Archivo de la etiqueta: fosa común

Memoria Histórica | |
Exhumacion-en-Cementerio-Guadalajara-de-Timoteo-Mendieta-y-unos-20-mas_9-5-2017-1024x768
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Gervasio Sánchez: “En España no hay un censo de desaparecidos oficializado, a diferencia de países como Bosnia y Colombia”

Solo en el cementerio de Guadalajara hay más de 200 cuerpos abandonados en fosas comunes. La Cafetera de radiocable.com estuvo allí, donde también se encontraba el fotógrafo Gervasio Sánchez retratando las labores de exhumación. Aunque no es el primer país en el que ve fosas comunes, la diferencia, dijo, es que “países como Bosnia y Colombia sí tienen un censo de desaparecidos oficializado. En Colombia, concretamente existe desde hace 10 años, teniendo en cuenta que las FARC no han entregado las armas”.

radiocable.com / 10-05-2017

La fosa en la que se está trabajando viene de una orden de un tribunal extranjero, de Argentina, donde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica inició una querella el 14 de abril de 2010. Fue a raíz del caso del desaparecido Timoteo Mendieta, cuando se dictaminó que esa fosa debía exhumarse.

“Ascensión Mendieta, su hija, tenía 13 años cuando fusilaron a su padre, ahora, con 91 años veremos si puede ver los restos de su padre”, dijo Gervasio Sánchez

Gervasio Sánchez ha visto numerosas fosas por el mundo, pero lo que más le sorprende del caso español “es la dignidad de los familiares con la que se enfrentan a esta maquinaria de silencio que empezó el día 1 de posfranquismo y continúa 41 años después”.

RENÉ PACHECO, EL ARQUEÓLOGO

Ha sido “la justicia argentina quien ha reclamado la exhumación del cuerpo de Timoteo Mendieta y lo que ha hecho que el juzgado de Guadalajara es aceptar ese exhorto”, afirma el arqueólogo de la exhumación en el Cementerio de Guadalajara (René Pacheco).

“El caso de Timoteo la singularidad que tiene es que es la primera víctima reclamada por un tribunal extranjero, el de Argentina”, precisó. De hecho, “la familia intentó luchar para encontrarle haciendo lo que se podía hacer desde aquí pero nadie les hizo caso”, aseguró. 

“Hay cuatro metros de profundidad con 24 cuerpos amontonados, lo que complica la excavación”.

Pacheco recordó: “No tenemos que olvidar que hay muchos Timoteos Mendietas”. Ya que, “solo en esta parte del cementerio de Guadalajara 16 sepulturas con 265 cuerpos”.  

Pedro Canalejas Guzmán es nieto de Pedro Guzmán Fernández. Fue fusilado cuando su hija tenía 11 años, quien con 88 años aún siente miedo al recordarlo.”A mi abuela le raparon el pelo como parte de la represión que no dejó en nuestro pueblo casi ningún varón de izquierdas”. Pedro le ha tomado a su madre recientemente muestras de ADN para cotejarlas con las de su abuelo “tiene problemas de memoria y no recuerda cosas que ha hecho hace pocos minutos pero recuerda muy bien lo que ocurrió entonces. Cuando le expliqué para qué eran las muestras se puso a temblar”.

Fue en 1995 cuando Pedro empezó “a buscar datos con ayuda de Emilio Silva -fundador de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica- y gente de la ARMH que se fundó después”. Entre los años 2005 y 2008 “empezaron a abrirse archivos y a conseguirse todo, te dejaban ir a fotografiar cosas y supimos todo lo que había”.

___

Fotografía destacada: Trabajos de exhumación en Guadalajara

Fuente:http://www.radiocable.com/gervasio-sanchez-no-hay-censo-desaparecidos-oficializado-en-espana-bosnia-colombia-696.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Ascension-Mendieta-hija-cementerio-Guadalajara_EDIIMA20170509_0947_20
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ‘oportunidad definitiva’ para localizar a Timoteo Mendieta

Se inicia en el cementerio civil de Guadalajara la segunda exhumación, tras el anterior intento en enero de 2016, para hallar los restos del miembro de UGT víctima del franquismo.

René Pacheco, arqueólogo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica: “Si los resultados de estas excavaciones son negativos, no habrá forma de encontrar a Timoteo”.

La perseverancia de los Mendieta ha inspirado a otras familias de Guadalajara para volcarse en la búsqueda y dignificación de sus parientes, asesinados por el franquismo.

eldiario.es / Raquel Gamo / 09-05-2017

“Con mucha cautela y tranquilidad”. Estas son las sensaciones con las que Concepción Mendieta, nieta de Timoteo Mendieta, víctima del franquismo, afronta esta oportunidad crucial para dar con los restos de su abuelo que, según apuntan todos los archivos, deberían localizarse en la fosa común número 1 del cementerio de Guadalajara.

A primera hora de este martes se inició la segunda excavación que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) lidera en el camposanto alcarreño sin ningún apoyo institucional, con el fin de hallar los restos de Timoteo Mendieta y los otros 25 hombres que, según la mencionada asociación, fueron enterrados en la fosa número 1 entre julio y noviembre de 1939, una vez finalizada la Guerra Civil. Esta nueva investigación tiene lugar después de que el Juzgado número 1 de Guadalajara atendiera, a principios de este mes, el tercer exhorto dictado por la jueza argentina,  María Romilda Servini, encargada de la instrucción de la conocida como “querella argentina” contra los crímenes franquistas.

“No encontrar a mi abuelo en la fosa que abrimos el año pasado fue un gran mazazo personal porque era tal la certeza de que estaba ahí… Tengo toda la esperanza de que podamos encontrarle esta vez y sacar a los 25 hombres fusilados que están en esa fosa”, relata la nieta de Timoteo Mendieta a eldiarioclm.es. Este sentimiento sosegado se torna en ilusión en la matriarca del clan Mendieta, Ascensión, de 91 años. Inasequible e incansable en su lucha, decidió presenció la apertura de la fosa. El deseo que ha expresado en numerosas ocasiones es el de encontrar a su padre, y no sólo por una elemental razón afectiva o humana, sino por la voluntad de ser enterrada junto a él. Hoy, en el camposanto de la capital alcarreña, volvió a reiterar este objetivo.

Timoteo Mendieta fue un miembro de UGT, natural de la localidad alcarreña de Sacedón, que fue asesinado el 16 de noviembre de 1939. Sus restos no estaban, tal como se creía, en la fosa número 2 del cementerio de Guadalajara. De ahí el inicio de los nuevos trabajos arqueológicos, que se prolongarán durante al menos 20 días, y que presentan como novedad que se van a realizar tanto en la fosa común 1 del cementerio de Guadalajara como en otros cuatro nichos individuales situados en la primera fila de este cementerio. Los técnicos apuntan que podría contener dos víctimas sepultadas en cada uno de ellos.

El plan de los especialistas de la ARMH es seguir el rastro de los 18 varones que fueron fusilados también aquel 16 de noviembre para facilitar el hallazgo de Timoteo Mendieta. René Pacheco, arqueólogo encargado de esta investigación, reconoce su trascendencia: “Este segundo intento es definitivo. En caso de no encontrar a Timoteo, no habrá forma ya de conseguirlo porque podría estar en cualquier otra fosa común o individual de este cementerio y habría que exhumar más de 800 cuerpos”.

Fosa 1 del cementerio de Guadalajara, donde se ha reanudado la búsqueda del cuerpo de Timoteo MendietaFOTO: RAQUEL GAMO

Una vez que la excavación sobre el terreno llegue al nivel de enterramiento a 90 centímetros de profundidad, los arqueólogos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica comenzarán a extraer los esqueletos óseos de los más de 20 difuntos que se localizan en esta fosa de forma individualizada. A continuación, abordarán el análisis antropológico forense en una sala especial habilitada en el mismo recinto para identificar los rasgos biológicos de edad, sexo y altura y contrastarlos con los libros de registro. Los datos de estos archivos fueron compilados recientemente por voluntarios que trabajaron en el Archivo Histórico Provincial de Guadalajara y en el Archivo Militar de Zaragoza.

Finalmente, los análisis de ADN, a partir de muestras óseas, serán los que determinen si entre las víctimas se encuentra Mendieta. El año pasado, este test genético se prolongó durante varios meses, debido a que las pruebas tuvieron que mandarse a Argentina, tal como indicaba el exhorto de la magistrada argentina. Sin embargo, en esta ocasión, el objetivo del equipo de investigadores es recortar los tiempos: “Vamos a tratar de agilizar el proceso de identificación, evitando la burocracia y haciendo lo posible para que el contraste se haga en un laboratorio de Vitoria. Así los resultados podrían estar listos en un mes”, afirma Pacheco.

La investigación concluirá el próximo 1 de junio. Fecha a partir de la cual la legislación regional no permite que se realicen excavaciones por el efecto que las condiciones meteorológicas pueden ejercer sobre los cuerpos que no están esqueletizados.

Más búsquedas

La denuncia interpuesta por la familia Mendieta ante la justicia argentina en 2011 ha servido de inspiración para que otras familias de Guadalajara activen la búsqueda de sus seres queridos que fueron fusilados a lo largo de la Guerra Civil o al inicio de la dictadura franquista.

En la actualidad, 11 familias procedentes de algunas localidades de la provincia de Guadalajara como Torija, Tendilla, Sacedón, Tamajón o Marchamalo esperan el resultado de la investigación recién comenzada. Es el caso de Gregorio Florián, Saturnino De Luz o Francisco De Llera, cuyos fusilamientos se produjeron también en 1939, según las partidas de defunción que han consultado sus familiares, en el cementerio civil de Guadalajara. Todos ellos, alcarreños de nacimiento, fueron ajusticiados por su activismo político durante la época de la II República vinculada a organizaciones sindicales o su afiliación al Partido Comunista de España o al Partido Socialista Obrero Español.

El caso de Tomás Vicente Lorente, vecino de Auñón (Guadalajara) es uno de los que ha avanzado gracias al proceso de Timoteo Mendieta. Su familia, que ya había reclamado su búsqueda a la justicia desde 2008, ha podido progresar en su investigación a raíz del permiso de exhumación logrado por la familia Mendieta.

___

Fotografía destacada: Ascensión Mendieta y su hija, hoy, en el cementerio de Guadalajara FOTO: RAQUEL GAMO

Fuente:http://www.eldiario.es/clm/oportunidad-definitiva-localizar-Timoteo-Mendieta_0_641836937.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Primera-exhumacion-cementerio-Guadalajara-enero_EDIIMA20170508_0600_19
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Segundo intento para localizar el cuerpo de Timoteo Mendieta, víctima del franquismo

Este martes está previsto que arranque una nueva exhumación en el cementerio de Guadalajara gracias a un nuevo exhorto de la justicia argentina.

Los técnicos de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica trabajarán tanto en la fosa número 1 como en enterramientos individuales.

Otras once familias esperan encontrar también los restos de sus seres queridos durante la exhumación.

eldiario.es / Carmen Bachiller / 08-05-2017

Segundo intento. Esperanzas renovadas para la familia de Timoteo Mendieta, sindicalista de la UGT, natural de Sacedón (Guadalajara) que fue asesinado cuatro meses después del final de la Guerra Civil española. Tras el intento fallido de hace algo más de un año, este martes se procederá a la apertura de la fosa común número 1 del cementerio de Guadalajara para buscar de nuevo su cuerpo gracias al exhorto (el tercero ya)  procedente de la jueza María Romilda Servini de Cubría, instructora de la denominada “querella argentina” y que investiga crímenes cometidos durante el franquismo.

El Ministerio de Justicia recibió el exhorto a finales de diciembre. Cinco meses después se ha dado luz verde a una nueva exhumación en el cementerio de Guadalajara tras la demanda interpuesta por Ascensión Mendieta, hija del sindicalista, en el intento de localizar a su padre, hasta ahora sin resultados. Esta nueva petición responde a  datos que indican que los restos de Mendieta no estaban, tal y como se creía, en la fosa número 2 del cementerio local, donde se practicó una primera exhumación, sino en la fosa número 1.

A las nueve de la mañana los técnicos de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) volverán al cementerio de Guadalajara para iniciar una nueva búsqueda. Trabajarán en dos partes diferenciadas de la zona civil del cementerio: tanto en la fosa número 1 como en enterramientos individuales. Y es que los datos sobre el paradero del cuerpo de Timoteo Mendieta son confusos.  El día de su fusilamiento -15 de noviembre de 1939- fueron asesinadas otras 18 personas. En su caso, el enterramiento no  se produciría hasta el día siguiente. “A pesar de los datos documentados en tres libros distintos, la hipótesis que hemos barajado es que a la hora del enterramiento los cuerpos fueron cambiados”, explica Marco González, vicepresidente de la ARMH.

“La posibilidades que tenemos son, por un lado, buscar en las fosas donde el mismo 16 de noviembre de 1939 enterraron a gente, es decir, en la fosa número 1, donde fueron enterrados dos cuerpos en esa misma saca y también en cuatro sepulturas individuales que están en la fila 1 del cementerio civil”. Buscarán el rastro de aquellas personas que fueron enterradas el mismo día que Timoteo Mendieta para intentar localizar al sindicalista.

La denuncia de Ascensión Mendieta ha abierto el camino a otras familias

El programa de trabajo se prolongará durante 15 o 20 días. Hace un año se exhumaron 22 cuerpos de la fosa 2 del camposanto de Guadalajara sin resultados, de momento, para la familia Mendieta. Pero su denuncia ante la justicia argentina ha abierto el camino a otras personas que también buscan a sus familiares asesinados durante la Guerra Civil o en los albores de la dictadura.

Toma de datos durante la exhumación en enero de 2016, en Guadalajara FOTO: ARMH

En enero de 2016 solo dos familias se habían interesado por los trabajos realizados por la ARMH en el cementerio de Guadalajara. Una de ellas fue la de Timoteo Mendieta. La otra era la de Tomás Vicente Lorente, vecino de Auñón (Guadalajara) y otro de los represaliados por el franquismo. “En este último caso, la familia ya lo había venido reclamando desde el año 2008” pero solo la denuncia ante la justicia de los Mendieta permitió avanzar al lograrse el permiso de exhumación.

A partir de ese momento se pudo contactar con 14 familias vinculadas a las personas enterradas en la fosa número 2. Y no solo eso. Durante los trabajos de exhumación llegaron a pasar hasta 90 familias interesadas en el procedimiento a seguir para encontrar a sus seres queridos, tanto los que puedan estar en la parte civil del camposanto como en la católica.

Ahora, cuando está a punto de arrancar la segunda exhumación en Guadalajara ya hay 11 familias pendientes de lo que dicten los nuevos hallazgos y las pruebas de ADN. Proceden de municipios como Sacedón, Tamajón o Marchamalo, entre otros.

Un equipo de forenses, antropólogos y voluntarios

En las tareas de búsqueda participará un equipo de 10 personas entre quienes trabajarán en la fosa y aquellos que se dedicarán a la recepción de familiares y nuevas peticiones de exhumación. También se sumarán voluntarios. Además, se contará con el trabajo de un antropólogo inglés que vendrá acompañado por un equipo de tres colaboradores. “Serán los encargados del análisis de campo en la propia morgue para ir teniendo datos fiables cada vez que saquemos un cuerpo, por lo menos para saber si coinciden edades y estaturas con los datos que tenemos a priori”, explica González. Unos datos que han sido fruto de un trabajo previo realizado por voluntarios durante el último año que investigaron en el Archivo Histórico Provincial de Guadalajara y en el Archivo Militar de Zaragoza.

Después deberán ser practicadas las correspondientes pruebas de ADN. El exhorto de la jueza Servini indica que los restos han de ser enviados a Argentina pero la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica no descarta que puedan practicarse en Madrid si judicialmente es posible y con el objetivo de ganar tiempo.  Y es que los resultados de las pruebas de la primera exhumación tardaron en conocerse casi un año, entre análisis y contraanálisis. “Queremos evitar las esperas y la burocracia que es al final lo que nos ha frenado”. Un tiempo que corre en contra de Ascensión Mendieta quien a sus 91 años sigue luchando por encontrar a su padre.

Marco González lamenta que “ni el Estado ni la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha se hagan cargo de estas exhumaciones. Y ya que no lo hacen, la asociación llegará hasta donde tenga que llegar. Solo en el cementerio civil de Guadalajara hablamos de 16 fosas y unas 320 víctimas que ya tenemos catalogadas porque por desgracia en la parte católica del cementerio, las fosas fueron vaciadas parcialmente en los años 70 para volver a enterrar gente encima”.

“Hay posibilidades mientras los cuerpos fueran enterrados en la parte civil”, sostiene el vicepresidente de la ARMH. Es aquella que se ha mantenido “como una burbuja en el tiempo” porque está intacta, no como lo que ocurrió con la parte católica del cementerio. Mientras, la familia mantiene una esperanza contenida tras el duro golpe del año pasado al conocerse los resultados negativos de genética. De nuevo, toca esperar las buenas noticias.

Fotografía destacada: Primera exhumación en el cementerio de Guadalajara, en enero de 2016 FOTO: ARMH

Fuente:http://www.eldiario.es/clm/Segundo-localizar-Timoteo-Mendieta-franquismo_0_641486584.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Mendieta_EDIIMA20170504_0943_19
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Se reabre el ‘caso Mendieta': nueva exhumación el 9 de mayo ante la esperanza de la familia

El próximo martes comenzarán los trabajos de apertura de la fosa común número 1 de Guadalajara para buscar el cuerpo de Timoteo Mendieta, fusilado en 1939.

La familia se muestra “ilusionada” pero mantiene la calma ante el “mazazo” del año pasado al conocer que los restos del represaliado no estaban en la fosa exhumada.

eldiario.es / Teresa Sánchez Garzón / 04-05-2017

El próximo martes, día 9 de mayo, se inicia una nueva exhumación para encontrar los restos del vecino de Sacedón Timoteo Mendieta, fusilado en 1939 y quien supuestamente fue enterrado en una fosa común en el cementerio de Guadalajara. Y es que desde finales de diciembre, el Ministerio de Justicia tiene en su poder un nuevo exhorto procedente de Argentina que solicita esta apertura. La petición procede de la jueza María Romilda Servini de Cubría, instructora de la denominada ‘querella argentina’, que investiga crímenes cometidos durante el franquismo.

Es el tercer exhorto remitido por la jueza Servini a España relacionado con el ‘caso Mendieta’, tras la demanda interpuesta por su hija Ascensión, en el intento de localizar los restos de su padre, hasta ahora sin resultados. Esta nueva petición responde a  datos que indican que los restos de Mendieta no estaban – tal y como se creía- en la fosa número 2 del cementerio local, sino en la número 1.

“La gente no sabe lo que sufre una persona cuando no sabe dónde está un familiar, y el encontrarlo cerraría muchas heridas”, explica a eldiarioclm.es Francisco Vargas Mendieta, nieto de Timoteo. La familia espera poder encontrar los restos de Mendieta pero mantiene la calma. “Habrá que esperar a ver cómo se realiza la exhumación, y habrá que ver cuál es el resultado, porque la última vez lo dimos por hecho y mira lo que sucedió”, apunta Vargas Mendieta.

Sus esperanzas se basan en los datos que recoge el registro del cementerio. “A Timoteo le fusilan el día 15 pero le entierran el día 16 de noviembre de 1939. En la madrugada juntan a varios cadáveres en la morgue. Ahora se cree que Timoteo Mendieta pudiera estar en la parte de arriba de la fosa número uno, junto a dos cuerpos más. Quizá se traspapelaron los nombres…Yo qué sé”.

Ascensión, la hija Timoteo Mendieta, durante la primera exhumación EFE

Según el Libro de Enterramientos en el Cementerio de Guadalajara de 1939, la fosa número 1 de Guadalajara se abrió el 26 de julio de 1939 y contiene 26 cuerpos. Los restos de Timoteo Mendieta podrían estar junto a los de Pablo García Centenera y Gregorio Moreda Santacruz, ambos vecinos de la localidad de Alhóndiga. Eso sí, el nieto de Timoteo señala que si los resultados son negativos “ya no sabremos donde buscar”.

Timoteo Mendieta era natural de Sacedón (Guadalajara) y secretario local de la UGT. Fue fusilado el 16 de noviembre de 1939, poco después de su detención. En enero del pasado año el permiso judicial para exhumar los supuestos restos del sindicalista se convirtió en el primero en nuestro país vinculado a la Guerra Civil  que se realizó  bajo tutela internacional. El posterior análisis de los restos exhumados descartó que fueran los de Mendieta.

___

Fotografía destacada: Ascención Mendieta, su hija y su nieta en una manifestación

Fuente:http://www.eldiario.es/clm/reabre-Mendienta-exhumacion-esperanza-familia_0_640086879.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Cfakepathdeportado-portadajpg_EDIIMA20170428_1077_5
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

‘Deportado 4443’, un grito español desde los campos de concentración nazis

El periodista Carlos Hernández de Miguel y el ilustrador Ioannes Ensis reviven en cómic el relato de Antonio Hernández, español que pasó cuatro años en Mauthausen.

eldiario.es / Francesc Miró / 02-05-2017

A veces, el corte del papel puede doler más que el de un cuchillo. Tiene una explicación física. La cuchilla es recta y su corte limpio, mientras que el corte de un papel flexible es irregular y sucio. Pero también existe en ocasiones una razón de raíz más poética: hay hojas que al leerlas, duelen.

Es el caso de Deportado 4443, un cómic que remite a un dolor histórico con referentes de altura que van de Art Spiegelman a  Fréderic Pajak pasando por Joe Sacco. Y lo hace tanto por la durísima historia real que narra como por la obliteración histórica a la que esta y muchas otras ha sido sometidas durante demasiados años.

Se trata del testimonio de Antonio Hernández Marín, uno de los 9.300 españoles y españolas que sufrieron en sus carnes lo que significaba vivir y morir en un campo de concentración nazi. Estuvo cuatro años y medio en Mauthausen, donde se estima que fueron asesinadas más de 100.000 personas.

Hoy, su relato revive gracias a la unión de fuerzas de su sobrino, el periodista y colaborador de eldiario.es Carlos Hernández de Miguel, y del ilustrador e historiador Ioannes Ensis en Deportado 4443. El libro, publicado por Ediciones B, se presentará este miércoles 3 de mayo a las 19 horas en la  galería Swinton & Grant, en un debate con familiares de las víctimas moderado por Ignacio Escolar.

La historia de una voz que son muchas voces

Antes de habitar las páginas de este cómic, el testimonio de Antonio Hernández llegó a Twitter. En enero de 2015, la voz del prisionero español tomó la forma de @deportado4443, una cuenta que durante tres meses y medio narró  en directo su experiencia en el campo de concentración.

Tras combatir en la Guerra Civil, Hernández tuvo que exiliarse. Más tarde se alistó en el Ejército francés para combatir el nazismo, pero fue capturado y terminó en Mauthausen, donde se convirtió en un número: 4443.

La narración en Twitter de lo vivido allí llegó a tener una gran repercusión, con más de 40.000 personas que siguieron su testimonio. Su perfil era un agujero en el tiempo que nos trasladaba a otra época para narrarnos en primera persona y en presente qué estaba viendo. Su historia luego  se convirtió en documental y ahora se ha transformado en un cómic.

“El objetivo era imaginar que le habíamos dado un móvil a un prisionero de Mauthausen y que tuiteaba lo que veía”, cuenta a eldiario.es Carlos Hernández, el artífice de la iniciativa para divulgar las vivencias de su tío en la red social. “Era una mirada al pasado pero que contaba lo que pasaba en tiempo real y que podías leer comiendo o en el bus”, cuenta el periodista. “Convertí a @deportado4443 en el portavoz de todos sus compañeros e iba contando cosas que realmente pasaron a todo un colectivo de nada menos que 9.300 españoles y españolas”.

Su voz llegó hasta los oídos de Ioannes Ensis, dibujante e historiador. “Me llamó y me dijo: ‘Me ha emocionado tanto esta historia que además no conocía, que tengo la necesidad de ilustrarlo'”, explica Hernández. “Cuando narré esto en Twitter conté con imágenes históricas pero… de los campos de concentración hay muy pocas referencias gráficas, casi todo lo que hay es sobre la liberación pero no sobre su funcionamiento. Ioannes me ofrecía tapar los agujeros que existían en mi relato de lo que eran los campos nazis”. Así nació Deportado 4443, un cómic que es hijo directo de la iniciativa en la red social, que a su vez desciende del anterior libro de Hernández, Los últimos españoles de Mauthausen.

“Antes de lanzar la iniciativa tenía una inmensa duda de cómo funcionaría algo tan inédito: un relato tan duro y tan real, pero a la vez novedoso… no sabía cómo los usuarios de Twitter iban a reaccionar ante eso”, explica el autor. “Así que lo que hice fue prepararme con mucha antelación y con mucho rigor histórico, para que nadie pudiera acusar a esa historia de que no era real: había pasado de verdad”, explica. “Nacía de información que yo tenía acumulada y que venía de dos fuentes: la documentación que recabé en archivos históricos de toda Europa y la de los testimonios de los supervivientes”.

El impacto del relato en Twitter sirvió exactamente para lo que se había pensado: visibilizar el manto de olvido que aún existe sobre los españoles que estuvieron en campos de concentración nazis y cuya experiencia condensa y transmite el cómic que ahora llega a nuestras librerías.

Una de las ilustraciones de Ioannis Ensis en ‘Deportado 4443′. Ediciones B.

Un combate contra el olvido

En Deportado 4443, la pluma del periodista carga de gravedad el peso del relato de un cómic en blanco y negro perpetuo. El rigor histórico con el que relata el calvario de Antonio Hernández lleva al lector hasta las profundidades de lo que significaría el infierno si existiese. Ensis centra este ambiente en los personajes, dibujados con una cercanía y un realismo que pone los pelos de punta. Antonio fue uno entre tantos, que, como aquel poema de Estellés, no esperó y luchó.

La lucha antifascista le hizo dar con sus huesos en un campo de concentración nazi. Su historia, y la del resto de españoles y españolas cautivas en campos de concentración siguen hoy siendo grandes desconocidos de nuestro pasado reciente y común. Algo que no es, de ningún modo, una casualidad.

“Es un olvido premeditado y absolutamente teledirigido por el poder”, explica el autor. En primer lugar por el empeño consciente del franquismo en borrar sus huellas, pues al fin y al cabo estas personas son también fueron sus víctimas.”Si estos españoles acabaron en campos de concentración nazis fue exclusivamente porque Franco quiso que estuvieran allí. De esto hay multitud de documentación que incluí en mi primer libro y que también apuntaba a la responsabilidad de Serrano Suñer”, explica Hernández de Miguel.

Una de las ilustraciones de Ioannis Ensis en ‘Deportado 4443′. Ediciones B.

“Francisco Franco fue responsable directo de esto, pero es obvio que una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, intentó borrar todo rastro de complicidad con la Alemania nazi, y en ese ‘trabajo’ se incluyó barrer de la historia a estos españoles que habían sido víctimas del franquismo cómplice de Adolf Hitler”, defiende el periodista.

Es decir que durante 40 años, este tema fue ignorado deliberadamente, algo entendible dentro de la lógica dictatorial. Lo que no resulta tan lógico es que con la llegada de la democracia, el sistema político español no hiciese acopio de revisión histórica de los deportados y exiliados.

“Es evidente que la Transición tuvo cosas buenas y cosas malas, pero debemos recordar que a cambio de que los militares levantaran la amenaza permanente de golpe de estado, los demócratas redactaron una Constitución con una pistola en la cabeza”, explica Carlos Hernández. “En ese clima de coacciones se pagó un alto precio en el que se incluyó el echar un manto de olvido sobre los últimos cuarenta años y con el que se taparon todas las víctimas de la dictadura, tanto a los que estaban en las cunetas como a estas personas que seguían en Francia”.

Una de las ilustraciones de Ioannis Ensis en ‘Deportado 4443′. Ediciones B.

Por eso, leer un cómic como este es también combatir el olvido, reescribir los libros de historia contando con la voz acallada de todos ellos. “Una de las cosas que más te desgarra cuando hablas con los supervivientes de Mauthausen y otros campos es que tras sufrir muchas traiciones a lo largo de su vida, la que más les dolió fue la de nuestra democracia”, explica el autor.

“Ellos pensaban que a partir del 75 les había llegado el momento del reconocimiento por haber terminado en campos de concentración luchando contra el fascismo. Pero cuando se dieron cuenta de que no iba a ser así, les dolió profundamente”, dice el periodista. “Ahora, 40 años después de la muerte de Franco, tenemos que seguir peleando para que esto se conozca, para que aparezca en los libros de historia y nuestros hijos sepan lo qué les pasó a sus abuelos”.

“Durante la Transición, el franquismo hizo como que nos devolvía algo que era nuestro, la libertad. A cambio le tuvimos que dar demasiadas cosas, entre tantas el olvido de los crímenes que había cometido los últimos cuarenta años”, cuenta Carlos Hernández de Miguel. Olvidar el testimonio de su tío es seguir bajo ese manto que ha tapado nuestra historia demasiado tiempo. No olvidemos u olvidarán por nosotros. Aunque recordar duela, claro.

Una de las ilustraciones de Ioannis Ensis en ‘Deportado 4443′. Ediciones B.

___

Fotografía destacada: Extracto de la portada de ‘Deportado 4443′. Ediciones B.

Fuente:http://www.eldiario.es/cultura/comics/Deportado-espanol-campos-concentracion-nazis_0_637987381.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
18155870_644972718960615_3209001736110340291_o
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Familiares de antiguos presos políticos visitan las instalaciones de la cárcel de Lugo en la que fueron retenidos o murieron sus seres queridos

Numerosas ciudades españolas conservan las cárceles que fueron utilizadas por la dictadura franquista como lugares de detención ilegales. Algunas las han destruido, como hizo la ciudad de Madrid con la cárcel de Carabanchel, demolida en el año 2008.

Pero la ciudad de Lugo ha iniciado una experiencia pionera al iniciar la conversión de su vieja cárcel, rehabilitada con enorme respeto a su arquitectura original, en un espacio cultural especialmente dedicado a la memoria histórica y a quienes pasaron por ella detenidos como consecuencia de la represión franquista.

Carmen García Rodeja, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Galicia (ARMH), ha organizado una visita de numerosos familias al edificio rehabilitado para que conozcan el lugar en el que sus familiares estuvieron presos, algunos de los cuales murieron en el recinto o fueron asesinados por los fascistas fuera de sus paredes.

Entre otros estuvieron: los nietos de Rafael Vega Barrera, fusilado el 21 octubre de 1936. María Jesús Rivas, sobrina nieta de Severiano Rivas, alcalde republicano de Castro de Rey, sacado de la cárcel y asesinado por los falangistas en 1936, que fue exhumado por la ARMH en 2005. Walter Wit, yerno de Víctor Martínez, abogado y teniente de alcalde de Monforte, fusilado el 22 de mayo de 1937. Rafa Castillo, nieto de Antonio Reboiro, alcalde de Puebla de Brollón, fusilado el 7 de marzo de 1938. María Gloria Freije, nieta de Antonio Freije Freije, concejal de Santalla de Oscos (Asturias), fusilado el 27 de agosto de 1936. Ramón López Pérez, nieto de Benito López, un barbero de Ribadeo, condenado a prisión perpetua que murió el 29 de marzo en la prisión de Coruña por una tuberculosis.

Los familiares recorrieron las antiguas dependencias penitenciarias con una enorme emoción, al tiempo que comentaban sus recuerdos familiares y portaban algunos documentos que ofrecieron para que formen parte de la exposición permanente.

Además, este fin de semana se ha inaugurado la exposición “Desde el panóptico: cada celda una ventana”, en la que catorce artistas han intervenido en la prisión; hay una celda que tiene pegados en las paredes miles de nombres de presos políticos u otra donde si el visitante arrima el oído a una pared puede escuchar voces que leen cartas de presos. Además se ha puesto en marcha la exposición permanente, “La cárcel de Lugo: de la guerra a las posguerra”, dividida en varios apartados: la vida en la cárcel, tipologías de presos, mapas, cifras y otros lugares de reclusión…

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica colaborará con el ayuntamiento de Lugo para llevar contenidos mediante la instalación de exposición, la presentación de libros, documentales y la realización de seminarios.

 

 

 

 

 

 

 

 

___

Fotografías: “O Vello Cárcere” de Lugo

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
r1nzvS6Al_930x525
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Hace 80 años, Guernica moría arrasada por las bombas nazis

Aviones alemanes e italianos atacaron la Ciudad Santa de los vascos durante horas. Fue una de las grandes tragedias de la Guerra Civil Española.

clarin.com / Juan Carlos Algañaraz / 25-04-2017

Hace 80 años, en plena Guerra Civil Española, los aviones alemanes e italianos destruyeron Guernica, la “Ciudad Santa” de los vascos, porque allí los Reyes de España juraban defender las libertades de Euskadi. El dictador Francisco Franco, que tuvo un apoyo extraordinario de Adolf Hitler y Benito Mussolini, estaba furioso porque en su ofensiva al norte, después de fracasar en Madrid gracias a la lucha heroica de sus habitantes y las brigadas internacionales, quería cerrar la frontera con España.

Pero los “gudaris” (combatientes vascos) apoyados por la población resistían con encono. Se decidió entonces dar un escarmiento a los resistentes y, además, probar los “bombardeos totales” como querían los alemanes e italianos, que desplegaban su Legión Cóndor y la aviación regular fascista que sembraron muerte y destrucción a una España, que fue el primer pueblo de Europa en enfrentar al nazi-fascismo con las armas en la mano.

El enorme impacto internacional que causó el aplastamiento e incendio de Guernica inspiró a Pablo Picasso, a quien el gobierno republicano había encargado un cuadro para el Pabellón español de la Exposición Universal de París. El martirio de la ciudad vasca inspiró de inmediato a Picasso, que pintó el más famoso cuadro del siglo XX, un icono de las tragedias que se sucedieron en el Viejo Continente.

Pero en contra del actual relato, la destrucción total de poblaciones para sembrar el terror a través del genocidio no comenzó en Guernica sino en Durango y Eibar, unos días antes. Solo los aviones italianos destruyeron Durango y Eibar, con el “bombardamento a tapeto”, (alfombrado). El odio se enciende entre los vascos cuando recuerdan que, después de los bombardeos devastadores, la aviación italiana ametrallaba a los civiles que buscaban refugio. Repitieron estas barbaridades en la vecina Guernica, el 26 de abril de 1937, un día que vivirá en la historia de la infamia, como dijo Roosevelt.

En varios aniversarios que cubrió como enviado de Clarín, este corresponsal recogió numerosos testimonios de personas, muchas de las cuales ya han fallecido. Ahora los volvemos a evocar.

“Pasadas las 3 y media de la tarde, vi el avión de reconocimiento que daba vueltas sobre la ciudad volando bajo. No había peligro. No teníamos nada para defendernos contra la aviación. Ni armas antiaéreas, ni sistemas de alarmas adecuado, ni refugios buenos. Los que se cavaron rápidamente después del bombardeo y destrucción de Durango y Eibar estaban sin terminar”, explicó a Clarín Pablo Izaguirre Hormaechea. Pablo era monaguillo de Santa María, ubicado sobre una pequeña loma en el corazón de la ciudad.

“Vi el avión pero no le hice mucho caso porque siempre volvía después del mediodía”, explica Luis Iriondo, 89 años. Entonces, hace 80 años años, Luis tenía 14 años y el 26 de abril estrenaba pantalones largos, el adiós a la niñez.

De pronto las campanas de Santa María comenzaron a repicar y las siguieron oros templos. “Era un sonido tremendo, desesperado, que alertaba un ataque aéreo. Alguna fábricas comenzaron a hacer zonas sus sirenas”, recuerda Luis.

Pablo Izaguirre, el monaguillo de Santa María evoca: “Debían sonar las alertas cuando desde el monte Aixelrrota, frente a la Iglesia, unos gudaris (soldados vascos) hicieran flamear unas banderas de advertencia. No tenía ni teléfono” Los “gudaris” se agitaban porque se echaban encima de la pequeña ciudad un enjambre de aviones. Eran la legión Cóndor de la Alemania Nazi y aviones italianos, cortesía de Benito Mussolini. Aparatos modernos cargados de bombas “rompedoras” y otras incendiarias, de fósforo. Ambos efectos combinados generaban una ola de fuego totalmente destructivo.

Hermman Goering en el juicio de Nuremberg, destacó que “aprendimos mucho en Guernica sobre cómo destruir una ciudad por completo”.

La ciudad tenía que ser destruida, no por su valor militar como lo demostró el hecho de que el puente hacia Rentería y las tres fabricas de armas, pistolas para los “gudaris”, no fueron tocadas por las bombas. El valor del “Vaticano de los vascos” era espiritual. Bajo el tradicional Árbol de Guernica, los Reyes españoles juraban los fueros (derechos) como Señores de Vizcaya. Es el símbolo de las libertades vascas.

La destrucción de Guernica después de más de tres horas de constantes bombardeos, y el testimonio de varios corresponsales británicos y franceses, hizo explotar la indignación mundial contra Franco, al que los vascos hacen principal responsable de la tragediapor haber autorizado y coordinado la operación de la masacre.

La explicación franquista fue ridícula, tanto como cuando fue asesinado Federico García Lorca, en Granada. Esta vez los “rojos separatistas” vascos habían incendiado la ciudad, especialmente los pérfidos bomberos que no tenían agua para apagar los incendios.

El invento incluía la colaboración de dinamiteros asturianos (no había ninguno). Además de los periodistas, varios sacerdotes, que se portaron heroicamente asistiendo a los heridos, deshicieron la patraña del franquismo.

“La verdad es que el General Mola, jefe franquista del ataque al norte, y Franco, se enfurecieron por la resistencia de los vascos, que en su mayoría eran muy católicos, pero apoyaban a la República que reconocía sus derechos nacionales”, explica Pablo.

“Me metí en una galería que ahora llaman refugio pero no tenía ni tomas de aire. Nos agachamos hasta encontrar un poquito de aire. Al final dijeron que se había terminado el bombardeo y salí”, recuerda.

Pero había pasado menos de media hora. “Quería rezar y no podía. Señor mío Jesu….bbbrooom, una bomba. Y así varias veces. Después volví cuando se reanudó el bombardeo y me quedé en la puerta donde se respiraba mejor. Teníamos terror de quedar enterrados vivos. La gente gritaba porque el ruido era ensordecer, a veces una explosión cercana hacía temblar todo. Y las llamas por todos lados. Cuando salí y me uní a mucha gente, que no paraba de gritar. Vi a los aviones italianos que iban muy bajo ametrallando a los civiles en los que había mujeres, niños y viejos. Los destrozaban”, recuerda.

___

Fotografía destacada: Exposición. Visitantes de una exposición en Múnich, Alemania, ante el “Guernica” de Pablo Picasso (DPA).

Fuente:https://www.clarin.com/mundo/hace-80-anos-guernica-moria-arrasada-bombas-nazis_0_SypH8rTCe.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
CIEMEDH-Foto-Oscar-Rodriguez-ARMH_EDIIMA20150702_0148_20
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

“Las víctimas del franquismo no buscamos venganza o protagonismo, anhelamos justicia y verdad”

Familiares de víctimas extremeñas de la dictadura dicen que para cerrar heridas es indispensable el reconocimiento de las personas que a día de hoy siguen desaparecidas en las cunetas.

Levantan en Castuera el Monumento-Memorial Democrático a las Víctimas del Franquismo.

eldiario.es / Jesús Conde / 23-04-2017

Este  fin de semana se inauguraba en Castuera un monumento memorial a las víctimas del franquismo. Un día ‘muy especial’ para los familiares. Lo consideran un ‘pequeño logro’ más en la carrera por el reconocimiento de la memoria “de todas aquellas personas desaparecidas y fusiladas, para aquellas que fueron retenidas y obligadas a realizar trabajos forzados”.

Son las palabras de Marisa Blanco, miembro de la Asociación Memorial Campo de Concentración de Castuera. El colectivo ha levantado el Monumento-Memorial Democrático a las Víctimas del Franquismo (1936-1949), con 267 nombres de personas represaliadas. Algunas de Castuera y Extremadura, pero otras muchas de fuera de España.

Han contado con el respaldo unánime del ayuntamiento de la localidad, algo que el colectivo de memoria considera un éxito, porque “el Gobierno sigue olvidando a las víctimas” según denuncia Marisa Blanco. Se refiere así a la decisión del Ejecutivo central de eliminar de nuevo de los Presupuestos Generales del Estado la partida dedicada a la Ley de Memoria Histórica. Una partida que bajo el gobierno socialista se utilizaba entre otras cuestiones para financiar las exhumaciones de represaliados (se calcula que en España hay unas 2.000 fosas por abrir).

“Verdad, justicia y reparación”

Marisa es nieta de Manuel Blanco, una víctima del franquismo que pasó también por el campo de concentración de Castuera. Era presidente de la comunidad de agricultores de la localidad, perteneciente a la UGT, antes de estallar la Guerra Civil. Fue detenido en mayo del 39 y tras permanecer preso en Castuera fue trasladado a Orduña, desde donde volvió a Badajoz para ser fusilado en 1940. La familia piensa que sus restos descansan en una gran fosa común en el Cementerio San Juan Bautista.

Tras hacer un relato de la historia de su abuelo quiere dejar claro que ni ella, ni el resto de familiares y víctimas del franquismo, buscan venganza o protagonismo. “Queremos que se haga justicia, buscar la verdad y hacer una reparación de estas personas”.

Para ella buscar la verdad supone contar en las escuelas qué ocurrió en el campo de concentración de Castuera. Que las nuevas generaciones conozcan que hubo un golpe de estado militar “que fue un fracaso, que acarreó una guerra civil contra un gobierno legítimo, y una brutal dictadura de 40 años”.

“Supone contar los hechos que ocurrieron hace 80 años. Ojo, que no estamos hablando de un relato de la reconquista de España, estamos hablando de un capítulo que ocurrió hace apenas unas décadas”.

Lamenta que las heridas “siguen abiertas, no se han cerrado”. Para cerrar heridas piensa que es indispensable el reconocimiento de las personas que a día de hoy siguen desaparecidas. Tiradas en las cunetas y represaliadas.

“Recuperar su memoria silenciada durante mucho tiempo. Y la voz de los familiares que no han tenido derecho a saber el paradero de sus seres queridos. En un duelo continuo y abierto, que pervive en la sociedad”.

Un reconocimiento que ‘dignifique’ su figura, desde la tolerancia y el respeto. Transmitirlo a los jóvenes desde los valores democráticos, porque “buscar verdad, justicia y reparación permite no olvidar unos hechos frente a la intolerancia, que nos lleva a los fanatismos peligrosos. Y los tiempos que corren no son para olvidar”.

¿Qué pasó en Castuera?

Para la asociación es importante levantar el monumento porque rememora la figura de quienes pasaron por el campo de concentración levantado por el franquismo en la localidad en marzo de 1939, y por el que llegaron a estar cautivos ente 5.000 y 10.000 prisiones según sus datos. “Distribuidos en 80 barracones prefabricados, dormían en el suelo, no tenían derecho ni a las tarimas tantas veces reproducidas en el cine para mostrar a las víctimas del holocausto nazi”.

El campo de concentración de Castuera fue declarado años atrás Bien de Interés Cultural, pero la asociación aunque advierte que queda mucho trabajo por hacer. “Quedan muchas historias por sacar a la luz. Queda mucha gente aún enterrada en fosas, y eso es una asignatura pendiente”.

Los testimonios orales recogidos y las investigaciones de los historiadores apuntan a la presencia de un campo de ‘clasificación’, donde terminaban personas acusadas de tener algún tipo de compromiso, ya fuera político o sindical afín a la república. “Algunos de ellos llevados a hacer trabajos forzosos, a construir infraestructuras como mano de obra esclava, mientras que otros iban a parar a las cárceles para acabar luego fusiladas”.

___

Fotografía destacada: Óscar Rodríguez

Fuente:http://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/franquismo-venganza-protagonismo-anhelamos-justicia_0_636236826.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
imagen-sin-titulo
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

El Ejército entierra en secreto al golpista Sanjurjo en un panteón de Melilla

FUE EXHUMADO EN PAMPLONA EL AÑO PASADO

Las autoridades han conseguido evitar que se difunda la noticia durante semanas para sortear la polémica que rodea siempre a los héroes del franquismo.

elconfidencial.com / 21-04-2017

Los restos del general golpista José Sanjurjo (1872-1936) fueron enterrados el pasado 23 de marzo en el Pabellón de Héroes Regulares del Cementerio de Melilla, en secreto y con representación de altos mandos militares y políticos. Según fuentes presenciales, la ceremonia se llevó a cabo respetando su rango (teniente general) y fue presidida por las autoridades militares y civiles de la ciudad autónoma, incluido el presidente y senador por dicha circunscripción, Juan José Imbroda, así como el comandante general, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu.

Sanjurjo, general dos veces golpista, había sido exhumado del Mausoleo franquista de Los Caídos de Pamplona el 16 de noviembre en virtud a la Ley de Memoria Histórica, junto a otro de los “cerebros” del Alzamiento, el general Emilio Mola. La iniciativa, recurrida por la familia de Sanjurjo, partió del pleno del Ayuntamiento de Pamplona, contando con respaldo judicial y el beneplácito del arzobispo de la ciudad. Contactados por El Confidencial, los familiares declinaron hacer declaraciones al respecto.

Mausoleo de Regulares de Melilla.

Después de meses de negociaciones con la familia, la noticia de su inhumación en Melilla apareció por primera vez en “Siempre P’alante”, un boletín carlista, y ahora ha sido confirmada por el investigador y bloguero local Enrique Delgado. “Fui al cementerio y corroboré los datos con varios trabajadores. Diversas personas me dijeron después que no se ha hecho oficial porque era una ceremonia secreta. Un traslado así requiere unos recursos, y un despliegue, además de los permisos administrativos del Ministerio de Defensa”, asegura Delgado.

Fuentes del Ejército de Tierra respondieron por correo electrónico a las preguntas de El Confidencial asegurando que fue la familia quién solicitó que fuese enterrado en un panteón militar. “Atendiendo a que fue Comandante General de Melilla, estuvo al mando de las fuerzas Regulares y estaba en posesión de dos cruces Laureadas de San Fernando (1914 y 1926) se autorizó que el entierro se celebrase en el cementerio municipal de Melilla, en el panteón de Regulares número 2, que se sigue utilizando para la inhumación de los fallecidos de Regulares que lo requieran”. Las mismas fuentes describieron el acto como “sencillo, íntimo y privado” y concretaron posteriormente que el traslado se realizó en helicóptero, en uno de los traslados regulares a la ciudad autónoma.

Un traslado así requiere unos recursos, y un despliegue, además de los permisos administrativos del Ministerio de Defensa

A Sanjurjo se le consideró durante décadas “el salvador de Melilla” por haber desembarcado en la ciudad tras los sucesos de Annual, al frente de un ejército en el que Francisco Franco era un oficial más. El investigador Delgado recuerda que el general tiene un barrio a su nombre en la ciudad y que su hazaña bélica en Melilla es anterior al Alzamiento, por lo que resulta ideal para “blanquear” su memoria.

El general Sanjurjo.

“Lo que más me extraña de este tema es cómo aparece en Melilla. A Mola, por ejemplo, se lo llevaron los familiares. Al resto de enterrados en Pamplona, también. Pero con Sanjurjo se ha llegado a un acuerdo para que se quede en un pabellón militar en Melilla, y se ha hecho todo en secreto para que no se genere debate”, dice.

La inhumación del general se llevó a cabo con secretismo y se cursaron invitaciones limitadas a algunas personalidades de Melilla. Su nombre no aparece en el registro oficial y no hay acceso sin autorización al interior del Pabellón, que sólo se puede ver desde la verja.

Monárquico, golpista y sifilítico

El 20 de julio de 1936 el héroe de la aviación española Juan Antonio Ansaldo aterriza en Estoril. El país está en llamas desde que dos días antes, el 18 de julio, una parte del ejército ha protagonizado un golpe de Estado contra el gobierno de la II República y Ansaldo tiene una misión esencial en la estrategia de los alzados. Tiene que transportar en su avioneta Puss Mouth al general José Sanjurjo a Burgos, donde, según los planes del llamado Director del complot, el general Emilio Mola, debe ponerse al frente de la sublevación.

Última imagen con vida de Sanjurjo momentos antes de subir en la avioneta que se estrellaría en Estoril el 20 de julio de 1936.

Pero la avioneta se estrella nada más despegar envuelta en llamas contra una valla de piedra en la rua de Santa Cruz de la pedanía de Areia Cascais. Ansaldo sufre heridas leves y atribuirá después el accidente al exceso de equipaje del coronel, especialmente a su pesada colección de medallas. Sanjurjo muere dejando la vía expedita al ascenso de otro general, más tarde generalísimo: Francisco Franco.

No era la primera vez que Sanjurjo, el más celebre militar español africanista, se ejercitaba en la práctica del golpe de Estado. Suya fue la primera tentativa de insurrección contra una república recién nacida el 10 de agosto de 1932, la ‘Sanjurjada’, una maniobra confusa y torpe que pretendía liquidar la “dictadura anticlerical de Azaña” y que fracasó estrepitosamente. Tras el pronunciamiento, el general fue expulsado del ejército y condenado a muerte, aunque la pena se conmutó después por una cadena perpetua que empezó a cumplir en el penal del Dueso, Santoña, hasta que el posterior gobierno de Lerroux le indultó en 1934.

Sanjurjo se convirtió así en el héroe moral y principal referencia para todos aquellos que soñaban con tumbar la república, un héroe por cierto, y según descubría una biografía reciente de su sobrino nieto Enrique Sacanell Ruiz de Apodaca, que vivió una vida tan recta en lo militar como disoluta en lo afectivo, protagonizada por sus constantes líos de faldas que le llevarían a enfermar de sífilis. En 1936, con la oposición de Goded y la reticencia de Franco, el general Sanjurjo fue nombrado jefe de la Junta y estaba previsto que se erigiera en el jefe de gobierno de los golpistas en caso de triunfo. Un plan cortocircuitado el 20 de julio de 1936 cuando se estrelló la avioneta del piloto Ansaldo.

___

Fotografía destacada: Interior del Pabellón de Héroes Regulares del Cementerio de Melilla.

Fuente:http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-04-21/general-sanjurjo-golpista-1936-panteon-melilla-honores-militares_1370523/

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Placa-Jardin-combatientes-Ciudad-Lineal_EDIIMA20170420_0509_19
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

El Ayuntamiento de Madrid homenajea a los republicanos que liberaron París del nazismo

Manuela Carmena y Anne Hidalgo han inaugurado este jueves un jardín en Ciudad Lineal en honor a los combatientes republicanos.

La Nueve es el nombre que recibe la división republicana que participó en la liberación de París del nazismo el 24 de agosto de 1944.

“La liberación de esta ciudad fue celebrada en el mundo entero como la victoria de la libertad”, así ha remarcado la alcaldesa de París la importancia del la lucha de esta división.

eldiario.es / Laura Galaup / 20-04-2017

El espacio habilitado por el Ayuntamiento de Madrid para inaugurar el jardín de los combatientes de La Nueve se ha quedado pequeño. Dos centenares de personas, muchas de ellas ataviadas con banderas republicanas, se han acercado a este espacio ubicado en el distrito de Ciudad Lineal.

El acto ha servido para que un Gobierno municipal madrileño rinda por primera vez un homenaje a los  combatientes de la división republicana que participó en la liberación de París del nazismo el 24 de agosto de 1944.

“Qué mañana de primavera de Madrid. Poniendo lo que hay que poner, donde había que poner”, así ha tomado la palabra la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena. Con este mensaje aludía a la placa que han descubierto posteriormente con el nombre de Jardín de los combatientes de La Nueve y el párrafo que le acompaña, dedicado “a los españoles republicanos antifascistas que continuaron su lucha en el exilio en la Segunda División Blindada del Ejército de la Francia Libre. Héroes de la Liberación de París”.

Carmena se ha mostrado emocionada por la buena acogida que ha tenido el evento y por el significado de la inauguración, a la que han acudido familiares de víctimas del franquismo, de miembros de La Nueve y Rafael Gómez, el único combatiente que queda vivo. “Rafael, veo cómo te miran los jóvenes de Madrid y veo que quieren ver en ti lo que supisteis hacer: trabajar y luchar por la libertad necesaria”, ha incidido.

En 1944, al llegar a las inmediaciones de la capital francesa, él fue enviado por la División Leclerc, junto a sus 140 compañeros, como avanzadilla de reconocimiento. El 24 de agosto, la tanqueta Guadalajara fue la primera del ejército aliado en pisar suelo parisiense.

“Estoy contento, no soy un gran orador. Gracias a todos”, se ha limitado a apuntar Gómez que ha preferido no tomar la palabra en el acto y que ha sido recibido con un sonoro grito de gratitud por parte del público: “Gracias, Rafael”.

Rafael Gómez, único miembro de La Nueve que queda con vida MARCOS SERVERA

“Liberaron París, pero no solo París. La liberación de esta ciudad fue celebrada en el mundo entero como la victoria de la libertad. Aunque todavía quedaba por combatir para acabar con el nazismo, se cuenta que incluso en Buenos Aires sonaron también las campanas ese día, cuando entraron en París”, ha señalado la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que también ha participado en el acto.

En él ha recordado como un hijo de expatriados españoles, que había formado parte del equipo de Jacques Chirac cuando fue alcalde, le relató en el año 2001 la historia de esta unidad. Por aquel entonces, Hidalgo era solo concejal del Consistorio. Aun así, tres años después consiguió colocar doce placas en la ciudad para reconocer de forma oficial el recorrido realizado por los republicanos españoles al entrar en París.

“Es cierto que esta historia ha estado escondida, había una amnesia voluntaria”, ha reseñado la alcaldesa parisina en alusión a los 60 años que pasaron desde que La Nueve entró en la capital francesa hasta que recibieron un reconocimiento oficial. Ya con Hidalgo liderando el Gobierno municipal, se inauguró un jardín en el Ayuntamiento en honor a esta unidad. Los reyes participaron en ese acto, un apoyo que también ha querido destacar la alcaldesa francesa.

“El general De Gaulle había llamado a la insurrección del pueblo parisino, para que la gente saliese a la calle y fuese a tomar posesión de lo que los enemigos habían dominado. En ese momento, seguro que los parisinos esperaban ver llegar americanos y ¿qué se encontraron? En la plaza del Ayuntamiento vieron a hombres hablando un idioma que no era el inglés, que era el español”, ha añadido Hidalgo. Además, ha recordado que estos hombres “querían luchar para la libertad y para la democracia” y que esta lucha es la que actualmente permiten a los europeos ser “seres libres”.

Manuela Carmena también ha centrado su discurso en la libertad, destacando que este acto trataba de unir el parque parisino que rinde homenaje a los combatientes republicanos con el madrileño que se acaba de inaugurar: “Por encima de todo, la memoria es esa obligación necesaria para conservar la libertad”.

“La libertad hay que cuidarla, no viene sola. La libertad hay que recrearla todos los días, porque es imprescindible para la evolución de la humanidad. Es posible que un mundo sea mejor, y ese mundo no tiene fronteras si no tenemos libertad”, ha apuntado.

“Si no tenemos claro que la libertad, igualdad y la fraternidad son la luz y el aire que necesita el ser humano. Es absolutamente imprescindible, nos lo enseñaron los franceses, lo empezamos a decir en francés y ahora lo decimos en otras lenguas”, ha recordado en honor a los pilares de la República francesa Liberté, Egalité y Fraternité.

Carmena e Hidalgo han estado arropadas por concejales del equipo municipal como Carlos Sánchez Mato, Jorge García Castaño, Mauricio Valiente, Rita Maestre o José Manuel Calvo; la portavoz del PSOE municipal, Purificación Causapié; y miembros de Podemos, como su secretario general, Pablo Iglesias o Íñigo Errejón, secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político.

Primer reconocimiento institucional a La Nueve

Es un placer presentar el primer reconocimiento que se hace a los héroes de La Nueve en ese país. Se trata de héroes de la democracia, de luchadores que tuvieron que salir de España por culpa de un golpe de Estado”, ha recordado Yolanda Rodríguez, concejala del distrito, que también ha tomado la palabra junto a la escritora Almudena Grandes, los portavoces de la asociación francesa 24 de agosto de 1944 y alumnos del Liceo francés y del IES Miguel Delibes.

Esta inauguración también ha servido para rendir un homenaje al último miembro de La Nueve que ha fallecido, Luis Royo. De forma simbólica, su hija ha depositado una urna con sus cenizas junto a la placa dedicada a los “héroes de la liberación de París”. El acto se ha interrumpido en varias ocasiones por la intervención de algunos asistentes que han manifestado que “los crímenes del franquismo no deben prescribir”, así como que “sin memoria no hay democracia”.

Ascensión Mendieta ha sido una de las asistentes a esta inauguración, para esta mujer de 90 años este acto ha sido un símbolo de justicia poética. Hija de un sindicalista de UGT fusilado en 1939, y que continúa batallando judicialmente para que se exhumen los restos de su progenitor, es vecina del barrio y pasea diariamente por esta zona ajardinada. “Hasta ahora nunca se había hecho un reconocimiento así a las víctimas del franquismo”, ha asegurado a eldiario.es visiblemente emocionada.

___

Fotografía destacada: Placa del Jardín de los combatientes de La Nueve en Ciudad Lineal MARCOS SERVERA

Fuente:http://www.eldiario.es/madrid/La_Nueve-Paris-Madrid-Carmena_0_635187187.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn