el día de la exhumación, aunque confía en que no sea demasiado tarde para él, como sí lo fue el indulto que, cuenta la familia, “llegó al ayuntamiento un día después de ser fusilados”. Un asesinato que, en 2010, le reclamaban. 2000 pesetas, exactamente. Ahora, entre interminables tiras y aflojas, un rayo de luz ha acabado por colarse entre las persianas de sus hogares. El momento de recuperar los restos llegará gracias a una inversión de 30.000 mil euros por parte del consistorio y el Cabildo, impulsor del proyecto.

Sima de Jinámar, un cono volcánico de 80 metros de profundidad al que se arrojó, vivos y muertos, a cientos de personas que pensaban diferente

Será presumiblemente antes de verano, donde se esperan rescatar más de 80 cuerpos, de los que 30 corresponderían a militares que resistieron el inicio del golpe en Marruecos. Pero no será el único enclave en el que se se hará memoria. También está previsto para finales de año recuperar todos los cuerpos que yacen en uno de los mayores símbolos de la violencia franquista en Canarias. Se trata de la Sima de Jinámar, un cono volcánico de 80 metros de profundidad al que se arrojó, vivos y muertos, a cientos de personas que pensaban diferente. Unos actos de reparación que se tornan proezas, cuando deberían ser la norma. Sin embargo, un año más -desde que Rajoy gobierna-, los Presupuestos Generales del Estado no destinarán ni un solo euro de su partida a la ley de Memoria Histórica, condenando nuevamente el derecho a cicatrizar de tantas personas. A eso hay que sumarle el rechazo del PSOE, PP y Ciudadanos a una posible reforma de la Ley de Amnistía de 1977 que permitiese juzgar los crímenes franquistas de torturadores que hoy pasean por Madrid, como es el caso de Billy El Niño.

Hombres fusilados, mujeres denigradas y recuerdos imborrables para una historia inacabada que solo tendrá su final en el momento en el que no quede bajo tierra ni un solo hueso sin exhumar. Las muertes producidas en esos 40 años de represión se siguen aferrando a una guerra en la que uno de los bandos solo hizo por defenderse. No obstante, en Canarias no hubo siquiera confrontación bélica con la que poder justificarse de algún modo. Las islas, usadas como territorio de retaguardia del ejército sublevado durante la Guerra Civil, fueron vestigios durante el golpe de Estado de una cruenta represión política sobre los militantes o simpatizantes de los partidos y sindicatos de obreros y republicanos. Aunque muchos datan en más de 5000 las muertes durante estos años, no existe un estudio profundo que lo verifique, dada la dificultad documental. El historiador Aarón León estima en 1.032 las personas ejecutadas tras sentencias de consejos de guerra y víctimas de “desapariciones” extrajudiciales. Unas cifras que hoy, más de 80 años después, siguen en el olvido como parte una amnesia colectiva.

Hombres asesinados, mujeres valientes.- EDUARDO ROBAINA

___

Fotografía destacada: Las manos de Lola Tejera.- EDUARDO ROBAINA

Fuente:http://www.publico.es/politica/hombres-asesinados-mujeres-valientes-historia-represion-franquista-canarias.html

 

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Cfakepathfosasastrejpg_EDIIMA20180427_0844_4
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Un error que ha permitido recuperar de manera inesperada la memoria de dos víctimas del franquismo

Su fosa apareció casualmente mientras se buscaba los cuerpos de dos hermanos víctimas de los falangistas: dos gemelos de camisa dieron la pista.

Este sábado se entregarán a sus familiares los restos de un sastre y un concejal socialista asesinados por los franquistas en Galicia.

“Hay que airear todo lo que ocurrió”, afirma el nieto de uno de los asesinados.

eldiario.es / Carlos Hernández / 27-04-2018

Mayo de 2016. Voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) excavan en el cementerio de Castroncelos, perteneciente a la localidad gallega de A Pobra do Brollón. Remueven la tierra con sumo cuidado. Buscan los cuerpos de José María y Ricardo García Moral, dos hermanos asesinados en 1936.  El 6 de septiembre de ese año un grupo de falangistas sacó de su casa a José María, afiliado a la UGT. Su hermano Ricardo no quiso dejarle solo y se empeñó en acompañarle, fuera cual fuera su suerte. Y la suerte fue la peor de las posibles.

Tras varias horas de trabajo, por fin aparecen los primeros restos mortales. Marco González, de la ARMH, coordinaba la excavación: “Algo no cuadraba. Solo había un cuerpo y, junto a él, encontramos unas llaves que parecían ser bastante modernas. Pensamos que podía tratarse de un enterramiento bastante más reciente que el que buscábamos”.

Tras volver a cubrir la fosa visitaron varios archivos en los que encontraron la sorprendente respuesta a todas sus preguntas: habían hallado por casualidad el lugar en el que estaban sepultadas dos víctimas del franquismo que no eran las que estaban buscando. Se trataba del sastre José Rodríguez Silvosa y del concejal socialista de Monforte de Lemos Ramón Somoza Álvarez, asesinados por los sublevados dos años después de que lo fueran los hermanos García Moral.

“Fue una satisfacción enorme —relata Marco a eldiario.es—. Primero por encontrarlos y luego porque pocos días después de difundir la noticia contactaron con nosotros familiares de las víctimas expresando su alegría porque les hubiéramos localizado y su deseo de recuperar sus restos”.

Gemelos y fragmento del cinturón de José Rodríguez Silvosa que fueron hallados en la fosa.

A diferencia de muchos otros asesinados por el franquismo, existe un procedimiento judicial abierto tras la muerte de José Rodríguez y de Ramón Somoza. Sus cadáveres aparecieron en la madrugada del 14 de julio de 1938, tirados en una cuneta de la parroquia lucense de Castroncelos. El médico que acudió al lugar para certificar su fallecimiento constató que la causa de la muerte obedecía a “disparos o heridas producidas por arma de fuego”.

La investigación judicial dio los primeros pasos para investigar el caso hasta que intervino el comandante militar de la zona. Según informó al juzgado, los dos hombres murieron por disparos de la Guardia Civil cuando intentaban fugarse. Una versión inverosímil ya que, de haber sido cierta, los agentes habrían informado inmediatamente sobre el suceso y no habrían dejado los cuerpos abandonados.

No era la primera, ni sería la última vez que se utilizaba la excusa de una supuesta evasión para justificar un asesinato político. La llamada ley de fugas fue una herramienta más para asesinar impunemente durante el franquismo. De hecho la tajante explicación del comandante provocó que el juzgado sobreseyera inmediatamente la causa.

Los familiares recuperan los restos este sábado

 “Los dos participaron en la resistencia que se organizó en Monforte de Lemos contra la sublevación franquista —relata Carmen García Rodeja, presidenta de la ARMH en Galicia—. Ambos acabaron huyendo al monte y lograron permanecer cerca de dos años fugados, hasta que en julio de 1938 les detuvieron y les asesinaron sin ni siquiera someterles a juicio”. Quizás porque se preparó para morir o simplemente porque era un experimentado sastre, José Rodríguez vestía con sus mejores galas: “con un traje claro en buen estado (…) con buenos zapatos de cuero”, se puede leer en el informe que el médico redactó sobre el terreno. En los puños de su camisa llevaba unos bonitos gemelos que fueron encontrados por los voluntarios de la ARMH en la fosa de Castroncelos.

Esos gemelos y la hebilla del cinturón de José; un pequeño botón blanco y otros objetos personales de Ramón llegarán, por fin, este sábado, a manos de sus descendientes. En un acto que se celebra a mediodía en la casa de la cultura de A Pobra do Brollón, el alcalde de esa localidad junto al de Monforte de Lemos y a los responsables de la ARMH entregarán los restos mortales de las dos víctimas a sus respectivas familias.

“Estamos agradecidos y muy felices al recuperar sus restos —afirma Víctor Manuel Bermúdez, nieto del sastre asesinado—. Esto supone cerrar un círculo sobre algo que siempre se nos ha ocultado. Mi madre, la hija de José, nunca quiso hablar con ello”. Víctor Manuel empezó a investigar la historia de su abuelo hace mucho tiempo: “Aún no había muerto Franco. Yo solo tenía 15 años y empecé a preguntar por mi abuelo en Monforte. Nadie me decía nada. Unos porque no sabían y otros porque no querían. Vivíamos entre gente que no hablaba. Incluso mi madre había cerrado la mera posibilidad del recuerdo”.

Casi cinco décadas después de aquella infructuosa búsqueda, aquel niño convertido ya en sexagenario vio como se desvanecía el muro de silencio que rodeaba la historia de su abuelo: “Tienen que conocerse estos hechos públicamente. Todos. No solo los que tienen más repercusión mediática como los enterrados en el Valle de los Caídos. Hay que airear lo que ocurrió”, concluye Víctor Manuel.

Para Marco González, Carmen García Rodeja y el resto de voluntarios de la ARMH el trabajo no ha terminado: “Ojalá podamos encontrar a los hermanos García Moral —confiesa Marco—. Tenemos muy presente a su nieto, Pepe Ogando, que llevaba años buscándoles y que fue el que nos empujó a iniciar esta búsqueda que nos ha permitido hallar y exhumar a estas otras dos víctimas. Espero que algún día Pepe también pueda reencontrarse con los suyos”.

___

Fotografía destacada: Exhumación de la fosa de Castroncelos durante la primavera de 2016.

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/permitido-recuperar-inesperada-victimas-franquismo_0_765374413.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Presa Villameca 3
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Villameca, un dique de silencio y olvido

Trece presos políticos trabajaron en las obras del pantano de Villameca. Una investigación del escritor y activista Abel Aparicio sigue la pista a la empresa constructora que con el tiempo pasó a formar parte del Ibex 35.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 23-04-2018

«Recuerdo de pequeño, a principios de los años noventa, observar el pantano de Villameca como el que mira algo grandioso y a la vez incomprensible. Una masa enorme de agua en medio de la tierra. No lo sé, pero seguramente mi padre y mi madre me explicaran durante alguno de los múltiples domingos que subíamos al pantano a bañarnos y a merendar, que toda esa agua estaba ahí porque tres presas la retenían desde que entraran en funcionamiento en 1947».

Quien así habla es Abel Aparicio, de San Román de la Vega, que ha investigado la participación de 13 presos políticos del franquismo en la construcción del pantano de Villameca, ha seguido la pista a la empresa constructora que levantó el muro de la presa, Ginés Navarro y su transformación a lo largo de las décadas en el emporio actual de Florentino Pérez, y ha puesto el foco sobre la figura de un militar del bando de los golpistas del 36 que llegó a ser presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero y a quien todo el mundo recuerda en la zona como un benefactor a pesar de que las obras que se le atribuyen, asegura, son anteriores a su mandato y fueron sufragadas por la Junta Vecinal.

Abel Aparicio, esta semana, con la presa de Villameca de fondo. RAMIRO –

En cambio la memoria de los presos está atrapada en «un dique de silencio y olvido’, señala. Aparicio, que es activista del Ateneo Republicano de Astorga, explica que inició sus pesquisas hace un año. «Alguien me habló de un campo de trabajo en Villameca, formado por presos políticos, utilizados como mano de obra esclava por el régimen franquista, para gloria propia y enriquecimiento de sus amigos».

A través de la ARMH (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica) logró recabar los nombres, apellidos y edad de 13 de estos presos. Contaban entre 16 y 58 años y venían penados de Burgos, Oviedo, Valladolid, Málaga, Segovia, Sevilla, La Coruña y otros lugares no localizados. Estos presos estuvieron alojados en barracones en Villameca. Es todo lo que ha podido saber de ellos.

El investigador siguió la pista de la pasta. Como en la serie The Wire, «cuando la policía de Baltimore se cansó de correr detrás de la droga para dar con los narcotraficantes, decidieron ir detrás del dinero y así encontrar, por fin, a las personas que estaban dirigiendo el negocio».

Así dio con la empresa Ginés Navarro e Hijos S. A., fundada en 1930, que además de la presa de Villameca ejecutó numerosas obras públicas para el régimen franquista, como la carretera que une El Escorial con Villanueva del Pardillo (1940), el pantano de Luna en 1945, el canal del Jarama en 1952, parte de la carretera de Cáceres a Badajoz en 1960 o la zona de regadío entre Ejeme y Galisancho (Salamanca) en 1965.

El pantano de Villameca fue ideado hacia 1900 y en 1934 ya estaba en obras. Así se desprende de una curiosa nota que aparece en el Diario de León el 26 de mayo de aquel año:«Por hechicera. Ante la Guardia Civil de Astorga denunció el vecino Julio Juárez que con ocasión de encontrarse con su esposa Remedios González y su cuñado, Agenar González, viendo las obras del pantano de Villameca habían sido agredidos por ocho o diez vecinos de este pueblo (…)». (A la mujer de Julio la tenían por «hechicera» y había «puesto en entredicho la reputación de una vecina de dicho pueblo»).

La guerra civil interrumpió las obras, cuya reanudación anunció el presidente de la Diputación, Rodríguez del Valle, en el rotativo el 6 de septiembre. En 1941 las obras se desarrollaban con «gran intensidad» y el 2 de octubre de 1946 fue inaugurado por Franco, aunque no se puso en servicio hasta 1947 y proseguirían las obras del aliviadero aún en 1949.

En este contexto aparecen los presos políticos como mano de obra de ocasión. Se calcula que más de 400.000 presos políticos fueron utilizados como mano de obra barata en numerosas obras y sectores tras la Guerra Civil y según el historiador Luis Gutiérrez Molina un total de 90 empresas solicitaron al régimen cuadrillas de estos presos-trabajadores.

«Desde hace unos años en España, se está investigando el origen de las grandes fortunas y de aquellas empresas que cotizan en el Ibex 35. No es casualidad que muchas de ellas se enriquecieran durante el Franquismo, usando para ello, en varios casos, mano de obra esclava», apostilla citando el libro el libro Ibex 35 (Ed. Capitán Swing, 2017) de Rubén Juste..

Abel Aparicio siguió rastro de Ginés Navarro e Hijos en la hemeroteca. Y se encontró con el nombre de Mariano López, presidente de la constructora en 1991, que «tuvo que pagar la cantidad de 100 millones de pesetas para quedar en libertad provisional» acusado de delitos de estafa y fraude fiscal por la compra de facturas falsas (El País, 15 de diciembre de 1991).

Tres años más tarde, las acciones de la empresa Ginés Navarro, S. A. salían a bolsa. Se lanzaba al mercado con la oferta pública que Alba —corporación financiera del Grupo March y propietaria del 35% de las acciones de la constructora— dirigida exclusivamente a sus accionistas.

En este punto, el investigador recuerda que Juan March Ordinas fue el fundador del grupo y quien financió el Dragón Rapide, avión que trasladó a Franco desde Canarias a Tetuán «para comenzar el golpe de Estado contra el Gobierno de la República legítimamente constituido», apostilla.

En 1997, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publica el acuerdo de las juntas de generales de accionistas que acuerdan la fusión de Ginés Navarro S.A. con OGP Construcciones, dando lugar a lo que hoy es ACS cuya cabeza visible es Florentino Pérez.

Más allá del lucro de las empresas, el historiador Nicolás Sánchez Albornoz, que estuvo preso en Cuelgamuros y llevaba la contabilidad de las obras del mausoleo, denuncia que que el Estado «hacía un negocio redondo» con los presos, pues cobraba 10,5 pesetas diarias por preso a la empresa Molán, cuyo rastro ha encontrado años después en la Costa del Sol.

«El negocio que el Estado hacía se descompone en concreto de la manera siguiente. De las diez pesetas con cincuenta céntimos diarias devengadas, dos reales iban a parar a una cartilla de ahorro abierta a nombre del penado. El total economizado por él le era entregado de una vez al cumplir la condena y ser lincenciado», relata en Cárceles y exilios. Anagrama 2012.

Calcula que «por cada año trabajado el preso venía a ingresar unas 150 pesetas, a razón de 50 céntimos por 310 días trabajados, descontando domingos y festivos». «Ahorrar por consiguiente unas mil doscientas cincuenta pesetas después de ocho trabajados —pongamos por caso— suenan a burdo sarcasmo».

La redención de penas por el trabajo ideada por el régimen franquista solventaba al mismo tiempo el grave problema de saturación de las prisiones y fue una fuente de ingresos para el Estado, donde el hacinamiento aumentaba el riesgo de mortalidad. «El preso traía más cuenta en el tajo que muerto», recalca Sánchez-Albornoz.

Por su parte, Aparicio subraya que el Estado español «tiene varias deudas pendientes con el pasado», entre ellas los campos de trabajo como el de Villameca o el de Miranda de Ebro, que fue visitado en 1940 por Heinrich Himmler, que es considerado «el ideólogo de los campos de exterminio nazis y de la Brigada Político Social del régimen franquista».

La existencia y el funcionamiento de los campos de trabajo del franquismo, especialmente al finalizar la guerra, «debería enseñarse en los centros de educación», reivindica, sin olvidar el lucro que supuso para aquellas empresas hoy trasmutadas en poderosos emporios a los que el Estado paga el rescate de las autopistas o una indemnización millonaria —1.350 millones de euros— por el caso Cástor. «¡Qué bien resumido está todo esto en La escopeta nacional!», ironiza.

La verdad sobre el general Latorre Roca

 

En la presa del pantano de Villameca hay una placa, de 1957, dedicada al teniente general Rafael Latorre Roca, como «prueba de agradecimiento y cariño». ¿A qué responde este homenaje? «Nos trajo el teléfono, nos trajo el agua a las casas, puso la calle principal con aceras y árboles y creó la fundación General Latorre, entregándole al pueblo 1.000.000 de pesetas en 1962, más una merienda y unos zapatos a las niñas y niños en Navidad. Es lo mejor que le pasó al pueblo», ha oído recitar de memoria Abel Aparicio a varias vecinas de Villameca. La realidad, asegura, es que «las 15.90’7,50 pesetas que costó» llevar el teléfono «las pagaron las vecinas y los vecinos de Villameca», como consta en el acta de 12 junio de 1949 y las tuberías para llevar al agua a las casas costaron a cada 25 pesetas de las de 1935 (acta de 9 de diciembre) por vecino, mucho antes de que el militar golpista fuera reconvertido por el régimen en presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), cargo que ostentó hasta 1956; las aceras y arboleda también la pagaron los vecinos y «el millón de pesetas quedó reducido a 20.000 pesetas (2%) según el BOE de 17 de julio de 1962». «Idealizar el pasado, con el miedo como factor determinante, fue el mayor triunfo del golpe de Estado y la dictadura franquista», denuncia el investigador. No hay rastro, en cambio, de los presos que allí trabajaron. Nadie los recuerda.

Latorre Roca. DL

El relato de los vencedores

«Construir un relato a la medida de los vencedores fue otra forma de represión para la España que sufrió la tiranía del régimen dictatorial», afirma Abel Aparicio sobre la placa del teniente general Latorre en Villameca. Aparte de golpista, participó en las batallas de Guipúzcoa, Vizcaya y Álava y estuvo al mando de la III Brigada de las de Navarra como coronel, para ascender luego a general y a teniente general. «Que una persona con su historial tuviese una placa en cualquier pueblo de Alemania, sería impensable», subraya. Aparicio culpa al modelo de transición, con la ley de amnistía de 1977, de que el relato de los vencedores perdure, pese a que hubo 114.226 desapariciones forzosas, sólo superadas por Camboya. Los crímenes de lesa humanidad «no prescriben», recalca señalando a PP, PSOE y Cs. «Es hora de llamar a las cosas por su nombre», concluye. «Como dice Cristina Fallarás en su libro Honrarás a tu padre y a tu madre: ‘Maldigo, pues a quienes matan la memoria. Maldigo a los oscuros constructores de silencio’», concluye.

___

Fotografía destacada: El muro de la presa destaca sobre las nieves. APARICIO –

Fuente:http://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/villameca-dique-silencio-olvido_1243613.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
548c262c4f1c0.r_1524581543328.0-0-400-206
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ARMH considera “una vergüenza” los procedimientos para exhumar los cuerpos de los hermanos Lapeña en el Valle de los Caídos

Su presidente, Emilio Silva, cree que es “lamentable” que no se dejara el acceso ayer a las familias al Valle de los Caídos en un “momento muy importante para esas personas”.

publico.es / EFE / 24-04-2018

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva, ha señalado este martes que los procedimientos que ha requerido Patrimonio Nacional a las familias de las víctimas del Valle de los Caídos para exhumar a sus parientes son “una vergüenza”.

Ayer, lunes, finalizaron los trabajos preliminares de campo en el Valle de los Caídos que deben establecer en primer término las posibilidades de acceso al recinto, la maquinaria y el personal preciso para ello.

En caso de tener un informe positivo, un Consejo Médico Forense deberá determinar si se pueden exhumar los restos de los hermanos Lapeña en la zona sin manipular los cadáveres de terceros, ya que, en caso contrario, se abriría un nuevo proceso judicial que ninguna de las partes se atreve a pronosticar cuánto se prolongará.

En declaraciones a Efe, Silva ha considerado que es “lamentable” que no se dejara el acceso ayer a las familias al Valle de los Caídos en un “momento muy importante para esas personas”. “Es difícil de entender. Ellos no iban a suponer un problema para los trabajos que se estaban realizando”, ha añadido.

Preguntado por la labor de los técnicos en la zona ha reconocido que es un “paso adelante” aunque ha criticado que tenga que realizarse por la vía judicial y no cuenta con las facilidades de las administraciones.

El representante de la agrupación ha advertido que los restos de los hermanos Lapeña se han podido “deteriorar más” en los años de juicio, una situación que es “responsabilidad de Patrimonio y la Abadía”.

Sobre la congregación religiosa ha explicado que se han “sublevado” a una sentencia judicial y se han “evadido de la justicia”. “Ahora la estrategia de preservar el derecho de terceros se corresponde al miedo que tienen de que salgan los restos del Valle de los Caídos”, ha valorado.

Asimismo, ha recordado que durante los dos años de sentencia firme otros familiares podrían haber presentado alegaciones en el proceso judicial, situación que no ha ocurrido. “Como mucho se tiene que hacer un edicto que está publicado durante quince días”, ha recalcado.

___

Fotografía destacada: Emilio Silva. Presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria.

Fuente:http://www.publico.es/politica/armh-considera-vergueenza-procedimientos-exhumar-cuerpos-hermanos-lapena-valle-caidos.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
a
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La esperanza de la langreana que lucha por exhumar a su abuelo del Valle de los Caídos

Maribel Luna confía en que el Tribunal de Estrasburgo autorice a sacar a Aquilino Baragaño Montes, cuyos restos se encontrarían en una caja cercana a la de los aragoneses Manuel y Antonio Lapeña. «A mi abuelo lo queremos con nosotros», dice

lavozdeasturias.es / Carmen Liedo / 24-04-2018

La langreana Maribel Luna Baragaño ha estado todo el lunes pendiente de las noticias, de la información que iba saliendo a lo largo del día del comienzo de los trabajos para las exhumaciones en el Valle de los Caídos de los hermanos de Zaragoza Manuel y Antonio Lapeña y los soldados Pedro Gil Calonge y Juan González Moreno. Este hecho histórico para ella es importante pero a nivel personal, porque desde hace diez años lucha por recuperar los restos de su abuelo, fallecido el 22 de abril de 1937 (precisamente el domingo hizo 81 años) tras un combate en Salas durante la Guerra Civil. El cuerpo de Aquilino Baragaño Montes, el «Ruiseñor de Langreo» como se le conocía, fue enterrado inicialmente en un cementerio en La Barrosa, pero fue exhumado y trasladado al Valle de los Caídos en 1959. Quiere la casualidad que la caja con sus restos sea una cercana a la de los hermanos Lapeña. «Ellos están en la 2.069 y la de mi abuelo es la 2.135», comenta Maribel Luna «muy esperanzada», porque si los técnicos consiguen acceder a donde se encuentran los aragoneses, quedarían accesibles los restos de su abuelo para sacarlos de allí si obtuvieran una resolución favorable del Tribunal de Estrasburgo, a donde han elevado su caso después de pasar por diversos procesos judiciales en nuestro país.

«Hoy es un día muy importante, estamos un poco más cerca de los restos de mi abuelo después de 10 años luchando», comenta emocionada la nieta de Aquilino Baragaño Montes (1910 Candanedo, Langreo), que considera que el de hoy es «un primer paso para que puedan estudiar la manera de entrar a donde se encuentran, porque al parecer hay un muro de hormigón y nunca pudieron acceder», explica con la información de la que dispone. Así, después de la actuación preliminar de hoy, confía en que en un plazo de 20 días se emita un primer informe. «La sentencia que hay para los hermanos Lapeña es firme y hay que cumplirla y por lo menos con esto ya se hace algo», comenta esta langreana que después de 10 años luchando está esperanzada «con que si todo está bien, nos autoricen a sacarlo del Valle de los Caídos».

El tiempo apremia

«A mi abuelo lo queremos con nosotros», dice Maribel Luna dejando claro su disposición a seguir reclamando la exhumación de los restos de su abuelo, aunque consciente de que el tiempo apremia por su madre. «Esto ya nos corre un poco de prisa, porque mi madre es mayor», dice asumiendo que el tiempo de vida que le puede quedar va a menos y que le gustaría lograr traerle a su padre antes de que ella faltara.

Para ella, la exhumación en el Valle de los Caídos que daba comienzo hoy es una puerta que se abre que espera que no se cierre hasta que salga la resolución del Tribunal de Estrasburgo, a donde el abogado que lleva su caso, Eduardo Ranz, lo elevó hace ya seis meses. Por eso matiza que en su familia están «esperanzados pero cautelosos».

___

Fotografía destacada: Aquilino Baragaño Montes

Fuente:https://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2018/04/23/esperanza-langreana-lucha-exhumar-abuelo-valle-caidos/00031524509840655916166.htm

 

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
valle-de-los-caídos-1024x685
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Emilio Silva: “Patrimonio y la Comunidad Benedictina del Valle de los Caídos han incumplido una sentencia judicial”

El presidente de la Asociación para la Recuperacion de la Memoria Histórica (ARMH), Emilio Silva, ha valorado la exhumación de los cuerpos de los hermanos Lapeña  del Valle de los Caídos en La Cafetera de radiocable.com. Para Silva “es sorprendente que tanto Patrimonio como la comunidad benedictina del Valle de los Caídos hayan incumplido una sentencia judicial”. “Lo que tendría que tener consecuencias penales y que ningún ciudadano de a pie podría hacer”, dijo.

radiocable.com / 24-04-2018

Puesto que hace “dos años hubo una sentencia judicial por la vía civil que daba derecho a la familia de los hermanos Lapeña” a la exhumación de la que hoy se está hablando.

Emilio Silva ha señalado que “lo que se ha venido haciendo desde Patrimonio ha sido retrasar estos trabajos hasta el día de ayer”. Ya que, “un instituto experto en construcción del Centro Superior de Investigaciones Científicas está valorando la posibilidad de entrar en una serie de cavidades que tienen los laterales de la Basílica del Valle, donde se encuentran los restos de 33.000 personas”. “Para ver si resistirían los trabajos de movimiento de las cajas de restos de seres humanos y ver si se podían rescatar los restos de los hermanos Lapeña”, continuó.

Nietos de familiares del bando republicano y nacional están a la espera de estas exhumaciones. Algo cuya explicación reside en la estrategia que, decía el presidente de la ARMH, puso en práctica Franco “en el año 59 para fingir que ya no existían dos Españas” y “meter” así “a soldados que estaban en los dos ejércitos” en el Valle de los Caídos.

El PSOE ha hecho una propuesta para que el Valle de los Caídos sea un lugar de reconciliación. Pero, para Emilio Silva, “llamarle al Valle de los Caídos un lugar de reconciliación, cuando fue construido por esclavos políticos y hay miles de personas en las cunetas, sería casi como otro eslogan publicitario”. Silva pide “restaurar una justicia verdaderamente democrática”.

Escucha”#LaCafeteraCUELGAMUROS .- Hablamos con @emilio_silva_ sobre las exhumaciones en el Valle de los Caidos” en Spreaker.

__

Fuente:http://www.radiocable.com/emilio-silva-patrimonio-valle-de-los-caidos-exhumacion-sentencia-judicial-551.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1428943886_970395_1428990867_noticia_normal
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La piqueta entrará el lunes en el Valle de los Caídos para exhumar a dos cuerpos

Seis años después de que los familiares de los hermanos Lapeña, fusilados por el Franquismo, pusieran la primera demanda, varias sentencias les han dado la razón, pero Patrimonio Nacional ha ido dilatando la exhumación.

cadenaser.com / Alfonso Ojea / 19-04-2018

Dos años después de que la Justicia autorizara la exhumación de los cuerpos de dos víctimas del franquismo enterradas en el Valle de Los Caídos, la piqueta entra por fin en Cuelgamuros. El próximo lunes, forenses y arqueólogos van a derribar el muro que impide penetrar en el osario de la Cripta del Sepulcro.

Los restos de los hermanos Lapeña están localizados en esa zona de la Abadía, pero se ignora cuál es la situación arquitectónica. La rotura de ese muro abre una etapa histórica en la que ya no será posible mantener únicamente el recuerdo para los 38.000 españoles que siguen enterrados en ese monumento a la dictadura.

Dos años después de la sentencia histórica del juzgado del Escorial, el muro que impide exhumar los restos va a caer. El lunes próximo, a las 9:30, un equipo de forenses, arqueólogos y técnicos de Patrimonio Nacional, propietario del recinto, van a recorrer los 100 metros que separan la entrada del templo de la Cripta del Sepulcro.

Allí, antes de comenzar los trabajos para acceder a los osarios, pasarán junto a las tumbas de Franco y José Antonio y seguramente un ramo de flores frescas descansará ya, a esa hora, sobre la lápida del dictador, como viene pasando cada día de los últimos 43 años.

Los arquitectos y peritos del Instituto Torroja de Ciencias de la Construcción van a ser los que analicen esa cripta, ese osario y la situación de los restos cadavéricos de las miles de víctimas que fueron inhumadas sin autorización en esta abadía benedictina. El abogado de la familia Lapeña, Eduardo Ranz habla de momento histórico.

___

Fuente:http://cadenaser.com/emisora/2018/04/19/radio_madrid/1524116611_241798.amp.html?ssm=fb&__twitter_impression=true

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
personas-visitado-exposicion-Auschwitz-lejos_EDIIMA20180417_0374_19
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La exposición sobre Auschwitz rectifica y da mayor protagonismo a las víctimas españolas del nazismo

La muestra que se exhibe en Madrid da marcha atrás e incluye información sobre los españoles deportados a campos nazis, a los que había ignorado.

Las asociaciones memorialistas, que dieron la voz de alarma, se muestran satisfechas: “Era inconcebible”, dice Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

eldiario.es / Carlos Hernández / 17-04-2018

Los cerca de 10.000 españoles y españolas que fueron deportados a los campos de concentración nazis ya disponen del espacio que merecen en la gran exposición sobre Auschwitz que se exhibe en Madrid. Los responsables de la muestra han corregido el error que cometieron inicialmente de ignorar, casi por completo, a esos compatriotas que vivieron y perecieron en los campos de la muerte de Hitler. La exposición Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos se inauguró el pasado mes de diciembre en el Centro de Exposiciones Arte Canal, donde se sigue exhibiendo con gran éxito de crítica y de público.

La muestra nació ocupando veinticinco salas, exhibiendo centenares de paneles informativos y más de 600 objetos originales del campo de concentración. Un proyecto de grandes proporciones en el que, sin embargo, apenas se daban unas brevísimas referencias, con datos erróneos y contradictorios, sobre las víctimas españolas del nazismo. La Amical del campo de concentración de Ravensbrück y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) fueron las primeras en dar la voz de alarma el pasado mes de enero. Ello, unido a la información publicada por este diario, animó al director de la exposición, Luis Ferreiro, a reconocer el error y a comprometerse a subsanarlo lo antes posible.

Desde hace algunos días esa promesa se ha convertido en realidad. Quienes visitan la exhibición se encuentran ahora con un gran panel informativo, en castellano y en inglés, dedicado en exclusiva a recordar a los “republicanos españoles deportados a los campos de concentración nazis”. Lo ilustra una fotografía emblemática realizada por Francesc Boix, el fotógrafo barcelonés de Mauthausen. En ella se puede ver a un numeroso grupo de supervivientes españoles posando en el interior del campo de concentración, poco después de que fuera liberado por las tropas estadounidenses el 5 de mayo de 1945.

Parte del nuevo panel informativo que resume la historia de las víctimas españolas de los campos de concentración nazis

En el texto que acompaña a la instantánea se ofrece un breve, pero completo resumen de la durísima epopeya que vivieron todos estos hombres y mujeres. En él se puede leer, entre otras cosas, cómo su deportación a los campos nazis se produjo “con la aquiescencia del régimen franquista”. Quienes se detengan ante él podrán conocer, además, las cifras de fallecidos, cerca de 5.500, y el número de españoles que hubo en cada campo de concentración alemán: 6980 en Mauthausen, 532 en Buchenwald, 530 en Dachau, 389 en Neuengamme o 104 en Sachsenhausen.

Satisfacción de las asociaciones memorialistas

No es la única mejora que se ha realizado en este sentido. La exhibición también ha corregido los datos erróneos y contradictorios que los visitantes escuchaban en la audioguía. Además, en el mes de mayo, coincidiendo con el 73º aniversario de la liberación de Mauthausen, se programarán diversas actividades en el marco del programa cultural que acompaña a la exposición; entre ellas, una conferencia sobre los deportados españoles que impartirá la historiadora Rosa Torán el día 24 .

“Se trataba de una exposición de grandes dimensiones –comenta su director, Luis Ferreiro, a eldiario.es–, pero creímos que era justo atender a las sugerencias que se nos hicieron y ampliarla para paliar esa falta de información sobre la conexión española”.

Vagón utilizado por los nazis para transportar prisioneros hasta los campos de concentración que se exhibe en la muestra JESÚS VARILLAS

En los cuatro meses que lleva abierta al público, Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos ha atraído a más de 250.000 visitantes. Una cifra tan llamativa que ha provocado que los responsables de la exposición no descarten retrasar su cierre, previsto inicialmente para el 17 de junio, y prorrogar au exhibición más allá del verano. Después la muestra viajará, ya con la información ampliada sobre las víctimas españolas, a otras seis ciudades europeas y siete del continente americano.

“Nos alegramos mucho de que se haya producido esta rectificación”, asegura a eldiario.es el presidente de la ARMH, Emilio Silva. “Era inconcebible que una exposición sobre Auschwitz en nuestro país se olvidara, precisamente, de las víctimas españolas del nazismo. En cualquier caso, lo sucedido demuestra la falta de conocimiento que existe en España sobre este tema y el mucho trabajo que queda por hacer. ¿Para cuándo una gran exposición como esta dedicada a los españoles y españolas que sufrieron y murieron entre las alambradas nazis? Contamos con objetos, fotografías, relatos e historias suficientes para llevarla a cabo. Ojalá pronto las instituciones privadas y públicas pongan el interés y los recursos necesarios para hacerla realidad, como han hecho con Auschwitz”.

___

Fotografía destacada: Más de 250.000 personas han visitado ya la exposición “Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos” JESÚS VARILLAS

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/exposicion-Auschwitz-rectifica-protagonismo-espanolas_0_761874153.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn