Memoria Histórica | |
hallan-restos
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Hallan los restos de dos pravianos asesinados en la Nochebuena de 1937

“Siempre quisimos llevarlos al cementerio para que descansasen con la familia”, claman los hijos y sobrinos de los desaparecidos.

lne.es / Sara Arias / 21-05-2017

Ochenta años después, Ángel y Jesús Fernández podrán dar digna sepultura a su padre y su tío, Manuel y Ángel. Los restos de los dos hermanos de Escoredo (Pravia) fueron exhumados ayer en la fosa de La Canalona por el grupo de trabajo de la asociación para la recuperación de la memoria histórica (ARMH) y ante la presencia de los dos hijos de Manuel, nerviosos y emocionados por recuperar los restos mortales de su padre y tío, quienes fueron asesinados en la Nochebuena de 1937 por dos falangistas. El día de ayer fue, quizá, uno de los más importantes de su vida y por el que han luchado en los últimos años: “Estoy regular, es duro, pero siempre quise sacarlos de aquí para llevarlos al cementerio para que descansen ahí con la familia, queda uno más tranquilo”, aseguró Ángel Fernández.

A primera hora de la mañana el grupo de trabajo de ARMH y el colectivo Aranzadi realizó dos sondeos en la cuneta donde enterraron a los hermanos Fernández siguiendo las indicaciones de los testimonios del hombre que los enterró y otros vecinos de la zona, pues todos coincidían. No obstante, algunas referencias eran distintas por los cambios de orografía del terreno, apuntó David Fernández, miembro de ARMH. Pero a media tarde, la excavación dio resultado y encontraron los dos cuerpos. Un momento de tensión que terminó por aliviar a los hermanos Fernández, quienes han vivido marcados por el asesinato de su padre y tío.

Cuando se produjo el crimen, en la Nochebuena de 1937, ya terminada la Guerra Civil en Asturias, Ángel y Jesús tenían dos y un año respectivamente, pero su madre Cesárea siempre les contó la verdad sobre la muerte del cabeza de familia, que contaba con treinta y un años mientras que su hermano apenas alcanzaba los dieciséis.

“Yo era un bebé pero siempre lo supe, al principio no te dabas cuenta de lo que era la vida pero ahora ya sí”, comenta Ángel Fernández. Su madre les contó que estaban sentados a la mesa para celebrar la festividad navideña cuando dos falangistas irrumpieron en la casa.

“En principio les dijeron que sólo se los llevaban para hacer una declaración, que no pasaba nada y ya ves lo que les hicieron…”, recuerda Jesús Fernández. Nunca regresaron. Los fusilaron, sin denuncia ni juicio, en una cuneta entre Escoredo y Agones y llamaron a un vecino para que los enterrase. Fue el encargado de cubrir los cadáveres quién avisó a la familia del lugar en el que se encontraban los hermanos, que también atestiguaron otros vecinos de la zona.

“Iban a aparecer porque sabemos desde siempre que estaban ahí, al tiempo de matarlos subió mi madre y estuvo escarbando en la tierra y dio con las ropas al poco”, recuerda Jesús Fernández. Fue Cesárea Rodríguez quien se puso al frente de la familia y sacó con mucho esfuerzo y trabajo a sus dos bebés adelante.

Década tras década su padre y tío permanecieron enterrados en la fosa de “La Canalona” sin que nadie hiciese nada. Incluso reconocen que en varias ocasiones se plantearon subir a desenterrarlos ellos mismos. Pero la labor de la asociación ha conseguido colmar sus deseos, que no son más que enterrar a su padre y a su tío, “de manera digna y con la familia”.

La aparición de los cadáveres fue un soplo de aire para los hermanos Fernández, quienes se emocionaron con el hallazgo: “Esto no repara el daño que nos hicieron pero algo hace”, dijo Ángel.

Y es que los hermanos estaban muy preocupados por el devenir de la exhumación, temían que los sondeos no dieran resultado y que los cuerpos de su padre y tío se quedaran ahí para siempre. “Yo temía que no los encontraran porque nosotros ya somos mayores y si pasa el tiempo, quien sabe”, comentó Ángel. Ahora ya no tendrá que pararse en la carretera para llorar en una fosa a su padre. Ángel y Jesús podrán enterrarlo en el cementerio parroquial, junto al resto de familiares.

Quieren hacerlo pronto, en cuanto estén listos los análisis de ADN. Pero lo que más quieren Ángel y Jesús Fernández es que todas las familias de España puedan sacar a sus seres queridos de las incontables fosas comunes que hay por toda España, el segundo país del mundo con mayor número de desaparecidos, tras Camboya. “Y que esto no vuelva a existir, hay que recordarlo y contarlo para que no pase otra vez, no puede volver a repetirse este horror”, concluyó Jesús Fernández.

___

Fotografía destacada: Manuel Fernández, padre de Ángel y Jesús SARA ARIAS

Fuente:http://www.lne.es/asturias/2017/05/21/hallan-restos-pravianos-asesinados-nochebuena/2107854.html

 

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dos + 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>