Memoria Histórica | |
ocero 2
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Los mineros del alto de Ocero

La ARMH iniciará en primavera la búsqueda de los seis mineros de Guímara que fueron asesinados en los primeros días de noviembre de 1937.

eldialeon.es / Vanesa Silván / 04-11-2017

«En las circunstancias en las que desaparecieron y murieron, estaría bien poder recuperar sus cuerpos y que no cayeran nunca en el olvido, sin ningún ánimo de revancha». Es la voz de Elpidio Fernández Cerecedo, que recuerda a sus 50 años la historia que lleva escuchando desde que era pequeño en su pueblo, la de los seis mineros de Guímara que fueron paseados y ejecutados en los primeros días de noviembre de 1937 en el llamado alto de Ocero. Uno de esos hombres, Isidro Fernández Sal, era el hermano de su abuelo, quien jamás le habló sobre él ni sobre lo ocurrido. «A mi abuelo no le gustaba nada hablar de eso, me imagino que no lo quería recordar, que le daba miedo o le causaba demasiado dolor», añade, mientras puntualiza que lo ocurrido con ellos era algo que se comentaba «de siempre» en Guímara. «Era una historia que oías a la gente mayor, se sabían los nombres», precisa Elpidio, quien hace más de cinco años decidió iniciar su búsqueda, denunciando la desaparición de su tío abuelo ante la comisión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y buscando la ayuda de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).«Ellos se entregaron a lo largo de octubre en Peranzanes y volvieron por varias veces a casa, hasta que ya se los llevaron para el cuartel de Fabero y no se supo nada más de ellos», cuenta.

Precisamente, fue su solicitud la que ha motivado que la ARMH tenga previsto iniciar la próxima primavera la búsqueda de los seis mineros de Guímara, en un parajedenominado La Goletona, en el límite de los montes de Ocero y Sancedo. Quieren encontrar la fosa con los restos de Isidro Fernández Sal, Rosendo Martínez Gavela, Manuel Cerecedo Martínez, Donato Fernández Ramón, Fernando Gavela Cerecedo y Pedro Fernández Ramón. Todos mineros y todos miembros de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Es uno de los casos en los que lleva trabajando la asociación desde hace años, pero reconocen que la exhumación es muy complicada. «Tienes unos nombres y una zona, pero es mucho espacio a batir y con la incertidumbre de no saber si la fosa se ha visto afectada por las obras de la carretera», apostilla el vicepresidente de la ARMH, Marco González.

Y es que el entorno del alto de Ocero ha cambiado mucho desde ese noviembre de 1937, cuando en el «empalme» donde confluye la carretera LE-712 desde Cacabelos con la LE-711 hacia Vega de Espinareda solo se veían pastos y praderas, antes de que fueran «conquistados» por las plantaciones de pinos que siguen poblando hoy en días esas parcelas desde los años 40. Precisamente esa era una de las mayores complicaciones que habían encontrado hasta ahora para iniciar los trabajos de exhumación, ante la dificultad de meter las máquinas. Un problema con el que no contarán ahora porque acaban de cortar los pinos para madera en esta zona, ofreciéndoles una oportunidad única para buscar a los seis de Guímara, según destaca González. «No hay muchos datos ni fotos, solo algunos testimonios», reconoce el responsable de la ARMH, que señala que tienen como referencias un camino de tierra que sale a la derecha de la carretera a Vega, unos metros antes del cruce y el paso de un reguero. «Hay una alcantarilla bajo la carretera que aún existe y un reguero, pero si los restos estaban pegados a la carretera estamos fastidiados», reconoce resignado, ya que las obras de ampliación del vial a principios de los años 2000 añadieron unos dos metros más de calzada a cada lado.

Es que incluso hay un testimonio de un vecino de Ocero que señala que aparecieron restos cuando construyeron uno de los taludes de la carretera, pero puntualiza, «no sabemos la fiabilidad que puede tener». Así, centrarán el rastreo de los seis mineros de Guímara en la zona de La Goletona, a la derecha de la carretera. «Buscaríamos por esa zona porque la referencia que tenemos es ese camino, que es la linde entre los montes de Sancedo y Ocero, a ambos lados », insiste González, que recuerda que en el 2012 ya intentaron ubicar esta fosa de la mano de un hombre que conocía la zona. «Nos preguntó que a ver dónde le habíamos traído porque él había estado de joven de pastor, cuando eran todo prados. Fue bastante impreciso », confiesa. Años después volvieron con un vecino de Sancedo de más de 90 años y el testimonio recopilado por su historiador, Alejandro Rodríguez, hablaba de seis hombres, coincidiendo en número y zona con los mineros de Guímara.

A pesar de todas las dificultades, la ARMH buscará a Isidro, Rosendo, Manuel, Donato, Fernando y Pedro, desaparecidos desde que regresaran del frente en Asturias y entregarse a la Guardia Civil. «No se supo más de ellos», recalca Marco González, que indica que fueron paseados en los primeros días de noviembre de 1937 y con la única referencia documental del certificado de defunción de Donato Fernández, inscrito fuera de plazo décadas después, en 1979. Ese papel señala su fallecimiento el 7 de noviembre de 1937 en el «monte» y por «actos ejecutados durante la guerra civil española». Reconocen que es complejo su hallazgo y no saben si el estado en el que los encontrarán permitirá su identificación. «En ese caso, sabiendo que son los seis mineros de Guímara, se podría hacer un acto de reconocimiento allí y entregar sus restos al pueblo, sería algo muy emotivo», añade Marco González.

AL OTRO LADO. La ARMH aprovechará la limpieza de estos montes donde se han cortado los pinos para retomar también la búsqueda de otros dos hombres, el minero Primitivo Abella Martínez y el ferroviario Domingo Antonio de la Fuente, al otro lado de la carretera, a la izquierda, en la zona conocida como Prado Costeiro. Casi diez años después de su primer intento en el verano de 2008, harán una nueva prospección y esperan, esta vez sí, poder dar con ellos o con otros de los desaparecidos que tienen documentado que pudieran haber sido enterrados en el alto de Ocero.

Primitivo Abella Martínez

Los dos eran de Lillo del Bierzo y fueron sacados del cuartel de Fabero, donde se les vio por última vez con vida. El de Primitivo Abella es uno de los primeros casos que llegaron a la ARMH es la ficha 24 y del que se conserva una foto, facilitada por la familia, que cuenta que este bombero de mina fue paseado en agosto de 1936 en ese paraje entre Sancedo y Ocero, también conocido como ‘la uve’. No hay certificación de su muerte, como tampoco la hay de Domingo Antonio de la Fuente. «Su familia, era el abuelo de Menchu Monteira -coordinadora de Acción en Red Bierzo-, explica que fue detenido sobre el 3 de noviembre del 1937, sacado del cuartel de la Guardia Civil de Fabero y enterrado en un lugar que llaman el ‘empalme’. Era capataz de vías, ferroviario», cuenta el vicepresidente de la ARMH.

Domingo Antonio de la Fuente

Sus nombres están , junto al de Vicente Fernández Álvarez -desaparecido en 1937 de cuartel de Vega de Espinareda, en el monolito colocado en 2006 en ese triste cruce «en recuerdo y homenaje a todos los fusilados sin juicio que yacen en este paraje. Masacrados por el franquismo por luchar a favor de la democracia y en defensa del Gobierno legítimamente constituido». Un reconocimiento a ellos tres «y otros muchos desaparecidos, cuyos cuerpos reposan en este lugar». «¡No os olvidaremos nunca!», es el compromiso con ellos.

Y es que son decenas las personas que fueron apresadas por las fuerzas franquistas, asesinadas y que acabaron con sus restos en este lugar, como ocurrió con otros puntos de la geografía berciana que fueron utilizados con frecuencia para hacer desaparecer a estos represaliados, como es el caso más conocido del Montearenas. Por ello, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha analizado los registros y algunos testimonios para intentar dar con otros nombres que podrían haber tenido ese mismo final. De esta manera, Marcos González señala el caso de Ubaldo Álvarez, un joven de 27 años de Langre (Berlanga del Bierzo) que desapareció como Domingo Antonio de la Fuente en los primeros días de noviembre de 1937 según su registro de defunción el día 1 y fue asesinado «en las inmediaciones del pueblo de Ocero».

Los otros nombres que revela el registro son los de Benjamín Fernández Álvarez y Francisco García González, ambos vecinos de Lillo del Bierzo y con su muerte registrada el 24 y 26 de agosto de 1936, desaparecidos también del cuartel de Fabero. «Tienen muchas coincidencias con el caso de Primitivo Abella», aprecia González, que señala que de esas fechas tenían también otra ficha, la de Ángel Espinilla, que era capataz de obras públicas y desaparecido el 5 de agosto de 1936, «pero la familia nos acaba de comunicar que parece que le enterraron en el cementerio de Ocero».

MÁS COMPLICADO. La búsqueda en el alto del Ocero es uno de los casos que tiene la ARMH en el Bierzo en este momento, ya que cada vez es más complicado la localización de las fosas y la identificación de las víctimas que puedan estar en ellas. Les está pasando en las prospecciones en La Retuerta (Montealegre). En ese caso saben los nombres de las personas que fueron enterradas en ese punto, lo difícil es dar con ellas dadas las dimensiones del terreno que han tenido que remover con la máquina excavadora y sin obtener resultados. Y la de La Retuerta es solo una de las cuatro fosas que tienen previsto exhumar en la zona entre Torre del Bierzo y Brañuelas junto con Campo de las Monas, Zrisalina y Los Campos.

En esa línea, señala que también saben de la existencia de otros enterramientos por encima de Villanueva de Valdueza. «Tienes información de que hay una fosa ahí, que es grande, pero no sabes la ubicación exacta ni quieres fueron enterrados ahí», apostilla el vicepresidente de la ARMH, que indica que serían de los primeros momentos tras el golpe de Estado del 36. «Puede ser cualquiera que hubiera desaparecido de Ponferrada desde principios de agosto hasta octubre de ese año», añade González, mientras reconoce que «las búsquedas en el Bierzo están complicadas».

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro × 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>