Memoria Histórica | |
180817-ARMH-Exhum Boadilla (137)-38 (Copiar)
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Exhumación Boadilla (Salamanca)

Exhumación: Boadilla (Salamanca)
Fuente: Investigación ARMH

Álbum de fotografías de la exhumación

82 años después y a petición de las familias, la Asociación ha recuperado los restos de Julio Calzada Blasco, Emilio Gutiérrez Pascual, Esteban Mateos Mateos y Tiburcio Mateos Mateos.

El 12 de agosto de agosto de 1936 fueron detenidos en sus casas y en un supuesto traslado a Muñoz, localidad a 50 km. de sus domicilios, fueron asesinados a la altura de la población de Boadilla.

Julio Calzada era peón albañil, originario de Gata (Cáceres). Emilio Gutiérrez era jornalero, estaba casado y tenía dos hijos, uno de ellos aún vive, con 90 años lleva esperando este momento desde que tenía 10.  Esteban Mateos era labrador y concejal republicano. Tenía 32 años cuando fue asesinado. Su hermano menor, Tiburcio, era jornalero y responsable sindical. Cuando los falangistas entraron en el pueblo tenía 26 años. Son los familiares de estos dos hermanos quienes empezaron a investigar la historia de este asesinato.

Las familias y los vecinos de Boadilla sabían que habían sido tiroteados y traídos con un carro a la parte civil del cementerio de su localidad.

Las tareas de exhumación sufrieron varios retrasos ya que el decreto que regula las exhumaciones de fosas comunes promovido por la Junta de Castilla y León que supuestamente iba a agilizar los trámites se ha acabado convirtiendo en un laberinto burocrático.

En el momento en el que se encontraron los restos estaban presentes las nietas de dos de las personas asesinadas. La intervención dirigida por el arqueólogo Serxio Castro y en la que participó un equipo formado por una docena de voluntarios y voluntarias se desarrolló a lo largo de cinco días. Durante los trabajos se documentó que la tierra fue removida para enterrar a un hombre que se había suicidado en la localidad, aunque dos semanas después la familia lo sacó de allí, según aseveran testimonios orales. Como resultado de este entierro posterior, algunos huesos de las víctimas fueron desplazados de su lugar original, dificultando las labores de exhumación.

Los restos han sido trasladados al laboratorio de la Asociación en Ponferrada para estudiar y determinar el sexo, la edad y las causas exactas de la muerte mediante un estudio antropológico. Posteriormente se realizarán las pruebas de ADN para determinar su identidad.

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

10 + 11 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>