Memoria Histórica | |
5bf2dcbd9f2d9.r_1542699023701.0-74-534-349
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Emilio Silva: “La familia de Franco está tratando de tú a tú a un Gobierno democrático, y eso es inconcebible”

El presidente de la ARMH analiza el futuro del Valle de los Caídos con o sin Franco, crítica la falta de “voluntad política” del Gobierno de Sánchez para poner en marcha las exhumaciones de víctimas de la dictadura e insta a los poderes públicos a situar a los luchadores antifranquistas en el lugar que se merecen.

publico.es / Alejandro Torrús / 20-11-2018

Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), es uno de los rostros más conocidos del movimiento memorialista. Periodista y guionista de profesión, la vida le dio un vuelco en el año 2000. Consiguió, tras remover cielo y tierra, exhumar los restos de su abuelo, que se encontraba en una fosa común en Priaranza del Bierzo (León) tras ser fusilado por falangistas durante la Guerra Civil. Pero Silva no se quedó ahí. La apertura de aquella fosa mostró que eran cientos, sino miles, los ciudadanos que seguían buscando a sus familiares. Ciudadanos y ciudadanas como Isabel González, que en aquel momento tenía 83 años, y que se acercó a Emilio Silva pidiendo ayuda. Quería encontrar los restos de su hermano.

Emilio Silva se aventuró entonces en la creación de la ARMH, una organización clave para comprender el resurgir de la memoria a partir de la década del 2000 y de todo un movimiento que exige al Estado verdad, justicia y reparación. Entonces, fueron cientos de ciudadanos los que acudieron a la ARMH para exhumar a sus seres queridos, muchos de ellos, incluso, derivados desde las instituciones públicas. Ahora, acaba de recibir el Premio Mónico Vicente 2018 por su labor contra el olvido y la impunidad de los crímenes del franquismo.

En esta entrevista con Público, Silva analiza el futuro del Valle de los Caídos, crítica la falta de “voluntad política” del Gobierno de Sánchez para poner en marcha las exhumaciones e insta a los poderes públicos a situar a los luchadores antifranquistas en el lugar que se merecen.

Hoy es 20-N y en teoría es el último que Franco estará enterrado en el Valle de los Caídos. ¿Cree que será así y el Gobierno conseguirá completar la exhumación de Franco?

Bueno, lo que tenía que haber hecho el Gobierno es dar una única opción a la familia y si la familia no acepta pues tomar la decisión correspondiente. El marco de lo que discutimos debería marcarlo el Gobierno y no la familia, que es lo que ha pasado ahora cuando ha elegido el nicho de La Almudena. Otra cosa es la estabilidad o duración que vaya a tener este Gobierno y la falta de decisión que estamos viendo. La familia de un dictador está tratando de tú a tú a todo un Gobierno y eso me parece inconcebible. El Gobierno tiene osarios y puede decidir. Debería haber ofrecido una solución a la familia y si no la acepta… pues tendría que actuar.

“Si hay voluntad política, se pueden hacer cosas y no se entiende que el Gobierno no esté buscando ya a los miles de desaparecidos que siguen en fosas”

¿Hay una voluntad real de sacar a Franco del Valle de los Caídos?

Hay voluntad, pero tampoco es una gran voluntad. La vicepresidenta Carmen Calvo les dijo a PP y Cs el pasado 13 de septiembre en el Congreso, cuando se debatía la exhumación de Franco, que no podían ponerse de perfil en este asunto. Me acordé de cuando Carmen Calvo era ministra de Cultura en el Gobierno de Zapatero y la televisión pública pagó miles de euros a la nieta del dictador por acudir a un programa a bailar. Y en aquel momento la ministra se puso de perfil. Las posturas hay que mantenerlas antes y después, digo yo.

No veo en este Gobierno mucha voluntad política de afrontar con fuerza el tema de la Memoria. Y eso se ve en el resto de medidas que afectan a la Memoria Histórica. Han pasado muchos meses desde que llegaron a La Moncloa y con la excusa de los presupuestos este Gobierno no ha actuado todavía en nada. Dicen que hay que esperar a tener los Presupuestos, pero, fíjate, el rescate del Aquarius tampoco estaba contemplado y se rescató. Si hay voluntad política, se pueden hacer cosas. No se entiende que el Gobierno no esté buscando ya a los miles de desaparecidos que siguen en fosas.

Sin embargo, el presidente del Gobierno y la ministra de Justicia han anunciado a bombo y platillo la reforma de la Ley de Memoria e incluso el ministro del Interior ha hecho lo propio con la retirada de condecoraciones a torturadores…

Es cierto que han agitado la bandera de la Memoria. Hemos escuchado todo lo que van a hacer, pero aún no hemos visto lo que han hecho. Nosotros, nada más llegar el PSOE al poder, le mandamos al Gobierno una serie de peticiones en las que dejábamos claro que la prioridad eran las exhumaciones porque hay una generación que biológicamente va desapareciendo y unos cuantos meses es mucho tiempo para ellos.

El Gobierno de Zapatero también agitó la bandera de la Memoria y después sacó una Ley de Memoria, pero detrás no había una voluntad política decidida. La comunidad autónoma que mejor ha hecho las cosas en este sentido ha sido el País Vasco y no tiene una Ley de Memoria. Han exhumado fosas, digitalizado miles de documentos, grabado cientos de testimonios y no tienen Ley. Tienen voluntad política y, por ahora, a Sánchez, como a Zapatero, le falta voluntad política. La misma Ley de Memoria que aprobó Zapatero fue incumplida por su Gobierno desde su aprobación.

¿En qué incumplía la Ley de Memoria el Gobierno de Zapatero?

El Valle de los Caídos no lo tocó en cuatro años. Un ejemplo. Un colaborador de la asociación y profesor de la Universidad de Houston, Scott Boehm, se metió en un autobús de la Fundación Francisco Franco y se fue con ellos al Valle. La experiencia quedó reflejada en un artículo de Público.  Allí hicieron todas las exaltaciones que les dio la gana y nadie hizo nada, a pesar de lo que dice la Ley.

“Al Gobierno de Sánchez, como al de Zapatero, le falta voluntad política”

Además, también se incumplió en el tema del callejero franquista. Si yo incumplo hoy una ley, los poderes del Estado van a venir a obligarme a que la cumpla. Sin embargo, el Gobierno de Zapatero no hizo nada para que muchísimos ayuntamientos e instituciones públicas cumplieran con lo establecido en esta Ley. Se generó mucho ruido, pero no había una verdadera voluntad política detrás… y por ahora tengo dudas de que este Gobierno tenga una voluntad determinada. Vemos un discurso… pero no vemos un curso.

¿Con sacar a Franco del Valle es suficiente para ‘desfranquistizar’ el lugar?

Debería ser el principio de algo más importante. Hay miles de familias que tienen que tener derecho a sacar a sus familiares de ahí. Y hablamos de gente muy mayor otra vez. Gente que no puede seguir esperando… Pero el monumento, más allá de que esté Franco o no, va a estar marcado porque, ahora mismo, tal y como está, es un canto al negacionismo de los crímenes del franquismo.

Hay que incorporar un relato al espacio que permita contar la realidad de la dictadura. Se puede hacer a través, por ejemplo, de una exposición permanente. El Valle de los Caídos puede ser un lugar de referencia para colegios e institutos. Nosotros, en el año 2002, propusimos a todos los partidos políticos con representación parlamentaria que se instalara allí una exposición sobre los presos que estuvieron trabajando en el Valle. Cuántos fueros, por qué trabajaron allí, en qué condiciones…

Ahora mismo, ¿qué cuenta el Valle a los visitantes?

Pues el relato que quiso Franco. Lo que el visitante encuentra allí es lo mismo que diseñó Franco. En cualquier museo te dan explicaciones. En este caso, no. El Estado guarda silencio, como si no fuera con él. Ya no hay audioguías, no te dan ningún folleto explicativo, no hay paneles informativos… No hay nada. El Estado se ha callado y ha dicho que el Valle es un lugar neutral para no explicar qué es verdaderamente. Durante años fue peor y el Estado mantuvo la narrativa franquista, pero ese relato ya no se sostiene por ninguna parte, por lo que han decidido mantener silencio.

Si el Valle está por desfranquistizar… ¿cómo está el Estado?

Igual. Por desfranquistizar. Para poder hacerlo tendría que haber una cultura antifascista que no fuera sólo un relato ideológico sino que estuviera asentada en los espacios públicos. Ejemplos. Acabamos de vivir cómo ha celebrado el Congreso de los Diputados el 40 aniversario de las elecciones de 1977 y en estos actos no se mencionó ni una vez a las personas que habían luchado contra la dictadura.

“Las personas que se enfrentaron al franquismo no tienen el lugar que merecen en esta democracia”

Otro ejemplo. Hace poco se hizo una exposición en los alrededores del Congreso de los Diputados sobre los 40 años que cumple la Constitución y era un relato vergonzoso. Las personas que se enfrentaron al franquismo no tenían ni un espacio…

El rey sí que estaba. Y en varias ocasiones.

Sí. Estaba el rey emérito y también el actual desfilando en los Juegos Olímpicos de Barcelona. En ese resumen que hicieron no estaba la gente que se jugó el tipo por la democracia. No conseguiremos desfranquistizar del Estado hasta que esa gente esté en el sitio que le corresponde. Por no hablar de los monumentos que aún quedan… como el Arco de la Victoria en Madrid.

El relato y la experiencia vital de estos luchadores tiene que estar incorporado al relato oficial del país. Mientras tanto, estaremos viviendo en un país que tendrá la Memoria que, por acción u omisión, dejó la dictadura.

Con voluntad política, ¿cuánto tiempo se puede tardar en exhumar todas las fosas que hay en el Estado?

Si la Ley de Memoria Histórica hubiera tenido una verdadera voluntad política este tema ya estaría resuelto. Desde el año 2000 hasta ahora se han exhumado cerca de 8.300 cuerpos con muy pocas ayudas. Y lo han hecho asociaciones como la nuestra, que somos homirguitas al lado de todo un Estado, que tiene muchos más recursos.

Nunca terminé de entender por qué la Ley de Memoria no hizo todo lo posible para acabar con el problema de los desaparecidos. Una encuesta de la época de Zapatero mostró que el 70% de los ciudadanos veía con buenos ojos las exhumaciones… Es muy difícil de comprender. Si el Estado se pone a trabajar de verdad en este asunto, en cuatro o cinco años se acabaría con las fosas.

¿Por qué cree usted que no se ha hecho ya?

Operan varios factores. Por una parte, una falta de voluntad política. Las fosas sacan a la luz el mayor horror del franquismo. Son un espejo de lo que somos y hemos sido y esa es la parte más dura. Por otro, las fosas han sido el camino por el que se ha abierto el debate de la impunidad de la dictadura y se ha acudido a los tribunales para exigir justicia. Fueron el detonante y el Estado no quería enseñar eso. Es una forma de proteger lo que queda de franquismo en este Estado.

“Las fosas sacan a la luz el mayor horror del franquismo. Son un espejo de lo que somos y hemos sido. No exhumar es una forma de proteger lo que queda de franquismo”

Por otro lado, creo que tiene mucho que ver con el origen familiar de algunos de los responsables de la Ley de Memoria Histórica, como es el caso de María Teresa Fernández de la Vega. Además, creo que también influye el hecho de que si el Estado hubiera resuelto el tema de las fosas, todo este movimiento social estaría enfocado a otra petición o a solucionar otro problema. A veces, es mejor para ellos dejar un obstáculo para que avancemos y sigamos peleando con el obstáculo.

Por último, creo que opera una gran falta de humanidad. Recuerdo cuando nos reunimos con el Gobierno de Zapatero y me acompañó Isabel González, una mujer de 83 años que buscaba a su hermano. Hubo un momento en el que el asesor nos dijo que dejáramos el tema de las fosas. Me enfadé mucho. Nos quedamos petrificados. Le pedí que se lo dijera  a Isabel, que le pidiera que dejara de buscar a su hermano cuando es el Estado el que tenía que haberlo exhumado, pero no ahora, en el mismo 1976.

Hay mucha gente todavía en este país que considera que en las fosas hay gente que combatió con Franco y contra Franco, pero no es así. ¿Las víctimas franquistas del conflicto fueron reparadas?

Por supuesto. El Estado franquista invirtió mucho dinero en reparar a los suyos, además de muchas confiscaciones de bienes que cuando no se hicieron a punta de pistola se hicieron después a golpe de sumario. Se adjudicaron miles de plazas de funcionarios a víctimas de la “violencia marxista”. Se otorgaron becas para que pudieran estudiar y se les dio facilidades para acceder a una vivienda o hacerse con la licencia de estancos, loterías y gasolineras. Además, Franco también ordenó exhumar a los suyos e mandó instruir la conocida como Causa general, que responsabilizó al “terror rojo” de 100.000 asesinatos, y después, como las cifras estaban infladas, también está la teoría de que no pudieron llenar el Valle de los Caídos solo con los suyos y fue entonces cuando recurrió también a las fosas de los rojos.

Pero como en este país la historia ha estado silenciada aún tenemos que escuchar que se tienen que reparar a las víctimas de los dos bandos y cosas por el estilo. Nosotros hemos pedido una investigación seria y exhaustiva de todas las medidas que el franquismo hizo para reparar a los suyos. Pero el Estado no ha hecho nada y con su desidia termina abonando el terreno para que se piense que se tiene que reparar igual todavía a las víctimas de ambos bandos o que en las cunetas hay franquistas y republicanos.

___

Fotografía destacada: Emilio Silva, presidente y cofundador de la ARMH.- EFE

Fuente:https://www.publico.es/politica/emilio-silva-familia-franco-tratando-gobierno-democratico-inconcebible.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

15 − dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>