Archivo de la etiqueta: 20 de noviembre

Memoria Histórica | |
1534503979_445294_1534506756_noticia_normal_recorte1
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La otra exhumación de Franco: el rescate de los papeles del dictador

Ninguno de los Gobiernos en democracia ha reclamado los cerca de 27.500 documentos sobre la actividad política que generó el dictador conservados en la fundación dedicada a enaltecer su figura.

elpais.com / Peio H. Riaño / 18-08-2018

“No les pertenecen”. Al historiador Antonio Cazorla le parecía “muy extraño” tener que consultar documentos públicos “en una fundación de extrema derecha”. Autor de Franco. Biografía del mito (Alianza) y de Cartas a Franco de los españoles de a pie (RBA), suele visitar la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) para peinar la que está considerada como fuente esencial para el estudio de la gestión política del Gobierno franquista.

La mayor parte de la documentación producida por Francisco Franco como jefe de Estado se encuentra en el Archivo General de Palacio, donde hay acceso libre a las casi 4.000 cajas sobre sus funciones civiles. En el Archivo General Militar de Ávila se conservan 236 cajas de sus decisiones militares. El archivo de la cuestionada fundación de la familia del dictador atañe al área política de su Gobierno y comprende registros producidos por el Alto Estado Mayor, el Ministerio de Asuntos Exteriores, la Presidencia del Gobierno o el Ministerio de la Gobernación, hasta el nombramiento de Carrero Blanco como presidente, en 1973. Son cerca de 27.500 documentos y se custodian en el chalé de la calle de Concha Espina de Madrid, propiedad de la familia Franco y ­sede de la FNFF. Allí, la consulta de los documentos también es libre, pero para el historiador almeriense la situación es una “anomalía democrática”. No entiende cómo es posible que una fuente de información política del franquismo de esta índole se encuentre en poder de una fundación privada, amenazada de cierre por el Gobierno de Pedro Sánchez por enaltecimiento del dictador.

Nadie sabe cómo ni cuándo fueron llevados los papeles a la casa de la viuda del dictador

Durante cuatro décadas los historiadores han calificado esta situación como un “escándalo incomprensible y siniestro”, que responde a la tradición de los altos cargos españoles de llevarse papeles públicos a casa. “No tiene ni pies ni cabeza. Allí estás rodeado de viejos falangistas y esto no es el archivo de la Falange”, cuenta Cazorla, investigador y profesor en la Trent University de Ontario (Canadá) hace más de una década, donde ejerce como catedrático de Historia Contemporánea de Europa. “¿Qué garantías tenemos de objetividad en la conservación, acceso y difusión del archivo? Ninguna”, afirma. “Debemos recuperarlo, porque es nuestro”.

Son más de 100.000 páginas —recogidas en 338 carpetas y 230 rollos microfilmados— que fueron llevadas, no se sabe cómo ni exactamente cuándo, al hogar de la viuda del dictador, Carmen Polo. Ella las entregó a la fundación creada en 1976 y presidida por su hija, Carmen Franco, hasta su muerte el año pasado.

Guirao tiene la palabra

La FNFF tiene en este archivo su principal activo para cumplir con su objetivo estatutario: “Difundir el conocimiento de Francisco Franco, su dimensión humana y política”. Sin los papeles, quedaría descapitalizada. Pero nunca, ningún Gobierno demócrata, ha reclamado el fondo.

Este periódico ha tratado de saber si a lo largo de la actual legislatura el Ministerio de José Guirao se pondrá manos a la obra para exhumar los documentos, pero no ha recibido respuesta. El pasado noviembre la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) presentó una denuncia en la Fiscalía General del Estado para que la justicia determine si los documentos que custodia la FNFF son propiedad del Estado. La fiscalía pasó la bola al ministerio dirigido entonces por Íñigo Méndez de Vigo, que nunca respondió.

La ARMH tiene previsto remitir en los próximos días una carta al ministro Guirao para que aclare su postura. Para el presidente de la ARMH, Emilio Silva, es una apropiación indebida de la familia Franco, un “expolio” de documentos que deben volver a manos del Estado. “Este es otro de los privilegios que se les ha consentido a los Franco: si alguien se lleva documentos de un archivo, el Estado debe perseguirlo. Es un robo, y la manera de recuperarlo es como se resuelve cualquier delito, con la intervención de la policía”, señala. Por ley, los originales son propiedad de los órganos productores o receptores de la documentación.

“Es incuestionable la importancia de esta colección única de los papeles de quien fue jefe del Estado español de 1939 a 1975”, responde por correo electrónico el historiador británico Paul Preston, que no logró que la ­FNFF le permitiera acceder al archivo a mediados de los ochenta cuando preparaba su famosa biografía del dictador, ni que tan siquiera le contestaran aquella carta de solicitud que aún está sin respuesta. “Lo único que pude ver fueron los documentos citados por Luis Suárez en su propio estudio del dictador, para el cual él tuvo un acceso privilegiado a los papeles de la FNFF”, comenta.

Suárez tuvo exclusividad sobre el archivo y la aprovechó para publicar, en 1984, Francisco Franco y su tiempo, una obra de ocho volúmenes. Los documentos, antes de su informatización y constitución como archivo, estaban en 338 carpetas. Carmen Franco le encargó a Suárez, historiador medievalista, que realizara labores de archivero y clasificara los documentos, dada su cercanía con el pensamiento del dictador (fue procurador de las Cortes en el franquismo). Suárez es presidente de la Hermandad del Valle de los Caídos y miembro de la Real Academia de la Historia y, en 2011, firmó la biografía de Franco que descubrió la inconsistencia historiográfica del Diccionario biográfico español. El académico “tardó cinco años en ordenar todos estos documentos del archivo”, dice la FNFF.

“Hay dudas respecto a una posible criba interesada de la colección de documentos”, señala Paul Preston

El veto sobre los papeles públicos que padeció Preston se prolongó hasta 2004. Entre 2000 y 2003, el Gobierno de José María Aznar invirtió en la fundación privada 150.000 euros para la digitalización de sus fondos. El archivo antes de esa fecha sólo pudo ser consultado, durante 28 años, por 51 personas. En los últimos 14 años por la sede de la FNFF han pasado unas 1.000 personas. Lejos de resolver el veto, la digitalización del archivo reforzó la anomalía porque la propiedad sigue en manos de la FNFF, y ésta no entregó una versión completa del material digitalizado al Ministerio de Cultura.

La copia que llegó en 2010 al Centro Documental de la Memoria Histórica(CDMH) de Salamanca está incompleta. Tal y como se puede leer en la descripción del Portal de Archivos Españoles (Pares), el CDMH conserva una versión “parcial” que comprende 27.357 documentos. En el inventario facilitado por la FNFF figuraban 27.490. Es decir, hubo expurgo. No hay copia en Salamanca de 133 documentos, los que van del “27.357 al 27.490”. Pares apunta que la consulta de los expurgados “debe realizarse en la FNFF”. Es más, la periodista Tereixa Constenla denunció en este periódico estas graves ausencias en la copia del CDMH. Por ejemplo, el documento 1.158 descrito como “cuentas de Franco” no está. El microfilme salta del 1.157 al 1.159.

Los papeles ocultos

“El hecho de que los papeles de Franco estén en manos de una fundación privada, dedicada a ensalzar la obra del dictador, plantea dudas respecto a una posible criba interesada de la colección de documentos o diferentes niveles de acceso según los puntos de vista políticos de los solicitantes”, señala Paul Preston. El historiador tampoco confía en que todos los papeles hayan sido inventariados por la fundación. “Es imposible saber si hay más de lo que se muestra en el catálogo. Aun suponiendo que así sea, lo que sí he podido ver plantea la siguiente duda. La mayoría de lo catalogado trata mayormente de lo que llegó a la mesa de Franco y muy poco en términos de sus propias reflexiones y contestaciones. A lo largo de los años ha habido algunos indicios de que existen los papeles privados de Franco y que los tiene o ha tenido la familia. Ha habido varios intentos de vender lotes de tales papeles”, apunta el británico.

No hay copia en Salamanca de un total de 133 documentos, los que van del 27.357 al 27.490

Preston no es el único historiador que desconfía de la fundación, cuyos objetivos incluyen la “lucha contra la mal llamada Ley de Memoria Histórica”. Los especialistas consultados para este artículo tienen la sospecha de que hay más papeles que los declarados y creen que son los más importantes. No se trataría de cartas personales. “Eso sólo es un rumor”, dice Emilio de Miguel desde la FNFF. “Nosotros, además, lo calificaríamos de absurdo y que, por lo mismo, carece de fundamento”. Sin embargo, los historiadores Stanley G. Payne y Jesús Palacios, en la página 765 de su libro Una biografía personal y política. Franco (Espasa), lo confirmaron al escribir que los papeles del dictador “se los quedó la familia”.

Uno de los que no creen en la digitalización completa del archivo es Ángel Viñas, quien apunta que lo que tenemos al alcance ahora “sólo es la punta del iceberg”. Critica el hecho de que ningún funcionario del Ministerio de Cultura se responsabilizó de la tarea de inventariado y digitalización pagada con fondos públicos. “Esto no pasa ni en Rusia: los papeles de Stalin están abiertos. Los de Franco nadie sabe dónde están”, añade.

La “lotería” del archivo

Gutmaro Gómez Bravo, autor de Geografía humana de la represión franquista(Cátedra), habitual investigador de los fondos en la fundación, profesor del departamento de historia contemporánea de la Universidad Complutense, cuenta que en la FNFF tienen cosas “censuradas” y cosas “para la galería”. “La consulta en el ­CDMH de Salamanca es más fácil y accesible, pero no está todo”. Él va a la FNFF una vez al año con la esperanza de que le dejen ver lo que antes le han prohibido. “Es una lotería y depende de quién esté al frente: si te toca alguien que no se entera, pides el documento y te lo da”. Por eso señala que es urgente que el fondo íntegro pase a manos públicas. Gómez Bravo apunta que el material más sensible es el que atañe a las relaciones entre Franco y Hitler, y éste es el que los historiadores tienen más restringido.

“No confío para nada en el trabajo que realizó Luis Suárez. Lo más sensible se ha hecho desaparecer. Este es el drama español, que el archivo se haya mantenido en manos de esta gente. En Portugal, todo lo relativo a Salazar es de acceso transparente y sencillo”, dice el historiador. Cree que el Estado debe recuperar esta parte de su historia porque “estos papeles son muy sensibles”.

Derechos y secretos

Manuela Bergerot, licenciada en Ciencias de la Documentación y responsable de Memoria del partido Podemos, destaca que es importante recuperar los documentos físicos “para restablecer la verdad”, y vincula el rescate del pasado a la construcción de una cultura de los derechos humanos. La especialista entiende que la prueba documental tiene el gran poder de escribir la historia. Por eso, en la FNFF “prefieren la política de opacidad”, señala, y lamenta la falta de voluntad política que ha habido.

No hay precedente en la expropiación de archivos, aunque varias normas prevén este procedimiento

Bergerot tiene una dilatada experiencia en el rescate de la memoria de la Junta Militar argentina de Videla. Allí los archivos forman parte del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, no como aquí, del Ministerio de Cultura. “Que estos documentos estén en la FNFF es una anomalía democrática, no hay nada parecido en Latinoamérica. Ese archivo honra la memoria de un dictador y eso cuestiona su uso. El fondo no forma parte de la reparación de la verdad y sigue favoreciendo el relato de la dictadura. Pero cualquier archivo debería ser garante de la justicia”.

La exdirectora del CDMH de Salamanca María José Turrión, que ya pidió la ilegalización de la FNFF en 2013, explica que le parece “sangrante” que estos papeles no se hayan reclamado jamás desde el Ministerio de Cultura. “Nunca se debió permitir que estuviera en las manos de la fundación. El archivo debe estar custodiado por funcionarios públicos”, señala.

Turrión subraya, además, otro problema que plantea que estos papeles sigan en la FNFF, porque allí un investigador puede conseguir acceder a información de carácter secreto, algo que en el CDMH no está permitido por la ley de secretos oficiales. Esto lo denunció Alberto Garzón, portavoz adjunto de Unidos Podemos, en el Congreso de los Diputados hace un año. El Gobierno reconoció entonces que la FNFF, pese a ser un organismo privado, dispone de documentos clasificados como secretos.

Una expropiación difícil

Para la recuperación del conjunto documental se podrían utilizar los siguientes instrumentos, según los juristas consultados: por acuerdo o por expropiación. Si la Administración acuerda un traspaso con la ­FNFF podría hacerlo como compra, comodato, cesión, donación… Y si no hubiese acuerdo, podría optarse por la expropiación forzosa si se determina que existe un incumplimiento de los deberes de conservación estipulados en el artículo 50 de la Ley de Patrimonio Histórico de 1985. Pero la inversión en la digitalización del fondo es una prueba que anularía el incumplimiento de la conservación e impediría la aplicación de dicho artículo. No hay precedente en la expropiación de archivos, aunque varias normas prevén este procedimiento.

Ningún funcionario del Ministerio de Cultura se responsabilizó de la tarea de inventariado y digitalización pagada con fondos públicos

Otra vía es la extinción y liquidación de la FNFF. Los bienes de titularidad de las fundaciones no retornan a las personas que las aportaron cuando se liquida la entidad, sino que se traspasan a otras entidades sin ánimo de lucro, como la Administración Pública. El caso es que si la fundación que honra la memoria del dictador pierde los documentos, su capital, quedaría vacía de actividad. De momento, en sus estatutos figura como objetivo “enaltecer” la figura de Franco y “preservar su legado”, y para ello aseguran que harán “cualquier actuación”. El caso es que el archivo que custodia la FNFF ni siquiera está declarado Bien de Interés Cultural, algo que el historiador Javier Tusell reclamó hace años. “La venta aún sería posible jurídicamente, pero tendría que ser autorizada por el ministerio”, explican los juristas, “e iría en contra de los estatutos de la fundación”.

Henar Alonso, del cuerpo facultativo de archiveros del Estado y miembro de la Asociación de Archiveros de Castilla y León (ACAL), sólo ve posible la recuperación si se ilegaliza la FNFF. “Si cambian los estatutos y tratan de adaptarse a la legalidad, será muy difícil expropiar”, explica. La especialista reclama una acción mucho más ambiciosa con la creación de una ley general de archivos que regule el acceso a los documentos de la Iglesia, el Ejército y las empresas. “No es tan importante la propiedad como la accesibilidad y la transparencia”, sostiene.

Alonso apunta que el problema relativo a los papeles de Franco se extiende “a otros muchos archivos, como el de la documentación pública conservada en la Fundación Felipe González”. El expresidente socialista alega que esos papeles tratan asuntos personales y que en parte están digitalizados y disponibles en su web. De los papeles de Aznar no hay constancia, porque todos los archivos informáticos de Presidencia estaban vacíos. Contrató a una empresa por 12.000 euros para no dejar ni rastro de sus decisiones. “En España, la documentación que afecta a la Presidencia del Gobierno, al carecer de carácter administrativo, ha quedado al margen de las normas”, señala el presidente de ACAL, Paco Fernández.

Para Fernández la recuperación del fondo de Franco sería un “ejercicio de dignidad democrática”. Deberían estar al servicio del conocimiento de la sociedad y “de la reparación de las víctimas”, y fomentar los valores y principios democráticos. “No para ensalzar al dictador”.

_________________________________________________________________________________________

Peio H. Riaño es periodista y autor de ‘La otra Gioconda’.

___

Fotografía destacada: Francisco Franco en su despacho de El Pardo en los años cincuenta. EFE

Fuente:https://elpais.com/politica/2018/08/17/actualidad/1534503979_445294.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1534500213_806662_1534509708_noticia_normal_recorte1
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Localizados en Salamanca los primeros restos de cuatro jornaleros asesinados en 1936

La Asociación de Recuperación de la Memoria Histórica exhuma en Boadilla los cuerpos de cuatro hombres que perdieron la vida a manos de las fuerzas falangistas.

elpais.com / Sara González Boutriau / 17-08-2018

Nadie molestaba a los vecinos de Robleda antes del 11 de agosto de 1936. Pero ese día, todo cambió. Un documento del Archivo Militar de El Ferrol, recuperado por la Asociación Salamanca Memoria y Justicia, recoge el testimonio de un vecino de la localidad, ubicada en la provincia de Salamanca, a pocos kilómetros de Portugal. En él, declara que varios falangistas de Ciudad Rodrigo llegaron al pueblo y detuvieron a nueve personas. Dos de ellas se salvaron porque “tenían amistad con el Alcalde y el Médico”. Pero de las demás “no se ha vuelto a tener noticias, diciéndose que tres están enterrados en Castillejo de Huebra y cuatro en Boadilla”. 82 años después y a petición de las familias, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha encontrado los restos humanos de los cuatro individuos asesinados por las fuerzas falangistas.

“Las familias y los vecinos de Boadilla sabían que habían sido tiroteados y traídos con un carro a la parte civil del cementerio”, relata Marco González, vicepresidente de la asociación creada en el año 2000 para localizar a las víctimas de la represión franquista. “Hemos hablado con vecinos de 80 y 90 años que recordaban cómo gente mayor había traído los cuerpos hasta aquí”, asegura. Según el testimonio de los familiares de las víctimas, los hombres fueron detenidos en sus casas y tenían que ser trasladados a Muñoz, una localidad a 50 kilómetros de sus domicilios. Sin embargo, Esteban y Tiburcio Mateos Mateos, Emilio Gutiérez Pascual y Julio Calzada Blasco fueron asesinados por los falangistas a la altura de Boadilla y arrojados posteriormente a una fosa común del cementerio.

Imagen del testimonio de un vecino de la localidad de 1938. ARMH

Los familiares de las víctimas han esperado años antes de que empiece la exhumación de la fosa, ubicada en la parte civil del cementerio. En el momento en el que se han encontrado los restos, estaban presentes las nietas de los hermanos Mateos, Isabel y Marisol. Esteban Mateos Mateos era labrador y concejal republicano. Tenía 32 años cuando fue asesinado. Su hermano menor, Tiburcio, era jornalero y responsable político o sindical. Cuando los falangistas entraron en el pueblo tenía 26 años. Son los familiares de estos dos hermanos quienes empezaron a investigar lo que pasó el 13 de agosto de 1936, con la ayuda de la Asociación de Documentación y Estudio de El Rebollar y la Asociación Salamanca Memoria y Justicia.

Así, descubrieron que Emilio Gutiérrez Pascual tenía 33 años cuando fue asesinado. También era jornalero aunque se piensa que tenía un cargo sindical al mismo tiempo. Su hijo, de 90 años, vive actualmente en Francia. “Lleva esperando este momento desde que tiene 10 años”, recalca González por vía telefónica. El otro vecino asesinado de Robleda era Julio Calzado Blasco, que tenía 18 años. “Su hermana falleció pero traía flores casi todos los días al cementerio”, recuerda el vicepresidente de la asociación.

Isabel Mateos, nieta de una de las víctimas de la represión franquista. ARMH

Durante la exhumación, dirigida por el arqueólogo Serxio Castro y en la que participa una docena de voluntarios, se encontraron además dos casquillos de un fusil Mauser y suelas de albarcas. Según explica la asociación, la exhumación es la primera que se lleva a cabo en la región de Castilla y León desde que se aprobó este año el decreto de la memoria histórica y democrática. “El decreto supuestamente iba a agilizar los trámites pero se ha convertido en un laberinto burocrático”, denuncia González, que asegura que previamente solo era necesario el permiso del propietario del lugar a excavar, pero ahora se necesita el permiso del Ayuntamiento y también de un comité de expertos de Castilla y León. La asociación lamenta que el nuevo decreto haya servido para “retrasar la intervención” cuando llevan ya más de 140 actuaciones en la región, en las cuales han exhumado más de 800 cuerpos en 18 años.

Se espera que los trabajos se terminen a inicios de la próxima semana. Después, los restos serán trasladados al laboratorio de la Asociación en Ponferrada para poder estudiarlos y determinar el sexo, la edad y las causas exactas de la muerte para poder identificar más fácilmente a las víctimas. “Si la técnica permite individualizar cada uno de los cuerpos, se entregarán los restos a los familiares”, explica González. En caso contrario, se hará una inhumación en conjunto en el lugar que ellos decidan.

___

Fotografía destacada: Tres trabajadores de la Asociación de Recuperación de Memoria Histórica durante la exhumación de la fosa en Boadilla. ARMH

Fuente:https://elpais.com/politica/2018/08/17/actualidad/1534500213_806662.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1534495472_584939_1534495935_noticia_normal
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Aparecen los primeros restos de cuatro víctimas de la represión franquista en Boadilla

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha encontrado los primeros restos humanos de cuatro hombres asesinados el 13 de agosto de 1936 en Boadilla, en la provincia de Salamanca.

cadenaser.com / Jesús Martín Inés / 17-08-2018

Tal y como contábamos en Radio Salamanca a principios de agosto, sus cadáveres fueron arrojados a una fosa común en la parte civil del cementerio de la localidad salmantina de Boadilla.

En el momento en el que se han encontrado los restos estaban presentes las nietas de dos de las personas asesinadas e irán acercándose más familiares a lo largo del fin de semana.

La intervención está dirigida por el arqueólogo Serxio Castro y participan un equipo formado por una docena de voluntarios y voluntarias llegados de varios puntos de España. Se trata de la primera exhumación que lleva a cabo la ARMH desde la existencia de un decreto del gobierno de la Junta de Castilla y León que ha servido para retrasar la intervención que por fin se ha iniciado.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), fundada en el año 2000 después de la primera exhumación mediante métodos científicos en Priaranza del Bierzo, ha exhumado en Castilla y León más de 800 cuerpos, en las más de 140 intervenciones que ha realizado en 18 años.

Las víctimas.-

Existe un documento en el cual, un vecino de Robleda declara que hasta el 11 de agosto de 1936 en la localidad no se molestó a nadie; fue desde ese mismo día cuando varios falangistas de Ciudad Rodrigo se llevaron a varios vecinos de la localidad , apareciendo sus cadáveres días después en varias localidades.

Esteban Mateos Mateos: Vecino de Robleda (Salamanca) de 32 años, asesinado el 12 ó 13 de agosto de 1936 junto a su hermano. Fue detenido dos días antas con intención de ser llevado a Ciudad Rodrigo. Fue asesinado en las inmediaciones de Boadilla y enterrado en el fondo del cementerio vecinal en una fosa común.

Tiburcio Mateos Mateos: Vecino de Robleda (Salamanca) de 26 años, asesinado el 12 ó 13 de agosto de 1936 junto a su hermano. Fue detenido dos días antas con intención de ser llevado a Ciudad Rodrigo. Fue asesinado en las inmediaciones de Boadilla y enterrado en el fondo del cementerio vecinal en una fosa común.

Emilio Gutiérrez Pascual: Vecino de Robleda (Salamanca) de 33 años, asesinado el 12 ó 13 de agosto de 1936. Fue detenido dos días antas con intención de ser llevado a Ciudad Rodrigo. Fue asesinado en las inmediaciones de Boadilla y enterrado en el fondo del cementerio vecinal en una fosa común.

Julio Calzada Blasco: Vecino de Robleda (Salamanca) de unos 18 años, asesinado el 12 o 13 de agosto de 1936. Fue detenido dos días antas con intención de ser llevado a Ciudad Rodrigo. Fue asesinado en las inmediaciones de Boadilla y enterrado en el fondo del cementerio vecinal en una fosa común.

___

Fotografía destacada: Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica

Fuente:http://cadenaser.com/emisora/2018/08/17/radio_salamanca/1534495472_584939.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
200-familias
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Más de 200 familias gallegas buscan a sus desaparecidos en la Guerra Civil y la dictadura

De las casi 200 fosas exhumadas en España, en Galicia se abrieron una veintena y se hallaron 50 víctimas.

laopinioncoruna.es / R. Prieto / 12-08-2018

Un niño que escuchó un tiroteo, un vecino que vio dónde se cavaba una fosa, nietos que conocieron al calor de la lareira la represión a la que fue sometida su aldea durante la Guerra Civil y la postguerra, abuelos que guardan en su retina el horror de los paseados, hogares en los que todavía hoy no se habla del franquismo, familias que ya han recuperado los restos de sus padres, abuelos, tíos o hermanos desparecidos durante la dictadura y otras que ni saben dónde fueron sepultados… Son algunas de las piezas del puzle de la memoria que aún hoy está a medio construir. Miles de ellas permanecen enterradas en los montes y las tapias de cementerios de todo el país. Algunas solo están pendientes de una pala, una brocha y unos pinceles que las saque de las tinieblas de la represión pero la mayoría todavía tienen por delante un largo y complicado proceso de investigación documental y testimonial para saber dónde fueron sepultadas tras el estallido de la Guerra Civil y durante la dictadura.

La falta de testigos y el miedo a hablar se convierten en los principales obstáculos, junto con la dificultad para acceder a los archivos, a la hora de emprender su búsqueda. En la actualidad, son más de 200 familias gallegas las que se han puesto en contacto con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), grupo originario del Bierzo leonés promotor de las primeras exhumaciones del franquismo, para dar con el lugar donde ocho décadas después del fin de la guerra siguen enterrados sus allegados. Durante los 18 años que llevan recorriendo el país para recuperar los restos de los represaliados durante la dictadura, el equipo de voluntarios de la ARMH ha abierto casi 200 fosas en toda España, casi una veintena en Galicia, y ha puesto nombre a más de 1.400 cuerpos, medio centenar gallegos.

Ninguna administración dispone de un mapa de fosas del franquismo ni de un censo de víctimas. El primer informe sobre los enterramientos de la dictadura en Galicia fue elaborado por historiadores e investigadores de la Universidade de Santiago, cuyo contenido fue presentado en 2010 y remitido a la Oficina de Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura. El documento recoge un total de 80 enterramientos y los nombres de más de 5.500 represaliados en la comunidad.

De los más de 2.300 casos de desaparecidos que la ARMH tiene documentados en España, siguiendo el modelo de ficha del grupo de trabajo sobre desapariciones forzosas de la ONU, Galicia suma 150. Las peticiones de búsqueda llegan al colectivo de historiadores e investigadores por correo electrónico o llamadas telefónicas, pero también a pie de fosa, durante el proceso de exhumación. Y no solo de familiares que viven en Galicia, sino también de gallegos afincados en otras comunidades y en el extranjero.

Desde el año 2000, son más de 19.000 los emails de familiares que piden ayuda para buscar a un desparecido, así como de informantes de cientos de pueblos donde relatan el caso de la fosa común de su aldea. “El trabajo de la ARMH es hilvanar esa información y dar nombre a las personas enterradas en las cientos de fosas”, apuntan desde la asociación, que ya cuenta con una relación de más de 400 enterramientos por toda la geografía español.

Es un trabajo contra reloj. “El paso de los años y la muerte de los testimonios directos hacen mucho más difícil el trabajo de búsqueda”, reconocen desde la ARMH, al tiempo que lamentan el “desentendimiento de la justicia en España y de los gobiernos”, que “no han hecho más que privar a las familias de la recuperación de sus desparecidos y contribuir a que el miedo que el franquismo incrustó en sus vidas no se haya desvanecido”.

Cada vez que se abre un fosa, el comportamiento de los vecinos se repite. Bajan la voz y suelen mirar a su alrededor cuando relatan lo que vieron o vivieron durante la dictadura. El miedo sigue en sus ojos.

Con cada petición que llega, el equipo se pone en marcha con la búsqueda de documentación. “Es complicado porque está dispersa o, a veces, no es accesible”, relata la investigadora de la ARMH Carmen García-Rodeja. Paralelamente se hace el trabajo de campo con las fuentes orales, por lo que supone más desplazamientos y entrevistas a personas que por la edad ya no tienen los recuerdos frescos o son fuentes indirectas. Después se localiza el lugar del enterramiento y se solicitan los permisos; se hacen catas para detectar el lugar y comienza la exhumación. Recuperados los restos, se realiza el informe antropológico-forense y las pruebas de ADN. El proceso culmina con el acto de entrega a los familiares a modo de homenaje público y reparador. Para entonces, ya no hay miedo en sus gestos ni en su mirada.

Carmen García-Rodeja “El Estado debe asumir la búsqueda de los represaliados”

“Los restos de Franco deben ser entregados a su familia”

farodevigo.es / R. Prieto / 12-08-2018

Ya han pasado 13 años desde que se abrió la primera fosa del franquismo en Galicia. Pero el camino por recorrer para que las víctimas se den por resarcidas es largo. Carmen García-Rodeja, investigadora gallega de la ARMH, apela al reconocimiento de los represaliados como “los padres y madres de la democracia” y urge al Estado a que asuma la búsqueda de los desaparecidos y la exhumación de sus restos. “Este trabajo no debe ser financiado por familiares ni por vecinos”, cuestiona.

-¿El Estado debe asumir la exhumación de las fosas del franquismo?

-El trabajo de la búsqueda de los desaparecidos forzosos y la recuperación de sus cuerpos debe correr a cargo del Estado.

-¿Qué cree que se debe hacer con los restos de Franco?

-Deben ser entregados a su familia para que dispongan como consideren. Desde luego no para hacer otro monumento para rendirle homenaje.

-¿Qué le parecería el traslado al nicho familiar en Ferrol?

-Donde decida la familia y de acuerdo con la ley.

-El equipo de la ARMH trabaja sin subvenciones públicas. Una asociación ha pedido ayuda ciudadana para abrir una fosa en Aranga, ¿es una vía a explorar?

-Debe ser financiado por el Estado, ni los familiares ni los vecinos deben costear un trabajo que corresponde a los poderes públicos. Ante la falta de ayudas, la ARMH hace el trabajo con personal técnico voluntario y con la colaboración de los socios.

-¿Principales obstáculos con los que se encuentran cada vez que inician una búsqueda?

-Nuestro trabajo se inicia con las fuentes documentales y orales. En el primer caso creemos que se deben dar facilidades para la entrada en los archivos, y mejor, que se digitalicen los fondos, y que los que estén digitalizados sean de acceso a investigadores y familiares. En muchos casos ni siquiera es posible acceder o ponen innumerables trabas. Con respecto a las fuentes orales, queda aún el miedo a hablar de muchos vecinos. Para iniciar la exhumación, si bien en casi todos los casos hay facilidades para trabajar, en otros sigue habiendo impedimentos por parte de los propietarios de los terrenos.

-¿Disponen de alguna unidad de atención a los familiares?

-Tenemos equipos de psicólogos. Han colaborado con nosotros Psicólogos Sin Fronteras e investigadores extranjeros. Es importante que tuviéramos una colaboración más estrecha, pero es un trabajo voluntario. Hay un campo muy importante para desarrollar el apoyo en todo el proceso, desde que se inicia la búsqueda, en la exhumación y en el proceso de duelo posterior. En Latinoamérica esta tarea está muy adelantada y se trabaja con toda la comunidad.

-La Ley de Memoria Histórica se limitó a cambiar nombres a calles del franquismo…

-Ha dejado sin resolver un problema fundamental: la exhumación de fosas. Depende de la voluntad de la política gobernante municipal o autonómica. Debe haber un plan nacional abordado por el Estado en este tema y también un tratamiento a las víctimas de la represión franquista como cualquier otras víctimas del terrorismo a través del Código Penal y con la inclusión de los derechos humanos en la Constitución. Es importante también que se aplique el Derecho Penal Internacional como se recomienda desde Naciones Unidas para los crímenes de lesa humanidad que no prescriben.

-¿Cuándo y cómo se darán por resarcidas las víctimas?

-Lo más importante para las familias es el derecho a la verdad, que se conozca lo sucedido: la gente perseguida por el régimen franquista, encarcelada, escapada, humillada o asesinada, lo era por sus ideas. Que la mentira oficial se deshaga. Que se reconozca a tantas familias que perdieron a los suyos y siguieron siendo estigmatizadas. Y añadimos que es importante que las víctimas del franquismo sean reconocidos como los padres y madres de la democracia, que sea estudiado en los libros de texto lo que pasó y que los actos de reconocimiento de las víctimas o la entrega de los cuerpos de los represaliados sean actos de Estado.

___

Fotografía destacada: Carmen García-Rodeja, leyendo una carta de familiares del comandante Moreno durante la exhumación de sus restos.

Fuentes:https://www.laopinioncoruna.es/galicia/2018/08/12/200-familias-gallegas-buscan-desaparecidos/1318508.html

https://www.farodevigo.es/sociedad/2018/08/12/carmen-garcia-rodeja-debe-asumir/1943707.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
106775_billy_thumb_650
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

El Gobierno, incapaz de averiguar el número de medallas con plus de sueldo a policías franquistas

La Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica solicitó conocer cuántos policías como Billy el Niño tienen medallas que se traducen en pluses en sus pensiones.

elboletin.com / 08-08-2018

Los miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) han recibido la respuesta del Portal de la Transparencia, al que se dirigieron para conocer cuántos policías de la dictadura gozan actualmente de una condecoración como la del comisario franquista José Antonio González Pacheco, alias ‘Billy el Niño’. Desde ese buzón, el Gobierno argumenta que es imposible conocer esos datos, porque habría que “recopilar datos dispersos” y no existen medios técnicos.

Lo ha explicado en Cadena Ser Emilio Silva, presidente de la ARMH. “Me cuesta entender que el propio Estado no sepa si existe una categoría de personas que están recibiendo una pensión extraordinaria como Billy el Niño, por una de esas condecoraciones, y en alguna parte tendrán un código para añadirle ese porcentaje de pensión asociada a su condecoración”, cuestiona.

La plataforma solicitó a finales de junio conocer la lista y situación de todas las condecoraciones pensionadas recibidas por jueces, militares o policías por su trabajo hasta el año 77, cuando Billy el Niño fue condecorado.

El pasado mes de mayo, Interior confirmó a la ARMH que este policía franquista denunciado por torturas como comisario de la policía bajo la dictadura franquista y por sus vínculos con la extrema derecha violenta en la transición recibe un suplemento del 15% en su pensión. Es vitalicio y proviene de una medalla de plata al Mérito Policial concedida al comisario franquista.

“La medalla de plata al Mérito Policial es una condecoración policial que lleva aneja de forma vitalicia una pensión anual equivalente al 15% de 14 mensualidades de sueldo y trienios cuyo importe se abona en 12 mensualidades y nada tiene que ver con la pensión que por jubilación se haya establecido por Clases Pasivas del Estado”, puntualizaba Interior.

Ahora, el ministerio de Presidencia (la ARMH interpeló directamente a Pedro Sánchez) se excusa a través del Portal de la Transparencia alegando que esta petición “obligaría a recuperar y obtener datos dispersos durante un periodo de tiempo muy extenso” y anterior a la ley de Transparencia. Asegura que no hay medios técnicos ni la seguridad de encontrar los datos porque las condecoraciones son antiguas.

Los defensores de la Memoria Histórica aseguran que seguirán peleando por conocer estos datos: “Vamos a reclamar porque es una información a la que tenemos derecho los ciudadanos, y es una cuestión de medios técnicos que debería tener un Portal de Transparencia para ofrecer a la ciudadanía los datos que ésta reclame”, defiende Silva.

___

Fotografía destacada: González Pacheco alias Billy el Niño. (Foto: ARMH)

Fuente:https://www.elboletin.com/noticia/166178/nacional/el-gobierno-incapaz-de-averiguar-el-numero-de-medallas-con-plus-de-sueldo-a-policias-franquistas.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
retratista-ediima20131125-0725-19
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

El maestro republicano torturado y fusilado por querer enseñar el mar a sus alumnos

La historia del profesor republicano asesinado por el franquismo por usar métodos modernos en la enseñanza.

elplural.com / Juan Luis Valenzuela / 05-08-2018

La historia  cruel de la represión franquista durante la Guerra Civil y tras ella, deja capítulos de una inconmensurable demostración de los nobles sentimientos que anidaban en muchas de las víctimas. Muchos fueron esos casos de personajes vilipendiados, acosados, torturados y finalmente asesinados por la barbarie fascista. Un sector que destacó por sus principios generosos, que fueron objeto directo de la represión, fue el de los maestros republicanos. El franquismo siempre vio en la docencia y en la libre enseñanza a un enemigo a batir. Ya se sabe que la educación y la cultura hacen a la persona libre y crea mentes críticas. Y eso es incompatible con el fascismo.

Traemos el ejemplo de un maestro, Antonio Benaiges, al que la II República destinó en 1934 a un pequeñito pueblo de Burgos, Bañuelos de Bureba200 habitantes, 58 casas y 32 niños en la escuela, carente de agua, luz y ni tan siquiera caminos. Benaiges, hombre bueno y cabal donde los hubiera, fue torturado, fusilado y luego arrojado a una fosa común por el “gran delito” de haberse empeñado en que sus alumnos, sus niños de una población rural del interior de la Castilla profunda, conocieran el mar.

Métodos pedagógicos renovadores

Este joven maestro destinado a Burgos desde su Cataluña natal (Montroig) quiso inculcar a sus alumnos valores de modernidad y hacerlo además mediante la técnica pedagógica de Célestin Freinet, que mantiene la participación de los alumnos como eje de la enseñanza diaria y el uso de la imprenta como material de aprendizaje. Además introdujo también el baile. Para ambas actividades compró para la escuela pagándolo de su bolsillo un gramófono y una imprenta. En su revolucionario método pensaba que si los niños “se mueven en un ambiente de libertades, sutilidades y camaraderías, cargado de estímulos, provocador, veremos cómo chorrea de la infancia una vida todo hermosuras y promesas. Esto es la Escuela: ambiente y ocio. Libertad y espíritu”.

Su vida y ejemplo fue llevado a un documental, ‘El retratista’, por el fotógrafo Sergi Bernal y el italiano Alberto Bougleaux en el que entre otras detalles biográficos se recogen testimonios de alumnos que recuerdan que lo mataron por enseñar a pensar”. En su colegio el centro de todo era la imprenta. Los niños y niñas redactaban e ilustraban los cuadernos convirtiendo el aula en una especie de minúscula redacción periodística y los cuadernos en diarios que recogían la actualidad. Un testimonio de un ex alumno recoge que sus alumnos estaban muy satisfechos con el nuevo maestro porque “cambiaron de un maestro que les pegaba con la vara y les castigaba duramente a éste que les llevaba de excursión, les enseñaba y hasta les compraba comida”. Y entre las promesas más bellas y más ilusionantes para la chiquillería, el compromiso de su maestro de llevarlos a ver el mar.

Su compromiso docente era intenso. Lo definieron como un “maestro las 24 horas del día” que luego de dar clase a los niños enseñaba a los agricultores a leer y a escribir, pues la mayoría eran analfabetos.

Promete a los niños llevarlos al mar

Se da la circunstancia de que el último cuaderno que realizaron los alumnos se tituló ‘El Mar’ y fue publicado en enero del año del golpismo español, 1936. En un tono emocionante  y un estilo plagado de curiosidad, los niños redactaron cómo imaginaban el mar desde la lejanía geográfica y su desconocimiento. Los escolares en ese periódico-cuaderno plasmaron sus ansias y anhelos por ver el mar, algo que  aun no habían tenido posibilidad de experimentar. “El mar es una zona muy alta llena de agua, donde viven las merluzas y las anguilas”, así tan bellamente ingenuo lo describía uno de los alumnos.

Los franquistas se acercan

Al llegar el verano del 36, Antonio renunció a sus vacaciones en su pueblo natal, Montroig. Se quedó en la comarca burgalesa de Bureba gestionando el sueño de sus niños y niñas de la escuela: el viaje al mar. Buscó un autocar para que los llevara a la costa catalana. Era julio de 1936 y el ejército franquista ya había tomado Burgos pero quien nada malo ha hecho nada malo debe de temer, pensaría inocentemente Antonio al quedarse en la zona. Pero Antonio tenía enemigos peligrosos. Al cura y a algunos moralistas no le gustaba que el maestro no se dejase ver por la iglesia y no fuera a misa. Tampoco a los caciques de la zona les hacía gracias que les hablara a los niños de igualdad o de libertad. No aceptaban que se llevase a los alumnos a la montaña a darles clase

Detenido por los falangistas

El maestro había avisado a su familia para que preparasen su casa de Les Pobles y cumplir la promesa dada de que los niños conociesen el mar. Solo un día después del golpe militar franquista, el 19 de julio de 1936, los falangistas lo detienen en la Casa del Pueblo de Briviesca. Volvía de las vacaciones tras alquilar el autocar. Su afiliación al PSOE y el uso de métodos de enseñanza demasiados innovadores y revolucionarios, lo hicieron sospechoso y “peligroso”. Le acusaron oficialmente de “rojo, indigno, antisocial, inmoral, vicioso, comunista, anarcosindicalista”, de no ir a misa y de no dar clase en ocasiones para oír música en el gramófono y bailar con los niños y niñas.

Torturado sádicamente

En el tiempo en el que permaneció encarcelado fue objeto del sadismo de los falangistas del pueblo que, con saña, le sometieron a torturas, le arrancaron los dientes y en un coche descapotable, le pasearon desnudo por Briviesca para servir de mofa, además de escarmiento. Finalmente lo llevaron a en un camión a la Pedraja, la montaña a donde llevaba a sus niños a dar clase en la naturaleza. Lo acompañaban en ese último viaje más republicanos y militantes de izquierdas. Todos fueron pasados por las armas, fusilados tras bajarlos del camión y sus cuerpos echados a un hoyo.

Sus pertenencias relacionadas con la escuela fueron quemadas. Sus vecinos escondieron o eliminaron objetos que tuvieran relación con la escuela o con Benaiges para no correr su misma suerte. En 2010 se exhumó una fosa común en la Pedraja. Hallaron 600 casi cadáveres. Uno, del maestro que cometió el grave delito de querer llevar a sus alumnos a ver el mar.

___

Fotografía destacada: El maestro, Antonio Benaiges, posa junto a sus alumnos.

Fuente:https://www.elplural.com/sociedad/el-maestro-republicano-torturado-y-fusilado-por-querer-ensenar-el-mar-a-sus-alumnos_201178102

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1533372802327PrisionerosGerasdn
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

La ARMH denuncia que el Decreto de la Junta bloquea las exhumaciones de la Guerra Civil, una en Geras de Gordón

La Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica afirma que el Decreto de la Junta para reducir los trámites para desenterrar a las víctimas de la dictadura franquista genera un nuevo laberinto burocrático que en la práctica retrasa su búsqueda y exhumación.

ileon.com / 04-08-2018

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) denuncia que no podrá realizar la búsqueda de una fosa con víctimas de la Guerra Civil en Geras de Gordón por que la nueva legislación de la Junta de Castilla y León entorpece legalmente las acciones que tenía planificadas.

En concreto, en la localidad de la Montaña Central leonesa queda pendiente una actuación sobre un enterramiento clandestino en el kilómetro 11 de la carretera que une Pola de Gordón con el embalse de San Pedro de Luna. Al parecer la norma aprobada en febrero por el Gobierno autonómico del PP, el Decreto 9/2018 de la Memoria Histórica y Democrática de Castilla y León, ha traído consecuencias ‘inesperadas’, o desgraciadamente esperadas, según se mire.

La víctima que se intenta localizar era Francisco Alonso Alonso un vecino de Trobajo del Camino asesinado el 25 de octubre de 1937 en Geras después de que cayera el Frente Norte el 20 de ese mismo mes, con lo que probablemente estaba huyendo de las tropas fascistas.

Dativo

A la caída del Frente Norte republicano se tuvo que refugiar por la zona debido a la desbanda completa de las tropas leales a la Segunda República. Hasta que fue apresado días después por falangistas de la zona, que no tuvieron piedad. Su hermano Gregorio también fue fusilado más tarde y está enterrado en el cementerio de León desde mayo del 38.

La ARMH tenía previsto realizar la búsqueda de otras dos fosas comunes con víctimas de la dictadura franquista que a su vez se ha visto retrasadas por los obstáculos que genera el Decreto de Memoria Histórica aprobado el pasado mes de abril por el gobierno de la Junta de Castilla y León.

Localización de la fosa de Francisco Alonso Alonso en Geras de Gordón. Foto: ARMH.

Según el propio vicepresidente de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, el decreto había sido concebido para facilitar la búsqueda de personas desaparecidas en la autonomía y para “obligar a que los ayuntamientos e, incluso, los particulares, permitan llevar a cabo las excavaciones necesarias cuando se tengan indicios suficientes de que hay un enterramiento de represaliados”. Pero la realidad es bien distinta.

También dos retrasos en Salamanca y Ávila por el nuevo Decreto de la Junta

La ARMH tenía previstas dos exhumaciones para el pasado julio en Boadilla (Salamanca) y en Santa María del Tiétar (Ávila); las solicitudes de intervención fueron remitidas a los Ayuntamientos en febrero y junio de 2018, respectivamente. Y el caso no está todavía resuelto administrativamente.

En el caso de Boadilla se trata de una fosa común de 4 vecinos de Robleda, asesinados en agosto de 1936. El terreno afectado es un pequeño espacio en el cementerio vecinal; la propia Junta Vecinal ha otorgado de palabra su permiso. Pero, por el contrario, la secretaria del Ayuntamiento de Las Fuentes de San Esteban se ha negado a otorgar el permiso en papel oficial con diferentes disculpas. Ni siquiera, ha respondido oficialmente a ninguno de los escritos de la asociación.

La ARMH solicitó amparo a la Junta de Castilla y León, haciendo uso del decreto, pero la respuesta de la Junta fue que el procedimiento de solicitud comenzó previo al decreto, por lo tanto, no es un caso amparado por éste.

La falta de atención por parte de la Junta de Valladolid a los familiares de las víctimas, que son quienes reclaman la búsqueda de sus seres queridos, viene a confirmar las sospechas de la ARMH. En su momento ya denunció que las políticas de las memorias castellanas y leonesas deberían haberse llevado a cabo desde las Cortes, tras el trabajo de una comisión que escuchara a víctimas y técnicos. La Junta, por supuesto, decía todo lo contrario.

Por otro lado, en el caso de Santa María del Tiétar (Ávila), la ARMH ha evidenciado lo que ha criticado desde hace meses: el decreto de Memoria Histórica de la Junta genera un nuevo laberinto burocrático que retrasa la búsqueda y exhumación de las víctimas de la dictadura.

El 8 de junio de 2018 la ARMH remitió al Ayuntamiento de Santa María de Tiétar la documentación necesaria para solicitar el permiso municipal y la administración municipal derivó la documentación a la Junta, según el procedimiento pautado en el artículo 4 del decreto 9/2018. Debido al tiempo transcurrido sin respuesta, la ARMH se puso en contacto con la Junta y la respuesta fue textualmente que “no habían recibido ninguna documentación al respecto”.

ARMH / ICAL La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) buscó en la bajada del Puerto del Pando y la subida a Monteviejo, en León, un número indeterminado de fosas comunes

El Ayuntamiento de la localidad del Tiétar aseguró a la ARMH que había enviado la solicitud a través de la delegación de la Junta en Ávila. Minutos después de la reclamación, el expediente apareció de forma “milagrosa” en la Oficina de la Secretaría General en Valladolid.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), fundada en el año 2000 después de la primera exhumación mediante métodos científicos en Priaranza del Bierzo ha exhumado en Castilla y León más de 800 cuerpos, en las más de 140 intervenciones que ha realizado en 18 años.

___

Fotografía destacada: “Prisioneros ‘rojos’ capturados en Geras”, se titula esta foto del 13 de septiembre de 1937 recién desclasificada por la Biblioteca Nacional.

Fuente:https://www.ileon.com/actualidad/088432/la-armh-denuncia-que-el-decreto-de-la-junta-bloquea-las-exhumaciones-de-la-guerra-civil-una-en-geras-de-gordon

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
Franco-Caidos-Muguruza-Otano-EFE_EDIIMA20170220_0737_29
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Un grupo de 181 militares retirados firman un manifiesto en defensa de Franco: “Su figura ha sido vilipendiada hasta el extremo”

Denuncian la “perversa pretensión” de la izquierda de exhumar los restos del dictador del Valle de los Caídos, que es “todo un símbolo de la reconciliación”.

Entre los firmantes, en su mayoría altos cargos del Ejército ya retirados, se encuentra un ex asesor del Jefe del Estado Mayor con el Gobierno del Partido Popular. 

eldiario.es / 31-07-2018

Un total de 181 militares retirados ha publicado este martes un manifiesto titulado “Declaración de respeto y desagravio al general Francisco Franco Bahamonde, soldado de España”, en el que denuncian la “campaña infame” que está llevando a cabo “la izquierda política” para desprestigiar al dictador a través de la “perversa pretensión” de exhumar sus restos del Valle de los Caídos.

Entre los firmantes, todos ellos retirados y por tanto “en pleno derecho de libertad de expresión”, se encuentran generales, tenientes, coroneles, almirantes y capitanes de fragata. Al no formar parte del Ejército español, dada su condición de retirados, pueden expresar su opinión libremente, algo que durante sus años de servicio no es posible.

En la lista de firmas figura la del exteniente general Juan Enrique Aparicio, que hasta 2016 formaba parte del Ministerio de Defensa como Jefe del Mando de Personal del Ejército de Tierra. A pesar de haber firmado el manifiesto, en el que se critica que el Gobierno español no muestre “la gratitud correspondiente” al dictador franquista, en 2015 Aparicio aseguraba públicamente que  el Ejército había “cambiado mucho y para bien”. 

Todos ellos piden respeto por la “figura militar del General Franco” que según apuntan, ha “sido vilipendiada hasta extremos inconcebibles” con el objetivo “de borrar medio siglo de nuestra historia” a través del “empeño visceral de revancha” del Gobierno del Partido Socialista que lidera Pedro Sánchez.

“Después de los permanentes ataques a la persona del General Franco desde su muerte, borrando sin prisa pero sin pausa todo vestigio de su quehacer por España, la izquierda política y todos sus medios afines han desatado una campaña sin medida”, afirman en la misiva. Según apuntan, el objetivo de la exhumación de los restos del dictados no es otro que el de hacer “desaparecer definitivamente” al “principal artífice” de la historia de España.

En el manifiesto hacen una férrea defensa de las virtudes de Franco como militar a través de un repaso a toda su carrera. De acuerdo con la carta, el dictador era un hombre “disciplinado, subordinado y siempre preocupado por los soldados a sus órdenes”, por lo que siempre se prestaba a escoger los cargos de “mayor fatiga y riesgo”.

También señalan que al inicio de la Guerra Civil,  Franco accedió debido a la insistencia de sus compañeros a ejercer “el mando único de la España agredida y asediada por el comunismo internacional aceptado y adoptado por el Frente Popular”.

En ese sentido, han instado a  “los directores y actores de esta campaña infame, a retomar la verdad histórica”, así como a poner fin a lo que han calificado de “perversa pretensión” de exhumar los restos de Franco del Valle de los Caído. De esta forma, han concluido, se evitaría la destrucción de un enclave que a su modo de ver es “todo un símbolo la reconciliación” del conflicto armado.

La defensa de la dictadura franquista por parte de círculos cercanos al Ejército y al Ministerio de Defensa roza lo habitual. A principios de año, el Gobierno de Mariano Rajoy reconoció  al responder a una pregunta parlamentaria que subvencionaba con 5.000 euros y acogía en instalaciones del Ministerio de Defensa a la organización profranquista Asociación de Militares Españoles (AME).

Es precisamente en la página web de esta asociación, conocida por ensalzar la figura de Franco y por posicionarse en contra de la Ley de Memoria Histórica, donde está disponible el manifiesto. La AME, presidida por Leopoldo Muñoz, también edita la revista ‘Militares’, donde la defensa del dictador es muy común, así como del golpe de Estado del 18 de julio.

___

Fotografía destacada: Franco (i) en una visita al Valle de los Caídos junto al arquitecto, Pedro Muguruza Otaño (d), en 1940 / EFE

Fuente:https://www.eldiario.es/politica/militares-retirados-manifiesto-Franco-vilipendiada_0_798621021.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
mortales-guerrilleros-represaliados-Franquismo-Galicia_EDIIMA20180728_0373_4
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Los restos mortales de cuatro guerrilleros represaliados durante el Franquismo regresan a sus familias en Galicia

Los restos mortales de cuatro personas represaliadas durante el Franquismo han regresado a manos de sus familiares en un “acto solemne” celebrado en Val do Dubra (A Coruña), en el que se ha hecho entrega de los restos recuperados hace dos años por la Asociación de Recuperación de Memoria Histórica (ARMH) en una fosa común.

eldiario.es / EUROPA PRESS / 28-07-2018

José María Castelo Mosquera, Manuel Pena Camiño, Vicente Peña Tarrasa, miembros del ‘Destacamento Manolo Bello’, perteneciente al Ejército Guerrillero de Galicia, fueron abatidos por la Guardia Civil en enfrentamientos en 1949, en los que también murió Manuela Teiga, sobrina de la dueña de la casa de Zas en la que se ocultaban.

Sus restos fueron enterrados en una fosa común en el atrio de la iglesia de Paramos (Val do Dubra), de la que fueron finalmente exhumados, a petición de sus familiares, el 24 de octubre de 2016.

Dos años después, y con la música del Himno Guerrillero de fondo, sus restos mortales han vuelto a manos de sus familiares, en algunos casos con presencia de hasta tres generaciones –hija, nieta y bisnieta–, en un acto en el que relataron sus vivencias, la de sus antepasados y las suyas propias, y las consecuencias del Golpe de Estado franquista de 1936.

En un acto “muy emotivo y muy bonito”, según ha relatado Carmen García Rodeja, miembro de la ARMH, han intervenido también los alcaldes de Val do Dubra y de Negreira, además de participar representantes de las localidades de las que eran oriundos los fallecidos, como Oleiros o Santiago.

“NO ERAN FORAJIDOS, LUCHABAN POR LA LEGITIMIDAD DEMOCRÁTICA”

La ARMH ha señalado que tras la sublevación militar de 1936 “muchos hombres y mujeres” se ocultaron en los montes para “evitar la represión y la muerte”, para “poder sobrevivir” y “luchar contra el sistema fascista”.

En la época posterior a la Guerra Civil, con casi 20.000 hombres vinculados con la guerrilla en los montes de León y Galicia, se intensificó la represión franquista. Una presión que hizo que los miembros del ‘Destacamento Manolo Bello’ se ocultaran en el lugar de Zas en Negreira.

Los cuerpos recuperados pertenecen a los miembros de este Destacamento, del que Castelo Mosquera era el jefe. En 1949 las fuerzas de la Guardia Civil rodearon la casa de Carmen Teiga en la que estaban ocultos los guerrilleros del Destacamento.

Una situación que, según ha expuesto la Asociación, acabó generando un combate en el que “cayó herida de muerte Carmen Tempano Salorio”, natural de Iñás-Oleiros, a la que también se ha recardado en el acto.

Horas después, los demás compañeros que habían huido fueron “cercados en la carretera de Portomouro a Santa Comba”. En un nuevo enfrentamiento, fueron “abatidos todos los miembros del destacamento”, junto con Manuela Teiga, sobrina de la dueña de la casa de Zas. Ramiro Souto logró huir pero murió en 1952 en un nuevo enfrentamiento con la Guardia Civil en Mesía.

En el acto celebrado este sábado no solo se ha recordado y homenajeado la historia de estos guerrilleros, sino también de aquellos que acabaron en la cárcel en Negreira, A Baña y Val do Dubra, o aquellos que acabaron “desaparecidos”, como Erundino Vieto Baña, y “al que la familia sigue buscando a día de hoy”.

“No eran bandidos ni forajidos, luchaban por la legitimidad democrática refrendada por las urnas en febrero de 1936″, ha concluido la ARMH.

___

Fuente:https://www.eldiario.es/politica/mortales-guerrilleros-represaliados-Franquismo-Galicia_0_797570602.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
seguidor-dictador-Franco-Valle-Caidos_EDIIMA20180725_0596_20
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Una, grande y entre lágrimas por Franco: así ha sido la misa ‘nacional’ del patrón de España en el Valle de los Caídos

Desde rezar vistiendo camisetas preconstitucionales hasta llorar sobre la lápida del dictador, un grupo de seguidores ha rendido homenaje a Franco.

El sermón de los sacerdotes del Valle ha tenido como protagonista el llamamiento a la “unidad de España” y la defensa de la “moral católica”.

eldiario.es / Álvaro Medina / Diana Fresno / 25-07-2018

Lágrimas sobre la tumba de Franco, ramos de flores rojas y amarillas y camisetas con banderas preconstitucionales. La Basílica del Valle de los Caídos ha acogido este 25 de julio, día de Santiago el Mayor, una misa especial para conmemorar al apóstol y patrón de España en medio del debate político sobre la exhumación del dictador. Precedida de numerosos muestras y gestos de homenaje de seguidores de Franco ante su tumba, la homilía de los curas discurrió con un tema común: la unidad de España.

Son las 09:20 y varios coches esperan a que las puertas del recinto abran casi una hora más tarde para que turistas y fieles se mezclen en los bancos del altar mayor. La tumba de José Antonio Primo de Rivera, situada al final del pasillo central, justo antes del crucero, ya está decorada con varios ramos de flores que sus seguidores han depositado encima.

Al otro lado del altar, la tumba de Franco luce también engalanada con más ramos. Uno central, con rosas rojas y blancas, y varios más pequeños de claveles y rosas que imitan un mismo patrón: rojo y amarillo. A su alrededor, un hombre con la bandera impresa en su camiseta reza frente al dictador, le hace una reverencia y se sienta en la bancada a esperar a que comience la ceremonia religiosa.

Un joven de no más de 20 años le toma el testigo. Se arrodilla frente a la tumba del dictador, reza y comienza a llorar. Mientras se seca las lágrimas, besa la lápida y se santigua. Le sigue una mujer mayor, que le ora con el rosario en la mano. Hace una reverencia y también se santigua frente al dictador. Entre tanto, los turistas, la mayoría extranjeros, recorren el coro y las capillas laterales.

Sobre las 10:30 seis fieles, de todas las edades, suben al altar y comienzan a leer en voz alta una serie de textos religiosos, como es costumbre, mientras la basílica continúa llena de visitantes, ajenos al culto. En este momento en los bancos de la Iglesia apenas hay una veintena de personas. Al poco tiempo, no obstante, alertados por el comienzo de la misa, los turistas comienzan a ser sustituidos por un centenar de fieles que completamente en silencio y poco a poco, van ocupando su sitio.

Son las 11:00 y la misa comienza con la Basílica prácticamente llena. El silencio inunda el templo hasta que una campana alerta de la entrada de los religiosos. La homilía, en la que han intervenido varios sacerdotes, dura más de una hora y media. Durante los primeros minutos el servicio es idéntico al de cualquier parroquia española, más allá de la solemnidad que le otorga la inmensidad de la tumba convertida en templo.

“Esto es un recinto de paz. Roguemos al señor para protegerlo”, afirma una mujer subida al púlpito para leer la lectura bíblica de turno. No obstante, las líneas que pronuncia en voz alta no salen de ningún libro, sino de una hoja de papel externa. Llega el momento del sermón, y sin previo aviso, el tono de la homilía cambia por completo.

El Valle de los Caídos este 25 de julio.

Es 25 de julio, día del apóstol Santiago, patrono de España. Es la palabra “España” la que más se repite a lo largo del sermón, que hace un llamamiento hacia una “unidad nacional” que se siente amenazada por “la voluntad de acabar con la esencia católica” de nuestro país. Si no fuera por el eco y el olor a incienso, ciertos fragmentos del sermón podrían haber formado parte de un mitin político.

Una de las ideas principales del discurso del religioso es que el “alma” de nuestro país está en peligro, desprovista de unos valores tradicionales que antes primaban por encima de todo. “Lo que hoy está en juego para nosotros es la capacidad de que España siga siendo auténtica”, apunta el cura.

“La unidad de España, todo lo que nos ha venido dando una identidad común, más allá de una diversidad secundaria, se volverá contra nosotros”, continúa, entremezclando nociones como “la voluntad de Dios”  junto a conceptos como “la identidad histórica de España”.

“Dejaremos de ser un pueblo unido, y todo lo que hemos sido y hecho. Dejaremos atrás las nociones históricas más básicas… España será entonces el nombre de una realidad pasada”, añade, a modo de advertencia sobre la importancia de mantener la moral cristiana.

El sermón continúa durante cerca de 15 minutos, en los que el sacerdote describe una realidad sobre la que pesa una amenaza constante contra la “conciencia católica” de nuestra sociedad, una idea que gana peso gracias al eco que le otorgan a sus palabras los muros de piedra de la gigantesca cripta.

En cierto momento de la eucaristía, el joven veinteañero que se emocionaba al admirar el yacimiento del dictador vuelve a levantarse silenciosamente. Una vez más se dirige a la lápida mientras el resto de los asistentes se concentran para comulgar, y mientras aún traga la hostia consagrada, se santigua frente a la lápida y se cuadra ante ella, haciendo un saludo militar.

“Podéis ir en paz”, pronuncian en el púlpito casi media hora más tarde. El sacerdote acaba la misa y, sin que transcurran más que unos segundos, una treintena de fieles vuelve a rodear la tumba de Franco. Las puertas de la Basílica se abren y los turistas comienzan a entrar y a colocarse detrás de los seguidores del dictador, que contemplan la tumba. Varios de ellos rezan, otros se santiguan y algunos realizan reverencias. Un segundo chico de apenas 20 años habla con su madre delante del sepulcro. Viste una camiseta con el escudo preconstitucional. Mientras, los turistas intentan hacer fotos. “No se pueden tomar imágenes, guarden los teléfonos”, advierten dos vigilantes.

Sin fecha para la exhumación de Franco pero con la confirmación de Pedro Sánchez de tener los medios jurídicos necesarios para realizarla, la Iglesia clama por la unidad del país, los franquistas lloran sobre la lápida del dictador y los turistas continúan asistiendo incrédulos a lo que dentro de esa cripta acontece.

___

Fotografía destacada: Un seguidor del dictador reza frente a la tumba de Franco en el Valle de los Caídos.

Fuente:https://www.eldiario.es/sociedad/Valle-Caidos-Espana-precedida-Franco_0_796520997.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn