Archivo de la etiqueta: dictadura franquista

Memoria Histórica | |
Bonifacio-Sanchez-Asociacion-Memoria-Historica_1230488004_82528847_667x375
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ARMH denuncia que Carmen Martínez-Bordiú reclame el Ducado de Franco

Considera que “no tiene sentido” continuar con este reconocimiento porque fue un premio a quienes protagonizaron un golpe contra la democracia y supone un agravio a las víctimas del franquismo. 

diariodesevilla.es / EFE / 26-03-2018

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha presentado este lunes en el registro de la Fiscalía General del Estado una denuncia ante la petición formulada al Ministerio de Justicia por Carmen Martínez-Bordiú Franco, nieta del dictador Francisco Franco, de recibir por sucesión el título de Duque de Franco con Grandeza de España que ostentaba su madre Carmen Franco Polo, fallecida el pasado mesa de diciembre.

Bonifacio Sánchez, representante de la ARMH, ha explicado que la denuncia viene motivada por la publicación del edicto este mismo lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) al entender que se trata de un premio a quienes protagonizaron un golpe contra la democracia y supone un agravio a las víctimas del franquismo.

Igualmente ha expuesto que es un título nobiliario concedido por el Rey Juan Carlos el 26 de noviembre de 1975 a la hija del dictador, Carmen Franco Polo y, por tanto, “no tiene sentido” continuar con este reconocimiento. Al respecto ha dicho que un Estado de Derecho debe amparar a las víctimas y no hacer apología de la dictadura.

“Naturalmente pedimos que no se renueve ese título porque supone apología del franquismo y además decimos que (la denuncia) tiene que conllevar el amparo a las víctimas. El título tiene una relación directa con el dictador en reconocimiento a unos méritos y entendemos que los méritos de la familia Franco son el haber llevado a cabo un golpe contra la democracia”, ha asegurado.

Pide protección para las víctimas

En la denuncia, firmada por el presidente de la ARMH, Emilio Silva, se pide a la Fiscalía que tome las medidas pertinentes para proteger los derechos de las víctimas y añade que, la colaboración de las instituciones del Estado con el proceso por el que los descendientes de Franco “tratan de constituir una dinastía nobiliaria”, puede ser constitutivo de delito por tratarse de un acto “de enaltecimiento de la dictadura y la violencia política”.

“Desde cualquier punto de vista democrático es intolerable un reconocimiento que se concede ‘en  atención a las excepcionales circunstancias y merecimientos’, que no son otros que el haber dado un golpe de Estado el 18 de julio de 1936, haber asesinado a 114.226 personas que fueron hechas desaparecer, haber violado y humillado a decenas de miles de mujeres”, reza el escrito presentado este lunes.

Tras la publicación en el BOE del edicto, comienza un plazo de 30 días para que, quienes “se consideren con derecho al referido título” puedan reclamarlo antes de que recaiga, por sucesión, en la nieta del dictador. Según establece la normativa sobre títulos nobiliarios -un Real Decreto de 1912 actualizado en 1988-, “ocurrida la vacante de una de estas mercedes, el que se considere como inmediato sucesor podrá solicitarla del Ministerio de Justicia en el término de un año”.

___

Fotografía destacada: Bonifacio Sánchez, representante de la Asociación para la Memoria Histórica. / EP

Fuente:http://www.diariodesevilla.es/espana/Asociacion-Memoria-Historica-Carmen-Martinez-Bordiu_0_1230477630.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1521811543733ManueldelaMadridPuertaCastidn
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Más de un tercio de los habitantes de León capital eran prisioneros en 1938 y 1939

[CON GRÁFICO] La documentación de las autoridades franquistas leonesas demuestra que más de una decena de ‘centros de detención’ en la ciudad recluían al menos 12.000 prisioneros tras la derrota republicana en la Batalla del Ebro, cuando vivían en ella unos veinte mil civiles y un par de miles de soldados.

ileon.com / Jesús María López de Uribe / 25-03-2018

12.000 prisioneros en León durante el final de 1938 y principios de 1939. Así lo desvelan unos informes de las autoridades policiales franquistas referentes a la investigación de una supuesta trama para liberarlos a todos. Es decir, más de un tercio de los habitantes de la capital leonesa eran reos por causa de la Guerra Civil.

Un informe, firmado por el jefe de la Comisaría de Investigación y Vigilancia y fechado en 1941, se refiere a las sospechosas actividades durante la guerra del sombrerero Fausto Ríus García que vivía en la calle Ancha (ya llamada Generalísimo) del que se indica: “Ha sido dos veces detenido, la ultima por sus actividades sospechosas en unión de otros muchos de probada desafección al Régimen, con sospechas de que intentaban un levantamiento en León a base de los 12.000 prisioneros que había en las prisiones que se proponían libertar”.

El informe de la policía franquista fechado en 1941 sobre los 12.000 presos en León durante 1938 y 1939.

Una cifra altísima para una ciudad con unos veinte mil civiles durante el conflicto fratricida, de la que se sabe a ciencia cierta que tenía unos 30.000 habitantes en 1936, pero que tras dos años de guerra había ‘perdido’ unos diez mil habitantes: los jóvenes estaban fuera de ella movilizados en los distintos frentes o en ocupaciones de logística para el bando franquista en el territorio controlado por los que se llamaban a sí mismos ‘nacionales’. Sólo habría que sumar a la cantidad de civiles (en su mayoría mujeres, mayores y niños de corta edad) un par de miles de militares entre los de los cuarteles, los guardias civiles y los mandos (oficiales y suboficiales) de la Legión Condor. Así, en aquella época León albergaba 34.000 almas, 12.000 de las cuales no eran libres (el 35%).

Más de diez centros de internamiento en la capital

Lo sorprendente, y desconocido hoy en día por el tupido velo que se echó sobre aquellos acontecimientos, es comprobar dónde se situaban los centros de detención, clasificación e internamiento en la capital leonesa. Muchísima gente aún cree que sólo fue San Marcos, pero eso no era así, ya que había al menos tres o cuatro localizaciones más con miles de presos en las calles leonesas, y otros lugares en los que se procedía a retenciones más cortas e interrogatorios, o de los que aún se carecen de noticias fiables. Son datos extraídos de retazos de los archivos y de pocos conocidas declaraciones escasamente publicadas, ya que la investigación es extremadamente compleja al estar en paradero desconocido las versiones de los propios responsables carceleros y la forma tan vaga de definir lo que ocurría por parte de las autoridades del territorio sublevado.

La estructura de los centros de detención, clasificación e internamiento (también conocidos como campos de concentración) en León tenía entre tres y cuatro tipos distintos. Los más pequeños eran los propios calabozos de la comisaría en el edificio Zarauza donde estaba el Gobierno Civil (en las actuales calles de Padre Isla, Héroes Leoneses y mirando a lo que hoy sería Gran Vía de San Marcos) y del Cuartel de la Guardia Civil en la calle del Cid mirando a la plaza de San Isidoro; también habría que indicar el cuartel del Cid para los primeros días de cautiverio de mandos importantes del Ejército que quedaron en el bando republicano.

A estos se podrían añadir el Gobierno Militar (situado en lo que hoy es el Mercadona de Padre Isla), el propio Palacio de los Guzmanes, sede de la Diputación Provincial (a cuya primera planta se trasladó en abril de 1937 la Comisaría de Investigación y Vigilancia), y varios colegios de la ciudad que se usaron de forma provisional y durante muy poco tiempo como campos de clasificación; ya que algunos documentos se refieren a ‘detenidos’ en ellos. Más de una decena de centros de internamiento en la ciudad, según ha podido descubrir en los archivos Francisco Javier Fernández-Llamazares.

Los verdaderos campos de internamiento

Después estarían los campos de concentración “con miles de presos ‘preventivos’ sin sentencia y a la espera de liberación o juicio, como era el caso del Hospicio, Santa Ana o Ponce. “El hacinamiento insufrible, primero tras la caída del Frente Norte en octubre de 1937, y mucho peor tras la derrota republicana en la Batalla del Ebro entre agosto y noviembre de 1938, donde hubo que ‘acondicionar’ o recurrir (independientemente de las instalaciones penitenciarias existentes) a instalaciones de la Diputación (entre ellas el Hospicio), a colegios como el actual Ponce (que era inmenso), fábricas abandonadas como la antigua de curtidos de Julio Eguiagaray, no la de Lescún como equivocadamente está publicado, y todo tipo de instalaciones militares”, explica el autor de ‘Crónicas de la burguesía leonesa, un episodio de la Guerra Civil en León‘ y ‘Los leoneses que financiaron a Franco‘. De esos 12.000 presos muchísimos eran aragoneses y catalanes, tras la caída del Frente del Ebro, y asturianos de la del Frente Norte (y, por supuesto, leoneses, y de cualquier parte de España).

Un tercer tipo era la cárcel de Puerta Castillo. “Esa era la más seria, penitenciariamente hablando, no por dureza. Si te trasladaban allí sabías que lo más probable es que no fueras a morir paseado”, comenta Javier Fernández-Llamazares. “Los que estaban allí eran condenados con sentencia firme, y sabían lo que les podía esperar; en realidad tal y como andaba la cosa era, paradójicamente, un alivio para sus familias”. Allí había un alto porcentaje de presos leoneses porque eran de su propia jurisdicción.

Y luego está el ya demolido en los 60 Cuartel de la Fábrica, situado donde el Hotel Conde Luna y la actual Subdelegación de Defensa lo que fue el Gobierno Militar en la calle del General Lafuente, precisamente el comandante del Regimiento del Cid que se sublevó el 20 de julio de 1936. De éste edificio ha salido a la luz poca documentación que demuestre haber sido presidio de muchos reclusos, aunque queda mucho aún que investigar sobre él.

Lo que sí es también destacable era una de las ‘mejores’ salidas para los reos de aquellos campos de internamiento y concentración: “Hubo un montón de batallones de trabajo, presos con condena firme que trabajaban realizando carreteras y todo tipo de obra civil para redimir condena y en condiciones más favorables que las del resto de presidiarios”, según el historiador y conservador del Archivo de la Banca Fernández-Llamazares.

San Marcos no era el único campo de concentración

Lo que se puede decir de lo descubierto por los investigadores, como Francisco Javier González Fernández-Llamazares es que San Marcos no era ni mucho menos el único centro de retención de la capital, por lo menos en capacidad. Sí que es cierto que pasaron muchos presos por allí (las cifras no oficiales ni demostradas hablan de entre seis mil y quince mil personas), pero porque este campo de concentración “servía principalmente, tras los primeros y terroríficos meses de la guerra entre paseos y fusilamientos, para clasificar a los detenidos y enviarlos a otros lugares”.

“En realidad San Marcos en 1937 tenía una capacidad de 600 presos, ya habían empezado a disponerse otros lugares como el Hospicio, el Colegio Ponce o la fábrica de Curtidos en Santa Ana —de la familia Eguiagaray; no hay que equivocarla con la de los Lescún, aunque es un error que se ha repetido demasiadas veces—, como campos de concentración de personas sin juicio”, apunta Fernández Llamazares. Para afirmar esto, se basa en el fragmento de una declaración de la causa 493/37 que encontró en el Archivo Intermedio de la Región Militar Noroeste mientras investigaba los encarcelamientos de los hijos de los propietarios de Almacenes Pallarés por parte de los militares sublevados:

…que al médico Pallarés no le oyó decir ni una palabra, aunque lo pretendió l, por ser uno de los que llevaba en cartera para sonsacarle. Que el Lenin [Modesto Pastor] era de muy malos antecedentes, hablaba siempre mucho contra los nacionales. Tiene el convencimiento el testigo de que estaban en combinación con los rojos y se hartaba de decir que el 1º de mayo [1937] ibana hacer en León la gran manifestación izquierdista. Que sobre este mismo plan podía seguir diciendo mucho, pero que no lo cree ya necesario, tanto ya cuando en su día se hizo extensa información que se entregó al teniente coronel jefe deos servicios de Orden Público [Ángel González Vázquez, quien había sustituido a Luis Medina Montoro]. Que “el del puño en alto” [Ambrosio Santos] era también de muy malos antecedentes y se hartaba de hablar en el mismo sentido, siendoel  duplicado del anterior. Convencidos ambos de que a fines de abril entrarían los rojos en León para celebrar el 1.º de mayo su triunfo, tenían la contraseña: “a morir”, a cuya señal se lanzarían los 600 presos a desarmar a los centinelas y a la calle con sus armas. Las salas todas se combinaban por medio de barberos, que eran los que traían y llevaban las contraseñas y noticias […]”.

Cuartel del Cid, el edificio cuadrado con patio a la derecha, en una imagen aérea de finales de los años cuarenta.

Seiscientos presos. San Marcos tenía seiscientos presos en el primer trimestre de 1937. ¿Qué había ocurrido si lo que se conoce según los estudios ‘tradicionales’ allí estuvieron entre seis y quince mil presos? Para Javier Fernández-Llamazares la cosa está bien clara: “San Marcos era campo de concentración pero sobre todo de clasificación. Un lugar donde los presos esperaban a ser juzgados, y de ahí se les trasladaba tras la sentencia militar firme a otros penales: cárcel provincial en Puerta Castillo, Astorga, Valencia de Don Juan, San Simón en Vigo, el Monasterio de Celanova en Orense (donde hubo multitud de presos leoneses), o la espeluznante San Cristóbal de Pamplona entre otras. Por eso pasó tanta gente, pero en períodos relativamente muy cortos de tiempo, hasta que les llegara el juicio; o por desgracia el ‘paseo’ o el fusilamiento en los primeros meses”.

Además, Fernández-Llamazares calcula que ya en abril de 1938 podía tener más de dos mil: “Las instalaciones las iban ampliando y el hacinamiento, por otro lado y a pesar de que ampliaban instalaciones, crecía por momentos”. Lo que también es más que probable “a  falta de investigaciones más concretas”, es que el antiguo Colegio Ponce (que había sido la Escuela Normal de Maestras y en aquella época aún se conocía con ese nombre), el Hospicio y la Fábrica de Curtidos también tuvieron ampliaciones y un número bastante importante de reclusos que podrían superar el millar o millares dados los datos ofrecidos por las autoridades. “En realidad el número concreto en cada uno aún no lo sabemos. Lo sabremos el día que consultemos documentaciones en archivos militares, donde pueden aparecer listas y planos con el número de presos y metros cuadrados de las instalaciones”, reconoce.

El campo de la fábrica de curtidos de Santa Ana, de los Eguiagaray y no de los Lescún

Sobre el otro error de ubicar el campo de concentración de Santa Ana en la fábrica de los Lescún, Javier Fernández-Llamazares asegura: “Los Lescún y los Eguagaray estaban emparentados y tenían dos fábricas de curtidos seguidas en la calle Santa Ana: la primera era la de Lescún y la segunda de los Eguiagaray, que eran primos carnales. Pero la que utilizaron para campo de concentración fue la de los Eguiagaray, y ampliaron el campo con terrenos aledaños que también eran de los Eguiagaray y los rodearon con alambre de espinos, no sólo los presos estaban dentro de lo que era la fábrica de curtidos”.

“Se publicó que era la de los Lescún, pero es falso por la sencilla razón de que la fábrica de los Lescún estuvo operativa durante la guerra fabricando suelas y botas para el ejército como demostré en mis libros, aportando facturas de la requisa. Está claro que no se puede fabricar y tener presos al mismo tiempo y en el mismo recinto”.

Las cifras de víctimas relacionadas con esta represión que se estiman en San Marcos son enormes, aunque quizás necesiten una revisión con más documentación al salir a la luz la existencia de estos otros centros de internamiento. Según algunos historiadores 791 de los ‘detenidos’ que pasaron por allí fueron puestos ante pelotones de ejecución, 1.563 desaparecieron paseados y otros 598 murieron por diferentes razones, fueran enfermedades o torturas. Casi unas tres mil personas en la ciudad de León. De ser precisas estas cifras, más de la mitad de todos los que se estimaron en 2008 que fueron represaliados en la provincia por las Asociaciones de Memoria Histórica: 5.800.

El edificio de de San Marcos,  campo de concentración durante y después de la Guerra Civil Española.

“De lo que no me cabe la menor duda es de que las muertes reales son superiores a las publicadas y de que los leoneses presos en San Marcos fueron muchos más que los que aparecen en las listas. Sencillamente, hubo cientos de leoneses de la capital que fueron retenidos en San Marcos, pero al no habérseles abierto proceso, no figuran en lista alguna”, explica el historiador especializado en la Guerra Civil en la ciudad. “Además hay que tener en cuenta que los estudios que se han hecho sobre San Marcos han fallado también en el listado de las personas que estaban presas, porque incluyen hasta los visitantes que iban a llevar comida y ropa y a hablar con los que sí estaban allí recluidos”.

“Es evidente cuando en el listado de entradas se ve a una señora que, días después, firma algunas órdenes en el Banco de Bilbao  explicando que lo ha de hacer porque un familiar suyo está preso allí: si estuviera encerrada sería imposible que pudiera comunicarse con el banco. Y no es el único ejemplo, queda mucho que precisar y corregir sobre la cantidad de gente que estuvo en San Marcos. Pero es que no es fácil unir todas las piezas. Eso sí, allí pasaron cosas terribles, y lo que es verdad es que el Hospicio, el viejo Ponce y la fábrica de Curtidos de Santa Ana fueron bastante más grandes en número de presos de lo que se cree y peores respecto a las condiciones de hacinamiento durante más tiempo, cosa que se agravó al final de la Guerra porque ya no cabían más soldados capturados de la República. Y cada vez llegaban más según se iba hundiendo el frente republicano”.

León, nodo de clasificación de presos del noroeste español

León, al haber estado desde el principio en el bando franquista, y ser el nudo de comunicaciones del Noroeste, se convirtió en uno de los nodos de clasificación y encarcelamiento de los republicanos capturados durante la Guerra una vez pasados los primeros meses de represión mortal. Y las cifras que se van descubriendo en los archivos oficiales y privados lo demuestran.

Una imagen del Cuartel de La Fábrica, donde el Hotel Conde Luna y la Subdelegación de Defensa en los años 40.

El número de personas despojadas de libertad por causa de la guerra en la provincia es seguramente aún mayor si se suman los campos y cárceles de Astorga, Valencia de Don Juan y Ponferrada y los batallones de trabajos forzados; y más aún las personas que pasaron por el territorio provincial para terminar en otros presidios. Conocer esos datos, que pueden ser de decenas de miles de presidiaros, queda por certificar en los archivos. Aunque es posible que no se conozca nunca con precisión.

Lo más curioso de toda esta historia, es que la investigación en la que se descubre la cifra oficial de 12.000 presos, la que acusaba a varios leoneses de conspirar para “intentar un levantamiento en León para libertar a los prisioneros” se saldó con el cierre del rollo judicial sin acusados en firme. Ni los jueces se lo creyeron, pero la cifra de los falsos acusadores sobre los presos en la ciudad más real no podía ser si querían convencer a los magistrados de meterlos a ‘buen recaudo’. Mentiras que escondían una terrible verdad, descubierta 80 años después, que dejan en evidencia la absoluta discrecionalidad y falta de ética de ciertas autoridades franquistas a la hora de enviar a miles y miles de personas a un infame cautiverio.

___

Fotografía destacada: El informe de la policía franquista fechado en 1941 sobre los 12.000 presos en León durante 1938 y 1939.

Fuente:http://ileon.com/historia/084043/mas-de-un-tercio-de-los-habitantes-de-leon-capital-eran-prisioneros-en-1938-y-1939

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
28Seville-slide-MNVC-master1050
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La tumba de un comandante franquista reabre las heridas de la dictadura

Según a quién se lo preguntes, Gonzalo Queipo de Llano era un fascista criminal durante la Guerra Civil Española o un héroe nacional que protegió a su país y al catolicismo de la amenaza del comunismo.

La respuesta es esencial para decidir si se deben exhumar y retirar los restos del comandante militar, ubicados en la basílica que él mismo ayudó a construir en el centro de la ciudad de Sevilla.

nytimes.com / Raphael Minder / 21-03-2018

La disputa es una de las distintas controversias similares que existen en toda España, y que reflejan las fisuras ideológicas que permanecen décadas después de la guerra civil de los años los treinta y de la dictadura resultante del general Francisco Franco.

La basílica es uno de los referentes populares de Sevilla; está detrás de un arco amarillo mostaza y una muralla que usaron los escuadrones para fusilar a sus enemigos durante la guerra, después de que Queipo de Llano tomara el mando en la ciudad. Lo enterraron allí en 1951, donde yace junto a su esposa bajo una losa blanca y ordinaria cuya simplicidad contrasta con las decoraciones vistosas del lugar.

La tumba de Queipo de Llano en el interior de la Basílica de la Macarena./ Samuel Aranda para The New York Times

En Andalucía —Sevilla es la capital—, las autoridades quieren exhumar los restos después de aprobar una ley regional diseñada para renovar la Ley de la Memoria Histórica que se promulgó en España en 2007. Gracias a esa medida, el Estado ofreció apoyo a las familias que querían desenterrar los restos de familiares asesinados durante la guerra civil o que sufrieron como consecuencia del régimen franquista.

La ley también ordenó la remoción de todos los símbolos públicos de la dictadura de Franco.

El gobierno socialista de entonces ofreció financiamiento para excavar fosas comunes de guerra y conmemorar a las víctimas de Franco. No obstante, la gestión conservadora del presidente español Mariano Rajoy, electo a finales de 2011, eliminó el apoyo estatal para estos proyectos y se opuso a reabrir viejas heridas en la sociedad española.

Como resultado, el cumplimiento de la ley ha sido errático: el gobierno de Rajoy la está ignorando, pero en otras partes del país se ha aplicado enérgicamente, particularmente en lugares donde políticos de izquierda obtuvieron cargos en las elecciones locales de 2015.

Queipo de Llano, quien fue uno de los líderes militares del golpe de Estado de julio de 1936, rápidamente tomó el control de Sevilla y después conquistó el resto del sur de España, mientras transmitía mensajes radiofónicos en los que instaba a los civiles a acabar con los oponentes de izquierda. Sin embargo, después de la guerra, Franco lo hizo a un lado por ser un posible rival.

El general Francisco Franco, al centro, y Gonzalo Queipo de Llano, a la derecha, durante la guerra civil española./ Universal History Archive, vía Getty Images

Los historiadores estiman que más de 45.000 personas fueron asesinadas en el sur de España bajo la jurisdicción de Queipo de Llano. En un libro acerca de los asesinatos masivos durante la guerra, Paul Preston, una autoridad británica en el tema de la guerra civil, desmintió algunas de las descripciones de Queipo de Llano como “un noble español” y “el arquetipo del soldado español”.

Después de la guerra, Queipo de Llano ayudó a construir una basílica para la Virgen de la Macarena —con una escultura que quizá es la reliquia religiosa más venerada de Sevilla—, rescatada en 1936 cuando militantes de izquierda quemaron una iglesia vecina.

José Antonio Fernández Cabrero, dirigente de la Hermandad de la Macarena —el grupo propietario de la basílica que cuenta con 14.000 integrantes—, dijo que desconoce cómo Queipo de Llano había adquirido el terreno donde se inauguró el recinto en 1949.

Un monumento en Sevilla en recuerdo a las víctimas de la guerra civil que fueron ejecutadas en la muralla, al fondo, cerca de la basílica./ Samuel Aranda para The New York Times

Juan Miguel Baquero, un periodista local que se especializa en temas relacionados con la guerra civil, también dijo que había intentado sin éxito definir qué propiedades y campos de cultivo había heredado una fundación que ahora dirige la familia de Queipo de Llano.

Fernández Cabrero dijo que Queipo de Llano fue “un protector del movimiento de la Iglesia católica”. Después de señalar que la hermandad ya había retirado los símbolos fascistas originales de la tumba de Queipo de Llano en la basílica, así como sus referencias al golpe de Estado de 1936 y su rango militar, dijo que la nueva ley para reforzar la medida de 2007 en Andalucía no tiene sentido.

“Si los políticos que habían tenido un papel activo en la guerra civil lograron negociar y cerrar ese capítulo”, dijo Fernández Cabrero, refiriéndose a la ley de 1977 que otorga amnistía por crímenes cometidos durante la guerra bajo el régimen franquista, “me sorprende que los políticos ahora nos digan que debemos reabrirlo todo”.

La inscripción de la tumba ahora identifica a Queipo de Llano solo como un “hermano mayor honorario”. Sin embargo, Cecilio Gordillo, presidente de una asociación local que ayuda a las familias de las víctimas de Franco y que está exigiendo la exhumación de Queipo de Llano, dijo: “El problema no es lo que está escrito en la tumba, sino la personalidad del hombre sepultado”.

Miembros de la Hermandad de la Macarena cargando una pesada estructura metálica el mes pasado para simular el peso de la imagen religiosa que cargarán durante la procesión de Pascua de la ciudad./ Samuel Aranda para The New York Times

Los políticos en Madrid han discutido desde hace tiempo acerca de si deben exhumar los restos de Franco y otros en el Valle de los Caídos, la enorme basílica subterránea cerca de Madrid que construyó para honrar a quienes murieron asegurando su victoria.

Además, en 2016, la ciudad de Pamplona exhumó a Emilio Mola y a José Sanjurjo, dos líderes más del golpe de Estado de 1936. Sin embargo, los habían sepultado dentro de un edificio conmemorativo administrado por las autoridades de Pamplona, mientras que la basílica de Sevilla es propiedad de su hermandad.

En enero, Manuel Jiménez Barrios, vicepresidente de la Junta de Andalucía, prometió que Queipo de Llano sería exhumado, para acatar una decisión que también tomó el Ayuntamiento de Sevilla el año pasado. Aunque algunas protestas pequeñas se han organizado para exigir su remoción, el problema ha agitado a los políticos más que a los ciudadanos.

La Iglesia católica en España ha hecho oídos sordos a ese tipo de iniciativas políticas, incluyendo la de exhumar a Queipo de Llano. Pablo Enríquez Amado, un vocero de la arquidiócesis de Sevilla, dijo que “respetaría la decisión de los familiares y la hermandad”.

La Basílica de la Macarena reflejada en la ventana de un café cercano./ Samuel Aranda para The New York Times

No obstante, Francisco Espinosa, un historiador que vive en Sevilla, criticó a la Iglesia por su antigua práctica de “promover a Queipo como el líder de una gran cruzada católica”.

De hecho, señaló Espinosa, la basílica también alberga los restos de Francisco Bohórquez Vecina, quien junto con Queipo de Llano firmó muchas órdenes de ejecución de opositores de izquierda. Para otras dos hermandades en Sevilla, Queipo de Llano es “un personaje emblemático”.

Las hermandades religiosas encabezan las procesiones de Semana Santa de la ciudad, famosas en todo el mundo, rituales en los que penitentes encapuchados caminan junto a carros llenos de decoraciones con esculturas religiosas en lo alto. Las procesiones paralizan Sevilla a lo largo de la Semana Santa; las sesenta hermandades comienzan a prepararse con meses de anticipación.

Las hermandades también ayudan a mantener sus iglesias todo el año y a operar una red de caridad de gran tamaño. Los familiares de Queipo de Llano también dirigen una fundación de beneficencia que oficialmente ve por los niños pero no proporciona desglose de sus actividades ni cuentas de sus gastos; la fundación no respondió a peticiones para hacer comentarios.

Una noche hace poco en la basílica, un grupo de hermanos y otros devotos respondieron preguntas acerca de Queipo de Llano con desconcierto e irritación.

“Si los políticos ahora creen que debemos retirar todo lo relacionado con Franco”, dijo Manuel Villalba, un integrante del coro de la hermandad de la Macarena, “¿por qué no secan también los embalses de agua que construyó?”.

___

Fotografía destacada: Sacristanes y miembros de los Hermanos de la Macarena durante una ceremonia religiosa en la Basílica de la Macarena en Sevilla, España./ Samuel Aranda para The New York Times

Fuente:https://www.nytimes.com/es/2018/03/21/gonzalo-queipo-llano-guerra-civil-franco/?smid=tw-share-es

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Exhumacion-en-Cementerio-Guadalajara-de-Timoteo-Mendieta-y-unos-20-mas_9-5-2017-1024x768
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Emilio Silva: “Globalmente la justicia española se ha dedicado a prevaricar con una trampa, una amnistía se da cuando hay una condena”

 Emilio Silva (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica) ha sido entrevistado en La Cafetera de radiocable.com tras tumbarse la reforma de la Ley de Amnistía de 1977 en España. Y ha asegurado que “globalmente la justicia española se ha dedicado a prevaricar con una trampa y es que una amnistía se da cuando hay una condena”. Pero, añadió: “Lo que una ley de amnistía no dice es que no haya que investigar esos crímenes”. “Lo que se debatía en el Congreso era que la justicia sea universal para todas las personas que han sufrido delitos”, explicó.

“Si hablamos de un crimen, nadie puede decir que no se investigue, es un deber público”, dijo.

radiocable.com / 21-03-2018

Silva, uno de los fundadores de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, señalaba que “el punto fundamental de esa ley sacó a la calle a 89 presos políticos” y destacaba el punto “que dice que quedan incluidos en esta amnistía todos los funcionarios y agentes del orden público que hayan cometido delitos contra los derechos de las personas”. Todo ello, dijo, en el contexto de que la Ley de Amnistía “es la primera ley que aprueba entonces ese parlamento con tanta urgencia que no tenía ni presidente”.

“Hemos sido una enorme fábrica de olvido”, lamentaba.

Sobre la prescripción de los crímenes durante el franquismo a la que aludían diputados del Partido Popular, Emilio Silva ha contestado que “hay dos informes del Alto Comisionado de Naciones Unidas que dicen que no prescriben y, en el caso de desaparecidos, es un delito que prescribe a partir de que el autor resuelve la desaparición”. “Cosa que aquí no ha ocurrido”, señaló. Además, afirmó que “hay numerosa legislación internacional que dice que España tiene la obligación de investigarlo”.

___

Fuente:http://www.radiocable.com/emilio-silva-memoria-historica-ley-amnistia-168.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Cristobal-Soriano-Mauthausen-Jose-CH_EDIIMA20180320_0695_4
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Muere uno de los últimos supervivientes españoles del campo nazi de Mauthausen

El barcelonés Cristóbal Soriano ha fallecido a los 98 años de edad en el exilio francés.

En el campo se jugó la vida para intentar salvar a su hermano José que acabaría asesinado en la cámara de gas.

Era además uno de los últimos supervivientes del siniestro subcampo de Gusen, conocido como “el matadero de Mauthausen”.

eldiario.es / Carlos Hernández / 20-03-2018

Cristóbal Soriano no podrá cumplir el último sueño de su larga y combativa existencia: alcanzar el siglo de edad. Un simple resfriado, sumado al normal deterioro físico acumulado durante 98 años, ha logrado lo que no consiguieron ni los falangistas ni los mismísimos miembros de las SS nazis.

Este barcelonés se ha marchado, tal y como vivió, sin hacer ruido y rodeado de sus seres queridos en un hospital de Montpellier (Francia). Hace apenas tres semanas seguía jugando al dominó con su hijo Jacques, cantando viejas canciones en cuanto tenía ocasión y recordando su historia con dolor, pero sin un ápice de rencor.

Con su muerte desaparece el último testigo catalán que vivió el horror de Mauthausen. Apenas quedan con vida ocho españoles supervivientes de ese campo de concentración nazi, además del asturiano Vicente García que permaneció prisionero en Buchenwald y de la también catalana Neus Catalá que estuvo cautiva en el de Ravensbrück.

Soriano ha fallecido, como la mayor parte de sus compañeros, en el exilio francés del que jamás regresó salvo para visitar a su querida familia de Barcelona o asistir a los escasísimos homenajes que le brindó la patria por la que entregó su juventud y buena parte de su vida.

La lucha de Cristóbal comenzó en julio de 1936, poco después del golpe de Estado liderado por los generales Sanjurjo, Mola y Franco. Aunque solo tenía 16 años, se reunió con un grupo de amigos y se marchó al frente para defender la democracia republicana: “Allí, cuando los anarquistas nos vieron —relataba Cristóbal con una sonrisa pícara—, nos dijeron que éramos aún unos niños y nos obligaron a marcharnos a casa. Tuve que esperar a que llamaran a filas a la quinta del biberón y entonces sí pude alistarme para combatir en el Batallón Thaelmann de la XII Brigada Internacional”.

Cadáveres apilados junto a uno de los muros de Mauthausen (Firma de foto: H.E.A.R.T.)

Con esa unidad participó en numerosas batallas como la de Guadalajara o el Ebro. En febrero de 1939, formó parte del medio millón de hombres, mujeres y niños que cruzaron hacia Francia huyendo del avance de las tropas franquistas.

Tras un breve paso por los campos de concentración en que la democracia francesa hacinó a los republicanos españoles, Cristóbal se alistó en la Legión Extranjera. Con el uniforme del Ejército galo volvió a luchar, esta vez para intentar evitar, inútilmente, la invasión alemana de Francia.

Junto a cientos de miles de soldados franceses, británicos, holandeses y belgas, el barcelonés y otros 10.000 españoles fueron capturados por los nazis en junio de 1940. Cristóbal pasó por los campos de prisioneros de guerra de Altengrabow y Fallingbostel; en este último se reencontró con su hermano José que había quedado lisiado de un brazo por una herida sufrida durante los combates.

En Fallingbostel y en el resto de estos campos donde se respetaban, más o menos, los derechos humanos y la Convención de Ginebra es donde los españoles deberían haber pasado el resto de la guerra. Sin embargo Franco, a través de su ministro de la Gobernación Serrano Suñer, pactó con Hitler la deportación y el exterminio de los prisioneros españoles. La Gestapo sacó a los hermanos Soriano y al resto de republicanos de los campos de prisioneros de guerra y los envió a Mauthausen: “Franco era aliado de Hitler y de Pétain (…) lo mejor era hacernos trabajar y, al mismo tiempo, matarnos. Como hicieron con los judíos”, explicaba Cristóbal a quien quisiera escucharle.

Jugarse la vida por su hermano José

Tras un viaje infernal en vagones de ganado que duró varios días, Cristóbal entró en el campo de concentración nazi de Mauthausen el 25 de noviembre de 1940.

En solo año y medio morirían en ese lugar de hambre, enfermedades, malos tratos, gaseados, fusilados… cerca de 5.000 españoles. Lo peor se vivía en la cercana cantera de granito en la que eran obligados a trabajar como esclavos y con una escasísima alimentación: “Cuando terminábamos la jornada —explicaba con gesto sombrío Soriano— teníamos que coger una piedra y subir una larguísima escalera. Si los SS veían que era muy pequeña, te decían que la tiraras y te daban una más pesada. Muchos compañeros morían porque recibían golpes y puntapiés que les hacían caer junto a la piedra y esta les chafaba la cabeza. Había soldados alemanes que disfrutaban en invierno, cuando la escalera estaba helada y llena de nieve; disfrutaban dándote una patada para hacerte caer. De esta forma se provocaban muchas muertes.”

Si sobrevivir siendo joven y estando sano era un auténtico milagro, quienes no podían trabajar por su edad o estado físico estaban condenados a un rápido viaje hacia el crematorio. Cristóbal vio como su hermano José, al tener un brazo inútil, era seleccionado por los SS para ir a Gusen, un subcampo de Mauthausen situado a 5 kilómetros que era conocido como El Matadero. El barcelonés no lo dudó un instante. Aunque sabía que en Gusen tendría aún menos opciones de mantenerse vivo, se ofreció voluntario para poder reunirse con su hermano: “El que se encargaba de hacer la lista me dijo: “Vas a hacer una gran tontería, pero, en fin, si tienes un hermano allí, quizá merezca la pena””.

Cristóbal consiguió protegerle durante nueve meses más, pero en diciembre de 1941 José fue subido a un camión por los SS y llevado al cercano castillo de Hartheim donde le asesinaron en la cámara de gas. Ya solo, el barcelonés asistió a la muerte de numerosos compañeros y sufrió en sus carnes todo tipo de torturas. Famélico y desmoralizado, un día decidió suicidarse, lanzándose contra la alambrada electrificada: “Me agarraron entre cuatro o cinco amigos. “¿Tú estás loco? Perteneces a nuestro grupo y tienes que aguantar”, me dijeron. En fin, no sé por qué intenté hacerlo, fue un momento en el que perdí la noción de todo”, recordaba con sentimiento de culpa.

Si Cristóbal logró sobrevivir fue en gran medida porque un compañero le enseñó a pulir las piedras que extraían de la cantera. Con un trabajo que resultaba útil para los nazis y con numerosos golpes de suerte consiguió asistir el 5 de mayo de 1945 al momento en que las tropas estadounidenses liberaron el campo. Un instante de gran felicidad que luego se tornó en decepción. Los Aliados no cumplieron su promesa de acabar con Franco, el último dictador fascista que quedaba en Europa.

Los supervivientes españoles de los campos se encontraron con que no tenían una patria a la que regresar. Cristóbal, como la mayoría de sus compañeros, acabó instalándose en el sur de Francia. El trabajo de sastre que había ejercido en Barcelona antes de comenzar su interminable calvario, le permitió ganarse la vida y formar una familia.

Aunque iban pasando los años, siempre arrastró secuelas físicas y psicológicas de su paso por el campo. Más de una vez estuvo a punto de tirar la toalla y marcharse antes de tiempo de este mundo, pero el cariño de su hijo Jacques, de su nuera Evelyn y de su esposa Angelita le hicieron seguir adelante. Mirando siempre hacia España le dolía el olvido y hasta, en ocasiones, el desprecio con el que nuestro país le trató tanto a él como al resto de víctimas españolas del nazismo. Solo la Generalitat y el Parlamento catalán le rindieron, ya bien entrado el siglo XXI, el homenaje que tanto merecía.

Él, pese a todo, siguió a lo suyo y cumplió hasta el último día de su vida el solemne juramento que hicieron los supervivientes de Mauthausen tras la liberación: prestar su testimonio, contar lo ocurrido para que el mundo recuerde el horror al que conduce el fascismo y para evitar que se diluya la memoria de sus compañeros asesinados.

De hecho hace 30 meses, con 96 años a sus espaldas, regresó por última vez al campo de concentración con motivo del 70 aniversario de la liberación. Allí explicó a jóvenes y no tan jóvenes franceses y españoles cómo era la vida y la muerte entre aquellas alambradas. Allí también escuchó al entonces ministro de Asuntos Exteriores de Rajoy prometer que el Estado brindaría inmediatamente el reconocimiento que le debía a los deportados y deportadas españoles Dos años y medio después, el pasado día 12, Soriano murió sin ver cumplida aquella solemne promesa. Su familia trasladará sus cenizas a Barcelona para que, tal y como él deseaba, reposen allí para siempre.

___

Fotografía destacada: Soriano junto al retrato que le hizo un compañero en Mauthausen. La foto en blanco y negro es de su hermano José, asesinado en la cámara de gas / C.H.

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/Cristobal-Soriano-mathausen_0_752075247.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Fotografía de César Sánchez
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ARMH lamenta que se “deje intacta” la Ley de Amnistía y ve “incompresible” la posición del PSOE

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) lamentó este martes que el Congreso de los Diputados haya decidido “dejar intacta” la Ley de Amnistía de 1977 y consideró “incomprensible” la actitud del PSOE que se opuso a tramitar su reforma.

diariosigloxxi.com / SERVIMEDIA / 20-03-2018

Así se pronunció la ARMH, a través de un comunicado, después de que el PP, el PSOE y Ciudadanos se mostraran hoy contrarios a tramitar en el Congreso de los Diputados la reforma de la Ley de Amnistía 1977 solicitada por el resto de grupos de la oposición.

Este colectivo censuró que el PP, el PSOE y Ciudadanos hayan “cerrado la puerta de acceso a la justicia” para las familias de miles de desaparecidos de la dictadura franquista.

La ARMH definió a la Ley de Amnistía como una norma de “punto y final” que ha “protegido a quienes cometieron enormes violaciones de derechos humanos al amparo de la dictadura franquista y jamás han tenido que asumir una responsabilidad por ellos”.

Consideró “incomprensible” la postura del PSOE por utilizar citas de personajes históricos en el debate en la Cámara Baja y olvidar que en los últimos años “numerosas familias han viajado hasta Buenos Aires en busca de una justicia que les niega el Estado español”.

Puso como ejemplo de ello el caso de Ascensión Mendieta, que viajó hasta Argentina para pedir justicia ante la causa argentina contra el franquismo, abierta tras la denuncia llevada a cabo por la ARMH el 14 de abril de 2010.

Por último, reiteró su compromiso de seguir defendiendo el derecho de las víctimas a la justicia y denunciando que “en ningún caso una Ley de Amnistía puede impedir el desarrollo de una investigación penal porque una amnistía se aplica solamente cuando hay una condena que amnistiar y no antes”.

___

Fuente:http://www.diariosigloxxi.com/texto-s/mostrar/273388/armh-lamenta-deje-intacta-ley-amnistia-ve-incompresible-posicion-psoe

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
_valle_2659aed6
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La Asociación ARMH espera que la Conferencia Episcopal “colabore” para exhumar a Franco del Valle de los Caídos

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha señalado este domingo que espera que la Conferencia Episcopal Española (CEE) colabore para que los restos del dictador Francisco Franco salgan de su tumba en el Valle de los Caídos.

ecodiario.eleconomista.es / EUROPA PRESS / 18-03-2018

Según ha informado la ARMH en un comunicado, desde la asociación esperan que la postura la postura mostrada por el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, sobre el derecho de los familiares que quieren recuperar los restos de sus seres queridos del Valle de los Caídos sea “el principio de un proceso y no un hito puntual y que la CEE colabore con las víctimas de la dictadura facilitando toda la documentación de la que dispone”.

El viernes pasado Ricardo Blázquez consideró que el abad del Valle de los Caídos “no se puede negar” a exhumar los restos mortales de los hermanos Lapeña, dos fusilados durante la Guerra Civil, si se lo pide Patrimonio Nacional.

Asimismo, la Asociación de Memoria ha solicitado en “numerosas ocasiones” a la Conferencia Episcopal “un gesto de autocondena pública de su actuación durante la guerra civil y la dura represión llevada a cabo en lugares donde nunca hubo una guerra”.

Por ello, desde la ARMH argumentan que la jerarquía católica española “ha facilitado la beatificación de sus mártires en la guerra civil y ha mantenido un terrible silencio acerca de su colaboración con el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, así como haber participado y formado parte de una terrible dictadura”.

Así, desde la ARMH esperan que Conferencia Episcopal haya “evolucionado y facilite la salida de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos y ayude con la documentación que posee a mejorar el conocimiento de la represión franquista y a facilitar datos sobre el paradero de algunas de las personas desaparecidas”.

___

Fuente:http://ecodiario.eleconomista.es/sociedad/noticias/9013666/03/18/La-Asociacion-ARMH-espera-que-la-Conferencia-Episcopal-colabore-para-exhumar-a-Franco-del-Valle-de-los-Caidos.html#

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Parte-informe-Patrimonio-Valle-Caidos_EDIIMA20180314_0801_5
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Un documento de Patrimonio describe cómo se están deteriorando las fosas del Valle de los Caídos

El arquitecto de Patrimonio Nacional emitió en 2011 un informe al que ha tenido acceso eldiario.es en el que relataba cada enterramiento, sus características técnicas y su estado de conservación

La frase más repetida para cada cripta es “restos entremezclados”, al tiempo que alerta de las filtraciones de agua y “pudrición por hongos” de los columbarios, de los que vaticinaba su desaparición

El estudio se basa en la inspección de los técnicos en 2010, que apreciaron un caos total en los enterramientos que desde 1958 han custodiado y organizado los monjes del Valle. El prior ahora se niega a exhumar dos cuerpos por “respeto a las familias”

Raquel Ejerique/Diario.es/15-03-2018

El Valle de los Caídos se deshace. La parte exterior, porque se utilizó una piedra caliza mezclada con yeso que no aguanta. La basílica, donde yacen 33.833 cadáveres -más de 12.000 de ellos sin nombre-, porque se excavó en la roca y está llena de grietas por donde se cuela la lluvia.

Al margen de una intervención puntual por goteras en la capilla del Santísimo en 2000 y el traslado de restos que han hecho los monjes a su libre albedrío para esquivar las humedades, no ha habido trabajos de conservación importantes en los columbarios.

Pese a que el prior se niega a exhumar a los hermanos Lapeña aduciendo que se podrían dañar otros huesos y por “respeto a las familias”, lo cierto es que el estado de los enterramientos y los cadáveres es caótico y alejado de lo que se entiende como digna sepultura. Son precisamente los monjes de la Abadía que encabeza el prior Santiago Cantera los encargados, desde 1958 por orden de Franco, de gestionar las fosas.

Acumulacion-huesos-columbario-amontonados-encima_EDIIMA20180314_0640_5

El arquitecto de Patrimonio Nacional relató el estado de los osarios en un completo informe fechado en 2011, el último conocido sobre el estado de conservación del mausoleo franquista. A partir de un documento con descripciones y fotos de técnicos que habían entrado el año anterior, y en el que habían relatado el caos de huesos y enterramientos, el técnico estatal explica en un estudio, al que ha tenido acceso eldiario.es, cómo está organizada la mayor fosa común de España.

Hay ocho criptas con cuerpos y la frase que se repite en la descripción de todas ellas es “restos entremezclados”. El informe describe que hubo que pedir ayuda para abrir y cerrar accesos a los osarios al hallarse los huecos de entrada tapiados. También aprovecha para constatar que los planos de construcción de la basílica “no se corresponden con la realidad construida”.

asomando-enterramientos-caoticos-capilla-Sepulcro_EDIIMA20180314_0646_5

Las dos criptas principales, junto al altar, están en un estado “aceptable” en el año 2011. Destaca las “filtraciones de agua incontrolable” por las grietas. La madera de los columbarios está descompuesta, se trata de una “pudrición por hongos que en el medio plazo originará su desaparición”.

Las otras seis capillas que alojan restos se dividen entre la derecha y la izquierda de la iglesia. Las tres de la derecha son las que están en peor estado porque hay más humedad “y pudrición de la madera”.

En sus conclusiones, el responsable técnico de Patrimonio dice que el estado de los osarios es “aceptable”, pero augura que las constantes filtraciones de agua y la humedad “afectarán a medio plazo a los elementos estructurales”.

Es más pesimista con los elementos menores como viguetas, en las que augura “completa pérdida del armado por corrosión y, por tanto, fracturas y derrumbes puntuales de las placas y viguetas bajo el peso de los columbarios”. Siete años después se desconoce en qué situación estarán los osarios y los restos de esas 33.000 personas, entre ellos miles de republicanos llevados allí en contra de su voluntad y la de sus familias.

El prior del Valle de los Caídos y Patrimonio Nacional han declinado hacer declaraciones a eldiario.es.

 

Fotografía destacada: Parte del informe de Patrimonio sobre el estado de los osarios del Valle de los Caídos

https://www.eldiario.es/sociedad/DOCUMENTO-criptas-llenas-Valle-Caidos_0_749975832.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
exposicion-francisco-boix
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ARMH presenta en el Museo del Bierzo una exposición sobre Francesc Boix, el fotógrafo de Mauthausen

La asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) presenta el jueves 15 a las 19:30 horas en el Museo del Bierzo una exposición sobre el fotógrafo de Mauthausen, Francesc Boix. En la muestra se podrá ver además la historia de los 9.000 deportados republicanos españoles, algunos de ellos bercianos.

bierzotv.com / Raúl C. / 14-03-2018

El objetivo es dar a conocer la realidad que vivieron los españoles en los campos de concentración y exterminio nazis a través de la mirada del preso fotógrafo catalán Francisco Boix. Su trabajo ayudó a documentar el horror sufrido y sirvió como prueba en el juicio de Nüremberg.

La exposición se completará con la Presentación de dioramas de la Asociación Berciana de Modelismo. Dos dioramas que por un lado reflejan el horror nazi y por otro se acercan a la Guerra Civil Española con la representación de una exhumación de una fosa común del franquismo.

 

El comisario de la exposición, Benito Bermejo, junto a Sandra Checa, fue el autor del Libro memorial. Españoles deportados a los campos nazis. En este libro identifica a los más de 9.000 deportados a campos nazis. Este trabajo minucioso de recopilación de nombres de los deportados españoles facilitará a sus familiares y allegados su localización. La base de datos está disponible para su consulta en el siguiente enlace del Ministerio de Cultura: http://pares.mcu.es/Deportados/servlets/ServletController?accion=2&opcion=10 editada en el 2006 y con actualización para su puesta al día.

Bermejo apunta en una entrevista que los datos de Mauthausen están muy bien documentados, no siendo igual de fácil la tarea de identificación en otros campos. Documentación dispersa que obliga a una investigación repleta de problemas como nombres falsos en los registros, equivocaciones en la transcripción del nombre, datos falsos, etc.. Durante 20 años Bermejo ha investigado lo sucedido a más de 9.000 deportados españoles a campos de exterminio nazi, ha verificado miles de identidades y desenmascarado a algún que otro impostor con la ayuda de archivos, entrevistas y, por qué no, guías telefónicas.

En el Bierzo y la Cabrera, fueron deportados 12 prisioneros y fallecieron 9 en campos de exterminio. Sus nombres eran: Antonio Abella Barredo de Paradaseca, fallecido en Gusen; Manuel Crespo López de Villafeile-Balboa, fallecido en Gusen; Ceferino García Alonso de Tejedo-Candín, fallecido en Gusen; Eulogio González de Paramo del Sil, pudo fallecer en Buchenwald; Elpidio González González de Palacios del Sil, falleció en Mauthausen; Agustín Ovalle Ovalle de San Juan de la Mata – Arganza, falleció en Mauthausen; José Pérez canedo de Balouta-Candín, falleció en Gusen; Eduardo Samprón Cereijo de Villasinde-Vega del Valcarcel, falleció en Mauthausen; Rafael Rivera Blanco de Lomba y falleció en Gusen.

Fueron liberados el 5 de mayo de 1945 del campo de Mauthausen: José Alonso Alonso de Torre del Bierzo, Víctor Alonso Alonso de Torre del Bierzo, Rogelio Canedo Yebra de Carracedo

Los datos de los deportados

En España, de los que hay constancia documental, fueron deportados 9.328 prisioneros, murieron 5.185 y sobrevivieron 3.809. Representa una tasa de mortalidad del 59%.

Mauthausen y los subcampos que dependían de él recibieron el mayor número de prisioneros españoles. Deportados 7.532 , murieron 4.816. Representa una tasa de mortalidad del 64%. La mayoría murieron en Gusen, subcampo situado a 5 km de Mauthausen. A él irían 5.266 españoles, 3.959 murieron.

Dachau y Buchenwald recibieron a unos 1.100 españoles de los que, al menos, 500 murieron o fueron dados por desaparecidos. Ravensbrück fue el campo de las mujeres. Por él pasaron unas 170 españolas de las que fallecieron, al menos, 14. También hubo españoles en otros campos como Bergen Belsen, Auschwitz, Flossenbürg, Natzweiler, Neuengamme, Sttuthof, Sachsenhausen, Gross-Rosen, Aurigny, Guernesey y Neu Bremm

___

Fuente:https://www.bierzotv.com/la-armh-presenta-en-el-museo-del-bierzo-una-exposicion-sobre-francesc-boix-el-fotografo-de-mauthausen/

 

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Rosario-Cordero-Terria-mina_EDIIMA20180312_0904_4
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La exhumación de una mina en Valencia de Alcántara descubre restos de 48 personas ejecutadas en 1936

De esa localidad, Cedillo, Membrío y Herrera de Alcántara.

eldiario.es / 12-03-2018

La exhumación de la mina Terría, ubicada en el término municipal de Valencia de Alcántara, ha descubierto los restos de 48 personas que, entre los meses de agosto y diciembre de 1936, “fueron sacadas de sus casas o de la cárcel y trasladadas al paraje para ser ejecutadas”.

Se trata de vecinos de poblaciones como Valencia de Alcántara, Cedillo, Membrío y Herrera de Alcántara y de la comarca Sierra de San Pedro, cuyos restos, 82 años después de que fueran ejecutados, serán identificados y entregados a sus familiares, “para que puedan y proporcionarles digna sepultura y restituir así su historia y su memoria”, según la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero.

“La voz de los familiares de las víctimas, ya de avanzada edad, y que reclamaban la recuperación de sus seres queridos, ha tenido respuesta gracias al proyecto promovido por el Ayuntamiento de Valencia de Alcántara y la Diputación”, ha señalado Cordero en la presentación del proyecto de excavación y exhumación.

Cordero ha estado acompañada por el alcalde de Valencia de Alcántara, Alberto Piris, en un acto que ha tenido lugar en la Institución Provincial y en el que han estado presentes la Universidad de Extremadura (UEx),con Julián Chaves, figura clave en las investigaciones sobre las víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo.

También han participado en el acto la Agrupación de Familiares, con voces como la de Conchita Viera, hija del alcalde republicano ejecutado Amado Viera Amores, y “luchadora incansable durante las últimas décadas para que la búsqueda, tanto de su padre como del resto de víctimas sepultadas en la mina, no cayera en el olvido”.

Asimismo ha estado presente Toñi Perera, nieta del también ejecutado Pedro Perera, presidente de la Casa del Pueblo de Valencia de Alcántara; y la directora de la operación, Laura Muñoz Encinar que ha explicado los pormenores técnicos de un proyecto que puede ser considerado “el más difícil y complejo abordado hasta la fecha en España”.

Una obligación humanitaria

Cordero ha recalcado que la “recuperación y dignificación de las víctimas del franquismo es una obligación humanitaria”, por lo que desde las administraciones públicas “tenemos el deber de poner todos los medios posibles para promover la reparación moral y la recuperación de la memoria personal y familiar de las personas que padecieron persecución o violencia, por razones políticas”.

De esta forma, ha explicado que cuando el alcalde de Valencia de Alcántara le informó de la situación en la Mina Terría no tuvo “la menor duda de poner a su disposición los medios necesarios para recuperar, no solo la dignidad de tantas familias, sino también una parte muy importante de nuestra historia”.

Al respecto, la Diputación ha destinado 40.000 euros para financiar los gastos de las excavaciones, exhumación y reinhumación de los restos, que “muestran claras evidencias de muerte violenta, como son orificios e impactos de bala”, según ha precisado Laura Muñoz.

La directora ha explicado que el equipo de investigación realizó en primer lugar un trabajo de documentación y recogida de datos, entre ellos las identidades de los represaliados durante la Guerra Civil y el franquismo que pudieran estar enterrados en este espacio

“El mayor problema que nos encontramos en la mina Terría ha sido el agua, ya que este proyecto es el primero que se ha realizado en un pozo con agua, presentándose como un enorme reto hasta el momento nunca abordado por ningún equipo técnico en todo el Estado”, según Muñoz.

“Durante el trabajo de campo hemos observado que los restos pertenecen a personas de distintas edades, desde individuos jóvenes hasta personas de edades avanzadas”, ha explicado la directora del proyecto.

Una vez finalizado el trabajo de campo los restos han sido trasladados a la UEx, donde serán analizados en los próximos meses en un laboratorio acondicionado para tal efecto, por lo que a partir de ahora, y previsiblemente a lo largo de un año, el trabajo estará centrado en el análisis y estudio de los restos obtenidos de la excavación.

___

Fotografía destacada: La presidenta de Diputación, Rosario Cordero, en el centro junto a investigadores y familiares.

Fuente:https://www.eldiario.es/eldiarioex/exhumacion-Valencia-Alcantara-descubre-ejecutadas_0_749276112.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn