Archivo de la etiqueta: franquismo

Memoria Histórica | |
5b996656a4cd4
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Donostia recuperará las voces silenciadas de miles de mujeres durante el franquismo

Coincidiendo con el aniversario de la caída en manos de las tropas franquistas, la capital guipuzcoana ofrecerá un espectáculo a modo de homenaje a todas aquellas que sufrieron la salvaje represión de la dictadura.

publico.es / Danilo Albin / 13-09-2015

El demonio rojo estaba en todas partes. El nacionalcatolicismo franquista lo veía en quienes defendían la libertad del ser humano, pero también en las mujeres que no se encasillaban en los estrictísimos valores del régimen. Sofía Casanova, una periodista que adhirió fervientemente a la dictadura, dejó bien claro su diagnóstico durante una visita realizada a Bilbao: “Veo ya el bolchevismo en vuestros labios pintados, en vuestras faldas cortas, en vuestro lenguaje hombruno, en vuestras cabezas con pelo estilo garçon…”, en referencia a aquellas que osaban llevar corta su cabellera. Cosas del diablo.

En Barakaldo hubo un alcalde que fue aún más práctico. Varios años después de que Casanova lanzara aquellas premoniciones, el jefe municipal de esa localidad vizcaína directamente prohibió que las mujeres salieran a la calle sin medias debajo de sus faldas. Por si acaso alguna vecina alegaba que no se había enterado, el edil sacó un bando oficial con su ultracatólica medida. Mano de santo.

Morales impuestas, voces acalladas. Durante sus larguísimos cuarenta años, la dictadura reprimió a las mujeres por partida doble: cárcel si eran rojas y persecución si no vestían, hablaban y actuaban con religiosa discreción. “Mujer española: Es preciso una vida sin exageraciones. La templanza española ha de traducirse en tus modos y vestidos. Que una vida sana, pero moral, es la base de pueblos fuertes”, publicaba el periódico franquista El Correo Español-El Pueblo Vascoen una de sus lúgubres páginas de 1937.

Todas y cada una de las víctimas del machismo franquista en sus más variadas expresiones serán recordadas este jueves en Donostia. Coincidiendo con el 82 aniversario de la entrada de las tropas franquistas a la capital guipuzcoana, el Ayuntamiento conmemorará el Día de la Memoria con una representación artística que buscará recordar y reconocer los padecimientos de miles y miles de mujeres. La directora de la creaciónAgurtzane Intxaurraga, ha elegido un título que en apenas dos palabras resume lo ocurrido durante cuatro décadas: Isildutako Ahotsak. Voces acalladas. Silenciadas.

“La dictadura hizo que las mujeres fueran retiradas de la vida pública, enterrándolas en casa”

El espectáculo, que se realizará a partir de las 19.30 en el salón de plenos del Ayuntamiento, tendrá a siete mujeres de distintas disciplinas artísticas en escena. El objetivo, señala la responsable, no es otro que recuperar las voces de las mujeres, lo que al mismo tiempo significa revivir los sufrimientos vividos durante la posguerra.

“La dictadura hizo que las mujeres fueran retiradas de la vida pública, enterrándolas en casa. Todo eso lo potenció el nacionalcatolicismo con su adoctrinamiento, haciéndoles creer que el ideal de toda mujer era el matrimonio y cuidar de la familia”, relata Intxaurraga, quien acumula ya tres años seguidos trabajando en recreaciones de este tipo para el Día de la Memoria de Donostia.

“El primer año nos centramos en la huida de casi la mitad de los donostiarras tras la toma de la ciudad por los franquistas. Entonces hablamos de esa luz democrática que se había apagado. Al año siguiente homenajeamos a todas aquellas y aquellos vecinos que se quedaron aquí, rememorando cómo hicieron para salir adelante y buscar la luz en un momento tan oscuro”, recordó. Ahora pondrá el foco en las atrocidades vividas por las mujeres, tanto de Donostia (se leerá la carta de la compañera de un preso fusilado) como de otros puntos del Estado.

Distintos momentos

“Espero que las mujeres lo aprecien, que los hombres lo entiendan y que las víctimas puedan sentirse homenajeadas”, dijo la directora a Público en las horas previas al espectáculo. Mientras apuraba los últimos detalles, contó que durante los cincuenta minutos de representación se verán distintos momentos de la historia de las mujeres, empezando por la aprobación del voto femenino por parte de la República, la llegada de los fascistas y las persecuciones contra las “rojas”, lo que incluyó (entre otros métodos de terror y humillación) rapado de cabezas y aceite de ricino.

“Queremos homenajear a todas aquellas mujeres que a pesar de la dictadura y de todo lo que tuvieron que sufrir, fueron capaces de seguir luchando por la libertad de toda la sociedad y para que no se las considerara ciudadanas de segunda clase. Es un grito de rabia y emoción que no dejará indiferente a nadie”, adelantó Intxaurraga. Junto a ella estarán Maite Arroitajauregi Mursego, Zuriñe Benavente, Beatriz Churruca, Miren Gojenola, Sandra Fernández y Nerea Elizalde, mientras que las letras de las canciones serán de Uxue Alberdi.

Antes, a las 12.00 del mediodía, la corporación municipal encabezará una ofrenda floral a las víctimas de la dictadura. Será el comienzo de una jornada que romperá silencios y devolverá voces acalladas.

___

Fotografía destacada: Mujeres rapadas en Oropesa (Toledo).

Fuente:https://www.publico.es/espana/dia-memoria-donostia-recuperara-voces-silenciadas-miles-mujeres-franquismo.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
5b93fa672a1f2.r_1536490733526.0-100-1500-873
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La Ranilla: la primera cárcel franquista convertida en museo regional de la memoria

El antiguo pabellón de ingresos de la prisión provincial de Sevilla, conocida como la Ranilla, se convertirá en el primer museo regional de la memoria histórica en España.

publico.es / María Serrano / 09-09-2018

Para muchos se trata de un edifico maldito. Las paredes de la que fuera la vieja prisión provincial de Sevilla, fueron testigos de la represión más terrorífica en los años de posguerra, pero también de la presencia de presos políticos que por sus ideas llegaron a abarrotar esta cárcel a las puertas de la Transición. Fue construida a finales de la Segunda República, como un proyecto innovador de la mano de Victoria Kent. La cárcel de la Ranilla se proyectó como un espacio a las afueras de la ciudad. Hoy ocupa un pequeño terreno en el extrarradio junto al barrio de los Pajaritos y un amplio centro comercial, edificado en los años 90.

“Será el principal centro de Andalucía de interpretación sobre el franquismo”, aclaraba hace escasos días el alcalde socialista Juan Espadas. El Ayuntamiento de Sevilla impulsará la rehabilitación del antiguo pabellón de ingresos en los próximos doce meses. Las obras que se van a desarrollar en esta primera fase de la Ranilla son básicamente de restauración completa del edificio. Ya en una segunda fase de adecuación se llevará a cabo la culminación del centro de memoria histórica de referencia a nivel nacional.

Un proyecto memorialista con doce años de retraso

El edificio que albergará el citado espacio memorialista ocupa actualmente 1.538 metros cuadrados, con dos plantas que se disponen en torno a un patio central ajardinado de 420 metros cuadrados.

El convenio de colaboración para el desarrollo del centro de memoria histórica se remonta a diciembre de 2006, siendo alcalde el socialista Alfredo Sánchez Monteseirín. La puesta en marcha se ha retrasado más doce años, con la espera de las entidades y colectivos memorialistas, a pesar de que las instalaciones de la vieja cárcel tenían serios indicios de abandono.

“Muchos políticos republicanos que tenían importantes cargos en la II República salieron de allí para ser fusilados”

Cecilio Gordillo, coordinador del Grupo de memoria de CGT Andalucía recuerda a Público cómo ya desde 1997 “la cárcel de la Ranilla se venía desmantelando, quedando una decena de internos, de tercer grado y en régimen abierto”. El convenio se replantearía entonces, una vez demolida buena parte de la edificación original. La tercera galería de los presos políticos fue derribada en el año 2008, a pesar de sus connotaciones políticas, históricas y sociales. La concejal delegada para la Memoria Histórica, Adela Castaño, deberá ahora acordar en los próximos meses con los asociaciones de memoria y distintos colectivos el contenido que tendrá este museo, con un presupuesto por parte del ayuntamiento de Sevilla de 1,9 millones de euros.

La tercera galería de la Ranilla derruida en 2008 con presos políticos hacinados

La vida diaria en Ranilla: mil quinientos presos hacinados, epidemias y muerte

La reciente publicación Ranilla. Prisión de presos políticos del franquismo (Aconcagua) rescata de la mano de la investigadora María Victoria Fernández Luceño, como en el padrón de Sevilla en 1940 se recogen más de mil quinientos presos hacinados en la Ranilla. “Muchos de ellos estaban allí para ser juzgados en Consejo de Guerra y fueron fusilados. Aunque la cárcel fue proyectada por Victoria Kent para 400 presos, llegó a albergar miles a lo largo de la dictadura” apunta a Público la investigadora.

El papel de la prisión de La Ranilla se convirtió en un espacio de terror y muerte al estallar el golpe militar al mando de Queipo de Llano en la Sevilla de 1936. “Fue una auténtica carnicería de vecinos. Sabemos que muchos políticos republicanos que tenían importantes cargos en la II República salieron de allí para ser fusilados en los primeros seis meses de guerra”.

Luceño ha recogido de todo el Archivo Histórico Provincial de Sevilla 14.453 expedientes de presos políticos de las prisiones, activas en los primeros momentos del golpe: Prisión Provincial de Sevilla “La Ranilla”, Prisión Militar de “La Ranilla”, Prisión de Partido de Carmona, Prisión de Partido de Morón, Prisión de Partido de Cazalla de la Sierra y Prisión Habilitada de Heliópolis (barrio de la ciudad de Sevilla).

“La cárcel fue proyectada para 400 presos, pero llegó a albergar miles a lo largo de la dictadura”

Las cifras hablan en por sí mismas. “El 66% de la población reclusa en La Ranilla eran vecinos de la ciudad y su provincia. El golpe militar les cogió a muchos de improviso. Y sufrieron la dureza de Queipo de Llano y del auditor de guerra Bohórquez Vecina” (ambos enterrados en la actual basílica de la Macarena). El sufrimiento de la actuación golpista queda reflejado en la cantidad de presos residentes en Sevilla, 3.080, cantidad sin duda exagerada que se explica por el golpe militar de Queipo de Llano que metió en prisión a la gente de Sevilla en masa. “También llama la atención el gran movimiento de presos que hizo Franco desde todos los puntos de la geografía”, aclara Luceño. “Los presos llegaban a Sevilla a medida que caían ciudades republicanas como Almería o Jaén a finales de la guerra”.

La Dirección General de Orden Público era un centro de tortura e interrogatorio antes de llegar a la cárcel provincial. “El capitán Manuel Díaz Criado desencadenó una brutal represión”. De allí mandaban a La Ranilla a hombres y mujeres con la simple sospecha de ser izquierdistas, o no haber apoyado con entusiasmo el golpe militar y haber tenido antecedentes en los años anteriores de la República.

El desconocido Pabellón de Mujeres en la Ranilla

El pabellón de mujeres albergó en torno a 755 mujeres presas. Luceño señala a Público que “las mujeres no estuvieron todo el tiempo de la condena en La Ranilla sino que eran trasladadas a otras cárceles” en un gran número de expedientes. Fueron enviadas a Granada, a la cárcel de mujeres de Málaga . Alguna también a la prisión de las Ventas de Madrid” Era tal las malas condiciones de habitabilidad que preferían trasladarlas por miedo a los contagios de epidemias que se producían en los años cuarenta.

Muchas de estas mujeres fueron rehenes por la desaparición de su hijo o hermano desaparecido después de la guerra. María Victoria señala que “también hubo mujeres milicianas que se enfrentaron al ejército golpista y huyeron cuando sus pueblos cayeron en manos enemigas”. O casos de mujeres condenadas en plena posguerra a causa del estraperlo.

Los tres ingresos de Carmen en el pabellón de la Ranilla

Carmen Muñoz Caraballo fue una de aquellas mujeres presas interna en tres ocasiones en la Ranilla, a causa del negocio del estraperlo. Aquel mercado negro, perseguido por las autoridades, le permitía ganar un sustento básico, prácticamente de supervivencia, para mantener a su hija Otilia. Quedó viuda a los 27 años de edad al asesinar a su marido en el municipio de Castilleja del Campo (Sevilla).

Carmen Muñoz Caraballo

Noelia es nieta de Carmen y recuerda a Público la crudeza de su historia. “Mi abuela Carmen nunca contó nada de aquellos años ni cuando su esposo Manuel Escobar fue fusilado el 27 de agosto de 1936”. En el municipio de Castilleja del campo tuvo que salir adelante sola y buscar un trabajo que le permitiera mantenerse, ya que al haberse casado como matrimonio civil nunca tuvo derecho a una cartilla de racionamiento.

Noelia pudo encontrar antes del desmantelamiento de los archivos de la vieja cárcel de la Ranilla dos de los tres expedientes procesales de su abuela Carmen. El primero corresponde a 1947. “Tuvo que cumplir cien días de arresto por insolvencia de multa —afirma su nieta a Público— al ser multada en el tren de camino a Huelva o Sevilla donde hacía el pequeño negocio con alimentos tan básicos como la harina el café en un cesto”.

Carmen tenía el pecho negro, agrietado por la falta de higiene. Los piojos comían su cuerpo y estaba en los huesos

“Mi madre fue a verla solo una de las tres veces a la cárcel y su imagen fue traumática”, añade Noelia. Carmen tenía el pecho negro, agrietado por la falta de higiene. Los piojos comían su cuerpo y la falta de alimento la dejaba prácticamente en los huesos. “Mi madre Otilia se podía quedar aquellos trágicos días con sus tíos José y Modesto, hermanos de su padre”. Eso le evitaría revivir de por vida aquellas circunstancias que la han acompañado toda su vida”. Noelia solo llegó a encontrar el segundo expediente con una reclusión de 150 días el 30 de abril de 1948. “Mi madre Otilia ya tenía trece años y luchaba junto a mis tíos José y Modesto para recabar el dinero de la multa y así quitarle días de cárcel en medio de tanta miseria”.

Fernández Luceño aclara a que “la mujer republicana sufrió el látigo golpista no sólo sobre ella misma que padeció la brutal represión franquista, sino también porque quedó en una situación de pobreza, abandono y humillación por la pérdida de los hombres que fueron fusilados, encarcelados, que estaban huidos”. Sin merecer sustento alguno.

Esta investigadora recuerda como aquel pabellón de mujeres guarda aún muchas incógnitas que esperan que queden expuestas en el nuevo museo de la memoria para la ciudadanía. “No se conocen las historias desde dentro. Nos queda aún mucho por conocer de aquella cárcel que siguió abarrotando sus galerías hasta cerca de los años 60 con sentencias del Tribunal de Orden Público”. A la espera de que la información pueda ser descalificada, Luceño destaca la “ingente cantidad de expedientes que quedarán por salir a la luz por la disidencia de tantos vecinos andaluces que se revelaban contra el régimen de Franco” a pesar del paso de los años.

___

Fotografía destacada: Presos haciendo ejercicios en el patio de la cárcel de La Ranilla.- ARCHIVO DE FERNÁNDEZ LUCEÑO

Fuente:https://www.publico.es/politica/ranilla-primera-carcel-franquista-convertida-museo-regional-memoria.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
582857c3a4f78.r_1535955770235.0-62-752-449
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Las historias de mil presos españoles de Mathaussen

Amicale Mathaussen recopila en una web las identidades y las historias del millar largo de republicanos de Huesca, Zaragoza y Teruel que fueron deportados a los campos de concentración hitlerianos tras exiliarse en Francia.

publico.es / Eduardo Bayona / 03-09-2018

Los republicanos aragoneses sufrieron especialmente la saña represora del nazismo: más de un millar de los alrededor de 9.000 españoles que fueron deportados a Mathausen, principalmente, y a otros campos de concentración eran originarios de lo que hoy es esta comunidad; y, de los 5.000 que fallecieron en esos siniestros recintos antes de su liberación en 1945, un total de 651 tenían sus raíces en Huesca, Teruel o Zaragoza.

Amical Mathaussen la asociación que desde 1962 aglutina a las víctimas españolas de los campos de concentración nazis y a sus familiares, ha recogido sus 1.015 identidades y las historias de 61 de ellos en la web Aragoneses Deportados, una base de datos que supone un “compromiso con la memoria de la deportación republicana” y que seguirá creciendo con más información.

La web es un epílogo en vivo de la investigación que Juan Calvo plasmó en “Itinerarios e identidades. Republicanos aragoneses deportados a los campos nazis”, el último de los libros que el Gobierno de Aragón publicó en 2011 dentro del programa Amarga Memoria antes de que el Gobierno PP-Par de Luisa Fernanda Rudi lo cortocircuitara y dejara sin fondos.

“La web sale de la publicación del libro, en el que quedó mucha información por plasmar, y la investigación ha seguido creciendo”, explica Calvo, natural de Ejulve (Teruel) y miembro de Amical desde 2005, que recuerda cómo entre el volumen escrito y la versión virtual se han añadido seis deportados más a la lista y se han ido completando las biografías de otros hasta superar las seis decenas.

“Creíamos que sería interesante dar a conocer los datos básicos de los deportados”, anota, por lo que el año pasado la asociación se presentó al concurso de subvenciones del Gobierno de Aragón para proyectos de memoria democrática, cuyos fondos han permitido materializar el proyecto.

Un habitante de cada 25, un deportado de cada nueve

La presencia de aragoneses entre las víctimas del nazismo estuvo cerca de triplicar el peso demográfico que sus tres provincias tenían en la España de los años 30: apenas sumaban uno de los 24 millones de habitantes del país al comienzo de la guerra civil, pero de ellas salieron uno de cada nueve deportados.

Varios factores explican la elevada presencia de aragoneses en el sur de Francia al acabar la guerra civil. “La mayor parte de ellos eran residentes del Aragón republicano –explica Calvo- que habían cruzado los Pirineos tras episodios como La Bolsa de Bielsa, y a ellos se les sumaron los que llegaron en el invierno de 1939, después de la batalla del Ebro y la retirada de Catalunya”, destino principal de la emigración local en las décadas anteriores.

Un tercer bloque, más escaso, lo componen quienes habían emigrado al país vecino en las primeras dos décadas del siglo XX por motivos económicos y que, tras la invasión alemana, serían deportados como miembros de la Resistencia francesa a la ocupación nazi y el Gobierno colaboracionista de Vichy.

Unos y otros, exiliados de la guerra y emigrantes afincados en Francia, pasarían por Mathausen y otros campos de concentración nazis por dos itinerarios.

El campo de concentración de Mauthausen.- AFP

Prisioneros de guerra, refugiados, apátridas y resistentes

Tras pasar inicialmente por campos de refugiados como Saint-Cyprien, Argelès-sur mer o Gurs, el Gobierno francés comenzó a mediados de 1939 a organizar compañías de trabajadores extranjeros que adscribía a unidades militares y que se ocupaban de trabajos de infraestructuras, como la construcción de las defensas de la Línea Maginot.

Presos trabajan en el campo de concentración de Mauthausen

Tras la invasión alemana, miles de ellos fueron capturados por los nazis y recluidos en campos de prisioneros. Sin embargo, el armisticio que el Gobierno de Petàin firmó con Hitler dejó a los republicanos españoles, al no reconocerlos como soldados, en un limbo jurídico que acabaría costándole la vida a miles de ellos: la Gestapo, tras ser declarados “enemigos del régimen” por los alemanes, comenzó a detenerlos por centenares en los mismos campos de prisioneros y a trasladarlos a Mathausen, al que llegaron alrededor de 7.000 entre 1940 y 1941.

“Eran civiles, pero no había ningún Estado que se hiciera cargo de ellos”, indica Calvo. Mientras el franquismo se desentendía de ellos, Alemania los declaraba apátridas y los enviaba a los campos de exterminio, donde eran marcados con el triángulo azul.

Los resistentes, entre los que había unos 2.000 españoles, comenzaron a llegar a los campos, primero a algunos como Buchenwald Dachau y desde allí a Mathausen, a partir de 1941 desde las cárceles francesas en las que eran inicialmente recluidos. Su marca era el triángulo rojo de los civiles considerados presos políticos.

“Es fundamental no olvidar la barbarie del nazismo”

“Es fundamental recordar a los aragoneses asesinados en los campos de concentración como Mauthausen para que no se olvide la barbarie que supuso el nazismo y el fascismo en nuestro continente”

Las duras condiciones de supervivencia en los campos y las acciones de exterminio de los nazis acabaron con la vida de más de 5.000 de esos 9.000 deportados españoles. Casi uno de cada ocho eran aragoneses, de nuevo un peso superior al demográfico por la intensidad que el exilio tuvo en lo que hoy es esta comunidad.
La web, que incluye referencias actos memorialistas sobre la deportación, enlaces a webs vinculadas a la materia y referencia a otras víctimas de los campos, contiene un buscador que permite rastrear las identidades de los deportados por varios criterios.

“Miles de aragoneses como los que se presentan en la base de datos de Amical Mauthausen tuvieron que huir de nuestra región por la guerra y la dictadura franquista” ”, indicó el director general de Relaciones Institucionales y Desarrollo Estatutario del Gobierno de Aragón Embid. Que anotó que “los aragoneses no podemos por tanto olvidarnos de aquellos que huyen de otras guerras y buscar refugio en nuestra tierra.

“Es fundamental recordar a los aragoneses asesinados en los campos de concentración como Mauthausen para que no se olvide la barbarie que supuso el nazismo y el fascismo en nuestro continente”, añadió.

___

Fotografía destacada: Liberación del campo de concentración de Mauthausen en 1945. DONALD R. ORNITZ

Fuente:https://www.publico.es/sociedad/memoria-historica-mil-prisioneros-espanoles-mauthaussen.html

 

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Restos-victimas-criptas-Valle-Caidos_EDIIMA20161115_0790_27
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Estos son los otros muertos del Valle de los Caídos

El mausoleo franquista de Cuelgamuros acoge los restos óseos de 33.833 personas, un tercio enterrados de forma anónima y sin el conocimiento de sus familias.

El 70% de los cadáveres fueron trasladados desde Madrid, Tarragona, Zaragoza y Teruel y solo 157 de los cuerpos registrados son mujeres.

La asociación Innovation and Human Rights ha analizado los datos de procedencia de 20.324 personas identificadas cuyos huesos acabaron en el Valle entre el 17 de marzo de 1959 y el 3 de julio de 1983.

eldiario.es / Juan Miguel Baquero / 01-09-2018

Como una urdimbre de huesos alrededor del tirano. Así está confeccionada la mayor fosa común del país. En Cuelgamuros hay 33.833 cadáveres, 12.410 de personas desconocidas, arrastrados desde casi todas las provincias de España. Son los otros muertos del Valle de los Caídos.

El mausoleo fascista acoge la momia del dictador Francisco Franco y los restos del fundador de Falange Española, José Antonio Primo de Rivera. El Gobierno ya ha activado la exhumación del militar golpista y ha pospuesto la del líder falangista. Y luego están los columbarios, un  caótico cúmulo de restos humanos que dificulta la exhumación de estas miles de víctimas de la guerra civil.

De Madrid hay 4.083 muertos cerca de Franco. Le siguen Tarragona con 3.902 y Zaragoza con 3.691. Luego hay 2.346 de Teruel y más de mil de Asturias, Lleida y Castellón. El mapa arroja un dato llamativo: apenas 466 cadáveres trasladados desde Andalucía, la región que acumula un mayor número de desaparecidos forzados y fosas comunes generadas por el genocidio fundacional del franquismo. O Extremadura, con apenas 127.

No constan registros de entrada desde Ourense, Pontevedra ni Santa Cruz de Tenerife. Y solo 157 de los cuerpos registrados son mujeres, según la asociación Innovation and Human Rights (IHR), que ha analizado los  datos de procedencia de las 20.324 personas identificadas cuyos restos fueron llevados al Valle de Cuelgamuros. Los nombres quedaron documentados en los libros de registros de la Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, con ingresos anotados desde el 17 de marzo de 1959 al 3 de julio de 1983.

¿De dónde son los cuerpos identificados en el Valle?

Procedencia de los cuerpos identificados trasladados al Valle de los Caídos

https://www.datawrapper.de/_/SCQnL/

Captura

 

En 1959 fueron trasladados un total de 11.329 cadáveres. Fue el año de más actividad en las fosas. Doce meses después había otros 2.502 más y luego otros 6.608 en 1961. El teórico desarrollismo económico del país en la década de los 60 llenó algunas arcas y también el mayor osario de la guerra civil. El cementerio del Valle de los Caídos continuó acogiendo restos humanos hasta 1983.

¿Pero son esas las cifras? ¿Cuántos miles de cadáveres hay además de Franco y Primo de Rivera? La Abadía “admite desconocer el número exacto de restos” transportados a los panteones, subrayan desde Innovation and Human Rights. Esto dice la comunidad benedictina en su propia página web: “Conforme a la finalidad del monumento, en total hay enterrados en la Basílica más de 33.700 caídos de ambos bandos según el registro (o más de 50.000, según otras estimaciones probables), procedentes de toda España”.

“Muchos están perfectamente identificados de forma personal y otros vinieron de fosas comunes, lo cual dificultó en su momento también su perfecta contabilización”, indica la Abadía. Y apunta: “No hay separación por bandos, sino que están unos y otros entremezclados”. Los cuerpos están repartidos “por detrás de las dos grandes capillas del Santísimo y del Sepulcro (ambas a los lados del crucero) y de las seis también laterales de la Virgen (en la nave de entrada)”.

Además de esto “llama la atención la desigualdad entre las diversas zonas del territorio español”. Casi siete de cada diez muertos identificados procedían de Madrid (20%), Tarragona (19%), Zaragoza (18%) y Teruel (12%). Los cadáveres transportados desde la provincia madrileña equivalen “a setenta autocares llenos”, ejemplifican desde IHR. Y muchas de las personas ahí sepultadas lo fueron “sin el consentimiento e incluso sin el conocimiento de las familias de las víctimas, de ambos bandos, especialmente el republicano”, explican.

El futuro de Cuelgamuros

El proyecto Innovation and Human Rights cuenta con una base de datos centralizada de víctimas de la guerra civil y el franquismo que suma más de “252.000 registros y en otoño habrá un incremento grande”, según la presidenta de la asociación, Concha Catalán.

Acumulación de huesos en un columbario del Valle de Cuelgamuros.

El proyecto cuenta con un buscador por nombres y referencias documentales de numerosos fondos documentales e investigaciones. Caso de listados de Batallones Disciplinarios de Soldados Trabajadores, de la reparación jurídica de víctimas del franquismo en Catalunya o de  mujeres asesinadas en Aragón. O sobre  quién más hay en el Valle de los Caídos.

En plena polémica por la futura  apertura de la tumba de Franco, las familias de los muertos que no están enterrados con honores en el conjunto monumental excavado en la roca no saben si podrán alguna vez recuperar a los suyos. Ahí está el caso de los  hermanos Lapeña y la “esperanza” de los pioneros del Valle. El paso del tiempo, la humedad y el deterioro de la piedra, el proceso paulatino de deterioro, deja muchas de las fosas en un estado irresoluble.

Parte del informe de Patrimonio sobre el estado de los osarios del Valle de los Caídos

El decreto de construcción del 1 de abril de 1940 describe el futuro mausoleo como “el templo grandioso de nuestros muertos” para rogar “por los que cayeron en el camino de dios y la patria”.

El futuro del mausoleo fascista, tratado por una comisión de expertos en 2011, sigue sobre la mesa. Los Museos de la Memoria latinoamericanos son un ejemplo, en algunos casos resignificando sitios vinculados al terrorismo de Estado. Para Cuelgamuros es más compleja esta solución. “Difícilmente se puede convertir en un lugar de reencuentro y de concordia”, decía el presidente Pedro Sánchez en una entrevista para eldiario.es y confirmaba esta semana desde Bolivia. Queda por ver qué ocurre con los otros muertos del Valle de los Caídos.

___

Fotografía destacada: El régimen franquista ordenó trasladar restos de víctimas a las criptas del Valle de los Caídos. | EFE

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/muertos-Valle-Caidos_0_809469804.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
armh6352
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La voz poética y musical resuena en el Museo del Bierzo de Ponferrada en el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzosas

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica cambia el escenario, pero mantiene la reivindicación de la búsqueda de los desaparecidos ante el Estado.

infobierzo.com / César Fernández / 30-08-2018

Cambió la ubicación. Pero el mensaje permanece en las celebraciones del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzosas en Ponferrada. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) trasladó el escenario del entorno de la escultura de la Victoria de Samotracia al Museo del Bierzo, antigua cárcel municipal, para remarcar el mensaje, al que puso voz su vicepresidente, Marco González: “Reclamamos que esas víctimas sean buscadas por el Estado”.

González puso voz firme a la reivindicación a escasos meses del cambio de Gobierno en La Moncloa. Pidió “verdad, justicia y reparación” tras recordar que la antigua cárcel de Ponferrada fue “uno de los lugares donde mayores atrocidades se cometieron”. “Muchos de ellos”, dijo por los prisioneros, “fueron detenidos y torturados, muchas noches durante dos o tres meses fueron sacados de aquí y asesinados, y sus cuerpos escondidos. Esas personas siguen siendo desaparecidas”.

En el patio de la higuera del Museo del Bierzo, el tono derivó en poético y musical con la intervención de los artistas invitados. Juan Carlos Mestre, Isa Mil9, Javier Morán, Juan Carlos Suárez, Abel Aparicio, Nicanor García Ordiz, Manuel Cuenya, Sol Gómez, Tote García, Luis Miguel Sanz y Pedro Álvarez Peta participaron en esta edición.

 

Homenaje de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, ARMH, a las víctimas del franquismo en el día internacional de la víctimas de desapariciones forzadas / César Sánchez / ICAL 

 

 

___

Fotografía destacada: Homenaje de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, ARMH, a las víctimas del franquismo en el día internacional de la víctimas de desapariciones forzadas / César Sánchez / ICAL

Fuente:https://www.infobierzo.com/la-voz-poetica-y-musical-resuena-en-el-museo-del-bierzo-de-ponferrada-en-el-dia-internacional-de-las-victimas-de-desapariciones-forzosas/407967/

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
787403
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Emilio Silva: “Si van a hacer un cementerio civil en el Valle de los Caídos hay que desacralizar la basílica”

El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica asegura que el anuncio hecho por Pedro Sánchez para convertir el Valle de los Caídos en un cementerio civil no impide “incluir en el relato de su arquitectura” a los presos que trabajaron en el monumento.

cadenaser.com / 29-08-2018

Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, asegura que el Valle de los Caídos “ya es un cementerio en sí mismo” y si el Gobierno quiere convertirlo en un cementerio civil “habría que desacralizar la basílica”. Cree que tampoco es incompatible “incluir en el relato de su arquitectura” a los “miles de presos que trabajaron allí”. Para Silva, “más allá de que el Valle de los Caídos no vaya a ser un centro para la memoria sí es una oportunidad para que sea un lugar que cuente su propia historia y que sea una unidad didáctica”.

En una entrevista en ‘Hoy por Hoy’, el máximo representante de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica confía en que la Comisión de la Verdad propuesta por Sánchez “pueda servir para que el Estado nos enseñe mucha documentación oculta a los investigadores”, aunque ve “discutible” que en ese centro se cuenten todas las versiones del franquismo porque “muchas son falsas” y “hay que aplicar el rigor y los derechos humanos”. Silva espera también que esta Comisión de la Verdad “ayude a gente muy mayor que está esperando al Estado para enterrar a un ser querido”.

Fotografía destacada: Tumba de Franco en el Valle de los Caídos | JUAN MEDINA

Fuente:http://cadenaser.com/programa/2018/08/29/hoy_por_hoy/1535522930_273575.html?ssm=tw

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1535368064_406055_1535368170_noticia_normal
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ARMH busca en Fuentecén los restos de 18 represaliados de Nava de Roa

En el Valle de los Caídos está enterrado también un soldado que falleció en el hospital de Aranda.

cadenaser.com / 27-08-2018

La Asociación Para la Recuperación de la Memoria Histórica está realizando las gestiones necesarias para dar una sepultura más digna a 18 vecinos de Nava de Roa que fueron víctimas del exterminio sistemático del bando franquista tras el golpe de estado de 1936. Aunque desde hace varios años parecía que la labor de búsqueda de restos de represaliados se había dado por finalizada ante la falta de nuevos datos sobre la localización de las fosas que aún están ocultas, lo cierto es que hace unos meses, a petición de algunos familiares, se está buscando a este grupo de personas que fueron deportadas desde Nava de Roa y asesinadas en el término municipal de Fuentecén, como explicó José Ignacio Casado, miembro de este colectivo.

En este grupo de represaliados se encuentra, como curiosidad, Gonzalo Liras, el bisabuelo de la que fue ministra de Defensa en el gobierno de Zapatero, Carme Chacón, fallecida en abril del año pasado.

Lo cierto es que, según los datos recabados por la asociación, los restos de estos vecinos podrían haber sido enterrados en lo que en su día era un terreno baldío, que hoy se utiliza para el cultivo de patatas. Por este motivo, tendrá que esperar a que se recolecte dentro de unos meses para intentar su exhumación.

En un plazo no superior a dos meses, en el verano de 1936, se calcula que fueron asesinadas a manos del bando golpista 700 personas en la Ribera del Duero. La ARMH ha podido recuperar los restos de medio millar. A pesar de que cada vez son menos las personas que pueden aportar documentación para localizar a las 200 restantes, dice José Ignacio Casado, que aún se sigue recibiendo peticiones de algunos familiares, incluso del extranjero, como es el caso de un brigadista internacional chileno o de otro judío-palestino. En este último caso, la Asociación ha realizado gestiones directas con el embajador israelí, muy interesado en recuperar los restos de este voluntario.

Por lo que se refiere al Valle de los Caídos, que está siendo estos días el centro de atención en este aspecto, José Ignacio Casado solicitó en su día, con no pocas dificultades burocráticas, los archivos necesarios para investigar si entre las 33.800 personas que allí se encuentran enterradas, había represaliados de la Ribera del Duero. La búsqueda dio resultados negativos, pero sí pudo verificar que allí se encuentran los restos de un soldado que, tras ser herido en el frente, fue trasladado al hospital habilitado en la guerra en Aranda, que hoy es el colegio público Castilla, donde falleció.

___

Fotografía destacada: La recuperación e identificación de los restos de represaliados es una minuciosa tarea / Cadena SER

Fuente:http://cadenaser.com/emisora/2018/08/27/radio_aranda/1535368064_406055.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
4485655092-b9c8dfee07-b_4_800x450
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

“Hay muchas familias que no saben que tienen un ser querido en el Valle”

Emilio Silva, presidente de la ARMH, valora positivamente la exhumación de Franco y nos comenta la situación actual de la Memoria Histórica.

elplural.com / Daniel Fernández / 26-08-2018

El Consejo de Ministros ya ha aprobado el decreto que establece las vías legales para la exhumación de Franco. Emilio silva, presidente de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), ha confirmado en declaraciones a ElPlural.com su satisfacción por que lo restos del dictador salgan de un espacio público mantenido con fondos públicos.

Silva ha criticado las recurrentes declaraciones de Pablo Casado quitando peso a la memoria histórica sobre la necesidad de “mirar al futuro”: “Se trata de un ejercicio de doble moral (…) Cuando llegue diciembre y se conmemore por todo lo alto el 40 aniversario de la Constitución del 78, no habrá ningún problema en que el mismo dirigente que dice que hay que mirar a los próximos 40 años, mire a lo que ocurrió hace 40 años”.

Además, ha criticado la falta de humanidad de cualquier servidor público que no ayude a una persona a morirse habiendo enterrado a su padre o abuelo, independientemente de su ideología, ya que, en nuestro país, ningún gobierno se ha responsabilizado de la búsqueda de las personas represaliadas. Remarca la necesidad de debatir sobre el fondo de la cuestión, sobre si queremos financiar con dinero público el sepulcro del constructor de una dictadura represiva o sobre qué tipo de democracia es aquella que mantiene esa situación.

El sociólogo y politólogo también ha criticado otro de los argumentos más repetidos por Ciudadanos, que hay cosas más importantes. “¡Claro que hay cosas que le importa más a la gente!, pero un Gobierno está para legislar sobre multitud de asuntos, no solo para las tres principales preocupaciones que diga el CIS”. Y añade que, simbólicamente, la exhumación es un hecho transcendental para la democracia española.

El futuro del Valle

Sobre el futuro del Valle, el fundador de la ARMH indica que las prioridades deberían ser la realización de un informe técnico que permita conocer la totalidad de los restos y sus estados. Posteriormente, el Gobierno debería realizar una amplia labor informativa ya que “hay muchas familias que no saben que tienen un ser querido en el Valle”. En última instancia, se debería exponer al público contando su propia historia de una forma pedagógica: “Cómo se ideó, cómo se construyó, quiénes lo hicieron, en qué condiciones o los distintos usos hasta nuestros días”.

Silva recuerda que, tras las 8.000 exhumaciones realizadas, aún quedan en torno a 105.000 cuerpos en fosas y cunetas.

___

Fotografía destacada: Entrada del Valle de los Caídos – Flickr Contando Estrelas (CC)

Fuente:https://www.elplural.com/politica/hay-muchas-familias-que-no-saben-que-tienen-un-ser-querido-en-el-valle_201997102

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1534503979_445294_1534506756_noticia_normal_recorte1
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La otra exhumación de Franco: el rescate de los papeles del dictador

Ninguno de los Gobiernos en democracia ha reclamado los cerca de 27.500 documentos sobre la actividad política que generó el dictador conservados en la fundación dedicada a enaltecer su figura.

elpais.com / Peio H. Riaño / 18-08-2018

“No les pertenecen”. Al historiador Antonio Cazorla le parecía “muy extraño” tener que consultar documentos públicos “en una fundación de extrema derecha”. Autor de Franco. Biografía del mito (Alianza) y de Cartas a Franco de los españoles de a pie (RBA), suele visitar la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) para peinar la que está considerada como fuente esencial para el estudio de la gestión política del Gobierno franquista.

La mayor parte de la documentación producida por Francisco Franco como jefe de Estado se encuentra en el Archivo General de Palacio, donde hay acceso libre a las casi 4.000 cajas sobre sus funciones civiles. En el Archivo General Militar de Ávila se conservan 236 cajas de sus decisiones militares. El archivo de la cuestionada fundación de la familia del dictador atañe al área política de su Gobierno y comprende registros producidos por el Alto Estado Mayor, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Presidencia del Gobierno o el Ministerio de la Gobernación, hasta el nombramiento de Carrero Blanco como presidente, en 1973. Son cerca de 27.500 documentos y se custodian en el chalé de la calle de Concha Espina de Madrid, propiedad de la familia Franco y ­sede de la FNFF. Allí, la consulta de los documentos también es libre, pero para el historiador almeriense la situación es una “anomalía democrática”. No entiende cómo es posible que una fuente de información política del franquismo de esta índole se encuentre en poder de una fundación privada, amenazada de cierre por el Gobierno de Pedro Sánchez por enaltecimiento del dictador.

Nadie sabe cómo ni cuándo fueron llevados los papeles a la casa de la viuda del dictador

Durante cuatro décadas los historiadores han calificado esta situación como un “escándalo incomprensible y siniestro”, que responde a la tradición de los altos cargos españoles de llevarse papeles públicos a casa. “No tiene ni pies ni cabeza. Allí estás rodeado de viejos falangistas y esto no es el archivo de la Falange”, cuenta Cazorla, investigador y profesor en la Trent University de Ontario (Canadá) hace más de una década, donde ejerce como catedrático de Historia Contemporánea de Europa. “¿Qué garantías tenemos de objetividad en la conservación, acceso y difusión del archivo? Ninguna”, afirma. “Debemos recuperarlo, porque es nuestro”.

Son más de 100.000 páginas —recogidas en 338 carpetas y 230 rollos microfilmados— que fueron llevadas, no se sabe cómo ni exactamente cuándo, al hogar de la viuda del dictador, Carmen Polo. Ella las entregó a la fundación creada en 1976 y presidida por su hija, Carmen Franco, hasta su muerte el año pasado.

Guirao tiene la palabra

La FNFF tiene en este archivo su principal activo para cumplir con su objetivo estatutario: “Difundir el conocimiento de Francisco Franco, su dimensión humana y política”. Sin los papeles, quedaría descapitalizada. Pero nunca, ningún Gobierno demócrata, ha reclamado el fondo.

Este periódico ha tratado de saber si a lo largo de la actual legislatura el Ministerio de José Guirao se pondrá manos a la obra para exhumar los documentos, pero no ha recibido respuesta. El pasado noviembre la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) presentó una denuncia en la Fiscalía General del Estado para que la justicia determine si los documentos que custodia la FNFF son propiedad del Estado. La fiscalía pasó la bola al ministerio dirigido entonces por Íñigo Méndez de Vigo, que nunca respondió.

La ARMH tiene previsto remitir en los próximos días una carta al ministro Guirao para que aclare su postura. Para el presidente de la ARMH, Emilio Silva, es una apropiación indebida de la familia Franco, un “expolio” de documentos que deben volver a manos del Estado. “Este es otro de los privilegios que se les ha consentido a los Franco: si alguien se lleva documentos de un archivo, el Estado debe perseguirlo. Es un robo, y la manera de recuperarlo es como se resuelve cualquier delito, con la intervención de la policía”, señala. Por ley, los originales son propiedad de los órganos productores o receptores de la documentación.

“Es incuestionable la importancia de esta colección única de los papeles de quien fue jefe del Estado español de 1939 a 1975”, responde por correo electrónico el historiador británico Paul Preston, que no logró que la ­FNFF le permitiera acceder al archivo a mediados de los ochenta cuando preparaba su famosa biografía del dictador, ni que tan siquiera le contestaran aquella carta de solicitud que aún está sin respuesta. “Lo único que pude ver fueron los documentos citados por Luis Suárez en su propio estudio del dictador, para el cual él tuvo un acceso privilegiado a los papeles de la FNFF”, comenta.

Suárez tuvo exclusividad sobre el archivo y la aprovechó para publicar, en 1984, Francisco Franco y su tiempo, una obra de ocho volúmenes. Los documentos, antes de su informatización y constitución como archivo, estaban en 338 carpetas. Carmen Franco le encargó a Suárez, historiador medievalista, que realizara labores de archivero y clasificara los documentos, dada su cercanía con el pensamiento del dictador (fue procurador de las Cortes en el franquismo). Suárez es presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos y miembro de la Real Academia de la Historia y, en 2011, firmó la biografía de Franco que descubrió la inconsistencia historiográfica del Diccionario biográfico español. El académico “tardó cinco años en ordenar todos estos documentos del archivo”, dice la FNFF.

“Hay dudas respecto a una posible criba interesada de la colección de documentos”, señala Paul Preston

El veto sobre los papeles públicos que padeció Preston se prolongó hasta 2004. Entre 2000 y 2003, el Gobierno de José María Aznar invirtió en la fundación privada 150.000 euros para la digitalización de sus fondos. El archivo antes de esa fecha sólo pudo ser consultado, durante 28 años, por 51 personas. En los últimos 14 años por la sede de la FNFF han pasado unas 1.000 personas. Lejos de resolver el veto, la digitalización del archivo reforzó la anomalía porque la propiedad sigue en manos de la FNFF, y ésta no entregó una versión completa del material digitalizado al Ministerio de Cultura.

La copia que llegó en 2010 al Centro Documental de la Memoria Histórica(CDMH) de Salamanca está incompleta. Tal y como se puede leer en la descripción del Portal de Archivos Españoles (Pares), el CDMH conserva una versión “parcial” que comprende 27.357 documentos. En el inventario facilitado por la FNFF figuraban 27.490. Es decir, hubo expurgo. No hay copia en Salamanca de 133 documentos, los que van del “27.357 al 27.490”. Pares apunta que la consulta de los expurgados “debe realizarse en la FNFF”. Es más, la periodista Tereixa Constenla denunció en este periódico estas graves ausencias en la copia del CDMH. Por ejemplo, el documento 1.158 descrito como “cuentas de Franco” no está. El microfilme salta del 1.157 al 1.159.

Los papeles ocultos

“El hecho de que los papeles de Franco estén en manos de una fundación privada, dedicada a ensalzar la obra del dictador, plantea dudas respecto a una posible criba interesada de la colección de documentos o diferentes niveles de acceso según los puntos de vista políticos de los solicitantes”, señala Paul Preston. El historiador tampoco confía en que todos los papeles hayan sido inventariados por la fundación. “Es imposible saber si hay más de lo que se muestra en el catálogo. Aun suponiendo que así sea, lo que sí he podido ver plantea la siguiente duda. La mayoría de lo catalogado trata mayormente de lo que llegó a la mesa de Franco y muy poco en términos de sus propias reflexiones y contestaciones. A lo largo de los años ha habido algunos indicios de que existen los papeles privados de Franco y que los tiene o ha tenido la familia. Ha habido varios intentos de vender lotes de tales papeles”, apunta el británico.

No hay copia en Salamanca de un total de 133 documentos, los que van del 27.357 al 27.490

Preston no es el único historiador que desconfía de la fundación, cuyos objetivos incluyen la “lucha contra la mal llamada Ley de Memoria Histórica”. Los especialistas consultados para este artículo tienen la sospecha de que hay más papeles que los declarados y creen que son los más importantes. No se trataría de cartas personales. “Eso sólo es un rumor”, dice Emilio de Miguel desde la FNFF. “Nosotros, además, lo calificaríamos de absurdo y que, por lo mismo, carece de fundamento”. Sin embargo, los historiadores Stanley G. Payne y Jesús Palacios, en la página 765 de su libro Una biografía personal y política. Franco (Espasa), lo confirmaron al escribir que los papeles del dictador “se los quedó la familia”.

Uno de los que no creen en la digitalización completa del archivo es Ángel Viñas, quien apunta que lo que tenemos al alcance ahora “sólo es la punta del iceberg”. Critica el hecho de que ningún funcionario del Ministerio de Cultura se responsabilizó de la tarea de inventariado y digitalización pagada con fondos públicos. “Esto no pasa ni en Rusia: los papeles de Stalin están abiertos. Los de Franco nadie sabe dónde están”, añade.

La “lotería” del archivo

Gutmaro Gómez Bravo, autor de Geografía humana de la represión franquista(Cátedra), habitual investigador de los fondos en la fundación, profesor del departamento de historia contemporánea de la Universidad Complutense, cuenta que en la FNFF tienen cosas “censuradas” y cosas “para la galería”. “La consulta en el ­CDMH de Salamanca es más fácil y accesible, pero no está todo”. Él va a la FNFF una vez al año con la esperanza de que le dejen ver lo que antes le han prohibido. “Es una lotería y depende de quién esté al frente: si te toca alguien que no se entera, pides el documento y te lo da”. Por eso señala que es urgente que el fondo íntegro pase a manos públicas. Gómez Bravo apunta que el material más sensible es el que atañe a las relaciones entre Franco y Hitler, y éste es el que los historiadores tienen más restringido.

“No confío para nada en el trabajo que realizó Luis Suárez. Lo más sensible se ha hecho desaparecer. Este es el drama español, que el archivo se haya mantenido en manos de esta gente. En Portugal, todo lo relativo a Salazar es de acceso transparente y sencillo”, dice el historiador. Cree que el Estado debe recuperar esta parte de su historia porque “estos papeles son muy sensibles”.

Derechos y secretos

Manuela Bergerot, licenciada en Ciencias de la Documentación y responsable de Memoria del partido Podemos, destaca que es importante recuperar los documentos físicos “para restablecer la verdad”, y vincula el rescate del pasado a la construcción de una cultura de los derechos humanos. La especialista entiende que la prueba documental tiene el gran poder de escribir la historia. Por eso, en la FNFF “prefieren la política de opacidad”, señala, y lamenta la falta de voluntad política que ha habido.

No hay precedente en la expropiación de archivos, aunque varias normas prevén este procedimiento

Bergerot tiene una dilatada experiencia en el rescate de la memoria de la Junta Militar argentina de Videla. Allí los archivos forman parte del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, no como aquí, del Ministerio de Cultura. “Que estos documentos estén en la FNFF es una anomalía democrática, no hay nada parecido en Latinoamérica. Ese archivo honra la memoria de un dictador y eso cuestiona su uso. El fondo no forma parte de la reparación de la verdad y sigue favoreciendo el relato de la dictadura. Pero cualquier archivo debería ser garante de la justicia”.

La exdirectora del CDMH de Salamanca María José Turrión, que ya pidió la ilegalización de la FNFF en 2013, explica que le parece “sangrante” que estos papeles no se hayan reclamado jamás desde el Ministerio de Cultura. “Nunca se debió permitir que estuviera en las manos de la fundación. El archivo debe estar custodiado por funcionarios públicos”, señala.

Turrión subraya, además, otro problema que plantea que estos papeles sigan en la FNFF, porque allí un investigador puede conseguir acceder a información de carácter secreto, algo que en el CDMH no está permitido por la ley de secretos oficiales. Esto lo denunció Alberto Garzón, portavoz adjunto de Unidos Podemos, en el Congreso de los Diputados hace un año. El Gobierno reconoció entonces que la FNFF, pese a ser un organismo privado, dispone de documentos clasificados como secretos.

Una expropiación difícil

Para la recuperación del conjunto documental se podrían utilizar los siguientes instrumentos, según los juristas consultados: por acuerdo o por expropiación. Si la Administración acuerda un traspaso con la ­FNFF podría hacerlo como compra, comodato, cesión, donación… Y si no hubiese acuerdo, podría optarse por la expropiación forzosa si se determina que existe un incumplimiento de los deberes de conservación estipulados en el artículo 50 de la Ley de Patrimonio Histórico de 1985. Pero la inversión en la digitalización del fondo es una prueba que anularía el incumplimiento de la conservación e impediría la aplicación de dicho artículo. No hay precedente en la expropiación de archivos, aunque varias normas prevén este procedimiento.

Ningún funcionario del Ministerio de Cultura se responsabilizó de la tarea de inventariado y digitalización pagada con fondos públicos

Otra vía es la extinción y liquidación de la FNFF. Los bienes de titularidad de las fundaciones no retornan a las personas que las aportaron cuando se liquida la entidad, sino que se traspasan a otras entidades sin ánimo de lucro, como la Administración Pública. El caso es que si la fundación que honra la memoria del dictador pierde los documentos, su capital, quedaría vacía de actividad. De momento, en sus estatutos figura como objetivo “enaltecer” la figura de Franco y “preservar su legado”, y para ello aseguran que harán “cualquier actuación”. El caso es que el archivo que custodia la FNFF ni siquiera está declarado Bien de Interés Cultural, algo que el historiador Javier Tusell reclamó hace años. “La venta aún sería posible jurídicamente, pero tendría que ser autorizada por el ministerio”, explican los juristas, “e iría en contra de los estatutos de la fundación”.

Henar Alonso, del cuerpo facultativo de archiveros del Estado y miembro de la Asociación de Archiveros de Castilla y León (ACAL), sólo ve posible la recuperación si se ilegaliza la FNFF. “Si cambian los estatutos y tratan de adaptarse a la legalidad, será muy difícil expropiar”, explica. La especialista reclama una acción mucho más ambiciosa con la creación de una ley general de archivos que regule el acceso a los documentos de la Iglesia, el Ejército y las empresas. “No es tan importante la propiedad como la accesibilidad y la transparencia”, sostiene.

Alonso apunta que el problema relativo a los papeles de Franco se extiende “a otros muchos archivos, como el de la documentación pública conservada en la Fundación Felipe González”. El expresidente socialista alega que esos papeles tratan asuntos personales y que en parte están digitalizados y disponibles en su web. De los papeles de Aznar no hay constancia, porque todos los archivos informáticos de Presidencia estaban vacíos. Contrató a una empresa por 12.000 euros para no dejar ni rastro de sus decisiones. “En España, la documentación que afecta a la Presidencia del Gobierno, al carecer de carácter administrativo, ha quedado al margen de las normas”, señala el presidente de ACAL, Paco Fernández.

Para Fernández la recuperación del fondo de Franco sería un “ejercicio de dignidad democrática”. Deberían estar al servicio del conocimiento de la sociedad y “de la reparación de las víctimas”, y fomentar los valores y principios democráticos. “No para ensalzar al dictador”.

_________________________________________________________________________________________

Peio H. Riaño es periodista y autor de ‘La otra Gioconda’.

___

Fotografía destacada: Francisco Franco en su despacho de El Pardo en los años cincuenta. EFE

Fuente:https://elpais.com/politica/2018/08/17/actualidad/1534503979_445294.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1534500213_806662_1534509708_noticia_normal_recorte1
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Localizados en Salamanca los primeros restos de cuatro jornaleros asesinados en 1936

La Asociación de Recuperación de la Memoria Histórica exhuma en Boadilla los cuerpos de cuatro hombres que perdieron la vida a manos de las fuerzas falangistas.

elpais.com / Sara González Boutriau / 17-08-2018

Nadie molestaba a los vecinos de Robleda antes del 11 de agosto de 1936. Pero ese día, todo cambió. Un documento del Archivo Militar de El Ferrol, recuperado por la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, recoge el testimonio de un vecino de la localidad, ubicada en la provincia de Salamanca, a pocos kilómetros de Portugal. En él, declara que varios falangistas de Ciudad Rodrigo llegaron al pueblo y detuvieron a nueve personas. Dos de ellas se salvaron porque “tenían amistad con el Alcalde y el Médico”. Pero de las demás “no se ha vuelto a tener noticias, diciéndose que tres están enterrados en Castillejo de Huebra y cuatro en Boadilla”. 82 años después y a petición de las familias, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha encontrado los restos humanos de los cuatro individuos asesinados por las fuerzas falangistas.

“Las familias y los vecinos de Boadilla sabían que habían sido tiroteados y traídos con un carro a la parte civil del cementerio”, relata Marco González, vicepresidente de la asociación creada en el año 2000 para localizar a las víctimas de la represión franquista. “Hemos hablado con vecinos de 80 y 90 años que recordaban cómo gente mayor había traído los cuerpos hasta aquí”, asegura. Según el testimonio de los familiares de las víctimas, los hombres fueron detenidos en sus casas y tenían que ser trasladados a Muñoz, una localidad a 50 kilómetros de sus domicilios. Sin embargo, Esteban y Tiburcio Mateos Mateos, Emilio Gutiérez Pascual y Julio Calzada Blasco fueron asesinados por los falangistas a la altura de Boadilla y arrojados posteriormente a una fosa común del cementerio.

Imagen del testimonio de un vecino de la localidad de 1938. ARMH

Los familiares de las víctimas han esperado años antes de que empiece la exhumación de la fosa, ubicada en la parte civil del cementerio. En el momento en el que se han encontrado los restos, estaban presentes las nietas de los hermanos Mateos, Isabel y Marisol. Esteban Mateos Mateos era labrador y concejal republicano. Tenía 32 años cuando fue asesinado. Su hermano menor, Tiburcio, era jornalero y responsable político o sindical. Cuando los falangistas entraron en el pueblo tenía 26 años. Son los familiares de estos dos hermanos quienes empezaron a investigar lo que pasó el 13 de agosto de 1936, con la ayuda de la Asociación de Documentación y Estudio de El Rebollar y la Asociación Salamanca Memoria y Justicia.

Así, descubrieron que Emilio Gutiérrez Pascual tenía 33 años cuando fue asesinado. También era jornalero aunque se piensa que tenía un cargo sindical al mismo tiempo. Su hijo, de 90 años, vive actualmente en Francia. “Lleva esperando este momento desde que tiene 10 años”, recalca González por vía telefónica. El otro vecino asesinado de Robleda era Julio Calzado Blasco, que tenía 18 años. “Su hermana falleció pero traía flores casi todos los días al cementerio”, recuerda el vicepresidente de la asociación.

Isabel Mateos, nieta de una de las víctimas de la represión franquista. ARMH

Durante la exhumación, dirigida por el arqueólogo Serxio Castro y en la que participa una docena de voluntarios, se encontraron además dos casquillos de un fusil Mauser y suelas de albarcas. Según explica la asociación, la exhumación es la primera que se lleva a cabo en la región de Castilla y León desde que se aprobó este año el decreto de la memoria histórica y democrática. “El decreto supuestamente iba a agilizar los trámites pero se ha convertido en un laberinto burocrático”, denuncia González, que asegura que previamente solo era necesario el permiso del propietario del lugar a excavar, pero ahora se necesita el permiso del Ayuntamiento y también de un comité de expertos de Castilla y León. La asociación lamenta que el nuevo decreto haya servido para “retrasar la intervención” cuando llevan ya más de 140 actuaciones en la región, en las cuales han exhumado más de 800 cuerpos en 18 años.

Se espera que los trabajos se terminen a inicios de la próxima semana. Después, los restos serán trasladados al laboratorio de la Asociación en Ponferrada para poder estudiarlos y determinar el sexo, la edad y las causas exactas de la muerte para poder identificar más fácilmente a las víctimas. “Si la técnica permite individualizar cada uno de los cuerpos, se entregarán los restos a los familiares”, explica González. En caso contrario, se hará una inhumación en conjunto en el lugar que ellos decidan.

___

Fotografía destacada: Tres trabajadores de la Asociación de Recuperación de Memoria Histórica durante la exhumación de la fosa en Boadilla. ARMH

Fuente:https://elpais.com/politica/2018/08/17/actualidad/1534500213_806662.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn