Archivo de la etiqueta: Baltasar Garzón

Memoria Histórica | |
1508503644_857745_1508505564_noticia_normal
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Priaranza, la fosa común que desenterró la Memoria y sepultó el silencio

Hace 17 años que se exhumaron los cuerpos de los 13 de Priaranza, la fosa en la que nació el movimiento social de la Memoria Histórica.

cadenaser.com / Ana Maceda / 20-10-2017

Se cumplen 17 años de la exhumación de la fosa de los 13 de Priaranza, una fosa de la que no sólo se recuperaron los primeros cuerpos de represaliados sino que también dio origen a un impresionante movimiento social (ARMH) que ha permitido empezar a poner datos a la Memoria Histórica silenciada hasta entonces. El nieto de uno de los desaparecidos en el 36, Emilio Silva, reconoce que aquel instante le cambió la vida porque desde entonces ha podido “enterrar el silencio”.

Con 900 voluntarios de 20 países distintos y con dos generaciones por delante de personas tocadas por la tragedia, la Asociación ha llegado a despertar el olvido de las fosas comunes. Sin hasta hace poco ayudas, pero con la esperanza en que sean las administraciones las que asuman íntegramente los desenterramientos, la asociación ha seguido adelante para reparar la dignidad de quienes como su abuela “se han muerto con el miedo en el cuerpo, mordiéndose la lengua y sin poder recuperar a los suyos”

Desde entonces el trabajo es constante y el mensaje entró en todos los lenguajes posibles, no sólo en el debate político con la publicación de la Ley de la Memoria sino también con la educación de los jóvenes. Reparar el olvido que imponía en los libros de texto la dictadura franquista es el mejor monumento que Silva cree que se le puede hacer a su abuelo. “Le compré el libro de Historia a mi hija de 2ª de Bachiller de SM y en él se habla de las fosas y de los represaliados. Ese es el mejor monumento que le puedo dedicar a mi abuelo que siempre soñó con que se abriese una escuela pública!”, explica Silva.

Desde entonces en la comarca del Bierzo se han realizado 33 exhumaciones y se han recuperado 84 cuerpos, además de otras 19 búsquedas en las que no ha sido posible recuperar otro centenar de desaparecidos. La próxima primavera la Asociación se ha marcado como punto de partida iniciar en Ocero la búsqueda de seis mineros de Guímara y otra con dos hombres que sacaron del cuartel de Fabero..

__

Fotografía destacada: Placa en recuerdo de las víctimas que se colocó hace siete años en la cuneta de Priaranza / ICAL

Fuente:http://cadenaser.com/emisora/2017/10/20/radio_bierzo/1508503644_857745.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
CONGRESO-APRUEBA-LEY-AMNISTIA-Miembros_EDIIMA20171017_0748_5
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ley que permite la impunidad de los crímenes del franquismo cumple 40 años

La ley de amnistía entró en vigor el 17 de octubre de 1977 y fue aprobada por amplísima mayoría, con los apoyos de UCD, PSOE, PCE y nacionalistas vascos y catalanes.

La norma, pensada inicialmente para amnistiar a los presos políticos, ha terminado por amparar los delitos y las torturas cometidos durante la dictadura.

Naciones Unidas ha criticado repetidas veces la ley: “Los casos se archivan sin que los jueces siquieran conozcan los hechos”.

eldiario.es / Andrés Gil / 17-10-2017

Torturas. Palizas. Persecución política. Años de cárcel. ¿Por qué no se persiguen los delitos del franquismo contra los derechos humanos? ¿Por qué se pasean por las calles torturadores de la dictadura? Porque en octubre de 1977 se aprobó  la ley de amnistía, hace ahora 40 años. Y sigue en vigor.

Una frase de la ley, que cabría hoy en un tuit, especifica qué casos están comprendidos en la amnistía y por qué no se juzga a personajes como Billy el Niño: “Los delitos cometidos por los funcionarios y agentes del orden público contra el ejercicio de los derechos de las personas”. Otra frase, que formaría un hilo corto de tuits, da más pistas de por dónde llevan cuatro décadas escapándose los autores de los crímenes del franquismo: “Los delitos y faltas que pudieran haber cometido las autoridades, funcionarios y agentes del orden público, con motivo u ocasión de la investigación y persecución de los actos incluidos en esta Ley”.

El embrión de la ley de amnistía, impulsada por el PCE, según explican el líder de IU, Alberto Garzón; la responsable de Memoria Democrática de IU, Esther López Barceló; y el profesor Rafael Escudero  en un artículo en Público, se centraba en “las acciones y omisiones de intencionalidad política o social castigadas como delito o falta por el Régimen desde el 17 de julio de 1936 al 15 de junio de 1977, y que declare nulas y sin efectos las correspondientes penas y sanciones de todo tipo impuestas o que puedan imponerse por los citados hechos”. Pero el trámite parlamentario acabó amnistiando no sólo a las víctimas, sino también a los verdugos.

A pesar de ello, la ley contó con el apoyo casi unánime de la Cámara. Así se expresaba en la tribuna del Congreso el 14 de octubre el aquel día portavoz del PCE Marcelino Camacho: “Como reparación de injusticias cometidas a lo largo de estos cuarenta años de dictadura, la amnistía es una política nacional y democrática, la única consecuente que puede cerrar ese pasado de guerras civiles y de cruzadas. Nosotros, precisamente, los comunistas, que tantas heridas tenemos, que tanto hemos sufrido, hemos enterrado nuestros muertos y nuestros rencores. Nosotros estamos resueltos a marchar hacia adelante en esa vía de la libertad, en esa vía de la paz y del progreso”.

El cronista parlamentario de El País Bonifacio de la Cuadra  escribía así lo que ocurrió ese 14 de octubre: “Un aplauso largo, vibrante e intenso saludó ayer en el hemiciclo del Congreso de Diputados la aprobación de la ley de Amnistía, que, aunque con algunas limitaciones, coloca una piedra definitiva para la reconciliación entre vencedores y vencidos de la guerra y la posguerra española. Sólo un grupo parlamentario, Alianza Popular, se abstuvo de aplaudir, tras haberse abstenido con los votos”.

La ley de amnistía de 1977 es fruto de la España de 1977, y de ese PCE del exterior que regresó a España para pactar una Transición con la UCD –élites venidas de la dictadura– y el PSOE –dominado por los entonces jóvenes Felipe González y Alfonso Guerra–, y que enterraba la república, la tricolor y los crímenes franquistas. Era una España que quiso mirar tanto hacia adelante que por el camino intentó borrar un pasado que aún está sepultado en cunetas.

Informes de Naciones Unidas

En las 20 páginas que empleó Pablo de Greiff, relator especial de la ONU, para resumir su análisis sobre las medidas adoptadas por el Gobierno español frente a las graves violaciones a los derechos humanos cometidas durante la Guerra Civil y la dictadura franquista, la conclusión principal es que España hace poco (y en ocasiones, mal) por la búsqueda de la verdad y la justicia sobre estos hechos, y por la reparación a las víctimas.

En la ley de Amnistía, precisamente, es donde se observan mayores déficits: se erige como el principal obstáculo en la búsqueda de justicia, ya que los casos se archivan “sin que los jueces siquiera conozcan los hechos”. Pablo De Greiff entiende que la norma en sí misma no impide la apertura de causas, sino que son las “interpretaciones restrictivas” –tanto de esta ley como de los principios de no retroactividad o de seguridad jurídica, o de la aplicación de la norma más favorable o la prescripción de los delitos– las que dificultan la investigación de los delitos.

De Greiff recuerda que estos efectos de la Ley de Amnistía son incompatibles con los compromisos internacionales que ha suscrito España, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ratificado meses antes de aprobar la ley. Además, asegura que conceder los beneficios de la ley de Amnistía requiere al menos una investigación de los hechos, “pues de otra manera no hay responsabilidad alguna que se pueda suspender o extinguir”.

Concentración antifranquista en Sol.

Esta tesis es la que también han defendido la Asociación por la Recuperación por la Memoria Histórica y Amnistía Internacional, entre otras. La ARMH, como también el informe de la ONU, defiende que los familiares, como víctimas que son, no deben pagar las exhumaciones, ya que entiende que la financiación debe realizarse con dinero público.

La Ley de Amnistía de 1977 y la prescripción de los delitos son los obstáculos que han impedido el enjuiciamiento de los crímenes del franquismo en España, como quedó demostrado con la investigación que impulsó el ex juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, y que terminó tumbada por el Supremo.

Reforma legal

Izquierda Unida tiene un borrador de proposición de ley en el marco del grupo confederal Unidos Podemos-En Comú-En Marea para derogar aquella ley de Amnistía, y se encuentra en un proceso de negociación con asociaciones de memoria histórica y otras formaciones políticas para ultimar el texto.

El objetivo, según fuentes de IU, es sumar voluntades más allá del grupo confederal Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea con el fin de poder lograr una mayoría suficiente como para aprobar la proposición de ley en el Congreso.

El texto de IU anula la Ley 46/1977, de 15 de octubre, “de Amnistía en todos aquellos aspectos que vulneran el Derecho Internacional en materia de persecución de crímenes de lesa Humanidad; declara la nulidad de pleno derecho de las sentencias dictadas por tribunales franquistas que supusieron condenas que atentan contra los Derechos Humanos y atiende la evolución del Derecho Penal Internacional en el sentido de la imprescriptibilidad de los crímenes contra la humanidad, el Gobierno dará apoyo a las reclamaciones que por este motivo formulen ciudadanos, entidades o instituciones por los delitos cometidos durante la dictadura franquista”.

 

__

Fotografía destacada: Miembros del Gobierno aplauden, de pie, tras haber sido aprobada la proposición de Ley sobre Amnistía, con 296 votos a favor, 2 en contra, 18 abstenciones y 1 voto nulo. Madrid, 14-10-1977. EFE /AA

Fuente:http://www.eldiario.es/politica/permite-impunidad-crimenes-franquismo-cumple_0_698180960.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
franquistas-Aguaucho-JUAN-MIGUEL-BAQUERO_EDIIMA20171009_0764_20
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La difícil búsqueda de las “niñas” violadas y asesinadas por franquistas en El Aguaucho

Arranca la exhumación de varias jóvenes andaluzas que fueron secuestradas, ejecutadas y arrojadas a un pozo por las fuerzas golpistas en 1936.

El caso es un símbolo de la represión de género y el trato que el fascismo español aplicó a la mujer durante la guerra civil.

La “especial complejidad” del trabajo arqueológico precisa bajar a 10 metros de profundidad alrededor de la tumba ilegal donde fueron arrojados los cuerpos.

eldiario.es / Juan Miguel Baquero / 12-10-2017

Se han llevado “a las más nuevas”, dicen en el pueblo. Los franquistas han violado a las “niñas”. Luego les pegan “cuatro tiros” y arrojan sus cuerpos inertes a un pozo. Ebrios de muerte, los asesinos rompen el silencio de la madrugada regresando con sostenes y bragas ensartados en la punta de los fusiles. “Esta noche hemos tenido carne fresca”, gritan.

El terrorífico relato corresponde al caso de las mujeres de El Aguaucho. Varias jóvenes de Fuentes de Andalucía (Sevilla) que fueron vejadas y ejecutadas por golpistas durante la guerra civil. Ocurrió en agosto de 1936. Más de 81 años después, arranca la exhumación del macabro y sádico crimen. Un ejemplo extremo de la represión de género ejercida por el franquismo.

El trabajo arqueológico presenta una “especial complejidad”. Los restos estarían sepultados a una profundidad de unos 10 metros. Una máquina excavadora de grandes dimensiones se afana en mitad del campo para rebajar la tierra. El primer día, ya ha aparecido la “boca” del pozo donde fueron a acabar los cuerpos mancillados de las muchachas.

La tumba ilegal alberga los restos de al menos cinco mujeres: Coral García Lora (16 años) y su hermana Josefa García Lora (18), María Jesús Caro González (18), Joaquina Lora Muñoz (18) y María León Becerril (22). Según los testimonios orales mantenidos durante décadas, las víctimas podrían ser incluso nueve: Josefa González Miranda (17), Dolores García Lora (25, hermana de Coral y Josefa), María Caro Caro (35) y Manuela Moreno Ayora (40).

Pablo Caballero (87 años), sobrino de Josefa González (17 años al ser ejecutada). | JUAN MIGUEL BAQUERO

“Se divirtieron, luego las mataron”

“Me llevaba a todos sitios con ella, siempre en brazos, me acuerdo cuando me cogía de la mano…”. A Pablo Caballero González (87 años) se le entrecorta el habla cuando recuerda a su tía, Josefa González, “hermana de mi madre”. Recuerda, con los ojos inundados en lágrimas, cómo los asesinos hicieron “lo más malo del mundo”, dice.

“Llegar, estar comiendo ellos, y las tenían en cueros… Lo que hacían con ellas… yo qué sé. Eso es lo que decían los más viejos del pueblo, que se divirtieron todo lo que quisieron y luego las mataron. Yo me he enterado de todas esas cosas. Sí, sí. Desnudas”, cuenta a eldiario.es.

Es lo que refiere la crónica popular. Que los fascistas buscaron “carne fresca”. Que obligaron a “las niñas, las más nuevas”, a hacerles de comer y servirles sin ropa, sometidas a todo tipo de vejaciones. Abusadas. Usados los cuerpos femeninos como campo de batalla.

El pozo, desvelado por el trabajo arqueológico en El Aguaucho. | JUAN MIGUEL BAQUERO

“¿Que por qué fueron a por ella? Qué se yo… el novio dicen que era de izquierdas, tenía 20 años y ella, claro, iba a todos lados con él”. Se llamaba “Manuel o Antonio, tenía los mismos apellidos que yo” y los franquistas lo matan “el 5 de agosto y a ella el 17 o 18″, afina Pablo a escasos metros de una máquina que araña la tierra bajo un ruido ensordecedor. “¿Que si hubo guerra aquí en Fuentes? Guerra ninguna. Llegar [los fascistas] y hacerse los amos”.

A por las “mujeres jornaleras”

“Tiene un claro componente de género y de clase, porque son mujeres pero mujeres jornaleras, que en el año 36 tomaron conciencia de su condición de persona y se rebelaron contra la vida que llevaban”, relata Juan Morillo, de la comisión memorialista Fontaniega.

Los delitos de las “niñas de El Aguaucho”, precisa, eran “que iban a la casa del pueblo a leer y escribir, bordaban banderas republicanas, participaban en las manifestaciones del Frente Popular y organizaron una huelga como respuesta al hecho de que los señoritos dejaran las tierras sin sembrar para boicotear a la República”.

Eso fue suficiente justificación para que el “grupo de jóvenes” fueran “raptadas el 27 de agosto del 36 por falangistas y miembros fascistas y golpistas y traídas a este lugar, el cortijo de El Aguaucho”. Aquí, señala, “las vejaron, violaron, les hicieron de todo y echaron sus cuerpos a un pozo”.

Hace falta que la historia “se reconozca”, apela Juan Campos, otro familiar de estas mujeres presente en el inicio de la exhumación. Que la “gente joven” sepa “lo que aquí se hizo y que los familiares descansen en paz, que es lo que se merecen”.

Tiros a la “barriga” de la embarazada

La represión de género es un fin del plan de exterminio franquista. Y tiene muchos rostros. “A mi madre fue la última que matan”, cuenta Virtudes Ávila Estanislao (82 años). Otra víctima de la represión golpista en Fuentes. “La pusieron ahí y tras tras“, escenifica dos tiros. Carmen Estanislao (24 años) estaba embarazada de ocho meses. Ya muerta, “el crío no dejaba de dar vueltas en el vientre”. “El sepulturero que era un facha de los grandes cogió la pistola y le dio dos tiros en la barriga”.

¿Deben conocer las nuevas generaciones el terror fascista? “Eaea… claro que sí”, contesta. “A mi padre le sacaron los ojos, le cortaron la lengua y los testículos, todo con los brazos atados atrás”. El relato sacude, como una trágica retahíla. “Son unos canallas, lo dejaron vivo allí tirado, que sufriera hasta que se le acabó la vida”. Virtudes, huérfana, acaba “secuestrada por las monjas, que me llevan al convento y me rebautizan como Ángeles, pero en cuanto pude me lo volví a cambiar”. Cuentan en el pueblo que cada vez que Virtudes, “no Angelita”, se cruzaba con un asesino le decía “de todo”.

Virtudes Ávila, víctima del franquismo en Fuentes de Andalucía. | JUAN MIGUEL BAQUERO

“Prudencia” por un caso “complejo”

Todos los agentes implicados en la exhumación mantienen una “especial prudencia” sobre el resultado final por la “complejidad” del caso. “No nos encontramos ante una fosa al uso, las víctimas fueron arrojadas al interior de un pozo lleno de agua y si los cuerpos están puede ser bastante compleja tanto su exhumación como el estado de los restos”, relata la directora arqueológica del proyecto, Elena Vera.

La Junta de Andalucía, promotora de los trabajos, subraya el mensaje de cautela. “Hay que insistir en la prudencia”, dice el director general de Memoria Democrática, Javier Giráldez. Y en el “significado muy especial” que tiene la exhumación. “Es un episodio muy significativo y que se ha repetido en varios espacios de Andalucía, como la fosa de Grazalema, de las mujeres de Guillena o de Puebla de Guzmán”, asegura.

Una tipología criminal “que pone en evidencia que hubo una represión de género y esto se ve en el número de mujeres que hay en las exhumaciones y en el trato especializado que los verdugos tuvieron con ellas”, en palabras de Giráldez. “Hay que tener en cuenta un tema terrible”, continúa: “los testimonios los tenemos a través de los propios asesinos, que fueron vejadas, asesinadas y arrojadas a un pozo”. Relatos orales que deben quedar corroborados “con metodología científica”.

La intervención ha sido reclamada durante años por familiares de víctimas y apoyada por la Asociación Memoria Histórica Fontaniega. Y cuenta con la colaboración de los ayuntamientos de Fuentes de Andalucía y La Campana, en cuyo término municipal está ubicado el cortijo donde estaba el pozo. La Junta también destaca la colaboración del actual propietario de la finca al facilitar la realización de las tareas exhumatorias.

“Aquí se asesinaron a 117 personas en 3 meses”, explica el alcalde de Fuentes de Andalucía, Francisco Martínez. En un pueblo, recalca, donde “no hubo guerra, hubo represión y es verdad que es una represión que tiene una connotación de género muy llamativa”. Y la finca del Aguaucho fue “desgraciadamente uno de los escenarios donde practicaron esos crímenes, donde asesinaron, de 5 a 8 mujeres”.

La actuación específica en el cortijo de El Aguaucho supone el acometimiento de una nueva intervención de las 37 aprobadas el pasado año por parte del Gobierno andaluz. De igual forma, se encuentra entre las 20 actuaciones cuyos expedientes fueron autorizados en julio de este mismo año, “y que responden al principio de recuperación física de los cuerpos de las víctimas, como de reparación moral de sus familias, y a través del principio de colaboración entre todas las partes implicadas”, indica la Junta de Andalucía.

___

Fotografía destacada: Una de las “niñas” ejecutadas por franquistas en el cortijo de El Aguaucho. | JUAN MIGUEL BAQUERO

Fuente:http://www.eldiario.es/sociedad/ninas-violadas-asesinadas-franquistas-Aguaucho_0_695381282.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
000posadas
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Las fosas del Franquismo de Posadas (Córdoba)

TODOS LOS NOMBRES | 2-10-2017

El pasado 11 de julio de 2017, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) trasladaba a www.todoslosnombres.org (TLN) la petición de información del familiar de un fusilado por el franquismo en Posadas en julio de 1939; este familiar no vive en Andalucía y solicitaba colaboración para localizar los restos de su abuelo: el lugar preciso del enterramiento y la fecha exacta de su fallecimiento.

Tres días más tarde se localiza y se le envía copia del consejo de guerra al que fue sometido y todos los datos que solicitaba, incluyendo certificados de defunción y de enterramiento; se comprueba que formaba parte de un proceso colectivo contra 5 vecinos de Posadas, juzgados y condenados a muerte el mismo día. A lo largo del verano se localizan más procedimientos; entre otros, 6 vecinos de Hornachuelos que también fueron juzgados esa misma mañana y condenados a muerte. Hasta el momento se han localizado 7 procesos con 12 condenados a muerte en Posadas en una sola mañana, con vistas de consejos de guerra en audiencia pública de 15 minutos de duración cada una: 15 minutos para un juicio colectivo contra 6 vecinos de Hornachuelos que serían condenados a muerte, fusilados y enterrados en fosas comunes en Posadas (tabla anexa).

La documentación disponible localiza los enterramientos de todos estos fusilados en las fosas de Posadas, en el cementerio católico y en el patio protestante, y tras comprobar que NO APARECÍA NINGÚN DATO DE POSADAS en el actual Mapa de Fosas de la Junta de Andalucía (http://www.todoslosnombres.org/web-fosas/index.php?pg=bus&n=3 y http://www.juntadeandalucia.es/cultura/mapadefosasiframe/busquedaTumbas.cgj?codigoProvincia=3), miembros del equipo de TLN se desplazaron el sábado 23 de septiembre a esa localidad para visitar su cementerio.

Fuimos en todo momento acompañados por el empleado municipal del cementerio, que nos dio explicaciones detalladas de todos los trabajos de investigación y señalización realizados durante 2016 por el ayuntamiento, con el asesoramiento de familiares de fusilados. De ello se deduce que existen TRES LUGARES DE ENTERRAMIENTO DE REPRESALIADOS POR LOS GOLPISTAS, así como un espacio destinado al homenaje a las víctimas del franquismo, a escasos cuatro metros de una fastuosa cruz de los caídos en la guerra.

Una vez realizado y remitido a la ARMH por TLN el correspondiente informe con fotografías, coordenadas de la situación de las fosas, copia de los procedimientos sumarísimos de urgencia incoados por juzgados militares (consejos de guerra) y datos del Registro Civil relativos a ejecutados de la comarca y enterrados allí, la ARMH hará cuanto sea posible para satisfacer el deseo de los familiares de las víctimas que se han puesto en contacto con ella; desde promover futuras intervenciones en las fosas, con ayuda de las administraciones locales, hasta presionar a la Junta para que se cumpla la Ley de Memoria Histórica de Andalucía en materia de exhumaciones, y no dejar pasar el tiempo y que se siga perdiendo parte de la generación más cercana a las víctimas.

RELACIÓN PROVISIONAL DE ENTERRADOS EN LAS FOSAS COMUNES DE POSADAS (CÓRDOBA), según datos de los consejos de guerra de la provincia de Córdoba conservados en el Archivo Histórico del Tribunal Militar Territorial de Sevilla y descritos por el archivero Julio Guijarro González:

Rafael Martínez Moro, de Posadas, fusilado y enterrado el 21-8-1939.

Manuel Díaz Muñoz, de Hornachuelos, fusilado y enterrado el 7-11-1939.

Luis Durán Romero, de Hornachuelos, fusilado y enterrado el 7-11-1939.

Manuel Mejías Sánchez, de Hornachuelos, fusilado y enterrado el 7-11-1939.

Rafael Navarro Carmona, de Hornachuelos, fusilado y enterrado el 7-11-1939.

Raimundo Vázquez Fernández, de Hornachuelos, fusilado y enterrado el 7-11-1939.

Manuel Vicent González, de Hornachuelos, fusilado y enterrado el 7-11-1939.

Juan Medina Muñoz, de Posadas, fusilado y enterrado el 24-7-1939.

Francisco González Bogas, de Posadas, fusilado y enterrado el 24-7-1939.

Sebastián González Ruiz, de Posadas, fusilado y enterrado el 24-7-1939.

Manuel Martín Moreno, de Posadas, fusilado y enterrado el 24-7-1939.

Francisco Arroyo Bernete, de Posadas, fusilado y enterrado el 24-7-1939.

Onofre Soto Barranquero, de Posadas, suicidado el 13-6-1939 y enterrado el 15-6-1939.

http://www.todoslosnombres.org/content/noticias/las-fosas-del-franquismo-posadas-cordoba

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Captura
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Los alcaldes de la represión

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) reclama al Consejo Comarcal del Bierzo un reconocimiento público para estos hombres que fueron paseados, condenados a muerte, encarcelados y desterrados por defender la democracia y la República

Vanesa Silván/El día de León/30-09-2017

No todos corrieron la misma suerte. Unos fueron directamente paseados, otros encarcelados, condenados a muerte o desterrados, hasta alguno pudo huir e, incluso, quien fue procesado y absuelto. Lo que está claro es que la gran mayoría de los alcaldes del Bierzo fueron perseguidos y represaliados tras el golpe de Estado de 1936, pagando de una forma u otra su defensa de la democracia y de la República. «El Consejo Comarcal debería tener en cuenta a todos estos alcaldes y hacerles el reconocimiento público que se merecen» , reclama el vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Marco Antonio González, que recuerda que precisamente esta institución fue la primera en condenar el franquismo en España y en declarar por unanimidad su apoyo a las familias de las víctimas en el 2000.

En torno a dos tercios de los alcaldes bercianos fueron represaliados, advierte González, que señala que aún tienen pendientes de revisar algunos casos. Más de una decena pagaron con su vida ese cargo y sus lazos con el Frente Popular. Una lista que encabezan aquellos que fueron directamente paseados, sin juicios ni posibilidad de defensa. Ese es el caso del que era alcalde de Castropodame, Nemesio García Álvarez, que fue asesinado en Sobrado y su cuerpo buscado junto a otros dos hombres por la ARMH en el paraje ‘Xan Carballo’. «Encontramos varios casquillos, pero no a ellos», recuerda. Así encontró también la muerte el primer edil de Folgoso de la Ribera, Marcelino Rodríguez, cuyo cadáver apareció cerca de Villadangos del Páramo, con un «traumatismo craneoencefálico con hemorragia». Esa misma suerte corrieron los alcaldes de Fresnedo, Florentino Enríquez, y de Peranzanes, Blas López, ambos paseados y enterrados en algún lugar de Cabañas de la Dornilla en septiembre de 1936. En ese mismo mes, el de Igüeña, Avelino Diez, fue asesinado por disparos de arma de fuego «en la cabeza y otras partes del cuerpo » en Colinas del Campo, a manos de la fuerza nacional y la Guardia Civil y dejando, a sus 35 años, mujer y cuatro hijos. Y unas semanas después, ya en octubre, le seguía el de Toreno, Andrés González Balboa, del que nada se sabe sobre el paradero de su cuerpo, confirmado con una raya que sigue, en el acta de defunción, a la frase: «y su cadáver habrá de recibir sepultura en el cementerio de…». Otro alcalde que perdió la vida en esos primeros años de la Guerra Civil fue Germán Ramón, al frente del gobierno local de Peranzanes, que fue paseado en Trascastro a finales de 1937. Su muerte, por disparo de arma de fuego, no fue registrada hasta 1980. Cada uno tiene su historia, pero comparten la causa de la muerte: la lucha nacional contra el marxismo.

CONDENA A MUERTE

Hubo otros alcaldes que no fueron paseados, pero que dieron igualmente la vida por sus ideas democráticas, tras juicios sumarísimos o de dudosa instrucción que se resuelven con una condena a muerte. Ese fue el triste destino de los alcaldes de Ponferrada y Villafranca del Bierzo, Juan García Arias y Antonio Gabelas, y también de los de Bembibre y Corullón, Arturo García y Juan Fernández Faba. Cuando apenas se habían cumplido los primeros diez días de la sublevación, los militares ejecutan el primer juicio sumarísimo y el fusilamiento de los primeros cargos públicos, encarnado en la figura del joven alcalde de Ponferrada, Juan García Arias, que apenas contaba con 32 años. No hubo tiempo para nada, pasó por el tribunal militar el día 29 y por las armas en la madrugada del 30 de julio de 1936. Encarcelado en San Marcos en León, aprovechó sus últimas horas para despedirse de su mujer y sus hijos a través de una emotiva carta, con algunas letras emborronadas por sus lágrima, que empezaba: «Mi queridísima Mercedes y mis queridísimos hijos: No tengo ánimos para nada más que para deciros adiós con toda mi alma».

Igualmente triste es la historia de Antonio Gabelas, que fue fusilado junto a otros ocho concejales de su corporación municipal el 21 de septiembre de 1936, o de Arturo García, uno de ‘Los 20 de Bembibre’ que fueron condenados a muerte en la ‘macrocausa’ abierta contra 36 personas para juzgar la resistencia de la villa del Boeza, siguiendo su «tradición revolucionaria», durante los días siguientes al golpe de estado y que fallecieron el 5 de mayo de 1937. Una causa similar a la abierta contra el alcalde de Corullón, Juan Fernández Faba, junto con otros siete hombres del municipio y Villafranca. Se le acusaba de haber dirigido un grupo de revolucionarios que, en la noche del 18 de julio de 1936, «recogió armas por medio de amenazas en varias casas de personas de orden en Corullón». Con 44 años, su sentencia fue a muerte «por adhesión y auxilio a la rebelión» junto a Serafín, Elio y Benigno Morcelle. Finalmente, les conmutaron esa pena por reclusión perpetua a todos menos a Juan.
Otros alcaldes bercianos salvaron la vida aunque pasaron tiempo entre rejas, con condenas por auxilio a la rebelión que iban de los 30 años de prisión a Avelino Fernández Peral (Arganza), que luego fue conmutada por 20, y Martín Valtuille (Camponaraya) a los 20 años de reclusión dictados por el tribunal militar para Darío Álvarez (Cacabelos), José Rodríguez (Noceda), Nicanor Alonso (Paradaseca), Nicasio Astorgano (San Esteban de Valdueza) -preso en la isla de San Simón (Pontevedra), donde falleció de tuberculosis en 1942- y Francisco Pérez Librán (Sancedo) o los 12 años que cumplieron Ricardo Basante (Cacabelos) y Manuel Senra (Villadecanes- Toral).

Algunos alcaldes incluso fueron absueltos como los de Benuza, Berlanga del Bierzo, Cubillos del Sil y Oencia. Llama la atención el caso de Daniel Martínez Gago, de Carracedelo, que pasó de ser alcalde del Frente Popular a miembro del requeté de Ponferrada -un cuerpo de voluntarios que luchaba en defensa de la tradición religiosa y en contra del marxismo- antes de que finalizara el año 36, con su «trilema permanente: Dios, Patria, Rey». La denuncia contra él se saldó con una una multa 2.000 pesetas.

DESTIERROS Y HUIDAS

El destierro también era otra forma de condena, que conoció el que fuera alcalde de Camponaraya entre 1931 y 1936, Pedro Méndez Valtuille, que huyó y estuvo escondido durante la Guerra Civil hasta que fue apresado y juzgado. La sentencia le llevó a ser desterrado a La Coruña, aunque pudo regresar tras ser indultado en 1942. El que no quería esperar a ver qué podía pasar fue Santos Fernández Blanco, que estaba al frente del municipio de Los Barrios. Desde el balcón de su casa habían dado mítines y en su bodega guardado armas de milicianos y ahora veía cómo la mayoría de sus «camaradas» habían sido fusilados o huido al monte, como los hermanos Girón. Dejó a su familia y huyó primero a Portugal, para después exiliarse a Francia. No era la primera vez que salía de España, con sólo 14 años ya había emigrado a Estados Unidos como polizón en un barco -se alistó en el ejército y tras sufrir un accidente en el que una bala le atravesó su cráneo obtuvo una pensión gracias a la mediación de un hijo del vigésimo séptimo presidente norteamericano, al cual había salvado de morir ahogado-. Santos pudo reunirse con su mujer y su hija en Hendaya en 1950, aunque cuentan que ya había rehecho su vida en el país vecino, donde falleció dos años, en 1952, después de un ataque al corazón.

DEPORTADO A UN CAMPO DE CONCENTRACIÓN

El alcalde de Palacios del Sil, Elpidio González González, acabó en el campo de concentración de Gusen (Austria) tras la Guerra Civil. El primer berciano en llegar a este lugar, el 24 de agosto de 1940 según los datos del Portal de Archivos Españoles (Pares) del Ministerio de Cultura, en uno de los primeros trenes de la muerte que transportó deportados desde Francia a los campos nazis. Apenas resistió un año a la pesadilla del campo de concentración, donde falleció el 24 de septiembre de 1941. Una carta certificaba su muerte y se la comunicaba «en francés» a su familia, en una carta dirigida a Araceli González González. No fue el único berciano que acabó con sus huesos en campos de concentración nazis. En el listado de deportados españoles aparecen también los nombres de Agustín Ovalle, Manuel Crespo, José Pérez Canedo, Ceferino García, Eduardo Samprón, Antonio Abella, José Alonso y Rogelio Canedo en Mauthausen-Gusen y Eulogio González en Buchenwald. La mayoría de ellos sobrevivió al horror y fallecieron entre los años 1941 y 1942, apenas unos meses después de su llegada. Solo dos fueron liberados, Rogelio Canedo Yebra, de Carracedo (Carracedelo) y que llevó el número 3868 a su llegada el 14 de marzo de 1941, siendo liberado dos meses después, y José Alonso, que vió la liberación de Mauthausen por las tropas estadounidenses el 5 de mayo de 1945. Él era de San Andrés de las Puentes (Torre del Bierzo) y tenía tan sólo 27 años cuando llegó a ese lugar, donde permaneció casi cuatro años viviendo en el horror continuo de Mauthausen-Gusen, por donde pasaron cerca de 10.000 republicanos españoles -una treintena procedentes de la provincia de León.

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
militares-republicanos-asesinados-falangistas-Acevo_EDIIMA20170928_0877_19
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

El batallón de republicanos asesinados por franquistas que se convirtieron en un poema prohibido

Se cumplen 80 años del asesinato a manos de falangistas de los 14 militares republicanos que formaban parte del conocido como batallón Galicia.

Una copla cantada en secreto durante la dictadura se fue transmitiendo de generación en generación para honrar su memoria.

“Yo nací en el 36 y apenas tenía seis meses cuando se marchó. Mi madre murió sin saber lo que le había pasado”, lamenta Luz, la hija de uno de ellos.

eldiario.es / Carlos Hernández / 28-09-2017

Era un poema secreto. Se cantaba durante toda la dictadura en las humildes casas de los pastores y agricultores que habitaban las montañas que separan Asturias y Galicia. Solo conocerlo ya era un símbolo de resistencia antifranquista.

“Los martirios y tragedias que le han hecho pasar al comandante Moreno son imposibles de explicar. Unos le dan bofetadas, otros le dan puntapiés, otros le hacen preguntas al derecho y al revés. Y después de largo tiempo sin darle ningún sustento, una partida de palos le daban por alimento.Una vez hecho cadáver, el comandante Moreno fue llevado hasta la fosa de los demás compañeros…”.

Nadie se atrevía a escribir las estrofas en un papel por temor a ser descubierto, así que la copla fue memorizada y transmitida oralmente de amigos a amigos, de padres a hijos. El simple hecho de conocerla suponía mantener viva la memoria de las víctimas y dar a conocer el dramático final de 14 militares apresados y asesinados en 1937 por falangistas y guardias civiles. Todos eran miembros, entre ellos la plana mayor, del batallón republicano nº 219, conocido como batallón Galicia.

Ochenta años después, los voluntarios que luchan para recuperar la memoria de las víctimas saben que aquel objetivo solo se cumplirá en parte: “No se va a hacer justicia nunca. Eso ya lo sabemos, pero al menos estamos consiguiendo que haya una importante reparación”. 

Carmen García-Rodeja, presidenta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) en Galicia asegura que ni siquiera se ha logrado eliminar completamente, en algunas localidades gallegas, el terror que se vivió durante la dictadura. “A día de hoy, todavía hay personas que no se atreven a cantar esa copla y a recordar lo ocurrido porque temen ofender a determinadas personas”, afirma. García-Rodeja asegura que “sigue habiendo miedo y eso resulta increíble e intolerable después de cuatro décadas de democracia. Por eso es tan importante lo que se ha hecho y lo que vamos a hacer en los próximas días”.

Las fosas de O Acevo se abrieron para siempre hace exactamente 10 años

Exhumados sin apoyo institucional

Comandados por el dirigente anarquista coruñés José Moreno, todos ellos fueron apresados a finales de octubre de 1937 cuando trataban de escapar de una Asturias que acababa de caer en manos franquistas. Sus captores, un grupo de falangistas y guardias civiles, en lugar de tratarles como prisioneros de guerra, les torturaron, humillaron y fusilaron en el alto de O Acevo. Vecinos de la cercana localidad de A Fonsagrada fueron obligados a cavar las zanjas en que fueron enterrados.

De nada sirvieron las súplicas de los forzados sepultureros para que les permitieran cubrir los cadáveres con ropas o mantas. Los falangistas, que habían despojado a sus víctimas de todos sus objetos de valor y de sus ropajes, no lo permitieron. La pequeña venganza de aquellos enterradores fue divulgar lo ocurrido y permitir que se compusiera así la copla en la que se llegaban a dar los nombres y apellidos de alguno de los asesinos, con la esperanza de que un día acabaran pagando sus crímenes ante la Justicia.

La ARMH excavó en 2007 las tres fosas en que se encontraba enterrado José Moreno y sus hombres. No fue una tarea fácil. No solo no contaron con apoyo institucional sino que tuvieron que enfrentarse a una jueza de Castropol que intentó frenar la exhumación. “Pese a todo, lo hicimos –recuerda García-Rodeja–. Aquello fue una reparación para las víctimas, para las familias y también para la gente de bien de A Fonsagrada que no comulgó con aquellos crímenes. Ahora, diez años después y coincidiendo con el ochenta aniversario de su asesinato, vamos a dar otro paso más en la reparación de estas víctimas del franquismo”.

Recordar a “Los Catorce de O Acevo”

“Estoy muy ilusionada; por encima de la tristeza, en este momento prima la alegría que siento”. Lourdes es nieta del Comandante Moreno, líder de los combatientes asesinados en O Acevo. Junto a sus hermanos ha viajado desde México, el país en el que nacieron, para asistir a los actos de homenaje.

“Cuando era pequeña, mi padre no me contaba cuentos como Caperucita, sino que me narraba la historia de su padre, mi abuelo. Estoy feliz de que por fin se le recuerde, a él y a sus compañeros. La lástima es que mi papá no pueda verlo, como tampoco pudo ver la exhumación de los restos de su padre. Falleció antes de ver cumplido su sueño”, sostiene.

El mismo sentimiento agridulce provoca el llanto de Luz mientras habla de su padre: Rafael Villar. “Yo nací en el 36 y apenas tenía seis meses cuando se marchó. Mi madre murió sin saber lo que le había pasado. Algunas personas le dijeron que le habían visto en Francia donde había rehecho su vida, de espaldas a nosotras. Eso es lo que más pena me da, saber que ella murió con la incertidumbre de ignorar el verdadero paradero de mi padre”.

Jacky consuela a su madre cada vez que rompe a llorar: “Yo también soy muy llorona, no te creas”, dice. A la hija de Luz le produce tristeza pensar que “de no ser por los voluntarios que se preocuparon por investigar lo que ocurrió y localizar su fosa, hoy seguiríamos sin saber qué fue de mi abuelo” y denuncia que “no sea el Estado el que se encargue de divulgar estos capítulos de la historia de España y por facilitar a las familias la recuperación de los restos de sus seres queridos”.

Jacky, Luz y Lourdes serán tres de los familiares que asistirán a los actos de homenaje que comenzarán este viernes, a las siete de la tarde en el puerto de Oza. Allí se descubrirá una placa en honor a los hombres y mujeres que se embarcaron en este y otros lugares de Galicia, entre julio de 1936 y enero del 37, con el objetivo de escapar de la sublevación franquista y llegar a zona republicana para seguir combatiendo. Una parte de ellos alcanzaron las costas, todavía libres, de Asturias y Cantabria y acabaron formando el batallón 219 al que bautizaron con el nombre de su querida Galicia.

El sábado por la mañana se realizará en A Fonsagrada un segundo acto junto al monumento erigido en O Acevo en recuerdo de los asesinados y, a continuación, tendrá lugar una ofrenda floral en el cementerio en el que reposan, desde que fueron sacados de las fosas, los restos mortales de las 14 víctimas.

Por la tarde tendrá lugar una mesa redonda en la que participarán familiares, antropólogos forenses, investigadores, voluntarios de la ARMH y vecinos del municipio. Todos los actos contarán con la actuación músicos como Francis Olivier, Modesto Arias, Antonio Fernández o César de Leituego y de los poetas Xulio Valcárcel, Antón Lopo, Olga Patiño, Carmen Blanco, Moisés Cima, Lois Alcayde o Marica Campo. Aunque el momento cumbre, según los organizadores, se producirá cuando la cantautora Carmen Torreiro levante su voz para cantar, esta vez sin miedo, una copla… la copla del Comandante Moreno.

___

Fotografía destacada: Cuatro de los catorce militares republicanos asesinados por falangistas en O Acevo en octubre de 1937

Fuente:http://www.eldiario.es/sociedad/republicano-represaliado-franquismo-convirtio-prohibido_0_691531687.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
thumb
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Una escultura en el muelle de Oza rendirá homenaje al Batallón Galicia

El próximo viernes se inaugura una pieza diseñada por el artista Jorge Pastor que contará con la asistencia de familiares de José Moreno Torres.

laopinioncoruna.es / A.P.Q. / 27-09-2017

Una escultura del artista Jorge Pastor homenajeará en el muelle de Oza al Batallón Galicia que luchó en Asturias durante la Guerra Civil. La pieza se colocará el próximo viernes en el puerto de Oza, lugar de donde partió la embarcación La Libertaria el 5 de enero de 1937 en la que viajaban José Moreno Torres junto a otros hombres que “lucharon por la libertad”. Se trata de un acto reivindicativo que organiza el Concello en colaboración con la Asociación pola Recuperación da Memoria Histórica (ARMH) para rendir homenaje al Batallón Galicia con el fin de rehabilitar un episodio vinculado a la memoria de la ciudad.

Moreno Torres y tantos otros dieron la vida por sus ideales en la búsqueda de un mundo de principios y más igualitario. Nuestra historia debe estar ocupada por aquellos que pelearon por la libertad y no por sus torturadores”, explica el concejal de Culturas, José Manuel Sande.

El alcalde Xulio Ferreiro será el encargado de inaugurar la pieza el próximo viernes a las 19.00 horas en un acto presentado por la periodista María Valcárcel que contará con la asistencia de familiares de José Moreno Torres, miembros de la ARMH, poetas como Cesáreo Sánchez Iglesias, Olga Patiño, Lois Alcayde y Francisco X. Fernández Naval, además de la música de Carmen Torreiro y Francis Olivier.

___

Fotografía destacada: José Moreno Torres

Fuente:http://www.laopinioncoruna.es/coruna/2017/09/27/escultura-muelle-oza-rendira-homenaje/1221000.html#

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Manuel-Cos-Esppana-franquistaEFEGUILLERMO-CARNERO_EDIIMA20150727_0202_22
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Fallece el represaliado y referente antifranquista Manolo de Cos a los 97 años

El histórico militante comunista, que sobrevivió a una condena a muerte y ayudó a los guerrilleros en la resistencia, documentó la vida bajo la dictadura.

Nacido en el pueblo cántabro de Rábago en el año 1920, pasó por diversos campos de concentración durante la guerra y fue sometido a trabajos forzados.

eldiario.es / Laro García / 26-09-2017

El histórico militante comunista Manolo de Cos Borbolla ha fallecido este martes a los 97 años de edad después de una vida en la que se convirtió en un referente antifranquista por su compromiso con la justicia social y la democracia. Nacido en el pueblo cántabro de Rábago en el año 1920, mantuvo una intensa actividad política y ejerció como activista en distintas causas, desde la recuperación de la memoria histórica al ecologismo.

Este represaliado durante la dictadura se definía en una entrevista con eldiario.es como “un ciudadano del mundo que vive donde le pilla la noche” y había superado una historia que muy pocos pueden contar: sobrevivió a una condena a muerte. Y es que fue encarcelado y acusado de ser “incendiario de iglesias e imágenes”, pero la intervención de un sacerdote que certificó la falsedad de los hechos le permitió recuperar la libertad después de ocho años de reclusión y trabajos forzados.

Manolo de Cos, hermano del conocido guerrillero Jesús de Cos y cuyo padre fue asesinado en el campo de Mauthausen, trabajó tras la Guerra Civil española y superar su cautiverio como viajante de joyas por todo el país, lo que le sirvió para ayudar a otros republicanos a cruzar la frontera.

Además, este veterano represaliado político grabó durante más de 30 años con una cámara Súper-VHS testimonios que muestran desde su regreso a algunos de los lugares en los que realizó trabajos forzados durante su condena a testimonios de personas que habían luchado por alguna causa, sufrido persecución política e incluso relatos de los primeros inmigrantes que comenzaban a llegar a España.

También se acercó a la fotografía desde muy joven porque consideraba que esta disciplina era “la forma más veraz de documentar todo lo que estaba pasando a mi alrededor”. Pararelamente, se encargó de reflejar, siempre de forma autogestionada, la vida rural, la etnografía y el folklore de Cantabria, con especial atención a las mujeres, que homenajeba habitualmente por su sufrimiento durante la posguerra.

A pesar de los años, nunca dejó atrás su pasión por la fotografía y su obsesión por retratar todos los movimientos sociales y los cambios que se producían en su entorno, lo que le mantuvo activo y le permitió vivir en primera persona movilizaciones recientes como la Marea Verde, la lucha de los mineros o el mismo 15-M.

Según repetía siempre que se le preguntaba, y en contra de lo que dicta su dilatada trayectoria, nunca quiso considerarse fotógrafo y se calificaba a sí mismo como “un intruso que solo se acercó a la fotografía por esa necesidad de denunciar las realidades olvidadas. Autor de más de 60.000 imágenes y cientos de horas de video de temática ecologista, antropológica  y  antifranquista, ha fallecido a los 97 años de edad como un referente para las generaciones más jóvenes.

___

Fotografía destacada: Manolo de Cos, el represaliado que grabó testimonios durante más de 30 años en la España franquista. |EFE-GUILLERMO CARNERO

Fuente:http://www.eldiario.es/norte/cantabria/cultura/Fallece-referente-antifranquista-Manolo-Cos_0_690831338.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1190604_1-iloveimg-compressed (1)_7
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La rosa roja leonesa

Teresa Monge Melcón, la rosa roja leonesa, es la protagonista de uno de los paseos más tristemente famosos de la Guerra Civil. Otras 32 personas cayeron con la joven militante socialista, de 22 años, en el campo de Fresno aquellos días oscuros que sucedieron al golpe contra el gobierno de la República.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 26-09-2017

El caso de Teresita impactó tanto que la primera noticia sobre su ‘martirio’, más allá de la partida de defunción, es recogida en un librito publicado en 1938 en Barcelona por un desconocido que firma como Prometeo. El relato que la historiadora Beatriz García Prieto ha encontrado en el capítulo titulado El fascismo en la provincia de León es estremecedor: «Teresa Monge fue ultrajada y asesinada el 4 de septiembre, después de horribles sufrimientos. Luego que avisaron de ella cuantos criminales iban en el grupo, clavaron cuñitas de madera entre las uñas de pies y manos, y la pincharon con los machetes, cortándole un pecho en vida y rociándola con gasolina las partes genitales a las que prendieron fuego, retorciéndose la infeliz en una terrible agonía entre el doble sufrimiento físico y moral. La remataron después en las inmediaciones de La Virgen del Camino, arrojándola a la hoguera en unión de cuarenta y cuatro más, entre ellos su hermano».

En la lista de las 32 personas que fueron fusiladas en las inmediaciones de La Virgen del Camino, donde Aerle colocó un monumento con sus nombres, no figura el referido hermano de Teresa, pero sí otras dos mujeres, ambas de la capital. Se trata de Visitación Herrero y Josefa Tascón.

Teresa Monge Melcón, que había nacido en Monforte de Lemos, Lugo, en 1914, fue una destacada alumna de las escuelas de Sierra Pambley. En los archivos de la fundación aparece como integrante de la séptima promoción de la escuela de niñas de León, entre 1924 y 1927 por lo que se cree que fue maestra suya María Pedrosa, una de las muchas docentes represaliadas en León.

En los años treinta destaca Teresa como militante socialista. Se cree que formó parte de las Juventudes Socialistas Unificadas. En el libro El inmenso placer de matar a un gendarme. Memorias de guerra y exilio, se hace referencia al compromiso político y humanitario de la joven leonesa. Su autor, Santiago Blanco, publicó el testimonio en Cuadernos para el Diálogo en 1977 y hace referencia a su estancia en León durante el tiempo que hizo en la mili en el cuartel de Santocildes de Astorga y en el Cid de León.

El padre de Teresa, Felipe Monge Zapico, era el enlace de Santiago Blanco quien habla con mucha cercanía y cariño de la hija de quien era su enlace cuando trabajó de espía para los socialistas infiltrado en las filas de Falange. En su biografía relata las visitas que recibió de la joven leonesa cuando estuvo preso: «De León venían a verme compañeros y compañeras. Teresa Monge (sic) (la hija del mueblista miembro del comité de enlace en mis tiempos de falangista) era visita segura».

Describe a la joven socialista como una mujer hermosa al mencionar el martirio al que fue sometida: «¡Bella y dulce Teresa Monge! (¡Mujer, mujer!, ¿cómo es posible que te hayan asesinado? Un día en la guerra me contaron que sobre ella habían caído la hidra y la hiena de las torturas inconcebibles. Dios!)».

Victoriano Crémer en el Libro de San Marcos también recuerda este capítulo oscuro de la Guerra Civil en León y la figura de la joven ‘rosa’ leonesa, como es recordada en los círculos socialistas al comparar su caso con el de las 13 rosas de la cárcel de Ventas de Madrid. A Teresa Monge, apostilla, «la condujeron en uno de aquellos fatídicos camiones, especialmente destinados para cargamentos humanos, agarrotados por el cuello con otros compañeros y hasta con los pechos segados, y, que una vez llegado al lugar del sacrificio, el Gólgota que se diría, les prendieron fuego a todos, disparando sobre aquellas antorchas humanas despavoridas, aullantes, como los moros de conquista y de nueva reconquista cuando corren la pólvora».

En aquellos años en los que dicen que la Guerra Civil pasó de largo por León, las carreteras y cuentas fueron testigos de atrocidades sobre las que aún hay que hacer mucha luz. Ni los registros civiles descansaban como prueba el hecho de que el parte oficial de defunción fuera emitidio por el Ayuntamiento de Valverde de la Virgen a las 22 horas del 12 de octubre.

Señala el papel oficial que Teresa Monge murió a consecuencia de heridas por arma de fuego y su cadáver fue hallado en la margen izquierda de la carretera de Astorga a León, a la altura del kilómetro 8, en el lugar conocido como el Canal. Su cuerpo fue identificado «por varias personas de León» por «sus ropas y un papel que había junto a su cadáver». Fue enterrada en Fresno del Camino. ¿Qué diría ese papel?

___

Fotografía destacada: La rosa roja leonesa –

Fuente:http://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/rosa-roja-leonesa_1190604.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Craneo-tiro-hallado-pozo-Tenoya_EDIIMA20170920_0497_20
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Un cráneo con un tiro y munición confirman a Tenoya como pozo de la represión franquista en Gran Canaria

Los arqueólogos ya han localizado huesos de al menos 12 personas, pero seguirán excavando.

La presidenta de la Asociación de Memoria Histórica de Arucas, Pino Sosa, espera con ansias que en este pozo se encuentren los restos mortales de su padre, desaparecido en 1937.

eldiario.es / 20-09-2017

Los arqueólogos que excavan el pozo de Tenoya (Gran Canaria) han hallado en su interior munición de los años treinta y huesos de al menos 12 personas, entre ellos, un cráneo con un disparo, lo que confirma definitivamente a ese lugar como uno de los escenarios de la represión de la Guerra Civil.

El Cabildo de Gran Canaria financia desde 2013 una investigación para determinar si ese antiguo pozo de agua del municipio de Arucas fue uno de los lugares donde se asesinó a los alrededor de 140 vecinos del norte de Gran Canaria que desaparecieron en marzo de 1937, tras haber pasado meses recluidos en un campo de concentración franquista acusados de haber sido fieles a la Segunda República.

Los historiadores disponían de un relato directo de que así fue: el testimonio de un vecino de Gáldar al que fueron a fusilar en la boca del pozo de Tenoya en 1937, pero que salvó la vida porque un conocido lo sacó de la fila. Sin embargo, el contenido del pozo quedó sepultado durante décadas por toneladas de barro y olvido.

Los arqueólogos ya había encontrado esta primavera fémures inconexos que certificaban que ese pozo fue la tumba de un número indeterminado de personas. Ahora, han hallado restos óseos, munición y efectos personales que prueban que los hombres que allí yacen fueron ejecutados en los tiempos de la Guerra Civil; o más bien, en la represión posterior, ya que en Canarias apenas hubo contienda, puesto que los insurrectos tomaron las Islas desde el inicio.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, y la especialista que dirige los trabajos, Martha Alamón, han explicado este miércoles que, hasta el momento, se han recuperado medio millar de huesos humanos, así con una moneda de la República, correajes, una hebilla, 15 suelas de tipo de alpargatas frecuentemente utilizado en la isla en los años treinta y doce proyectiles para fusiles Mauser fabricados en Sevilla (llevan impresa la marca “PS”, siglas de Pirotécnica de Sevilla).

Dos proyectiles de Mauser de arma larga sin detonar localizados en el interior del pozo CANARIAS AHORA

El equipo va a seguir excavando en busca de nuevos restos humanos -se calcula que aún quedan otros 12 metros de sedimentos por levantar, tras haber profundizado casi 40- y ya ha comenzado a tomar muestras de ADN para tratar de identificar a los fallecidos, cuyos huesos aparecieron desperdigados y sin conexiones anatómicas entre ellos, porque fueros removidos tiempo después de caer al pozo.

El Cabildo de Gran Canaria lleva más de 300.000 euros invertidos en la excavación y estudio arqueológico de este pozo, en un proyecto emprendido por la anterior corporación (presidida por el PP) y continuado por la actual (dirigida por Nueva Canarias y PSOE).

“Entendemos que una sociedad democrática debe reparar el daño que hizo la dictadura, asesinando a personas inocentes, rompiendo familias y haciendo desaparecer a gente por la única razón de ser demócratas”, ha señalado Morales, en una comparecencia ante el pozo.


El presidente del Cabildo ha recordado que, en su momento, ya se excavó el pozo del Llano de las Brujas, de donde se recuperaron 24 cuerpos, y que preparan dos nuevos trabajos para buscar a desaparecidos de la dictadura en la fosa común del cementerio de Vegueta, en Las Palmas de Gran Canaria, y en la Sima de Jinámar.

“El Cabildo va a seguir con iniciativas como esta, que ayuden a recuperar la memoria histórica y la verdad de lo que sucedió en aquellos momentos de represión en la isla”, ha recalcado.

La presidenta de la Asociación de Memoria Histórica de Arucas, Pino Sosa, que lleva toda su vida buscando a su padre, un latonero del que no hay noticias desde marzo de 1937, ha agradecido este miércoles a las instituciones de la isla el apoyo a esta excavación.

“Los pozos no son para esconder cadáveres. Los pozos son para dar vida”, ha señalado, emocionada, Sosa, que ansía saber dónde está su padre y “poner sus huesitos donde deben estar, en el cementerio”.

La arqueóloga Martha Alamón ha subrayado que los restos que se han recuperado hasta la fecha constituyen ya “una prueba clara de los crímenes que se cometieron en este pozo de Tenoya”.

“El cráneo completo que hemos recuperado tiene un disparo, con orificio de entrada en el temporal izquierdo y de salida en el derecho. Es decir, tenemos todas las evidencias que hablan del horror que hace 80 años tuvo lugar aquí”, ha enfatizado.  

___

Fotografía destacada: Cráneo con un tiro hallado en el pozo de Tenoya CANARIAS AHORA

Fuente:http://www.eldiario.es/canariasahora/sociedad/confirman-Tenoya-franquista-Gran-Canaria_0_688731562.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn