Archivo de la etiqueta: Eduardo Ranz

Memoria Histórica | |
2014071817542840108
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Manuela Carmena eliminará las calles franquistas de Madrid

Más de 170 calles todavía enaltecen a responsables o símbolos de la dictadura franquista.

nuevatribuna.es / 06-07-2015

El Ayuntamiento de Madrid ha subrayado su compromiso en dar cumplimiento a la Ley de la Memoria Histórica en el callejero de la ciudad y ha asegurado que se cambiarán aquellos nombres de vías y espacios de la urbe, dentro de un modelo participado, que no respondan a esta normativa. Así lo ha manifestado la portavoz del equipo de Gobierno municipal, Rita Maestre, en rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno local y en referencia a los planes del Ayuntamiento para reformar el callejero y eliminar las referencias franquistas del mismo.

Maestre ha asegurado que el Ayuntamiento está evaluando el cumplimiento de la ley de Memoria Histórica y que ésta no se está cumpliendo en la ciudad por la existencia de referencias al franquismo en su callejero. Por tanto, y sin tener aún un plan concreto, la idea del actual Gobierno local es transformar los nombres a lo que dice la normativa y cambiarlos por otros en un proceso participado con los grupos municipales y la ciudadanía.

Desde que se aprobara la Ley de Memora Histórica por el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, distintos colectivos y asociaciones de víctimas del franquismo vienen exigiendo a las autoridades el cumplimiento de la normativa y la retirada de símbolos franquistas.

Las últimas iniciativas en conocerse han llegado de manos del abogado Eduardo Ranz que el pasado 11 de febrero (con motivo del aniversario de la 1º República) y el 14 de abril presentó sendos escritos ante el Ayuntamiento de Madrid, todavía con Ana Botella de alcaldesa, detallando los elementos de simbología de exaltación. Para este letrado, el anuncio hecho por el equipo de Manuela Carmena es “un ejemplo de justicia y trabajo que ojalá se contagie al resto de lugares de idénticas situaciones”, señala. Con esta iniciativa, Madrid se convierte en el primer ayuntamiento en tomar una decisión de este calado.

 

UN DEBER DEMOCRÁTICO

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) también celebra la decisión del ayuntamiento de Madrid de cambiar las más de 170 calles que todavía enaltecen a responsables o símbolos de la dictadura franquista. “Se trata de una decisión para la que se han necesitado casi los cuarenta años que se van a cumplir de la muerte del dictador el próximo 20 de noviembre”, recuerda.

La ARMH ha organizado numerosas visitas de profesores universitarios y periodistas extranjeros a la Plaza del Caudillo, ubicada en El Pardo, frente al palacio que fue residencia oficial del dictador. “No es comprensible, ni aceptable, que en la capital de un país democrático de la Unión Europea persistan esos símbolos; algo así como si en Berlín hubiera una plaza del Führer o en Roma una del Duce”.

Numerosas calles de la ciudad están dedicadas a criminales de guerra, a la División Azul que luchó junto al ejército nazi o a la “Liberación” que supuso la llegada de las tropas franquistas a la ciudad de Madrid.

Cuando se vayan a retirar los símbolos que perviven del franquismo la ARMH espera “que se lleven a cabo con luz y taquígrafos”, no como cuando en marzo de 2005 fue retirada la estatua ecuestre del dictador en su antiguo emplazamiento de la Plaza de San Juan de la Cruz, junto a Nuevos Ministerios “de noche y sin previo aviso”. “El acto de retirada de cada plaza debería ir acompañado de una explicación de quién era cada uno de los personajes que no se merecen estar en el callejero y podría llevarse a cabo con la participación de alguna de las víctimas, que podría aportar su testimonio para explicar”, señalan.

Sobre este asunto, tal y como recuerda el abogado Eduardo Ranz, el Tribunal Supremo ya inadmitió el recurso de la Fundación Francisco Franco para que no se retirase la estatua señalando que “el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica impone a todas las Administraciones Públicas adoptar las medidas oportunas para que se proceda a la retirada de aquellos monumentos conmemorativos que supongan una exaltación de la Guerra Civil, con el objeto de dar cumplimiento al espíritu de reconciliación y concordia que permitió el alumbramiento de la Constitución de 1978, y evitar la permanencia de cualquier vestigio que pueda ser causa de enfrentamiento, agravio u ofensa al modelo constitucional de convivencia”.

___

http://www.nuevatribuna.es/articulo/espana/ayuntamiento-madrid-cumplira-ley-memoria-historica-y-eliminara-referencias-franquistas-callejero/20150706171713117817.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1427397890_580220_1427542209_noticia_normal
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Una juez de Soria abre una causa por crímenes del franquismo

El juzgado de Almazán solicita información sobre la ejecución de 10 hombres en 1936.
Reprimenda de la ONU a España por no extraditar a Argentina a 17 cargos franquistas.

El País / Natalia Junquera / 27-03-2015

Los mataron a plena luz del día, el 14 de agosto de 1936, hacia las dos de la tarde. En el lugar donde iban a fusilar a 10 hombres, Barcones (Soria), había en ese momento un grupo de niños jugando. Un falangista los echó, pero los menores se escondieron y presenciaron la terrible escena. Casi una vida después, en julio de 2013, Matías Bonilla, que tenía 9 años aquel 14 de agosto de 1936, señaló a antropólogos forenses el lugar donde habían sido enterrados. Y con un auto del pasado 17 de marzo, la titular del juzgado de instrucción 1 de Almazán acaba de iniciar, 78 años después, una investigación por aquellos asesinatos.

Esta es la única causa abierta en España por crímenes del franquismo y la primera después de la que le costó la suspensión al juez Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional y un juicio por prevaricación ante el Tribunal Supremo del que finalmente salió absuelto. Hasta ahora, la única causa abierta en el mundo por crímenes del franquismo se instruía en Buenos Aires. Precisamente este viernes, cuatro expertos de la ONU —el presidente del grupo de trabajo para las desapariciones forzadas y tres relatores especiales— reprendieron con dureza a España en un comunicado por no atender la petición de extradición de la juez argentina María Servini de Cubría, que quiere interrogar a 17 excargos franquistas a los que imputa posibles delitos de lesa humanidad. “El Estado español no puede escudarse en los principios de prescripción y extinción de la responsabilidad penal [la ley de amnistía de 1977] para no extraditar o juzgar a los responsables”, ya que los delitos de los que están acusados [torturas y crímenes de lesa humanidad] “son imprescriptibles”, aseguran.

Iván Aparicio, presidente de la asociación Recuerdo y Dignidad de Soria, que acudió al juzgado de Almazán en representación de los familiares de los fusilados en Barcones, considera que la apertura de esta causa “es un paso de gigante”. Y su abogado, Eduardo Ranz, confía en que “se contagie” a otros juzgados españoles donde descendientes de cientos de víctimas del franquismo han planteado demandas similares.

El juzgado de Almazán sobreseyó inicialmente esta causa “por no resultar conocido el autor de los hechos”. Pero la asociación de familiares sugirió entonces a la juez la posibilidad de localizar documentación que arrojara luz sobre la identidad de los asesinos, y la magistrada ha atendido su petición. Así, ha librado un oficio a la Guardia Civil y a Falange para que le envíen al juzgado “las hojas de servicio” de los agentes el 14 de agosto de 1936, así como “posibles órdenes de ejecución” o “puestas a disposición” de las víctimas. La juez pide, asimismo, que “se averigüe” si esas ejecuciones fueron “únicas o sistemáticas”, es decir, si como plantean Recuerdo y Dignidad y todas las asociaciones de memoria histórica de España, no se trataba de delitos comunes, sino de un plan de exterminio de quienes no apoyaban el golpe militar de Franco.

El más joven de los 10 fusilados en Barcones tenía 25 años y el mayor, 54. Juan Ballano y Cándido Muyo eran agricultores; Mariano González, ferroviario; Juan Pablo Rica, concejal de cultura en San Esteban de Gormaz. Fue precisamente la hija de este último, Amelia, quien impulsó la exhumación al pedir ayuda a la asociación Recuerdo y Dignidad. Tenía entonces 92 años y quería recuperar los restos de su padre antes de morirse. “Desgraciadamente falleció a los 96, un mes antes de que lográramos abrir la fosa y exhumar los restos.También a ella le habían hecho la vida imposible: le raparon la cabeza, le hicieron beber aceite de ricino y la obligaron a pasear en camisón, sin pelo, por el pueblo ”, lamenta Aparicio. Fue el antropólogo forense Francisco Etxeberria, que acaba de participar en la identificación de los restos de Cervantes, quien dirigió los trabajos. El equipo localizó los cuerpos de seis de las 10 víctimas —no encontraron los de cuatro afiliados a la CNT— y uno más que no esperaban: el esqueleto de una joven musulmana que había sido enterrada allí en el siglo IX.

___

Fotografía destacada: Exhumación de seis de los 10 fusilados en Barcones (Soria) llevada a cabo en julio de 2013 por el antropólogo forense Francisco Etxeberria. / RECUERDO Y DIGNIDAD

http://politica.elpais.com/politica/2015/03/26/actualidad/1427397890_580220.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Arco-Victoria-Madrid-Franco-nacionalista_MILIMA20150311_0019_11
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Reportaje: Caza a los símbolos del franquismo todavía presentes en España

Cuarenta años después de la muerte del dictador Francisco Franco, su régimen sigue presente en símbolos, inscripciones, calles, monumentos, lo que es considerado una vergüenza por sus víctimas.

milenio.com / Ingrid Bazinet / AFP / 11-03-2015

Cuatro décadas después de la muerte de Francisco Franco, España no termina de pasar página a su dictadura, que aún ronda en sus calles, monumentos, símbolos e inscripciones, algo considerado indignante por sus víctimas.

“Es impensable que hubiera en Alemania una plaza al Fuhrer o una plaza dedicada al Duce en Italia”, lamenta Eduardo Ranz, un abogado de 30 años que lidera la batalla para retirar los símbolos del franquismo. “Es impensable que en Alemania una víctima del nazismo vaya por la calle y se encuentre con una cruz esvástica. No cabe en la cabeza”, añade.

En España eso puede ocurrir, por ejemplo, en el enclave de Melilla, en el norte de Marruecos, a los pies de cuya muralla todavía se levanta una estatua de bronce del dictador que tomó el poder en 1939 tras una sangrienta guerra civil y lo mantuvo hasta su muerte el 20 de noviembre de 1975.

Por ello, Ranz presentó el 11 de febrero una denuncia contra 38 alcaldes del país –entre ellos la líder de Madrid, Ana Botella, mujer del ex mandatario José María Aznar– para retirar 86 símbolos de la dictadura de Franco del espacio público. La fecha no es casual: marca la proclamación de la Primera República española en 1873, que apenas duró dos años.

El 14 de abril, aniversario de la Segunda República inaugurada en 1931 que finalizó con la dictadura franquista, ampliará su demanda contra “la simbología franquista que pertenece a la Iglesia católica y los colegios religiosos”, estamento muy vinculado al franquismo en algunas regiones.

Su objetivo es “recuperar la dignidad para las víctimas del franquismo y dejar de humillarnos como país”, dice el jurista. Anteriormente habían existido otras denuncias contra estos símbolos pero nunca con tantos ayuntamientos implicados, destaca Ranz.

En 2007 se consiguieron importantes avances gracias a una ley aprobada por el ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero que retiró muchos de los vestigios franquistas, pero se realizaron excepciones con objetos de particular valor religioso o artístico.

Un mausoleo al dictador

Uno de los pilares de la transición democrática posterior a la muerte del dictador fue una ley de Amnistía en 1977 que puso un velo pudoroso frente a los excesos de la guerra y la dictadura por parte de ambos bandos. El resultado es que abrir el debate aún es tabú.

“Las víctimas del franquismo pagan con sus propios impuestos la tumba del dictador”, lamenta Emilio Silva, fundador y presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (AMRH).

“Esto no existe en ningún país democrático del mundo”, añade Silva, cuyo abuelo fue asesinado por las tropas franquistas en 1936. Silva se refiere al Valle de los Caídos, un enorme mausoleo dedicado al dictador en las afueras de Madrid, construido por los prisioneros del bando republicano derrotado durante la Guerra Civil.

No es el único ejemplo en la capital, donde todavía permanece en pie el Arco de la Victoria, de 50 metros de altura, construido en los años 1950 para conmemorar la victoria de Franco en el conflicto.

“Está a 800 metros de la residencia del presidente de gobierno y ningún presidente se ha sentido molesto ni ha tomado medidas para quitarlo o cambiar su significado”, critica Silva. “Están haciendo un reconocimiento público a gente que participaron en el asesinato de más de cien mil civiles”, apunta.

“Humillación”

Más de 113 mil civiles desaparecieron durante la Guerra Civil española y los primeros años de la dictadura, cuando la represión era más dura, según la ARMH. De ellos, solo seis mil fueron encontrados, principalmente en fosas comunes, y enterradas dignamente, explica Silva.

Los ayuntamientos de Madrid y Melilla no respondieron a las solicitudes de entrevista. El gobierno de la ciudad africana rechazó en numerosas ocasiones retirar la estatua alegando que honora al militar y no al dictador.

“España es un caso único en el mundo democrático no solo por el hecho que no se ha juzgado a nadie sino porque todavía se mantienen numerosos monumentos”, afirma Silva.

Para Eduardo Ranz, estos símbolos vulneran la ley de 2007 que obliga a las administraciones a “la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos” del régimen franquista.

Incluso las Naciones Unidas, en un informe del 2 de julio de 2014, instan a España a implementar “la promoción de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición”.

Para Chon Vargas, cuyo abuelo era un líder sindical ejecutado tras un juicio sumario en 1939, estos símbolos son “una humillación” para las familias de las víctimas. Su madre, Ascensión Mendieta, vive en una calle dedicada a los hermanos García Noblejas, que lucharon junto a Franco en la Guerra Civil y se hicieron célebres por su crueldad.

“Quiero que quiten este nombre a la calle”, dice. “Los judíos recibieron reparación por el nazismo. Nosotros también la queremos”, reclama. Pero la crisis parece haber enterrado este debate, muy activo a principios de siglo, explica el profesor de ciencias políticas y especialista de la materia Jesús de Andrés. Si el joven partido antiliberal Podemos llega al poder, “volverá a surgir este debate”.

___

Fotografía destacada: El Arco de la Victoria, en Madrid, construido por orden de Franco en 1956 como un homenaje a la victoria de su ejército nacionalista (AFP)

http://www.milenio.com/internacional/Reportaje-Caza-franquismo-presentes-Espana_0_479352079.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn