Archivo de la etiqueta: Baltasar Garzón

Memoria Histórica | |
5b996656a4cd4
Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Denuncian a España ante la ONU por ocultar crímenes del franquismo

Las ONG Trial International y Women’s Link Wolrdwide han presentado ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas el “primer caso” sobre desapariciones forzadas del régimen franquista.

Las organizaciones acusan a de poner “un velo” a los delitos de Franco al presentar ante la ONU la detención ilegal y asesinato en agosto de 1936 de un matrimonio, Margalida Jaume y Antonio Alomar.

eldiario.es / Juan Miguel Baquero / 15-01-2019

Denuncian a España ante la ONU por ocultar crímenes del franquismo. Las ONGs Trial International y Women’s Link Worldwide, en colaboración con la asociación local Memoria de Mallorca, han presentado el “primer caso” relacionado con crímenes del franquismo ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas: la desaparición forzada de un matrimonio, Margalida Jaume y Antonio Alomar.

Las organizaciones señalan al Estado español “por dibujar un velo” que tapa los delitos cometidos en “la era franquista”, desde el golpe de Estado a la muerte del dictador Francisco Franco en 1975. Y “desean incitar a las autoridades españolas para que finalmente arrojen luz sobre los delitos pasados”.

A Margalida Jaume Vandrel y Antonio Alomar Mas nadie volvió a verles desde agosto de 1936. Un grupo de falangistas los detuvo en Manacor (Mallorca). Quedaron detenidos de forma ilegal y sufrieron humillaciones y tortura durante su cautiverio.

Días después, Antonio y Margalida fueron ejecutados. Hoy siguen desaparecidos. Nunca aparecieron sus restos óseos. Y su hija y su nieta, Francisca Alomar Jaume y Bartolomea María Riera Alomar, los siguen buscando.

Al presentar el caso ante la ONU, las ONGs apelan al  Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del que “España es parte”. Un texto que obliga a los países firmantes a “organizar la búsqueda exhaustiva de sus ciudadanos desaparecidos, castigar a los autores de violaciones masivas de derechos humanos y reparar efectivamente a las víctimas”.

La impunidad del franquismo

 “44 años después de la caída de la dictadura, familiares y sobrevivientes aún esperan justicia: ya es hora de que España arroje luz sobre los crímenes de su pasado”, señalan los colectivos en un comunicado. Son “décadas de incertidumbre para miles de víctimas”, subrayan.

“La Ley de Amnistía española de 1977 impide la investigación de los delitos cometidos durante la Guerra Civil”, apunta la abogada de Women´s Link Worldwide, Teresa Fernández. Esta ONG logró que la justicia argentina investigue la represión específica del franquismo contra las mujeres.

Consejo de Derechos Humanos de la ONU. | EFE

Este muro tapa los crímenes del franquismo y garantiza la impunidad del régimen de Franco. “Como resultado”, continúa, las víctimas “solo pueden volver a los mecanismos supranacionales para buscar la verdad y la justicia”. La letrada afea también el compromiso del país en la apertura de fosas comunes: “el presupuesto para la búsqueda de los desaparecidos también es ampliamente insuficiente”.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha recuperado la  partida dedicada a Memoria Histórica en los Presupuestos Generales del Estado de 2019 con una cifra récord: 15 millones de euros, después de dos legislaturas marcadas por el “cero euros” de Mariano Rajoy. Las cuentas, que deben ser aprobadas por el Congreso de los Diputados, destina 3 millones a abrir fosas comunes.

Las desapariciones forzadas, “práctica sistemática”

Las “desapariciones forzadas” fueron “una práctica sistemática durante la Guerra Civil española y bajo la dictadura de Franco”, explican las organizaciones denunciantes. Y las mujeres tenían un tratamiento ‘especial’ en la ejecución de estos crímenes contra la humanidad.

“Las mujeres estaban particularmente en riesgo de sufrir esta violencia, ya fuera para sofocar su propio activismo o en represalia por las opiniones políticas de sus familiares”, sostienen. Quienes osaron romper “el modelo femenino tradicional sostenido por el nacionalismo católico también corrieron el riesgo de represalias, que generalmente consistieron en violencia sexual”.

Trabajo arqueológico en la fosa de Puerto Real (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUERO

Como ocurrió con Margalida Jaume, detenida en agosto del 36 junto a su marido Antonio Alomar. Ella estaba embarazada de siete meses. Un testigo vio cómo al menos uno de los falangistas la violó: “nunca me había gozado a una embarazada”, dijo.

Antonio y Margalida tenían dos hijas, Antonia (11 años) y Francisca (8). La hija más joven de la pareja, ahora con 90 años, “todavía no sabe lo que les pasó”. Ninguna institución pública informó jamás sobre el paradero de sus padres.

El caso también está denunciado en la conocida como Querella Argentina junto a otros episodios de represión específica del franquismo contra las mujeres. Ahora, junto con su sobrina, y con el apoyo de dos ONG, “ha decidido llevar su lucha al siguiente nivel: el  Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH)”.

___

Fotografía destacada: Cuatro mujeres rapadas por los franquistas en Oropesa (Toledo) por ser familiares de republicanos. |FUNDACIÓN PABLO IGLESIAS

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/Denuncian-Espana-ONU-crimenes-franquismo_0_857414805.html

Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
fotonoticia_20190114165515_640
Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exhumará fosas en Andalucía si la Junta deja de hacerlo

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha advertido de que volverá a llevar a cabo exhumaciones de fosas comunes en suelo andaluz si el nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía, elegido con los apoyos de PP, Ciudadanos y Vox, deja de llevarlas a cabo.

europapress.es / 14-01-2019

El colectivo, que ha recordado en un comunicado este lunes que fue el que hizo “las primeras exhumaciones científicas” de fosas comunes de personas asesinadas y desaparecidas por la represión franquista, concretamente en la comarca de El Bierzo (León), llevó a cabo su última intervención en Andalucía en 2015, cuando recuperó los restos de cuatro personas en el municipio gaditano de Alcalá del Valle.

En concreto, su presidente, Emilio Silva, ha manifestado que el acuerdo del futuro Gobierno autonómico “tiene entre una de sus prioridades la derogación de las políticas de memoria de la Junta”, algo que significaría “dejar a miles de seres humanos en cunetas y fosas comunes sin ayudar a sus seres queridos”. “Pretende llamar concordia a un discurso inhumano que equipara a los golpistas con sus víctimas y a quienes destruyeron la democracia con quienes la defendieron”, ha agregado el di …

Así, ha apuntado que su asociación ha recibido “cientos de peticiones” de información de casos de Andalucía y tiene 288 fichas de personas desaparecidas en la comunidad autónoma cumplimentadas con el protocolo del Grupo de Trabajo contra la Desaparición Forzada e Involuntaria de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En virtud de esto, ha considerado que “el anuncio de que no se va a ayudar a enterrar dignamente a los asesinados por los fascistas es de una enorme crueldad, especialmente con los mayores”, quienes “viven con angustia el avance de su reloj biológico” y “desean enterrar dignamente a sus seres queridos” y saber qué les pasó antes de morir.

“Que tres partidos de un Parlamento democrático atenten de esa manera contra los derechos humanos explica que el franquismo sociológico, el que callaba con complejos y ahora habla sin complejos, ha conservado un enorme poder que impide profundizar la democracia”, ha concluido.

___

Fotografía destacada: Exhumación en Alcalá del Valle (Cádiz) / ARMH

Fuente:https://www.europapress.es/andalucia/noticia-asociacion-recuperacion-memoria-historica-exhumara-fosas-andalucia-si-junta-deja-hacerlo-20190114165515.html

Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
TBS_6998
Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación del cuadro de San Ramón: en busca de Rafael, Juan y otros 46 represaliados

La primera intervención en el cementerio de La Salud indaga los restos que se enterraron en 48 sepulturas entre el 31 de agosto y 16 de septiembre de 1936.

cordopolis.es / Carmen Reina / 14-01-2019

“Estamos aquí para que descanséis, cerréis vuestro duelo y alcancéis la justicia de una vez por todas”. Estas palabras de Elena Vera, la directora de la intervención sobre las fosas del cementerio de La Salud para exhumar los restos de los represaliados tras el golpe de estado y el franquismo en Córdoba, trataban de aportar consuelo y esperanza a los familiares que esperan hallar, por fin, a sus seres queridos tras más de 80 años desde que se los arrebataron.

El equipo técnico que desarrolla estos trabajos ha querido intervenir primero en una de las zonas que menos transformaciones ha sufrido a lo largo de las últimas décadas, el denominado Cuadro de San Ramón, donde el estudio previo que se ha llevado a cabo a nivel documental ha arrojado datos fidedignos sobre el estado del terreno y sobre las sepulturas e incluso los nombres de las personas que fueron enterradas allí tras el golpe de estado de 1936.

En esta zona del cementerio de La Salud se ha iniciado el 10 de enero la intervención sobre sepulturas concretas, cistas donde se enterraron a represaliados, según señala el informe propuesta de exhumación realizado por el equipo de profesionales que ha trabajado en este proyecto desde hace meses.

“Estas sepulturas están perfectamente localizadas y en algunos casos se conocen los nombres de personas asesinadas y enterradas en ellas”, han comprobado los especialistas. Así, en el Cuadro de San Ramón, existen 48 sepulturas que “fueron ocupadas con los cuerpos de represaliados”, se afirma en el informe.

El estudio previo ha llegado a delimitar cómo la sepultura número uno del Cuadro de San Ramón “se ocupó el día 31 de agosto de 1936” y en ella está enterrado “el cuerpo de Rafael M.R., de 29 años”. Los nombres y datos se cada uno de los represaliados que se esperan hallar en esta zona están detallados, desde esta primera sepultura hasta la número 48, “en la que estaría el cuerpo de Juan L.M., de 33 años”, que fue enterrado allí el 16 de septiembre de 1936.

Excavación en La Salud | TONI BLANCO

Enterramientos en cistas de “víctimas de la represión”

“Estos cuadros apenas han sufrido alteraciones durante todos estos años y los depósitos clandestinos e individuales de personas asesinadas son susceptibles de una rápida exhumación”, afirman los expertos. Se trata de enterramientos en “cistas”, donde se encuentran “algunas víctimas de la represión sublevada” tras el golpe de estado de 1936.

El Cuadro de San Ramón se sitúa al fondo del cementerio de La Salud, en la zona central, y tiene unas dimensiones de 15 metros de largo por 10 de ancho, 150 metros cuadrados donde han comenzado las primeras tareas la pasada semana.

Fosa común de San Ramón en el cementerio de la Salud | MADERO CUBERO

___

Fotografía destacada: Excavación en La Salud | TONI BLANCO

Fuente:https://cordopolis.es/2019/01/14/exhumacion-del-cuadro-de-san-ramon-en-busca-de-rafael-juan-y-otros-46-represaliados/?fbclid=IwAR3pWkuaLQyWXMUUiSfyREwExnL-MSoLiXuCE903G9gYSQLn9L9AxoEiDNU

Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Entrevista con la familia de Genara Fernández García una maestra que fue fusilada en Puente Castro /
Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

«Queremos que Genara descanse en Cirujales junto a su padre y su madre»

Maestra ejecutada por el Franquismo. Descendientes de Genara Fernández García, la Pasionaria de Omaña, quieren rehabilitar su memoria y exhumar sus restos en el cementerio de Puente Castro.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 11-01-2019 

La fría noche del 16 de diciembre de 1939 cuando Genara Fernández García salió de su puesto en la taquilla del cine Mary se dirigió hacia San Marcelo. A la puerta de la iglesia y sobre un banco de la plaza arrojó dos paquetes que le había entregado un individuo bajo la advertencia de que si no lo hacía «se atuviera a las consecuencias».

Luego debió encaminar sus pasos por la calle La Rúa hacia el número 8 de la calle Fernández Cadórniga, donde residía. A la una de la madrugada, ya era día 17, domingo, cuatro individuos de Falange descubrieron uno de los paquetes y se personaron con la propaganda antifascista en la Comisaría. A las 11 de la mañana, Genara era detenida y presentada en la Comisaría.

Genara Fernández García, a quien se conocía como la Pasionaria de Omaña, había vivido escondida en su pueblo, Cirujales, en el término municipal de Riello, durante los días posteriores al triunfo del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 en la comarca. Era la maestra del pueblo. Inmediatamente fue apartada del Magisterio y en cuanto pudo huyó a Asturias.

Después, intentó exiliarse pero el barco en el que viajaba fue capturado. Al menos desde julio de 1937 vivía en la capital leonesa. Así lo declaró su compañera Pilar Bobis, con quien había coincidido en los cursillos para acceder a Magisterio. Gracias a su recomendación entró de dama de compañía y maestra de los niños de la familia del doctor Hurtado aquel verano y fue este médico quien le abrió las puertas al empleo de taquillera en el Cine Mary, que compartía con otra mujer a media jornada.

Hay dos versiones de cómo llegaron a ella aquellos pasquines titulados: «Soldados que habéis luchado en las filas del ejército facciones, compañeros…», «Camaradas obreros, antifascistas todos…» y «Camaradas trabajadores, pueblo honrado y laboriso».

En su primera declaración, el militar instructor del consejo de guerra recoge que un individuo se los había entregado hacia las 11.30 de aquella noche, cuando se encaminaba a casa tras terminar el trabajo. En una segunda testifical, Genara confiesa que los paquetes se los había entregado el día 14 por la tarde un individuo que venía de parte de José Bárcena, a quien había conocido en Asturias como jefe de Instrucción Pública del Gobierno republicano.

Fuera como fuere, a Genara supuestamente la localizaron porque en uno de los paquetes figuraba su nombre. Ella confesó los hechos, aunque dijo que desconocía el contenido de los pasquines y se mostró arrepentida. Todo según lo que dice el expediente del consejo de guerra. Su único objetivo era recuperar su puesto de maestra.

Pero no hubo piedad para Genara. En febrero de 1940 era condenada a la pena capital en el consejo de guerra celebrado en el Palacio de los Guzmanes. Lo que vino después fue un calvario para ella hasta que finalmente fue ejecutada en el campo de tiro de Puente Castro a las 6 y media de la mañana del 4 de abril de 1941.

La historia de Genara conmovió a sus vecinos de Cirujales y también a los de Orallo, pues en ambos pueblos fue maestra. Muchas personas firmaron a su favor. Pero fue en balde. Quedó la memoria que con el tiempo y el miedo se fue diluyendo. Nunca se olvidó a Genara. En la casa familiar quedó el retrato que algún fotógrafo curioso de Madrid preparó con tres fotografías, la de Genara de joven y la de su padre y su madre ya bien entrados en años. «Mi padre nunca me contó nada, mayormente lo sé por los vecinos y, sobre todo por Pepe que fue uno de sus alumnos», señala Evelio Fernández Alonso, sobrino carnal de Genara.

 

«Trataba muy bien a los niños. Como maestra era muy buena», subraya. Además, aquella mujer que tenía 35 años cuando fue ejecutada y estaba soltera, «era la llave de la casa. La mitad de la casa de mi padre se la hizo con lo que ganaba», explica. También le contó Pepe que cuando salió de la cárcel provincial de León camino del paredón gritó: «¡Viva Rusia!». Por aquel entonces y hasta años después de finalizada la II Guerra Mundial mucha gente republicana no perdió la esperanza en que Europa acabaría con la dictadura de Franco.

Genara era la más pequeña de tres hermanos y la única que había tenido estudios en aquella familia de labradores. Las sobrinas nietas se emocionaron al conocer la historia de su tía-abuela cuando leyeron en Diario de León la historia de su ejecución. «En casa se hablaba por lo bajini, y no sabíamos muy bien lo que había ocurrido», dicen Bea y Ana. Desde que vieron el reportaje en el periódico, Emilio, un sobrino nieto político, ha escarbado en archivos y registros en busca de Genara. En el cementerio de León le indicaron el lugar donde se encuentra enterrada, puesto que alguien que cuyo nombre no se conoce pagó la tumba.

«Me ha impresionado mucho que la tachen de peligrosa», dice Bea, a quien una vecina del pueblo siempre le decía que se parecía a su tía abuela. Son partidarias de exhumar los restos de Genara del cementerio de León y trasladarlos a Cirujales: «Queremos que descanse junto a su padre y su madre, con su familia. Vamos a intentarlo».

Evelio también quiere que se rehabilite la memoria de su tía, como ciudadana y como maestra. A Genara, que tenía un sueldo de 4.000 pesetas en la escuela de Cirujales, igual que otros maestros de la zona, la expulsaron definitivamente del magisterio el 24 de abril de 1940, cuando estaba en la prisión provincial de León.

Las historias de la guerra llaman a otras historias. Dolores del Pozo, la esposa de Evelio, recuerda que en su pueblo, Curueña, al maestro lo tuvieron escondido en casa de un tío hasta que al final consiguieron que fuera rehabilitado. «La pena es que el día que fue a tomar posesión de la escuela lo atropelló un camión». A veces la tragedia se cierne sobre algunas personas. Y en el caso de Genara seguirá siendo un misterio por qué apareció su nombre entre los pasquines. Y quién se los entregó realmente. ¿Era el amigo de su amigo? ¿O pudo ser una trampa bien urdida?

___

Dos mujeres ejecutadas al amanecer

Genara y Manuela cruzaron sus últimos hálitos de vida en el paredón de Puente Castro. Condenadas a la última pena en consejos de guerra fueron ejecutadas al amanecer.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 16-12-2018

Manuela Iglesias Prieto y Genara Fernández García fueron ejecutadas por pelotones de fusilamiento el 12 de marzo de 1938 y el 4 de abril de 1941 en los cantiles de Puente Castro. Allí donde los pájaros saludan al amanecer desde tiempo inmemorial sonaban los disparos de los fusiles en aquellas mañanas tétricas de la guerra y la posguerra en León.

Los niños de Puente Castro se despertaban y contaban cuántas personas derramaban la sangre cada madrugada sobre el paredón natural La Candamia. «Después de las descargas de las metralletas oíamos los tiros de gracia», recordaba el señor Reguera en 1996 a Diario de León. Tenía nueve años cuando estalló la guerra civil tras el golpe de Franco. Los recuerdos de los disparos de los pelotones de ejecución le volvieron con intensidad al envejecer y se lo contaba a su hijo, que hasta entonces nunca le había oído una palabra.

Manuela Iglesias Prieto tenía 47 años, era ama de casa y había nacido en Vega de Gordón, donde residía. Estaba casada y tenía varios hijos. Fue acusada de cambiar los letreros de Pola de Gordón cuando entraron las fuerzas de Franco y poner en su lugar ¡Viva Rusia!. No reconoció la acusación que le endosaron de patear los cadáveres de unos falangistas.

Genara Fernández García era maestra de Cirujales, pueblo en el que había nacido, hasta que en septiembre de 1936 la suspendieron de empleo y sueldo. Huyó a Asturias y luego a Barcelona por Francia. Tras salir de San Marcos, donde estuvo confinada al final de la guerra al ser retenido el barco en que huía, consiguió un empleo de taquillera en el Cine Mary. Fue procesada por arrojar propaganda roja frente a la iglesia de San Marcelo. Reconoció todos los hechos con la idea de que la verdad iba a salvarla. Todo lo contrario. En la ficha que hicieron llegar a la prisión figura como «mujer muy peligrosa». Y no en menor consideración tuvieron a Manuela Iglesias Prieto a la que también acusaron de asaltar unos chalets, intentar organizar el asesinato de cuatro falangistas y de ser la «instigadora» de su marido y de su hijo.

Manuela y Genara no se conocían ni tenían relación entre sí. Pero corrieron el mismo destino. Fueron detenidas y juzgadas en sendos consejos de guerra y sentenciadas a la pena de muerte el mismo día del juicio. No había tregua ni posibilidad de apelación.

A Manuela la pasaron por las armas a las siete de la mañana del 12 de marzo de 1938. Aquella madrugada salió de la prisión provincial y sabía que no iba a su pueblo. Conocía su sentencia. Todo fue muy rápido. El expediente carcelario anota su ingreso en la prisión provincial el 10 de diciembre de 1937 a las 13.00 horas. Ya estaba sentenciada y fue conducida por la Guardia Civil desde San Marcos.

A Genara la fusilaron al amanecer del 4 de abril de 1941. Su vida pendió de un hilo durante varias semanas, pues la ejecución de la pena capital fue suspendida por el tribunal militar que la había condenado. No constan los motivos pero finalmente fue ejecutada las seis y media de la mañana. El juez municipal certificó el fallecimiento «a consecuencia de una parálisis cardiaca, según resulta de certificación facultativa. La finada era hija de Higinio y de Quiteria, de profesión maestra nacional y de estado soltera natural de Cirujales», como consta en el expediente fotocopiado del Archivo Militar de La Coruña por Aerle. El expediente de responsabilidades políticas siguió su curso tras la ejecución y está fechado el 4 de octubre de 1941, tal y como recoge una nota del Archivo de la Real Chancillería de Valladolid. La represión de las mujeres republicanas en la Guerra Civil es todavía muy desconocida. Las mujeres sufrieron el doble castigo de la ejecución, la cárcel o la humillación pública y el olvido. Todas, de un bando u otro, se vieron sometidas al rol de esposas, madres y sometidas a la moral del régimen de Franco.

San Marcos en una ilustración antigua. ARCHIVO HISTÓRICO DEL DIARIO DE LEÓN

___

Fotografía destacada: Dolores del Pozo Fuertes, Evelio Fernández Alonso y sus hijas Ana y Bea con el retrato de Genera entre su madre, Quiteria, y su padre, Inocencio. Jesús f. salvadores

Fuente:https://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/queremos-genara-descanse-cirujales-junto-padre-madre_1305392.html

Fuente:https://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/dos-mujeres-ejecutadas-amanecer_1299967.html

Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1546965064_054529_1546965215_noticia_normal
Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Marmolejo salda su deuda con Baldomero, Mateo, Manuel y Ramón

Los cuatro asesinados por el franquismo han recibido este martes un “entierro digno” cuando se cumplen 75 años de su muerte.

cadenaser.com / César García / 08-01-2019

Manuel Lozano, alcalde de Marmolejo: “Hemos dado dignidad a los que fueron asesinados hace 75 años”

El Ayuntamiento de Marmolejo ha dado este martes un “entierro digno” a Baldomero, Mateo, Manuel y Ramón justo cuando se cumplen 75 años de su asesinato a manos de las tropas franquistas un 8 de enero de 1944. En el acto han estado presentes varios familiares como uno de los hijos y la viuda de uno de ellos así como la delegada del gobierno en funciones, Ana Cobo, y el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes.

El alcalde marmolejeño, Manuel Lozano, ha señalado que murieron por defender “la democracia y la libertad” ya que participaron en la guerra civil por parte del bando republicano. Lozano ha explicado también que con este reconocimiento se quiere “pasar una página, no arrancarla, hay que dejarla en el recuerdo de los familiares. Olvidar sin rencillas y sin rencor, restituir la memoria de todos aquellos que no pudieron”.

Además, el regidor ha explicado que la cara de sus familiares era de emoción y satisfacción ya que a partir de ahora tendrán “un lugar concreto, una lápida, en la que dejarles flores”. Por último, el primer edil ha insistido en que era obligatorio por parte del ayuntamiento realizar este reconocimiento poniendo en marcha las diferentes leyes que hay en relación a la Memoria Democrática.

Cortijo de Loma Candelas

Junto a Baldomero, Mateo, Manuel y Ramón, también fue asesinado Juan que finalmente fue reclamado por su familia y no fue enterrado en el cementerio municipal de Marmolejo. Fue durante la noche del 4 de enero cuando fueron sacados del cortijo y asesinados. A continuación fueron expuestos en el patio del ayuntamiento y, finalmente, enterrados en una fosa común.

Hubo que esperar a 1986 cuando, entre la UGT y el PSOE local, se acotó la zona en la que fueron inhumados colocándose una cruz para que, al menos, los familiares pudieran conocer con exactitud en que lugar se encontraban. Finalmente, las labores de exhumación se iniciaron en 2016 mientras que el año pasado fueron finalmente identificados. Con el entierro de este 8 de enero, se termina su larga historia.

___

Fuente:https://cadenaser.com/emisora/2019/01/08/radio_jaen/1546965064_054529.html

Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Parte-cuentas-Fundacion-Franco_EDIIMA20181019_0158_5
Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Las cuentas de la Fundación Franco: más de dos millones de euros donados por entusiastas del régimen

Desde el año 2000, la Fundación Franco ha ingresado 1,6 millones de euros en cuotas de afiliados, 300.000 euros en donaciones directas y 150.000 euros de dinero público con el Gobierno de Aznar.

La sociedad fascista pagó casi medio millón en sueldos, 70.000 para crear nuevas sedes y 160.000 para actos del 20N, el 18 de julio y ofrendas florales en honor a Franco.

El ente reconoce un archivo con más de 29.000 documentos que fueron entregados a Cultura y otros 3.000 ficheros “sin digitalizar y microfilmar” que custodia el ente privado.

eldiario.es / Juan Miguel Baquero / 06-01-2019

La Fundación Franco es el paradigma de las sociedades fascistas creadas en España. La que más apoyo tiene. Y la que más dinero maneja: más de dos millones de euros ha sumado desde el año 2000. Una cifra que sirve para poner flores al dictador y organizar homenajes el 20N y el 18 de julio. O para pagar sueldos, crear nuevas sedes y mantener un archivo con miles de documentos de interés público que custodian en su sede privada.

Son las cuentas que publica eldiario.es conseguidas por el senador de Compromís Carles Mulet, que pidió los balances a través de la Cámara Baja, y que se conocen por primera vez al detalle. Los números de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) desde el año 2000 a 2015. Este periódico ha tenido acceso a estos datos, como de las fundaciones Primo de Rivera, Queipo, Blas Piñar o Serrano Suñer, que también serán publicadas. Hasta ahora, el Ministerio de Justicia, del que dependen las fundaciones, había liberado la información de ocho ejercicios de la Fundación Franco.

Desde su creación, dicen sus gestores, no para de crecer en adeptos. Por eso actúa como un  lobby contra la Memoria Histórica y anuncia la creación de más sedes, las franquicias Franco. Los datos reflejan ingresos durante esos 16 años de 1,6 millones de euros en cuotas de afiliados y 300.000 en donaciones de adeptos del militar golpista. A esas cifras hay que sumar los 150.845,77 euros que recibió la Fundación de los gobiernos de Aznar. Las donaciones a partir de 2015 están  incentivadas por el Estado, ya que al ser una fundación sus benefactores tienen beneficios fiscales.

Con este dinero, la Fundación Franco sufraga ofrendas florales y actos de exaltación franquista, tertulias en programas de radio, una página web, un boletín informativo… O casi medio millón de euros pagados en sueldos y otros 70.000 para crear nuevas delegaciones de 2000 a 2015.

La entidad franquista vivió un momento de oro con el Gobierno de José María Aznar, que le dio la polémica subvención de 150.000 euros para digitalizar un archivo de más de 29.000 documentos. Pero la FNFF también compró con ese dinero ordenadores, muebles, extintores o una trituradora de papel, como publicó eldiario.es. Sin embargo, mantiene otros 3.000 ficheros “sin digitalizar y microfilmar”, como reconoce en sus memorias económicas. De su contenido no se sabe nada y, aunque supuestamente se deberían poder consultar en la sede, es probable que no se haya entregado copia a la administración porque no son parte de la subvención pública, aunque los documentos hagan referencia al jefe de Estado de la dictadura.

La Fundación Franco ha ingresado más de dos millones de euros entre cuotas, donaciones y subvenciones.

Las donaciones de socios de la Fundación suman unos 100.000 euros anuales de media. En 2012 la fundación dice que tiene 200. El pico más alto de ingreso por esta partida es en 2007 (132.968,14 euros), seguido de 2006 (124.413,82) y 2012 (121.231,17).

Las donaciones particulares a la FNFF acumulan 307.552,35 euros. El legado más alto fue en 2014 con 87.205,19 euros. Un año después sumó otros 75.372,46, una cantidad superada en 2001 con 79.958,38 euros. La cantidad más repetida en las cuentas son 16.609,16 en tres ejercicios consecutivos desde 2004. De 2008 a 2013 no contabiliza ofrendas de este calibre.

En total, entre cuotas y donativos, la Fundación Franco ha ingresado 1.917.534,95 en quince años. Quedan por saber las cifras de 2016 a 2018. Y a estos números hay que añadir la subvención del Gobierno de José María Aznar.

Los recursos del ente de Franco

Con el dinero recaudado la Fundación Franco paga alquileres, gastos corrientes, publicaciones… Y a sus trabajadores: 492.795,42 en total en tres lustros. El último año, 2015, tiene dos asalariados y un voluntario.

Para organizar actos cada  20N ha usado un montante que asciende a 159.088,17 euros. De ese dinero salen otras tareas como publicar un boletín informativo, actos por el 18 de julio, ofrendas florales (la tumba de Franco en el Valle tiene siempre flores frescas)… O publicar ‘fascículos/dvd’ por 26.141,55 euros.

El primer registro sobre la página web aparece en 2005. El coste no está detallado en cada ejercicio contable, pero desde 2012 aparecen 54.600 euros por este concepto.

Y en los últimos años aparece una nueva partida: ‘divulgación medios de comunicación’. La descripción de la actividad dice: “tertulias programas de radio”. La Fundación Franco asegura que en 2014 emplea 19.943,57 euros en esta tarea. Ese mismo año recibe la mayor donación de su historia, casi 90.000 euros, con los que mejora la web, imparte “talleres con voluntarios” y arranca “un proyecto de divulgación mediante la radio”.

Foto difundida por EFE en 1940 de la entrevista de Franco y Hitler en Hendaya. La imagen de los dictadores fue superpuesta y procedía de otra foto de más calidad. | EFE

La sociedad computa los gastos derivados de la consulta del archivo, abierto a los investigadores. Ingresa por fotocopias a estos ficheros, y por venta de libros y demás actividad mercantil. En las memorias económicas consultadas calcula un valor de 9.000 euros.

En 2006 y 2007 apunta un novedoso consumo: “adquisiciones de medallas y otros productos para su distribución a cambio de donativos”. Una compra “no prevista” de “productos para su distribución entre los benefactores”.

De estas cuentas salen además el pago en colaboraciones, administración y asesoramiento o gastos financieros. Y dispendios diversos reseñados en epígrafes como luz y agua, alquiler, teléfono, material de oficina e impresos o franqueo, locomoción y transporte.

Actividad de la Fundación Franco

La Fundación Franco dispone además de una biblioteca con 550 libros “sobre temas varios de naturaleza general” y otros 555 “de especialización” en temática franquista. El ente franquista también apunta a su colección 2.240 clichés y fotografías, además de películas y cintas de vídeo.

Letras del Tesoro y acciones en ‘Land Rover’

La Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) está constituida como Fundación Cultural Privada el 8 de octubre de 1976. Como dotación fundacional posee 90.000 euros invertidos en Letras del Tesoro, 20 acciones ‘Land Rover Santana S.A.’ y 12 obligaciones en la Junta del Puerto de Valencia donadas por la Fundación Rincón de Arellano. Además de una línea de crédito de 60.101,21 euros (prorrogable cada año) en el antiguo banco BBV que no renueva en 2003.

El Patronato fue presidido hasta su muerte por la hija del dictador, Carmen Franco Polo, y aparecen miembros con nombres como Francisco Franco (dos) y Blas Piñar o apellidos como Martínez-Bordiú y Utrera Molina. El presidente de la FNFF es Juan Chicharro, antiguo ayudante del rey Juan Carlos y general en la reserva.

El Reglamento de fundaciones de competencia estatal establece (artículo 32) que estas entidades deben destinar al menos el 70% del dinero sobrante cada año al cumplimiento de sus fines. La norma deja un margen de cuatro años para invertir la diferencia entre ingresos y gastos. La cantidad pendiente después de aplicar estos mínimos legales engrosará la dotación fundacional o las reservas de la sociedad, según el acuerdo marcado por cada patronato.

___

Fotografía destacada: Parte de las cuentas de la Fundación Franco de 2015.

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/Fundacion-Franco-millones-fanaticos-dictador_0_851815110.html

Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
2700_teson3
Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

El fotógrafo Manuel Torres regresa con la muestra “Tesón y Memoria”

El fotógrafo briocense Manuel Torres Rodríguez-Barbero volverá a exponer en Cabanillas del Campo en este mes de enero. Este autor ya estuvo presente en la Casa de la Cultura de la localidad hace justamente un año, con la muestra “Refugiadas” (sobre las mujeres de los campamentos saharauis), y ahora presenta en la localidad “Tesón y Memoria”, una exposición de una treintena de fotografías que captan en imágenes los trabajos de exhumación de los restos de Timoteo Mendieta y otros 21 represaliados del franquismo, desarrollados en el Cementerio de Guadalajara.

eldiadigital.es / 04-01-2019

La muestra ya se pudo ver el pasado octubre en Azuqueca, y ahora llega a Cabanillas, donde estará del 9 al 29 de enero. Podrá visitarse de lunes a viernes de 19 a 21 horas, y también los sábados 19 y 26 de enero, en este mismo horario. La ceremonia de inauguración será el miércoles 9 a las 8 de la tarde.

La exposición “Tesón y Memoria” es un trabajo de fotografías en blanco y negro, que se tomaron en enero de 2016 durante la exhumación de una de las fosas comunes del Patio 4 del Cementerio de Guadalajara, el lugar donde se arrojó a centenares de personas fusiladas por la dictadura franquista en los primeros años tras la Guerra Civil. En la muestra se ven distintos momentos de las labores de exhumación de la fosa, donde había varias de estas víctimas, y que se realizaron por el empeño de Ascensión Mendieta, hija de una de estas personas represaliadas, Timoteo Mendieta, fusilado en noviembre de 1939.

Con la muestra, el autor dice querer reflejar precisamente “el tesón” que tuvo durante 80 años Ascensión para lograr recuperar los restos de su padre, y “la memoria” de todas las víctimas asesinadas por la dictadura, con más de 800 personas asesinadas precisamente en las tapias del Cementerio de la capital alcarreña.

___

Fuente:https://eldiadigital.es/art/281050/el-fotografo-manuel-torres-regresa-con-la-muestra-teson-y-memoria

Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
ascension-mendieta-en-el-entierro-timoteo-mendieta-1024x768
Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Emilio Silva (ARMH): “El franquismo está incrustado en nuestra democracia como un grillete que no nos deja caminar”

Publicado en radiocable.com / 20-12-2018

Emilio Silva, presidente de la ARMH, hizo balance de 2018 desde la perspectiva de la memoria histórica. Un año en el que el franquismo, dijo, continúa “incrustado en nuestra democracia, como un grillete que nos ata a una pared y no nos deja caminar hacia otros sitios”.

Ya que, señalaba: “Al final el pasado no hay quien lo toque, quien lo modifique, pero sí estamos cambiando el significado de lo que fue, y por tanto de lo que somos”. Cuando “somos la superficie de nuestro pasado”.

Silva lamentaba que “todavía haya muchas cosas del franquismo en el presente que no deberían estar”. Y recordaba: “El gobierno de Sánchez va a hacer seis meses en Moncloa y salvo redactar el decreto de la posible exhumación de los restos del dictador no ha hecho mucho más”.

También, destacaba “la defensa judicial de la derecha franquista” por la que se han producido casos como “el de Willy Toledo, las denuncias contra el Intermedio, el caso de Clemente Bernad y Carolina Martínez por intentar grabar una misa franquista”. Lo que “nos da la medida de que hay un sector en esa derecha franquista que tiene un refugio en el poder judicial”.

32:29 Memoria Histórica con Emilio Silva 
Escucha”#LaCafeteraMasFeminismo .- Hacen falta menos pistoleros y más profesoras. Además Memoria Histórica con @emilio_silva_” en Spreaker.
___

Fuente:http://www.radiocable.com/emilio-silva-franquismo-651.html?fbclid=IwAR3A3MOmhlec9yO8lNThlznZ7Je2emyy65O46QUOcHvrukQduqp0HJrPvH4

Publicado por soporte
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
huesos-g
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Políticas de la memoria y fracturas democráticas: pugnas, silencios y bloqueos en torno a la dictadura en el presente

Voces situadas 5

Jueves, 13 de diciembre, 2018 – 19:00 h / Edificio Nouvel, Sala de Protocolo

museoreinasofia.es / 10-12-2018

Han transcurrido más de cuatro décadas desde el fin de la dictadura franquista, pero parece que sigue habiendo asuntos no resueltos que insisten en interrogar sus efectos sobre nuestro presente.

El derecho a la libertad de expresión (incluido en el artículo 20 de la Constitución de 1978) o la Ley de la Memoria Histórica (aprobada en 2007) son en ocasiones cuestionadas en medio de un complejo contexto marcado por casos judiciales, como los relativos al monumento a los Caídos de Pamplona o las polémicas en torno a la reciente exhumación del dictador del Valle de los Caídos y su posible enterramiento en la Catedral de la Almudena.

En esas coordenadas, Voces Situadas 5 propone debatir sobre las políticas de la memoria, entendiéndolas como un territorio en pugna ante los sucesos traumáticos de una historia reciente que ocasionó miles de víctimas aún no reconocidas, ni identificadas ni reparadas por el Estado democrático.

En el encuentro intervienen el fotógrafo, editor y documentalista Clemente Bernard, las investigadoras sobre arte y memoria Isabel Cadenas y Lee Douglas, la profesora especializada en derechos humanos, Mª Eugenia Rodríguez-Palop y uno de los fundadores e impulsores de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva.

Participantes

Clemente Bernard. Fotógrafo y documentalista independiente nacido en Pamplona. En su obra, centrada en las temáticas sociopolíticas de su entorno cultural más cercano, destacan los documentales El sueño de Malika y Donde habita el recuerdo, sobre las exhumaciones de fosas de la guerra civil española.

Isabel Cadenas. Escritora, documentalista sonora e investigadora. Doctora en Estudios Culturales por New York University y profesora de Historia Cultural en New York University-Madrid y Tufts-Skidmore Spain. Tanto su investigación como su creación giran en torno a la construcción de formas subversivas de la memoria, desde una perspectiva feminista y materialista.

Lee Douglas. Investigadora en arte conceptual y político de América Latina para el Departamento de Colecciones del Museo Reina Sofía. Especializada en antropología visual, sus proyectos examinan relecturas del pasado y futuros imaginables a raíz de rastros materiales de la violencia política. Ese es el tema del libro que escribe en la actualidad, Worlds of Absence.

Mª Eugenia Rodríguez-Palop. Jurista, profesora, investigadora, militante feminista, ecologista y especialista en derechos humanos. Titular de filosofía del Derecho y miembro del Instituto de Estudios de Género, ambos de la Universidad Carlos III de Madrid. Es codirectora del Máster en derechos humanos y democratización de la Universidad Externado de Colombia. Ha publicado varios libros en coautoría, como Claves para entender los nuevos derechos humanos (2011).

Emilio Silva. Periodista, sociólogo y presidente desde su fundación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, un colectivo que lleva años buscando los lugares en los que fueron enterradas las víctimas de la represión en la zona franquista durante la Guerra Civil y la Dictadura.

___

Fotografía destacada: Exhumación de los restos de 46 personas excarceladas de la prisión privincial de Burgos (24 septiembre,1936). Fosa común en las inmediaciones de la carreta de Madrid. Villamayor de los Montes (Burgos), 2004. Foto: Clemente Bernard

Fuente:https://www.museoreinasofia.es/actividades/voces-situadas-5?fbclid=IwAR3xIzXNXW42YmwHZh_LasgCtu9zQ29lYspjlUgHX8UMylx8jSCTGy1U6vQ

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
vidal-kbiD--620x349@abc
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Los recuerdos desdibujados por la represión franquista

El libro «Para hacerte saber mil cosas nuevas», que se presenta este miércoles a las 18.00 horas en Puertollano, rescata la memoria de 4.000 ciudadrealeños ejecutados por la dictadura de Franco.

abc.es / Mariano Cebrián / 10-12-2018

«No sé cómo empezar, pues soy analfabeta. En mi vida he tenido varios traumas. El primero, haberme criado sin padre; y, el segundo, no haber podido estudiar por falta de medios económicos». Así comienza el relato de las memorias de Mercedes Velasco Pedrero escritas por su hija Paloma Rivero Velasco, nieta de Maximiliano Velasco Sánchez, uno de los 4.000 ciudadrealeños que se llevó por delante la represión franquista y que fue condenado a pena de muerte por garrote vil en 1942 por el delito de «adhesión a la rebelión tras un juicio sumarísimo», como en otros muchos casos.

El único recuerdo de su padre que guarda Mercedes son los tres años que pasó con él bajo la cama de su hogar, escondidos siendo inocentes y sin poder llamarlo papá, «sólo chache Maxi», para que nadie sospechara, cuenta a ABC Paloma. Así, hasta que alguien lo delató, se lo llevaron a la cárcel de Ciudad Real y ya jamás lo volvió a ver. «En prisión -relata- fue el único sitio donde lo pudo llamar por su nombre, pero ya no pudo besarlo ni abrazarlo».

Esta y otras historias son las que rescata del olvido el libro «Para hacerte saber mil cosas nuevas», editado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en colaboración con la Diputación de Ciudad Real. El origen de este trabajo está en una investigación iniciada en el año 2000 por el grupo que se llamó entonces «Todos los nombres de la represión de posguerra en Ciudad Real», dentro del departamento de Antropología de la universidad, bajo la dirección de María García Alonso.

El proyecto continuó en el tiempo sin recursos económicos hasta que en 2017 la Diputación de Ciudad Real se implicó para crear«Mapas de memoria», dirigido por el catedrático Julián López García, también del departamento de Antropología de la UNED. «Este último impulso es el que ha posibilitado terminar una investigación que se inició hace más de diez años», señala a ABC Jorge Moreno, uno de los antropólogos participantes en este trabajo.

Ahora, todo este trabajo, que recoge las historias, la documentación de archivos y materiales que los represaliados enviaban desde la cárcel -fotografías, cartas y poemas-, sale a la luz en forma de libro, bajo el título «Para hacerte saber mil cosas nuevas», prologado por el conocido hispanista Ian Gibson. Una obra que, tras el éxito de su primera presentación el 3 de noviembre en Ciudad Real ante más de mil personas, ahora será presentada este miércoles en Puertollano, a las 18.00 horas, en el Auditorio Pedro Almodóvar.

Maximiliano Velasco Sánchez, con su mujer y dos de sus hijos– Paloma Rivero

Una de esas asistentes al acto de presentación fue Paloma, que es una de las que cuenta además en el libro el testimonio de su progenitora, Mercedes, y la historia de su abuelo Maximiliano Velasco. Los recuerdos de esta mujer son los de una vida escuchando a una madre que no podía olvidar que con tres años le arrebataron a su padre injustamente. La historia de Maximiliano comienza con un matrimonio normal, acomodado gracias a la tienda de comestibles que tenían en Ciudad Real y en la que compraba todo el mundo. Pero, cuando estalló la Guerra Civil, todo cambió: los jornaleros no tenían trabajo y él les daba de comer.

Según narra su nieta, «la injusticia que vio le llevó a adquirir un posicionamiento que no gustaba a las clases pudientes y al clero, que dejaron de ir a la tienda del ‘rojo’, por lo que comenzó a arruinarse. Cuando ya no pudo más, se fue de voluntario a la guerra sin despedirse siquiera de su familia». Una herida por disparo lo dejó cojo e hizo que regresara antes de lo previsto a su hogar, donde no le quedó más remedio que esconderse durante tres años, tras los cuales fue delatado por el casero de su piso y entró en prisión, donde murió por garrote vil.

Los restos de Maximilliano yacen en una fosa común en el cementerio de Ciudad Real, donde los investigadores creen que podría haber hasta 1.000 represaliados del franquismo. Ahora, el nombre de la inmensa mayoría de ellos ocupa un lugar en la memoria colectiva gracias a este libro, que recoge estos testimonios. «Con este trabajo -señala Jorge Moreno-, lo que se ha pretendido y se ha conseguido es, por un lado, saber cuantitativamente casi todos los nombres y apellidos de las víctimas. Y, por otro lado, conocer cómo, dónde y cuándo murieron, su estado civil, su profesión o su ideología».

«Tenían la necesidad de contar sus testimonios»

El antropólogo de la UNED, y uno de los autores del libro, resalta el arduo trabajo de campo llevado a cabo durante varios años, recorriendo pueblo a pueblo de la provincia de Ciudad Real, analizando todos los registros de defunción, los registros penitenciarios y el archivo militar para ver los juicios llenos de irregularidades por los que se sentenció a pena de muerte a los represaliados del franquismo. Pero, sobre todo, Jorge Moreno destaca el trabajo directo con los familiares de esas personas que, a su juicio, «tenían la necesidad de contar sus testimonios».

Vintila y Fidela Vera, junto a la fotografía de sus padres y tíos asesinados – Jorge Moreno Andrés

Entre ellos, destacan personalidades de toda índole y de varias profesiones liberales de la provincia, cuya labor ha salido a la luz, en algunos casos, gracias a este trabajo. Uno de ellos es el poeta de Membrilla Jesús Menchén, más conocido por su pseudónimo Roger de Flor; o Luis Quirós Arias, escritor y político de Izquierda Republicana en Tomelloso; José Carlos Infantes, uno de los líderes de la revolución de 1934, y Fernando Piñuela, alcalde de Ciudad Real al principio de la II República y también de Murcia.

«Espero que nuestro trabajo, aunque no sirva para cerrar heridas, ayude a consolar a las familias y valga de homenaje a los 4.000 defensores de la democracia que fueron víctimas del fascismo en la provincia de Ciudad Real. Este reconocimiento, a pesar de que llega casi 80 años después, puede ayudar porque las familias han vivido con ello de puertas adentro», afirma Jorge Moreno.

«Un libro puede parecer una cosa nimia, pero es muy importante a nivel emocional. Puede ser uno de los pocos recuerdos que tengamos de nuestros familiares muertos, ya que muchos no tienen ni siquiera una fotografía o un lugar donde llevar flores a sus seres queridos», afirma Paloma Rivero Velasco, quien cree que «la sociedad española ya está preparada para hablar de nuestro pasado y reconciliarnos con él».

Recuerdos y más recuerdos desdibujados son el nexo de unión que tienen todos estos familiares, quienes se lamentan por no tener los restos de sus antepasados ni un lugar donde poder llorarlos. Mientras tanto, Paloma Rivero Velasco quiere recordarlos a todos ellos, como comienza la biografía de su abuelo Maximiliano, con unos versos de Miguel Hernández: «Tristes guerras si no es el amor la empresa./Tristes armas si no son las palabras./Tristes hombres si no mueren de amores».

___

Fotografía destacada: Vidal Fernández de Espartero, uno de los 4.000 represaliados por la dictadura franquista – Jorge Moreno Andrés

Fuente:https://www.abc.es/espana/castilla-la-mancha/abci-recuerdos-desdibujados-represion-franquista-201812101032_noticia.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn