Archivo del Autor: ARMH

Memoria Histórica | |
Virgilio-Fernandez-Sanchez-Baltasar-Delgado_EDIIMA20190607_0322_19
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Lo último que vieron los fusilados y los últimos abuelos de la Guerra Civil, la cita con la memoria en PHotoESPAÑA

La XXII edición del festival de fotografía, que se celebra entre el 5 de junio y el 1 de septiembre de 2019 en Madrid, contiene varias exposiciones que invitan a abrir los ojos al pasado y al presente derivado de la contienda española.

“Quería rendir un homenaje a todos los abuelos de España”, cuenta a eldiario.es el fotógrafo Luis Areñas, que pasó dos años recorriendo pueblos y buscando a supervivientes de la Guerra Civil para retratarles.

eldiario.es / José Antonio Luna / 09-06-2019

En España hay más de 2.500 fosas comunes y, según cálculos del Ministerio de Justicia, unos 114.000 desaparecidos. Solo hay un país en el mundo que le supera en número de represaliados enterrados: Camboya. Además, los datos están desactualizados desde 2011, año en el que se paralizaron las partidas presupuestarias del Estado destinadas a la memoria histórica y a las subvenciones para buscar y exhumar víctimas. A los familiares de estas, aún intuyendo bajo qué tierra se encuentran sepultados sus seres queridos, solo les queda esperar con impotencia una solución que nunca llega.

España tiene una cuenta pendiente con la memoria que tampoco parece tener respuesta desde el lado jurisdiccional. El ejemplo más reciente es el de la decisión del Tribunal Supremo de paralizar la exhumación de Franco del Valle de los Caídos para “evitar el perjuicio que se causaría a los recurrentes”. Todo ello, mientras se referían al caudillo como “Jefe de Estado”. No hubo ninguna alusión al golpe de Estado, ni a la guerra ni a la represión de los opositores al régimen franquista.

Montes de Torozos II, Valladolid, 1936-1939. Los autobuses de línea que iban o venían a Valladolid tuvieron que detenerse muchas veces en ese punto por la existencia de patrullas en el cruce, y los viajeros podían ver las camionetas cargadas de gente e incluso alguna vez fueron testigos de la presencia de cuerpos en la carretera. El monumento a las víctimas del franquismo ha sido destrozado varias veces en el pasado. A finales de septiembre de 2013 se inauguró un tramo de la autopista que une Valladolid y León. Las obras han llegado muy cerca del área de las fosas comunes. AUTOR: MIQUEL GONZÁLEZ

“De Jefe de Estado nada. Franco fue un dictador y desde hace un año lo pone incluso en el Diccionario Biográfico de la Real Academia Española”, recrimina al ser preguntado sobre el tema por eldiario.es Miquel González, autor de una de las cuatro exposiciones de PHotoESPAÑA centradas en la Guerra Civil española que recibe el nombre de Memoria Perdida y que estará disponible hasta el 31 de julio en el Instituto Goethe de Madrid. Para aquellos que no se puedan desplazar hasta la capital, su página personal sirve como buena muestra del proyecto.

 El fotógrafo quiso capturar de cerca algunas de las muchas fosas que se encuentran repartidas por todo el país, pero no lo hizo de una forma cualquiera. Eligió la hora y la estación en la que fueron ejecutados quienes hoy permanecen bajo aquellos escombros.

“Quería acercarme lo máximo posible a lo que habían visto quienes fueron ejecutados e intentar tomar fotos en condiciones parecidas”, explica el experto sobre las razones que llevaron a visitar los Picos de Europa cubiertos por una capa de nieve. “Lo que sientes allí solo es muy raro. Impresiona”, añade.

O Candedo , Ourol, Lugo, 16.4.1938. Tres mujeres de la familia Casabella, María Xosé, Felicitas, su hija, y Encarna, su nieta, de 13 años, fueron asesinadas por falangistas. Acto seguido mataron el ganado y quemaron la casa y el trigo. Los falangistas intentaban cercar al miembro de la UGT Alejandro Templás. Templás escapó mal herido y murió poco después cerca de Ourol. Los cuerpos desaparecieron. AUTOR: MIQUEL GONZÁLEZ

González destaca dos emplazamientos que le conmovieron especialmente: el primero se sitúa en el pueblo Villalibre de la Jurisdicción (León), en el que “mataron a un chaval de 16 años que no quiso delatar a su hermano que estaba escondido como un topo en la bodega de la casa”. El segundo en Ourol (Lugo), donde gracias a los habitantes pudo saber que “mataron a una niña de 13 o 14 años junto a tres mujeres. Quemaron la casa, asesinaron al ganado y acabaron con sus cultivos”.

Los rostros de las historias

Luis Areñas, en cambio, ha decidido pasar dos años recorriendo pueblos y aldeas de España buscando supervivientes de la contienda. El proyecto tiene mucho de personal: su abuelo murió en el frente, en un pequeño pueblo de Zaragoza llamado Quinto. “Me fui hasta allí y en medio de las ruinas comenzó a funcionar mi imaginación. Tras eso empecé a preguntarle a mi madre un poco más sobre mi abuelo, aunque tampoco le gustaba mucho hablar de esas cosas”, recuerda el fotógrafo. Fue entonces cuando se le ocurrió una idea: rendir homenaje a su abuelo retratando a quienes, como él, lucharon en el frente.

Antonio Alaiz Canalís, combatiente en la Guerra Civil Española. AUTOR: LUIS AREÑAS.

La exposición Los Últimos. Retratos y testimonios de la Guerra Civil Española, disponible en el Centro de historias de Zaragoza hasta septiembre, refleja parte de un trabajo que además de fotos también tiene vídeos en los que los combatientes hablan a la cámara de sus vivencias. Y lo hace sin distinción de bandos, porque, según el fotógrafo, se trata de un “proyecto humanista” en el que lo que interesa son “las emociones de personas que cuando estuvieron en el frente tendrían 17 o 18 años, algunas de ellas sin ninguna ideología”. “Después de las entrevistas, muchos familiares me dijeron que su abuelo nunca les había contado aquellas historias. Para ellos también fue como descubrirle, y a mí se me ponía la piel de gallina”, rememora Areñas.

La relación entre el fotógrafo y el fotografiado, en este caso, era más estrecha que de costumbre. “He vivido momentos muy íntimos con esas personas, porque los veía y pensaba en mis antepasados. Había un vínculo fraternal muy intenso, ya que quería rendir homenaje a mi abuelo y también a todos los abuelos de España”, afirma el retratista.

Algunos de estos exsoldados ni siquiera alcanzaban la mayoría de edad cuando sostuvieron un fusil por primera vez, y que ahora puedan contarlo no tiene tanto que ver con su destreza en el campo de batalla como con la suerte. Al fotógrafo se le quedaron grabadas algunas de estas anécdotas: “Muchos me dijeron que habían vuelto a nacer tras la Guerra Civil, porque vieron cómo sus compañeros murieron por obuses que cayeron a escasa distancia de ellos. La diferencia entre la vida y la muerte a veces se jugaba por unos cuantos milímetros”.

“Reabrir heridas”, cuando ni se han cerrado

Monte de Estépar III, Burgos. Esta fosa común de 4,70 x 1,90 metros contenía 26 cuerpos en tres capas, asesinados entre agosto y octubre 1936. Las ejecuciones masivas se cometían amparándose en la oscuridad de la noche y, al contrario de lo que ocurría con la mayoría, los cuerpos no se dejaban expuestos durante días, sino que eran inmediatamente enterrados en las fosas comunes que habían sido preparadas previamente. Entre julio de 2014 y abril de 2015 se exhumaron 96 cuerpos de cuatro fosas comunes como esta. AUTOR: MIQUEL GONZÁLEZ

“Busca el enfrentamiento y no la reconciliación, busca la división y no la unión, busca reabrir heridas, y no cerrarlas”, dijo el año pasado José Luis Martínez Almeida, probablemente próximo alcalde de la capital por el PP, con motivo de la exposición No pasarán. Madrid 1936. Pero no es el único del grupo político en hacer tales declaraciones. La senadora Ester Muñoz se burló el pasado mes de febrero de que presupuestaran 15 millones para que “desentierren unos huesos en lugar de mejorar a los jueces y fiscales”.

“No creo que sea reabrir heridas, sino dejar hablar a las personas que estuvieron, y no a otros que toman algunos papeles activos cuando ni siquiera formaron parte de aquello. Yo tampoco estuve, entonces qué voy a opinar de eso. Me callo, escucho, hago fotos y transmito lo que me dicen”, apunta Luis Areñas.

Tresviso III (La Mesa), Cantabria. 11. 1937. Avelino Fernández Bravo, de 29 años y casado, fue asesinado y enterrado en el paraje de La Mesa, en un prado de la Llosona en Tresviso. El militante de la CNT que combatió como miliciano con el grado de teniente en el Batallón 257 del Ejército del Norte se estaba dirigiendo a su casa tras la caída del frente del norte AUTOR: MIQUEL GONZÁLEZ

Miquel González, que da charlas en Holanda sobre memoria histórica, cuenta cómo los asistentes se sorprenden cada vez que hace referencia al caso español. “Un dictador debajo de una cruz, en un monumento tan grande como no se ha visto en ninguna otra parte… No sé, hay un tal Rudolf Hess en Alemania cuyos restos al final tiraron al mar, ya que iban muchos fascistas de peregrinaje a su tumba”, destaca el fotógrafo, que también lamenta que el gobierno actual “dedique tanta energía a Franco y no en abrir fosas, que hay muchas”.

Señalar a exposiciones sobre la Guerra Civil por “reabrir heridas” es, en cierto modo, coartar el derecho de quienes todavía hoy buscan contar qué vivieron durante la contienda. Es lo que ocurre con Antonio, con Juana o con Baltasar, algunos de los retratados por Areñas. “¿No hay que escucharlos? ¿No hay que respetar o al menos considerar sus testimonios? A lo mejor proponen preguntas que son interesantes volver a poner sobre la mesa, porque la memoria corresponde a toda una sociedad”, se pregunta. Porque realidad, a pesar de los años y de las barreras, siempre acaba removiéndose y emergiendo a la superficie.

Martín Fernández Alberdi, combatiente en la Guerra Civil española AUTOR: MIQUEL GONZÁLEZ

Dos exposiciones más

Además de los trabajos de Luis Areñas y Miquel González, PHotoESPAÑA cuenta con otras dos exposiciones interesantes si se quiere continuar explorando las consecuencias de la Guerra Civil española.

La primera de ellas es de Joel Meyerowitz, que se encuentra disponible en Casa de América (Madrid) hasta finales de julio. Se trata de una recopilación de 98 fotografías tomadas en Málaga entre 1966 y 1967, en un país en transformación social y política con motivo de una dictadura que parecía llegar a su fin.

La segunda es de Nicolás Muller, y está expuesta al aire libre en la calle Bulevar Salvador Allende de Alcobendas (Madrid). Muller es un gran retratista que se afincó en España en 1947 y que no tuvo reparo en recorrer parte del país inmortalizando a grandes intelectuales de la época como a Pío Baroja paseando por el parque del Retiro.

 

___

Fotografía destacada: De izquierda a derecha: Virgilio Fernández del Real, Juana María Sánchez Rubio y Baltasar Delgado, combatientes y testigos de la Guerra Civil española | FOTOGRAFÍAS DE LUIS AREÑAS.

Fuente:https://www.eldiario.es/cultura/arte/exposiciones-PhotoESPANA-Guerra-Civil-fotograficos_0_907459554.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
d8ne460xyaaknh4
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

El Tribunal Supremo falla contra los derechos de las víctimas de la dictadura

La suspensión cautelar de la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco atenta contra los derechos de las víctimas de la dictadura.

El poder judicial español continúa construyendo y reconstruyendo la impunidad del franquismo.

El estado español sigue homenajeando al dictador mientras su cuerpo esté en un espacio financiado con fondos públicos.

tercerainformacion.es / 04-06-2019

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) lamenta que el Tribunal Supremo haya puesto la reclamación de la familia del dictador Francisco Franco por encima del derecho de las víctimas de la dictadura a no pagar con fondos públicos la tumba del dictador y a que no esté enterrado en un monumento que es propiedad del Estado en un lugar privilegiado del Patrimonio Nacional.

Por otra parte la asociación considera que esta decisión es totalmente coherente con la actitud del Poder Judicial español hacia las violaciones de derechos humanos del dictador puesto que nunca ha investigado judicial ni penalmente ninguno de sus crímenes ni ha tratado de determinar si la fortuna de sus descendientes es legítima y si forma parte de una apropiación indebida de bienes obtenidos por el abuso de poder de la dictadura, mediante el uso del terror y por la corrupción política que fue uno de los pilares centrales de la misma.

Que la decisión haya sido tomada por unanimidad explica perfectamente que en ciertos ámbitos de la política española todo sigue atado y bien atado.

La ARMH estudia la posibilidad que de llevar a cabo una exigencia judicial para que el Estado deje de obligar a las víctimas de la dictadura a pagar con sus impuestos la tumba del dictador o a financiar algunos monumentos que todavía enaltecen la victoria de Franco, de Hitler y de Mussolini tras el golpe de Estado el 18 de julio de 1936.

Por otra parte, se trata de una suspensión cautelar de la democracia, porque la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos ha sido un mandato aprobado en dos ocasiones por el Congreso de los Diputados.

___

Fotografía destacada: Las víctimas del franquismo muestran su rechazo a la decisión del Supremo de suspender la salida de los restos del dictador Franco de su mausoleo.

Fuente:https://www.tercerainformacion.es/articulo/actualidad/2019/06/04/el-tribunal-supremo-falla-contra-los-derechos-de-las-victimas-de-la-dictadura

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1339728_1
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Genara y otras mujeres rescatadas de las fosas del franquismo en León

Dos maestras, una embarazada y su hijo de tres años y una activista de Unión Republicana de La Bañeza son las mujeres rescatadas de las fosas del franquismo en León por la ARMH. Ayer se confirmó el hallazgo de Genara en una tumba del cementerio de León.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 02-06-2019

A falta de las pruebas de ADN todo indica que los restos óseos de una mujer de mediana edad hallados en la tumba del cementerio en la que figuraba como enterrada Genara Fernández García se corresponden con la maestra de Cirujales fusilada en 1941 en Puente Castro.

Tenía 38 años y sólo quería ser maestra. Pero tuvo que ganarse la vida como taquillera del Cine Mary desde 1937 hasta su detención porque el régimen dictatorial le prohibió ejercer. «Para desempeñar cargos tiene aptitud, pero no es persona de confianza para el nuevo estado español», señala el informe que dieron de ella a los tres días de ser detenida en diciembre de 1939.

Genara se había examinado en las oposiciones de Magisterio de 1930 y uno de sus primeros destinos fue la escuela de niñas de Soto de Valdeón. Se sabe que también dio clase en Orallo y que en 1936 era la maestra de su pueblo natal, Cirujales, actual municipio de Riello.

En el verano de 1936 huyó a Asturias a las dos semanas de producirse el golpe de Franco, cuando las tropas nacionales tomaron la comarca de Omaña. Tildada como ‘La Pasionaria’ por sus enemigos falangistas, como consta en el expediente del consejo de guerra, estaba afiliada al Partido Comunista de España desde abril de 1936 y a la Atea, Asociación de Trabajadores de la Enseñanza, desde 1934.

En agosto de 1937 regresó a León después de intentar huir en un barco interceptado por las tropas nacionales. En la capital se encontró con Pilar Bobis, una antigua compañera de los exámenes de ingreso. Le comentó que andaba en busca de trabajo porque no podía ejercer su profesión y la amiga se ofreció a recomendarla como institutriz para sustituirla durante las vacaciones de verano. Después fue recomendada por el doctor Emilio Hurtado al dueño del cine Mary.

Hasta el 16 de diciembre de 1939 vendió entradas para numerosas películas. Hombres sin nombre fue el último título que repartió en aquellos billetes grises. Cuando a las 11.30 horas de la noche cerró la caja y salió de la minúscula habitación al otro lado de la ventanilla, no sabía que iba a empezar para ella una película con final trágico.

Los pasos de Genara se encaminaron, siguiendo el camino a casa, hacia la iglesia de San Marcelo. Allí depositó los «panfletos subversivos» que fueron la coartada del régimen para condenarla a muerte. Dos paquetes en los que se coló un papel con su nombre. Ni al guionista más imaginativo se le habría ocurrido. Pero fue esta la prueba, según el expediente del consejo de guerra, que favoreció su detención el día 17 de diciembre de 1939 y el encarcelamiento en la prisión provincial de León el 20 del mismo mes. Ella reconoció los hechos en la creencia de que podría salvarse.

En febrero de 1940 se celebró el consejo de guerra y fue condenada a muerte. No le valieron las peticiones de clemencia de los vecinos de Orallo, que enviaron una carta a favor de la reo. Pesaron todos los testimonios en su contra, incluido el del Ayuntamiento de Vegarienza que la encuadra en el Partido de Unión Republicana en el municipio «siendo miembro de la directiva con el cargo de tesorero y uno de los más activos propagandistas», precisa.

Y sigue el informe: «Se la conoce aquí con el apodo de la ‘Pasionaria’ por su afán de intervenir, chillar y propagar y ser acaso la única (no sé si había otra) mujer afiliada a partidos de izquierda», Se le atribuye amistad con Gordón Ordás y Rafael Álvarez. En otro informe se tacha su conducta de mala en lo policial, regular en la vida pública y lo mismo en la privada y muy mala en la religiosa: «Hace propaganda contra las ideas religiosas diciendo que todo eso era una farsa».

Todas las ‘pruebas’ la condenaban. Y Genara, después de un calvario penitenciario que la llevó desde León a Santa Cruz de Tenerife y de la isla a Valladolid en poco más de cinco meses, fue ejecutada en el campo de tiro de Puente Castro el 4 de abril de 1941.

La delegación noruega en el memorial de León. MARCIANO PÉREZ

Hoy se exhumarán sus restos en el cementerio de León que la ARMH someterá a un estudio antropológico completo y de ADN. La tumba que se abrió el viernes se corresponde con la de una mujer de mediana edad, más bien joven, mientras que la que se abrió ayer es de un hombre. «Ahora solo falta confirmar».

Genara Fernández García, una «mujer peligrosa» para el régimen dictatorial, es la última víctima del franquismo exhumada en provincia de León. Entre el centenar de personas que han sido rescatadas de cunetas y lugares olvidados de los cementerios, como es el caso de Genara, hay otras tres mujeres. La maestra de Burón María de los Desamparados Blanco, que fue paseada junto al maestro Eusebio González en el vecino pueblo de Lario en 1936. Sus restos fueron exhumados por la ARMH en 2009.

El caso de Jerónima Blanco, embarazada de 22 años y asesinada junto a su hijo de tres, rebasa las cuotas de crueldad. Los restos fueron encontrados en una vivienda de Flores del Sil en 2008. Fue paseada en el verano del 36 como represalia hacia su marido Isaac Cabo que se encontraba escondido en la zona del Pajariel.

Dicen que los cuerpos de la mujer y su hijo permanecieron tres días a la orilla de la carretera hasta que una familia de Toral de Merayo los enterró. Con el tiempo se construyó una vivienda y fue en el subsuelo del interior de la misma donde se pudieron exhumar tras una larga investigación de la ARMH.

En 2008 también fue exhumada la fosa de Izagre con los restos de diez personas represaliadas, entre ellos el de María Alonso Ruiz, de 22 años, que era presidenta de la Unión Republicana de La Bañeza. El undécimo había sido exhumado en los años 50 por una mujer y su hija, Gloria Begué, que llegaría a ser vicepresidenta del Tribunal Constitucional.

___

Fotografía destacada: Una voluntaria de la ARMH limpia los restos de la tumba aledaña a la de Genara, que resultó ser de un hombre. MARCIANO PÉREZ –

Fuente:https://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/genara-otras-mujeres-rescatadas-fosas-franquismo-leon_1339728.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
60173563_2400316656918671_7236268682505093120_n
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Asociación para la recuperación de la memoria donará 2.500 euros para la web que la Junta “se niega a apoyar”

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha anunciado una donación de 2.500 euros para apoyar el proyecto ‘todoslosnombres.org’, una “enorme web” que la Junta de Andalucía “se niega a apoyar” y que recoge los casos de “decenas de miles de personas represaliadas por la dictadura”.

lavanguardia.com / EUROPA PRESS / 13-05-2019

Además, en un comunicado, la asociación ha realizado un “llamamiento a la sociedad para apoyar” este proyecto, que, según subraya el presidente de la ARMH, Emilio Silva, es “una de las grandes herramientas para familiares y colectivos que trabajan en la recuperación de la memoria histórica”.

Ante la decisión de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de retirar la subvención directa a esta web, el presidente de la citada asociación ha advertido de la “enorme gravedad” que, a su juicio, supone “el hecho de que la Junta quiera practicar el negacionismo de los crímenes de la dictadura en Andalucía, retirándole su apoyo”.

Desde la asociación inciden en que, tras el portal ‘todoslosnombres.org’, “se articulan decenas de activistas e investigadores que llevan años sacando a la luz la realidad de la represión franquista, ayudando a cientos de familias a conocer lo que ocurrió con sus seres queridos y colaborando en decenas de investigaciones, además de atender a las solicitudes que la ARMH les lleva haciendo durante muchos años”.

“Cada vez que recibimos un caso de Andalucía y hacemos una consulta a la web, recibimos toda la ayuda que necesitamos, y es triste que los gobiernos anteriores no hayan garantizado su pervivencia, y que el nuevo gobierno retire los apoyos para favorecer su desaparición”, manifiestan desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Así las cosas, la ARMH ha acordado realizar una donación de 2.500 euros para apoyar el proyecto ‘todoslosnombres.org’, como “una forma más en defensa de las víctimas de la dictadura, del conocimiento de la verdad y la promoción y la defensa de los derechos humanos, frente a quienes prefieren que se hable de frías cifras y no de personas, con nombres, biografías, rostros y familiares que los reivindican”.

Emilio Silva considera que ‘todoslosnombres.org’ representa “perfectamente la lucha del movimiento por la memoria, un portal que debería formar parte de las instituciones de una democracia que ha sucedido a la dictadura”.

“Es una lección de la sociedad civil que no puede depender de los vaivenes de la política, en una comunidad autónoma terriblemente dañada por la represión que, al mismo tiempo que deja a la intemperie ese proyecto, entierra con honores al general Queipo de Llano que alentaba a las tropas sublevadas a violar a las mujeres de los rojos para que conocieran verdaderos hombres”, según concluye el presidente de la ARMH.

___

Fuente:https://www.lavanguardia.com/local/sevilla/20190513/462217582031/asociacion-para-la-recuperacion-de-la-memoria-donara-2500-euros-para-la-web-que-la-junta-se-niega-a-apoyar.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1557580875_960801_1557597028_miniatura_normal
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Perfecto de Dios, el guerrillero que soñó con liberar a España del fascismo

Su hermano Camilo es el narrador excepcional de una historia familiar que arranca en plena República y es atravesada por la guerra y la dictadura.

No será hasta 40 años después de la muerte de Franco cuando la familia de Perfecto pueda recuperar sus restos de una fosa y llevarlos de vuelta a casa

cadenaser.com / Conchi Cejudo / 12-05-2019


Camilo y Perfecto eran solo unos niños cuando su padre comienza a militar en el Partido Comunista. Primero entra en contacto como taxista con algunos influyentes republicanos de la localidad más próxima a su pueblo natal, y más tarde, se interesa por la formación de las Sociedades Agrarias en la que campesinos de Galicia buscan alianzas para defender sus derechos como pequeños propietarios de tierra. Pero Jesús sueña a lo grande, busca un socio y planea abrir una fábrica de chocolate en su propia casa. Ya ha comprado la maquinaria necesaria, tiene las recetas y los productos para comenzar a producir. Sin embargo, en Sandiás, su pueblo, como en toda España, a partir del 18 de julio de 1936, la gente contenía el aliento. Un golpe de Estado amenaza con provocar una guerra civil. Jesús está dispuesto a coger las armas junto a otros compañeros y defender el régimen democrático que han legitimado las urnas, aunque las armas que el Gobernador Civil de Ourense ha prometido enviarles para hacerlo, nunca llegan al pueblo. Sí lo hacen muchos efectivos de la Guardia Civil y numerosos camiones de falangistas. Jesús y su mujer, Carmen, toman una decisión, huir a Portugal.

Carmen Fernández y Jesús de Dios, padres de Camilo y Perfecto / Cadena SER

Carmen regresa a los pocos días. Se siente a salvo. Algunos de sus hermanos, adeptos a la Falange, la protegen a ella y a sus hijos. Jesús permanecerá cuatro años en Portugal hasta que, terminada la guerra, puede regresar. Durante su ausencia, su mujer será insultada, amenazada, intimidada. La casa del matrimonio será incautada y utilizada como centro de detención. Al poco tiempo de su vuelta, regresan a su hogar, pero una angina de pecho hace que Carmen pierda a su marido y sus hijos, Camilo y Perfecto, queden huérfanos.

En pocos años, la familia ha descubierto qué es sentirse perseguido y maltratado por pensar diferente. Ahora Carmen y sus hijos saben qué es perderlo todo, tener que dejar su casar, vivir la ausencia de un padre, incluso su pérdida, y como ellos, en aquella España lúgubre y sombría de posguerra, hay muchos más. Personas que piden ayuda. Algunos son conocidos, otros no, pero todos necesitan ropa, comida y cobijo. La familia se convierte en enlace de la guerrilla, en apoyo de aquellos que comienzan a organizarse en las montañas tras la Guerra Civil con la esperanza de que las fuerzas aliadas intervengan también en España tras la II Guerra Mundial y derroquen a Franco del poder. Lo hicieron en todo el país, con diferentes nombres, bajo diferentes banderas y consignas políticas. En Galicia, en esta etapa, a finales de los años 40, bajo las directrices del Partido Comunista y autodenominándose Ejército Guerrillero de Galicia.

Carmen y sus dos hijos Camilo y Perfecto dan un día, sin planearlo, el salto a la lucha armada. Algunos guerrilleros están cenando en casa cuando varios camiones con guardias civiles paran cerca. No les buscaban a ellos pero creyeron que sí. El contexto ayuda a entender. Quienes cobijaban y ayudaban a los guerrilleros, a aquellos “bandoleros”, como les llamaba el régimen, eran detenidos, encarcelados, torturados, y en demasiadas ocasiones, asesinados. Carmen y sus hijos temen por su vida y deciden huir. Aquí comienza la historia familiar de tres guerrilleros, la historia de una madre y dos hijos que, al principio más por humanidad que por ideología, al final por ideología y convicción, terminaran siendo piezas claves de una revolución perdida con las armas pero ganada en dignidad.

Esta es la historia de Perfecto de Dios, pero también la de una madre que nunca abandonó a sus hijos, Carmen, y la de uno de los últimos guerrilleros vivos de España, Camilo de Dios. Es él quien ahora se convierte en el narrador excepcional de la historia familiar. Con él viajamos a los montes de Galicia, conocemos sus refugios, sus estrategias de lucha, su organización interna, las operaciones en las que participan. En su relato hay un pasaje que nos hace viajar hasta un pequeño pueblo de Ávila, a Chaherrero. Es allí donde termina el viaje hacia Francia que habían iniciado su hermano y su madre. Allí comienza la historia que contamos en este documental, una de tantas historias olvidadas en este país, una de tantas Vidas Enterradas.

___

Fotografía destacada: Camilo de Dios

Fuente:https://cadenaser.com/programa/2019/05/11/a_vivir_que_son_dos_dias/1557580875_960801.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
5cc85e7e93046
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

El presidente de EFE pide perdón a los vencidos de la Guerra Civil por olvidarles 80 años atrás

Fernando Garea ha querido zanjar este martes “una deuda histórica” y homenajear a los exiliados, los represaliados y los vencidos de la Guerra Civil, a quienes ha pedido perdón por ignorarles cuando la agencia era un instrumento de propaganda franquista.

publico.es / EFE / 30-05-2019

Felipe VI entrega este martes en Madrid los premios internacionales de periodismo Rey de España en su XXXVI edición y el XV premio de periodismo Don Quijote, convocados por la Agencia EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid).

Fernando Garea, presidente de EFE, ha señalado que la agencia se creó como un “instrumento de propaganda” que “sólo hablaba de los vencedores”. Sin embargo, ha matizado que “80 años después, es el momento de que EFE zanje una deuda histórica, rinda tributo y pida perdón a exiliados, represaliados y vencidos de la Guerra Civil”.

Así ha afirmado durante la edición, en la que este año ha reconocido la labor de informadores y medios de comunicación de España, Venezuela, México, Argentina, Brasil, Bolivia, Nicaragua y Portugal en las categorías de prensa, radio, televisión, fotografía, periodismo digital y periodismo ambiental y desarrollo sostenible.“Estos premiados son ejemplo de una forma de ejercer la democracia y, al tiempo, de mostrar hasta qué punto es necesario el periodismo en democracia”, afirmó Garea durante la gala.

 

____

Fotografía destacada: El presidente de la Agencia EFE, Fernando Garea. | EFE

Fuente:https://www.publico.es/sociedad/premios-internacionales-periodismo-presidente-efe-pide-perdon-vencidos-guerra-civil-olvidarles-80-anos.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
huesos-g
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Políticas de la memoria y fracturas democráticas: pugnas, silencios y bloqueos en torno a la dictadura en el presente

Voces situadas 5

Jueves, 13 de diciembre, 2018 – 19:00 h / Edificio Nouvel, Sala de Protocolo

museoreinasofia.es / 10-12-2018

Han transcurrido más de cuatro décadas desde el fin de la dictadura franquista, pero parece que sigue habiendo asuntos no resueltos que insisten en interrogar sus efectos sobre nuestro presente.

El derecho a la libertad de expresión (incluido en el artículo 20 de la Constitución de 1978) o la Ley de la Memoria Histórica (aprobada en 2007) son en ocasiones cuestionadas en medio de un complejo contexto marcado por casos judiciales, como los relativos al monumento a los Caídos de Pamplona o las polémicas en torno a la reciente exhumación del dictador del Valle de los Caídos y su posible enterramiento en la Catedral de la Almudena.

En esas coordenadas, Voces Situadas 5 propone debatir sobre las políticas de la memoria, entendiéndolas como un territorio en pugna ante los sucesos traumáticos de una historia reciente que ocasionó miles de víctimas aún no reconocidas, ni identificadas ni reparadas por el Estado democrático.

En el encuentro intervienen el fotógrafo, editor y documentalista Clemente Bernard, las investigadoras sobre arte y memoria Isabel Cadenas y Lee Douglas, la profesora especializada en derechos humanos, Mª Eugenia Rodríguez-Palop y uno de los fundadores e impulsores de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva.

Participantes

Clemente Bernard. Fotógrafo y documentalista independiente nacido en Pamplona. En su obra, centrada en las temáticas sociopolíticas de su entorno cultural más cercano, destacan los documentales El sueño de Malika y Donde habita el recuerdo, sobre las exhumaciones de fosas de la guerra civil española.

Isabel Cadenas. Escritora, documentalista sonora e investigadora. Doctora en Estudios Culturales por New York University y profesora de Historia Cultural en New York University-Madrid y Tufts-Skidmore Spain. Tanto su investigación como su creación giran en torno a la construcción de formas subversivas de la memoria, desde una perspectiva feminista y materialista.

Lee Douglas. Investigadora en arte conceptual y político de América Latina para el Departamento de Colecciones del Museo Reina Sofía. Especializada en antropología visual, sus proyectos examinan relecturas del pasado y futuros imaginables a raíz de rastros materiales de la violencia política. Ese es el tema del libro que escribe en la actualidad, Worlds of Absence.

Mª Eugenia Rodríguez-Palop. Jurista, profesora, investigadora, militante feminista, ecologista y especialista en derechos humanos. Titular de filosofía del Derecho y miembro del Instituto de Estudios de Género, ambos de la Universidad Carlos III de Madrid. Es codirectora del Máster en derechos humanos y democratización de la Universidad Externado de Colombia. Ha publicado varios libros en coautoría, como Claves para entender los nuevos derechos humanos (2011).

Emilio Silva. Periodista, sociólogo y presidente desde su fundación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, un colectivo que lleva años buscando los lugares en los que fueron enterradas las víctimas de la represión en la zona franquista durante la Guerra Civil y la Dictadura.

___

Fotografía destacada: Exhumación de los restos de 46 personas excarceladas de la prisión privincial de Burgos (24 septiembre,1936). Fosa común en las inmediaciones de la carreta de Madrid. Villamayor de los Montes (Burgos), 2004. Foto: Clemente Bernard

Fuente:https://www.museoreinasofia.es/actividades/voces-situadas-5?fbclid=IwAR3xIzXNXW42YmwHZh_LasgCtu9zQ29lYspjlUgHX8UMylx8jSCTGy1U6vQ

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
vidal-kbiD--620x349@abc
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Los recuerdos desdibujados por la represión franquista

El libro «Para hacerte saber mil cosas nuevas», que se presenta este miércoles a las 18.00 horas en Puertollano, rescata la memoria de 4.000 ciudadrealeños ejecutados por la dictadura de Franco.

abc.es / Mariano Cebrián / 10-12-2018

«No sé cómo empezar, pues soy analfabeta. En mi vida he tenido varios traumas. El primero, haberme criado sin padre; y, el segundo, no haber podido estudiar por falta de medios económicos». Así comienza el relato de las memorias de Mercedes Velasco Pedrero escritas por su hija Paloma Rivero Velasco, nieta de Maximiliano Velasco Sánchez, uno de los 4.000 ciudadrealeños que se llevó por delante la represión franquista y que fue condenado a pena de muerte por garrote vil en 1942 por el delito de «adhesión a la rebelión tras un juicio sumarísimo», como en otros muchos casos.

El único recuerdo de su padre que guarda Mercedes son los tres años que pasó con él bajo la cama de su hogar, escondidos siendo inocentes y sin poder llamarlo papá, «sólo chache Maxi», para que nadie sospechara, cuenta a ABC Paloma. Así, hasta que alguien lo delató, se lo llevaron a la cárcel de Ciudad Real y ya jamás lo volvió a ver. «En prisión -relata- fue el único sitio donde lo pudo llamar por su nombre, pero ya no pudo besarlo ni abrazarlo».

Esta y otras historias son las que rescata del olvido el libro «Para hacerte saber mil cosas nuevas», editado por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) en colaboración con la Diputación de Ciudad Real. El origen de este trabajo está en una investigación iniciada en el año 2000 por el grupo que se llamó entonces «Todos los nombres de la represión de posguerra en Ciudad Real», dentro del departamento de Antropología de la universidad, bajo la dirección de María García Alonso.

El proyecto continuó en el tiempo sin recursos económicos hasta que en 2017 la Diputación de Ciudad Real se implicó para crear«Mapas de memoria», dirigido por el catedrático Julián López García, también del departamento de Antropología de la UNED. «Este último impulso es el que ha posibilitado terminar una investigación que se inició hace más de diez años», señala a ABC Jorge Moreno, uno de los antropólogos participantes en este trabajo.

Ahora, todo este trabajo, que recoge las historias, la documentación de archivos y materiales que los represaliados enviaban desde la cárcel -fotografías, cartas y poemas-, sale a la luz en forma de libro, bajo el título «Para hacerte saber mil cosas nuevas», prologado por el conocido hispanista Ian Gibson. Una obra que, tras el éxito de su primera presentación el 3 de noviembre en Ciudad Real ante más de mil personas, ahora será presentada este miércoles en Puertollano, a las 18.00 horas, en el Auditorio Pedro Almodóvar.

Maximiliano Velasco Sánchez, con su mujer y dos de sus hijos– Paloma Rivero

Una de esas asistentes al acto de presentación fue Paloma, que es una de las que cuenta además en el libro el testimonio de su progenitora, Mercedes, y la historia de su abuelo Maximiliano Velasco. Los recuerdos de esta mujer son los de una vida escuchando a una madre que no podía olvidar que con tres años le arrebataron a su padre injustamente. La historia de Maximiliano comienza con un matrimonio normal, acomodado gracias a la tienda de comestibles que tenían en Ciudad Real y en la que compraba todo el mundo. Pero, cuando estalló la Guerra Civil, todo cambió: los jornaleros no tenían trabajo y él les daba de comer.

Según narra su nieta, «la injusticia que vio le llevó a adquirir un posicionamiento que no gustaba a las clases pudientes y al clero, que dejaron de ir a la tienda del ‘rojo’, por lo que comenzó a arruinarse. Cuando ya no pudo más, se fue de voluntario a la guerra sin despedirse siquiera de su familia». Una herida por disparo lo dejó cojo e hizo que regresara antes de lo previsto a su hogar, donde no le quedó más remedio que esconderse durante tres años, tras los cuales fue delatado por el casero de su piso y entró en prisión, donde murió por garrote vil.

Los restos de Maximilliano yacen en una fosa común en el cementerio de Ciudad Real, donde los investigadores creen que podría haber hasta 1.000 represaliados del franquismo. Ahora, el nombre de la inmensa mayoría de ellos ocupa un lugar en la memoria colectiva gracias a este libro, que recoge estos testimonios. «Con este trabajo -señala Jorge Moreno-, lo que se ha pretendido y se ha conseguido es, por un lado, saber cuantitativamente casi todos los nombres y apellidos de las víctimas. Y, por otro lado, conocer cómo, dónde y cuándo murieron, su estado civil, su profesión o su ideología».

«Tenían la necesidad de contar sus testimonios»

El antropólogo de la UNED, y uno de los autores del libro, resalta el arduo trabajo de campo llevado a cabo durante varios años, recorriendo pueblo a pueblo de la provincia de Ciudad Real, analizando todos los registros de defunción, los registros penitenciarios y el archivo militar para ver los juicios llenos de irregularidades por los que se sentenció a pena de muerte a los represaliados del franquismo. Pero, sobre todo, Jorge Moreno destaca el trabajo directo con los familiares de esas personas que, a su juicio, «tenían la necesidad de contar sus testimonios».

Vintila y Fidela Vera, junto a la fotografía de sus padres y tíos asesinados – Jorge Moreno Andrés

Entre ellos, destacan personalidades de toda índole y de varias profesiones liberales de la provincia, cuya labor ha salido a la luz, en algunos casos, gracias a este trabajo. Uno de ellos es el poeta de Membrilla Jesús Menchén, más conocido por su pseudónimo Roger de Flor; o Luis Quirós Arias, escritor y político de Izquierda Republicana en Tomelloso; José Carlos Infantes, uno de los líderes de la revolución de 1934, y Fernando Piñuela, alcalde de Ciudad Real al principio de la II República y también de Murcia.

«Espero que nuestro trabajo, aunque no sirva para cerrar heridas, ayude a consolar a las familias y valga de homenaje a los 4.000 defensores de la democracia que fueron víctimas del fascismo en la provincia de Ciudad Real. Este reconocimiento, a pesar de que llega casi 80 años después, puede ayudar porque las familias han vivido con ello de puertas adentro», afirma Jorge Moreno.

«Un libro puede parecer una cosa nimia, pero es muy importante a nivel emocional. Puede ser uno de los pocos recuerdos que tengamos de nuestros familiares muertos, ya que muchos no tienen ni siquiera una fotografía o un lugar donde llevar flores a sus seres queridos», afirma Paloma Rivero Velasco, quien cree que «la sociedad española ya está preparada para hablar de nuestro pasado y reconciliarnos con él».

Recuerdos y más recuerdos desdibujados son el nexo de unión que tienen todos estos familiares, quienes se lamentan por no tener los restos de sus antepasados ni un lugar donde poder llorarlos. Mientras tanto, Paloma Rivero Velasco quiere recordarlos a todos ellos, como comienza la biografía de su abuelo Maximiliano, con unos versos de Miguel Hernández: «Tristes guerras si no es el amor la empresa./Tristes armas si no son las palabras./Tristes hombres si no mueren de amores».

___

Fotografía destacada: Vidal Fernández de Espartero, uno de los 4.000 represaliados por la dictadura franquista – Jorge Moreno Andrés

Fuente:https://www.abc.es/espana/castilla-la-mancha/abci-recuerdos-desdibujados-represion-franquista-201812101032_noticia.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
1543568826_957685_1543571243_noticia_normal_recorte1
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Una clase magistral de Memoria Histórica a los políticos del futuro

El antropólogo forense Francisco Etxeberria reclama mayor compromiso de la Justicia en la reparación de las víctimas del franquismo.

elpais.com / Peio H. Riaño / 30-11-2018

“Hubo un día que me hice mayor y dejé de seguir mirando para otro lado”. El antropólogo forense Francisco Etxeberria se dirige a unos 40 alumnos de la Facultad de Políticas de la Universidad Complutense. Es un hombre contenido, prudente y quienes lo conocen aseguran que ecuánime. También es el español que más pruebas acumula contra los atropellos franquistas durante la guerra civil y dictadura. Hace 20 años que se comprometió en la exhumación de restos en fosas comunes, con la esperanza de que algún día algún juez le pidiera todo lo catalogado, para abrir diligencias contra los culpables de la represión de las tropas de Franco. Por si acaso, el médico —que un día dejó a los muertos para dedicarse a las víctimas— avisa: “No he venido a hablaros de metatarsos y metatarsianos, sino de memoria, crítica y Estado”.

Y no tiene muchas cosas buenas que decir. “No soy optimista, pero lo que no hagamos entre todos no lo hará nadie”, reclama a los estudiantes. La primera lección de la mañana es que el Estado no es ajeno a ninguno, que todos tienen algo que aportar. “Si las víctimas tienen el derecho a la memoria, el resto tenemos deberes y tendremos que aplicarnos el cuento”, dice al grupo para aclarar que no hace falta esperar a una Ley de Memoria Histórica para actuar, que hubo ayuntamientos como el de Oyarzun (Guipúzcoa) que ya repararon la memoria de los asesinados en 1979, con un monumento a las víctimas.

Más abierto y emocional de lo que acostumbra, el responsable de limpiar las consecuencias de las cloacas (los restos de Lasa y Zabala) dice no conocer fosas de huesos, que todas las que ha abierto son de huesos y carne. “La carne la ponen las víctimas, con derechos desatendidos”. A los pies de los trabajos de los arqueólogos e investigadores que rescatan los restos siempre se reúnen las familias. Una vez, una mujer, en una fosa de Soria, les llevó los pantalones agujereados por las balas del asesinado. Su abuelo. A su madre le dejaron llevárselos a la viuda.

“Nosotros podemos convertir esto en prueba. Generamos información para conocer la verdad. Estamos en condiciones de acreditar sin exagerar nada. La justicia debería ejercer la tutela y la reparación, porque son actos simbólicos que se necesitan. A las víctimas les falta el reconocimiento judicial y social”, cuenta el máximo responsable de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que practicó el análisis forense de los restos de Víctor Jara, de Salvador Allende y de los de Miguel de Cervantes. También investiga las torturas en el País Vasco entre 1960 y 2015. Ha documentado más de 4.000 en prisiones.

Cambió hospitales por fosas y reclama algo de compromiso a la Justicia. Recuerda que las 15 intervenciones judiciales en las más de 500 fosas abiertas han acabado todas archivadas, porque el crimen ha prescrito. Es decir, lo que hace su equipo y la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica no es oficial. En España son 20 años. Por este motivo, el Tribunal Supremo sentenció que “la posibilidad del enjuiciamiento queda excluida”.

Lo que más le molesta de la dichosa sentencia es que a las víctimas de la represión franquista se les llama “los afectados”. “Es un insulto, como si se tratara de un tsunami. Me da pena que el Supremo se exprese de esta manera”, añade. Por eso reclama una fiscalía especial para la Memoria histórica y una comisión de la verdad, para responder a la víctima, que tiene “derechos pendientes de atender”. “A mí no me corresponde reparar ni administrar justicia”. Su trabajo es reunir las pruebas de la verdad en el campo, para que nadie pueda decir —como ha dicho el ministro de Justicia Grande-Marlaska— que todo lo que no esté asentado en una verdad judicial, no vale. “Según esto durante el franquismo no se asesinó”, señala Etxeberria.

El último aviso a los estudiantes es que no se puede construir el pasado desde los intereses del presente. Porque eso es “hacer trampa”. Y zanja categórico: “Uno debe ser imparcial en su trabajo, pero me pregunto si uno puede ser neutral. Y mi respuesta es: no”. Para muchos, Etxeberria debería ser el responsable de exhumar a Franco, pero como él mismo dice, no se necesita a un forense, sino una empresa funeraria.

___

Fotografía destacada: Francisco Etxeberria (izquierda), junto con Txema Urquijo, durante la conferencia. ÓSCAR RODRÍGUEZ

Fuente:https://elpais.com/cultura/2018/11/30/actualidad/1543568826_957685.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn
Memoria Histórica | |
LA ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA BUSCA EL CUERPO DEL PASEADO FRANCISCO ALONSO, EN LA CURVA DE GERAS
Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

Francisco ya puede descansar con Nicolasa

El ADN confirma que los restos exhumados en Geras son los del carnicero de San Andrés paseado en la Guerra Civil.

diariodeleon.es / Ana Gaitero / 28-11-2018

A Francisco le arrebataron la vida y a Nicolasa el corazón (y al padre de sus dos hijos). Ochenta y un años después de que aquel hombre de 27 años que se ganaba la vida como carnicero de San Andrés, como lo hacían su padre y sus hermanos, se convirtiera en una de las más de 100.000 personas desaparecidas en España a consecuencia de la represión franquista.

La búsqueda de Francisco Alonso llega a su fin tras 81 años. RAMIRO

Francisco Alonso, oyó la familia, fue paseado, acusado de comunista, tras la caída del frente norte en León en 1937. Pero poco se sabía de la historia con certeza, aparte de un certificado de defunción que su madre consiguió en La Pola de Gordón.

Pasaron los años y aquel día, frente a la tumba de Nicolasa, cuando se removieron sus restos del cementerio viejo de Trobajo del Camino al nuevo, Luis prometió que buscaría a su padre para enterrarlos juntos.

Hoy ya puede cumplir ese sueño. Después de que los pasados 20 y 21 de septiembre se exhumaran los restos que Salomé señaló en la curva de Linares, en Geras de Gordón, la confirmación del ADN acaba de cerrar el círculo.

Los restos, encontrados por personas voluntarias de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (Armh) corresponden a los de Francisco Alonso. Después de dos pruebas genéticas, porque la primera muestra no era suficiente, los laboratorios han corroborado lo esperado.

Su hijo Luis «no tenía ninguna duda», aseguraba ayer tras conocer el resultado tras más de dos meses de espera. «Después de que hablamos con aquella mujer, con lo que nos contó y cuando aparecieron los restos, yo sabía que era mi padre», añadió.

Luis está tranquilo desde el día en que aparecieron los restos del esqueleto que durante 81 años han estado enterrados en la curva de Geras que sube hacia el puerto de Aralla. Para su hija Camino Alonso, que ha librado la batalla de la búsqueda durante casi diez años, han sido dos meses de zozobra. «Me puse a llorar, porque aunque estuviéramos seguros en este tiempo es cuando te planteas los ‘y si’…», comenta Camino.

Una de las primeras personas a quien se lo quiso comunicar fue a Salomé, la mujer que ha conservado la memoria de aquellos acontecimientos transmitida oralmente por otras mujeres. Las indicaciones que dio sin hablar, arrojando un pañuelo sobre el lugar donde estaba enterrado Francisco, no pudieron ser más precisas. Ahora Francisco y Nicolasa ya pueden descansar juntos. Como le dijo su nuera el pasado día 1 en el cementerio, «ya no queda nada para que te traigamos a tu compañero».

___

Fotografía destacada: Luis Alonso el pasado septiembre en la exhumación de los restos de su padre. ÓSCAR RODRÍGUEZ / ARMH 

Fuente:http://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/francisco-ya-puede-descansar-nicolasa_1295627.html

Publicado por ARMH
Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn